Home

critica_autocritica

Autor: Borroka garaia da!

La crítica supone juzgar algo con discernimiento. Es un conjunto de opiniones o juicios ya sean positivos o negativos sobre un asunto tratado en cuestión. La crítica es la base del análisis político que no se contenta con hacer una radiografía de una situación sino que mediante la crítica asienta las bases para la acción y la transformación. La crítica en política es un ejercicio constante o al menos así debería ser. No contar con pensamiento crítico solo allana el camino al dogmatismo, la fe, la superchería y en definitiva a la dependencia, a no basar las opiniones en datos y análisis.

Generalmente se suelen hacer dos distinciones: La crítica constructiva y la crítica destructiva. La constructiva propone nuevas soluciones o perspectivas a los aspectos negativos o defectos que se expongan en la crítica. La destructiva generalmente es una herramienta de ataque y de confrontación que no busca crecer a partir del conocimiento y la puesta en común sino derribar .En cualquier caso toda crítica constructiva también cuenta con un componente destructor. Ya que se opta por una determinada construcción que destruye los cimientos de los defectos criticados.

Es relativamente cómodo criticar ya que la crítica se realiza hacia algo (aunque depende de lo que se critique, la comodidad está totalmente ausente, claro está). Cuando ese “hacia” abarca directamente al propio sujeto que realiza la crítica supone la otra cara de la crítica: La autocrítica. Ya no tan cómoda.

La crítica y la autocrítica es el proceso para detectar y superar las insuficiencias en la actividad revolucionaria. Sin crítica no se sabe donde se está y sin autocrítica a donde se va. Por lo tanto ese proceso es la fuerza motriz y principal de todo movimiento revolucionario que se precie. Así fue señalado por todas las escuelas revolucionarias, especialmente la marxista. Siendo ese proceso la fuerza motriz, se puede entender bien que cuando ese proceso se atasca, o no se despliega en toda su extensión, ese movimiento se estanca y se auto-bloquea resultando en un proceso de derrota. Fallos en el proceso de crítica y autocrítica son la base de todas las derrotas históricas de la izquierda. Eliminar la crítica y la autocrítica lleva también al desarme ideológico.

Así mismo, disfrazar crítica con autocrítica enreda todo el proceso. Y voy a poner un ejemplo gráfico. Si una persona analiza que una determinada forma de lucha no es adecuada sino contraproducente en un determinado contexto y no la está llevando a cabo no está haciendo autocrítica sino critica. Son dos cosas diferentes.

En Euskal Herria y concretamente en sus sectores luchadores la autocrítica no está tan desarrollada como la crítica y existe una poderosa tendencia a camuflar crítica con autocrítica. Mismamente el nuevo ciclo político está cimentado en la crítica y no en la autocritica a todos los niveles. Y posiblemente esa segunda parte del proceso, la autocrítica, es lo que falta de poner sobre la mesa en profundidad y que junto a las diferentes críticas pasadas y futuras de intensidad a la fuerza motriz y que esa fuerza no se convierta en mera propaganda en un sentido u otro. Y remarco lo de en uno u otro.

Obviamente no me estoy refiriendo a la ”autocrítica” de la penitencia católica de los que piden autocrítica a la izquierda abertzale desde una crítica destructiva con el único fin de supresión de su potencialidad revolucionaria y para que reniegue de su pasado y ética revolucionaria. Todo lo contrario.

 + Crítica a la crítica

One thought on “Crítica y autocrítica

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s