Home

Saretik

Javier Karmy Bolton | mapuexpress.net

En homenaje y recuerdo  de Matías Valentín Catrileo Quezada, estudiante mapuche asesinado por impactos de proyectiles mientras participaba en una toma de un fundo agrícola en enero de 2008 en un enfrentamiento con personal del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) de Carabineros de Chile. Herriak ez du barkatuko.

El sol

tierra_raicesEn un lugar cualquiera del mundo llegaron en bus personas dispuestas a levantar un campamento sobre la tierra. Pocos minutos después llegó otro más. Al rato uno más y despuesito otro bus más desde los cuales bajaron lonas y palos para levantar carpas. Con la madera que había prendieron el fuego elemental para pasar el frío que cuando se va el sol en ese lugar del mundo la temperatura se acerca a los cero grados.

Uno al lado del otro se acompañaron. Sabían que enfrentaban a una gran fuerza militar de ese Estado cualquiera. Tenían miedo pero también la certeza de que estaban sobre la tierra de sus ancestros que antes era un bien común. Eso fue lo que los hizo levantar 22 tiendas de campaña izando docenas de banderas de colores y carteles animando la acción. Con generadores eléctricos lograron transmitir al mundo el pequeño gran triunfo. Desde ese pequeño y frágil trozo del universo el sol esperanzó a quienes viven en la misma tierra bajo la represión cotidiana, a los que no pueden regresar, a los refugiados y a un sinnúmero de personas que siguen desparramadas sin tierra.

Los 250 acampantes dijeron: “vamos a defender la tierra porque está amenazada”. La amenaza sobre ese trozo del Planeta Tierra es la intención de otro Estado cualquiera de construir una ciudad en un territorio que no le pertenece y que privaría a un pueblo entero.

Los acampantes pasaron la primera noche en la Puerta del Sol, el nuevo pueblo que levantaron para compartir la tierra. Soñaban que en un tiempo más su gente pudiera extender nuevas raíces que se cruzaran con las antiguas que aún laten bajo la tierra. La noche la pasaron cantando, conversando y mirando las estrellas que titilan azul con el polvo de tierra que cruza el tiempo. Sabían que esa acción iba a subir el autoestima a quienes nacieron en la ocupación o refugiados en cualquier otro pedazo de tierra lejos de la de sus padres o abuelos. La Puerta del Sol se abre iluminando la claridad de que solo es posible vivir sobre la tierra.

El cielo

matiasEn otro lugar del mundo un joven de 23 años corre entre coligües sobrevolando el pasto, atravesando el miedo. Sabe que es justo lo que hace porque, además de estudiar agronomía, hace tiempo que asiste a reuniones donde escucha su historia en voz de sus más antiguos. Así comprendió que la tierra desde hace un tiempo tenía dueño, pero que antes simplemente vivían sobre ella, la compartían y trocaban lo que cosechaban. También pedían por el bienestar de todos. La conexión con el cielo, el aire, la tierra, el agua y el fuego era lo que les permitía vivir.

En este trozo de tierra este joven corre entre respiraciones, sudores y palpitares junto a dos compañeros más. El objetivo es cruzar un llano de 200 metros de tierra hasta donde hay un montículo desde donde podrán saltar una zanja para salvarse de las balas con que los persiguen desde el otro lado de la coligüera. Son balas de un Estado cualquiera en un lugar cualquiera. Corren y corren, se miran entre ellos, cruzan pocas palabras, no hay tiempo… El campo está abierto como el cielo, las balas pasan zumbando los tímpanos y dejan una huella indeleble en el espacio infinito.

Al sentir la respiración del joven que corre buscando refugio un coligüe detuvo una bala. Otro también lo intentó, pero no pudo y la bala continuó avanzando por el aire hasta que entró por la espalda a este joven de cualquier lugar del mundo, quien cayó bajo el cielo del universo aún respirando… sobre la tierra. Sus compañeros lo levantaron -él aún recuerda estos momentos- y lo acercaron a la zanja. Solo tenía que saltar y cruzarla, pero ahí cae y se enreda en el agua.

La tierra

“Bab al Shams” en árabe significa Puerta del Sol y con ella se ilumina la esperanza de un pueblo que ha perdido la tierra en 65 años. Aún quedan algunas piedras que sirven para resistir, también para levantar campamentos y regar los olivos en medio del desierto, pero también son memoria viviente de la ocupación de este Estado cualquiera.

En Bab Al Shams sabían que la justicia estaba del lado de la tierra. Incluso así lo dictaminaron los tribunales. Pero el Estado cualquiera bloqueó todos los accesos a la zona y en vez de llamar a ese trozo de tierra Puerta del Sol le llamó “Zona Militar Cerrada”. Con eso pretendía impedir reuniones, pero como los acampantes estaban ya reunidos desde el día anterior, el Estado cualquiera, luego de insistentes advertencias militares, procedió a desalojarlos con bombas de sonido y lacrimógenas. Desde los habitantes de la Puerta del Sol cantaban en árabe “con alma, con sangre, vamos a proteger nuestra tierra”.

El agua

Tras la muerte del joven de 23 años en el otro lugar del mundo entre volcanes y araucarias su cuerpo ya sin respiración se convierte en aire, en agua, en sol y en tierra. Matías era su nombre, quien se levantó con la salida del nuevo día para ser raíz, historia y resistencia.

Tiempo después, la justicia de este Estado cualquiera determinó que la bala disparada en contra del joven había sido “violencia innecesaria con resultado de muerte”, pero quien la lanzó sigue amparado en su institución con armas bajo su control. Probablemente no sea juzgado por la justicia que se diluye sobre la tierra, mas quizás nunca pueda caminar tranquilo por algunos trozos de tierra donde crecen las raíces de los olivos y las araucarias.

Donde murió Matías crece el tronco donde hoy nuevas familias extienden sus historias. Porque este joven que se respira en lo profundo de la tierra vive en el llano donde pasó fugazmente un día corriendo para recuperar la tierra y con ella, su historia. Así florece ese trozo de tierra entre coligües, animales, semillas y niños que en mapudungún escuchan que Matías pasó un día volando para sembrar el futuro.

La raíz

Luego de desterrar uno a uno a los habitantes de la Puerta del Sol, los militares resguardaron la Zona Militar Cerrada y llevaron a los acampantes a un puesto de control del Estado cualquiera. Extrañamente no los encarcerlaron como era suponible. Eso permitió que los recibieran cientos de miles con aplausos sobre piedras, ilusiones sobre resistencia y mucha más esperanza sobre los olivos que se empinan hacia el sol.

El destierro de la Puerta del Sol multiplicó a los 250 en miles dispuestos a volver. Y así lo hicieron dos días después. Mientras los uniformados del Estado cualquiera resguardaron el trozo de tierra denominado Zona Militar Cerrada, los acampantes de la histórica Puerta del Sol intentan regresar.

La Puerta del Sol brilla en el cielo infinito tanto como en los corazones de todo un pueblo que resiste por la tierra que flota en el universo infinito. Desde la Puerta del Sol se ilumina el alma de todo un pueblo con la esperanza de resguardar las raíces del olivo, madre de la resistencia.

Los militares del Estado cualquiera aún buscan la semilla que La Puerta del Sol lanzó a las profundidades de la tierra. Es el alma de un pueblo que respira dignidad cuando ve que sus olivos siguen creciendo.

Los militares del Estado cualquiera buscan qué hacer con el verbo Matías que en cada esquina un murmullo lo transforma en semilla. Ellos saben que en cualquier momento puede germinar.

+ Recrudece la violencia estatal en el Wallmapu hacia el Pueblo Mapuche

+ Utzi bakean Maputxe herria!

One thought on “La tierra y sus raíces

  1. OTSAILAK 1 DE FEBRERO 19:00

    [Bideo-aurkezpen bira | Gira presentación]

    El retorno de los Weichafe

    Los procesos de recuperación territorial mapuche

    Lurralde maputxean, kapitalismoaren hedapenaren ondorioz (baso
    ustiapenak, zelulosa enpresak, arrantza industriala) eta aireportuak,urtegiak eta central elektrikoak bezalako magaproiektuak direla eta, gatazkan dauden komunitate maputzeek autonomía eta lurraldea aldarrikatzen dituzte euren cultura babestu eta berreskuratzeko asmoz. Dokumentala komunitate maputxeak garatzen ari diren lurralde berreskurapenera eta borrokara hurbiltzeko saiakera da.

    Ante la expansión en territorio mapuche del capitalismo (forestales,
    empresas de celulosa, pesca industrial) y la creación de megaproyectos como aeropuertos, productos, presas, centrales eléctricas… las comunidades mapuche en conflicto reivindican la autonomía y el territorio como herramientas para preservar o recuperar su cultura. El documental intenta acercarse a los procesos de recuperación territorial y la lucha que están llevando a cabo las comunidades mapuche.

    Por la distribuidora Logofobia-ren esku

    La Kelo Gaztetxea, Mahastiak kalea, zkia.63. Santurtzi (Bizkaia)

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s