Home

Artículo de  colaboración para Borroka Garaia da!. Autor:  Josemari Lorenzo Espinosa (historiador) 

jose-a-etxebarrietaJose Etxebarrieta (1940-1973) es uno de los representantes históricos y precedente de lo que llamamos izquierda abertzale. Hermano mayor de Txabi Etxebarrieta militó desde muy joven en EGI (juventudes del PNV), representando el giro y la toma de conciencia de la generación de postguerra, sobre la necesidad de superar la inmovilidad del nacionalismo derrotado y exiliado. Y de actualizar, asimismo, sus programas sociales. Estudio derecho en Deusto, siendo detenido en 1960 y encarcelado en una redada contra Euzko Gaztedi, en la que también cayeron otros como Madariaga o los Hnos. Robles Aranguiz….

En la cárcel conoció y convivió, por primera vez, con militantes de Jagi-jagi. Su nacionalismo se educó en la rebeldía de aquella generación, que pronto advirtió la deriva equivocada del PNV de Aguirre, con su inoperancia e inclinaciones USA. En un momento en que la guerra fría obligaba a escoger y estallaban por todos los países del imperio yanqui insurrecciones armadas contra gobiernos y dictaduras capitalistas. Los hermanos Etxebarrieta, con Krutwig, Madariaga, Txillardegi, Beltza, Eskubi y otros aportaron en esos años las ideas y el activismo que sirvió para actualizar el moribundo nacionalismo vasco y dotarle de las principales ideas sociales del siglo XX.

Después de la cárcel, definida su vocación militante en el nuevo nacionalismo, se exilio en Iparralde, donde contactó con Iker Gallastegi y fue acogido por su familia. Vivió un año en la casa de Eli Gallastegi (Gudari), de quien pudo conocer los problemas del nacionalismo anterior a 1936 y debatir sobre sus actitudes políticas.

También se relacionó con los círculos exiliados jagi-jagi. Consigue una beca de estudios del Gobierno Vasco. Se matricula en Ciencias Políticas, en Paris. En 1961 organiza unas conferencias en el Centro Vasco de Paris. Participaron Iker Gallastegi (EGI) y Txillardegi (ETA), entre otros.En aquella ocasión,Txillardegi afeó a los oyentes (la plana mayor peneuvista) que tuviera que hablarles en español, que hubieran olvidado el euskera o que no lo enseñaran a sus hijos. Iker por su parte fue también contundente, lanzando la conocida advertencia: “con quien quiera razonar razonaremos, pero solo el brazo armado puede prevalecer contra el despotismo armado. Euskadi desarmada conseguirá la libertad que a España le plazca concederle. Euskadi armada conseguirá toda la libertad que desee….” Para muchos esta fue la primera declaración militar oficial, de la nueva generación. Las conferencias serían un aldabonazo en el exilio complaciente del nacionalismo inoperante, poniendo en guardia a los jelkides que protestaron por ellas y contra los que empezaban a llamar a la puerta de la historia, con nuevos tiempos y maneras. Se empezaba a definir la ruptura del partido con los jóvenes.

En París, Etxebarrieta estudia marxismo. Lee a Marx, Engels, Lenin. Hegel, Sartre, Mao, Guevara, Fanon etc. y termina decepcionado por la actitud cómoda y pro-yanqui de las autoridades del PNV. Contacta con los militantes de ETA, que acusan la misma decepción. Al volver a Hegoalde tiene poco mas de 20 años. Según Beltza “la línea de pensamiento de Eli Gallastegi, a través de su hijo Iker y de Jose A. Etxebarrieta, empalma entonces con la historia de ETA de los años 60-70”. Etxebarrieta ha madurado una ideología, que partiendo de Sabino Arana, pasando por la influencia de Gallastegi y actualizada con las lecturas de los autores del marxismo leninismo, clásicos o de los movimientos de liberación de los sesenta, desemboca directamente en la V Asamblea de ETA (1967) y le convierten en el eslabón que une el nacionalismo abertzale de los años treinta (Aberri y Jagi-jagi) a un periodo fundamental de la historia de ETA, en la que Etxebarrieta habría ingresado hacia 1966.

Desde entonces, cortados sus lazos juveniles con PNV, y ya en los cuadros directivos de ETA es también uno de sus primeros militantes armados. Acabada su licenciatura en derecho, ejerce la abogacía en la defensa de los prisioneros políticos. Fue el primer abogado que se dedicó, en Euskadi, por entero a esta tarea. Entre sus defendidos estuvo el recientemente fallecido Txomin Ziluaga, junto a otros que empezaban a ser conocidos por la policía de Franco, como “terroristas”. En aquellos años, los abogados antifranquistas ejercían sobre todo en el terreno laboralista, en defensa de trabajadores, sindicalistas etc. Sin embargo, Etxebarrieta especializó su abogacía en la resistencia política, ante el TOP (hoy Audiencia Nacional) o los tribunales militares. Otros le siguieron después. En este aspecto, Jose Etxebarrieta es conocido, sobre todo, por su papel en el Juicio de Burgos (1970). Causa sumaria militar contra 15 activistas de ETA (Abrisketa, Onaindia, Gorostidi, Aizpurua, Etxabe, Dorronsoro, López Irasuegi, Izko, Uriarte, Karrera…..etc.) que Etxebarrieta preparó y organizó, coordinando en el equipo defensor a letrados como (Bandrés, Peces Barba, Letamendia “Ortzi”, Miguel Castell, P. Ibarra, Zarco…) La proyección internacional de aquel juicio, el planteamiento táctico de las defensas, sugerido y preparado por Etxebarrieta, consiguió dar a conocer la causa del pueblo vasco y el activismo de ETA por toda Europa. Las condenas fueron duras, propias de la dictadura agonizante, pero las muestras de solidaridad se produjeron en todas las grandes capitales europeas. Ante un tribunal uniformado y armado, que les estaba condenando a muerte, algunos de los juzgados denunciaron la opresión nacional, cultural y social que estaba padeciendo el pueblo vasco. Otros se proclamaron nacionalistas, cristiano-progresistas o marxistas-leninistas. Y todos cantaron el Eusko gudariak, en la sesión final, cuando Onaindia se dirigió al tribunal puño en alto, había sindicalistas, mujeres, curas, estudiantes…Y seis condenas a muerte.

La habilidad jurídica de Etxebarrieta y los suyos rompió la opacidad militar del régimen, atrayendo el interés o la solidaridad de personas como Sartre, Olof Palmer, Miró, Tapies, Serrat, Espert, el cardenal Montini y un largo
etcétera. Miles de personas, conocidos o no, intelectuales, obreros, estudiantes, dirigentes políticos del sistema o antisistema, etc. se hicieron eco del caso vasco y denunciaron la represión contra los vascos. Jose Etxebarrieta, junto a su hermano Txabi muerto en un control de la guardia civil en 1968, fue uno de los principales dirigentes de ETA, de finales de los sesenta. La conocida como V Asamblea (1967), convocada a instancias de Txillardegi, fue también preparada y organizada por una dirección, en la que Jose ocupaba un destacado lugar. Escribió el llamado “Informe Txatarra”, que su hermano leyó en la asamblea, al no poder asistir el mismo ya para entonces gravemente enfermó, aquejado de una mielitis transversal desde 1963. El informe, del que solo se hicieron cinco copias, hoy perdidas, representaba la ideología socialista y nacionalista de ETA. Y sirvió, entre otras cosas, para la separación de los sectores considerados “españolistas”. Su vigencia, al reunir el nacionalismo progresista de los años treinta, con los programas marxistas de los sesenta, ha sido notoria hasta fechas recientes. Los que lo conocieron o participaron en esta Asamblea, así lo recuerdan.

Como consecuencia del triunfo de las tesis marxistas propugnadas por Etxebarrieta, en la V Asamblea, el grupo de Txillardegi (llamado Socialista) se separó de ETA, aunque se mantuvo en sectores de izquierda abertzale. Además de su activismo político y judicial, Etxebarrieta muerto a los 33 años como consecuencia de la enfermedad que padecía, tuvo tiempo para dejar impreso algunos de sus pensamientos. Escribió en Zutik con frecuencia, igual que su hermano Txabi. Redactó el llamado Iraultza nº 1, publicado tras la muerte de este en homenaje al hermano muerto. Otro texto de Jose Etxebarrieta, que data de sus últimos años, es “Los vientos favorables”, que no fue publicado hasta 1995 (Txalaparta). En el podemos leer una importante reseña de la ruptura generacional y evolución política de aquellos jóvenes que fundaron ETA, en los años 50, muchos de ellos procedentes de EGI. O de quienes le imprimieron carácter revolucionario, en los años sesenta. También algunos párrafos decisivos e ideas sobre el modo en que ETA abordaba sus primeros años y como preparaba el camino hacia la independencia y el socialismo, mediante el nacionalismo revolucionario. También se incluyen en este texto valoraciones provechosas sobre el nacionalismo, sobre el comienzo histórico del conflicto con España y sus claves principales, sobre la evolución generacional etc, que hoy siguen siendo muy valiosas.

Etxebarrieta asegura que “no basta tener razón”, la razón cómoda con la que parecían conformarse los exiliados. Afirma que hay que tener también fuerza. Dice: “Hacen falta hechos. Hechos pacíficos y violentos: huelgas y revistas, disparos y voladuras. El mundo tendrá que enterarse que Euskadi quiere la libertad y que se ha hecho con la fuerza para conseguirla”. Respecto a la participación política tenía muy claro que “no puede pedírsele al ocupante que transmita una autoridad que no tiene. La única legalidad es la de Euskadi y humillar esta ante la legalidad española o francesa es la negación misma del nacionalismo”. En el mismo texto, resulta llamativo, en un marxista como Etxebarrieta, la valoración positiva que hace de la figura de Arana, contraponiéndola al nacionalismo cómodo y burgués, coincidiendo aquí también con el pensamiento de Eli Gallastegi, los aberris y los jagi-jagis, en un capítulo dedicado al “Marxismo y nacionalismo” en el que subraya los aspectos sociales del aranismo.

La época en que vivió, las dificultades propias de su enfermedad (que le llevó a la muerte con solo 33 años) y su activismo político y jurídico, no impidieron que Jose A. Etxebarrieta dedicara atención al estudio y a lecturas, discusiones muchas veces con su hermanos Txabi y con otros militantes de la época, o a poner en orden y por escrito su pensamiento. Sin duda su exilio en Paris o en Iparralde le permitieron acceder a libros y contactos, imposibles en el “interior” sometido a las restricciones franquistas. Todos los que le conocieron afirman con seguridad que fue uno de los grandes ideólogos y políticos vascos de los años sesenta y primeros 70…

Pedro Ibarra, que le conoció muy bien, asegura que fue “un nacionalista ilustrado” y “un genio como abogado político”. Txomin Ziluaga escribió de él: “Intelectual marxista, revolucionario honesto, combativo, sincero y consecuente. Para la historia de nuestro pueblo, del pueblo vasco y de la humanidad, es uno de los que nunca mueren”.

30 thoughts on “Precursores de la izquierda abertzale: Jose A. Etxebarrieta

  1. Este tipo de artículos históricos son muy educativos, incluso para los que como yo empezamos ya a peinar canas – yo personalmente, a pesar de ser relativamente precoz, sólo tengo conciencia política desde mediados de los 80. Muchísimas gracias.

    Me ha picado la curiosidad por saber un poco más sobre ese tal Madariaga que mencionas, ya que mi bisabuela, de Erandio Goikoa, llevaba ese apellido. Curiosidad personal, sin más, ya que hay casi 2000 personas en Bizkaia que lo llevan hoy día (algunos cientos más en otros lugares) pero igual es un pariente distante y yo sin saberlo.

    • En cuanto a J. Madariaga. A principios de los 90 salió de la cárcel, ,fue condenado en el 89 a 4 años. Al de un año de salir (92) dijo que ETA tenía perdida la guerra por la autodeterminación. En 1995 dejó HB y años mas tarde ingresó en Aralar.

  2. En efecto se trata de Iulen Madariaga (uno de los fundadores de ETA). A quien conocí personalmente, después de salir de la cárcel en el 91. Hablamos en muchas ocasiones de la época fundacional, sobre ETA, los Etxebarrieta, Gallastegi, la lucha armada, su necesidad, oportunidad etc. También es uno de los autores claves de la época, a quien se atribuye un importante escrito “La insurrección en Euskadi”. Y como representante de ETA la celebración del conocido Aberri Eguna del 62, en Itsasu (Iparralde). Por suerte hay una monumental enciclopedia en 11 tomos (Txalaparta-), que ha recuperado magistralmente una gran parte de esta historia.

    Tengo un gran afecto personal por Iulen. Además de ser uno de mis héroes de juventud (como por otra parte todos los de aquella generación) aunque haya que discrepar en algunas cosas. Fue uno de los primeros (cuando lo de Ordoñez) que dijo públicamente que se había acabado el ciclo armado. Yo le discutía entonces y también ahora, pero lo cierto es que muchos que estuvieron a punto de lincharle, ahora opinan como él. En fin es otra historia, aunque muy actual.

    Una de las frases que recuerdo de Iulen de la época, en que le conocí era algo así: “Primero se reniega de la lucha armada, luego del nacionalismo…. finalmente de Euskadi” Como veis una deriva muy repetida entre nosotros.

    Respecto al interés que pueden tener “historietas” como estas no es otro que probar que hay un continuo histórico, o como dicen que “somos enanos a hombros de gigantes”. Y que podemos aprender de los errores y aciertos de los demás, antes de inventar otros nuevos. También en el caso de Jose Etxebarrieta, es necesario recuperar una figura un tanto oscurecida por la muerte de su hermano Txabi y creo que su labor o sus escritos se merecen un mejor conocimiento y divulgación.

    Eskerrik asko eta agur bero bat.

  3. Coincido con Maju conque este tipo de artículos son de gran interés. Borroka Garaia se ha convertido en un lugar de debate y formación para muchos de nosotros y nosotras. Importante profundizar en figuras como Jose o Txabi Etxebarrieta. También el poder hacerlo de mano de alguien como Lorenzo Espinosa. Agur bero bat!

    • Para BGD a ver si puedes conseguir una version digital del texto de K. de Zunbeltz (‘Hacia una estrategia revolucionaria vasca’ + las discusiones con Beltza sobre colonialismo. Creo que Mugalde lo publico en 1974). Digo reproducir este texto en forma digital, en plan memoria historica, para que la gente conociera mas o menos de que iba la cosa.

      Del texto ‘La insurreccion en Euskadi’, recuerdo que lo firmaba un tal Goiztiri (‘si no me equivoco, cito de memoria’), decia aquello de que: “una guerra son dos tiros y toneladas de propaganda’ (algo asi). Era la epoca en que la ‘empresa’ tenia los trastos viejos que habia podido rescatar del tesoro de Liki, y poco mas.

      saludos.-

  4. Me sumo a la opinión de mis compañeros, artículo como éste son muy necesarios para los que pintamos canas y sobre todo también para los jóvenes. Cuando escribo este comentario tengo a mi lado, el libro que mencionais Hacia una Estrategia Revolucionaria vasca, texto escrito en 1968 por Zumbeltz y publicado en noviembre de 1974, contiene además críticas al texto, y otro texto titulado sobre la ideología del iraultza escrito por Beltza en 1969, otro titulado Sobre la Estrategia, de Orti y por último, otro llamado Fines y medios en la lucha de liberación nacional, escrito en 1970 firmado por Zumbeltz.. El libro está un poco viejo, con alguna página suelta, y una edición con ese sabor de los textos prohibidos y revolucionarios. Fue un regalo de hace muchísimos años pero creo que valioso para tener , leer y reflexionar.

    • A que es blanco con una franja roja, tamaño pequeño (portabilidad digamos), dos fotos iniciales (Urzelay ta …) con el bietanjarrai en negro..La segunda parte “Fines y medios” es la que he enlazado.

      Pues bien era de obligada lectura por aquellos años, en el talde, y pasaban de mano en mano.

      El autor Zunbeltz -la verdad siempre me quede con la mosca de porque ese nombre – en realidad existio una (famosa) venta, la venta de Zunbeltz, en el alto de Lizarraga, camino de Lizarra (vendian una miel cojonuda, ahora solo hay unas ruinas). No se si seria por eso, quien sabe. Bueno, el autor fue Jose Luis Zalbide, que lo escribio en la carcel, años despues termino en Euskadiko Ezkerra (con los Onaindia, Uriarte, et abar).

      Ese libro significo la asuncion de un tipo ‘especifico’ de accion armada, diferente a la version ‘tercemundista’ de la guerra revolucionario hasta entonces vigente (“La insurreccion en Euskadi”). La espiral accion-represion-accion adoptada en la cuarta asamblea (1964) era tambien procedente del mismo autor. El concepto de enfrentar a todos los tentaculos del Estado en EuskalHerria, para hacer inviable o por lo menos dificultar su dominio, tambien. Aunque se vislumbraba en el texto la idea de que era imposible una ‘victoria militar’, por lo que de alguna manera ya comenzaba a rondar por algunas mentes de que se debiera de llegar a una negociacion. Tiempo despues, el paso siguiente, sería re-elaborar lo que se conoceria como la dialectica lucha armada-lucha de masas. Bueno, todo ello en medio de escisiones, expulsiones, abandonos, detenciones masivas, muertos, procesos, etc.

      Si he hecho referencia a ese libro es porque era como una pequeña biblia en los primeros años setenta. Dejando de lado el aspecto belico, lo que quiero resaltar es el genuino intento por encontrar un metodo desde el campo revolucionario para provocar, acceder o alcanzar la ansiada liberacion para la clase trabajadora y capas populares vascas, en el indisociable sello de la independencia y el socialismo.

      Mejor no hacer comparaciones con la actualidad.

      Lo bueno y lo importante aun esta por venir,

      saludos.-

  5. No me resisto yo tampoco a descubrirme ante articulos como este, al hilo de lo comentado y por aportar un poco mas hay un librito como del año 84 o asi, ahora no lo tengo delante, que es una laaaarga entrevista con Bandres en el que solo tiene comentarios eleogiosos para Etxebarrieta y su inmensa capacidad intelectual, por complementar el ultimo parrafo.
    Por cierto, no nos podemos permitir el lujo de que poco a poco, segun avanza el tiempo se vayan perdiendo voces, testimonios, un torrente de anecdotas y pequeñas o grandes historias de toda aquella epoca, ojala alguien hiciera esa labor.

  6. Los que tuvimos la oportunidad de viajar a Iparralde (años 70) cuando todavía existía la librería Mugalde, tenemos algunos libros valiosos, que ahora es muy difícil de conseguir. Entre ellos el de “Hacia una estrategia revolucionaria vasca” o el “Vasconia” de Krutwig, el primero de Ortzi etc.

    Sin embargo, la edición de Txalaparta (11 tomos) sobre Euskalherria ta Askatasuna, es una historia muy bien documentada de ETA, que recoge la mayor parte de estos valiosos textos. Creo que existe también una edición DVD y además, los tomos, están en bibliotecas públicas, universidades etc. y muchos los tienen en casa.
    Hay otra edición muy interesante, facsímil de textos, panfletos, circulares y revistas de ETA, llamada “Documentos Y”, que solo se encuentra en centros mas especializados o universidades.

    Aunque la cuestión no es puramente bibliófila. Lo Interesante es confrontar lo que se discutía entonces….a ver si nos ayuda hoy. Es decir hablar del pasado y divulgarlo, como hablamos de otros autores nacionalistas o socialistas, para discutirlo y aprender.

    • No se si el ultimo parrafo te refieres a lo que escribia antes; con historias pequeñas quiero decir, un ejemplo, mi padre, mediados de los 70, despues de muerto Franco, estan en un bar, entra un amigo, charlan, beben y tal, al rato. “Joder que olor a linimento”. “Si, si”. El amigo recien entrado, se levanta la camisa, el pecho esta totalmente morado, me detuvieron ayer, me soltaron esta mañana.

      A pequeñas o grandes historias como esta me refiere.
      Si se pierden se pierde el contexto de una epoca.

  7. ¡Aupa Jose Mari! Te necesitamos . Nos hace falta recuperar una historia, que es presente, y que muy pocos , como tú tienen conocimento, técnica y motivación para recuperarla.

    No somos un pueblo que necesita de santos ni demonios para avanzar y organizarnos. Pero nos resulta necesario sentir y recordar a quienes en silencio y sin protagonismos levantaron, desde hace medio siglo largo, la esperanza del pueblo trabajador.

    La primera vez que ví a Jose Antonio fue en un viaje a Irunea , junto con un cura del “Gogor”y otras dos personas. Habían caido Gregorio e Izko. No pude pensar que aquel joven abogado, ya disminuido fisicamente era tanto.

    Se dice de Argala que intelectualizó a los militares y militarizó a los intelectuales . Y es verdad. Todo aquello comenzó desde pricipios de los cincuenta. Salió a la luz a finales del 58 y pienso que desde la V Asamblea se formula una “ideología”(Nacionalismo revolucionario) , con una estrategia revolucionaria y un sujeto “Pueblo Trabajador Vasco”. Y fueron aquellos que mencionas entre conocidos o no, que lucharon con las armas, hicieron movimiento obrero, debatieron teoricamente y nos dieron aquellas charlas de formación. ¿De donde sacaban tanto tiempo…y ganas?
    Me atrevo a decir que fue su dominio de la dialéctica marxista, y su abertzalismo lo que definió la “conciecia nacional de clase” que definieron frente a la incapacidad dialéctica del “Grupo socialista” (“culturalistas”) para asumir la lucha de clases en E.H. y el sectarismo reformista de la “Oficina Política”(“felipes”) incapaces de asumir desde sus “reformas revolucionarias” trasplantadas del FLPE.

    La síntesis lograda por aquel grupo de “marxistas leninistas” desde el grupo de Bruselas hasta los hermanos Etxebarrieta fue eldefinitivo arranque que unía la teoría revolucionaria a la práctica revolucionaria dando los primeros pasos de un “marxismo vasco”y formulando la estrategía definitiva del Movimiento socialista vasco de liberación.

  8. Sí es blanco y rojo. Y no quiero ir de listilla , pero la colección de Documentos a los que refiere Josemari la tengo entera, se la compre hace muchos años a un expm que se dedicó una temporada a venderlos, creo que fueron los primeros que se escribieron y vendieron como documento histórico. Es una buena documentación. Si alguien necesita mirar algo o leerlos, están a vuestra disposición. Son 16 tomos. Este bajaje histórico y cultural hay que socializarlo.(como todo, claro)
    Abrazos

  9. Del Iraultza 1, que al igual que algunos Zutik – del 44 al 47- tuvieron la intervención de Jose Antonio y Txabi; se pretendía crear un elemento básico para formación y debate. Algo dice de todo aquel espíritu colectivo intelectual ( con permiso de Gramsci) de aquellos militantes que debatían y se formaban con las armas en la mano.

    Se inicia con un prólogo, “Hitzaure” documento de EUSKADI TA ASKATASUNA en Euskara presentando la revista para el debate y formación. Y concluyendo con el ¡Gora Euskadi askatuta! ¡Gora Euskadi socialista!
    A continuación vienen 30 páginas con textos personales, poemas y comentarios de Txabi . Y finalmente se publica la aportación hecha por Zalbide desde la carcel “Hacia una estrategia revolucionaria vasca”,analizando la historia desde las luchas forales y nacionalistas en sus métodos, el papel de la burguesía frente al movimiento revolucionario vasco en la época del capitalismo monopolista, la lucha de masas, las nuevas formas de lucha de los “comandos urbanos” y se plantea la relación entre las diferentes formas de lucha que avanzan en espiral progresiva.

    Otra cosa fue el debate con Beltza (sobre la ideología) y Krutwig (sobre la estrategia) criticando duramente el documento inicial de Zunbeltz que viene editado por “Hordago” -Mugalde (No me refiero a los 16 tomos de documentos Y).
    En este debate Zalbide publica la segunda parte del “Hacia una estrategia revolucionaria vasca”-Fines y medios en la lucha de liberación nacional ( junio del 69).

    Resulta estimulador saber de aquellos debates de nivel, en que desde diferentes opticas marxistas (desde Mao a Gebara) se discutía sobre el papel del PNV y la burguesía vasca en su relación con la oligarquía (Beltza) o sobre la destrucción del aparato del estado español en E.H. (Ktutwig); la exposición de las fases, la superioridad táctica de las fuerzas revolucionarias,la estrategia defensiva y los cambios tácticos de ofensiva insinuando la influencia propagandística de las ekintzas hacia el cambio de hegemonía.(Zalbide). La vida ha seguido, la de alguno pasó y otros han cambiado pero ese no es el tema. Ya aportaron. Y ahora hablamos del movimiento , del núcleo duro y de las experiencias que , para algo valdrán.

    Resulta interesante saber que ya “a mediados de los cincuenta había 2 comunistas dentro del grupo EKIN” lo dice uno de los primeros (el de Irunea). Cuando le comenté que había uno más (Krutwig) me respondió. ¡Bueno! Pero era maoista. Lo importante es que Lenin ya estaba desde los primeros momentos en la revolución vasca.

    • Krutwig no era anarquista, al menos en sus orígenes? Tengo entendido que era como el amigo íntimo de Felix Likiniano y ambos se suelen considerar precursores de la Autonomía Obrera en EH. Era muy sui generis, eso por supuesto… pero “maoísta”?!

      • Tradució el libro rojo de Mao a euskara labortano clásico
        https://borrokagaraia.wordpress.com/2012/07/05/mao-tzedung-buruzagiaren-aiphuak/

        Después de la guerra civil intentó crear un nucleo de resistencia anarquista. En los 50 en el exilio tenía contacto con jagi-jagi, en los 60 escribe Vasconia, un libro importante en los debates de entonces y con influencia en ETA V ,junto a otros escritos.

        Con Liki tuvo mucha relación, y si que trataron el tema de la unión del nacionalismo revolucionario con el anarquismo en una especie de anarco-independentismo. Optaría por una fusión de marxismo, digamos no ortodoxo (autónomo) con lo libertario.

        • Krutwig mas bien se declara como anti-marxista, escrito de su propio puño y letra, copio cita:

          ‘Pero yo no defiendo en nada ese sistema social que tiene por criterio estructurador, como es el Capitalismo, como por la misma razon tampoco defiendo al marxismo, sino que me declaro enemigo de ambos, soy anti-capitalista, y por la misma razon de que soy anticapitalista, soy anti-marxista. Porque el marxismo no es mas que la forma chumicera del capitalismo, es un capitalismo tan capitalismo como el americano o el aleman. El factor por el que se estructura la sociedad sovietica es el mismo de la produccion, el dinero, como lo es cualquier sociedad capitalista’ (pagina XCIV)

          Mas adelante dice F. Krutwig:

          ‘Asi pues, ante el fracaso del Marxismo…, una persona a quien le funciona la materia gris del cerebro, y que es enemiga del sistema capitalista, del sistema burgues, tiene que explorar las causas que lo han producido. Y no hay que ser muy culto, aunque si un poquito mas que lo que acostumbran a ser los marxistas, para saber que todas las autenticas revoluciones se han efectuado por un ‘retour aux sources’. Una vuelta a los origenes. Que para nosotros estan en Grecia.’ (p. XCV)

          fuente: Federico Krutwig. La nueva Vasconia. Ediciones vascas, 1979

          ————————

          En la epoca de la V asamblea, Krutwig, conocido por el apodo de ‘El baul’ (Segun comentaba Jokin Gorostidi) sera un personaje que estara de salida, mas o menos fuera de escena.

          En una carta que escribiera Federico a su amigo mugalari ‘Kaxiano’, que reproduce Anjel Rekalde en su libro Mugalari: memoria del Bidasoa, dice lo siguiente.

          ‘Espero equivocarme, pero veo todo esto como un crater, una catastrofe, un fuego ya extinguido, acabado y arrasado. Explique estas palabras a los de Bramka y hemos mandado una carta de dimision irrevocable a los nuevos dirigentes. El marxismo-leninismo se ha pegado, como odiosas liendres, a los nuestros. Si en Gaztelu echamos a los likis, ahora los de Branka y yo que no lo soy, nos vamos antes de que nos echen’ (p.80)

          fuente: Anjel Rekalde, Mugalarak: memoria del Bidasoa. Txalaparta, 1997.

          • Eso está escrito en un debate concreto, mas para distanciarse de algunos que para mostrar su ideario, pero las bases marxistas, quiera o no quiera reconocerlas son obvias. Es por es ello que he dicho no ortodoxo y ligado a lo autónomo. El libro Vasconia, en realidad se llama “Vasconia. Estudio dialéctico de una nacionalidad”. Y la “Cuestión vasca” lo escribió a petición del Partido Comunista Marxista-Leninista de España. Bastante ecléctico en cualquier caso. ¿alguien se imagina a un anti-marxista real traduciendo a mao al euskara?.

            • Iepa BGD, si el que decia que era anti-marxista era el mismo Krutwig, por eso he puesto la cita de su libro ‘La Nueva Vasconia’.

              ¿que era anti-marxista por que no le cuadraba el modelo sovietico?. Pues quien sabe. Pero entonces estaba haciendo una equivalencia entre marxismo y stalinismo.

              ¿que era anti-marxista en 1979 -año de publicacion de ‘la Nueva Vaconia pero si era ‘marxista’ antes en los sesenta?. Pienso que hay que matizar un poco las cosas, y ver de donde venia ‘ideologicamente’ Krutwig. ¿Era marxista en Vasconia?. Pienso que no. ¿En la cuestion vasca?. Por mi parte no lo afirmaria rotundamente.

              [Mas abajo abundo un poco mas en todo lo anterior]

              ¿Era marxista por que tradujo varios textos de Mao?. No me parece un buen argumento. ¿Era marxista por que escribio por encargo de un PC el texto La cuestion Vasca?. Tampoco me parece un argumento solido.

              ————————
              Opinion por mi parte: Me pregunto si sera tan importante ser o no ser marxista, a mi me parece que no. No hace falta ser marxista, para ser o no ser revolucionario. Todos podemos estar de acuerdo en que F. Krutwig fue un figura destacada en la evolucion de ETA en la decada de los años 60, de algun manera sus explosivas frases supusieron una sacudida para que la juventud vasca despertara y comenzara a actuar. Ademas todos tambien estaremos de acuerdo en ante todo Krutwig era un nacionalista revolucionario -rompiendo con el tradicionalismo peneuvista-, que se inspiro, estudio e intento aplicar al caso de EuskalHerria, las experiencias revolucionarias que se habian estado produciendo en los procesos de descolonizacion tras la segunda guerra mundial, principalmente Argelia y Vietnam, que sirvieron de inspiracion (por ejemplo el caso de Argelia para escribir Vasconia).

          • El itinerario del exilio no fue fácil para el erudito del euskera, ya que vivió en Francia, Bélgica, Italia y Alemania. No abandonó su interés por la filología, pues publicó un tratado de lingüística comparativa entre el euskera y otras lenguas llamado Garaldea, pero en los años 60 del siglo XX Federico Krutwig vivió con inquietud el proceso de independencia de los países africanos y asiáticos, lo que le llevó a un acercamiento, literario y personal, hacia planteamientos de extrema izquierda. Fue en esta época cuando realizó traducciones a diversas lenguas (entre ellas, naturalmente, el euskera labortano) de Contra el liberalismo de Mao Zedong y cuando se fascinó por Argelia. De hecho, la inquietud intelectual de Krutwig y la influencia de la ideología marxista se notó en una confrontación personal, reflejada en sus obras, dirimida entre su admiración por los clásicos y el pensamiento de Nietzsche, su primera y principal influencia, y la literatura marxista de la época, sobre todo los pliegos atribuidos a Ernesto Che Guevara, o, ya en los años setenta, la obra clásica de Jules Debray: Estrategia para la revolución. Una muestra de ello son sus obras escritas entre 1964 y 1975, como Computer shock Vasconia (la más nietszcheana de todas ellas), o las novelas en euskera Belatzen baratza y Ekhaitza, de complicadísima lectura debido a su contenido intelectual.

            Como en casi toda su obra, en Vasconia se aprecian las frecuentes contradicciones entre la férrea voluntad independentista y la apertura a horizontes de sesgo más universal, lo que también se puede explicar en los términos más arriba indicados de pugna entre Nietzsche y el comunismo marxista. Pese a ello, las principales influencias del pensamiento político de Krutwig son la ruptura, tanto con el racismo proclamado por Sabino Arana, como con la veta católica y religiosa de éste, representada fielmente por el PNV (Partido Nacionalista Vasco). Para Krutwig, la base de la unidad de Euskadi ni estaba en componentes étnicos ni su materialización podía ser cuestión de una intervención divina, sino que era precisamente la lengua, plural pero no demasiado distinta, el sustento fundamental de la unidad de Euskadi. Para la realización de la independencia era preciso entender los términos de lucha y militancia basados en la dialéctica marxista de contenido revolucionario. Para deshacerse de la contradicción entre la unicidad vasca y la universalidad clasista y obrera del marxismo, Krutwig forzaba una comparación, un tanto idealista y endeble, con la primitiva sociedad de Euskal Herria, a la que consideraba organizada de manera, más que comunal, comunista. El argumento era débil, precisamente porque también se acercaba de forma peligrosa a la utópica visión de la felicidad primitiva de los vascos edulcorada por Sabino Arana, pero su validez proposicional es incuestionable. Para reforzar aún más su posición, Krutwig dedicaba gran parte de su obra Vasconia a la legitimación de la lucha armada, si bien, y la puntualización es importantísima, continuando con los términos de la revolución marxista. Como parece evidente por su formación plural y erudita, Krutwig nunca fue ajeno al resto de los problemas sociales tal y como él entendía la universalidad marxista y la propia revolución, a pesar de que a simple vista sus argumentos puedan parecer excesivamente violentos.

            La principal influencia de su pensamiento estaba contenida precisamente en la violencia armada, sobre todo en el argumento de la espiral acción-represión, línea constantemente utilizada por ETA en sus atentados. La influencia del ideario guerrillero marxista llevado a la práctica por la revolución cubana (Che Guevara, Jules Debray e, incluso, el propio Castro), es palpable en este sentido, la cual sirvió como acicate y modelo del movimiento vasco en época de Franco. Tras la muerte del dictador (1975), Krutwig regresó a Bilbao, pero en los años siguientes se mostró muy crítico tanto con la organización armada como con su aparato político, Herri Batasuna (HB). En diferentes trabajos y publicaciones de los años 80 y 90, Krutwig se lamentaba del abandono de los postulados de revolución marxista por parte de los dirigentes armados del independentismo vasco, pero sus más feroces críticas de nuevo volvieron a ser para la ambigüedad mostrada por el PNV, que llegó a calificar como “delirante”. A pesar de su rechazo al entorno de la violencia armada no revolucionaria, durante los últimos años de su vida Krutwig continuó fiel a sus ideas independentistas, criticando con dureza la despreocupación de las nuevas autoridades europeas por los pequeños colectivos como el de Euskadi, Córcega o el Ulster, y también las actitudes de los gobiernos español y francés con respecto a las corrientes nacionalistas de los territorios gobernados por sus instituciones. El día antes de su fallecimiento, el 12 de noviembre de 1998, el diario vasco Deia publicó su último artículo, en el que figuraban unas ácidas declaraciones contra el presidente del gobierno español, José María Aznar.

  10. Creo que clasificar a un personaje como Krutwig no es un intento realista. Su estilo es absolutamente autónomo. Su rebeldía recuerda a Oteiza y Unamuno. Y la enorme gama de temas que aborda ( Historia, Economía, Etnia, Política y Estrategia militar) , lo hace con enciclopedicamente a la vez que sujetivismo apasionado.
    En lo que nos toca su aportación en el doc. “Nacionalismo revolucionario” termino con el que se dfine la ideología de ETA en V Asamblea es Lenin y Mao, del que además de asumir el planteamiento de “Acerca de las contradicciones” fundamental (lucha de clases y principal (liberación nacional) considerando que en un pueblo colonizado “la lucha de clases toma la forma de liberación nacional.
    Y por otro lado es quien en el grupo de bélgica aporta el término de Pueblo Trabajador extraido de Mao (1/2/48) y que será en el debate de V Asamblea , aportación clave del sujeto revolucionario “Pueblo Trabajador Vasco”.
    Su trabajo “Estrategia guerrrillera” que asume la teoría de los 4 frentes sigue siendo Mao, Truong Chinh, Nuyen VO Giap, Gebara..
    A finales de los setenta su discurso cambia, como aparece en el segundo prólogo a la reedición del Vasconia (La Nueva Vasconia).
    Son fundamentales sus aportaciones y resulta evidente su amplitud de conocimientos y su singular personalida.

  11. Ya que este asunto ha tomado la dirección Krutwig me gustaría decir que yo si creo que su influencia fue notable en la época de la V Asamblea. Su defensa de la etnia, por la cultura y la lengua (superando el nacionalismo racial), la traducción de Mao, la fórmula de los frentes o la aplicación del nacionalismo revolucionario a Euskadi, con aquello de “la lucha de clases adquiere forma de lucha nacional” etc., que se tradujo en la teoría del Frente nacional, ya propugnado antes por Gallastegi, y que luego continúa hasta “la acumulación de fuerzas”, el concepto PTV (que cita Mari) y que Txabi llevó a un Zutik como logro de la Asamblea, a la que asistió Krutwig, con su apodo “Baúl”. También estuvo en el grupo de Bruselas, que había preparado el informe-base para el “Txatarra” de Jose Etxebarrieta etc.
    Como fue el caso de Txillardegi, yo no pienso que lo de K. era un asunto de antimarxismo claro, sino mas bien de antidogmatismo o antiautoritarismo. Algo muy en boga en la época postestalinista, sobre todo en Francia desde la postguerra existencialista.
    También haría otra observación. Lo de la “suspensión” de la lucha de clases hasta el día siguiente a la liberación, puede esconder una trampa. Muchas veces (creo que lo he escrito por ahi) “el enemigo de clase se convierte en enemigo nacional”. Por mucho que hable euskera, se apellide Agirre y sea de Bilbao o Barcelona. Es decir, el interés interclasista por la independencia disminuye bastante cuando están en juego intereses económicos. Y esto vale para ambos lados de la barricada. Aquello de la independencia para “comer berzas” (Arzallus). O lo de “la libertad para qué” (Lenin). Parkatu por la comparación.

    • Kaixo JosemarI,

      Me he puesto a repasar un momento el libro de Ortzi, ‘Historia de ETA’, que edito Ruedo Iberico alla por los años setenta, buscando las referencias que da sobre F. Krutwig.

      Y son interesantes los datos que aportaba entonces Ortzi, para ‘ubicar’ , si es que se le pudiera ubicar a alguien tan inquieto como Krutwig).

      Krutwig, en 1956 en el informe que presenta al Congreso Mundial Vasco, esta planteando la necesidad de dar una respuesta armada al regimen franquista, que abra el camino a la liberacion vasca.

      Años despues. En Venezuela, un sector de la comunidad vasca que pertenecia al Yagi-yagi, se separa de la linea oficial, abriendo un conjunto de planteamientos mas extremos en pos de independencia vasca. El alma mater de ellos era Miangolarra, que era cercano a Krutwig, y que plasmaran su propuesta en el Manifiesto de Caracas de 1960, reclacion a que se cree el Frente Nacional Vasco.

      En 1963 se publica el Ouosque Tandem de Oteiza, y tambien el Vasconia de Krutwig. La revolucion argelina ha triunfado, expulsando a los colonialistas franceses, y su sequito de colonos pied-noirs. Ortzi decia que la experiencia argelina era el ‘paradigma’ (aunque no declarado) que subyace en el texto de Vasconia. Ahora bien, era un texto marxista, creo que no, es decididamente nacionalista revolucionario. Señalaba Ortzi, aquello que decia Krutwig en Vasconia, que ‘en la antigua Euskadi hasta la invasion de España, no habia existido la lucha de clases’. evidentemente esto esta muy alejado de cualquier version o variante marxista.

      El movimiento revolucionario de liberacion nacional, que era como se autodefinia ETA en aquellos años, no tenia nada que ver con el marxismo, o cualquier vision socialista. Asi en la declaracion que redacta tras la primera asamblea, mayo de 1962, expresaba lo siguiente:

      ‘ETA, en el area social, preconiza para el Pais Vasco: (…) la calificacion del Trabajo y el Capital -tanto privado como publico- como elementos integrantes de la Empresa, en cuya cogestion y beneficios participaran proporcional y correspondientemente’

      Señalaba Ortzi que quien realizo la ligazon entre liberacion nacional y liberacion social fue precisamente Jose Antonio Etxabarrieta, en 1963. Escribia asi Ortzi:

      `Pero la identificacion entre la liberacion nacional y la liberacion social –eje sobre el que se va a basar la estructura ideologica de ETA– no es producto de Krutwig; es fruto de la lectura de las obras de Mao-Tse-Tung por un hombre de 22 años que en estas fechas tampoco estaba integrado en ETA y que ha venido a estudiar a Paris, el problema vasco como responsable de Euzko Gastedi’ (p. 305)

      El texto basico para esa identificacion entre liberacion nacional y lucha de clases, lo encontrara Jose Antonio Etxabarrieta, en libro de Mao, ‘El problema de la independencia y autodecision del frente unico’.

      En 1965, publica Krutwig el texto ‘La cuestion vasca’,, Ortzi comenta que ‘En esta obra ha habido un cambio de tono y de contenido con respecto a Vasconia. Las referencias marxistas son constantes, Krutwig basa el derecho de Euskadi a su liberacion nacional en lo que él entiende que dice Lenin -no necesariamente lo que Lenin dice– acerca del derecho de autodeterminacion. Incorpora tambien en esta obra las enseñanzas de la revolucion vietnamita a traves de la obra de Truong Chinh: los Frentes de resistencia (…)’ (p. 316)

      Hace muchos años que me lei Vasconia (por alguna parte tengo la ultima edicion que saco Gara hace ya algunos años, los originales de los 60’s tuvieron una impetuosa vida y desaparecieron, aquellos de tapa verde osuro); en cambio no he leido La cuestion vasca. He visto un conjunto de extractos de ese texto que hay por la web. Bien, deduzco que lo que estaba pretendiento hacer Krutwig era sustentar una fundamentacion en base a Lenin, para hacer reconocible la liberacion vasca en ciertos medios. De lo cual deduzco que no por ello se tuviera que definirse Krutwig como un marxista, serlo, o pretenderlo. Es mas, justo un año despues, Krutwig publicara en Branka, abril de 1966, un articulo titulado ‘El nacionalismo revolucionario’.

      Como decia en un mensaje anterior, Krutwig fue un animador vibrante en el proceso de formacion de ETA, insuflandole de energia para abrir un camino nacionalista revolucionario, inquebrantable por la independencia nacional. Y si fue marxista, completo o a medio tiempo, o todo lo contrario, personalmente pienso que es relativamente irrelevante.

      saludos.-

  12. Alguien a mencionado los documentos Y. En los 90 la editorial hordago publicó 12 tomos ( ahora mismo los tengo delante), cubierta negra y escrito en rojo documentos Y.

  13. Pingback-a: Los vientos favorables | Borroka Garaia da!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s