Home

Marcha-Mapuche-e1349774212573

Tito Tricot, ALAI, América Latina en Movimiento

A un mes desde que se inició  la huelga de hambre de prisioneros políticos mapuche

El silencio del hambre es tan profundo como el aroma de las orquídeas. Hiere la mirada, aquella que intenta lacerar la conciencia de un país que mira hacia otro lado, después de todo –como ha sucedido históricamente– la muerte de un mapuche es un modo particular de plasmar la idea de que el conflicto en el sur es un problema arqueológico. El mapuche vitrificado en el tiempo y en el espacio: un problema del pasado, acaso una brizna perturbadora que solo amerita atención de tanto en tanto para asegurarse que el mapuche no se despetrifique, que no despierte de su supuesta hibernación. Entonces, hay que acallarlo, silenciarlo con más silencio y, por sobre todo, con violencia. Pero el Estado chileno no entiende, ni nunca ha entendido, que el mapuche sabe mucho más de silencios que las clases dominantes, porque de alguna manera ha sido forzado a convivir con éste, a susurrar sus iras, a cubrir sus pisadas, a desplazarse en la noche para alimentarse de más silencio. Pero el silencio mapuche nada tiene que ver con sumisión o rendición, muy por el contrario, es una cascada de silencios que mediante su lucha se convierte en un grito de alerta para que todos sepan que el mapuche nunca ha estado fosilizado. Y esos gritos emergieron con más fuerza en las últimas dos décadas interpelando al poder chileno el cual, desconcertado, recurrió a la represión y a una guerra de baja intensidad que hizo trizas los silencios.

Una de las consecuencias de la violencia estatal son los presos políticos mapuche que, aun habiendo juicios formales, son condenados de antemano por su condición indígena. Se les aplica la Ley anti-terrorista y se utilizan testigos secretos que aportan dudosas pruebas para, finalmente, en rituales ensayados con anterioridad, los acusados sean sentenciados y encarcelados. Es este el contexto en que debe comprenderse la actual huelga de hambre de tres comuneros mapuche en el presidio de Angol. Leonardo Quijon, Cristian Levinao y Luis Marileo demandan la revisión de sus causas, el traslado al Centro Penitenciario de Estudio y Trabajo de la ciudad y el indulto humanitario de José Mariano Llanca, aquejado de una grave enfermedad. En este último caso, el ministro de justicia, José Antonio Gómez, ha puesto en duda la condición de salud de Llanca, solicitando nuevos informes médicos. Es curioso y sospechoso que se trate de esta manera a una persona a quien le quedaría poco tiempo de vida cuando en ocasiones anteriores la misma coalición política ha indultado a violadores de los derechos humanos. En 2005 el presidente Ricardo Lagos, en el más absoluto de los secretos, procedió a indultar al suboficial de ejército Manuel Contreras Donaire, uno de los asesinos del dirigente sindical Tucapel Jiménez en 1982. Este fue secuestrado y degollado por agentes de la Dirección de Inteligencia del Ejército. Llanca no ha plagiado ni matado a nadie, sin embargo se le niega la posibilidad del indulto por razones humanitarias, los mismos motivos esgrimidos por Lagos para indultar al militar. Y, por cierto, el argumento humanitario fue también el recurso utilizado por el ex presidente Eduardo Frei para lograr la libertad del dictador Pinochet. La vida de un mapuche vale menos, al parecer, que la de asesinos como Pinochet y Contreras.

Y que vale menos queda en evidencia ante el asesinato de cuatro comuneros mapuche: Alex Lemun, Matías Catrileo, Jaime Mendoza, Rodrigo Melinao, y el desaparecimiento en 2005 del joven de 16 años José Huenante. Los responsables de los crímenes son carabineros, pero ninguno de ellos está preso, aunque el jefe de la Octava Zona de Carabineros, general Iván Bezmalinovic, recientemente reconoció su responsabilidad de mando en la muerte de Jaime Mendoza Collío, ocurrida en 2009. Estos tardíos reconocimientos no conducen a aclarar los homicidios ni a encarcelar a los culpables, pero sí son parte de la violencia simbólica ejercida sobre el pueblo mapuche. Porque, por un lado, se reprime violentamente a las comunidades y al movimiento mapuche y, por el otro, se urden palabras y discursos que aparentan preocupación, pero que en los hechos constituyen una burla. El general se jacta de su responsabilidad de mando, pero ni renuncia ni acepta ser sometido a juicio por su accionar.

El silencio del hambre es tan profundo como el aroma de las orquídeas y puede llevar a la muerte, particularmente por la intransigencia de un gobierno que detesta la indianidad sublevada. Ha transcurrido un mes desde el inicio de la huelga de hambre y solo ahora, debido a las movilizaciones de los propios mapuche, se ha fragmentado el silencio oficial y obligado a las autoridades a conversar con los huelguistas, aunque sin resultado alguno. Sabemos que para algunos la memoria es convenientemente frágil y hermana del silencio y de la impunidad, no obstante no podemos sino evocar la huelga de hambre de prisioneros irlandeses en la cárcel de Long Kesh en Irlanda del Norte en 1981. 10 huelguistas, miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA), fallecieron en esa oportunidad. Su líder, Bobby Sands, murió a los 66 días de huelga. El 5 de mayo fue su deceso, y ahora en el mismo mes –33 años después– tres mapuche apelan al último trozo de territorio donde ejercen soberanía: su cuerpo. Buscan hacer estallar el silencio chileno para callar su propio silencio que es otra forma de gritar su legítima lucha.

 

One thought on “Huelga de hambre mapuche y la lucha del silencio

  1. Mensaje de los prisioneros políticos Mapuche tras el triunfo alcanzado

    “Los acuerdos logrados significan un gran triunfo de la lucha autónoma e independiente de las comunidades en resistencia en el Wallmapu”.

    A nuestra nación mapuche, en especial a las comunidades en resistencia y a la opinión pública nacional e internacional, comunicamos lo siguiente:

    Kiñe: Anunciamos oficialmente el fin de la huelga de hambre llevada adelante por nuestros weichafe, Luis Marileo Cariqueo, Leonardo Quijón Pereira, Cristian Levinao Melinao, después de 39 días de ayuno. Su término se debe a que se alcanzó gran parte del petitorio exigido por nuestro pu peñi.

    Epu: dicho acuerdo suscrito con el estado wingka, establece:

    1.-Que se formará una comisión de expertos que revisará la ley antiterrorista, pero en especial, el uso racista e ilegal de los testigos secretos en el procedimiento ordinario, bajo la ley penal común. Esto es muy importante no solo para los peñi en huelga, sino para el conjunto de pu peñi ka pu lamngen que luchan por la reivindicación territorial, que hoy son perseguidos y encarcelados bajo este procedimiento ordinario. En esta comisión, se ha propuesto como nuestro representante al abogado Nelson Miranda Urrutia y como experto en el tema, se ha solicitado la participación del defensor penal público Pelayo Vial Campos; en el entendido que se aclare definitivamente la ilegalidad del uso de esta herramienta arbitraria, racista y discriminatoria.

    2.- Que nuestros peñi serán trasladados al C.E.T. de Victoria, una vez que se habilite el perímetro de dicho Centro y cuando sus condiciones de salud estén estabilizadas en Hospital Intercultural de Nueva Imperial, donde ya se encuentran recibiendo atención, lo cual era su exigencia. El traslado al C.E.T se realizará en un plazo máximo de 60 días, directo desde el hospital. Al interior del Centro de Estudio y Trabajo de Victoria estarán sometidos al régimen propio de dicho centro, sin ninguna diferenciación con respecto a los otros reclusos.

    3.- Nuestro peñi Mariano Llanka Toris se encuentra internado en el Hospital Regional de Temuco, ya que su condición médica es grave y debe ser sometido al menos a una operación importante, además de múltiples exámenes. El compromiso adquirido por el gobierno es garantizar el mejor tratamiento tendiente a estabilizar su situación de salud. Debido a lo anterior, es que la petición de indulto y su resolución se difiere hasta que el peñi se encuentre en mejores condiciones de salud y en esa oportunidad se resolverá si se concede el indulto o se accede a los beneficios de libertad regulares.

    Küla: Los acuerdos ya señalados, significan un gran triunfo de la lucha autónoma e independiente de las comunidades en resistencia en el Wallmapu. Desde un principio se planteó que esta huelga sería llevada adelante solo por mapuche, y que cualquier sector que apoyara era bienvenido, pero su conducción, vocería y movilización no podía ser intermediada por personas o instituciones ajenas a nuestro pueblo-nación en lucha. Durante el transcurso de la huelga hemos recibido el apoyo incondicional de los peñi y lamngen de diferentes lof, territorios y ciudades, se reconoce el aporte de chilenos solidarios activos con nuestra lucha, un reconocimiento especial al peñi Juan Carlos Reinao y a nuestra wenüy Carmen Nilda Novoa, simbolizando en ellos el apoyo desinteresado de mapuche y no mapuche; pero también debemos señalar que han sido variados los esfuerzos de algunos por colgarse o intentar aparecer liderando una lucha que surge y se desarrolla desde las comunidades en resistencia.

    Reiteramos una vez más, no necesitamos ni voceros ni representantes ajenos a las comunidades en resistencia, lo cual hemos demostrado históricamente con nuestra lucha.

    Meli: Informamos que el peñi Cristian Curinao Catrileo también depuso su huelga de hambre, después de 5 días de ayuno. El peñi se encuentra en prisión preventiva justamente por la declaración de un testigo secreto, lo cual le niega el mínimo derecho a defensa. Estaremos atentos a la revisión de medidas cautelares que con carácter de urgente se solicitarán.

    Kechu: Reafirmamos al machi Celestino Córdova como nuestra autoridad ancestral, hoy en injusta prisión política y manifestamos que estaremos apoyando activamente las acciones que se lleven a cabo tendientes a lograr los objetivos de su huelga de hambre.

    Con el ejemplo de nuestros peñi que pusieron en riesgo sus vidas luchando por la dignidad de todo su pueblo, hacemos un llamado a profundizar la recuperación territorial, avanzando hacia la reconstrucción y liberación de nuestro pueblo-nación mapuche.

    ¡Libertad a todos los presos políticos mapuche!

    ¡Basta de militarización en territorio Mapuche!

    ¡AMULEPE TAIÑ WEICHAN!

    ¡MARRICHIWEU!

    Freddy Marileo

    Carolina Marileo

    Hugo Melinao

    Jaime Marileo
    DeliciousFacebookTwitterBlogger PostDiggFriendFeedGoogle ReaderIdenti.caMeneame

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s