Home

el-capitalismo-no-funciona

Autor: Borroka garaia da!

Hace unos meses un anarquista de Bilbo especialista en economía y sociología laboral se puso en contacto conmigo para preguntarme qué modelo de alternativa al capitalismo se plantea desde los sectores anticapitalistas de la izquierda abertzale, más concretamente , qué modelo de Estado socialista y qué programa de extinción del Estado -si lo hay- ya que entendía que los socialdemócratas tienen el propio y los autónomos y libertarios en los que se incluía no lo tienen nada trabajado.

Ante estas preguntas hice lo que toda persona de la izquierda abertzale podría hacer; mirar al cielo y resoplar. Pues no existe ninguna alternativa superadora del capitalismo de cara a Euskal Herria. Posiblemente si la V asamblea de ETA escribió alguna, se perdió la dirección donde se guardaba semejante tesoro. KAS y Ekin nunca pudieron llegar a esbozar el plano del socialismo vasco, inmersos en tareas de construcción nacional y social, que avanzan en ese camino pero al mismo tiempo sin dirección concreta por no tener ni el boceto estratégico de las bases del estado socialista vasco. Otro tanto ocurre con las organizaciones juveniles revolucionarias vascas. Y si miramos a LAB, bastante han tenido con la labor resistencialista de los derechos de los y las trabajadoras

Las consecuencias de que no se haya avanzado en ese análisis estratégico de estado vasco socialista es que la unidad popular, mas allá del lema de estado socialista y la mención a instaurar una economía planificada tomando como principio la socialización de los medios de producción en un proceso de lucha de clases, no tiene absolutamente nada desarrollado en ese sentido y la opción hegemónica a día de hoy en ciertas estructuras y en el academicismo es la de lograr un capitalismo menos feroz, ya sea a través de un “socialismo identitario”, que no supera el capitalismo, o en el peor de los casos apostando sin ambages por la socialdemocracia pura y dura (o cosas peores como veremos más tarde).

Es decir, a nivel estratégico la izquierda abertzale ha sufrido una erosión continuada desde hace muchos años que ha hecho pasar del socialismo a la “socioeconomía”. Y hablo a nivel estratégico donde el balance es desastroso. Hay errores para que así sea pero también situaciones objetivas muy difíciles de superar relacionadas con el conflicto. Sin embargo a nivel de “crear condiciones”, del día a día, el balance es bastante positivo. A través del movimiento popular se ha logrado levantar un espacio anti-sistémico inaudito para su entorno y una labor ingente durante muchos años de construcción nacional y social. Todo ello, la lucha de la izquierda abertzale y el movimiento popular, ha creado unos mimbres que hace que Euskal Herria sea la nación mas avanzada de cara a dar pasos hacia el socialismo de su entorno europeo.

Claro que una cosa es tener los mimbres, y otra muy diferente es avanzar. El no impulso de una teoría socialista vasca de carácter revolucionario que partiendo de la experiencia de la lucha generada en décadas y la propia historia, cultura e idiosincracia vasca vaya dibujando el plano de la democracia socialista para Euskal Herria y que falte un diseño estratégico global de la lucha de clases derivado de ello es una rémora casi insalvable que incide en todo ello haciéndonos instalar en limitaciones como el sectorialismo,o subsidiarismo de luchas que en realidad son estratégicas y dejando por tanto el camino libre a toda clase de teorías posmodernas o modas ideológicas que se las lleva el viento. No ayuda tampoco que la organización socialista revolucionaria que debería estar lanzando propuestas y estudiando métodos y formas de avance para que la clase trabajadora vasca las enriquezca esté desaparecida.

Y es que Euskal Herria y gran parte del mundo, debido a la crisis sistémica se encuentra en un cruce de caminos. En este cruce hay que decir que no tenemos alternativa, más allá de combatir la ofensiva capitalista como buenamente se pueda, parchear al sistema donde buenamente se pueda, buscar mejoras dentro del sistema como buenamente se pueda. Es decir, pura resistencia.

Resistencia que ante el reto de la creación de un estado vasco, deja las vías abiertas a la socialdemocracia y la derecha en un interclasismo no comandado por la clase trabajadora sino por élites intelectuales y de la pequeña burguesía vasca.

La tendencia será a una reducción aun mayor del consumo, por lo tanto, se irán barriendo sucesivamente más sectores de esa pequeña burguesía que sobrevive del consumo obrero, o de la pequeña propiedad, o del mismo financiamiento público -que cada día estará mas disputado entre fracciones, clanes, y subgrupos. Y ese es el tapón que impide la apuesta estratégica socialista. La que intenta volver a un “estado de bienestar” capitalista dejando de lado apuestas estratégicas socialistas. No va mas allá.

Esa situación excepcional del “estado de bienestar” es ya tiempo pasado. La hegemonía del capitalismo es abrumadora. El capital correctamente se cree vencedor. El capitalismo empezó a recuperar sus cesiones hace ya décadas y en la ofensiva actual que se denomina crisis no es mas que la fase culminante y natural del estado de bienestar porque por dentro del capitalismo al contrario de la opinión reformista solo se genera más capitalismo. El capitalismo con rostro humano siempre ha sido una mentira y muchos sectores sociales que no lo creían lo están empezando a sufrir cada vez más en sus propias carnes. Esa es la contradicción y la imposibilidad de que la socialdemocracia tenga proyecto de cara al futuro.

En Europa, y en Euskal Herria, es del todo absurdo que las clases populares pretendan ir atrás a un tiempo que ya se fue para no volver. Las reformas solo tendrán valor si no son reformistas, es decir si están entroncadas en un proceso de construcción de una alternativa socialista y peleadas específicamente para que sean punto de inflexión en procesos mas amplios.

Una vuelta de tuerca al proceso de construcción nacional y social iniciado en los 90, unido a la elaboración de un proyecto estratégico socialista, que puede comenzar a andar ya, saber conjugar los mínimos resistencialistas necesarios con los máximos en una ofensiva constructora pueden ser recetas.

Por todo ello, la lucha por el estado socialista, con todo lo que esto supone, no es algo a dejar para “después” de la independencia, sino que debe ser el núcleo central de la izquierda vasca hoy y ahora, y a su vez vehiculizar ese contenido democrático general contra la opresión de todo sector social encaminándolos hacia la independencia. Es necesaria la lucha de clases para radicalizar las tensiones internas de la sociedad vasca en ese sentido. Dejar la lucha de clases en segundo plano, tiene un efecto directo: y es que la soberanía nacional será inalcanzable. Ya que el fortalecimiento de la burguesía autóctona en sus valores reaccionarios o la dejación de los valores socialistas en la clase trabajadora son las dos caras de la misma moneda antagónica de la de la independencia y el socialismo en Euskal Herria. Y ya deberíamos estar bastante escarmentados en ese sentido.

+ Añoranza de un pasado que no volverá

+ ¿Qué nos pasa?

+ Hay que destruir la «socioeconomía»

+ ¿Estado vasco o Estado socialista vasco?

+ Cooperativismo

Decía antes que iba a hablar de cosas peores que la socialdemocracia y me refiero al discurso ampliamente promocionado por fracciones de esa pequeña burguesía antes mencionada y que es buena muestra de ese interclasismo pero comandado por empresarios. Estoy hablando del discurso de Koldo Saratxaga, incomprensiblemente invitado a la ponencia de autogierno por EH Bildu y un texto de un lector que nos hace un repaso de la “ideología” que se esconde detrás y que esa pequeña burguesía intentará meternos por colador.

Debemos conocerla:

¡Veneno puro!, oye si la gente le da por embriagarse con tales discursos, como si se lo beben en plan litrona y comen a dos carrillos. Intentando por mi parte sintetizar, el discurso es un discurso simple y simplista, reducido a aquello del entusiasmo, la confianza y la entrega absoluta (el negarse a ello es miedo y solo miedo. Repite lo de “sentir y creer para poder hacer”, es decir pensamiento religioso para las masas, fe, fe, confianza, entrega completa, en el “objetivo común”. Y además lo del “trabajo en equipo”, con la mayor de las emociones cuenta como en su proyecto actual (NER Group) están siempre tiempo juntos, hacen labor social, que si los huertos, etc., esto también lo hacen en Japón (quien se niega en participar es visionado como una mala persona) ….a esto lo leo yo desde otra perspectiva, son los ejercicios espirituales de los jesuitas -fuera de horario-, y la obligación de estar siempre por lo menos dos juntos, para que se vigilen. Y tienen la osadía de autodenominarlo como “filosofia” (claro filosofía de la explotación con aclamación popular).

El sistema no es del mencionado exponente, Saratxaga (aunque algunos lo traten de genio, cuando no es mas que un vendedor, -de palabras-), se corresponde con lo que se denomina “gemba Kaizen”, es decir, mejoramiento continuo en el lugar de trabajo (que ademas lo suelen combinar en las empresas con los sistemas estandarizados de control de calidad, -ISO, etc.-, además de los programas de “optimización”, “just in time”, “error cero”). La explicación de todo esto proviene de la nueva fase del capitalismo que se inició en los sesenta (finalización de los 30 dorados), lo expone Marx en El Capital, en la comprensión teórica profunda.. que no es otra cosa que el agotamiento al final en la contradicción intensidad de trabajo-duración de jornada; que al final explota; y que se le conoce como toyotismo en términos genéricos. (Aunque tenga variaciones diferentes, y aplicaciones distintas)

El aspecto macabro: El capital aliena, esto significa inicialmente “que separa” (esto es lo que significa alienar ); además domina (es decir, subsume, domina al trabajo, y lo recrea); en una fase formal en su inicio; y luego de modo real (recrea, es decir que modifica al trabajo vivo a su modo y forma). Bien, en el toyotismo estamos ante una subsunción más profunda, la segmentación de la “individualidad” del trabajador, queda anulada su “intimo privado”, para convertirse en célula de un cuerpo superior integrado en una unidad cercana y constante, llamado círculo o equipo, bajo un lider (por eso el trabajo en equipo, y precisamente como en ingeniería de diseño al modelo toyota, se le defina precisamente como “modelo celular”). …lo macabro es el numero de suicidios que produce, es el capital penetrando en el cuerpo, de aquí el siguiente paso pues cualquier cosa, cyborgs, ademas de multiplicación física, control mental y regulación emocional.

Está en curso y por supuesto Japón es el mejor ejemplo.

Esto sería con respecto a la “filosofía” concurrente. Hacer una exposición de todo esto, tiene tela. La gente quiere creer, emocionarse, escuchar que hay salida, quiere ser feliz, pues bien, todo eso les da Koldo Saratxaga, es un competente comunicador con una amplia experiencia contrastada y muchos éxitos en su trayectoria profesional.

Habla de iniciativas (por ejemplo que está trabajando con la diputación de Gipuzkoa para reconvertir polígonos industriales, planes de empleo municipales, etc., etc.). Es decir, que la cercanía con “EH Bildu” es en el trato en corto. En realidad Koldo Saratxaga no es que tenga un “modelo de desarrollo” o algo por el estilo, sabrá de empresas (bueno no se, supongo que si), pero el tío no es un economista y eso se nota, porque para la comprensión de una estrategia de desarrollo económico, ni idea. Pero veamos. Habla de relaciones locales (promocionar intercambios y actividad local, optimización o compartimentación de recursos, etc.); está muy bien claro que si. Error, estamos en una economía capitalista el problema no es producir, es mas, estamos sobre-excedidos y sobredimensionados; el problema no se soluciona con una simple optimización, si el problema es la rentabilidad. [Existen bancos de datos de proyectos, los suele tener por ejemplo el Banco Mundial, con proyectos industriales escritos y acabados solo que hay que llevarlos a la practica -he tenido en mis manos dvd’s con decenas de estudios y proyectos llave en mano-, lo jodido es que es como esos proyectos que se montan y luego nunca entran a funcionar, vamos los elefantes blancos, grandes o pequeños].

En definitiva, lo que estaba diciendo, y que parece que entusiasma, es eso que repiten mucho. Eso de lo local, de generar actividad, de un compromiso de las instituciones, etc., etc., en realidad es una petición de la pequeña burguesía, que cree que la economía funciona porque hay actividad, porque se comercia, y hay consumo, y claro quiere garantizárselo por parte de la fuente emisora de gasto (público). (claro habla de países, globalización, etc. etc,). La cosa en realidad es un poco más chunga, mas allá de tener a los currelas ensimismados y pensando en vender collares o motos a los del otro extremo del planeta.

Pero bueno, la gente se cree el cuento, le parece bien, pues vale. Hay salida en esto, no, la verdad que no. El carácter de las crisis no es que sean cíclicas o recurrentes, y luego se solucionan con una fase de crecimiento que todo lo subsana, Las crisis tienen un efecto acumulativo, aunque el producto pueda recuperarse, no lo hace lo mismo el empleo, y tampoco el nivel de ganancias.

Es para auto-flagelarse el melón con el teclado. Lo que Koldo Saratxaga no tiene nada que ver con el socialismo, pero vamos es todo lo contrario, lo que pretende es una mayor optimización en la extracción de la plusvalía, mediante técnicas de intensificación del trabajo (por algo, las personas son lo mas importante para él, pues claro, es a quienes hay que ordeñar plusvalía, la savia del capitalismo).

Varias cosas, para hablar de socialismo, la propiedad deja de ser privada para ser socializada (no pública, porque empresas públicas las tenía hasta Franco, a través del INI); no se produce para el mercado sino lo acordado en la elaboración del plan general social (es decir, que no hace falta producir cien mil coches a la semana, y a la siguiente ciento cincuenta mil) sino un cantidad dada para satisfacer el conjunto general y compartido de toda la sociedad (no hay crisis). El excedente o producto social, (supongamos que le llamásemos “beneficios” no es ni el 15% ni el 90% a repartir entre los trabajadores de la empresa, no, lo es todo, no se distribuye entre unos, sino entre toda la sociedad, el conjunto del producto social).

Pues bien hablar de todo esto, como que a la peña le viene resultando un exabrupto, algo que queda en la “utopia”, o algo parecido.

China; 600.000 personas mueren cada año por trabajar demasiado

Los japoneses le pusieron el nombre de karoshi, es decir muerte por trabajo en exceso, en realidad es muerte súbita por intensificación de trabajo, está asociado directamente a la implementación de los métodos de trabajo toyotistas. Existen varias clasificaciones, y a los que habría que añadir el apartado mas trágico y siniestro que es “el suicidio por causas laborales” (France Telecom, etc,).

Todo eso es lo que comporta el toyotismo, envuelto en palabrería de trabajo en equipo (o mobbing encubierto), trabajo por objetivos, etc., etc. El capital nos llevará hasta la extracción de la última gota de sangre y de nuestra alma, si es extraible en forma de plusvalía.

El modelo ya está resquebrajándose en China, con una tendencia a la baja en el volumen de fuerza de trabajo en activo [China concentra alrededor del 50% del trabajo vivo productivo en valor, algo asi como una fuerza de trabajo de 250 millones de proletarios de plusvalía-, si se contrae, se estrecha el flujo de valor]. Menos fuerza de trabajo, implica menor volumen de plusvalia, intensificación de contradicciones entre fracciones del capital, etc., etc., etc.

Y en Euskal Herria , en la sopa boba, escuchando cantos de sirena de un “coach” super-guay, vendiéndonos un cuento mas viejo que la pana.

68 thoughts on “Socialismo o Koldo Saratxaga

  1. Efektibiwonder:

    “…No ayuda tampoco que la organización socialista revolucionaria que debería estar lanzando propuestas y estudiando métodos y formas de avance para que la clase trabajadora vasca las enriquezca esté desaparecida….”

  2. Un debate necesario sin duda. Para el independentismo que plantea unir a ello una transformación social y para cualquier movimiento revolucionario, puesto que no deja de ser un norte, una guía de actuación. Estudiar sin dogmatismos ni apriorismos apologéticos las experiencias históricas del “socialismo real” y otras experiencias como las colectivizaciones agrarias e industriales es una buena vía para recoger aquello necesario para la construcción del comunismo -libertario, autogestionario para mi gusto-. Lo mismo para las experiencias actuales, aunque sean parciales (localizadas) o de menor calado (tipo Venezuela). Por cierto que los Venezolanos trataron de hacer este trabajo analizando el modelo yugoslavo vía el Centro Internacional Miranda (Harnecker, Lebowitz, etc), y de hecho la experiencia Venezolana con Chávez tiene algunos rasgos del mismo.

    Ahora mismo está abierto este debate en Catalunya y por parte de movimientos de economía crítica como Seminari Taifa y también en Euskal Herria hay referentes que han apuntado ideas respecto a la vinculación independencia y modelo de socialismo (Antxon Mendizabal, Nekane Jurado, Anton Borja, etc). Mismamente LAB el pasado año organizó unas jornadas para tratar sobre el Estado Vasco en Durango.

    Comparto que una organización política revolucionaria, o diferentes según la tendencia política, debe impulsar este debate, pero no es menos cierto en mi opinión que debe haber una conexión entre la teorización (militante y profesional), su aplicación en estructuras de intervención social (sindicalismo, cooperativismo, luchas en barrios, etc) así cómo su necesaria conexión con medidas a corto plazo que sirvan para la defensa de las mayorías sociales y a la vez no sean contradictorias para el caminar hacia esos objetivos. Cómo no, también creo imprescindible el debate, difusión en medios propios y ajenos, y la profundización en ámbitos académicos y de investigación popular (centros de estudios sociales, etc).

  3. no tengo muy claro ke la IA haya sido alguna vez marxista ni tan siquiera socialista pero lo ke si ke me keda cada dia mas claro es ke su apuesta por la socialdemocracia si ke es definitiva y el ke kiera formar parte de una organizacion politica revolucionaria pues me temo ke lo mejor ke puede hacer es bajarse de este carro y buscar uno ke gire a la izkierda. Zaindu.

    • Lo unico que hay definitivo en esta vida es la muerte. Ser marxista no es nada mas que una etiqueta y que rechazaba el propio marx.

      Pregunta a periko solabarria, porque argala , los hermanos etxebarrieta etc etc no te podran contestar ya, a ver porque el proyecto de la izquierda abertzale es independencia y socialismo.

      Luego si quieres continua mezclando tu pensamiento nada dialectico y tu escaso conocimiento de la lucha por la independencia y el socialismo en Euskal Herria y de la trayectoria del MLNV con oportunismo coyuntural.

  4. Kaixo¦

    Me parece una aportación interesante y útil, sobre todo por la primera parte; vamos poco a poco recobrando la posibilidad de un sentido no alienado de construcción nacional.
    Por lo tanto me permito de concretar o enriquecer algo más el asunto. No sin observar que los Saratxagas, personas inteligentes, también o sobre todo en sentido social, de la misma manera por ejemplo, que un Etxenike del Ph. Center, paradigma verdaderamente decisivo, casi extraordinario por capacidad sintética, de comprensión y activación social (aunque lo social no aparezca como preocupación prioritaria de pensamiento y actuación), representan si así podemos decir, lo mejor de una sociedad, cuando frente al sistema vigente no existen alternativas inteligentes.

    Por supuesto, utopías, espejismos o ideologías “mejores” puede que haya muchísimas. Pero la burguesía vascongada, al apostar sobre procesos y personas de este nivel, ha precisamente conseguido debelar la muy peligrosa amenaza de una alternativa, por lo menos tal hasta la mitad de los ochenta. Una alternativa muy bien organizada, eficaz, aún sin excesiva capacidad teórica “revolucionaria”, pero que conseguía aunar fuerzas sociales importantes bajo lo que se llamaba entonces el MLNV.

    Así el sistema capitalista vasco supo renovarse, deshacer la vieja formación social y debelar las posibles recomposiciones de la clase obrera, desmantelando enteros sectores tradicionales de obreros trabajadores (AHV, Euskalduna, etc.), para llevar su dinámica desarrollista a los niveles más avanzados de las vanguardias acumuladoras y explotadoras globales. Eliminando en la práctica política y de lucha al peligroso adversario. O intregrándole como una socialdemocracia más en la dialéctica interna no solo del régimen, parlamentaria, sino sobre todo del sistema socio-económico en sí.

    Saratxagas o Etxeniques representan inteligencia, social-”democracia” en el sentido burgués, frente a los viejos (reaccionarios, como muchos oligarcas españoles, o “de izquierdas”, o como, al otro lado, los raros seudo-comunistas supervivientes de estalinismo, trotzkismo, etc.), y frente a los desafíos de la evolución del sistema global.

    Por lo tanto, si no salimos de las catacumbas de las ideologías para recobrar en manos los (pocos?) instrumentos teóricos válidos que quedan de Marx de crítica real, concreta, científica del capitalismo actual por ejemplo, seguiremos a la zaga de la inteligencia sistémica. Como mucho, como aquí en BGD, con algo de capacidad crítica de reacción. De resistencia, dicen algunos ilusos.
    Mientras, la clase antagonista del Capital, seguirá engordándole y sufriendo su destino en el sistema cada vez más dominante.

    En efecto, lo de recobrar la iniciativa de lucha de clases obrera, no se hace con banderitas y consignas siglos XIX-XX. Y su organización no se hace con caducadas fórmulitas-partido.
    La recomposición política de la clase obrera, nacional y global, ya no puede pasar ni pasará ya
    más, si algún día esto ha sucedido, a través de discursos ideológicos y de organizaciones clásicas y
    cerradas de partidocracia. El mismo MLNV-KAS lo puso en evidencia. No únicamente por las características del capitalismo global actual, y entonces de la composición global y nacional de la clase obrera; es decir por factores objetivos, materiales y dialécticos.

    Sino también o sobre todo porque cualquier discurso ideológico partidista que no tenga en cuentas la realidad de una clase obrera mundial con sus profundas contradicciones internas (no antagónicas, por supuesto), en cada nación y estado de forma distinta, entre sectores como el parado, el precario o el empleado fijo y el reproductor, etc. (y entre movimientos sociales, los que expresan intereses y necesidades obreras bajo nuevas formas: ecológicas, de género, anti-desahucios, etc.), decíamos, ya no puede proporcionar o incorporar unas líneas políticas tan dúctiles como lo suficientemente coherentes y dialécticamente unitarias. Tan eficaces como para concretar y mantener, en los medios plazos por lo menos, procesos de recomposición nacional/internacional obrera.
    Es decir: a) la recomposición y conciencia de clases NO ES una cuestión ideológica! Y b) hoy no se puede solucionar en los cotos estatales del sistema. Lo digo por eso de la “independencia” y de la “liberación nacional” a secas.

    La inteligencia obrera no se desarrolla con viejas monsergas y esquemas, sino estudiando a fondo la inteligencia del desarrollo capitalista, los Saratxagas y los Etxenikes, por ejemplo. (Como desde luego aquí arriba se ha intentado bastante bien).

    Hay que abrir horizontes, por empezar.
    Sobre todo, en las extensiones nacionales no solo con “burguesías inteligentes” como aquí, o más expuestas a la política (económica, institucional, mediática y cultural) de las oligarquías interestatales. Como el vil saqueo de Kutxa demuestra ahora mismo. Entonces, ante todo en las metrópolis, países industrializados o Norte como EH, donde la dominación ideológica capitalista es abrumadora. Como se demuestra también ahora en toda Europa, con la gravísima derechización del voto (ideología) del sector trabajador fijo de la clase obrera, que irá seguramente en aumento, como pasó en la Alemania de los años 20 y 30 pasados. Y que es el más contundente indicio de esta derrota y batiburrillo ideológico marxista sin salida del izquierdismo parlamentarista y laborista.

    Hasta si asumimos (algunos) movimientos sociales masivos de protesta como formas parciales, desorganizadas, confusas, primarias e inestables de algunos intereses de clase obrera, por mucho que sean desconocidos o ignorados como tales de forma subjetiva, donde se puede empezar a localizar y ubicar nuevos puntos nodales, para dibujar esas nuevas coordenadas de recomposición de clase que necesitamos. (Podemos?)
    Visto además que esa dimensión global, auto-reconocida y muy valorada del movimiento, ya proporciona de por sí excelentes premisas de identificación – o para una tendencia a la identificación – con la objetividad, alcance e interés de clase obrera mundial. Cuando se quiere verla.
    Reparto extremo del empleo para la unidad de clase, por empezar, y ataque a los sobornos-rentas del sistema: con una contraofensiva obrera para la renta universal con el mismo objetivo, por ejemplo. Pero siempre, por supuesto, sin premisas, discursos o actitudes ideológicas (como lo intentan ahora en la entelequia algunos IUs o residuos IV-internacionalistas al infiltrar a Podemos) visto que, precisamente, este movimiento expresa un claro rechazo de las viejas formas políticas, caracterizadas por sus impresionantes lastres ideológicos. Lastres marx”istas” también, por supuesto y repito.

    Por lo tanto, en las actuales condiciones de impresionante debilidad política subjetiva del movimiento comunista internacional, además del nuestro, nacional, solo se podrían dibujar por ahora uno ejes generales elementales, de conexión y confrontación político-teórica, que sirvan de base empírica, experimental o táctica en una primera fase, para la verifica y construcción de convergencias estratégicas globales. De clase obrera mundial.

    Dejando que los Saratxagas se revelen por lo que son, pero con los hechos de lucha, non con eslóganes. A partir de unos pocos puntos seguros y claros: en aquellas extensiones nacionales de la clase que puedan tener una dinamización comunista eficaz y madura y, según que el desarrollo del proceso lo haga posible, en o desde algunos movimientos de protesta anti-capitalista más fuertes y radicales. Lo que aquí ya no se ve, después del fracaso o implosión dirigida del KAS-MLNV.

    (Para el final he utilizado unos párrafos del punto 2 del texto “Ekile klasea Euskal Herrian”, un borrador de debate en parte escrito según parece para EHK, pero lógicamente ignorado; luego publicado en algunas indymedias como lo fue Indy EH).

    • Con un formato para articulo, me parecería muy bueno, para que se publicase. A ver si se anima BGD. Necesitamos que este tipo de análisis se hagan públicos( que se hacen, pero en poca cantidad, a mi entender). Todo el día con lo Revolucionarios que son unos y lo Reformistas que son otros, y a lo subjetivo como siempre ni puñetero caso. America Latina se ha lanzado de cabeza, Ahí está con sus pasitos pa’lante, sus pasitos pa’tras, pero visto desde la perspectiva histórica, avanza. Zorionak!!

  5. Los “raros pseudo-comunistas”… puede que de un lado, y de otro los “científicos”, ajenos a ideologías y adictos al esnobismo teoricista. Estamos esperando que nos toméis de la mano, y nos mostréis la Verdad… ya que aún no hemos evolucionado… si, si, lo confieso, soy marxista, mi ideología es marxista… pero también mi teoría, estoy en mi catacumba, entre trotskistas y estalinistas, sacadnos, sacadnos de la caverna, ¿quizás la de Platón? Háblame, ilumíname acerca de cómo vencer mis pecados marxistas, cómo organizar a la clase… pero no me encierres en una torre de cristal, pues mi campo de batalla es el barrio, la clase trabajadora alienada…

  6. Cojo este párrafo para introducirme un poco más:

    “Las consecuencias de que no se haya avanzado en ese análisis estratégico de estado vasco socialista es que la unidad popular, mas allá del lema de estado socialista y la mención a instaurar una economía planificada tomando como principio la socialización de los medios de producción en un proceso de lucha de clases, no tiene absolutamente nada desarrollado en ese sentido y la opción hegemónica a día de hoy en ciertas estructuras y en el academicismo es la de lograr un capitalismo menos feroz, ya sea a través de un “socialismo identitario”, que no supera el capitalismo, o en el peor de los casos apostando sin ambages por la socialdemocracia pura y dura (o cosas peores como veremos más tarde).”

    Decir a este respecto varias cosas. Por un lado creo que hoy en día hay un desarrollo limitado de los modelos alternativos por parte de cualquier tendencia política porqué efectivamente la práxis se centra en otras cuestiones y no integra estas perspectivas. Entonces, seguramente una de las principales tareas sería ir introduciendo en los programas y agendas políticas las “finalidades” porqué si no están, nos vamos olvidando de ellas, resolviendo lo urgente sin pensar en lo importante. Eso si, no sirve establecer siempre programas de máximos (ante un despido, revolución social y el comunismo libertario ya para mañana), sino, teniendo en cuenta el desarrollo de ese programa de máximos, que se vaya filtrando en los discursos y práxis del día a día, cómo coletillas (por ej. con gestión obrera no habría abusos y despilfarros en las empresas o administraciones; con planificación social de la economía no habría la brutales fluctuaciones económicas ni esta polarización de renta y riqueza; si hubiera vivienda socializada y capacidad de decidir sobre su gestión, no habría pisos vacíos, gente sin casa o destinando gran parte de su trabajo (sueldo) a pagar a rentistas, etc.). Insertar estos debates, marcar lineas de análisis y actuación sobre la praxis y las necesidades concretas que tenemos las clases trabajadoras, conectándolas con las finalidades. También entiendo que puedes articular este tipo de discursos si tu publico se siente identificado con ellos, cosa que no siempre sucede si entre tu publico tienes pequeña burguesia, propietarios o profesionales acomodados cuyo banderín de enganche no es ese sino otros.

    Por otra parte me gustaría matizar a BGD en el sentido de que posiblemente una organización política revolucionaria de cuadros sea necesaria para impulsar un debate estratégico de este calado (otro debate, éste político-ideológico, és cómo se articula, con qué objetivos y qué política sigue, ahí seguro que discrepamos entre anarquistas y marxistas), pero siendo necesario entiendo que no es suficiente en tanto debe haber una necesaria conexión entre el conocimiento, praxis obrera y popular, y dirección política integrada en ella. Dicho de otra forma, lo que no servirá nunca y es para mi un problema del leninismo, es la desconexión -total o con tensiones de por medio- entre dirigentes y dirigidos (en términos marxistas), entre militantes y afiliados o seguidores (en términos libertarios), o para llevarlo a debates históricos (quizás abro un melón que no procede para esto…), la posición del Partido Bolchevique y la tendencia de la Oposición Obrera de Kollontai que propugnaba el control sindical de la economía, la administración por parte de los soviets y la supervisión del partido, tratando de encontrar cierto equilibrio entre todo esto. Posiblemente sea un debate más de fondo, pero asimismo creo que los sindicatos tienen un papel crucial para pensar el cambio económico -la revolución social- y desde luego no sirven para ello si són totalmente una correa de transmisión del partido y de las directrices políticas que éste marca (muchas veces ajenas a la agenda e intereses de los y las trabajadoras), dejando de lado su labor fundamentalmente sindical y de ir profundizando en la praxis revolucionaria -discutiendo la gestión y los medios de producción- en el corazón del capitalismo y las instituciones del Estado.

    Por ultimo creo que es interesante debatir porqué propuestas que no són de máximos pero que sí se podrían insertar cómo criterios en la gestión (dirección de política económica) de una sociedad socialista es incompatible su implementación hoy con caminar hacia una finalidad socialista (colectivista) o comunista. Me refiero a la critica que hace BGD sobre la “socioeconomía” o el “socialismo identitario” (entiendo que el debate sobre la reducción de jornada laboral y reparto del empleo, rentas básicas, democracia económica e industrial vía sindical, control obrero y social de servicios públicos, control social-presupuestario)

  7. Se puede desfreir un huevo?. Como se saca de la autopista del capitalismo a una nacion, la que sea?. No sera que muchas de las propuestas se perciben como mesianicas?.

  8. Algunas lloran por sentirse una y otra vez, aquí por ejemplo, vituperados en su religión de San Marx, otros intentan abrir ventanas de búsqueda y razonamiento a fondo sobre la realidad que tenemos. Ventanas teóricas materialistas, no ilusionantes ideologías. Nada mesiánica, Biktor. Como pensamos que enseña todavía hoy el camino de Marx. Pero ya casi dos siglos después, con un sociedad en varios aspectos muy, muy diferente.
    Las viejas consignas, y hasta eso de “una organización política revolucionaria de cuadros” del pasado, Lluis, para una vieja e idealizada guardia roja trabajadora no ayudan, pero sobre todo no explican la nueva formación social, la clase obrera actual, su muy compleja composición más allá del cada vez más minoritario sector empleado fijo de la clase, o trabajador “oficial” estable, con las nuevas caras de explotación, alienación y saqueo/acumulación capitalistas.

    • Lo que pasa es que la teoría de la explotación con que cuenta el movimiento obrero, popular y sindical, aquí y en Tegucigalpa, es la Teoría Marxista del Valor, basada en la Ley del Valor-Trabajo, si esta no es válida, como con otro nick has mantenido de nuevo recientemente, si es falsa, entonces ¿cómo se realiza esa explotación que denuncias en esta otra aportación, .B?

      Con otras palabras, si se afirma que el marxismo está en el error cuando sostiene que la explotación en las formaciones socio-exonómicas capitalistas se realiza mediante el trabajo asalariado, pero a la vez se sostiene que, de todos modos, si hay explotación, , entonces hay que aclarar cómo se realiza esa explotación que, al parecer, no ocurre ya como sostenía Marx que ocurría hace 136 años.

      A las grandes afirmaciones se les exijen grandes pruebas, y la que estas haciendo, .B, es una gran afirmación.

      Por cuanto el que hayan pasado 20, 136 o más de 200 años, – como falsamente sugieres -, desde la publicación de la Teoría del Valor de Marx, no le quita la menor validez, puesto que la cantidad de tiempo transcurrido desde el enunciado de una teoría no es prueba de su falsedad, (I Falacia del tiempo trancurrido), te exijo que nos muestres las pruebas, de las que al parecer dispones, de que la teoría marxista de la explotación capitalista de clase obrera, o Teoría del Valor, de Marx, es falsa.

      Gero arte

    • B., los modelos organizativos pueden cambiar o permanecer necesarios no estrictamente vinculados con los cambios en la estructura de clases y/o en la estructura social. Por ejemplo -parafraseando a Negri- la “forma sindicato”, para algunos obsoleta, hoy en dia se está adaptando en algunos lugares y en algunas organizaciones concretas en “sindicalismo de proximidad”, “sindicalismo para organizar a los no organizados”, “sindicalismo comunitario” e incluso “sindicalismo de movimiento social” no para hacer manifestaciones sino para conectar apoyos organizativos y en campañas concretas. Hay mucha literatura académica -de investigadores sobre sindicalismo-, y experiencias sobre “organizing”, análisis militante y manuales organizativos dónde se apunta cómo intervenir en mercados de trabajo segmentados y fragmentados (por contratos temporales, por origen, por género, etc), sectores económicos desorganizados con apoyo de la comunidad, etc . Por lo tanto yo particularmente ya parto de un análisis de situación, de una realidad sociolaboral cambiante cuando hablo de formas organizativas, objetivos económicos y sociales y modelos alternativos.

      Entiendo que el debate que se de este artículo es otro, ya apuntado.

    • Podemos incluso estar de acuerdo en lo dañino que resulta para el marxismo, y para la reconstrucción de una alternativa comunista, los folclorismos de consignas, las imágenes de “Santos”, estéticas sovietizantes o estancarse en debates que caracterizan numerosos blogs autodenominados comunistas, de carácter sectario y sin relevancia de ningún tipo.
      Pero existen numerosas experiencias a lo largo de la historia, en la que el afán de “modernizar” el marxismo, de reverdecerlo o “superarlo”, no son más que caballos de Troya de la socialdemocracia, del reformismo y de intentar convertir a Marx en un “adocenado liberal”. Socialismos del siglo XXI, identitarios, marxismos analíticos, de escuelas de Frankfurt, habermasismo y engendros de todo tipo.
      Indudablemente, el materialismo histórico como ciencia, continuamente debe estar sometido al análisis, debate, nuevas aportaciones, etc… pero no vayamos al punto de querer reinventar la rueda cuadrada. Negar la validez de la teoría del valor, afirmar que está superada, o que las transformaciones operadas en la composición de la clase obrera, suponen un cuestionamiento de la lucha de clases, es retroceder, volver a tratar de inventar la rueda, cuando la rueda necesariamente será redonda.
      Por lo tanto, si no deseas ser marxista, me parece incluso legítimo. Coincidiremos en análisis concretos, incluso en el objetivo del socialismo, pero no trates a los marxistas de imbéciles, porque entonces sería llevar el debate por un camino muy malo. Tampoco utilices “muñecos de paja” para tu entrenamiento, no busques vulgarizaciones marxistas a las que darles caña. Sé legítimamente un revolucionario no-marxista, pero no un falsario.
      No te gusta el concepto de “organización revolucionaria de cuadros”, quizás en términos lingüísticos, a mi tampoco, es un lenguaje vetusto, pero la necesidad de una organización catalizadora de procesos de lucha, de dotar de unidad al conjunto de las luchas, y formada por individuos con formación teórica, política y con habilidades para dinamizar, organizar e implicarse, es algo incuestionable. Porque en el ámbito del marxismo, los debates, deben concretarse en instrumentos de organización, de lucha y de avance en el socialismo, no somos teóricos en el sentido estricto de la palabra, sería una desviación teoricista lamentable.

      Y no acuses de victimismo, porque el principal victimismo es el tuyo, cuando te presentas como portador de nuevas verdades, pero sin decirlas, sólo intentando demoler teorías consolidadas, y con el afán de desprestigiar al marxismo, y cuando se te responde, automáticamente, te refugias en decir que te atacan los “ortodoxos”.
      Si quieres debatir, debatamos, pero desde el respeto.

  9. Un saludo: (I)

    Hay una cuestión que no se puede dejar de lado. Saratxaga aborda la cuestión del trabajo, su organización y las consecuencias que tiene para la clase trabajadora ´los métodos organizativos del trabajo. Saratxaga, desde su punto de vista burgués, saca acolación, de una manera soterrada claro, si se puede cuestionar ya, desde hoy mismo, las bases de dominación y, por lo tanto, del apuntalamiento del sistema capitalista en su conjunto. Todavía no se han puesto en el orden del día los problemas del socialismo como sociedad de transición hacia una nueva época, hacia una forma superior de existencia de la humanidad, lo cual repercute negativamente en sociedades desarrolladas, en las que una crítica radical de lo existente pondría a los trabajadores precisamente ante la cuestión inmediata de cómo transitar hacia esa forma superior de organización social.

    Después de caracterizar al Estado como instrumento de opresión de clase y de establecer la necesidad de su destrucción por el proletariado y su sustitución por un Estado-comuna, Lenin aborda en su libro la cuestión de las “bases económicas de la extinción del Estado”. Al final de este capítulo, cuando se dedica a esclarecer las peculiaridades de la “fase superior de la sociedad comunista”, Lenin recurre a una cita de la Crítica del Programa de Gotha de Marx:
    “…En la fase superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo y, con ella, el contraste entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y fluyan con todo su caudal los manantiales de la riqueza colectiva, sólo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués, y la sociedad podrá escribir en su bandera: ‘De cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según sus necesidades’

    La ruptura del vínculo entre división del trabajo y sociedad de clases reduce el objeto de la lucha de clases a la abolición de la propiedad privada. Por otra parte, la independización de la superación de la división del trabajo de la lucha revolucionaria del proletariado, unida al nuevo factor determinante que Lenin introduce, la “técnica moderna” como principal motor del desarrollo económico una vez abolida la propiedad privada, crea la base teórica para una interpretación tecnocrática del desenvolvimiento futuro de la sociedad de transición. Asi pues, la separación de las tareas de la revolución en dos etapas cualitativamente diferentes por su contenido socioeconómico entra en contradicción con el espíritu que domina El Estado y la Revolución.

    Toda esta adecuación práctica de la teoría leniniana no reportaría ningún peligro si se considera que, una vez superada la etapa de transición preparatoria del socialismo avanza ya al socialismo tal como visualiza Lenin el proceso en El Estado y al Revolución. Pero esto es, precisamente, lo que comienza a ser cuestionado por la dirección del partido bolchevique.

  10. Un saludo: (II)

    Entonces, el libre desarrollo de las fuerzas productivas supone directamente la reproducción de las condiciones de desarrollo de esas fuerzas productivas y, por lo tanto, la reproducción de la división del trabajo en las condiciones dadas, que son las condiciones heredadas del viejo modo de producción.

    A pesar de las advertencias de Engels sobre la íntima relación entre la división social del trabajo y la organización clasista de la sociedad, Lenin da a entender que la “expropiación de los capitalistas” y, en general, de la propiedad privada de los medios de producción, significará la supresión de las clases, por lo que deja entrever, también,que se trata -éste de la abolición de la propiedad privada- de un problema político que debe resolver la lucha de clases, y que, por otra parte, la división del trabajo es un asunto económico que resolverá el desarrollo de las fuerzas productivas.

    En la práctica, esto supone limitar la vigencia de las clases y de la lucha de clases, al periodo de expropiación y de socialización de los medios de producción, mientras, por sí mismas, las fuerzas productivas permitirán, en su evolución, superar la división social del trabajo. Entonces, no se trata ya de destruir las bases de la sociedad de clases, ni de continuar la lucha de clases, sino sólo de conseguir “la igualdad”, algo que puede confiarse al crecimiento cuantitativo de la riqueza social desde el desarrollo en “proporciones gigantescas” de las fuerzas productivas.

  11. Un saludo. (III)

    saratxaga pone el dedo en la llaga en tanto y cuanto los métodos organizativos del trabajo pueden generar por si mismos diferencias de clase: ¿Lo hizo el Taylorismo?, ¿El fordismo?, ¿El Toyotismo?… y así hasta el infinito…

    Pero la pregunta sale de la raiz cuando, al tener que adoptar las fórmulas económicas adecuadas que superen al capitalismo, si en realidad nos podemos permitir, para avanzar en el socialismo, de organización del trabajo al margen de lo desarrollado en el mundo capitalista.

    Saratxaga señala el camino.

    • Komu, me parece que yerras, porque no entiendo que tendra que ver Saratxaga con el socialismo, y si señala algun camino es el de la explotacion del capital.

      ¿Que de donde viene todo esto?. Pues bien, el toyotismo suponia una “afirmacion” novedosa, ante un impetuoso desarrollo tecnologico, una carrera por la productividad (del capital constante), en Japon se dieron cuenta que se podian obtener ventajas importantes con costos de aplicacion minimos si se hacia un uso mas eficiente de los recursos, especialmente humanos, es decir los organizacionales.

      Lo anterior quisiera decir, significaba comprobar como al incoporar mayor capital constante sobre el capital variable, es decir mediante el incremeto tecnologico por unidad de trabajo, se estaba verificando la tendencia decreciente de la tasa de ganancia media. Evidentemente, una contratendencia a esto era incrementar la intensidad de trabajo, precisamente de un capital variable proporcionalmente menor, y eso es lo que supuso el toyotismo.

      Y ese es el discurso de Saratxaga, profundizacion de la explotacion, si ese es el camino que sugieres, me parece que hay una gravisima equivocacion, y que coincidiras conmigo que en direcion contraria al socialismo.

      Venga saludos.-

  12. Si fuera sincera, coherente y constructiva, la invitación de Agur a ensanchar el debate sobre la teoría y ley marxiana de la plusvalía, y su derivada del valor-trabajo, seguro que los interesados se pondrían a la obra. Pero es demasiado importante la cuestión, como para pasar por alto que a los que necesitamos su desarrollo, de esta ley, se nos acuse otra vez aquí de declararla falsa, u otras absurdidades o demagogias, J. Mailua.
    Podríamos, por empezar, fijarnos sobre el famoso trabajo de Carlo Vercellone, “La ley del valor en la transición desde el capitalismo industrial al nuevo capitalismo” traducido y publicado en una web ya señalada aquí, pero también muy recientemente en otro indymedia:

    Click to access teoria_valor_vercellone.pdf

    Y a partir de ahí, y de otros materiales recuperables, o a producir ahora mismo, intentar llegar a una teoría de la plusvalía y consiguiente derivación del valor-trabajo a la altura de nuestras exigencias. Nos quedamos en el siglo XIX en esto. Sin poder aplicar una “ley” a cualquier creación de valor con el trabajo humano, y por lo tanto a su explotación, expropiación o alienación. Sin hablar del desarrollo de la naturaleza del valor de uso y de cambio con relación a esto. Lo que Vercellone intenta aclarar, o abrir como debate mancomunado. Pero ahí lo dejo. Ya veremos si hay voluntad real. Para mi Vercellone se queda en su “post-obrerismo”, sin el coraje de avanzar en una anti-laborista contundente.

    Lluís, en el artículo se hace referencia al desarrollo muy avanzado del ENAM-MLNV, evidente superación de la forma-partido clásica (con KAS, por ejemplo), lo que a mi juicio supuso uno de los puntos de fuerza fundamentales del movimiento. Que permitió, a pesar de la creciente debilidad teórica y entonces política, representar un verdadero contra-poder político-social en nuestro país, a lo largo de casi tres décadas cruciales. Hasta precisamente los años ’80. De ahí en adelante las bases teóricas resultaron insuficientes para permitir un desarrollo o evolución táctica y estratégica de las luchas, en sentido socialista-revolucionario naturalmente, facilitando la hegemonía una nueva “dirección” “política”, dicho de este modo, y seguimos así de pobrecitos, teóricamente desarmados, me parece. Casualidad: con una involución hacia la forma-partido de la que hablas, con Ekin en particular, creada a comienzos de los ’90 en substitución del genial y potente “Complejo” KAS.

    • El complejo KAS-MLNV como lo llamas no se agoto en los 80.Justo empezo por entonces. KAS nacio en 1975 y la fecha de su desaparicion no es la oficial.

      Fue en la “transicion” cuando se puso en efectivo esa forma de movimiento y ha durado hasta hace cuatro-cinco años.

  13. Aupa Petri:

    No es que yo plantee que Koldo saratxaga tenga que ver algo con el socialismo. Muy al contrario, es un liberal de tomo y lomo. Lo que quiero decir es que en el desarrollo de los métodos y organización de trabajo que debieran superarar a las viejas fórmulas capitalistas de división de clases, también hemos ido a la zaga…

    La concepción del mundo marxista debe ser una ruptura radical con todas las escuelas de pensamiento (Saratxaga desarrolla pensamiento económico… capitalista por supuesto) anteriores en cuanto al modo de abordar y de resolver los grandes problemas humanos en el apartado laboral. En este sentido parece que seguimos apalancados en concepciones de espera, en una especie de táctica de agotamiento, de desgaste político de la burguesía como principal estrategia para facilitar el advenimiento de la clase trabajadora al poder.

    Cuando hablamos de socialismo… ¿Estaremos en el tajo implementando las viejas fórmulas del capital? o ¿podemos ofrecer nuevas y novedosas formulaciones para producir de una manera más humana?, Veo que el riesgo de repetir las viejas relaciones sociales de producción sigue ahí estableciendo un hiato entre la expropiación de los medios productivos y la división social del trabajo.

    Saratxaga y cia investigan, para el sistema claro, como joder más pero lo presentan como avances en el entendimiento entre la clase trabajadora y el patrón, haciéndonos creer que en el tajo, cada vez más, las decisiones y dirección del proceso productivo tienden a la horizontalidad (no hablo del mercado que es capitalista por supuesto…) Esta especie de mascarada de Saratxaga no tiene contrapartida por parte de las fuerzas revolucionarias… que se limitan a hablar de la abolición de la propiedad privada. pero no de cómo se democratiza el trabajo duro, no en la toma de decisiones, que también, sino en la puñetera máquina alienante repetitiva que acaba con tu vida poco a poco y con los sueños emancipatorios, pues, se pierde la perspectiva del sentido de lo que haces.

    Se que no me explico bien… paciencia conmigo.

    Un saludo compi

    • Si te entiendo… no sé si soltar un chapa (¿total pa’que?). Bien en plan resumen:

      1.- “las relaciones laborales” son parte de las relaciones sociales. Cada modelo de proceso de trabajo, implica unas especificas relaciones laborales, y a su vez, establece un grado a su vez especificio de dominacion capital …. La expresion de esto trasciende hasta la evolucion particular de cada fase la lucha de clases.

      Quieres leer sobre este tema, te recomiendo de entrada estos dos articulos:

      Mariana Garma
      La relación trabajo-capital. El toyotismo.
      http://www.lahaine.org/index.php?p=21817

      Nestor Lopez Collazo.
      La organización del trabajo, el sujeto social y el Programa de Transición.
      http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-9/la-organizacion-del-trabajo-el-sujeto-social-y-el-programa-de-transicion

      [En este modelo, por ejemplo, el sindicalismo de masas, queda bloqueado y se convierte en anacronico, pues al corresponder al modelo anterior, el taylor-fordista, construido funcionalmente sobre el obrero-masa para ser integrado al capital; ahora se transforma por el “sindicato corporativo” basado en la relacion “individual” —pronto veremos (ya estan) sindicatos de servicios: juridicos, sanitario-mutuales, etc, individualizados]

      2.- Saratxaga ni es un ideologo ni es un investigador, es un ejecutor de un programa puesto en practica en Japon desde los años 60, en particular es un consultor o asesor, o como se le quiera llamar -a nivel personal, todos mis respetos, cada quien se gana la vida como puede y ademas con entusiasmo-. Es decir, que ha llovido y mucho, desde que se pusieron las bases del tal “nuevo modelo” (que ya esta para jubilarse, actualmente en Japon se han ampliado las vacaciones (a dos meses) que son de obligado cumplimiento, por el alto grado de alienacion que ha provocado este exitoso modelo laboral-) Pues bien, por si todavia alguien no se ha dado cuenta, el modelo Saratxaga es una version mas, de otro cualquier esquema toyotista, es decir, Saratxaga es toyotista, su modelo de co-participacion (es un EQ), lo de evitar despidos (es el trabajo para toda la vida, de fidelizacion de la ff.aa de trabajo); la distribucion de beneficios (es el programa de emulacion, sujeto a aumentos de productivad o pudiera ser de reduccion de costos); etc., etc.

      Bien si se puede sugerir, que por favor se lea este texto,:

      Fernando Fantín y Juan Manuel Nuñez.
      ¿Que es el toyotismo?.
      http://www.nodo50.org/observatorio/toyotismo.htm

      3.- Dices,. ¿Vamos a la zaga?, ¿quienes?. Una y otra vez la clase obrera ha sido derrotada, mas sin embargo, alguna puñetera vez tendra que aprender, aunque para que eso no suceda esta el reformismo, el colaboracionismo, y la ignorancia expedida en dosis de cloroformo mental para evitarlo, o confundir o despistar o incidir la atencion en cuestiones inutiles. Con un minimo de voluntad, se puede entrever algunas pistas nuevas, pero si se sigue con el programa del frente popular del año 1935 de Dimitrov, pues claro que pasa lo que pasa, que ni se sabe donde se esta ni a donde se va.

      Insisto en que se lea, si viene a bien, el articulo que sugeria Agurrak, aqui mismo, que ha sido la introduccion en alguna de las ediciones del libro fundamental de Mucho Ichiyo:

      Nestor Collazo y Andres
      Toyotismo: Lucha de clases e innovación tecnológica en Japón

      Click to access Toyotismo-La-Lucha-de-clases-y-la-innovaci%C3%B3n-en-Jap%C3%B3n.-Muto-Ichiyo.pdf

      ==========================

  14. Kaixo lagunok:

    Nadie cuestiona la necesidad de establecer un marco teórico general para su concreción en modelos de desarrollo, en la economía real. No obstante, el debate exclusivo en torno a este marco teórico provoca, en muchas ocasiones, y en lo que se refiere al debate en el seno de la izquierda revolucionaria, de manera permanente, un colapso teórico práctico que impide definir, o diseñar, las fases de implementación de modelos de desarrollo económico aplicados a la empresa, coherente con los objetivos socioeconómicos y políticos referenciados en un futuro socialista.

    En el marco socioeconómico concreto de Euskal Herria, con unas características muy definidas en cuanto a su formación social, y muy especialmente al desarrollo de sus fuerzas productivas y las relaciones técnicas (no las sociales) de producción, se hace necesario dar una respuesta efectiva a los retos económicos y sociales que tiene que afrontar nuestra sociedad desde un proyecto de futuro independiente y socialista. Es esta necesidad la que nos obliga a analizar todos los modelos teórico prácticos existentes, incluso aquellos que sí bien no persiguen un cambio en las relaciones sociales de producción, si pueden llegar a trasladar, en cambio, al límite de su desbordamiento de estas relaciones en el seno de la empresa.

    Sin entrar a opinar sobre la persona Koldo Saratxaga, sus formas y contenidos de sus exposiciones públicas, si creo necesario afirmar que el modelo de organización auspiciado por Saratxaga surge en un contexto de crisis socioeconómico muy concreto y responde, efectivamente, a la necesidad del capital (ellos denominan “la propiedad”) de rentabilizar sus inversiones aumentando la plusvalía mediante la optimización del capital fijo y variable. Esto, evidentemente, exige la implementación de nuevas formas de organización técnica del trabajo que, y esto es uno de los elementos a estudiar, podría implicar llevar al límite, las contradicciones existentes con las relaciones sociales de producción, en el contexto del sistema económico capitalista.

    Un modelo de organización entre cuyos principios se encuentran (por citar algunos de ellos): 1) la transparencia y la comunicación permanente de la información sobre la realidad socioeconómica de la empresa; 2) unos procesos de tomas de decisión en procesos en los que lo colectivo prima sobre lo individual y particular; 3) un sistema de retribución con una estructura de escalas mínimo; 4) y unos mecanismos de retorno a la plusvalía que, independientemente de su cuantificación, el mismo concepto, convertido en derecho, podría significar, también en este campo, un interesante avance en cuanto a la manera de entender la “retribución” el “saloario”. Todos estos, son aspectos que debían de ser tenidos en cuenta en el debate teórico de la izquierda sobre planificación y desarrollo de la economía real aplicada a la empresa.

    Evidentemente, hay aspectos que son difíciles de asumir en cuanto al concepto y organización desde un punto de vista teórico socialista, pero no olvidemos que el modelo que comentamos, no se diseña con este objetivo, pero puede aportar elementos positivos en cuanto pudieran ser coherentes con aquel, a la vez que pueden ir creando nuevas condiciones técnicas, económicas y sociales en el seno de cada empresa (o grupo de empresas) en cuya incidencia nos debiéramos de implicar como agentes sociales activos, en el marco de la dialéctica determinada por la lucha de clases.

    • Estimado Larru:

      “el modelo de organización auspiciado por Saratxaga surge en un contexto de crisis socioeconómico muy concreto y responde, efectivamente, a la necesidad del capital (ellos denominan “la propiedad”) de rentabilizar sus inversiones aumentando la plusvalía mediante la optimización del capital fijo y variable”

      Que decir. En realidad no es que sea un “contexto” de crisis, sino que se agoto el ciclo de los 30 dorados, por lo que la respuesta en la “maquina locomotora” que era Japon en los años 60, el toyotismo fue la respuesta que el capital encontro para perpetrar una profundizacion de, si , incrementar la extraccion de plusvalia, pero que requeria aplicar una vuelta de tuerca en el disciplinamiento de la fuerza de trabajo. No solo habian sido destruidos los sindicatos, reconvertidos, y asimilados; como lo he escrito en otras ocasiones el capital ya no solo necesitaba de una fuerza de trabajo sumisa y docil, plegada a sus deseos; sino hacerla entusiastamente militante de la causa del capital, Esto es el toyotismo: la empresa es como la familia, para toda la vida, a quien no se le puede traicionar nunca y hay que darlo todo. Y bla bla bla bla blablabla.

      Lo cual, cuarenta o cincuenta años despues, ha demostrado que tambien esta agotado. ¿Donde?, pues en el mismo Japon. Con una crisis deflaccionaria de la que no salen desde hace dos decadas, por mucho que inyecten billetes a tutiplen, no levanta cabeza. Un detalle a vuela pluma que me viene a la cabeza, se espera que en muy pocos años, en nada, la balanza comercial japonesa se haga deficitaria, pero de manera cronica, (cuando hasta hace no mucho Japon era sinonimo de exportacion). Por las calles japonesas, hoy, gente sin techo, duerme en parques y estaciones. Y si no recuerdo mal hace un par de dias, el gobierno japones anuncio la modificacion de la estricta politica inmigratoria, para favorecer la inserccion de fuerza de trabajo del exterior.

    • Ya te digo, jajajaja. Habra que reconocer que tablas tendra unas cuantas, Koldo Saratxaga, y que como buen torero, nos hace un pase de veronica y si se tercia en la confusion uno de chicuelinas.

      para amenizar la tarde un poco de musica de pasodoble taurino, “ensin descascar”:

      Pepe el mazcayu, a la voz de Jeronimo Granda.

      • Ja, ja ja… también hemos tuiteado otro artículo tuyo, en el mes de marzo, donde mencionas a Saratxaga, no favorablemente. Aquí ves el tuit: https://twitter.com/GaurEgun_k2k/status/445099244739784704 Dice: “Cooperativismo https://borrokagaraia.wordpress.com/2013/11/03/cooperativismo/ Via Petriko Barreno en Borroka Garaia da! @BorrokaGaraia” Tanto tu artículo como este post se han enlazado además en nuestra “página de empresa” en LinkedIn y en el perfil. Y nada más que añadir, ya que que el debate tiene mucha altura y sinceramente pues no hay tiempo para elaborar respuestas. Solo decir que ahora es momento de diferentes maneras de ser social y que el mundo del trabajo es mucho toro, y desde los cuernos hasta el rabo todo es toro, por decirlo con la cosa taurina que ha salido aquí.

        • ¡¡¡Nada, que me teneis rodeado!!! Esto es un sinvivir, y hasta ya me llevais la cuenta (escribes en el post: “donde mencionas a Saratxaga, no favorablemente” —como de decia Dali, que hablen …—). Bromas aparte. Por supuesto, mis respetos por toda persona, el que salga su nombre es por la fama y la proyeccion publica que le precede; la critica de fondo es en lo generico sobre el “toyotismo” y versiones subsecuentes.

          Desgraciadamente en EH carecemos de centros y nucleos de critica radical, periclitamos en medio de una hipocrita y langida sublimacion perpetua, y pagamos un alto precio por ello, con profusion del alelamiento y el atolondramiento generalizados.

          Pues nada a seguir bien, menos trabajar y mas gozar, que el karoshi es como el karma, muy kabr….

          saludos.-

    • Ezezaguna-k dio: Milesker por compartir los tuits, y hay que decir que son del blog del NER (htttp://k2kemocionando-novedades.blogspot.com), no del grupo NER (= @nergroup). También escribimos otro tuit indicando que el gemba kaizen desde siempre se ha comparado con el estilo de Saratxaga (https://twitter.com/GaurEgun_k2k/status/485882549345218561). Y los tuits no son ningún pase torero, son sentidos, disfrutando de conocer y que se conozca el NER, pero también sabiendo que a algún seguidor del NER no le van a gustar. Este post de Borroka Garai inspiró el titular de otro post nuestro: “Espacios donde importan todas las personas todos los días” (o sea, espacios NER), y es porque si te vienes arriba porque cuentan contigo para opinar en una ocasión especial, imagina si cuentan contigo todos los días para opinar y participar, pues energía pura

  15. TOYOTISMO E IMPERIALISMO VASCO-ESPAÑOL

    Cuanto mayor es la composición orgánica del capital en una formación económico-social dada, mayor es la tendencia del capital hacia el empleo sistemático de la política toyotista. De hecho, el capital, en determinado punto de su desarrolo imperialista, ha de llevar el toyotismo a la totalidad social.

    Efectivamente, un capital territorial que está altamente concentrado, que tiene , por tanto, una alta composición orgánica media, es forzosamente un capital imperialista. Y la formación socio-económica que desarrolla es una formación socio-económica IMPERIALISTA. Es decir, una formación social que exporta capitales. Por esto el argumento del carácter mesiánico de la oposición a este capital no vale: Puesto que este capital imperialista no únicamente fríe huevos internos sino también y en continuo huevos externos, puesto que la lucha de clases es mundial, aliarse en el desarrollo de la explotación con el capital imperialista vasco-español es admitir como propio el imperialismo, conciliarse con él, y entrar en contradicción con el proletariado mundial y, así, con el proletariado vasco.

    El capital imperialista vasco-español está abocado*, como hemos visto, por la alta composición orgánica media del capital alcanzada, – que es un criterio de evaluación superior al de nivel tecnológico de la producción exportada -, a intensificar su explotación de la clase obrera mundial en su extensión nacional, elevando la productividad del Trabajo Social Medio en EH. Esto implica llevar a un nivel superior de desarrollo al Trabajo Abstracto Humano, lo cual a la vez requiere una elevación de la internacionalización del aparato productivo. Para todo esto necesitan a Saratxaga y a EHBildu, a, en fin, una burocracia toyotista específica, para la expansión del toyotismo a toda la formación social vasca, como un intento de nueva aculturación social, especialmente del díscolo proletariado abertzale y socialista, a integrar en el proceso de producción de plusvalía como nuevo “capital humano” vasco.

    Como hemos visto más arriba “el toyotismo es la respuesta del capital en funciones, en la producción de plusvalía, al auge de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, empleando el método de trasladar la competencia interempresa, a la competencia-rivalidad entre obreros, para abaratar así el capital variable”. Pero, motorizado por el auge de las contradicciones interimperialistas y la lucha interimperialista por los mercados.

    Concretamente ¿qué hace Saratxaga?. Saratxaga exacerba la competición-rivalidad entre obreros en las empresas que reflota, buscando expulsar a los obreros que dan perfil bajo o medio en la escala del Trabajo Social Medio, sustituyéndolos por trabajadores que dan un perfil alto o muy alto en esa escala. También “pone las pilas” a los trabajadores para que por si mismos se autoconciencien de la necesidad de ser competitivos y más exigentes consigo mismos en cuanto capital vivo que ha de entregarse a su empresa. Eleva por estos medios la productividad media de las empresas, reduciendo los gastos, y deshaciéndose de los trabajadores poco o no lo suficientemente rentables, que quedan como excedentes humanos, y que lo son por, como hemos visto, dar un perfil bajo o medio o no lo suficentemente alto en la escala del Trabajo Social Medio, de empresa, nacional y regional. Así eleva la productividad, reduce los costos y ayuda a aumentar estructuralmente la depauperación del proletariado.

    Pues esto, en un mundo en donde predomina la maximización de la concurrencia, y en el que las fuerzas del proteccionismo solo se abrirán paso a la vez que el aumento drástico de las probabilidades de gran guerra; un mundo que vive la Tercera Revolución Industrial, basada en la microelectrónica, un mundo en el que se recortan los medios de reproducción social para invertirlos en desarrollo del Trabajo Abstracto Humano, y así aumentar la producción de plusvalía, que es lo que le interesa a Saratxaga, como capitalista en funciones, y al capital en general. Tenemos pues que poner en relación el auge del toyotismo social con el desplome demográfico, con la paulatina destrucción física del proletariado interno, la guerra de géneros por el auge de la competencia entre productores-vendedores de fuerzas de trabajo de ambos sexos-géneros, y la presentación como normal de que entre un tercio y la mitad de la población se encuentre siempre en situación de negación de medios de vida, de reproducción social y de producción, y de su participación en ellos.

    En el camino de la maximización mundial de la concurrencia entre productores de clase obrera, queda una subreproducción social brutal, (que sencillamente convierte a Euskal Herria en una nación inviable, y determina la destrucción física del proletariado vasco), y queda una superpoblación relativa, excedente sobrante desde el punto de vista del capital, y foco de todas las miserias. Es sobrante para la producción de plusvalía concretamente porque da un perfil bajo o medio o lo suficentemente alto en la escala del Trabajo Social Medio, pero es que, además, a medida que el capital imperialista vasco-español se exacerba, aumenta de escala, se internacionaliza y maximiza multidimensionamente la competencia entre los asalariados, se incrementa proporcionalmente la envergadura de la superpoblación relativa. A mayor caída de la tasa de ganancia media, mayor, y no menor, como se nos quiere hacer creer, número de obreros y obreras en paro y en el subempleo. Por esto, pasamos del toyotismo desencadenado en el aparato productivo al toyotismo social, el toyotismo difundido a la totalidad social. La participación de Saratxaga en la ponencia de autogobierno de EHBIldu es pues un episodio más del auge devla tendencia estructural a la difusión del toyotismo a la totalidad social.

    O estado imperialista vasco-español (fuerza especial de represión del proletariado interno y de defensa de las inversiones externas de la burguesía vasco-española) o estado socialista vasco, estado en el que hay una situación de doble poder de clase, en el que la burguesía no tiene el monopolio del uso de la fuerza, ni la hegemonía política ni el privilegio monopolista de la autoorganización internacional como clase. Pero partiendo de la base de que el estado socialista vasco es el resultado de una lucha de clase nacional e internacional en el marco de una revolución social mundial contra el capitalismo imperialista, contra la prosecución de la sociedad de clases.

    _________________________________

    *IMPERIALISMO VASCO-ESPAÑOL

    <a href="INTERNACIONALIZACIÓN. Las empresas vascas reactivan su inversión exterior para salir de la crisis. En el mundo hay repartidas ya más de 400 fábricas de 177 compañías de Euskadi. En 2011 invirtieron 425 millones hasta septiembre, tres veces más que en todo 2010 y el segundo mejor dato histórico tras 2007.
    267 fábricas de capital vasco se han globalizado «para su supervivencia»Juan Basterra, Gara.
    Datos sobre inversiones exteriores de capitales vascos
    “El capitalismo vascongado dispone de 2.266 filiales en otros países (2) , y busca doblar esa cifra en la fase que se abre hacia el 2020-2030″.(…) ”Las empresas de Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Nafarroa Garaia han invertido desde 1993 hasta marzo 2008 en el exterior 51.057 millones de euros netos y en cambio al sur de Euskal Herria las inversiones que han llegado suman 12.670 millones de euros” (5). Y brega por aumentar esos montos, que hoy serán o próximos o superiores a los 60.000 millones de euros”.2013-2025: tendencias de la Acumulación de Capital en EH
    Iberdrola, multinacional eléctrica, un verdadero monopolio que hace y deshace a capricho en el cuadrante noroeste de la península, tiene su sede en Bilbao, feudo del PNV, no en Madrid.
    – La industria del armamento vasca, netamente exportadora, contaba en 2009 entorno a 3000-3500 trabajadores y una facturación de entre 600-1000 millones de euros al año, hacia el 2% del PIB. En este lapso de tiempo, prácticamente el único sector que ha crecido a escala mundial es el militar, sucediéndose una cadena de guerras (Libia, Siria, Sudan, Malí, y ahora Irak y Ucrania,) entre otras, que llevan a pensar que ahora más que de las moderadas estimaciones de Gasteizkoak en 2009 (**), estaríamos hablando de 1000-1500 milones de euros en exportaciones de armas, y hacia el 3% del Producto Interior Bruto.

    **Mercaderes de la muerte: made in Euskadi. La industria militar en Euskal Herria.

    – Bermeo, feudo de EHBildu, es sede de 54 pesqueros de altura que faenan de manera imperialista en otros continentes, por ejemplo en Somalia, en lo que solo puede ser denominado como imperialismo pesquero.
    Por ejemplo, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), fabricante de material ferroviario, en el Goiherri, obtiene el 81% de sus ingresos en el exterior

    Así pues, la diferencia entre 1969, cuando eclosiona el movimiento nacional vasco de liberación social y nacional como movimiento de masas, y 2014, es, pues, geopolítica y económico-social. La Euskal Herria de 2014 no es ya una formación socio-económica con baja concentración relativa de capitales que ha de llevar el peso de la acumulación sobre las espaldas de sus propios obreros y capitalistas, parafraseando a Ernesto Txe Gebara, sino que una importante parte de los obreros de Euskal Herria y de los capitalistas de Euskal Herria llevan la acumulación sobre el peso de otros obreros, en lo interno y en lo externo, siendo la difusión del toyotismo y su ideología una necesidad económica y política del capital imperialista. Por esto, en esta contradicción no hay cuatro campos o tradiciones políticas como sostienen el imperialismo y sus aliados, sino dos grandes campos mundiales enfrentados, el de la clase capitalista y sus aliados y el del proletariado mundial y sus aliados.

    Postdata: La critica al texto de Vercelone sobre la supuesta crisis de la teoría del valor se publicará en Irteen.net a causa de que no es un mero comentario sino un verdadero artículo que exige un formato complejo para facilitar la lectura del público.

    • Buenas, sólo un pequeño matiz a la apreciación hecha sobre las cantidades de las exportaciones militares vascas. En Gasteizkoak no hay estimaciones ni moderadas ni no moderadas, porque tal y como intentamos dejar claro en el ibro “Mercaderes de la muerte made in Euskadi. La industria militar en Euskal Herria”:

      Los datos dela industria militar vasca
      Cada vez que presentamos un trabajo, damos una rueda de prensa o to­mamos parte en una mesa redonda sobre la industria militar vasca, un tipo de preguntas que siempre aparece es el relacionado con la cuantificación: ¿cuántas empresas vascas hay en el sector?, ¿cuánto dinero facturan al año?, ¿cuántas personas se dedican a fabricar productos militares? Y, sin embargo, en Gasteizkoak intentamos no dar respuestas concretas a estas preguntas.
      ¿Por qué? Muy sencillo: por no hacerle el juego a la industria militar. Po­cas empresas, personas inversionistas, trabajadoras de esta industria… están dispuestas a reconocer públicamente que toman parte en el negocio de la muerte –¿por qué será?– y por eso, ocultan sus datos o los maqui­llan. Esto conlleva que la mayoría de las cifras que suelen aparecer (y que podrían recopilarse para dar un dato general) no se correspondan con la realidad, dando siempre una imagen más suave, pequeña, encajable de la dimensión de la industria militar. Si, cayendo en su trampa, diéramos por buenos sus datos, estaríamos colaborando en ese lavado de imagen que persiguen. Y nada más lejos de nuestros deseos. Sobre todo teniendo en cuenta que, en nuestro mundo actual, son las cifras las que terminan im­poniéndose tanto en las cabeceras de las noticias publicadas como en el imaginario colectivo.
      (…)
      Pero, volvemos a insistir, en Gasteizkoak no le otorgamos gran credibilidad ni a las cifras que ofrecen las empresas, ni a las que ofrece su patronal AFARMADE, ni a los estudios que están hechos en base a ellas. Y por lo tanto tampoco a las que aquí acabamos de ofrecer. Creemos que las razo­nes para ello han quedado suficientemente expuestas.

      • Pero, Gasteizkoak, el dato concreto y a poder ser exacto es importante sino crucial. En el análisis de la acumulación de capital en EH saber con precisión cuánta es la producción vendida para uso militar, cuántas de esas mercancías son efectivamente armas, y para qué guerras y represiones concretas se venden, permiten caracterizar la formación socio-económica con mayor exactitud y dejar de vivir cayéndose de un guindo – o fingiéndolo – mientras se participa en relatos sociales sobre el ‘quien somos’ colectivo que no se corresponden con la realidad.

        Por ejemplo, si del análisis de la acumulación de capital surge que no solo Baskongadas (y así el conjunto de EH) es una economía imperialista sino que, además, es una “economía imperialista de guerra”, – es decir que tiene ( o tiende a tener) una porción muy importante y creciente del conjunto de sus exportaciones orientadas a la producción bélica y así a la reproducción del flagelo de la guerra imperialista – veremos cómo comienza a desmoronarse el mito de una Euskal Herria pacifista y pacífica haciendo un proceso de paz por el bien de todos con ayuda de una comunidad internacional de radiante color de rosa, cuando en realidad, tras el escenario teatral, este mito y su narrativa son cobertura político-social de determinados sujetos de clase capitalista y sus aliados para consolidar y ampliar coberturas de negocio.

        Como el imperialismo mundialmente dominante está solicitando el aumento de un punto en el gasto militar en Europa*, a respaldar con deuda pública, pero dada la situación verdaderamente dramática de la deuda pública, a respaldar con sustitución de gastos sociales con gastos militares, este debate tenderá a internacionalizarse, sobre todo al interior del estado, pues resultará insostenible pedir apoyo para realizar un proceso de paz, caracterizado ex-socialismo, o sea falso, mientras se participa de la fiesta del aumento de los gastos militares y de la expansión de la inflación de la burbuja militar global, y así en la producción de sus letales consecuencias.

        _______________

        * En la neolengua capitalista esa petición de aumento del gasto militar por encima de la austeridad, probablemente encubre la petición de una gran elevación. Y sabemos que este tipo de gasto normalmente no aparece debidamente reflejado en las contabilidades capitalistas. De hecho, hay que tener en cuenta que el conjunto de la estadística burguesa está ahora cometiendo sistemáticamente estos fraudes estadísticos, maquillajes y contabilidades creativas, y reconsideraciones de los parámetros de base caracterización de los datos. He aquí otra pista sobre que los números exactos si son importantes… ¿no será porque una parte importante de esos gastos son apuestas especulativas perdidas del capital imperialista (con capitales sobreacumulados) cuyos costos terminan pagando, como deuda publica, succiones tributarias ad hoc o desbalances de caja, la clase obrera de las poblaciones base de estos complejos económico-sociales imperialistas?

  16. El URL que ha quedado roto: INTERNACIONALIZACIÓN. Las empresas vascas reactivan su inversión exterior para salir de la crisis. En el mundo hay repartidas ya más de 400 fábricas de 177 compañías de Euskadi. En 2011 invirtieron 425 millones hasta septiembre, tres veces más que en todo 2010 y el segundo mejor dato histórico tras 2007

  17. Era un problema doble, a ver si ahora si funciona el enlace: http://www.diariovasco.com/v/20120304/economia/empresas-vascas-reactivan-inversion-20120304.htmlINTERNACIONALIZACIÓN. Las empresas vascas reactivan su inversión exterior para salir de la crisis. En el mundo hay repartidas ya más de 400 fábricas de 177 compañías de Euskadi. En 2011 invirtieron 425 millones hasta septiembre, tres veces más que en todo 2010 y el segundo mejor dato histórico tras 2007

    • Estás insertando código html y por eso te sale mal. Solo tienes que poner la dirección url, no hace falta nada más. El blog automáticamente lo hace enlazable aunque sea texto plano.

      • En, que tampoco que le he preguntado al webmaster si le parece bien el empleo de estas etiquetas o no. En todo caso, si se quiere ahi está el material. Ufff

        • Pues la verdad generalmente son una molestia ya que tengo que ir arreglando los errores que se hacen, además no todo el mundo sabe utilizarlos y no creo que sea adecuado que unos lo usen y otros no. Saludos.

  18. Kaixo lagunok; kaixo Petri:

    El análisis concreto de la situación concreta, es uno de los elementos fundamentales para la elaboración de un programa de intervención que contenga un claro carácter transformador. En este sentido, tan importante es contextualizar nuestra intervención en el marco de las condiciones de explotación impuestas por el capital transnacional, como el de conseguir definir su desarrollo en la formación social concreta, en la que los distintos agentes sociopolíticos pretendemos intervenir en el ámbito socioeconómico concreto, por ejemplo la empresa (cualquiera que sea su configuración), en la defensa de los intereses de clase enfrentados.

    La cuestión cardinal consiste, entre otras cuestiones, conseguir incardinar la actividad económica empresarial con el desarrollo e implementación, por ejemplo, de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, de manera que todo ello pueda hacerse viable desde el punto de vista económico y social.

    Efectivamente, una fuerza social que defiende un proyecto de futuro, nunca podrá ser creíble, ni concitar los apoyos sociales necesarios para el desarrollo final de su proyecto, si no es capaz de demostrar la viabilidad efectiva de sus propuestas de transformación. La confrontación de proyectos, modelos socioeconómicos, de intereses de clase…, se materializa y desarrolla en cada proyecto, en cada empresa, en cada iniciativa socioeconómica que configura nuestra formación social.

    En esta lucha, no podemos desdeñar ninguna aportación que surge desde el conocimiento humano colectivo, y el modelo organizacional que estamos comentando lo es. Quien pretenda formar parte directa en la acción transformadora, necesitará contar con instrumentos y programas de intervención en cuya base, necesaria e irremediablemente, encontraremos elementos y factores que tuvieron (tienen) la finalidad de ejercer la explotación de una clase sobre otra, pero que, a su vez, son elementos y factores que pudieran hacer posible el desarrollo de un modelo de sociedad antagónica a aquel. Esto es, debemos de ser capaces de reapropiarnos de un conocimiento que en su desarrollo es colectivo y aprender a adaptarlos a las necesidades e intereses de clase que en cada momento seamos capaces de priorizar, sin caer en posicionamientos teóricos que no cuentan con un plan de acción concreto y real, o aquellas otras que nos recuerdan, en ciertos aspectos, a las prácticas luditas de principios del siglo XIX.

    • El problema es luego cómo le explicas a los sectores desempleado y subempleado de la clase obrera, las victimas estraégicas del toyotismo, el proletariado, así como a las fracciones no técnicas, con baja y media capitalización de su fuerza de trabajo, que entre lo hacedero y la defensa de sus intereses, que incluye realizar desgradables negaciones revolucionarias, elegiste lo hacedero, el oportunismo y el reformismo. ¿o no es esto lo que estas recomendando hacer?

      • Kaixo lagun; perdona por la demora:

        Creo que quienes participamos en este debate, lo hacemos desde un conocimiento teórico práctico sobre lo que son las relaciones sociales de producción en la empresa y sus consecuencias colectivas e individuales. En muchas ocasiones, la personalidad jurídica de la empresa contrasta con la operativa de su organización interna, la forma de creación de la plusvalía y su apropiación. Es por esto por lo que propuestas de organización técnica del trabajo, la participación social en el proceso de toma de decisiones de carácter económico y social, así como la gestión de la información económica interna de la empresa…, son propuestas que si bien en su concepto, no son novedosas, sí lo son en cuanto que, en el caso de la propuesta de Saratxaga (que no es la única), adquiere una materialidad objetiva que debería de analizarse con seriedad, desde una perspectiva teórico práctica de izquierdas.

        Analizarlo, no como un modelo cerrado e inmutable, sino como un sistema operativo aplicable (que se está aplicando) en la economía productiva real y que “sí bien no persigue un cambio en las relaciones sociales de producción, si puede, en cambio, conseguir llevar estas relaciones sociales de producción, en el seno de la empresa, al límite de su desbordamiento”; o, dicho de otra manera, “podría implicar llevar al límite (agudizándolas) las contradicciones existentes en las relaciones sociales de producción” en el seno de la empresa.

        El día 6 de julio 2014, el diario Gara publicaba los resultados de un estudio realizado por Gaindegia sobre las características del mercado laboral en Euskal Herria, en el que se arrojaban datos comparativos sobre la “proporción de jóvenes con formación superior” (estos datos podrían ser extrapolables a las características de los trabajadores con empleo). En cualquier caso, esto nos permite hacer una proyección de futuro sobre el grado de cualificación de la fuerza de trabajo contratada. Es de prever que los trabajadores vayamos adoptando nuestras propias decisiones, ante iniciativas o propuestas organizativas como la que comentamos, en aquellos espacios de debate que se vayan creando a impulsos de nuestras necesidades de clase (y las ajenas).

        En consecuencia, creo que las organizaciones obreras (sensu estricto), esto es, los trabajadores organizados, debiéramos de impulsar y participar en espacios de debate y de análisis concretos sobre situaciones concretas, para poder ir definiendo las líneas de actuación conjuntas, que eviten la dispersión de fuerzas y las contradicciones en la defensa de nuestros intereses de clase. Analizar, desde la perspectiva de clase, cuáles son las amenazas y oportunidades; las fortalezas y debilidades de cada propuesta; sin perder la perspectiva histórica y las aportaciones de la experiencia soviética y/o consejista…, con el fin de articular estrategias de concienciación social, y la transformación de las condiciones de explotación y apropiación; transformación que, necesariamente, se derivará de su abolición final.

    • Disculpa Larru, pienso que estas planteando una yuxtaposicion de planos distintos, una cosa es la elaboracion de una estrategia especifica de un grupo politico o sindical, de una campaña u otra. Frente a una fase especifica del capitalismo, y la naturaleza de la particular en la que se esta dando la dominacion del capital sobre el trabajo.

      Si hay miedo de enfrentarse a la misma, siquiera mirarla, y aun dar pie o entrada al discurso del capital, dandole oido, no puede construir un sujeto ni historico ni politico ni revolucionario ni siquiera en proceso frente a el. Sera en todo caso un sujeto dependiente, que reproducira lo que le haya sido dictado, y sus actos practicos o estrategias no significaran nada mas que un lacerante camino hacia el infierno, eso si sembrado de muy buenas intenciones (con la oreja comida de deliciosas y emocionadas melodias y convocatorias a la inmolacion).

      No es un asunto de tecnica, ni instrumental, esto viene despues. Esclarecer, saber donde estamos, y desentrañar el enrredo oprobioso en el que nos encontramos, para aprender a saber la salida al laberinto.

      • A ver, alguien no está evaluando bien la situación. El cuento de la salvación de la industria vasca a través de la introducción del toyotismo versión Saratxaga, es decir a través de la elevación de la cuota de plusvalía es tan tramposo como el desplazamiento hecho en estos años desde la crítica al sistema, con estructurales contradicciones intrinsecas que determinan la miseria y la explotación para grandes masas de seres humanos también en EH, hasta la crítica a la corrupción, de un supuesto capitalismo mal gestionado, como hemos visto hacer al reformismo durante estos años.

        En este caso, el desplazamiento es desde la crítica al sistema imperialista que condena a la industria vasca y al proletariado interno a su exterminio físico, en eutanasia, cultural, polítca, demografica y social, hacia la crítica a los trabajadores vascos por no ser lo suficientemente productivos; desde la crítica al sistema imperialistas a la crítica a la gestión de las empresas “concretas”, realizada por expertos toyotistas claro está…

        A determinado punto la urgencia importante no es ya, pues, cómo responder a la pregunta de la politica concreta para la cuestión concreta, – no confundir con la reforma concreta para la cuestión concreta -, sino qué principios políticos fundamentales han de aplicarse a as cuestiones concretas. Y saber situarse en el plano de la lucha de clases a partir del análisis de la acumulación de capital, donde, en nuestro caso, hoy vemos una impresionante campaña capitalista multinacional de ofensiva para reducir el valor de la fuerza de trabajo (reducción del salario general obrero) en donde no podemos alegremente ponernos a fomentar el toyotismo mientras este se dedica a perseguir al movimiento sindical y a centenares y miles de concretos cuadros sindicales, – que no es que sean el Txe de Gebara pero dificultan al capital realizar su brutal deflación salarial -, y a machacar a docenas de miles ,cuando no a centenares de miles, de trabajadores que el capital en funciones (Saratxaga) considera no dan un perfil lo suficientemente alto en la escala del trabajo social medio como para elevar la productividad… o la masa de plusvalía alienada. Tener en cuenta esto al evaluar este intento de colarnos como teórico dirigente de la clase obrera vasca al canalla de Saratxaga, es una cuestión de principios Larru, y, eso si, procurando a la vez no caer en trampas, aunque las monte Gaindegia con todo el rollazo de la comparativa del País, Euskal Herria, en la liga interimperialista de productores de plusvalía en Europa y en el Mundo.

  19. Aupa denori.

    Gracias Larrugorria por las aclaraciones. Yo hubiera sido incapaz de expresarlas mejor. En esa linea quéría yo incidir… intentar hacer entender que hay, a mi entender, dos motivos por los que Saratxaga, a pesar de los pesares, hay que, al menos, “escuchar”, sabiendo de que pie cojea:

    1. Que el plano teórico está muy bien, pero sin caer en el intelectualismo (como decirnos una y otra vez de dónde y para qué del Toyotismo…). O es que ¿alguien desde la revolución va a desarrollar nuevos métodos y organizaciones de trabajo que nos liberen de lo repetitivo y alienante?. Parece que las experiencias pasadas con el Taylorismo-fordismo, o el estajanovismo soviético no han servido de aprendizaje para entender que a un trabajdor estar en un sistema u otro le puede dar igual y por lo tanto no moverse en parámetros de transformación sino de ganar más salario.

    2. Impedir que los propios métodos y organización del trabajo supongan la necesidad de estructuras jerarquizadas que provoquen desigualdades de clase… Algo en lo que nunca se interviene repitiendo así las premisas del capital en el interior del nuevo estado que se intenta construir… y el peligro de restauración capitalista.

    El socialismo es, aparte de una etapa de transformación, la visión de que puede abrirse nuevos métodos de trabajo que, gracias a la tecnología, no respondan a claves explotadoras ni de jerarquizaciones absurdas que sólo contribuyen a denigrar a nuestar clase trabajadora.

    Salud

    • Abusando de tu confianza, creo que estas atrapado entre una aparente lealtadad al leninismo….(lo digo por los comentarios que hiciera Lenin sobre las virtudes del modelo taylor.fordista para las necesidades de la revolucion, por supuesto para el desarrolllo del….capitalismo de Estado, como explicitamente lo escribia Vladimir, de modo acelerado).

      Preguntas, ¿es que acaso se van a desarrollar nuevos metodos de la revolucion?, pues por supuesto que si. “Unas relaciones laborales” especificas del capitalismo, son capitalistas. Si se esta en un proceso de transicion socialista, se tendra que modificar de su naturaleza, hacerlas socialistas. No exsite neutralidad “tecnica” ni “laboral”, ni nada de eso. Lo alienante no es estar en la “maquina” fresando o mecanizando piezas, sino romper con el flujo continuo fordista. La produccion no esta dirigida al mercado, sino a cumplir el plan, que ….

      El peligro de restauracion capitalista, significa que se sigan manteniendo relaciones sociales capitalistas, es decir, asalariado, trabajo asalariado, y un proceso de produccion orientado al mercado. Quita eso del medio. Convierte la direccion de la produccion en un coto cerrado de “profesionales tecnicos”, sino en un proceso proletario de direccion.

      El socialismo es la socializacion de las relaciones juridicas de propiedad, pero solo si se han transformado las relaciones sociales de produccion eliminando el trabajo asalariado. No hay produccion sujeta al mercado, y a la regulacion de la ley del valor, sino que es sustituida la regulacion por la decision colectiva a traves de un plan general social, para la satisfacion de las necesidades sociales. En esto no hace falta ni el mercado, desaparecen las mercancias, desparece el dinero. ¿Utopico?, para nada, simplemente logico. La tecnologia es un medio para incrementar la productividad, que tiene una repercusion en toda el proceso social de produccion, al favorecer que se reduzca aun mas el tiempo de trabajo necesario, aumentando el tiempo de ocio.

      Aqui introduzco mi abuso, y por favor -Komu tomamelo a bien- pieson que seguis atrapados en “el universo socialdemocrata”, que imaginaba que aquello del desarrollo de las ff.aa. productivas modificarian por si misma las relaciones sociales de produccion, llegado un desconocido momento, es decir, una reduccion “tecnica” , y sujetando en ultima instancia a una supuesta cuestion de que el socialismo es alcanzado si se ha logrado un especifico nivel tecnico. No existe tal nivel tecnico. Es perfectamente posible el socialismo, con un nivel u otro, lo que lo define no es la tecnica, sino el cambio radical de relaciones sociales, por lo tanto, es en ellas donde hay que incidir, y por supuesto en su sub-apartado de relaciones laborales, que en ningun momento son neutras.

      Por lo tanto, del discurso del señor Saratxaga y otros, no hay nada que aprender para el socialismo, sino para combatirlo como una expresion mas de la dominaciion del capital, que hay que denunciar, y revelar su naturaleza alienante y explotadora. Emocionadamente y con pasion, por el socialismo, contra el capital.

      Abolicion del trabajo asalariado!.

  20. Aupa Petri:
    No creo que me encuentre atrapado en posiciones socialdemócratas Petri, hablo desde mi experiencia personal en el tajo y con vistas a que si algún día vemos esperanza… ésta no sea truncada.

    Tú lo sabes también mejor que nadie lo alienante que es un trabajo repetitivo determinado y sinceramente, CON MERCADO O SIN EL. (Eso de que no hay mercado, con salario o sin el, en un proceso de transición… es largo y tendido de hablar…) Recojo palabras tuyas, cuando afirmas: “… no está dirigida al mercado, sino a cumplir el plan, que…” AHÍ se encuentra la madre del cordero: ¿Qué plan y de quién…?, ¿de mi propia clase que también me puede condenar al puto infierno para cumplir no se qué objetivos…?

    La dirección del proceso por la clase en transición al socialismo no asegura la no alienación. Es cierto, la técnica productiva debe servir para aumentar el tiempo de ocio, pero cuando evidentemente todos tengamos para comer y vivir… y de ahí partimos de quién hace el curro más jodido, porque además la técnica me debiera asegurar no romperme las espaldas en mi puesto de trabajo revolucionario, asi que Petri, sí debe existir tal nivel técnico y organizativo, cosa que a la revolución le ha importado un carajo, la historia está ahí. Utilizando en tu contra al propio Marx:

    “Para que se convierta en un poder «insoportable», es decir, en un poder contra el que hay que hacer la revolución, es necesario que engendre a una masa de la humanidad como absolutamente «desposeída» y, a la par con ello, en contradicción con un mundo de riquezas y de educación, lo que presupone, en ambos casos, un gran incremento de la fuerza productiva, un alto grado de su desarrollo; y, de otra parte, este desarrollo de las fuerzas productivas (que entraña ya, al mismo tiempo, una existencia empírica dada en un plano histórico-universal, y no en la existencia puramente local de los hombres) constituye también una premisa práctica absolutamente necesaria, porque sin ella sólo se generalizaría la escasez y, por tanto, con la pobreza, comenzaría de nuevo, a la par, la lucha por lo indispensable y se recaería necesariamente en toda la porquería anterior; y, además, porque sólo este desarrollo universal de las fuerzas productivas lleva consigo un intercambio universal de los hombres, en virtud de lo cual, por una parte, el fenómeno de la masa «desposeída» se produce simultáneamente en todos los pueblos (competencia general), haciendo que cada uno de ellos dependa de las conmociones de los otros y, por último, instituye a individuos histórico-universales, empíricamente universales, en vez de individuos locales.”

    La naturaleza socialista de un proceso no se hace por decreto y aislado con un cerco axfisiante aunque se elimine el flujo continuo fordista… (cuidado con el desabastecimiento…)

    No afirmo que exista la neutralidad tecnológica, es ahí donde Lenin puso su esperanza y se “equivocó” (lo pongo entrecomillado eh?), pensó que los avances en las técnicas de trabajo acompañado de una educación formativa para los trabajadores sería suficiente para romper la separación entre trabajo intelectual y manual, el resultado salta a la vista, pero quizás lo que ocurrió es que la realidad se impuso (maldito Kaustky). ¿Cómo avanzar en el desarrollo de las fuerzas productivas en el pais de los soviets?. Taylor aparece en el horizonte como la salvación bendita…

    Dices…: “No existe tal nivel tecnico. Es perfectamente posible el socialismo, con un nivel u otro, lo que lo define no es la tecnica, sino el cambio radical de relaciones sociales”. Para mi ambas son “indisociables”. No hay cambio radical sin mejora técnica y viceversa. Ambos utilizados por el capital generan división de clase, ambas utilizadas por el socialismo contribuyen a la emancipación.

    • Aupa Komu, kawüen txotx!!!!. Te veo venir, me estas haciendo la veronica, me pones el trapo rojo para caer en el pase…

      Bien, te ire respondiendo por distintos momentos. Hay varios temas. Primero -me parece- hacer una labor de apaciguamiento, no esta en mi intencion antes o despues, señalar o restreñar la palabra maldita de “socialdemocrata en el patio”. De lo que estoy intentando expresar es de la genesis del leninismo como deriva de la matriz socialdemocrata. Si, Lenin es la variante revolucionaria, ¿pero de donde, de quien, relativo a?. pues de la socialdemocracia, posicionado a su izquierda, claro que si, mas dedudor de ella, (ya que no rompe con ella). La conexion Kautsky-Lenin sigue persistiendo; asi como la de Hilderfing-Lenin.

      En la primera conexion, es la concepcion de la teoria del reflejo. Aunque no te des cuenta, lo expresas hasta en el mismo mensaje, dudas de “la capacidad” de la clase obrera por operar la ruptura historica …. estate tranquilo). Tu propia clase, sera tu salvacion. Un modo de produccion, o un proceso de transicion socialista, plantea entre otras cosas, la inutilidad de buena parte de la produccion actual del capital (por inutil, perniciosa, y sobredimensionada). Para sostener a la humanidad actualmente, en todos sus aspectos y por demas, se requiere de una minima parte de la produccion actualmente existente. (¿Hacen falta cuatro millones de casas vacias en el Estado español para dar cobijo a su poblacion?¿se requiere destruir alrededor de 20 millones de toneladas diarias de alimentos para dar de comer a toda la poblacion?). Esto por el quantum, no hace falta tanta cantidad para satisfacer las necisades vitales de la poblacion, que suponen buena parte de las angustias y el tiempo de la misma. (Alrededor de entre un 70-80% del ingreso de las capas populares se destina a eso, alimentacion, vivienda, vestido, transporte … cuando puede ser practicamente gratis). Asi, a bote pronto, para sostener hoy por hoy a la poblacion mundial harian falta muy pocas horas de trabajo humano semanales [Segun Kropotkin, a finales del XIX, con 32 semanales bastaban]

      ¿Es alienante que?. Existe una confusion semantica, que me parece que voy a estar repitiendolo como un loro. Alienacion, no es un desvario psicologico, alienar es trazar una linea y definir las partes, empieza en la relacion social capitalista, por la segregacion, la separacion del productor con respecto a su producto -al creador le han robado su obra-, es decir, mediante la enajenacion o robo. Una “maquina” no me aliena por su repeticion, sino porque me somete a una profundizacion de esa separacion, me hace convertirme en el animal esclavo que da la leche especial que se llama plusvalia (diferencias de valores). Me establece las pautas por las que soy seccionado para el control aniquilante del capital. (¡vamos hasta lo siento emocional y fisicamente en el curro!)

      El asunto es que en el capitalismo, entre otras muchas cosas, se opero un cambio en la dominacion de clase. Si hasta él, las relaciones de dominio, eran relaciones personales (directas, abruptas, de domino para la extraccion del plusproducto) se trastocaron por “relaciones abstractas”, difuminadas en una mercado que por regla de oro operaba en una intercambio de iguales, tanto tienes-tanto vales, tanto aportas-tanto recibes. De ahi el “fetichismo”, es decir la ocultacion, y el alto gradp de hipocresia de la burguesia, por autoabrogarse como portadora universal de la humanidad y su fin ultimo, mas sin embargo conjugar el arte de la confusion para sus especificos dominados, de quienes extrae el plusproducto, eso si, trasmutado en una transaccion de “apariencia” a un precio satisfactorio para las partes, de obligado cumplimiento..

      Nuestro valor, nos el percibido para nuestra reproduccion como clase, sino como valor de lo producido. El socialismo sera en esto justiciero, pues nos devolvera lo que nos es robado. Con solo ello, el tiempo de trabajo se contrae, y se dispara el tiempo de ocio. Que alienacion es posible, con una maquina que ya no debe de fresar, cortar o prensa que forjar, si el quantum de produccion a alcanzar es una minima parte para no solo satisfacer, sino que aumentar, la abundancia distributiva. De cuarenta horas semanales reducidas a 10 o 5 horas semanales. (entonces que viva la supuesta “alienacion” socialista, si con tan solo diez o cinco horas semanales, satisfago las necesidades de mi familia, dispongo de muchas mas horas para dedicarlas a “mi” tiempo personal). El resto del tiempo, sera precisamente para multiplicar la accion reductora del tiempo de trabajo, ¿como aumentar la potencia productiva para reducir aun mas el tiempo de trabajo? …. es decir, para que se verifique un “continium” de desarrollo de las fuerzas productivas, solo puede ser posible con la ruptura de las relaciones sociales, las preteritas capitalistas que constituian un corset, un agotamiento, de aquellas que eran el obstaculo a superar..

      ,
      Por lo tanto. ¿es posible el desarrollo de las fuerzas productivas de modo ajeno, estanco, seccionado de las relaciones de produccion?. La respuesta es no, La relacion entre ambas partes no se verifica, en primera instancia, mas que de modo categorial. Una con otra, o una contra la otra. Si se quiere desarrollo de las fuerzas productivas, inexorablemente se tendran que transmutar las relaciones sociales, la pregunta de base, entonces seria plantear cuando, de modo especifico, se abre esa oposicion entre ambas. No hay una continuidad entre una y otra, sino una totalidad en contradicion interna, que debe de ser superada, pues de lo contrario, se reproducira un bucle de repeticion (nota: “el capitalismo como sitema parasito, que permanece en dominio porque no se ha accionado el sujeto que lo ejecute”).

      Asi, si el evolucionismo socialdemocrata consideraba una continuidad, donde debiera de haber una ruptura, el desarrollo de las fuerzas productivas no contrae de por si una transformacion de las relaciones sociales, sino una reiteracion de su anacronismo. El caso del leninismo (y de su hijo, el estalinismo), es reproducir esa hipotesis, Cuando lo que en realidad estaban, era reproduciendo la relacion social del capital.

      (sigo mas abajo …Komu)

      • bueno, estoy cansado por el tralla del curro, me voy a pegar una siestuqui por el patillamen, pero para el mientras tanto un documental en plan pedagogico, de repaso y quitar telarañas:

    • Bueno Komu, sigo soltando la chapa, a ver si acabo. Voy con eso de que la cita que me contradice. Me he leido la cita varias veces, lo que esta señalando es el caracter necesario —-la necesidad historica— como mecanismo inevitable que conduce a la oposicion, hasta que la superacion pueda ser efectuada. Es decir, es un proceso objetivo, y la lucha de clases esta propulsada objetivamente. Tenemos por un lado, el desarrollo de las fuerzas productivas, que trae consigo un mundo de riquezas, pero simultaneamente un mundo de “desposeidos”. Ambos estan generados de la misma fuente, se explica uno frente al otro,, o reaccionan estos, los desposeidos, -y hasta que no lo hagan de forma victoriosa, se repetira como un bucle– se reproducira el escenario. A mayor “progreso” de las fuerzas productivas, mayor disparidad entre “riqueza material” y “desposeidos”, es decir mayor necesidad de que la oposicion-enfrentamiento se produzca, reiteradamente, insistentemente.. No recuerdo exactamente las palabras, pero Engels escribia que en un determinado momento la revolucion se explica por las leyes fisicas.

      La referencia al sujeto historico-universal es la transformacion de esas entidades individuales, subjetivas, etc., que por la mismas contradiciones objetivas, producen ese sujeto, es decir, no se trata de la suma de obreros, de una multiplicidad plural, sino la emergencia de un nuevo sujeto, el obrero colectivo. Precisamente para superar la contradicion objetiva; que se produce en el movimiento real, es entonces cuando cumple su papel en cuanto clase revolucionaria, para inciar y concluir el cambio radical, de base, material. Sus decenas o centenas de derrotas, sus extravios por los caminos de la contrarrevolucion, no le podran evitar que una y otra vez se enfrente ante una axfisiante objetividad, que le plantea el mismo dilema, como si fuera una pregunta de examen que si no la responde correctamente esta condenado a que le sea preguntado de nuevo, o responde correctamente o nuevamente sera cuestionado, o se introduce en el curso historico o sera triturado por la misma objetividad y nuevamente cuestionado..

      Bien a lo iba al inicia. La relacion desarrollo de las ff.aa. produc.,con respecto a las relac. soc. prod., no es una continuidad, sino una ruptura. Cuando Lenin tiene claro que “el camino” es proceder al establecimiento de un capitalismo de Estado, con el objeto de operar un incremento de las ff.aa. produc., presuponia la tesis de que la evolucion progresiva de estas facilitarian la modificacion de las relaciones sociales, cuando no su transicion natural (de ahi su entusiasmo por el taylorismo, producir cuanto mas mejor, con la mayor intensidad y velocidad de rotacion), [Hay evolucion, si, pero hay ruptura, necesariamente revolucionaria]. Y se introducia la pregunta, bien, hasta donde deben desarrollarse las fuerzas productivas, es decir, entonces el proceso de transformacion socialista se reducia a una cuestion tecnica, al establecimiento de un nivel de produccion, o un volumen de acero producido o un incremento del producto bruto. La reproducion de relaciones sociales capitalistas, supuso que si bien el proletariado ruso, victorioso pudo concluir una revolucion politica, en su contrario, para operar precisamente su desaparicion como clase, fue su inversa, si en 1916 el proletariado suponia un base de 3 millones de obreros, para 1929 habia ascendido a 8 millones, en lugar de desaparecer, se acrecienta la proletarizacion, Tenemos que como colorario, en lugar de socialismo, el pais de los soviets se industrializo; ni el salario ni los precios ni el dinero habian desaparecido. , Y el desarrollo de las fuerzas productivas no habia producido por si mismo ningun cambio de las relaciones sociales (mas alla de la propaganda, claro).

      Bueno, ya vale por hoy, que bastante chapa me he cascao.

      Venga saludos.-

  21. Kaixo lagunok; kaixo Petri.

    Sobra decir que leo con atención todas las aportaciones teóricas que se están volcando en este debate. Dicho esto, me veo en la necesidad de hacer una serie de aclaraciones con el fin de situar mis reflexiones en el contexto teórico práctico de mi realidad presente.

    Dice Petri que en mis intervenciones se yuxtaponen dos planos distintos, (a) el de la elaboración de una “estrategia específica …”, (b) frente al [análisis] “de una fase específica del capitalismo”. Dicho de otro modo y relacionándolo con una afirmación que he repetido en varias ocasiones en mis escritos, lo que para Petri es una yuxtaposición, para mí son elementos que conforman el mismo plano en el que interviene el militante en su intervención en la realidad dada, con el fin de transformar; esto es, el marco teórico sobre los grandes desarrollos, debe de incardinarse dialécticamente con una práctica sociopolítica real y efectiva.

    Hay un segundo aspecto, muy importante, que debiéramos de analizar, me refiero a la afirmación sobre la imposibilidad de “construir” un sujeto, histórico, político y/o revolucionario…, atendiendo o “dando oído” al discurso del capital. Nadie ha pretendido, en ningún momento ni bajo ningún subterfugio, asumir tal discurso, sino que todo lo contrario, lo que se ha planteado de manera radical, es analizar dialécticamente las aportaciones que se están realizando desde distintos ámbitos sociales, con el fin de contribuir a la consolidación, precisamente, del sujeto sociopolítico revolucionario del que se nos habla.

    La idea que he venido defendiendo es la necesidad de la clase trabajadora por participar, de manera directa y con criterios propios (visión de clase), en este debate sociopolítico (que no exclusivamente económico) y, muy especialmente (porque así lo están requiriendo los propios trabajadores) en los espacios de producción y de lucha, cuáles son las empresas. Hace tiempo que este debate se viene planteando desde distintas instancias, auspiciados fundamentalmente por el capital. Sin embargo, en estas propuestas sobre “modelos de organización” (como el propuesto por Saratxaga) pueden advertirse ciertas contradicciones (la realidad es dialéctica) que deben de ser analizados con mucha atención desde nuestra perspectiva de clase. No voy a repetir lo ya escrito en anteriores comunicaciones sobre los aspectos que pudieran calificarse como amenazas y oportunidades. En cualquier caso, esta es una vía, no la única, para contribuir, también, a elevar a la clase “en si”, a la plena conciencia de sus intereses socioeconómicos y su misión histórica (clase “para si”) que no es otro que el de la abolición de la explotación del ser humano por otro ser humano y la eliminación de la propiedad privada de los medios de producción.

    Todo este desarrollo, evidentemente, requiere de modelos de organización e intervención sindical de clase y con un claro objetivo político; con una militancia consciente de la necesidad de una participación directa y permanente en el desarrollo de la estrategia sindical, y unos cuadros que conozcan lo que es realmente la lucha obrera, la lucha sindical en la empresa, cosa que, lamentablemente, es cada vez más raro y excepcional encontrar, de ahí que comienza a hablarse de un sindicalismo de proximidad, etc. en definitiva, neologismos que reflejan una realidad, definido por un divorcio cada vez más agudo entre las organizaciones que cuentan con el calificativo de obreras pero que en la práctica social se encuentran muy distantes de la realidad de las condiciones de trabajo y de explotación que se sufren en las empresas, sin olvidar que la vida del trabajador no transcurre sólo entre las máquinas de la empresa, sino que está condicionado por toda la organización política y social que mantiene a la fuerza su condición de trabajador asalariado.

    Creo que, aunque no podemos dar por agotado el debate, hemos llegado a un punto de colapso, en el que, si bien pueden adivinarse espacios comunes en el planteamiento teórico global, se deduce la existencia de una enorme distancia entre las distintas experiencias sociolaborales y prácticas de lucha obrera, que los distintos ponentes, participantes en este debate, hemos desarrollado en el ámbito de la empresa. Creo, sinceramente, que nos hallamos atrapados en un bucle terminológico del que no conseguimos despegar. “Toda teoría es gris, querido amigo, y verde es el dorado árbol de la vida.” Goethe, J.W.

    • Aupa Larru, no pienso que se haya colapsado el debate, la realidad nos iguala, nos tiene atrapados, y en uno u otro momento volvera, con otras palabras, participantes o textos. Venga. Ondo izan.

  22. Sobre la dialéctica Fuerzas Productivas / Relaciones de Producción, comentar que la posición de Petri confiando en un proceso de aprendizaje histórico de la clase hacia el punto, ineludible, tarde o temprano, de acierto en la consecución del comunismo, es una posición determinista y metafísica. Petri no está integrando bien los datos.

    LAS ARMAS

    Si tomamos los datos de Gasteizkoak en serio tenemos que tener en cuenta que no solo hay que evaluarlos contra presupuesto sino y fundamentalmente como acumulación de fuerzas destructivas: A mayor desarrollo de las fuerzas productivas veremos que correlativamente hay mayor desarrollo de las fuerzas destructivas, pero en el modo de producción capitalista encontramos que estas fuerzas destructivas, además, SON ACUMULADAS.

    Esto es; los 1.500 millones de euros en armas vendidas por la industria vasca multiplicados por diez años son igual a 15.000 millones de euros en armas acumulados, pero si suponemos que la producción vasca solo es el 10% de la producción armamentística estatal hablaríamos de una acumulación de armas por valor de 150.000 millones de euros. Siendo la economía estatal el 2% de la economía mundial tenemos 7 billones y medio de euros en armas y municiones acumuladas a escala mundial, menos, claro está, las que han sido destruidas en las guerras de estos años. Todo ello, grosso modo y sin olvidar ni un momento que se acumulan armas de destrucción masiva capaces de destruir el mundo varias veces, como, por ejemplo, los arsenales nucleares. Sorprende que en el debate sobre la guerra de Ucrania y sus aliados contra Novorusiaa y sus aliados nadie toque ni de lejos este punto.

    LA TENDENCIA DECRECIENTE DE LA TASA DE GANANCIA

    El debate sobre los modelos organizativos de la fuerza de trabajo en la empresa orientada a la producción de plusvalía o a la captación de renta circulante, es decir el intento de introducción del toyotismo como prioridad de debate incluso entre los comunistas y los socialistas revolucionarios vascos, tampoco aborda este problema de qué producción y el de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, o lo que es lo mismo, el alto grado de desarrollo alcanzado por las Fuerzas Productivas, (otra forma de decir tendencia decreciente de la tasa de ganancia), y la imposibilidad de la prosecución de su desarrollo sin destruir masivamente capital instalado y ficticio, o sin cambiar radicalmente (trans-sustanciando) las relaciones sociales mundialmente predominantes de producción, reproducción, propiedad y consumo.

    La experiencia demuestra que el capitalismo imperialista, como sistema, llegado a un determinado punto tiende a estallar en guerra generalizada, como ocurrió entre 1914-1918 y entre 1939-1945. Pero la diferencia con la actualidad consiste en la existencia de enormes acumulaciones de armas de destrucción masiva, los arsenales nucleares, que también son armas y si se agudizan las contradicciones intrínsecas del capitalismo imperialista podrían, – pueden -, llegar a ser empleadas.

    Es decir, al contrario de lo que sostiene Petri, la contradicción entre el desarrollo alcanzado por las Fuerzas Productivas socializadas y su oposición con las Relaciones de Producción de apropiación y hegemonía privadas, no necesariamente se revuelven en una revolución social triunfante, también puede ocurrir una autodestrucción sistémica, como vemos en Fukushima o por medio de una guerra interimperialista.

    EL TOYOTISMO Y LA CAPTACIÓN DE RENTAS

    El debate que propone la Izquierda Abertzale cuando impone a Saratxaga como teórico y su teoría toyotista para el desarrollo del autogobierno vasco, consiste en desconcienciarse de esta realidad de contradicciones antagónicas en proceso, y confiar en el futuro y en el desarrollo del capitalismo. El mensaje de fondo no es presentado como únicamente la necesidad de admitir internamente el fomento de la rivalidad entre obreros y la competencia interimperialista como eje central del desarrollo de la nación, sino el situarse como movimiento histórico de los obreros vascos en el epicentro de la “creación de valor”, o dicho de otro modo, en someter nuestras fueras a desarrollar nuevos estratos de la división social del trabajo, captando renta/plusvalia internacional por métodos imperialistas, para dar base a la siguiente plataforma productiva de tipo imperialista tardío… como si la contradicción entre fuerzas productivas/relaciones de producción y su resultado en forma de contradicción inter-imperialista con tendencia sistémica a su agudización no existieran…

    Pues bien, precisamente el rumbo que nos propone la socialdemocracia abertzale, de que juguemos a la liga de abastos interimperialista como si tal cosa, AGUDIZA la contradicción del capital consigo mismo, pues agudiza la tendencia decreciente de la tasa de ganancia y así la explosiva contradicción sistémica del capitalismo en su fase imperialista tardía.

    COMUNISMO O CAOS

    La posición de Marx, cito de memoria, sobre que “el comunismo es el movimiento de lo real que anula el estado de cosas vigente” ES ERRÓNEA, y la cita que publica Comunista Abertzale más arriba ( https://borrokagaraia.wordpress.com/2014/07/01/socialismo-o-koldo-saratxaga/#comment-12886 )es la explicación que dan Marx y Engels, creo recordar, en La Filosofía Alemana, para esa posición. Si se desencadena una guerra mundial ese ser humano histórico universal mencionado idealistamente por Marx y Engels perece, sin realizarse el comunismo, y “el movimiento de lo real que ha anulado el estado de cosas vigente” se revelaría como reaccionario y destructivo y no como el comunismo. Texto de juventud, es erróneo pues “no todo movimiento de lo real que anula el estado de cosas vigente es el comunismo”.

    Los comunistas vascos tenemos que posicionarnos con relación al nuevo proceso histórico sobre el eje Comunismo o caos, siendo el comunismo el fin de la prehistoria y la disolución de la Sociedad de Clases. No hay que caer en determinismos pero hay que ser muy conscientes de que un desenlace en revolución social mundial ineludible no está garantizado bajo ningún concepto. La crítica al capitalismo imperialista, a la clase capitalista y a los capitalistas y sus aliados, (y la autocrítica) tiene que ser permanentemente consciente de estas realidades, partiendo de a base de una gran clase social donde no solo se rechaza la explotación, la marginación y la alienación sino también el sabotaje criminal y terrorista permanente del capitalismo contra la paz. Y por tanto la lucha obrera revolucionaria internacional es también una lucha por la Paz, contra la guerra imperialista y el sistema que la hace posible, o no es.

    • Agurrak, bueno, parece que hoy me toca ser “determinista y metafisico” (nada, antesdeayer era algo asi como “agente del imperialismo yanqui” … no pasa naa).

      La frase que no me acordaba en el texto de mas arriba:

      Una revolución es un fenómeno natural gobernado por leyes físicas diferentes de las reglas que rigen el desarrollo de la sociedad en tiempos normales
      Friedrich Engels

      o en otra version:

      “Una revolución es un puro fenómeno de la naturaleza, dirigido más de acuerdo con leyes físicas que según las pautas que en los períodos ordinarios condicionan el desarrollo de la sociedad. O más bien, estas pautas asumen en el curso de una revolución un carácter mucho más físico, el poder material de la necesidad se manifiesta más contundentemente”

      Por lo demas, no me quiero liar a escribir, tan solo en plan esquema:

      1.- No hay metafisica ninguna. Es el concepto de necesidad historica: [F.Engels: :
      “daremos al traste de una vez para siempre con el postulado de soluciones definitivas y verdades eternas; tendremos en todo momento la conciencia de que todos los resultados que obtengamos serán forzosamente limitados y se hallarán condicionados por las circunstancias en las cuales los obtenemos; pero ya no nos infundirán respeto esas antítesis irreductibles para la vieja metafísica todavía en boga: de lo verdadero y lo falso, lo bueno y lo malo, lo idéntico y lo distinto, lo necesario y lo fortuito; sabemos que estas antítesis sólo tienen un valor relativo, que lo que hoy reputamos como verdadero encierrra también un lado falso, ahora oculto, pero que saldrá a la luz más tarde, del mismo modo que lo que ahora reconocemos como falso guarda su lado verdadero, gracias al cual fue acatado como verdadero anteriormente; que lo que se afirma necesario se compone de toda una serie de meras casualidades y que lo que se cree fortuito no es más que la forma detrás de la cual se esconde la necesidad, y así sucesivamente.”

      2.- La resolucion de la contradicion ff.aa. pro. versus rr.ss. sociales, se efectua por la explosion de las relaciones sociales incapaces de sostener el desarrollo de aquellas, el salto cualitativo, la revolucion. Es la contradicion de la “mediacion de valor”, la produccion capitalista esta destinada a la produccion de valores, mas sin embaro crea su propia negacion, el proletariado, conducido a la depauperizacion. Una capitalismo pletorico de mercancias, con una masa mayor de hambrientos, la solucion es que estos se lo apropien de aquello, y para ello tendra que saltarse al capital.

      3.- El principio de totalidad: “la consideración del Todo, ha de ser entendida adecuadamente en el sentido de que aquí toda separación entre los factores históricos objetivos y subjetivos es rechazada, una vez que éstos están siempre influenciándose recíprocamente y, de este modo, están siempre cambiando. Lo uno no puede entenderse sin lo otro.” (Paul Mattick)

      “No es suficiente que el pensamiento se abra paso para llegar a ser realidad, la realidad misma debe abrirse paso para llegar a ser pensamiento” [K. Marx]
      ————–

      Y sobre la tesis que indicas -no la considero sostenible como argumento-, que el capitalismo pude decidir su suicido, ya sea con el arma nuclear o un fortuito desastre de igual naturalela, eso es mucho especular. Se parte del concepto que el capital por su propia sobrevivencia, aunque llevandose por delante todo lo habido y por haber, no busca su disolucion, al contrario intentara incrementar su dominacion. Fomentara todas las guerras, llevando a millones a la muerte, pero los obreros muertos no le son utiles, necesita algunos de estos para seguir succionando la plusvalia. Hasta que ya no puede seguir haciendolo, por la propia crisis.

      ——————

      Bueno no he contestado coherentemente, pero es que no estoy para soltar chapas, ademas que me voy a ver el partido.

      Ondo izan.

  23. He leído aquí una frase algo alucinante, que pretende lo siguiente: “ES ERRÓNEA la posición (de Marx cuando afirma que) (…) el comunismo es el movimiento de lo real que anula el estado de cosas vigente”,
    pero que ilustra bastante bien hasta que punto pueden llevar las ideologías marxistas, que no saben o no pueden entender el discurso marxiano, científico, anti-ideológico. Es decir: siguiendo el método de Marx para hablar, entender y analizar la realidad, nunca mejor dicho.

    Y esto se explica precisamente porque cuando Marx afirma que “llamamos comunismo el movimiento real que abroga el estado de cosas presente” no se refiere a las ideologías o a cualquier interpretación ideológica – como esa clase trabajadora de pura concepción capitalista (en sus versiones de izquierda sobre todo, o también) – de la realidad, sino a su concepción materialista, científica, dialéctica de clase, por empezar. Este movimiento real en términos marxianos, con relación al comunismo, y a la lucha de clases por supuesto y por empezar, no es el movimiento sindical, o de todas las demás manifestaciones de sectores empleados por el Capital que se consideren “la clase”, muchas también hasta con etiquetas de “comunistas”.., sino unicamente el movimiento objetivamente activo (por lo tanto consciente) para sí, en correspondencia dialéctica, y política, con su papel o función histórica objetiva. No ideológica, detrás de hoy absurdas hoces y martillos ochocienteros.

    Es muy simple: solo cuando la clase obrera se dirigirá hacia su recomposición, rompiendo la hegemonía totalitaria de sus sectores empleados por el Capital (ya lo he escrito aquí en otro comentario), hegemonía alimentada por todas esas antiguas oraciones marxistas que no quieren enfrentarse al desarrollo del capitalismo en TODOS sus aspectos, podremos hablar de movimiento real.
    Los demás movimientos, conocemos infinidad, ni son obreros ni pueden abrogar el estado de cosas presente: el modo, proceso y sistema capitalista en desarrollo. Sino, a lo mejor o peor, impulsar desde el interior de la valorización capitalista su permanente renovación. Taylorista, fordista, toyotista, ahora a lo mejor thomas-pikettysta, etc. como la historia de los últimos 100 años ha suficientemente demostrado. Fracasos comunistas bajo banderas trabajistas.

  24. La ley de la necesidad histórica y natural no impone que el desenlace de una contradicción, – unidad y lucha de contrarios -, se supere de un modo ideológicamente predeterminado; por ejemplo que la contradicción interna del capitalismo, en su fase imperialista, entre las fuerzas productivas crecientemente socializadas y las relaciones de producción de apropiación privada, se supere mediante una revolución proletaria internacional, para lo cual tendría el proletariado todo el tiempo del mundo, como quien es patoso y no consigue sacarse el carnet de conducir pero como va a tantos exámenes al final logra sacarse el carnet. No funciona así esta cuestión. Esto es metafísica determinista, y claramente hegelianismo iluminista.

    Veamos este texto de Marx y Engels en “La ideología alemana”, texto de juventud de estos autores escrito en Bruselas entre noviembre de 1845 y agosto de 1846, aquí citado parcialmente, y que concierne tanto a estos debates:

    [18] [5. Desarrollo de las fuerzas productivas como premisa material del comunismo]

    [18] Con esta «enajenación», para expresarnos en términos comprensibles para los filósofos, sólo puede acabarse partiendo de dos premisas prácticas. Para que se convierta en un poder «insoportable», es decir, en un poder contra el que hay que hacer la revolución, es necesario que engendre a una masa de la humanidad como absolutamente «desposeída» y, a la par con ello, en contradiceión con un mundo de riquezas y de educación, lo que presupone, en ambos casos, un gran incremento de la fuerza productiva, un alto grado de su desarrollo; y, de otra parte, este desarrollo de las fuerzas productivas (que entraña ya, al misma tiempo, una existencia empírica dada en un plano histórico-universal, y no en la existencia puramente local de los hombres) constituye también una premisa práctica absolutamente necesaria, porque sin ella sólo se generalizaría la escasez y, por tanto, con la pobreza, comenzaría de nuevo, a la par, la lucha por lo indispensable y se recaería necesariamente en toda la porquería anterior; y, además, porque sólo este desarrollo universal de las fuerzas productivas lleva consigo un intercambio universal de los hombres, en virtud de lo cual, por una parte, el fenómeno de la masa «desposeída» se produce simultáneamente en todos los pueblos (competencia general), haciendo que cada uno de ellos dependa de las conmociones de los otros y, por último, instituye a individuos histórico-universales, empíricamente universales, en vez de individuos locales. Sin esto, 1) el comunismo sólo llegaría a existir como fenómeno local, 2) las mismas potencias de relación no podrían desarrollarse como potencias universales y, por tanto, insoportables, sino que seguirían siendo simples «circunstancias» supersticiosas de puertas adentro, y 3) toda ampliación de la relación acabaría con el comunismo local. El comunismo, empíricamente, sólo puede darse como la acción «coincidente» o simultánea [13] de los pueblos dominantes, lo que presupone el desarrollo universal de las fuerzas productivas y el intercambio universal que lleva aparejado [xxii].

    [19] Por lo demás, la masa de los simples obreros —de la mano de obra excluida en masa del capital o de cualquier satisfacción de sus necesidades, por limitada que sea— y, por tanto, la pérdida no puramente temporal de este mismo trabajo como fuente segura de vida, presupone, a través de la competencia, el mercado mundial. Por tanto, el proletariado sólo puede existir en un plano histórico-mundial, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal. Existencia histórico-universal de los individuos, es decir, existencia de los individuos directamente vinculada a la historia universal.

    [18] Para nosotros, el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que ha de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual. Las condiciones de este movimiento se desprenden de la premisa actualmente existente [xxiii].(1>/b>)

    *********“.

    Como vemos, el marxismo-chicle, menciona esta última cita de Marx y Engels como un mantra, pero esta cita no tiene sentido sin los dos párrafos anteriores que enmarcan su sentido históricamente condicionado (“Las condiciones de este movimiento se desprenden de la premisa actualmente existente”), por si sola ES ERRÓNEA. ¿Por qué?

    – Porque sus premisas “el movimiento de lo real” + “que anula y supera el estados de cosas actual = el comunismo, dan una conclusión que no es cierta pues no todo movimiento de lo real que anula y supera el estado de cosas actual es comunismo, puede ser también la superación de la contradicción interna capital-imperialista por medio de una guerra que elimina la sociedad humana. Dado que no hay una determinación apriorística que imponga la cómoda salida en repetición de la contradicción hasta que se logra superar la contradicción, en lugar de una escalada de la contradicción interimperialista que termina en una gran guerra interimperialista. No hay una necesidad apriorística de que la superación de la contradicción sea de esta o aquella manera, hay una necesidad de que la contradicción sea superada. Y esto no es lo mismo.

    Inmediatamente, hay varios desenlaces posibles que nos conciernen como comunistas vascos y como clase nacional o extensión nacional vasca de la clase obrera mundial:

    A. Guerra interimperialista general, colapso de la humanidad, quizá fin de la especie.

    B. Colapso económico del capitalismo, descomposición del sistema imperialista, tiempo de confusión y caos pero sin revolución. La Sociedad de Clases logra refundarse.

    C. Accidente autodestructivo del capitalismo, tipo Fukushima. El cambio de todos los parámetros conduce al triunfo neomalthusiano, y a la eliminación de la mayor parte de la humanidad.

    D. El capital logra rehuir todos estos desenlaces, mantenerse inestablemente estable, pero también logra eludir la revolución proletaria.

    Es a partir de estos posibles desenlaces, en la incertidumbre actual, en donde se caracteriza el movimiento nacional de liberación e internacional de liberación del futuro. Sin determinismos, reduccionismos, marxismos-chicle y otros errores que todos cometemos, es cierto, pero que hay que saber rectificar o al menos intentarlo.

    Beno, gero arte

    ——————
    NOTAS
    (1) Feuerbach. Oposición entre las concepciones materialista e idealista. (Primer Capitulo de La Ideología Alemana). C. Marx & F. Engels

    • Kontxo Agurrak, si te viene a bien te sugiero que leas lo siguiente:

      ======================

      “Para nosotros, el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que haya de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual. Las condiciones de este movimiento se desprenden de la premisa actualmente existente. Por lo demás, la masa de los simples obreros —de la fuerza de trabajo excluida en masa del capital o de cualquier satisfacción, por limitada que ella sea— y, por tanto, la pérdida no puramente temporal de este mismo trabajo como fuente segura de vida, presupone, a través de la competencia, el mercado mundial. Por tanto, el proletariado sólo puede existir en un plano histórico-mundial, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal”. MARX, La ideología alemana (*)

      1).- Exponer las ideas fundamentales del texto y las relaciones existentes entre ellas.

      CUESTIÓN 1:

      El texto que se nos propone presenta la convicción de Marx en la inevitabilidad del comunismo : “Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual” (líneas 2 – 3). Así concebido, el comunismo es una tendencia o un impulso inevitable hacia el que se orienta lo real, única solución dialéctica posible a la lucha de clases -“las condiciones de este movimiento se desprenden de la premisa actualmente existente” (líneas 3 – 4)-, y no una ideología o una mera posibilidad histórica: “… no es un estado que debe implantarse” (línea 1). Su carácter de necesidad, de realidad tan inevitable como el cumplimiento de una ley natural, es lo que llevó, de hecho, a Marx a calificar su pensamiento de “científico”, en oposición al socialismo “utópico”, ingenuo y bienintencionado, que le precede.

      El conocimiento científico aúna dos características: necesidad y universalidad. Un pensamiento que se pretende científico no sólo debe satisfacer el primer requisito, sino también el segundo. Por ello, la segunda parte del texto (a partir del “Por lo demás” de la cuarta línea) atiende a caracterizar los elementos en juego en el advenimiento del comunismo desde su carácter mundial.

      En primer lugar tenemos un “mercado mundial”, en el que los mecanismos de explotación ejercidos sobre la fuerza de trabajo -“la masa de los simples obreros”- privan a éstos del disfrute de lo que constituye el fin mismo del trabajo: la satisfacción de sus necesidades, el ser “fuente segura de vida” (línea 7). Como consecuencia, y en segundo lugar, el proletariado “solo puede existir en un plano histórico-mundial” (línea 8), histórico por ser la clase explotada surgida del modo de producción burgués-capitalista, etapa última en el desarrollo de la formación económica de la sociedad, y mundial por la evidencia de que el capitalismo se globaliza, y la economía de todas las naciones converge hacia el modelo de acumulación de capital en cada vez menos manos.

      Finalmente, el comunismo “sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal” (líneas 9 – 10) en tanto que la revolución es la única salida a las contradicciones irresolubles que genera el sistema de producción capitalista. (**)

      ——-
      nota:
      (*)Respecto al libro “La ideologia alemana” escrito por K.Marx y F. Engels, 1846, Escribia Pierre Guillaume:

      “,En cuanto a la filosofía alemana, no juzgó necesario publicar, viviendo aún, una obra común con Engels en la que, y por la cual, ambos efectuaban una ruptura radical con su pasado filosófico común. No juzgaron necesario publicar La ideología alemana porque consideraban esta obra como el simple testimonio de una evolución personal, y porque él consideraba esta ruptura como la condición y el punto de partida de la teoría revolucionaria.”

      “Inédita mientras vivió Lenin, La Ideología alemana constituye en todo caso la refutación a posteriori de la interpretación de Lenin y de Kautsky sobre el punto que nos interesa en el
      presente.” (P. Guillaume. Ideologia y lucha de clases, 1977)

      (**).Tomado de: http://eleternoretorno-jm.blogspot.com.es/2014/03/marx-modelo-de-examen-de-selectividad.html

      ==================================

      Para el que quiera leer un poco mas sobre estos conceptos tales como necesidad historica, conciencia, lucha de clases, movimiento real, inevitabilidad, etc., etc., dos simples textos, de facil, rapida y agradable lectura:

      Pierre Guillaume. Ideologia y lucha de clases.
      http://es.scribd.com/doc/137472403/Ideologia-y-lucha-de-clases-pdf

      Paul Mattick. La inevitabilidad del comunismo.(1936)
      http://proyectocai.zymichost.com/mattick/mattick_inevitabilidad.zip

      • No veo nada. Sobre la atrevida afirmación errónea de Marx y Engels sobre qué es el comunismo que tanto gusta a algunos, probablemente porque se están refiriendo a la revolución comunista, pero ojo, no al comunismo en si. Ah, y no soy yo quien la niega sino, precisamente, los mismos Marx y Engels en el Manifiesto del Partido Comunista:

        Lo que caracteriza al comunismo no es la abolición de la propiedad en general, sino la abolición del régimen de propiedad de la burguesía, de esta moderna institución de la propiedad privada burguesa, expresión última y la más acabada de ese régimen de producción y apropiación de lo producido que reposa sobre el antagonismo de dos clases, sobre la explotación de unos hombres por otros. “.(1)

        Como vemos esta afirmación niega frontalmente su propia afirmación ERRÓNEA de caracterización del comunismo como el puro movimiento de lo real que anula y supera el impreciso “estado de cosas actual”. Pues, anular la propiedad en general también anula y supera el estado de cosas actual, pero, resulta que aqui nos dicen que no es lo que caracteriza al comunismo. ¿Qué está ocurriendo aquí? Que no se puede definir algo nuevo desde la pura negatividad de lo viejo. El acto de superación de lo viejo o, mejor, de lo obsoleto, es la revolución, su resultado el comunismo.

        Es insostenible, pues, caracterizar el comunismo como el movimiento de lo real que anula y supera el estad de cosas actual, así como también es insostenible sostener la necesidad determinista de que la revolución proletaria triunfe y sea la única salida (¿por decreto hegeliano transhistórico?) a las contradicciones sistémicas del capitalismo como cima histórica de la Sociedad de Clases.

        No tengo tiempo para extenderme ahora sobre este particular, pero tiene que ver centralmente con la ley del valor, cuya gestión está en crisis pero que opera con una aplastante determinación, esta si, determinada pero no determinista, en la actualidad, a pesar de las fantasias y unilateralidades de Vercelone. La vigencia de la ley del valor-trabajo tiene que ver con el papel de Saratxaga en EH y el difícil rol que tenemos hoy por hoy los comunistas en EH o en cualquier lugar del mundo ante la evidencia del proceso todavía sin alternativa convincente implantado universalmente que llamamos ley social objetiva del Valor-Trabajo. Y es que la necesidad del proletariado de alcanzar una dimensión histórico universal para poder implantar el comunismo no es causada por ningún arcano filosófico categorial sino por que el capitalismo está implantado mundialmente, porque ya hay formado un plano de simultaneidad histórica global con el mercado mundial planetario. Pero cómo se superará el capitalismo y sus contradicciones intrínsecas, insisto, no está determinado apriorísticamente por una ideología sino por cómo se desarrolle el curso de los acontecimientos.

        Beno gero arte

        _________________
        NOTA
        (1) Manifiesto del Partido Comunista. Fiedrich Engels, Karl Marx

        • Concluyes tu mensaje con esta frase:

          “insisto, no está determinado apriorísticamente por una ideología sino por cómo se desarrolle el curso de los acontecimientos.”

          Pregunta simple, ¿que te esta diciendo entonces Marx?, si no eso mismo “el movimiento real” no que resolvera una idea (eso seria el hegelianismo), sino la materialidad (la realidad de las relaciones social, sus contradicciones, la emergencia de la lucha de clases),. Lo que hay aqui es tendencia historica, no niguna patraña idealista, materialidad… Y no el comunismo, no es ninguna ideologia, y a las circunstancias que conduce el capitalismo, es a su propia negacion, que no es otro que el proletariado. Donde clamas una error es precisamente donde Marx esta ensartando el arpon. ¿Voluntad?¿cumplimiento de un ideario politico?¿estrategias astutas?, no, la cuestion es mucho mas profunda, y con un curso ineludible.

          • Pero sin determinismo: El desarrollo de la fase superior del capitalismo, el imperialismo, y luego el surgimiento de varios arsenales de armas nucleares imponen implicaciones de la mayor relevancia a propósito de la negación del capitalismo, (dicho como capitalismo o comunismo, o socialismo o saratxaga) puesto que la necesidad de esa superación no tiene un apriori en que haya de ser superada únicamente por el movimiento revolucionario del proletariado, también puede ser superada por medio de una guerra interimperialista o por el surgimiento de una sociedad de clases aún más avanzada, de tipo neolmalthusiano.

            Aquí lo que creo que es de la mayor importancia, como incognita a despejar, son las formas históricas concretas que toma en esta época la ley social objetiva del valor trabajo, el mercado mundial, sus tendencias, sus formas y contradicciones.

            Intentaré hablar algo de esto.

            Gero arte

  25. Desde la caverna de Platón a la de Marx.

    En el mundo de las ideologías y de los ideólogos pasan estas cosas, es como el baile de los más listos en bailar, no termina nunca. Es el problema de los comunistas ideológicos, como prácticamente lo son casi todos los marxistas, es decir: a-materialistas o anti-materialistas: cuando tiembla su “autoridad” o “doxa” profesoral, tienen que transformarse en marxólogos. Y llenar las paredes de sus cavernas, y de las demás, de salmos sobre los escritos sagrados.

    Porqué el trabajo de Marx, para un comunista materialista, es simplemente una caja de herramientas, una magnífica y enorme caja de herramientas, como lo demuestra Vercellone ( http://argentina.indymedia.org/uploads/2014/06/teoria_valor_vercellone.pdf ) por ejemplo, y no una especie de biblia, o de corán, sobre cuyos versículos se pueden pasar horas, se pueden fundar Academias o editar enteras Bibliotecas – las hay… – y llenar columnas de BGD también, sin entrar en el mérito material de la cuestión.

    Como la del “movimiento real” de la famosa y sintética frase de Marx.
    Que preciosamente aquí, un vez más, se escamotea.
    Movimiento real, para Marx y para cualquier marxiano coherente, es real en términos materiales, históricos, de lucha de clases. Es esto lo que no se quiere pillar, mientras que es el corazón de la frase.
    No se quiere pillar, porqué por ejemplo se piensa, o se cree peor aún, que una lucha salarial de un sector obrero de trabajadores empleados es mecánica e inmediatamente lucha de clases, cuando esto no es así. Hasta puede ser todo lo contrario, desde una concepción de clase. Es decir: un movimiento de trabajadores, por muy masivo e importante que pueda ser, no es necesariamente movimiento comunista real. La dramática historia obrera está ahí para entenderlo MUY BIEN, por desgracia.

    Solo un movimiento claro de clase obrera, que pone en juego todos los aspectos principales de la realidad de la clase, es decir, que exprese una dirección “para sí” de ese “movimiento”, lo que quiere decir: recomposición entre sus principales componente (trabajadores, desempleados, reproductores, en formación, etc.) puede constituir un proceso de superación del estado de cosas presentes.

    Mientras que, desde hace más de un siglo, montones de marxistas y seudo-comunistas – y hemos visto el primer terrible fracaso obrero: la revolución alemana – han proclamado sus versículos sobre la “lucha sindical”, las luchas de “los trabajadores”, etc, blablabla, evitando – como aquí – de estudiar, analizar, entender y activar lo real de la clase “en si”. Por eso, evidentemente, se esconden detrás de versículos y prescripciones (histórica, material y didácticamente superadas) como la formulación primitiva, del siglo XIX, de la ley de la plusvalía.
    Mientras, los capitalistas se han dedicado en profundizar cada vez más las contradicciones internas de la clase antagónica, con la ayuda objetiva de estos marxófilos y marxólogos de las biblias “comunistas”, Santos Obispos de la “clase trabajadora”.

  26. ¿Es realmente el comunismo el movimiento de lo real que anula y supera el estado de cosas actual? Hoy por hoy es indefendible el definir el comunismo sin mencionar su contenido esencial, su objetivo, enmarcándolo como puro movimiento, como acción sin reflexión, musculo sin cerebro. La errónea definición del comunismo de Marx y Engels en 1845 en La ideología alemana, que tango gusta a, es cierto, algunos revolucionarios pero, a la vez también a algunos reformistas, contiene una negación -y una autodelimitación – del movimiento comunista sobre el socialismo burgués del siglo XIX. Pero la definición es ERRÓNEA y recuerda sospechosamente al lema reformista y oportunista de Bernstein de “el movimiento lo es todo el objetivo no es nada”.

    Si aplicamos la Tercera Ley de la Dialéctica, la Ley de la Negación de la Negación nos encontramos con que si la abolición y superación del estado de cosas actual se realiza, pero resultara que el estado de cosas actual fuera la predominancia de la propiedad social colectiva popular, el comunismo así definido sería la negación radical… del comunismo. No hay por donde cogerlo.

    Por mi parte, para mi, la revolución proletaria internacional es el movimiento de lo real que abole y supera la propiedad privada de los medios de producción. Su resultado, el comunismo, que disuelve la forma estado, erradica, superándola, a la ley del valor-trabajo y abole la Sociedad de Clases, es la negación del socialismo (Ley de la Negación de la Negación).

    De otro lado, al negar la vigencia de la Ley del valor-trabajo, como hace el reformismo italiano, lo que se está negando en realidad es la necesidad de la revolución proletaria. No sería ya necesaria la revolución proletaria sino la rebelión de la multitud, por cuestiones de tipo democrático, puesto que al no fungir la ley del valor-trabajo no hay proletariado ninguno sino problemas parciales a superar, como “el trabajismo”. Es decir, a la negación del trabajo asalariado propia del proletariado, el reformismo le da la vuelta inventándose una afirmación de las cadenas del trabajo explotado voluntaria por parte del proletariado y el movimiento sindical que sería el verdadero problema. No sería, pues, la tendencia a la dominación de los seres humanos sobre los seres humanos sino la tendencia a la sumisión de los seres humanos ante los seres humanos, la cuestión central. Todo esto es eurocentrismo puro y duro y modas teóricas de confusión propias de la Ideología Clase Media generadas para fracciones de técnicos y gestores, y pequeños burgueses inquietos.

    MOVIMIENTO DE LO REAL Y LEY DEL VALOR-TRABAJO

    La ley del valor-trabajo funge, vaya que si funge, por mucho que los portaestandartes de la Ideología Clase Media salgan alucinando con lo contrario. De hecho su modo de regulación y optimización consciente es actualmente el epicentro de la contradicción y del movimiento principal de lo real, expresándose como contradicciones entre alianzas imperialistas: Otan/Brics.

    A un lado capitalistas que desean basar la acumulación en deuda, a otro, capitalistas que desean basar la acumulación en especulaciones en divisas, en medio de organismos regulatorios de la maximización de la ley del valor-trabajo e imposición de excepcionalidades (El estado de EEUU estaría fuera de las servidumbres que impone al resto del mundo la ley del valor-trabajo, por ser “excepcional”, y, a la vez, mano peluda principal de la imposición de esa ley contra todo movimiento proletario centrífugo a la explotación, y de imposición, también, sus excepciones particulares), de manera que ahora el Banco del Desarrollo de los BRICS se presenta como alternativa al FMI y al Banco Mundial ante el capitalismo mundial. En EH, por ejemplo, tenemos el escrito de Joaquin Arriola “El mundo no es lo que era” en el que el capital vasco se plantea autonomizarse de la UE y sus potencias imperialistas aliadas, hacia el BRICS y la CEI.

    La ley del valor-trabajo surje, como unidad de lo múltiple, desde tres fuerzas motoras sintetizadas; la tendencia humana al aumento de la productividad, la tendencia al aumento de la explotación, y la tendencia a la reducción del coste. Su formación, con hitos como la constitución y difusión de la Tecnología Dinero, procede de un proceso histórico con casi seis milenios de desarrollo, y culmina su máxima expansión cuando toda la humanidad y su metabolización mutua con la naturaleza se rije con relaciones de intercambio mercantil. En términos lógicos la ley del valor-trabajo será superada cuando el agregado de valor (trabajo humano) en los productos sea tan ínfimo que se pasa de una sociedad mundial de la escasez a una sociedad mundial de la abundancia. No por un decreto posmaxista, marxólogo o marxianista, puesto que la ley del valor-trabajo refleja tendencias nucleares de la especie. Es a partir de aquí donde hay que situar el debate sobre Socialismo o Saratxaga, puesto que desde la caída de la URSS los comunistas vascos no tenemos ni siquiera un esquema de la sociedad comunista posible pero por monstruoso que sea el futuro que anuncia, y el presente que refunda, la vía Saratxaga, o el imperialismo, si lo tienen: la competencia en el mercado mundial, por muy esclava que sea la posición históricamente asignada, consumiendo (explotando) la sociedad burguesa vasca e internacional al proletariado interno y externo.

    Es de esto de lo que hay que debatir, no de las marxianadas, con equis, con las que o se nos está tomando el pelo o que expresan la impotencia teórica y la aspiración a la faciloneria de sectores derrotados o simplemente ya integrados, como vemos en Vercelone.

  27. Sobre el movimiento real que niega el estado de cosas presentes… a pesar de los biberones…

    Cualquier movimiento social que no conoce y asume objetivamente la contradicción ”fundacional” del capitalismo, que es el modo de desarrollo global que vivimos, no es real, realmente antagonista, materialmente fundado en la realidad social, sino que de una forma o de otra es ideológico. Se mueve a partir de ideologías engendradas por o en el sistema, por muchas etiquetas, denominaciones o pretendidas funciones, hasta “comunistas”! que pueda expresar.
    Por lo tanto “se mueve” sin instrumentos dialécticos, científicos, realmente materiales y materialistas; es decir: en los términos de la contradicción dominante del modo de producción-organización-socialización humana.
    Reproduce entonces alienaciones (ideologías) de todo tipo del sistema. Además de reproducir procesos, valores (y entonces también plus-valores), mecanismos, etc. proprios del sistema.

    Cualquier lucha o movimiento local, parcial, sectorial de cualquier capa, organismo, sector, etc. de cualquier clase que no se reconozca en la propia clase, es decir, que a partir de cualquier tipo de ideología y alienación asume como determinante la propia prioridad, o la prioridad de sus propios intereses con relación a los demás aspectos, figuras, sectores, etc. de la propia clase: niega, rechaza, dificulta el desarrollo antagónico de la lucha de clases, debilitando el irreductible antagonismo, en el caso de la clase obrera, con la clase contraria. La clase capitalista, de los propietarios privatizadores y acumuladores de las “riquezas”, que engendran y favorecen todo tipo de alienaciones en su ventaja; y por supuesto logran explotar de esta manera, o sobre estas bases, el trabajo de los expropiados, alienados y sometidos a ellos.

    Por lo tanto la deriva laborista de los marxismos – y desde un punto de vista táctico-histórico del mismo Marx, por evidentes razones ligadas al desarrollo primitivo de la clase obrera en el siglo XIX, con sus leyes-biberones de la newtoniana plusvalía – es un factor determinante del desarrollo capitalista, por privilegiar y a veces absolutizar las luchas del sector empleado, salariado, trabajador de la clase obrera, dejando en segundo plano lo fundamental: la recomposición “para sí” de la clase, de toda la clase, con todas sus expresiones, manifestaciones y realidades de clase. Por lo tanto: trasformando de forma objetiva la lucha de clases en una lucha interna, a vece hasta exclusiva, a la única relación Capital/trabajo.
    Que es lo que obtienen los fabricantes de biberones marca “Ley del valor trabajo” de antigua memoria siglo XIX. Mientras hoy comemos, en verano, parilladas. Y el biberón nos queda poca cosita. En vez de despreciar el trabajo marxiano de Vercelone ( http://argentina.indymedia.org/uploads/2014/06/teoria_valor_vercellone.pdf ), ponerse a currar!

    Es precisamente sobre estas bases de (nuevas) alienaciones de clase, de separaciones (divisiones) internas a la clase que el capitalismo ha podido desarrollarse cada vez más, de forma cada vez más sofisticada, con procesos (y alienaciones e ideologías) cada vez más dominadas por su control de la contradicción determinante. Fordismo, toyota-saratxagismo, etc. representan muy bien esta capitalización de las luchas trabajistas para el perfeccionamiento del sistema productivo-opresor y alienante. Que hasta ha logrado dar cuerpo (totalmente esquizofrénico) a ese fantasma de “clase media” compuesta en realidad de muchas capas obreras absolutamente alienadas de su realidad social objetiva.

    Cuando cualquier marxiano tendría que saber que las bases “científicas” de todo el análisis y trabajo de Marx y demás comunistas materialistas, son las clases (o campos, para alejarse de la manipulación “sociológica “ (capitalista) del concepto de “clase”) y la lucha de clases en el capitalismo, que surgen y se desarrollan a partir de la realidad histórica, del proceso histórico humano que queda sintetizado por la contradicción fundamental, “fundacional”, de esta etapa del desarrollo humano:
    la privatización de los bienes comunes, de los medios de producción y productos; las alienaciones bajo todas sus formas, institucionales, políticas, culturales, ideológicas, de género, etc. para poder desembocar, o realizarse, en el mecanismo hoy específico del sistema: la explotación del trabajo humano, que es un fenómeno naturalmente colectivo, social, pero ahora transformado en una relación y proceso individual alienado. En función de la expropiación o enajenación de su producto, con su plusvalor.
    Plusvalor o plusvalías que los que quieren medir a biberones, poco recurrido de movimiento real les queda, en la época del medio de producción global llamado internet, por empezar.

  28. Oiga Don Koxme, ¿qué sabe usted de la bendita “Ley de la plusvalía”? Es que a fin de completar el análisis del superimpresionante texto de Vercelone, que menciona varias veces esa “ley”, he realizado distintas búsquedas de textos que expliquen esa ley y el caso es que no he logrado encontrar ninguno. Solo mencionan esa Ley usted y Vercelone. ¿A qué se refieren ustedes cuando aluden a esa “ley de la plusvalía?

    Y, por cierto, ¿qué puesto otorga usted en su teoría de la composición de la clase obrera a “la clase creativa” que propone Vercelone sucedió a la clase obrera como antagonista del capital?

    Hala, ondo izan Don Koxme

  29. Eso es.
    Mugres ideológicas que bloquean el pensamiento crítico; mientras tanto la inteligencia saratxagika, del sistema global, sigue ganándole a la lucha obrera; lógico;

  30. “La forma menos vaporosa del Estado Social de Derecho ha recibido el nombre de «Estado del Bienestar», que no señala un bienestar de todos en el área de las potencias hegemónicas y que se funda en el malestar de casi todos en el ámbito de los países dependientes, como han denunciado tantos críticos del neo-imperialismo y de la globalización. Esta modalidad del Estado no aparece como un telos de la lógica política del Capitalismo: puede venir y puede irse, se acerca y se aleja. Hoy tiende a difuminarse, en lo que atañe a los países del sur de Europa; pero persevera y hasta se fortalece en otros, europeos y no europeos. Pretendo contribuir a su crítica, pues la percibo como la mayor engañifa, como el engendro más falsario, más venenoso, que cabe disponer para la justificación (legitimación) de la coerción gubernamental y de la explotación social, para la perpetuación de la casta política y del canon de vida de los sectores burgueses y «aburguesados» (de un lado, y por definición, empresarios, banqueros, funcionarios, etcétera; de otro, cuantos trabajadores, empleados o desempleados, se reconocen en la disposición psicológica —antes decíamos «mentalidad»— de la clase dominante, en su «carácter social»: el sector mayoritario de la población, en las naciones del Norte).

    Dulce Leviatán
    Críticos, víctimas y antagonistas del Estado del Bienestar.
    Pedro García Olivo

  31. El conjunto de las reflexiones están bien planteadas, pero partiendo del principio de la asimetría biológica del Darwinismo, veo en el propio proletariado su peor enemigo. Así las cosas, no hay ningún ejemplo válido, ni Saint Simón, ni L. Blanc, ni la Comuna de París, ni la URSS, Cuba, ALbania o Venezuela han logrado una autogestión obrera. Por supuesto, Stálin, que se encargó de ningunear los últimos años a Lenin, es la imagen del gulag soviético con su propio horror. ¿Y China?, bebe enamorando a sus ciudadanos con el modelo Puyi, donde todos aspiran a vivir como emperadores, – es el modelo análogo del way of life norteamericano-.

    La masa sólo tiene futuro dentro de un modelo open source y open innovation, reclamando la liberación del trabajo y convirtiendo la plusvalía de la robótica en un modelo de hedonismo global donde trabajar no sea una necesidad sino una elección libre. La revolución silenciosa está ocupando su lugar y lo que nos dice la tasa de paro estructural del 25% es que es hora de dejar de trabajar porque las máquinas lo pueden hacer por nosotros. El culto al trabajo es la mayor estupidez del ser humano, el primer eslabón para anular su libertad…

    Personalmente no creo en los *.ismos; de ninguna clase, ideología, religión, secta o ciencia. Lo que atisbo es que la masa siempre se comporta como un rebaño y que por mucho que discutan, planteen o postulen las ovejas, nunca dejarán de ser rebaño dentro del rebaño. Para salir se necesita creatividad, colectiva o personal; pero esa creatividad no debería menoscabar nunca la libertad individual. El asedio al trabajador deviene, fundamentalmente, de la falta de solidaridad entre los propios trabajadores. El ser humano inteligente necesita poca socialización, huye de la violencia y no cree en el cedazo educativo; no se trata de posicionarse como asocial, antisocial, ácrata o anarquista; se trata sencillamente de seguir un único criterio: ningún hombre/mujer tiene autoridad para decirle a otro-a lo que tiene que hacer o puede hacer. Así, en el caso de un nuevo contrato social, lo que se troquela en el papel es un conjunto muy pequeño de límites/normas que ninguna clase de estado puede cruzar. Alcanzado un estado de producción automatizado y robotizado, ¿para qué necesito al rebaño, al Estado (papá, tirano o mecenas) ?. Lo que quiero es simplemente guiarme con mis pasos, mis errores y cuando quiera compartir, ya buscaré la forma de participar, combinar, y satisfacer mis ideas con mis semejantes.

    Mi sospecha es que una burocracia articulada desde Webber siempre es una prisión, sea socialista, capitalista, comunista, anarquista o cienteficista. Démonos un contrato social de una sola página y ésta será suficiente e inteligente, sintética y práctica; mientras articulamos las normas del comercio, de la vida, de la producción, la política o la creatividad en mamotretos jurídicos incomprensibles lo que hacemos es dejar la red en manos de un pescador invisible que la levanta ahogando todo lo que no le gusta, le conviene o satisface. El ser humano es más inteligente que el mapa que utiliza para caminar; al fin y al cabo si comparamos el uso de la libertad, el hombre de Clovis alcanzó una excelencia hace 50.000 años que apenas llegamos a vislumbrar hoy. Con todo, hoy, de nuevo, gracias a la automatización y la robótica tenemos las herramientas para despojarnos de las cadenas. Y llega una revolución en la materia por la cuál nuestros descendientes dirán, con toda la razón que fuimos estúpidos demasiadas veces y durante demasiado tiempo.

  32. Estas desinformado, las máquinas no producen valor, no hay plusvalía de la robotica, el que mueve el botijo produce valor, el botijo no, aunque se mueva. El dinero no es una energía, es una tecnología ya obsoleta de organización de la fuerza de trabajo, y va a colapsar, ya está colapsando. Eso va a ayudar a que luego va a ser mucho más difícil robar a la masa obrera y popular. El montón de cadáveres de robots va a seguir aumentando, es chatarra.

    Sin revolución no hay nada que hacer, es más con el producto del liberalismo y el posmodernismo burgueses, ni siquiera se reproducen las sociedades. La basura de Saratxaga, con su persecución de la gente, ya ha dado el máximo de si, mayor porcentaje de ataques cardiacos en las empresas en las que persigue y reprime al control obrero con su inquisición toyotista, que en las otras. Solo nos podemos despojar de las cadenas capitalistas y de la sociedad de clases mediante el desarrollo de las fuerzas productivas que no es lo mismo, ni mucho menos, que el desarrollo de la automatización y la robótica, pues incluye procesos revolucionarias profundos. Por ejemplo, que todo el mundo deba trabajar y bajar a la mina como una mili durante una fase de su vida, sin privilegios de clase para salvar el pellejo a costa otros.

    Tu evangelio neoliberal no sirve, el darwinismo social es un invento que se está cayendo, para sostener el open innovation hay que superexplotar y supermarginar a la clase obrera mundial, y no nos vamos a dejar, ya verás, entonces podrás comprobar como desde Saint Simon y Babeuf hasta el comandante Chavez y Argala y desde mucho antes hay un hilo rojo muy positivo que hilvana a los hombres y mujeres inteligentes y honestos para barrer al liberalismo y sus bufonadas. Por último, los comunistas luchamos para elevar el nivel del pueblo, de la gente, del proletariado, del hombre y la mujer medios, de los rezagados, cuando nos alcanzan y nos dejan atrás, hemos triunfado, entonces volvemos a empezar, y así en el circulo virtuoso de la democracia comunista llegaremos a tales avances que ni siquiera necesitaremos maquinas para obtener resultados de transformaciones físicas en el espacio sensible.

    Viva el comunismo y la libertad. Onvuar.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s