Home

Artículo de  colaboración para Borroka Garaia da!.  Autor: J.Kerejeta

Continuación de Sobre la razón dialéctica de la Identidad (primera parte)

GU GEU IZAN GAITEZELA II

ENAJENACIÓN (falsa conciencia) y CONCIENCIA DE CLASE (negación de la negación)

“El movimiento obrero de Alemania es el heredero de la filosofía clásica alemana”
Feuerbach y el fin de la filosofía clasica alemana ( Marx-Engels 1886 )

• Cuando Marx analiza la causa de la pérdida de humanidad en el sistema capitalista aquí y ahora, está empezando por llegar a las causas últimas de una humanidad deshumanizada. No se queda en la filosofía, ni en el derecho, ni en la historia. Empieza por sentir el mundo de su tiempo como punto de realidad para ir avanzando en todos los procesos históricos y en todas las formaciones sociales . En este arranque del analisis (en su mundo capitalista) plantea que “La enajenación se realiza en el proceso de producción”. El trabajador tiene que renunciar a su proyecto creativo, a su herramienta propia, a la organización de su trabajo (horarios, ritmos, métodos…) y al producto de su trabajo (riqueza) que se le vuelve ajeno y adquiere valor de sujeto que somete al trabajador. El trabajador se convierte en objeto de explotación ; es la mercancia que crea riqueza. Más tarde K.Marx explicará y cuantificará en El Capital (1867) y profundizará en el “fetichismo de la mercancía” la definitiva pérdida de identidad convirtiendo al trabajador en objeto frente al producto del trabajo convertido en sujeto de una formación social que sustituye la identidad humana por “falsa conciencia” (Marx- “La Ideología alemana” ) que hegemoniza un mundo ( ideología, sociedad, política, cultura, instituciones, ESTADO…..) a medida del “valor de cambio” (mercado).

• La enajenación es del ser genérico: el trabajo enajenado convierte al ser humano en algo ajeno a su género, a su identidad. En palabras de Marx: “Vemos, en efecto, en primer lugar, que el trabajo, la actividad vital, la vida productiva misma, sólo se le representa al hombre como medio para la satisfacción de una necesidad, de la necesidad de conservar la existencia física. Pero la vida productiva es la vida genérica. Es la vida que engendra vida. En el tipo de actividad vital se contiene todo el carácter de la especie, su carácter genérico, y la actividad libre y consciente es el carácter genérico del hombre. La vida misma aparece solamente como medio de vida”. El trabajador tiene que vender su vida ( tiempo, cultura, proyectos, creatividad, relaciones afectivas, sociales….) para seguir viviendo. El ser humano- todas las mujeres y todos los hombres- se deshumaniza. Es la pérdida de la identidad .

La enajenación de la gran parte de la humanidad por la otra parte supone a su vez la enajenación de toda la humanidad ,incluidos quienes explotan y se benefician de la explotación. Cuando, más tarde en “El Capital” Marx exponga la realidad cuantitativa de la explotación, de la acumulación de capital, de las crisis cíclicas….Tras conceptos económicos como plusvalía, composición orgánica del capital, Tasa de Ganancia … Marx nos habrá enseñado a comprender la tragedia de un mundo que tiene que renunciar a vivir, que tiene que existir incrustado forzosamente en los cimientos en unas estructuras nacidas de su trabajo y negadoras de su identidad. Contra los trabajadores y sobre sus espaldas se ha construido las instituciones, las leyes, las llamadas democracias y los modernos estados de derecho.

• Hay dos clases de seres humanos, las dos alienadas e irreconciliables, el explotador y el explotado (CLASES SOCIALES). El modo de producción capitalista rompe la identidad del trabajador sustituyendo su vida por una existencia dependiente ajena a su vida y rompe la identidad del explotador sustituyéndo la vida por la propiedad. Y rompe la relación con la naturaleza convertida en valor de cambio como consecuentemente lo irán siendo los valores culturales

• Enajenación del hombre con respecto al hombre: “el hombre se enajena en el producto de su trabajo, su actividad vital, su ser genérico; se enajena del hombre. Si el hombre se enfrenta a sí mismo, tiene que enfrentarse también al otro hombre. Y lo que decimos de la actitud del hombre ante su trabajo, ante el producto de su trabajo y ante sí mismo, vale también para la actitud del hombre ante el otro hombre y ante el trabajo y el objeto de trabajo de este otro hombre.” Es la destrucción de todos los valores personales y sociales que serán sustituidos por la “falsa identidad” que el sistema crea para su ciudadanía sumisa.

• Y continúa nuestro joven Marx “Si el producto del trabajo no pertenece al trabajador y se enfrenta a él como una potencia ajena, solo puede ocurrir porque pertenece a otro hombre que no es el mismo trabajador. Si su actividad es para él un tormento, tendrá que ser para otro un placer y constituir el goce de vida de otro. No es en los dioses ni en la naturaleza donde hay que buscar esta potencia ajena que se alza sobre el hombre, sino solamente en el hombre mismo”. Ahí nace la CONCIENCIA DE CLASE . Es necesaria la intervención subjetiva del trabajador para cambiar radicalmente el mundo con la lucha de clases. Ha surgido la actitud rebelde de “negación de la negación” frente al mundo enajenado.

• La consecuencia de esta dialéctica con la utopía del mundo de la libertad, que insinúa el paso entre lo que es y lo que aún no es; entre el mundo de la propiedad enajenada y de la necesidad hacia el mundo sin necesidades, superada la propiedad; el mundo de la libertad . Hasta entonces la relación entre una gran parte de la sociedad y la otra es una relación enajenada. La sociedad ha quedado estucturada en ENFRENTAMIENTOS DE CLASES ANTAGÓNICAS IRRECONCILIABLES.

• En 1847 afirmará Marx en su Filosofía de la Miseria “Solo en un orden de cosas en el que ya no existan clases y contradicción de clases las evoluciones sociales dejarán de ser revoluciones políticas. Hasta que ese momento llegue, en vísperas de toda reorganización general de la sociedad, la última palabra de la ciencia social será siempre: luchar o morir” . Y en 1848 iniciará el Manifiesto Comunista con aquel “La historia de la humanidad es una historia de lucha de clases.”

Tercera parte: Conciencia nacional de clase (y III)

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s