Home

Autor: Borroka garaia da!

1- Josu Erkoreka ha afirmado que la ertzaintza no tuvo conocimiento previo de que se iban a practicar detenciones y que se limitó a hacer una labor de asegurar el orden público. El orden público hubiera supuesto detener a la guardia civil y no ninguna otra cosa. El PNV sigue ocultando su responsabilidad en el uso de la violencia resguardado tras la ley española mientras abre cabezas de abertzales. ¿Cuántas personas de entre las que tomaron parte en el escenario del Alderdi Eguna del PNV sí tenían ese conocimiento previo?. Algunas declaraciones producidas durante el Alderdi Eguna y posteriormente repetidas por responsables del PNV tras la operación para acolchar el golpe represivo hacen intuir un guión preparado de antemano. La responsabilidad del PNV en la violencia de estado sigue siendo obvia. ¿De qué hablan Rajoy y Urkullu?.

2- Las declaraciones efectuadas por uno de los responsable del PSOE, Jesús Eguiguren, a través de un texto en su blog, han recorrido las redes sociales y han sido recogidas profusamente por la prensa. En el texto se rechaza la operación efectuada contra Herrira y se lanzan acusaciones contra el gobierno español y el de la CAV. Se ha hecho común en los últimos tiempos priorizar mediáticamente lo que diga Eguiguren en vez de lo que haga su partido del que no es un simple militante de base. Aprovechando la ansiedad de la sociedad vasca en materia de resolución del conflicto, está sirviendo para acolchar las responsabilidades del PSE y blanquear una trayectoria que no le ha hecho mas que situarse al lado del PP en un apoyo sin fisuras a la vía represiva y a no moverse más que para avanzar en el proceso de guerra contra Euskal Herria.

3- ¿Dónde están organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional?. Tan preocupadas en otras ocasiones y que no dudan en realizar grandes despliegues propagandísticos según lo requieran. Lo ocurrido ayer en Euskal Herria es un acto de máxima gravedad en el contexto europeo, que en otras latitudes supondría un escándalo. La industria internacional de la paz es un tapón a la denuncia de lo que ocurre en Euskal Herria haciendo uso de pequeñas válvulas para que la olla no hierva. La UE mira hacia otro lado mientras prepara su ingeniería.

4- La estrategia represiva no responde a lo coyuntural, ni da respuestas espontáneas a sucesos concretos. La posibilidad de atacar a a Herrira estaba tomada hace tiempo, siendo parte de una estrategia global no desterrada por el estado. No supone un salto represivo sino una continuidad. No supone una vuelta al pasado sino que es parte de este presente y de estrategias totalmente en activo. La estrategia ilegalizadora en todas sus variantes y el modelo de chantaje político. El queso y la descarga eléctrica. Son los estados los que tienen que abandonar sus corruptos intereses sobre la población vasca, en primer lugar abandonando toda coerción para que Euskal Herria no decida sobre sí misma. Es obvio que no lo van a hacer por sí mismos, por lo tanto tiene que ser el mismo pueblo vasco el que construya su propio terreno de juego, piense de manera independiente, refuerce su identidad, presione a los elementos opresivos y represivos y ademá no caiga en la regresión en la que quieren enquistarnos aceptando sus racionalizaciones y la normalización de la injusticia.

5- No se puede bloquear algo que no está abierto. No se puede torpedear un proceso de paz que no existe. No se pueden confundir deseos con realidad. La realidad es que existe un proceso de guerra contra Euskal Herria y una muestra muy gráfica que debería disipar las dudas de haberlas es lo ocurrido ayer. No hemos entrado en un nuevo tiempo aún. Y es muy importante saber si se está o no en uno. Ya que todo análisis y dinámicas a llevar a cabo pueden distorsionarse por ello. No es lo mismo trabajar en un proceso de paz que trabajar por abrir un proceso de paz. No es lo mismo trabajar por la convivencia que trabajar por la justicia que pueda dar paso a la convivencia. El estado tiene por ahora suficiente fortaleza para mantener así la situación vasca si el eje prioritario es la solución y no la liberación, siendo la solución una consecuencia natural de ésta. La resolución del conflicto no debe ni tiene porqué abandonar el escenario pero el escenario debe ser confrontador y la presión el eje vertebrador que es complementario a la acumulación de fuerzas. Una vía vasca contundente hacia la liberación nacional y social será lo que paradójicamente ablande el terreno de la solución o haga que la unilateralidad de un proceso soberanista se imponga.

6- La represión es independiente al actuar del oprimido. Si el oprimido llega a creer que dependiendo de sus acciones o falta de ellas, el estado actuará de una u otra forma en las claves que mantienen la opresión, se crea automáticamente el terreno de juego donde el propio estado podrá condicionar e incluso vehiculizar el accionar del oprimido. Sin embargo, cuando la acción del oprimido es independiente a esa creencia, es el opresor el que será condicionado y vehiculizado, y la presión que reciba el estado dañará que tenga control sobre la voluntad del oprimido. Es precisamente la intensidad de la reacción del oprimido lo que le hace salir del terreno de juego marcado para condicionarle. Cuando esa reacción es lo suficientemente intensa y va unida a un proceso de ruptura de la opresión es cuando llegan los problema para el estado porque el terreno de juego se le escapa del control. La represión empieza a ser condicionada realmente cuando los elementos de la opresión están bajo presión.

7- En el supuesto nuevo tiempo ya no habría excusas estatales, todos los abertzales se unirían, todo sería posible, desaparecería la represión, desaparecería el principal estorbo para la lucha, se extendería el internacionalismo en los estados, la economía de Euskal Herria mejoraría, lo político tomaría la primera plana, no se le haría el juego a la reacción y habría paz. ¿Suena bastante no?. Si a estas alturas todavía alguien sigue creyendo a pie juntillas estos dogmas históricos que se fueron instalando a lo largo de los años, ya es hora de que despierte a la cruda realidad. Los discursos intencionados y las excusas estatales no son mas que eso, excusas. No se puede seguir indefinidamente creyendo que lo que quiere el estado es una “vuelta al pasado” porque eso es no hacerse cargo del presente y no creer una realidad muy básica: Los estados español y francés oprimen a Euskal Herria, eso es lo que quieren, eso es lo que han querido y eso es lo que querrán. Están cómodos por ahora pese al auto-engaño, y va a requerir ciertas readecuaciones, nuevos impulsos importantes y la variación de ciertas coordenadas vistas hasta ahora como inamovibles para hacer que no lo estén, sobre todo en el apartado de la construcción nacional y social, la confrontación, y el diseño de caminos que nos lleven como pueblo hasta el tope del muro impositivo y mecanismos para atravesarlo.

8-Por último, una frase de Victor Serge y que la deberíamos tener grabada en la sangre. La represión es eficaz cuando va en el sentido del desarrollo histórico; es, en fin de cuentas, impotente cuando va contra el sentido del desarrollo histórico. El desarrollo histórico no es otra cosa más que el resultado concreto y dinámico de la lucha de clases y de los pueblos, nada más y nada menos. La conclusión es que no existe ninguna policía ni sistema represivo en el mundo por muy poderoso que sea que pueda parar a una masa popular en alza consciente de su deber histórico y que la clave absoluta reside en el pueblo, no en lo que haga o deje de hacer el sistema represivo y las fuerzas que lo sostienen.

represion

17 thoughts on “8 apuntes ante la última redada

  1. Qué diferente del editorial de Gara! Me parece muy acertado en particular el punto nº 6:

    La represión es independiente al actuar del oprimido. Si el oprimido llega a creer que dependiendo de sus acciones o falta de ellas, el estado actuará de una u otra forma en las claves que mantienen la opresión, se crea automáticamente el terreno de juego donde el propio estado podrá condicionar e incluso vehiculizar el accionar del oprimido. (Etc.)

    Efectivamente, en gran medida se está aplicando el principio de lavado de cerebro judeo-cristiano sado-masoquista de culpabilizar a la víctima por sus acciones, exactamente igual que cuando a una víctima de violación le dicen que es porque llevaba “ropa provocativa”, etc.

    La represión sádica no tiene nada o casi nada que ver con como actúe la víctima: es intrínseca a la relación de abuso y opresión.

  2. De nuevo en los ultimos meses sacáis el tema este de que la represión es independiente del actuar del oprimido. Imagino que como frase redonda tiene algun valor, pero poco más. A estas alturas de partido y de siglo en Euskal Herria como en cualquier lugar nadie es independiente ni libre en su actuar sino que estamos sometidos a infinidad de interdependencias, de interrelaciones y equilibrios de intereses que condicionan tanto a los represores como a los reprimidos. En que otra cosa sino estan basados los movimientos de liberación nacional mas que en levantar el cepo?. Que sentido tendrían sino las manifestaciones de ayer o la manifestación del Sábado?.
    Me parece que el enfoque del punto 6 es errado, o al menos su enunciado. Es verdad que las acciones del oprimido no pueden dirigirse únicamente a condicionar las acciones del opresor, esa es la formula para jugar eternamente a la defensiva, pero tampoco pueden sustraerse de aquella. La estrategia tiene que ser global, flexible y como toda buena estrategia adaptable a las circunstancias.

    • Aupa Victor. Así en corto como está expuesto quizás puede llevar a equívocos así que te pego un post donde desarrollo un poco más ese tema:

      Uno de los errores más comunes de la izquierda es interiorizar que la represión del estado es una mera respuesta a la actividad revolucionaria. Es decir, los aparatos del estado, especialmente a través de la propaganda y la manipulación psicológica a gran escala, suelen conseguir que el oprimido crea que la actividad del estado es solo una reacción a sus acciones.

      Al estado le interesa que cuaje esa creencia para que de esta manera puedan activar los elementos que realmente hacen eficaz a la represión. Que no son propiamente dichos los elementos represivos en sí mismos, sino las consecuencias políticas que generan.

      Si el oprimido llega a creer que dependiendo de sus acciones o falta de ellas, el estado actuará de una u otra forma en las claves que mantienen la opresión, se crea automáticamente el terreno de juego donde el propio estado podrá condicionar e incluso vehiculizar el accionar del oprimido. Sin embargo, cuando la acción del oprimido es independiente a esa creencia, es el opresor el que será condicionado y vehiculizado, y la presión que reciba el estado dañará que tenga control sobre la voluntad del oprimido.

      El estado utiliza a gran escala técnicas coercitivas y a la misma vez ofrece salidas “racionales”. Es por ello que las exigencias estatales y sus salidas racionales nunca tienen fin mientras la opresión se mantenga, ya que las necesitan ineludiblemente para mantener esa opresión.

      En el fondo sería la misma filosofía que inspira la tortura. Que lejos de ser una práctica de incontrolados existe toda una ciencia del terror detrás y aplicada fríamente. El objetivo básico de la tortura es crear una regresión psicológica en la víctima que induzca a un estado psicótico y una pérdida de identidad. Despojado entonces de las defensas más básicas del ser humano mediante técnicas de coerción, los torturadores proporcionan al torturado una racionalización que le haga escapar del tormento.

      La represión es anterior a todo accionar del oprimido ya que ha sido esa represión la que ha creado la opresión y la opresión la que ha generado oprimidos. La represión por tanto no es solo una respuesta del estado sino que es el origen de la opresión. No existe ninguna forma de acabar totalmente con la represión sin terminar con la opresión. Una vez generada la opresión, la represión será un mero regulador, que el oprimido puede condicionar en cierta manera dependiendo de sus acciones, ya sea aceptando la racionalización que le ofrece el estado o mediante presión, pero nunca acabará totalmente de erradicarla sin erradicar la raíz opresiva.

      El estado mediante la represión no busca una reacción del oprimido, busca lo contrario. Busca que acepte una racionalización que asiente la opresión.

      Es precisamente la intensidad de la reacción del oprimido lo que le hace salir del terreno de juego marcado para condicionarle. Cuando esa reacción es lo suficientemente intensa y va unida a un proceso de ruptura de la opresión es cuando llegan los problema para el estado porque el terreno de juego se le escapa del control. La represión empieza a ser condicionada realmente cuando los elementos de la opresión están bajo presión.

      Si esos elementos que sustentan la opresión no están bajo presión y además no avanza una vía de ruptura, el oprimido tenderá a ver la represión como un elemento inconexo con la fotografía completa y en determinados casos creyéndose incluso culpable de su existencia.

      Son los estados los que tienen que abandonar sus corruptos intereses sobre la población vasca, en primer lugar abandonando toda coerción para que Euskal Herria no decida sobre sí misma. Es obvio que no lo van a hacer por sí mismos, por lo tanto tiene que ser el mismo pueblo vasco el que construya su propio terreno de juego, piense de manera independiente, refuerce su identidad, presione a los elementos opresivos y represivos y ademá no caiga en la regresión en la que quieren enquistarnos aceptando sus racionalizaciones y la normalización de la injusticia.

      Nunca está de más recordar quién trajo la opresión y la represión a Euskal Herria mucho antes de que cualquier forma organizada de resistencia, de abertzalismo y de socialismo revolucionario tomara cuerpo y que lo único racional y de justicia es que la opresión desaparezca. Siendo ello el “suelo ético” mínimo donde poder construir una paz basada en justicia que es incompatible con la opresión nacional y social.

      • Uhm… Estoy de acuerdo con el enunciado, evidentemente a cualquier aparato represivo, cualquier violencia estructural como la del reino de España, tiene interés en colar la especie de que su violencia es violencia de respuesta, que efectivamente la suya esta condicionada a que los oprimidos consientan y se porten como ciudadanos decentes y no como chusma izquierdista… Uhmm… si. Te lo compro.
        De hecho casa bastante bien con los enunciados de Johan Galtung.
        Un saludo.

        • Me he quedado mosca ante el nombre, ¿y quien sera Johan Gaitung?. ¡No tengo ni idea!. Como la wikipedia todavia existe, sigue siendo gratis, y ademas a veces tambien acierto, me he puesto a buscar y a leer.

          He ido a la entrada correspondiente, Johan Gaitung, y me he econtrado con esto: “Johan Galtung nació en el seno de una familia burguesa en Oslo, Noruega. (…). Se convirtió al pacifismo como consecuencia de un viaje en bicicleta a las afueras de su ciudad. Al parecer, según cuenta en sus memorias, le cambio la percepción de la realidad social.” ¡Kontxo, lo que hace el peladear sobre dos ruedas, son todo virtudes!. ¡habria que recomendar el uso politico-conflictual de la bicicleta a tanto hijodep. que hay en este mundo!.

          Luego, si eso, ya sigue con una exposicion de las recomendaciones del noruego pacificista, pacificador, o lo que haya sido.

          De todos modos, BGD, oso ondo!, te he leido, y siento que te ha salido del alma lo que has escrito, con honestidad directa, y ademas que importa un rabano si es asi, o asao, o tres cuartas partes de aquello.

          El unico arte que hay que recuperar, es el arte de la rebelion, en este se encuentran las llaves de la salida.

          Pd.- Me ha gustado eso de ‘deber historico’, devenir eta abar, poco a poco ya va extendiendose

          • De un blog muy interesante, enlazo un libro tambien interesante, se trata del blog Anochecio_a_la_mitad_del_dia, y el libro es el siguiente:

            James C. Scott –
            Los dominados y el arte de la resistencia
            http://anochecioalamitaddeldia.blogspot.com.es/2011/06/james-c-scott-los-dominados-y-el-arte.html

            [creo que Txalaparta tambien lo edito hace algunos años].

            Si alguien tiene ganas de leerlo, hay tiene la forma de acceder, y si mas aun, tiene ganas de comentarlo, seria muy interesante para muchos otros, nosotros todos.

          • Yo por si acaso en bicicleta no ando y a Gaitung le conozco por un concepto que todos manejamos, el de violencia estructural, que el definio.

            • Katxis Vittori, como que no andas en bici, tienes miedo de que te vaya pasar lo mismo que al noruego Joham, katxi porreta. Pero si no es malo ser pacifistica, pacificador, conciliador, reconciliador, intermediario, o todo lo bueno que tenga que venir.

              Por lo de ‘violencia estructural’, pues mira que bien, Weber ya decia aquello de que el Estado (o el poder en si mismo) no es otra cosa, al fin y al cabo, que el monopolio de la violencia, y sabia que no habia descubierto nada de naaa, y eso a finales del XIX.

              Sin duda la bici es un gran invento, el mejor medio de locomocion que descubierto la humanité, hasta los vietnamitas -entre otros- le descubrieron todas sus virtudes gimnasticas, toda una explosion de creatividad..

              • Ahora me he quedado en dudas, si el mejor medio de locomocion ha sido la bici o el caballo. En la cuenta larga, sin duda que me quedo con el caballo. Lealtad, sabe el camino de regreso a casa, tiene percepcion emocional, y en caso de crisis es comestible.

                El pacto de simbiosis que hicieron nuestras especies, hace unos 7 mil años antes del de Nazaret, lo hemos incumplido multitud de ocasiones. Lo mas decepcionante, es que no seriamos ahora capaces de hacerlo de nuevo, ¡no somos nada, una vulgar desfiguracion de lo que fueron nuestros ancestros!.

              • La violencia estructural no tiene que ver necesariamente con el monopolio de la violencia por parte del estado, de hecho la violencia machista seria una estructura de violencia que las feministas denuncian como originaria del problema.
                En lo que nos toca la violencia estructural seria un ente superior, en este caso el estado que condicionan y niegan nuestros derechos politicos y nacionales y que, como decia BGD, por tanto un movimiento de liberacion, pongamos que el MLNV habra de acabar con esa estructura, que BGD llamaba opresion, para ser efectivamente libres.
                En definitiva, el hombre libre no tiene ni bici ni caballo.

                • Pues puede ser. Ni la dominacion se reduce al Estado, ni el poder se queda en el estrecho marco de la administracion.

                  De alguna manera presienta la version sociologista de la definicion.Pero bueno, no me quites el caballo o la bici que es de lo mas cercano tenemos los hombres con minusculas para acercarnos a algunas imagenes de la libertad, no me negaras que es evocadora la imagen de un jinete cabalgango sobre una inmensa estepa verde-primaveral a lo fondo de la luz bajo un cielo inmenso, ¡a que si!..

  3. Punto 8.: “El desarrollo histórico no es otra cosa más que el resultado concreto y dinámico de la lucha de clases y de los pueblos, nada más y nada menos.”

    Ya. Pero a ver si – cuando – pasamos de las palabras a los análisis (de clases) y a las luchas concretas (de clase: la nuestra, la obrera, contra los que están llevando la iniciativa estratégica y táctica, los capitalistas).

  4. Me da que reprimir esta en la esencia del homo sapien, a cualquier chimpance le das un palo y se hace el amo de la manada.

    • Esto, Garikoitz, me desagrada particularmente como aficionado a la antropología porque el Homo sapiens (o el género Homo en general) no somos chimpancés y si queremos comparar con los chimpancés, no podemos olvidar a sus primos los bonobos, con su sociedad matriarcal, pacifica e hiper-sexual.

      Pero yendo a las referencias humanas reales, los pueblos de cazadores recolectores son invariablemente muy igualitarios y horizontales, siendo el egoísmo, el egocentrismo y la violencia interna tratadas como vicios detestables (aunque sí que ocurren). De hecho pienso que nuestra ansia por el comunismo deriva de este comunismo primitivo que ocupa el 90% de la (pre-historia) del Homo sapiens y el 99% de la del género Homo, y para el cual estamos naturalmente adaptados.

      Los problemas (al menos como problemas estructurales y no meros sucesos) vinieron después el desarrollo de la agricultura, en la medida que la población crece y se crean formas de propiedad y privilegio. Problemas que querríamos solucionar en nuestro contexto actual pero que están sin duda muy arraigados en el problema fundamental de sociedades mucho más complejas de aquello para lo que nuestra naturaleza fundamental ha evolucionado.

      No digo que la gente seamos “santos” por naturaleza pero “demonios” tampoco, ni mucho menos. Es un problema social derivado del desarrollo productivo y el crecimiento demográfico.

  5. Fundamental el punto 6
    No es posible una estrategia revolucionaria sin entender el caracter estructural de la represión como origen de la opresión y cuya eliminación, al igual que las crisis que padecemos sólo es posible; la una con la destrucción del estado y la otra con la del sistema.

  6. Interesante Maju, es curioso lo que comentas sobre la agricultura pues determinadas culturas siguen viendola como algo impuro. Clavar un cuchillo a tu propia madre, a la pachamama, a amalurra, a esa que te alimenta, que te da todo, y a la que volverás cuando mueras reintegrandote en ella.

    De ese comunismo primitivo probablemente nos quede en EH el comun(al)ismo de tierras.

    • También hay comunismo primitivo con la primera agricultura (y residualmente lo hay aún en algunos lugares), lo que pasa es que, tal y como lo veo yo, ahí están las condiciones necesarias del proceso de apropiación y jerarquización, que se consolidaría del todo en la Edad de los Metales.

      En cierta manera, esa primera agricultura tribal-comunista, es el primer paso necesario para el feudalismo (o similar), que ocurre una vez que las clases de guerreros, sacerdotes (propagandistas) y mercaderes se forman. Estructuras de tipo comunista pueden fácilmente ser explotadas inicialmente mediante la simple imposición de un tributo regular, p.e., lo que es fácil de observar en la historia reciente de los pueblos andinos en especial (tanto bajo los reyes nativos como después bajo los castellanos). La “cooperativa” tribal sigue siendo comunista pero el sistema en el que es integrada no, desde luego. Y a largo plazo, lo más probable es que el ayllu (creo que se llama así) sea roto en pedazos, privatizado o apropiado por jerarquías estatales (que luego pueden privatizar a su vez).

      Por eso todo el sistema y no sólo aspectos concretos deben ser comunistas y radicalmente democráticos.

      Pero nos estamos yendo fuera de tema un montón.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s