Home

neguri

Rolando Astarita

En tiempos en que mucha gente (incluidos intelectuales de izquierda y dirigentes sindicales) se empeña en «dar las gracias» al gobierno por tal o cual concesión, y en que otra mucha gente nos llena de promesas electorales, es conveniente subrayar que la sociedad capitalista es una sociedad asentada en la explotación.

Esto significa, entre otras cosas, que lo que reciben los trabajadores como salario no es más que una parte del producido por ellos mismos. Por supuesto, ésta es una idea intragable para los defensores del orden existente. Es que si existe explotación, los explotados no tienen nada que agradecer, ya que siempre están recibiendo una pequeña parte de lo que generan. Y si esta idea se generalizara, los trabajadores terminarían considerando a sus gobernantes y a los políticos del sistema, no como almas caritativas preocupadas por el bienestar del pueblo, sino como lo que son, defensores del orden social explotador. De ahí el empeño de los ideólogos del sistema en negar validez a la teoría marxista. A fin de aportar elementos al debate, reproduzco (con ligeras modificaciones) una nota que escribí en noviembre de 2008. Es una argumentación sencilla a favor de la tesis que dice que en la sociedad capitalista el trabajo asalariado es explotado. Fue presentada por Marx (en El Capital ) y aquí me limito a exponerla con cierto detalle, y a establecer sus conexiones con la llamada superestructura, así como sus consecuencias para lo que usualmente se enseña en economía. El argumento no sólo es lógico, sino también histórico.

Situación A: una sociedad feudal ideal

Partimos de un modelo de pequeña sociedad feudal. Hay un señor feudal que posee una extensión de tierra. Esta extensión de tierras se divide en dos partes. Una parte es tierra del señor; otra parte, de igual extensión que la del señor, está ocupada por 20 familias campesinas. Cada una de las 20 familias posee un lote de tierra. Con el trabajo en el lote, cada una obtiene (descontada la semilla para volver a sembrar) una unidad neta de cereal, que consume íntegramente, elaborando el pan. Los campesinos no son propietarios de los lotes; pero los poseen «de hecho», así como sus herramientas de trabajo. Legalmente los lotes son propiedad del señor. Por ese motivo los campesinos están obligados a pagar un tributo al señor, que consiste en trabajar la tierra del señor; y no pueden abandonar las tierras. Propiamente, son siervos campesinos.

Los siervos campesinos trabajan 6 días; 3 en sus lotes, y 3 en la tierra del señor; los domingos descansan. En la tierra del señor producen (también descontada la semilla para volver a sembrar) 20 unidades netas de cereal que, naturalmente, van para el señor. El señor y su familia consumen 7 unidades de cereal (están mejor alimentados que los campesinos). El señor utiliza otras 1,5 unidades de cereal para mantener a un intelectual, quien explica a los campesinos que el orden social deriva de la voluntad de dios, y no tiene sentido intentar cambiarlo. También emplea 7,5 unidades de cereal para alimentar a 5 soldados (los soldados también consumen un poco más que los campesinos) que cuidan que los siervos campesinos no se rebelen, y cumplan con sus obligaciones. Por último, vende las 4 unidades de cereal restantes a un comerciante que viene de lejos. Éste le provee de armas para sus soldados; de algún libro para el intelectual; y de bienes de lujo (por ejemplo, a la señora del señorfeudal le encantan las sedas)

Cómo se juzga: Un marxista dirá que los campesinos no reciben remuneración alguna por los 3 días semanales que trabajan en la tierra del señor. El señor se apropia de un excedente por el que no ha trabajado, y del que vive él mismo, su familia, los soldados y el intelectual. Por lo tanto los campesinos son explotados. Un intelectual economista neoclásico acordará en esto.

Situación B: trabajo asalariado y capitalismo

El modo de producción capitalista se ha instalado. El señor se las ha ingeniado para despojar –violencia mediante, pero esto apenas es un «detalle histórico»– a los campesinos de sus lotes de tierra y sus instrumentos de trabajo. Los campesinos han dejado de ser siervos, y pasaron a ser trabajadores libres.

Son libres porque han sido «liberados» de los medios de producción y de la tierra, y pueden vender su fuerza de trabajo. La tierra, los instrumentos de trabajo y la semilla son propiedad privada del señor. Pero éste ya no es «señor», sino «empresario capitalista».

Los 20 campesinos trabajan toda la tierra (la que antes propiamente era del señor y la que conformaba sus lotes) y producen 40 unidades netas de cereal. A cambio reciben una masa salarial en dinero, que equivale a 20 unidades de cereal. Lo suficiente para que cada familia se mantenga. El empresario lleva las 40 unidades de cereal al mercado más cercano. Los campesinos asalariados concurren a ese mercado y compran 20 unidades de cereal con el salario que han recibido. Con el dinero recibido el empresario paga el siguiente salario a los campesinos; que éstos gastarán comprando de nuevo cereal; con lo que el dinero volverá a manos del empresario, y así de seguido. El salario es una asignación dada a los campesinos para participar del producto que ellos mismos reproducen constantemente con su trabajo. Pero además en cada ronda al empresario le queda el equivalente de 20 unidades de cereal, que realiza en dinero al vender el producto en el mercado. Ese excedente en dinero es la plusvalía. Ahora, como antes, emplea el equivalente de 7 unidades para el consumo. Le quedan 13 para impuestos y otros gastos. Paga impuestos por una suma de dinero equivalente a 9 unidades del cereal que vendió. Con esto pueden mantenerse 5 soldados y un intelectual, que están contratados por el Estado. El intelectual, que ahora es economista, explica que los campesinos reciben una paga por su trabajo, y que la ganancia se debe al sacrificio que realiza el capitalista al postergar su consumo; esto es, la ganancia proviene de su abstinencia. Después de consumir y pagar impuestos, al empresario le queda el equivalente a otras 4 unidades. Pero en lugar de gastarlo en lujos, ahora está dispuesto a invertir ese dinero productivamente, arrendando tierras vecinas y contratando más campesinos para trabajar. Ya habrá tiempo para disfrutes. Está a un paso de convertirse en una máquina dedicada a acrecentar el capital que adelanta en cada ciclo de producción. De manera que tiene razón el economista. Su ganancia es un premio por su abstinencia. Nadie se sacrifica como él por el avance del progreso humano. Su lema pasa a ser «acumular y acumular».

Cómo se juzga: Un marxista dirá que con respecto a la situación A, donde la explotación aparecía de manera diáfana, sólo se modificó la forma social, esto es, la relación social. En A los campesinos producían 20 unidades de cereal que consumían directamente; y 20 unidades de cereal que entregaban al señor. En B los trabajadores campesinos siguen produciendo 20 unidades de cereal para su consumo. Y otras 20 unidades por las que no se les paga. Ahora, como antes, los productoresentregan trabajo sin recibir nada a cambio. Éste es el secreto de la plusvalía, o ganancia del capitalista. Tampoco desapareció la coerción sobre los campesinos. Antes los campesinos estaban sujetos a la tierra y eran obligados por los soldados a trabajar en la tierra del señor. Ahora son libres; pero si no trabajan como asalariados del empresario, se mueren de hambre. Por lo tanto están obligados a contratarse como asalariados. Se ve que la ganancia no proviene de que el empresario se abstenga de consumir (¿alguien ha hecho la prueba de dejar de consumir para ver si lo ahorrado crece por sí mismo?).

Muy distintas serán las conclusiones del economista neoclásico moderno. Heredero de aquel viejo intelectual que teorizaba sobre la abstinencia, dirá que aquí no hay explotación alguna. Provisto de sus correspondientes funciones de utilidad y producción, explicará que lo que gana el empresario se debe al «rendimiento marginal de la tierra y del capital» (el «capital» es el arado y demás herramientas, que parecen «rendir» sin que haya trabajo humano). Y dirá también que lo que gana el campesino es igual a la productividad marginal de su trabajo. ¿Explotación? ¿Lucha de clases? ¿Relaciones sociales de producción? Palabrería marxista para confundir a los jóvenes y desviar a la ciencia de su recto camino. Queda sin embargo por responder la pregunta clave: Si no hay explotación en la sociedad capitalista, ¿qué diferencia de fondo se establece entre la situación A y B descritas? Éste es el problema a resolver por quienes impugnan la teoría de la explotación de Marx.

3 thoughts on “Argumento sencillo sobre la explotación

  1. Que aburridos son estos marxistas cuando nos explican una y otra y otra y otra vez como los líquidos padecen también la ley de la gravedad, o que al comer uno se nutre, y que el Capital explota, el trabajador vende horas de curro a otro, el azúcar moreno no tendría que tener química y todo lo que sea que sabe cualquier que mira a su alrededor, menos coger por los cojones el trabajo de Marx pare seguir el camino, y no para rezar siempre las misma cantinelas.
    El modo de producción capitalista sigue su evolución, con sus luchas de clases o no de clases, que ahora toca otro asalto de la clase dominante global, con sus crisis de crecimiento, o sus momentos de desarrollo desenfrenado y todo lo que hay. Nada de nada sobre los nuevos fenómenos sociales, económicos, culturales. Siempre la misma monserga. Que aburridos. Pobre Marx.

    • Este es el típico comentario que por su tono, “argumentario”, y premisas, no sé si espera una respuesta seria, razonada y razonable, o es lanzado para molestar e incitar una respuesta a su nivel de poca seriedad, irracionalidad y escasa formación política y teórica.
      Hay ediciones con dibujos y todo, y en no más de 50 páginas, -no vayamos a cansarnos y saturarnos-, en los que se realizan aproximaciones al marxismo,y a sus conceptos básicos. Es un buen modo de comenzar, antes de pasar a resúmenes ya más elaborados, y luego ya, con el tiempo, meterse de lleno con los autores originales. En una fase más avanzada, y manejando ya ciertos conceptos, uno puede analizar ya “nuevos fenómenos sociales, económicos, culturales”, y se llevará la sorpresa de que no son tan nuevos. Y si, lo jodido es que la monserga es la de siempre… porque el modo de producción capitalista, es el de siempre.

  2. Gracias BGD por incluir articulos como este en el blog.

    Una de las maneras de negar a Marx era (y es) por parte de algunos sicofantes del capital que afirmaban (y afirman) de que es falsa su teoria, al mismo tiempo otra variedad de sicofantes se dedicaban (y se dedican) a la perorata de que la sociedad capitalista ha evolucionado y que en consecuencia ya no es aplicable Marx a los nuevos tiempos. El fin ultimo en ambos casos es el mismo ocultar la naturaleza explotadora del capitalismo.

    Todas las corrientes reformistas o socialdemocratas se dedican a eso, ademas con la pretension de estar a la ultima moda, -dicen-, que de manera aburrida se remiten a repetir lo mismo, ya sea que el capitalismo ha cambiado o algo parecido, como buenos siervos del capital que son. En su versiones mas guays, se acuerdan de vez en cuando de aquello relacionado sobre la “redistribucion de la riqueza” o algo parecido. Cuando eso Marx lo pone a un segundo nivel, porque el robo no se produce en la distribucion, sino en la misma produccion. Es decir, para comprender el capitalismo hay que introducirse hasta el mecanismo basico de explotacion, que es el que explica el origen de la plusvalia y constituye el elemento fundamental para que se produzca la acumulacion de capital. Sin esto no se entiende todo lo demas, y esto no ha cambiado un apice en los ultimos doscientos años, a saber, que el capital persiste sobre la explotacion del trabajo.

    Toneladas de desecho ideologico del capital se vierten sobre la clase obrera, propagada por miriadas de ejercitos de sicofantes grandes y pequeños, envuelto su paquete de una y mil variopintas.maneras, con un unico objetivo impedir que la clase obrera sea consicienste del mecanismo de explotacion al que esta sujeta. Como se escribe bien, claro al inicio de este mismo articulo:

    “Esto significa, entre otras cosas, que lo que reciben los trabajadores como salario no es más que una parte del producido por ellos mismos. Por supuesto, ésta es una idea intragable para los defensores del orden existente. Es que si existe explotación, los explotados no tienen nada que agradecer, ya que siempre están recibiendo una pequeña parte de lo que generan. Y si esta idea se generalizara, los trabajadores terminarían considerando a sus gobernantes y a los políticos del sistema, no como almas caritativas preocupadas por el bienestar del pueblo, sino como lo que son, defensores del orden social explotador”

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s