Home

A mediados de los 80 existían en Euskal Herria unos cuantos fanzines de historietas y humor de pequeña tirada. En Gasteiz estaba Octopus, en Bilbo Apurtu o en Iruñea el  Hamelín. Así que en un intento de aunar esfuerzos se unieron y dieron forma a la publicación conocida como TMEO, en junio de 1987. Este mes por tanto se cumple el 25 aniversario. Es raro que un proyecto de estas características haya sido tan longevo así que algún secreto inconfesable deben tener.

El primer número costaba 100 pesetas y fue presentado en una fiesta en la que hubo un concierto de los míticos Tijuana in blue. En un principio los bares fueron los lugares donde se podía adquirir aunque aspiraban a su distribución en farmacias y la Delegación de Gobierno. Actualmente no ha variado mucho ese estilo ya que el 90% de las ventas se producen en los bares y posiblemente en estado etílico.

En sus palabras, la revista trata de maderos, droga, porqueria y política en general. Si bien en un principio su cuartel general estaba en Iruñea , tras las presiones de la comunidad de vecinos tuvieron que exiliarse y  hoy en día está en Gasteiz. A lo largo de los años ha recibido diferentes premios entre ellos el de mejor fanzine europeo para lo cual tuvieron que sobornar a un dignatario y varios reconocimientos en el Salón de Barcelona.

Los autores que publican no cobran por hacerlo de ahí que siempre ha existido la duda en ámbitos policiales si el dinero recaudado era pasto del impuesto revolucionario mientras que en otros ámbitos se intuía que el poder en la sombra que se ha adinerado gracias a este proyecto experto en marketing y con bagaje de tiburón financiero  pertenezca a una familia oligarca de Neguri.

En cualquier caso desde hace tiempo el sistema organizativo para sacarlo adelante es asambleario.  Las bases sobre las que se asienta son por una parte servir de plataforma y campo de pruebas a autores primerizos y por otra parte ser un espacio de libertad en los que los autores profesionales publican lo que ninguna otra revista quiera inteligentemente que no sea publicado.

Y es que TMEO siempre ha sido algo especial, libre de censura y polémico, con idas de pinza en numerosas ocasiones y con un humor bastante negro, ácido y en algunos casos hasta reprobable. De hecho algún número no llegó a ser vendido en alguna herriko taberna y en el antiguo gaztetxe de Bilbo del casco viejo durante una temporadilla no se le dio el pase.

Como todo lo que se sale del guión ha tenido sus problemillas con la audiencia nacional tras el robo e incautación de varios TMEOS por parte de la guardia civil y la posterior denuncia por injurias, al supuestamente sacar unas pegatinas de diferentes personalidades con la boca  abierta, entre ellas de la realeza,  destinadas a ser pegadas en el interior del inodoro para poder darse el gustazo de cagar encima. Debieron tener suerte porque la denuncia de los verdes era por fabricación de pegatinas y las pegatinas en realidad no existían ya que era un anuncio de broma.

Puede que hoy en día ya no cause tanto alboroto debido a internet y a ciertos cambios en el ámbito comunicativo que han creado más distensión y relajación general pero aún así, siguen siendo un  caso singular y en su día los únicos dispuestos a tocar la moral de todo dios cuando nadie lo hacía.

+ Los santuarios del terror de los hijos de la ira
+ La ONU da el visto bueno al aspirante a la corona de Nabarra

One thought on “TMEO 25 años

  1. Pingback-a: 25 años de TMEO - El Listo: Cómics de humor, amor, sexo y cultura

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s