Home

militante

Autor: Borroka garaia da!

Cuando se empieza por primera vez a militar en cualquier tipo de organización generalmente se hace con mucha ilusión, siendo bastante joven y con escasos conocimientos a todos los niveles.

Ese fue mi caso también. Empecé a militar en torno a los 15 años, con cuatro ideas mal puestas, más sentimiento que reflexión y una sensación de euforia.

Prácticamente en ese momento se es un niño, no por la edad, sino porque al igual que los niños durante su crecimiento, se va absorbiendo toda la información (buena y mala) con muchas dificultades para discernir. Es por ello que nos buscamos referentes cercanos que seguir, conclusiones alcanzadas que adoptar sin realizar el proceso de llegar a ellas y generalmente se pone la confianza en algo externo que intentaremos mimetizar. El resultado es una militancia con componentes compulsivos, muy activista y llena de voluntarismo. Podría pensarse que eso está mal pero posiblemente sea una etapa que hay que pasar por fuerza ya que no se nace sabiendo y la militancia en cierta manera es una escuela de aprendizaje que nunca acaba pero si empieza.

El problema es que en Euskal Herria, debido a las intensas necesidades que genera el proceso de liberación nacional y social en la militancia, históricamente se ha potenciado ese activismo de corte compulsivo de cara a lograr la eficacia requerida. La represión ha sido otro factor importante que acelera esa compulsividad y que incide directamente en el proceso de crítica y auto-crítica, verdadero motor de toda organización revolucionaria, rebajando el tiempo para pensar. Siendo eso la fuerza motriz, se puede entender bien que cuando ese proceso se atasca, o no se despliega en toda su extensión, ese movimiento se estanca y se auto-bloquea resultando en un proceso de derrota. Fallos en el proceso de crítica y autocrítica son la base de todas las derrotas históricas de la izquierda. Eliminar la crítica y la autocrítica lleva también al desarme ideológico y a la delegación de tareas de pensamiento que tienen que ser llevadas a cabo por toda la militancia sin excepción ni exclusión.

De lo contrario, se puede pasar fácilmente del centralismo democrático al centralismo burocrático, de la asamblea participativa a la asamblea teledirigida y la militancia convertirse en animales de estructura. Hubo un tiempo en que con leer apenas un par de párrafos de un texto o escuchar un breve comentario de alguien podía localizar si esa persona militaba o no, en que organizaciónes exactamente lo hacía, y si me apuras un poco hasta de que pueblo era y si llegó a pegar los carteles que llegaron el día anterior. Y es que es muy diferente aprender que aprender a aprender. En el primer caso se potencia la memorización y la repetición mecánica de esquemas atrofiando la capacidad militante mediante la creación de clones y en el segundo caso se puede llegar a liberar la fuerza creativa que todos y todas llevamos dentro siendo alimento para el cerebro colectivo.

Pasados los años, me he dado cuenta que conocemos relativamente mal a la militancia que nos rodea, sus sueños, sus ansias más profundas, sus miedos, sus perspectivas en mil y un temas, sus intereses más cercanos.

Hace poco uno del PNV recriminando, dijo que los responsables de la izquierda abertzale debían hacer pedagogía en sus bases. Ese es el esquema vertical de pensamiento que atrofia a las masas y en el caso de las organizaciones a su militancia.

La anti-burbuja militante, la formación política

Desde siempre he oído e incluso yo mismo he dicho alguna vez que la formación política es un elemento fundamental de cara a desarrollar la propia actividad política, conseguir unas coordenadas en las cuales integrar la información que recibimos a diario y conseguir en definitiva conocimientos que en sí mismo se convierten en herramientas para entender e interactuar con la realidad.

En cualquier caso.. ¿Qué supone la formación política?. ¿Acaso reside en la lectura interminable de libros y textos?, ¿En la asistencia a charlas y debates?. Ciertamente todo eso es una parte de la formación política que no se puede obviar y es que mucho está escrito o ha sido pensado alguna vez, al menos asentando unas bases. Entonces ¿En que consiste realmente la formación política que nos interesa?. ¿En estudiar el inmenso legado de conocimiento revolucionario e historia de los pueblos?. ¿En llegar a un estado de intelectualidad amasando todo ese conocimiento?. Ciertamente mucha gente podría decir que sí, que en eso consiste. Sin embargo discrepo parcialmente ya que en mi opinión la formación política, la real, está asentada en la experiencia práctica, la reflexión colectiva y el funcionamiento de tu propio cerebro como una auténtica organización.

Efectivamente, la formación política no es simplemente algo externo a la persona, algo a ser estudiado e interiorizado sino el estado donde a partir de una información o conocimiento adquirido alimenta los mecanismos mediante los cuales se pone a trabajar tu propio cerebro para sacar unas conclusiones. El objetivo de la formación política por tanto sería aprender a pensar por nosotros y nosotras mismas, y poner esos pensamientos en contraste colectivo, volver a adquirir conocimientos y repetir el proceso sistemáticamente.

¿Qué problema existe?. Que muchas veces delegamos ese proceso de formación política porque pensamos (muy mal) que todo lo que podamos llegar a saber, lo sabe mejor otra persona y dejamos en sus manos los mecanismos para sacar conclusiones o simplemente creemos que en un libro o en un documento vamos a leer unas claves que son las que tenemos que seguir. Con esto lo único que se consigue es romper de cuajo el proceso colectivo de pensamiento y se caerá en un activismo poco racional o por el contrario en un dogmatismo teórico muy inflexible. Un contexto político con tantas necesidades y tan vivo e intenso como el vasco, además no ayuda especialmente para encontrar momentos y espacios para el estudio y la reflexión. Uno de los objetivos prioritarios de la represión es precisamente anular la capacidad de pensamiento y por tanto erosionar el proceso de formación política. Que repitiendo lo dicho, no sería simplemente la absorción de conocimiento externo sino el proceso individual de pensamiento alimentado por ese conocimiento y puesto además en manos colectivas en una práctica concreta.

Podría surgir la pregunta…. ¿Entonces que hay que hacer para fortalecer la formación política?. En primer lugar confiar en ti misma. Eres única. Nadie en todo el mundo tiene tu exacta perspectiva. Nadie va a recoger conocimiento de la misma manera que tu lo haces y nadie a partir de ello va a tener un proceso de pensamiento calcado que a su vez crea un nuevo conocimiento que es nueva riqueza para la reflexión colectiva fortaleciendo la formación política de todos y todas.

Por eso, alguna vez que me han preguntado que recomendaría de cara a la formación política he contestado: siéntate y hablemos, cuéntame todas tus reflexiones.

Es por ello que si bien es imprescindible hincar codos en un momento dado, ciertamente las mayores lecciones que he podido aprender y los pensamientos más profundos que he podido recoger han sido de jóvenes llenos de ansiedad, de charlas entre compañeros bajo el manto de la noche, de escuchar al que se cree que no es escuchado y de las palabras que surgen de la preocupación. Y es que las banderas son trapos si no sopla el viento. De la misma manera la viveza de una organización a largo plazo es directamente proporcional a la viveza de cada uno y una de sus militantes y que eso se vea acompañado del mandar obedeciendo en la estructura y no de pedagogías verticales cuando se pueden evitar.

El árbol más fuerte y frondoso vive de lo que tiene debajo

La teoría del caos afirma que los cambios que se producen por un comportamiento aleatorio en un sistema dinámico y la más mínima variación pueden provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. Sucediendo así que, una pequeña  perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a mediano o corto plazo de tiempo.

Imagina entonces el efecto que producen tus acciones, tus pequeñas decisiones y percepciones de la realidad. La liberación de Euskal Herria y sus gentes está en tí. Eres muy importante.

¿Conocemos a nuestrxs amigxs?


¡CONOCE A TUS AMIGOS!
TODOS LOS PROCESOS
DE APRENDIZAJE
COMPRENDEN LA ASIMILACIÓN
Y LA ACOMODACIÓN,
LA APROPIACIÓN
Y ADAPTACIÓN.
AL IGUAL QUE EN TODOS
LOS PROCESOS
DE CONOCIMIENTO,
DISTINGUIR Y COMUNICARSE…
LA COMPLACENCIA
NOS DESEQUILIBRA.
CONCESIONES, CONFORMIDAD,
SUMISIÓN, HIPOCRESÍA.
FÁCIL APRENDIZAJE
EL CONOCIMIENTO
DE LOS ENEMIGOS.
PERO ¿CONOCES A TUS AMIGOS?
¡¡CONOCE A TUS AMIGOS!!

POR ESO NO PUEDES
VOLVER A DECIRME
QUE ESTÁS QUIETO
EN UNA HABITACIÓN
SIN VENTANAS,
AUNQUE HAYAS NACIDO
PARA ENFURECERTE CONTRA ELLOS.
TODO LO QUE NECESITAS
ES UNA MIRADA.
ENTENDER, ADVERTIR,
DARTE CUENTA.
SU NATURALEZA Y CUALIDADES,
PERSONALIDAD Y CIRCUNSTANCIA.
PARA HACERNOS SABER,
PARA COMUNICARNOS.
PERO ¿TUS AMIGOS TE CONOCEN?
¡¡CONOCE A TUS AMIGOS!!

11 thoughts on “La burbuja militante

  1. Izugarria, benetan militante anitzak sentitzen duguna!

    Por encima de las grandes estrategias nacionales e internacionales, las currelas de barrio, de pueblo, que muchas veces en pequeñas batallas conseguimos pequeñas victorias y las más veces dolorosas derrotas, que nos damos una y otra vez contra la pared, es bueno tener la convicción de que sembramos algo, de que formamos parte esencial de la lucha, sabemos que sin proyección, sin aliados en otros frentes de lucha, cuyos avances y derrotas sentimos como propios, no somos nada, pero a la vez, sin ese trabajo continuo de base, los grandes principios se tornan vacíos, huecos, sin alma y crean burbujas que desaparecen con la misma facilidad que aparecieron. Es por eso que no hay atajos, ni burbujas que reflejen el arco iris que perduren. Como gritan por ahí, queremos una vida que merezca la pena ser vivida, esa debería ser la principal razón de hacerse militante.

  2. Aupa, nivel gora. Si llegais a añadirle el apunte de cierta hipótesis sobre las teorías de cuerdas aplicada a las sinergias psicosociales inducidas, sería digno artículo para desarrollar una tesis de doctorado.
    Sin recochineo ¿eh?.

  3. Ados guztiz ados y me gustaria hacer mi pequeña aportacion a modo de recomendacion de un libro: Nuestro Marx escrito por Nestor Kohan. Zaindu.

  4. Kaixo lagunok: El modelo o el perfil de militancia en una organización política responde básicamente al proyecto de sociedad que esta organización aspira construir. Es cierto, a su vez, que el contexto histórico y las diversas coyunturas a las que deben de adaptarse las diferentes formas de lucha condicionan enormemente la manera de entender la militancia y las exigencias políticas, intelectuales y personales (destrezas y gestión de las emociones, …) para su desarrollo.

    No obstante, y como se deduce de la lectura de ciertos pasajes de este artículo, la formación del militante y la atribución de responsabilidades, no es consecuencia de una opción personal, individual del futuro militante sino que su captación y encuadramiento responde unos criterios previamente definidos y gestionados por un grupo de gente que se erige en “dirección política”.

    Las especiales circunstancias en las que se ha tenido que desarrollar la disidencia política en Euskal Herria ha ido configurando unos canales de captación, encuadramiento y cooptación en la dirección política que ha tenido como consecuencia directa la formación de una especie de clan o casta, que ha sido capaz, desde la complicidad mutua de sus componentes, de establecer diversos filtros y mecanismos de corrección (depuraciones) para impedir (en nombre del proceso de liberación nacional y social) el debate crítico interno sobre las ideas y las personas, que por su experiencia en las luchas sociales, la confrontación política, su formación intelectual, las destrezas sociales integradoras, la gestión de las emociones, etc., son más acordes para su desarrollo.

    Es evidente que todas estas pautas obedecen a modelos de dirección política establecen como prioridad el control del poder interno (incluso personal a nivel sectorial) de la organización por encima de la construcción de una organización para la transformación socioeconómica y política del país (…) en el que se inserta su actividad. Un indicio claro de todo ello, en la política de Euskal Herria, es la perpetuación de las mismas personas en los núcleos de dirección o los de reparto del poder (…) en los que podemos, claramente, redes de relaciones de amistad, familiares, corporativos, etc. En el caso de las organizaciones de izquierdas hay que añadir, además, la tendencia constatable de la presencia en las direcciones políticas y sindicales de gentes y personas que por su trayectoria (en muchas ocasiones poco conocida) desconocen la realidad de las luchas sociales de fábrica, campo y de asfalto …

    En cualquier caso este es un debate de gran calado que es necesario abordar desde la perspectiva de clase y en el contexto que deberemos de desarrollar nuestra actividad en pugna permanente con los poderes fácticos económicos, sociales políticos y militares; pero, al unísono, con las estructuras e intereses personales de poder en el seno de la izquierda que han ido mimetizando de la derecha autoritaria los modelos de organización y de militancia en cuyo núcleo se opera una ausencia absoluta de mecanismos de control transparentes y efectivos, así como de la crítica y autocrítica como instrumento de trabajo permanente.

    Efectivaente nos encontramos en una coyuntura y situación histórica de gran importancia para cuyo entendimiento contamos con experiencias históricas propias, no muy lejanas en el tiempo; y con algunos protagonistas de primer orden que han defendido y practicado posiciones en diferentes “orillas” determinantes con resultados diferentes.

    Para finalizar y sin querer trasponer el contenido del interesante artículo escrito por Sergio García en kaos, recojo el título de su escrito para, modificándolo, recoger la sustancia de mi texto: se llama lucha de clases y, también, vive en el seno de tu partido.

    • Por contra, en mi opinión, formar parte de núcleos de dirección o proyección pública en el MLNV en numerosas ocasiones ha sido agarrando por la pechera u “obligando” a gente ante la necesidad de cada momento. no creo que sea un movimiento que se caracterice por que la gente se pegue por aparecer de cabeza de lista de nada. Y esto tiene sus pros y sus contras, como una gran cantidad de cargos públicos a los que su labor les supera.

      • Kaixo lagun: Creo conocer con intensidad y profundidad algunas de las estructuras políticas del MLNV y sus dinámicas internas; lo suficiente como para poder argumentar dialécticamente mis posiciones al respecto, más allá de exposiciones basados en los habituales clichés que no se sustancian en los comportamientos (luchas de poder) que se desarrollan en las esferas “superiores”.

        Sin embargo, pido disculpas por no haber hilado debidamente mi exposición en los parámetros propuestos por el primer ponente. Mi intención era establecer una relación causal existente entre el perfil de la militancia y su práctica socio-política, con la temática de la formación diseñada desde la dirección política (…), la metodología de los debates internos y sus contenidos.

  5. Pingback-a: Enlaces del mes: Febrero 2014 | Regeneración

  6. Aupa! Solo kiero intervenir porque este tema creo ke se le da vueltas no solo en la calle sino en muchos despachos, Cual es la pócima mágica para ke una chavala se monte en el carro de militar por unos ideales prohibidos, perseguidos, estigmatizados, y siga durante 30 años con las mimas o mas ganas y encima se parte el culo..yo no lo se pero conozco a mi mejor amiga desde hace 30 ke si lo ha hecho y dice ke se lo prometió a su amama al verla sufrir al perder la guerra…dice ke keria y kiere cambiar las cosas victima del machismo de la época, y ke en las organizaciones de la izquierda abertzale siempre encontraba un campo para luchar en contra del sistema establecido, ke siempre había debates permanentes y muy encendidos pero luego como en cualquier familia se unían para ayudar al ke mas necesitaba las personas presas políticas, dice ke son otras circunstancias y ke los gaztes decidirán ke hacer como ella siempre lo hizo pese a kien pese porke la libertad empieza por ella misma, pero ke nunca olvidara a aquellas personas mayores sabias ke siempre la protegieron y la enseñaron a ser la ke es, y os prometo ke se la ve sonreir no, reir.Sin mas solo he kerido dar este punto de vista como ejemplo practico y real de muchas personas de izquierdas y abertzales.Besarkada bero bat

  7. Pingback-a: La burbuja militante - elotrokiosko.net

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s