Home

Autor: Borroka garaia da!

Divide y vencerás. Una frase muy común del refranero popular. Su origen se remonta al imperio romano. Para gestionar la ocupación de naciones, el imperio negociaba directamente con cada ciudad ofreciendo distintos derechos, condiciones o castigos. Promocionando a los que cooperaban, a algunas se les concedía autonomía municipal completa; a otras parcial o ninguna. De esta manera, ayudados de la avaricia y la rivalidad, los romanos despertaban el rencor entre los sometidos e intentaban impedir un frente común y levantamientos masivos.

Las organizaciones y movimientos a veces se dividen de una forma natural simplemente porque se llega a un punto donde las diferencias se hacen vitales e insalvables. Ese fue el caso del surgimiento de EAE-ANV rompiendo con el particular aranismo jelkide y conformado por militantes ekintzales que provenían de Comunión, Aberri o no estaban adscritos a nadie. También fue el caso de Euskadi Ta Askatasuna que en primera instancia surgió de la disrupción que supuso la fusión de la histórica Ekin con EGI llegando a abandonarla.

Posteriormente en la izquierda abertzale se han dado tres tipos de divisiones: Las del ámbito culturalista ante la izquierda revolucionaria (Por ejemplo los distanciamientos producidos ante la apuesta socialista revolucionaria de los 60 que es el paradigma ideológico teóricamente vigente del MLNV, o la ya más cercana en el tiempo escisión de Aralar), las del ámbito estatalizante español ante el nacionalismo revolucionario ( ETA berri, MCE, LCR… ) y las de origen táctico o estratégico con mayor o menor diferencia ideológica.( ETA-m – EIA-ETA-pm-EE, movimiento autónomo, CAA ).

Contrariamente a la opinión más o menos extendida de que la división en la izquierda abertzale ha sido siempre producto del posicionamiento ante ETA y pese a que en ocasiones esas divisiones se han escenificado en escisiones e independientemente de la evolución posterior, en mi opinión el abertzalismo de izquierda tiene una división histórica espiritual. Dos almas. Dicho muy sintéticamente y obviando las escalas de grises; El culturalismo de izquierda humanista y el nacionalismo revolucionario de los Argalas y Etxebarrietas. En cada etapa histórica expresado de diferente manera. La unidad popular ha sido la encargada de gestionar estas almas junto a las diferentes expresiones venidas del plural y rico movimiento popular vasco. Lo que ha dado a lugar a una izquierda abertzale y más en general a un campo abertzale y socialista, a un pueblo abertzale de izquierda, plural, amplio y diversificado.

Voy a partir de la tesis de que el peligro actual de división en la izquierda abertzale que se menta profusamente los últimos tiempos tiene una base distorsionada y que puede estar sirviendo precisamente para no dar los pasos en la necesaria cohesión y paradójicamente paralizando el debate y verdaderamente creando división. Enrocando una postura con excesivo celo defendida. El resultado psicológico de ello se traduce en dos factores:

– Sentimiento de desasosiego creciente en amplias bases de la izquierda abertzale
– Sentimiento de rechazo y prescindibilidad

Estos sentimientos tienen la raíz en tres apartados fundamentales

– El cese de un amplio ciclo revolucionario que ha contado con diferentes tácticas y estrategias a lo largo de las décadas sin recambio aparente.
– La incapacidad del socialismo revolucionario para dar respuesta a la coyuntura y adaptarse correctamente, lo cual ha llevado a su bloqueo y supuesta prescindibilidad. Escenificado a veces en auto-disoluciones.
– La escasa labor de gestión de contradicciones en la unidad popular.

Este desasosiego,  de intentar minimizar su trascendencia, de restarle importancia o directamente combatirlo con mas leña al fuego puede resolverse mal y terminar en una frustración histórica de increíble trascendencia y múltiples consecuencias.

Por todo ello, se hace imprescindible:

1- La creación de una pata nueva en la izquierda abertzale ya que es necesaria una organización revolucionaria y socialista autónoma pero partícipe del MLNV y la unidad popular para por una parte mantener la llama histórica del socialismo revolucionario que es parte de la unidad popular aunque no lo es todo, ya que la unidad popular es plural, y para generar, sustentar y alimentar al movimiento popular, entre otros muchos factores.

¿Por qué es necesaria una nueva organización revolucionaria?
https://borrokagaraia.wordpress.com/2013/04/09/por-que-es-necesaria-una-nueva-organizacion-revolucionaria/

2- La puesta en marcha de mecanismos desde una perspectiva abierta para que todos los sectores de la izquierda abertzale puedan tomar a Sortu como propia y unidad popular. Para ello debe ser un punto de encuentro de ninguna estrategia sino el punto de encuentro de los independentistas y socialistas de este país, saber diferenciar entre homogéneo y cohesionado, no promocionar el personalismo ni el discurso único. El MLNV es un movimiento político de liberación nacional y social con trabajo en diversos ámbitos, con diversas organizaciones. Romper la flexibidad organizativa y seguir un modelo clásico burgués de partido aunque se tengan buenas intenciones está abocado a ser parásito de las dinámicas populares y centrado en un ombliguismo institucional y electoral siendo el camino directo más rapido hacia la integración en el sistema ya que un Sortu endógeno a todos los niveles pondría al servicio de una estrategia institucional limitada por el sistema el caudal de lucha popular y la energía del movimiento popular en buena parte neutralizandolas.

Es indiferente que existan compañerxs que no vean necesario hacerlo o incluso se opongan. Porque en realidad en última instancia no está en sus manos. Esto está en manos de los que si creen necesario hacerlo y no hay nada que lo pueda impedir salvo dar el paso hacia ello si hay voluntad.

Tengo aún cierta confianza en que se puede llegar a un MLNV unitario y lo más posible cohesionado si se cumplen estos preceptos, desaparece paulatinamente el miedo a hablar y a la diferencia y se actúa con un mínimo de responsabilidad. Sin prisas pero sin pausas llegados a este punto solo quedaría el cuándo y el cómo.

Si alguien al leer este texto le entra inquietud debería preguntarse qué papel juega en la división y si no está dispuesto a hacer en casa lo que intenta hacer fuera.

31 thoughts on “La división de la izquierda abertzale

  1. Aupa peña! Al intentar compartir en facebook uno de los dos artículos subidos al blog hoy (este de arriba) sale un mensaje de facebook en el que afirma que los enlaces a borroka garaia da! no están permitidos porque no son “seguros” o son “comerciales” o “abusivos”. Siendo eso una absoluta patraña porque ni el blog es comercial y es perfectamente seguro (plataforma wordpress.com), pues por el momento este articulo está vetado de los muros y no se puede poner.

    Intentarlo de todas maneras a ver si podéis ponerlo en el muro pero es que a mi no me deja ni poner el enlace. Eskerrik asko!

    (Nada, me dicen que nadie puede hacerlo, habrá sido algún bug o error técnico)

  2. En mi opinión, el partido de de la IA camina, junto a la coalición, a ser un partido totalmente convencional (ya lo es en las formas) y a pasos rapidos en el fondo, el último ejemplo el de su ntento de ir con ERC a las europeas, despues de que parte de la izquierda mas radical y transformadora del estado arropara su candidatura en las anteriores europeas (detalle muy feo y muy signficativo). Su propuesta se ha vuelto muy aseptica y poco rupturista e imaginativa. Poco compromiso en lo social, con la que esta cayendo… y perdiendo el pie en la calle sino es para el tema “nacional”. En cuanto se diluya el componente de rebeldia y puede que antes de que se ponga en vias de solución el componente mas urgente y sentimental (l@s pres@s) que mantienen hasta ahora unid@s al sujeto activo, yo no dudaria en que a la IA se desgaje por la izquierda con una propuesta tipo CUP mucho mas inspiradora e integra e horizontal para muchos sectores y libre del lodazal donde la IA se ha metido y la han metido en los ultimos 15 años. No hay mas que ver cual era la favorita de much@s en la calle para si haber ido a las europeas. Hay en este video de 10 min cosas y conceptos que ya ni se oyen por aqui… una pena… http://www.youtube.com/watch?v=9VxUn0rXTY8

  3. Completamente de acuerdo BGD. Pero la duda que me asalta constantemente es, de quién depende la creación de esa nueva organización revolucionaria? Bases militantes? Dirección? (Sabiendo que posiblemente esta última se oponga). Entonces, cual debería ser el camino? Tengo demasiadas dudas en posibles escenarios para ello.

    Eskerrik asko!

  4. “1- La creación de una pata nueva en la izquierda abertzale ya que es necesaria una organización revolucionaria y socialista autónoma pero partícipe del MLNV y la unidad popular para por una parte mantener la llama histórica del socialismo revolucionario que es parte de la unidad popular aunque no lo es todo, ya que la unidad popular es plural, y para generar, sustentar y alimentar al movimiento popular, entre otros muchos factores.”

    Esta parte no la entiendo bien

  5. En mi opinion, es impresindible pero YA! esa pata a la que se hace referencia. Porque ademas, es necesaria por un sentido democratico, si estamos de acuerdo en que hay muchos, bastantes sectores que tiene como referencia el marxismo en sus diferentes lecturas y esos sectores no se sienten identicados con Sortu, se les debe dar la posiblidad de organizarse en un colectivo o partido que pueda aportar las inquietudes, propuestas y apuestas de estas personas.
    A nivel personal yo soy capaz de militar y convivir en una unidad popular en la que haya socialdemocratas, anarquistas, nacionalistas etc de la misma manera ellos deben ser capaces de militar y convivir con migo y con el resto de personas que en la IA nos identificamos con el marxismo y el comunismo.
    Las consecuencias de no vehiculizar esto pueden ser dramaticas para la IA o el MLNV. Mucha gente se ira para casa, porque han dejado de identificarse con una IA insertada en el juego democratico burgues. Otra gente ira a grupusculos y sectas desde las cuales no se puede aportar nada. Y como prueba la polemica entre Kimetz y el r que dió cuenta este blog. Y otra gente muy valida de la misma manera que la IA se “modera” se iran moderando, persiendo así un caudal militante extraordinario.
    Yo creo que estamos en un momento historico muy importante y lo de las europeas para mi al menos ha sido termometro de hacia donde vamos que es hacia donde mucha gente no queremos ir. No queremos ser como ERC ni como el BNG. Preferimos ser como CUP, SAT, NOS-UP o Red Roja, preferemos que la IA siga siendo un referente mundial de lucha por la liberacion mundial de los pueblos y el socialismo, no queremos que sea un ejemplo mas de una izquierda moderada, acmodada en la UE y con amistades tan poco recomendables como ERC
    Pero todos y todas tenenmoscabida en la IA. El quid de las cuestion es que la gente que opina como yo y que como dice la reflexion a veces no habla o habla bajito en la herriko porque no quiere que le venga un sortukide a leer lacartilla, tangamos una habitacion nuestra en esta casa comun nuestra que es la izquierda abertzale

    • Me gusta tu forma de enfocar el asunto.

      Eso sí, no nos vamos a engañar, por lo menos en el entorno que me rodea la gente más crítica, paralizada,… no son los ML sino la gente que no entiende el cese de toda actividad violenta de respuesta (y estos no necesariamente son ML), gente que se siente huerfana de referentes ideológicos una vez que ETA baja la persiana,…

      Y es agente, con las CUP, Red Roja o el SAT tendrían el mismo problema, ya que su apuesta es radical en el fondo (a mi me gusta mucho) pero pacífico en las formas, y aquí hay mucha gente que no acepta eso.

      • Yo de todas maneras no iba por el tema de la lucha armada. En ese tema yo al menos no me siento capaz de decir nada porque pienso que son quienes la han practicado quienes deben decir que hacen con su militancia, yo no soy quien para decirle a nadie que debe hacer.
        Yo iba en el sentido que en la actual estructura que se esta creando, porque espero que lo que hay no sea lo definitivo, no tengan posiblidad de organizarse las personas quetiene (tenemos) como referente una organizacion organizacion revolucionaria, socialista y que sedefina sin tapujos como comunista.
        Y luego en la unidad popular se llame sortu o como se llame podamos convivir todos aportanto al proceso

        • No creo que el articulo vaya en sentido de una organizacion comunista, ya las hay, sino del legado de organizaciones ya disueltas.

  6. Creo que esa nueva organización revolucionaria debería poder aglutinar a los distintos sectores revolucionarios dentro de Euskal Herria siempre bajo unas premisas. Personalmente creo deberia/podría entrar gente que se define como comunista (con sus variadas escuelas) como gente con un pensamiento mas libertario. Al final, de lo que se trataría es de construir una organización que supiese recoger las mejores teorias y experiencias que ha parido el socialismo revolucinario, elaborar una teoria socialista vasca propia y aplicarlo en el contexto de Euskal Herria en el seno del movimiento de liberación.
    Joder! CUANDO EMPEZAMOS!!!!!!!!!!!!!

    • Si eskerrik asko por corregirme, efectivamenteno me referia a un PC al uso ni a una organizacion comunista clasica,sino a una organizacion revolucionaria vasca, feminista, independentista, socialista, marxista que pudiese aglutinar a quienes no nos sentimos comodos en la socialdemocracia a la que parece va abocado Sortu. Socialdemocracia o lo que sea, pero no va hacia una izquierda revolucionaria anticapitalista, rupturista que creo queesel sentir de muchisima militancia de la IA yel por el que existe este desasosiego

  7. Muchos nos sentimos identificados con el común sentir de las aportaciones incluidos matices y visión de la necesidad. ¡Que buenas son las crisis! Las de afuera y las de adentro. Personalmente creo que de algún modo ya estamos empezando a construir (¿Reconstruir?). Claro que eso no parece que pueda tener las formalidades de organizaciones creadas para el debate parlamentario. Y por supuesto, con toda la paz del mundo, creo que hay quienes definitivamente ven acercarse el momento de hacer la 3ª parte de aquella Asamblea. ¿ O no?

  8. Yo no me termino de empanar: Si en la nueva estrategia vamos de la mano de digamos ea, y por lo tanto el camino, por ahora, es reformista, ¿como va a participar esta nueva organización revolucionaria de esa unidad?

    Una de dos, o se quiere reforzar el componente teórico y dialectico de sortu desde dentro (como lo están haciendo algunas grupos) pero sin salirse de la nueva estrategia, o se crea una organización paralela que no participa de la estrategia (lo que desde mi punto de vista puede resultar necesario)

    Si no, ¿esta organización se va a acusar de reformista a si misma?

    ¿O solo estamos hablando de la forma de funcionar de la unidad popular representada por sortu, tal y como explica el enlace que he puesto?

  9. No entiendo muy bien lo que propone el artículo pero creo que sí lo que subyace. La presencia de EA, un partido socialdemócrata, y la propia deriva de Sortu hacia posiciones posibilistas descolocan el conjunto de EH Bildu hacia el centro-izquierda o izquierda moderada posibilista, cuando la base, al menos en gran medida, tiende a posicionarse mucho más radicalmente en una izquierda revolucionaria. Si Sortu no fuera tan proclive (a veces al menos) hacia el posibilismo, así como a el centralismo o monolitismo en la toma de decisiones, y/o si en EH Bildu hubiera fuerzas a la izquierda de Sortu que equilibraran la tendencia (táctica o estratégica?) hacia la socialdemocracia burguesa, creo que todo el mundo estaría más contento.

    Ahora bien no entiendo qué exactamente se pretende por una “nueva organización revolucionaria”: estamos hablando de un partido, de un “think tank” o red de debate y organización vanguardista-revolucionaria basada en el movimiento popular (o parte de éste) o qué? La idea de partido fue lanzada por Eusko Ekintza pero parece que no ha cuajado (no sé por qué exactamente pero quizá por precipitación y personalismo, especulo) o sea que quizá fuera mejor pensar en algo menos formato “partido” y más formato red-movimiento-corriente.

    Sin más: simplemente mis pensamientos deshilachados.

  10. Maju, contestando a tus dudas, me inclino más por una organización que sea una mezcla entre organización de cuadros (con militantes altamente preparados y comprometidos) y organización de masas (donde aglotuinar a todos los sectores revolucionarios). Lo que sí que creo debería tener, es presencia en el seno del MLNV y fuere de éste, haciendo un trabajo en doble carril, y con su propia proyección pública pero dentro de un mismo movimiento.

  11. Me suelo preguntar sobre cual es el porcentaje de personas en esta web y en otras que dicen como debería ser SORTU y que son militantes de esta organización.
    ¿ Llegará al 10% ?

    Siempre es mas fácil no formar parte de algo y quedarse al margen valorando su discurso y su práctica que participar y pontificar sobre lo que hay que crear , lo que nos va a independizar y emancipar , lo que nos va traer la felicidad humana en la sociedad menos imperfecta de todas , etc . que intentar aportar dentro de esa organización para que las cosas sean como uno cree que deben ser.
    Pero la militancia en la IA siempre ha sido muy exigente y no es fácil para nadie asumir posturas que no se comparten.
    Y eso es algo que conlleva cualquier militancia política , sindical , cultural ….
    Recuerdo como si fuera ayer a Jon Idígoras cuando se refería con alegría a HB como el ejército de Pancho Villa.
    Quienes dimos muchos de los años jóvenes en aquellas asambleas ” de pueblo ” ( el pueblo eramos nosotros solos , naturalmente ) también podríamos escribir enciclopedias sobre decisiones verticales, desde “el mas allá ” , votaciones a no considerar , jefes de jefes……
    No leo a nadie de los que se quejan de la actual IA (de Sortu ) hablar sobre ninguna mejora en cuanto a la cuestión organizativa , la toma de , el papel del militante censado y que aporta trabajo , ” el comisariado político ” , etc.

    Puede que esa deriva se esté produciendo pero después de tantos años de naufragio mientras se proclamaba a los cuatro vientos que la singladura era perfecta y el horizonte tan cercano …………..

  12. Unai, creo que el artículo al que te refieres y que hoy se publicaba en Gara , no pide ningún cambio ideológico. Creo que más o menos está en la misma línea de lo que tanto se crítica a Sortu. Su crítica va más hacia la forma y funcionamiento que se debería de seguir en Sortu. Para entender mejor el artículo hay que conocer la trayectoria de la IA en Gasteiz.
    En cuanto a la necesidad de una organización revolucionaria, creo que, efectivamente es muy necesaria y a medida que pase el tiempo, lo será cada vez más. Estoy en Sortu y lo que veo en las asambleas es una ausencia total de crítica. La gente parece muda. A veces tengo la impresión de que esas bases tan revolucionarias han desaparecido de repente o han sido abducidas por la socialdemocracia, el fervor institucional y ese dejar de sufrir que todavía no sé lo que implica. Si alguien plantea un debate serio, de fondo, los demás le miran como si estuviera un poco loco o loca, o como si escondiese el maligno deseo de cargarse la asamblea. Y si se crítica la falta de interés por movilizarse ante temas sociales y las consecuencias de la crisis la falta de argumentos es total. Esa actitud se da sobre todo, no en la mesa que lleva asamblea, sino en la base militante que luego toma un pote y se va a casa. Sin embargo, muchos de los que callan, fuera de Sortu y de las asambleas, se convierten en revolucionarios natos y más combativos que nadie e incluso en marxistas de pro. Esto ocurre no en una sino en muchas asambleas y en grupos de lo que se llama el movimiento popular. Estoy muy cansada de estas actitudes, porque me hace desconfiar del factor humano, de la falta de formación de la militancia que debilita el compromiso revolucionario y me hace perder la esperanza en la fuerza, dentro de la IA e incluso dentro de Sortu, para crear esa organización o corriente de opinión que sirva de fundamento, de confrontación y de choque a la tendencia socialdemócrata . Esta opinión está basada en la observación durante un año. Y quiero dejar claro que en esta opinión no me refiero ni toco el tema de la lucha armada. Habló desde el plano ideológico y desde la dialéctica de lo que es defender una postura revolucionaria y una crítica. Por lo tanto mi corazón me dice sí a una organización revolucionaria…después me asalta una pregunta con difícil respuesta. ¿Cómo?

  13. Antes debatiendo con un compañero sobre la necesidad o no de una organización revolucionaria de clase en la Izquierda Abertzale, me ha esgrimido una serie de argumentos para rechazar la creación de dicha nueva estructura, y eran los siguientes:
    – Por un lado, se piensa que Sortu ya es esa organización de clase, y que es revolucionaria, y que además, ya realiza las tareas de coordinación, alimentación y creación de dinámicas populares.
    – Por otro lado, se vislumbra a LAB como la organización socialista que hace el trabajo constante de reflexión entorno a como desarrollar el carril hacia el Estado socialista vasco.
    – Además, se valora con cierto temor que papel debería jugar esa nueva organización, ya que actualmente cada organismo tiene su espacio de trabajo y podrian existir choques entre líneas o se podrían dar dirigismos.
    – Por último se ha puesto en valor que hoy por hoy, la estrategia de liberación pasará SI o SI primero por la consecución del Estado Vasco y una vez creado, se luchará por el socialismo.

    Se abre el debate!!!

    • 1. Un extracto del articulo enlazado. ¿Por qué Sortu no es “organización revolucionaria”?

      – La izquierda abertzale y su espectro sociológico y político es plural. Comunistas, socialistas, libertarios, libre pensadores y socialdemócratas… Gentes honestas abertzales y de izquierda con diferentes intensidades ,tendencias y experiencias de los sectores populares de este país. De ahí surgió la unidad popular. De la unidad en torno al proyecto independentista y socialista.

      – La unidad popular, ha sido, y como no podía ser de otra manera, un mero acompañamiento del movimiento popular. Imposibilitada en alto grado para generar, sustentar y alimentar a éste. El movimiento popular es clave de cara al desarrollo del proceso del liberación nacional y social. La unidad popular ha sido alimentada por el movimiento popular y no al revés. Lo cual es perfectamente lógico e imposible de revertir porque precisamente unidad popular significa eso; Receptor de los diferentes ámbitos de lucha. La unidad popular es fuerte si el movimiento juvenil, obrero, estudiantil, feminista,ecologista, cultural y popular es fuerte y no en sentido inverso. El mantenimiento del MLNV como movimiento con diferentes expresiones organizativas como la organización revolucionaria y su autonomía correspondiente, siendo la unidad popular el punto de encuentro de las diferentes luchas asegura entre otras cosas la capacidad de incidencia del movimiento popular y la pluralidad de la izquierda abertzale imposibilitando volverla monolítica y endógena.

      – La unidad popular no puede abarcar ni centralizar la lucha obrera sindical, el movimiento juvenil, el sindicalismo estudiantil, la lucha feminista, la lucha internacionalista etc… Se necesitan herramientas organizativas autónomas para tal labor. De la misma forma no puede abarcar y centralizar la lucha revolucionaria global del movimiento popular, ni darle perspectiva estratégica exógenamente, ni el recorrido histórico del socialismo revolucionario para lo cual también se requiere herramientas organizativas autónomas. Eso no significa que la unidad popular no tenga discurso ni práctica en todos los frentes pero sería absurdo plantear por ejemplo que iniciativas de cara al ámbito juvenil realizadas por la unidad popular pudieran suplantar a la organización revolucionaria juvenil. Serían complementarias en todo caso.

      – La unidad popular no es igual a MLNV. El MLNV es un movimiento político de liberación nacional y social con trabajo en diversos ámbitos, con diversas organizaciones. Romper la flexibidad organizativa y seguir un modelo clásico burgués de partido aunque se tengan buenas intenciones y se intente abarcar trabajo fuera de los ejes de partido clásico está abocado a ser parásito de las dinámicas populares y centrado en un ombliguismo institucional y electoral siendo el camino directo más rápido hacia la integración en el sistema.

      – Buscar la cohesión ideológica global en la unidad popular hace que los mínimos común denominadores a acordar se conviertan a la larga en máximos para todos. Desplazando a los amplios sectores socialistas revolucionarios en el caso de que no estén organizados. Una unidad popular endógena a todos los niveles pondría al servicio de una estrategia institucional limitada por el sistema el caudal de lucha popular y la energía del movimiento popular en buena parte neutralizandolas.

      – Recordemos que hablamos de una organización revolucionaria, y no de un partido de masas electoralista que debe llegar a amplios sectores sociales. La organización revolucionaria debe activar a la sociedad sin partidismo y dar cuerpo a ese “eco-sistema” donde se recogen los frutos.

      2. LAB es un sindicato, nada mas nada menos. Con casi 0 curro fuera del entorno laboral.

      3. Al contrario, reforzaria la pluralidad

      4. Eso es falso. La lucha por el socialismo es diaria en todas la organizaciones de la IA desde hace medio siglo.

    • Muy reveladoras esta síntesis y la respuesta que le sigue, mila esker.

      Para mí un punto clave es el nº 4:

      “Por último se ha puesto en valor que hoy por hoy, la estrategia de liberación pasará SI o SI primero por la consecución del Estado Vasco y una vez creado, se luchará por el socialismo.”

      A mí entender esto es una desviación burguesa de calibre y extremadamente preocupante (no veo ninguna razón para priorizar una o la otra, excepto quizá de forma táctica, nunca estratégica). Además creo que no se darán las condiciones para la independencia sin revolución socialista de algún tipo (ya se ve bastante claro, no?)

      En esencia el punto 4 contradice al 1, que clama que Sortu es una organización revolucionaria y de clase.

      Respecto al punto nº 2, no veo ninguna razón por la que la lucha revolucionaria deba de ser relegada exclusivamente al sindicato, por muy bien que se lo hagan. Además como dice la respuesta anterior, los sindicatos carecen de presencia más allá del ámbito laboral (por ejemplo entre el creciente colectivo de gente en paro más o menos perpetuo) y ni parecen un referente para éstos, ni parecen querer extender su cobertura hacia estos sectores cada vez más centrales.

      Respecto al punto 3, lo ideal, entiendo, sería que efectivamente Sortu fuera ese punto de convergencia revolucionaria y abertzale amplio, es decir: la “unidad popular”. Pero en la medida en que se niega a ser de hecho revolucionario y amplio inevitablemente fuerza la formación de algún tipo de organización que cubra las necesidades políticas de quienes ven la lucha de clases como central, incluso de cara a la independencia. A medio plazo adoptar este tipo de posiciones monolíticas es como pegarse un tiro en el pie y después tratar de avanzar a la pata coja.

      • Hay una desviación peor que esa, cuanto más peligrosa. Es la de “pensar “como son las dos caras de la misma moneda, la lucha por uno automáticamente nos hará avanzar en el otro”. Pues no, una independencia “sin más” no garantiza que estemos más cerca del socialismo. Ahora sí que estamos más cerca, pero es por el potencial socialista revolucionario que hemos creado en 50 años de lucha (desde las primeras teorizaciones a mediados de los 60). Pero si perdemos ese potencial para sacrificarlo en aras de una independencia interclasista… davaluaremos ésta también. El carácter socialista de la indepndencia lo estamos determinando ahora mismo, no es socialista porque sí (como se repite muchas veces , porque el “socialismo indetitario” está basado en nosequé tradiciones del auzolan y del derecho pirenaico).

        Independencia-socialismo es una relación dialéctica, somos notros la que tenemos que hacerla simbiótica. Y ésto parece que no lo está entendiendo la izquierda abertzale actual, todo con conceptos asépticos como “aldebakartasuna”; “eragileen metaketa” y demás (pero mirando la vista siempre en el tema nacional y el interclasismo).

        • Lo que tú dices es, con matices, lo que quería decir yo con otras palabras: si se ha avanzado en crear condiciones para la independencia, ha sido por la lucha de clases y el proyecto socialista que conlleva (y el movimiento popular diverso que se desarrolla tan creativa y complementariamente en torno a todo ello). Y abandonarlo o dejarlo en un segundo plano casi con certeza debilita la lucha independentista, puesto que claramente no hay sitio para una Euskal Herria independiente en el Imperio Capitalista (y pensar lo contrario es ser extremadamente ingenuo).

          Respecto a lo que dices del auzolan y el derecho pirenaico, no tengo una opinión contraria a ellas, al contrario: son formas “primitivas” de desarrollo social propio (yo no las consideraría tanto “socialistas” sino “progresistas” en su contexto histórico) que hay que valorar en sus justos términos y no desdeñar tampoco. Como le decía a algún otro hace no mucho, aquí ha habido guerra de clases y conquistas sociales en época preindustrial también (la bagauda sobre todo, sin la que no habría Euskal Herria en absoluto, con su lengua pero también con su auzolan y formas legales propias más progresivas que las de nuestro entorno) y eso hay que estudiarlo y valorarlo en su justa medida. Y lo que pueda adaptarse o mantenerse de todo ello bienvenido sea.

          Pero no estaría nada bien que esas tradiciones valiosas, esos fundamentos parciales de la Euskal Herria actual y su lucha, se usaran para ralentizar la lucha de clases en plan socialdemocracia nacional.

          Además ahora no es tiempo de medias tintas. Porque el ciclo en el que estamos no es adecuado en absoluto. En este momento el Capitalismo está más agresivo que nunca, al menos desde tiempos ya olvidados por los vivos y no dejará hueco ni para medias-tintas social-reformistas ni para aventuras independentistas. No tenemos sitio, ni como pueblo ni como clase, en el orden capitalista actual ni en el predecible, o sea que no hay más opción que subvertirlo, que hacer que las cosas cambien. Por pura supervivencia como nación, como clase e incluso como especie muy probablemente.

          En el fondo hay un profundo error de evaluación: hemos crecido en un mundo en el que el capitalismo era fuerte y próspero e incluso se permitía el “lujo” (por necesidad dialéctica, sí) de repartir migajas significativas de esa prosperidad a amplios sectores de la clase trabajadora. Pero eso se ha terminado y no creo que vuelva jamás: volvemos a las raíces salvajes del Capitalismo pero con una realidad social, cultural y tecnológica muy cambiada respecto a aquellas épocas, lo que genera una tensión de clase muy intensa que seguramente sólo puede resolverse de forma revolucionaria. Lamentablemente para muchísima gente, incluidos al parecer muchos autodenominados revolucionarios, la experiencia les enseña que el sistema es “indestructible” pero “flexible”. Y esto es una lección que ya no sirve: el sistema se ha vuelto en pocos años tremendamente rígido y por ello frágil.

          Sin embargo el análisis estratégico no ha cambiado y eso es una debilidad tremenda que sólo puede jugar en las manos de la oligarquía burguesa. Esto no sólo pasa aquí claro pero mientras, digamos, el PCE/IU y similares, llevan décadas con ese análisis derrotista y pseudo-posibilista, aquí se ha tenido un análisis y una estrategia mucho más confrontacional. Y casi de pronto, justo cuando esta confrontación debiera ser más intensa, cuando tiene más posibilidades de afectar al desarrollo histórico, la paramos y nos dedicamos a politiquear.

          Quizá estoy exagerando un poco en esto último (algo sí que se hace en términos de lucha de clase y relacionadas – y más vale poco que nada) pero es para que se entienda mejor. Lo que falla no es tanto lo que se hace sino el análisis de la coyuntura histórica en la que nos encontramos.

          Igual no es más que nuestro propio subciclo dentro del ciclo pero, en lo que a mí respecta, me parece que hay un error de análisis fundamental que debiera de cambiar cuanto antes.

          • Es cierto lo que dices, pero debemos fijar la vista en cosas concretas. El ciclo expansivo del capitalismo, así como la caída del Bloque Soviético han hecho que dentro de la izquierda abertzale prevalezca.

            Y eso es lo que ha traído, paulatinamente, el desgarro ideológico: por un lado hay una ausencia de proyecto alternativo (nos guuste o no, era un proyecto alternativo), y por otro lado la ascención de cierta “aristocracia obrera” dentro de la izquierda abertzale.

            Mira, Maju, yo ya me he aburrido de oír las mismas palabras en las estructuras de la izquierda abertzale: “marko demokratikoa”, “aldebakartasuna” (¿esto qué es, cómo se plasma en la lucha de clases?), “indar metaketa” y lo que sea. Lo que nunca he oído es nada del poder, de la cuestión del poder, de la toma del poder (necesaria para levar a cabo las tranformaciones económicas). Incluso se habla de “sozioekonomia” cada vez más, estos términos asépticos que no sé quñe aclaran. ¿Realmente nos estamos tomando en serio el tema del socialismo? Porque socialismo es la imposición de nuestras relaciones económicas, tranformar la sociedad desde su infraestructura. Yo que soy muy old school digo “sin el poder todo es ilusión”: Porque eso de crear “contrapoder” y “alternatibak eraiki” está muy bien, pero como instrumentos hacia una revolución, hacia la transformación, no como fin en sí que perpetue un modelo de dependencia (ya lo decía Lenin “dictadura del proletariado y toma de los medios de produccion por parte del proletariado” y en su famosa polémica con Kautsky, en al que decía que los Soviets debían de convertirse en órganos de poder, no como meros “órganos de contrapoder”, que al final derivan en apéndices).

            ¿Nos hemos dedicado a esto? ¿Nos hemos dedicado siquiera a PENSAR ésto? No,. nos mola lo de “alternatibak eraiki” (se teoriza mucho sobre esto desde la parte radical). O sino lo de “eraldaketa soziala” (otra palabra aséptica). Y esto en parte es debido a que se ha perdido la perspectiva de la lucha de clases, se ha perdiodo la perspectiva de esta lucha como una lucha política. El problema de la izquierda abertzale no es estratégico, es ideológico (nos costará decirlo, y nos dolerá, pero así es): Y en efecto, en la izquierda abertzale, también entre la aprte “antisistema anticapitalista” se ha dado ese olivido de la lucha de clases y esa incapacidad para ir hacia el socialismo; bien por factores provocads por el enemigo (represión), bien por prioridades (dinámica de respuesta), pero también por debilidad ideológica propia; por ejemplo la aparición de la llamada “Multiplicida de sujetos”. Las teorizaciones van más en el sentido de pensar un lifestyle alternativo (no al comsumo, ecología) que en derrocar al capitalismo. (No se si me explico bien, pero me parecen concepciones ideológicas de clase media).

            Y aquí llegamos al hecho del auzolan y el derecho pirenaico. El auzolan, en sus diferentes formas está en muchos países (en USA son muy aficionados al trabajo comunitario); por ejemplo yo eh estudiado mucho a los pueblos eslavos, y ahí los campesinos también tenían . Otra cosa que es que se teorice en un sentido de “característica socialista del pueblo X” (que en varios escritos se defendían cosas parecedas para justificas el “socialistmo identitario”). Yo, además de utópico, ese comunialismo semi-agrarista (idealización de los puebklos pequeños, igual que el cosmopolitismo espalñolista pero a la inversa) lo veo como una regresiójn en la lucha de clases (no se sostiene en la lucha de clases,sino pretende hacer desaparecer un antagonismo, esto es cae en el idealismo).

            Por otra parte, lo veo como heredera de una concepción nacionalista, esto es idealista (que no abertzale,m ya que esto tiene un significado diferente). Esto es, deci que “Los vascos tradicionalimente nos orrganizamos así, porque sí, porque somos la hoatia, y esta es nuestra manera genuina de organizarnos” (y ya el descojono padre es cuando se intenta hacer ver que el Estado de Nafarroa Osoa “promocionaba” el auzolan). Hay pocos esfuerzos para analizarlo como inserto desde el prima del materialismo histórico: esto es el auzolan sería producto de las relaciones sociales de entonces, una respeusta dada en unas condiciones (como he dicho, no se da sólo aquí), una “fase histórica” o mejor dicho una de las respuestas en una fase histórica.

            ¿te acuuerdas la otra vez que mencionamos al Partido Comunista Ruso y al Partido Comunista Ucraniano? Yo en este punto los encuntro sorprendetemente similares a la izquierda abertzale. Ellos tambiñen están convencidos de que “en el fondo Rusia/Ucrania es socialista, porque el pueblo ruso/ucraniano es colectivista”. Ellos también hacen una interpretación nacionalista, “nacionalista soviética” poruna parte (no es un tñermino exacto, ya lo sé), y por otro lado “nacionalista eslavo-oriental”*; están convencidos que el pueblo eslavo oritetal está de por sí orientado al socialismo. Y eso les lelva en parte a tener esas posturas interclasistas y “defensivistas” que a veces tienen. Y opr otro lado hay que tener en cuenta que elos han formado parte de un Estado socialista hasta 20-25 años, de uns Estado socialista de referencia, con lo cual pueden acentuarse esas sensaciones de “en realidad somos socialistas, vo,veremos a nuestro camino correcto tarde o temprano”, que al final justifican el interclasismo, por tanto que se identifica de manera un tanto automática “Rusia/Ucrania” con “socialismo; por cierto igual que aquí se identifica “Euskal Herria//independencia” con “socialismo” de manera automática . Eso es una autopista hacia el interclasismo

            Por eso sonaba a risa que Dabi Lazkanoiturburu dijese que “en Ucrania no hay izquierda”, como si aquí fuesemos la hostia en verso.

            *Ojo con los términos, no he sicho “Nacionalista rusa”: El PC de Ucrania no pretende de ningún modo ni rusificar Ucrania, ni que Ucrania sea una provincia de Rusia, como muchas veces se vende o se malentiende.

            • Sí, entiendo y comparto en gran medida lo que dices. Hay una pérdida de rumbo generalizada, no sólo aquí pero (y ese es nuestro problema más directo) también aquí.

              Pero el mayor problema, me temo, es el tiempo en que se produce y agudiza esa pérdida de rumbo, que no es sino derrotismo posibilista, lo maquillen como lo maquillen. Porque igual en los 90 o al principio de éste siglo se podía entender pero ahora es tan palpablemente ineficaz que da grima. Y ya vamos para una década de esta crisis sistémica profunda (con todas sus consecuencias humanas y sociales y la amenaza cada vez más definida del fascismo puro y duro).

              Por ello a mí me parece urgente la (re-)organización antagonista. Porque incluso partiendo del posibilismo reformista, al final no hay otra opción. El famoso “comunismo o barbarie” es ahora (no lo ha sido siempre pero ahora sí, sin duda).

  14. ez dot uste web bat leku onena denik honetaz berba egiteko, baina, eztabaidarako gune baten falta dela eta neure iritzi xumea emango dot, Ezker abertzaleko militante batena:

    Nire aburuz arazoa motz motzean zertan datza; ba MLNVa azken bi hiru urteetan bost edo sei hanka izatetik(askapena sartzen badugu) hiru izatera pasa dela.Aldaketa hau ez dakit non eta nork erabaki zuen, baina argi euki orain momentu honetan ez dagola eztabaidagai!.

    Lehen Zuzendaritza politikoa hanka hauetako ordezkariz gehi hanka hauetariko batean ez zeuden pertsonaz(haien eginkizun bakarra euskal estatu sozialista lortzeko estrategia eraikitzea zena, epe luzera eta iraultzaren dimentzioan) osatua zegoen.

    Gaur egun sortuk bere burua EA-ko zuzendaritza politikotzat ezarri du, eta hau da niretzat arazo larriena(HB ez zelako inoiz izan zuzendaritza politikoa), egunerokoan epe motzera begira eta baldintzatuta(hau da dimentzio burges eta instituzionalaren nondik norakoetan) lan egin behar duten pertsona berdinek(erakunde berdinek) epe luzerako estrategia eta dimentzio iraultzailea burutu nahi dutela.Azkeneko hau da niretzat ezinezkoa dena.

    Ez dakit ondo azaldu naizen, baina zuzendaritza eta herritarron batasuna ez da berdina nire aburuz, eta sortu ezker abertzalearen etxe komuna izan behar du, danon etxea, baina ez zuzendaritza. Eta danon etxea izateko inposaketa eta eztabaida eza ez dira bidea.

    Barkatu txapagatik baina blog honetan zein bertoko artikuluetan sorturi egozten zaizkion akatz edo arazo nagusiak deskribaturiko antolakuntza ereduaren ondorio direla deritzot.

  15. Es posible un ala revolucionaria en la IA? Quisiera recordar que en el mal llamado proceso de debate de sortu, no se permitieron tomar parte a corrientes autonomas, algunas de ellas integradas en la IA desde siempre.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s