Home

Autor: Borroka garaia da!

Esta semana el conocido grupo de música Berri txarrak colgaba un video en la red que está montado con imágenes de seguidores del grupo interpretando un tema que me gusta mucho; “Harra”,  ya sea tocándolo solos, en el local con sus bandas o al aire libre, con guitarras eléctricas, clásicas o de juguete, todo intercalado con grabaciones domésticas del grupo.

Veamos el vídeo atentamente:

Es posible que igual estés pensando que me he equivocado de sección y que el vídeo debería ir en gure musika. Sin embargo, no te estoy hablando de música sino de un problema candente de nuestro movimiento. La interconexión entre la espontaneidad de las masas y el movimiento revolucionario, su caracterización, siempre en constante movimiento, no para re-adecuarse a nada mas que para facilitar el camino revolucionario siendo la estrategia la gente y no llevar a la gente a un lugar determinado. Un punto determinante en la coyuntura actual; La falta de esa pata.

que-hacerY es que el video es el resumen perfecto de las tareas a realizar, y es una especie de manual explicativo musico-teórico del ¿Qué hacer? de Lenin.

El término vanguardia es un término temido. Y hay razones para ello. No simplemente desde la óptica del que teme la revolución, que también. Entender la vanguardia revolucionaria como un grupo de iluminados auto-eregidos que tienen como misión el dirigismo del rebaño hacia el paraíso es una de ellas. Entender la vanguardia como “el que manda” es otra.

La vanguardia no se puede auto-eregir, ni estar encerrada en sí misma, ni ser una autocracia. Se funde con el pueblo, es pueblo y se interpreta, no para acomodarse en él sino para activarlo hacia el cambio. Es un rango que ese pueblo ofrece. Surge como una necesidad y aparece en su momento sin ser forzada. Crece en fuerza si se lo merece y es débil si se lo merece.

Tiene sus características. Debe tener una teoría revolucionaria, debe tener una auto-crítica radical, debe ser anónima pero accesible y  transparente en sus intenciones, debe crear protagonistas y no serlo, debe blindarse frente al enemigo siendo una forma con no forma. No existe revolución posible sin ella. Si el objetivo no es la revolución no es necesaria.

Sus características concretas dependen de la coyuntura, del futuro requerido, no tiene dogmas. Ni siquiera que solo sea necesariamente una. Realmente la vanguardia de múltiples cabezas es la más peligrosa y la que hoy en día puede enfrentarse a la vanguardia reaccionaria con sus múltiples cabezas y vencerlas.

Partituras, guitarras … lo espontáneo, lo conciso, el protagonismo social desde la base y para la base. Así es la vanguardia y no un grupo conspirador ni un lobby ideológico o estratégico, pese a que conspire e ideologize.

Son ya prácticamente dos décadas desde que se llevó a cabo un cambio de paradigma en la forma de encarar diversos aspectos de la lucha política y social en el MLNV.  “Se abandonó” la herriko taberna y el carácter endogámico de las iniciativas políticas, se hizo una autocrítica potente ante actitudes vanguardistas sin sentido y se dieron los primeros pasos en el abandono del “partidismo”.

Efectivamente, se dio inicio a una estrategia de construcción nacional y social que no requería galones de revolucionarios para participar en ella pese a que fuera impulsada por éstos.

De abajo a arriba, pueblo a pueblo, barrio a barrio y a nivel nacional. Se empezó a trabajar mas  intensamente que nunca en todos los sectores estratégicos; cultura, euskara, lucha de clases, enseñanza…  y no solo con el sector clásico simpatizante de la izquierda abertzale. No, para nada. Se activó a toda  persona que compartiera los objetivos concretos en cada iniciativa. Y se estrecharon lazos con movimientos muy diferentes.

La izquierda abertzale no esperó que la sociedad fuera a ella sino que fue a buscarla. La activó,  trabajó con ella y se fueron creando  esos lazos que aún perduran y que han ido creando poco a poco  un tejido social idóneo para los intereses abertzales de izquierda. Con paciencia y mucho trabajo de fondo. Una lucha anónima y profundamente revolucionaria. Con frutos que tardan en recogerse pero que llegan.

El movimiento popular vasco ha capitalizado esa lucha y no es casualidad que la sociedad vasca cuente  con el mayor movimiento social y contestatario de Europa.

Es probable que en esta nueva fase política que se ha abierto en Euskal Herria que cuenta con sus potencialidades pero también con su peligrosidad se haya llegado a un punto final de las “rentas generadas” y sea difícil encontrar nuevos generadores de ellas si exceptuamos el frente electoral. Lo cual puede hacernos entrar en una especie de realidad virtual que nos coloque con una visión de embudo y no nos haga percatarnos de la fotografía al completo.

En estos momentos de extensión electoral, de unidad del pueblo abertzale de izquierda, no contar con las herramientas del socialismo revolucionario puede abocar en relación al proyecto independentista y socialista en su faceta socio-económica la reparación del sistema, su parcheo y mejora en vez de su aniquilación/transformación y en el apartado nacional chocar contra el muro de la imposición y hacernos adentrar en la desorientación debido a la falta de teoría y acción necesaria para derribar ese muro.

De la misma manera, el abandono progresivo de la construcción nacional y social afectando directamente a la eficacia del movimiento popular. La fase de las “rentas” ha entrado en un periodo de fecha con caducidad y harán falta nuevos generadores.

La partitura está por componer, los instrumentos están por seleccionar pero el pueblo ya está ahí. Esperando la música. La juventud nos dará una canción, la está componiendo ahora, pero hará falta alguna más.

Se nos objetará que una organización tan poderosa y tan rigurosamente secreta, que concentra en sus manos todos los hilos de la actividad conspirativa, organización necesariamente centralista, puede lanzarse con excesiva ligereza a un ataque prematuro, puede enconar irreflexivamente el movimiento antes de que lo hagan posible y necesario la extensión del descontento político, la fuerza de la efervescencia y de la exasperación de la clase obrera, etc. Nosotros contestaremos que, hablando en términos abstractos, no es posible negar, desde luego, que una organización de combate puede abocar en una batalla impremeditada, la cual puede acabar en una derrota que en modo alguno sería inevitable en otras condiciones. Pero, en semejante problema, es imposible limitarse a consideraciones abstractas, porque todo combate entraña la posibilidad abstracta de la derrota, y no hay otro medio de disminuir esta posibilidad que preparar organizadamente el combate. Justamente ahora, cuando carecemos de semejante organización y cuando el movimiento revolucionario crece espontánea y rápidamente, se observan ya dos extremos opuestos (que, como es lógico, “se tocan”): o un “economismo” sin el menor fundamento, acompañado de prédicas de moderación, o un “terrorismo excitante”, con tan poco fundamento, que tiende “a producir artificiosamente”, en el movimiento que se desarrolla y se consolida, pero que todavía está más cerca de su principio que de su fin, síntomas de su fin”
V. I. Lenin  ¿Qué hacer?.

9 thoughts on “Berri txarrak y ¿Qué hacer?

  1. La pregunta de Lenin era mas bien retórica. De esas que no esperan contestación. Sabía muy bien lo que había qué hacer, porque era un buen teórico. Y lo hizo. Porque era también un excelente práctico..

  2. Muy buena contestación, y muy bien argumentada, al artículo publicado hoy en Gara en la sección Gaurkoa.

  3. Disculpa no hablo bien euskera. Me refiero al articulo grande que viene en la primera página de iritzia (gaurkoa) el título es precisamente ¿Qué Hacer? (fecha 5-1-2013). Al menos a mi me parece que aclaran conceptos en relación con el artículo

    • En realidad no es a un artículo concreto sino a diferentes discursos y diferentes artículos donde ha aparecido el término vanguardia últimamente.

    • Se me había escapado el artículo, Itzal. Eskerrik asko! Egaña cita a Etxebarrieta, el Che, Lenin…y no se por qué a mi me ha venido a la cabeza Fanon, el cual afirmaba que “el objetivo de la lucha de liberación no era sólo la desaparición del colonizador sino también la desaparición del colonizado”. No se si a veces nos olvidamos de esto último. Al igual que para este quehacer no sólo cuentan los resultados de nuestras luchas, sino también la lucha misma…
      ¿Qué hacer? No conformarnos con supeditar el cambio social al “político”… y construir un proceso de liberación integral. La izquierda abertzale no sólo nació para vencer, el camino también cuenta…

  4. Badirudi Garak ofentsiba berria abiatu duela militantzia kritikoaren (eta ondorioz iraultzailearen) aurka, gauzak uste bezala ez doazenaren seinale.
    Iñaki Egaña eta Floren Aoizen atzoko artikuluei erantzun bikaina blogaren partetik

  5. A veces me queda el requemor de encontrar la situación general bajo el prisma de mi tan odiado Bernstein con aquel principio de que el movimiento es lo principal y el objetivo lo secundario.

    Dinámica muy peligrosa.

  6. Pingback-a: Sofistificación | Borroka Garaia da!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s