Home

Por estas fechas hace 18 años nos juntamos un buen y nutrido grupo de jóvenes (hoy no tan jóvenes, como pasa el tiempo oye) en Etxarri-Aranatz. No creo que entonces nadie supiera que casi dos décadas después aún se seguirían realizando encuentros juveniles de ese calibre y diversas iniciativas por las mismas fechas. Pese a ser semana santa nunca  fuimos muy santos que se diga pero se ha llevado adelante religiosamente y con puntualidad. Los gazte topagune también dieron paso a Mendi martxas donde nos jugabamos la vida por caminos imposibles y nos endurecíamos políticamente a base de caídas y de rodar bien. Al levantarnos nos temblaban hasta las pestañas pero eramos aún muy jóvenes y realmente eran otros los que temblaban.

Esa generación que se juntó en Etxarri-Aranatz celebraba el decimoquinto aniversario de una organización juvenil cuyo nombre aún hoy infunde un respeto entre el mito y la leyenda. Se recogió el testigo de aquella otra generación que en 1979 dio inicio a esta aventura. Una aventura que aún hoy, no ha terminado. Se podría decir que aquellos jóvenes  del 79 eran distintos a los del 94 y que los jóvenes de ahora, en el 2012, también lo son a aquellos del 94. Y es cierto. Pero lo que también es verdad es que tanto a unos como a otros les guía el mismo y calcado sentimiento, la misma determinación y las mismas ganas de trabajar por su pueblo y por el movimiento juvenil.

Cada coyuntura es diferente, cada generación recoge lo bueno y lo malo de la anterior pero en definitiva es el mismo camino, y el hoy es el producto del ayer y será lo que genere el mañana. A veces, en charlas con algunos de mi quinta he podido oir; “es que los jóvenes de ahora..”, “ya no es como era antes…”, y no puedo evitar soltar una sonrisa. Colegas, les digo, los jóvenes de hoy son precisamente producto de lo que se sembró en su día así que son directamente vuestro propio reflejo. Y es que siempre se tiende a idealizar épocas pasadas, sobre todo aquellas en las que se es más joven y más activo. Aquellos que en las mesas de pre-militancia  y con el librillo rojo leían teoría muy avanzada apenas llegaron a aplicarla, fue la generación siguiente la que se lanzó de lleno en la construcción nacional y social que es realmente lo que hace revolucionario un movimiento y no otros elementos. Aquella juventud que lanzó una ofensiva que hizo temblar los cimientos del estado no fue la misma que tiempo después tuvo que enfrentarse a una represión cruel por el mero hecho de hacer política. Cada momento histórico tiene sus características y sus respuestas consiguientes. El movimiento juvenil vasco ha evolucionado y no lo ha hecho a peor. Puede que sea precisamente el resto el que no ha estado siempre a la altura. La juventud vasca hoy está más preparada que nunca y todo el recorrido histórico se concentra en este punto donde estamos ahora. Se habla de nuevo tiempo, de nuevas fases, de patatín y patatán, pero la nueva fase real de haberla será la que la juventud vasca lleve a cabo y abra. Esta nueva generación está ya dando pinceladas y adelantandonos lo que se viene encima. Hemos conocido el martxoko iraultza, el protagonismo en la huelga general que han tomado diversas iniciativas juveniles y estudiantiles. Está mucho por venir aún.

La juventud vasca tanto ayer como hoy ha puesto la carne en el asador. Y al igual que ayer, hoy, hará que  gracias a su iniciativa podamos todos solventar muchas de las incógnitas del actual panorama. El camino ha sido duro pero la martxa continúa y pese a que la juventud ha pagado con creces la factura de su atrevimiento de querer ser libre,  que ahora empiecen a pagar otros la factura política del atrevimiento de oprimir a todo un pueblo. Para ello  la juventud vasca será buena cobradora. Desde Sara a Lesaka y por toda Euskal Herria. Aupa zuek!.

4 thoughts on “Las batallitas del abuelo

  1. Pingback-a: Gazte martxa 2012 « Borroka Garaia da!

  2. Lagrimillas que se me saltan.

    Yo tambien anduve por allí. Y sí, la juventud vasca es una cantera inagotable, cada época con sus aciertos y sus errores pero que se ha sabido adaptar a las diferentes coyunturas.

    Precisamente hoy veía como partían una veintena de jovenes a la martxa desde Etxarri Aranatz.

    Goraintziak sakanatik.

    PD:Yo todavía me considero joven :-)

    • Bueno, si tu te consideras joven pues yo también. Yo creo que uno de los legados de aquella generación es precisamente la dificultad para dejar de ser joven. Ese espíritu es dificil de perder.

      • gaztetasunaren gaineko eztabaidan sartuz gero, alegia, gazte izatea zer den eta noiz galtzen ditugun gaztetasunaren hegalak heldutasunaren hatzaparretan erortzeko… irakurri Alfonso Sastrek Telesforo Monzon zenaren gainean idatzitakoak bergaratarra zendu zenean… zoragarriak!!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s