Home

Autor: Borroka garaia da!

Hoy vamos hablar de la ocupación. No de la ocupación militar y policial ni de las fuerzas de ocupación españolas y francesas sino de la buena ocupación. La que ocupa edificios en desuso o deshabitados y concretamente la que los transforma en casas encantadas donde la magia popular hace su trabajo. En Euskal Herria los conocemos como gaztetxes y están vinculados a un movimiento juvenil asambleario organizado entorno a lo que se conoce generalmente como gazte asanbladas y que ha dado y da a este pueblo una cantidad ingente de cultura, solidaridad, ocio y lucha.

En mis años más mozos estuve bastante unido a ello así que igual puedo pecar de “corporativismo” pero el caso es que en mi opinión este movimiento representa la punta de lanza más afilada del movimiento popular vasco. Eso no significa que no existan errores, que cada gaztetxe sea un mundo, y que en general ciertos debates y perspectivas estratégicas aún no se han llevado a fondo para desatar toda la potencialidad de transformación que tiene este movimiento. Se podría hablar también de cierto estancamiento y repetición de esquemas. Y no es que se esté en una mala situación ni mucho menos, sino que puede que se haya llegado desde hace algún tiempo a cierto límite donde existe dificultades para sobrepasarlo y crear aun más incidencia, abrir nuevas posibilidades. Quizás como si nos hubiéramos conformado con lo conocido y lo sabido. Tampoco hay que olvidar la labor represiva y destructiva del capital que haya donde puede hace lo posible para poner palos en la rueda. Desconozco el número exacto,  pero la lista de atentados (si, destruir un gaztetxe es un atentado)  y desalojos debe ser enorme. Aunque por otra parte, eso señala también lo beneficioso de este movimiento a nivel popular.

ilegalidad y unilateralidad

En cualquier caso, no quiero extenderme en un análisis de fondo sino en remarcar dos cosas fundamentales por las que yo creo que este movimiento es tan importante. La primera de ellas es su carácter ilegal. Obviamente la ocupación no está permitida ya que va en contra de toda ley básica del capitalismo. Esto hace automáticamente generar un carácter de confrontación directa contra el sistema, una cultura de resistencia y un desafío permanente, lo cual crea en la mayoría de los casos en los que se da esas situaciones un blindaje poderoso frente a toda asimilación donde se produce una batalla entre la ley y la legitimidad. Se crea un contra-poder que libera un espacio y a través de la legitimidad social se asienta y se hace fuerte. El segundo aspecto a remarcar es su unilateralidad. No espera a un futuro mejor sino que construye hoy y ahora la avanzadilla de esa nueva sociedad en unos valores opuestos al del status-quo. Construye en el presente por encima de todo impedimento ese futuro ansiado. O al menos lo intenta.

Nuevos horizontes

La multiplicación de espacios liberados y la confrontación contra el capital que trae consigo es un camino que merece una nueva vuelta de tuerca, un refuerzo organizativo, una mayor coordinación y en definitiva un impulso y apoyo de todos los sectores que apuestan por el cambio social en Euskal Herria. La rabia reaccionaria, la violencia reaccionaria y los medios que despliegan para atajar procesos de emancipación social solo indican donde hay que incidir más. Donde más les duele es donde la sociedad podrá sacar más beneficio.

Pero aquí es donde yo quería llegar. El binomio ocupación y asamblearismo intenso han sido instrumentos que salvando pocas excepciones han estado en manos del movimiento juvenil. Gaztetxe y gazte asanblada en sus propios nombres lo indican. Teniendo en cuenta la efectividad de este esquema de trabajo, la exportación a otros frentes de lucha como el laboral, la lucha de clases o incluso el de liberación nacional podrían ser un punto y aparte en la historia de nuestro país y de nuestro movimiento popular. Nada fácil claro está y cosa que requeriría mucha imaginación, debate y compromiso además de variar tendencias acomodaticias algunas de ellas que llegan con la edad y que están bastante asentadas.

¿Todo esto es posible?.

Y es que por mucho que le demos vueltas, la mejor forma de luchar contra el poder y levantar la alternativa es “sencillamente” haciéndolo directamente. Levantando otro poder auto-gestionado y confrontándolos.

Extender esta visión a todos los espacios y luchas puede ser muy dificultoso pero es el camino más directo y seguramente más efectivo. Tenemos la masa social, tenemos sindicatos, tenemos cobertura política. Lo que no tenemos aún es esa perspectiva y mucha tendencia a creer que los partidos, las instituciones, los sindicatos y la macro-política pueden abrir brecha cuando lo único que pueden casi hacer es gestionar lo que ya hay, aunque sea desde otra perspectiva y protestar.  Es el pueblo desde la base el ariete que puede derribar puertas y muros dando cuerpo a una alternativa integral.

El poder dual es un concepto primero articulado por Lenin en el artículo “El poder dual (dvoevlastie)” que describe una situación en la Revolución de Febrero en la que dos poderes, los soviets y el aparato oficial del Estado del gobierno provisional ruso, coexistieron el uno con el otro compitiendo por la legitimidad.

Gaztetxeak-defendatuko-ditugu

6 thoughts on “Ocupación, asamblearismo, jóvenes y viejos

  1. Sí, hay que ocupar, “liberar espacios” quizá sería un término más adecuado. Tendría que hacerse más, para gaztetxes por supuesto pero también para vivienda, zaharretxes (por qué no?), centros de barrio para todas las edades, ocupaciones de fábricas…

    Soñar, como hago yo en el párrafo anterior, es gratis. Pero los sueños se pueden hacer realidad y de hecho en este país tenemos una historia muy larga de realización de sueños de esta manera: autodeterminándonos a pequeña escala, a nuestra escala, más allá de los corsets y cadenas de la ley.

    Aurrera!

    • Teniendo en cuenta que la sociedad vasca cada vez es mas vieja ,opciones para la tercera edad fuera del sistema no serian ninguna locura. Han desaparecido bastantes “nagusien etxeak”.

    • Lasarten Elebeltz Topaguneak oso ondo egin du, “gaztetxe” deitu beharrean “Elebeltz Kultur Topagune” deitu dio bere buruari. Hala, segmentu biologiko baten eta ekintza-ereduaren (kontzertuetan eta aisiladian zentratua), bestelako eredu bat iradokitzen dute.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s