Home

Los ministros del gobierno español ya han tomado sus cargos, se ha producido el paripé en torno al  grupo propio de Amaiur, se ha visitado al colega de Franco y ya hemos podido escuchar las primeras intervenciones de los grupos políticos. En definitiva, que empieza el teatro en el congreso español  mientras en el capital financiero continúa siendo donde reside la verdadera soberanía de eso que  llaman España.

La problemática política e histórica causada por el estado español en  Euskal Herria apenas pasó de puntillas y la táctica del avestruz fue la que se impuso por esos lares.

Los diferentes partidos vascos pusieron encima de la mesa una serie de reivindicaciones y  contextualizaron  el momento político que se vive en Euskal Herria, cada uno desde su prisma.  La respuesta fue la esperada; Nosotros tenemos el ejercito , la policía y la ley. No dicho exactamente
con esas palabras, claro. Lo solventaron con un simple “no os debemos nada”. El que tiene la fuerza bruta para arrebatar no va a devolverlo porque sí.

Sin embargo es bastante destacable y remarcable ese cruce de palabras entre PP y PNV. El cual va dando forma a lo que posiblemente se empieza a configurar como estrategia de estado.

La crisis política y debacle electoral del PNV en la última década forjada tras la resaca del  fraude del plan ibarretxe sumado al agotamiento absoluto de la táctica autonomista acordada entre el estado y el PNV en torno al palo y la zanahoria transferencial es un hecho. Unamos a ello la alarma roja en Sabin Etxea ante el avance institucional del soberanismo de izquierda y que su hegemonía abertzale está mas que en entredicho y ya tenemos todos los condimentos para que se empiecen a elaborar platos. Y al parecer muy poco indica que sean soberanistas precisamente.

En la reforma española del franquismo el PNV cumplió un papel estratégico importante para los  intereses del estado. Fue el elegido para hacer de dique de contención de las ansias rupturistas del pueblo vasco. El Tío Tom vasco que tenía que convencer a la sociedad para que apostaran por un
estatuto de autonomía que no daba solución a la problemática nacional, el que diera visos de democrático a lo que fue un proceso dirigido por el franquismo y con los sables afilandose y que acabó denominandose “democracia española”.

La constatación de que el alcance estratégico de la apuesta estatutista histórica del PNV ha fracasado  es una realidad. El PNV desorientado tiene ganas de comer pero no sabe por donde hincar el diente.

Por su parte el estado español tiene hambre de cerrar en falso su “guerra del norte” y necesita aliados ya que ve con preocupación que el españolismo en Euskal Herria pese a ostentar órganos de poder importantes fruto principalmente  del monopolio de la violencia y de diversos pucherazos se encuentra en un proceso de caída libre. El crecimiento de la masa crítica abertzale y su escoramiento hacia la izquierda unido a todos los elementos que el proceso unilateral llevado a cabo por la izquierda abertzale están causando erosión en los pilares del estado en Euskal Herria aunque aún respiran más o menos tranquilos  debido a que no se ha llegado a activar una ofensiva política de calado que pueda ir derribando ese muro de la imposición. No se ven presionados.  Por lo tanto se encuentran a la expectativa aunque no sin preocupación.

De ahí que el PP entienda que para afrontar este ciclo histórico que se va abriendo necesitará del PNV. A su vez el PNV necesitará del PP para crear una realidad virtual que intente poner a este partido como cauce central de la sociedad vasca.

Erkoreka lo dejaba claro: ” (Rajoy) Nos dijo que, en los temas relativos a la política penitenciaria,  agradecía  nuestra disposición a colaborar y a actuar con discreción, y que se disponía a mantener  una interlocución intensa con nosotros para ver qué se podía hacer en ese terreno”. Y su partido lo confirmaba El PNV aboga por dar “un margen temporal” al Gobierno de Rajoy.

De estas declaraciones cruzadas  y algunas otras entre PP y PNV se intuye, una vez más, que el estado a través del PP al igual que en la reforma franquista reserva al PNV un papel diseñado para ahogar las reivindicaciones
vascas con una nueva modalidad del palo y la zanahoria. El PNV necesita esa centralidad  otorgada por el estado debido a intereses partidistas. La iniciativa del independentismo es lo único que podrá desbaratar esas viejas recetas readecuadas a los nuevos tiempos. Aunque ahora la sociedad vasca
está mucho más preparada para que no se produzcan nuevos Toko motxos.

2 thoughts on “Juntarse el hambre con las ganas de comer

  1. De acuerdo en el analisis sobre el PNV, pero no en “Por su parte el estado español tiene hambre de cerrar en falso su “guerra del norte”, o “…el proceso unilateral llevado a cabo por la izquierda abertzale están causando erosión en los pilares del estado…”

    La tranquilidad del gobierno es total, se saven vencedores y la presion es ridicula, para muestra un boton; esta es la primera vez desde la muerte de Franco que no se nombra el conflicto vasco en el debate de apertura de una nueva legislatura.

    Solo veo dos elementos de presion para hacer mover ficha al gobierno, la mani del siete y las elecciones al parlamentillo vascongado. En mi opinion no hay elementos objetivos para decir que el gobierno español esta mas presionado que en el periodo 2007-2009. De momento el cambio estrategico ha legitimado posiciones imperialistas (elementos imprerialistas son victimas, empezamos nosotros y los ultimos años han sido un fracaso) y ha traido un gran tranquilidad al gobierno en este tema en concreto.

    No solo no los tenemos rodeados sino que lo estan menos de lo que lo estaban hace 5 años. Behintzat hori da nere iritzia, agurrak atzerritik.

    • Bueno en principio que hablen mucho o que apenas hablen nada pueden ser perfectamente estrategias compatibles desde un punto de vista estatal. Y no tiene per se que ser una muestra del nivel de presión que tengan.

      En cualquier caso puede que ciertas posturas históricas estatales se hayan reforzado pero a su vez otras yo no lo veo tan claro. Creo que el nivel de legitimidad del estado en EH está en uno de sus mínimos históricos. Por lo tanto no creo que estén en una situación totalmente apacible desde un punto de vista político. Eso no significa que en otros aspectos puedan estar mas o menos tranquilos o la expectativa. Lo que está claro que si la dinámica se mantiene en las coordenadas actuales dificilmente se generará una coyuntura que pueda romper la negativa española. Sin embargo hay elementos que se están reforzando y que pueden ir creando las bases para dar esos saltos y puntos de inflexión necesarios. La acumulación de fuerzas es uno de ellos. Que esa acumulación de fuerzas se dirija hacia una confrontación clara unido al empuje del movimiento popular puede ser una vía de presión importante. El estado querrá que toda dinámica política se ahogue en un institucionalismo con todas las limitaciones que tiene. Intentará ganar el máximo tiempo posible y cuando la sociedad vasca esté con la moral baja y en cierta manera impotente aplicar medidas de distensión y cerrar así posibles vías de avance hacia los ejes reales del conflicto y no simplemente sus consecuencias.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s