79 thoughts on “Cyber punk

  1. http://www.anarkherria.com/es/textos/el-laberinto-como-frontera-en-la-ciencia-ficcion-de-william-gibson
    Jakue Pascual y Alberto Peñalba , “El laberinto como frontera en la ciencia-ficción de William Gibson”, Revista “Política y Sociedad”, nº 36, enero-abril 2001, Madrid, Universidad Complutense (Facultad de Ciencias Políticas y Sociología).

    Un texto en el que, partiendo de la narración cyberpunk de las novelas de William Gibson, establecíamos una serie de conexiones contraculturales.

  2. Pasaje clave que quiero comentar:

    “En el cyberpunk precisamente la conciencia de ser, su replicación o el intento de asalto de las mentes es una constante ya que ese es el punto débil de la represión y el control social, el lugar inexpugnable. Por eso la tecnología puesta en manos de la minoría mundial sedienta de poder intentará llegar a ello”.

    Mencionas que 1984 es un precursor del ciberpunk pero hay otra novela de ciencia-ficción disutópica de esa época que es quizá incluso más aterradora a pesar de que su tono es mucho más suave: “Un mundo feliz” (A Brave New World) de Huxley. No he leído mucho ciberpunk pero la impresión que tengo es que el tema de la manipulación biológica de la propia especie humana no es un tema central o, cuando lo es, p.e. en la película “Splice”, se tiende a abordar con una visión moralista, en la que se advierte de forma quizá simplista, de los peligros del “transgenismo” en lo humano.

    Pero qué pasa si trasladamos la visión de Huxley al s. XXI o XXII? Que la manipulación genética es algo muy real y a este ritmo se va a poder diseñar casi cualquier tipo de organismo hacia mediados o finales de este siglo. Y por lo tanto las castas creadas en la distopía de Huxley, sobre todo a través del control de las mentes a nivel biológico, podrían perfectamente ser creadas (con la complejidad añadida que se pueda imaginar) en un futuro próximo.

    En cierta manera es un escenario casi más de fantasía o “gótico” que de ciencia ficción, y sin embargo la “magia” (por supuesto oscura, malvada) que modifica cuerpos y mentes en estos géneros es hoy día más y más ciencia pura.

    En el fondo podría haber un problema de idealismo en imaginar que la consciencia o la mente humana es una fortaleza que siempre se las apaña para resistir. El asalto de un futuro próximo puede ser tan esencial, tan biológico, que la propia idea de una “mente humana” podría bien dejar de ser válida. La propia mente humana podría destruirse a sí misma, reeplazándose por una serie de sucedáneos (algo que hasta ahora estaba condicionado por la fundamentalidad de la evolución paleolítica = paleo-comunista), por ejemplo: élites super-saludables (aspirando a la inmortalidad) y super-inteligentes, o bien inteligencias artificiales que se auto-reproducen (en plan Matrix pero sin baterías humanas o más precisamente en plan Terminator pero sin viaje en el tiempo). En el segundo caso probablemente la misma especie humana sería desechable, pero en el primero cabe imaginar toda una serie de castas sirvientes, quizá con genes incorporados de animales domésticos para conseguir mentes más maleables y (secundariamente) cuerpos más productivos.

    La evolución pre-humana y humana pero pre-civilizacional nos ha dado estas mentes rebeldes y solidarias pero no hay ninguna razón que impida, partiendo del probable desarrollo exponencial de la ciencia genética en las próximas décadas, que este estatus quo se rompa y ello altere de forma extrema la evolución de la vida en la Tierra, en particular de la vida que podemos considerar “humana”. Por supuesto que hay riesgos en la experimentación (las atrocidades de Monsanto son un ejemplo clarísimo) pero no veo ningún impedimento absoluto para que esta experimentación, sobre todo en la medida en que el conocimiento bio-genético mejore (inevitable en este siglo) no pueda producir un mundo y una “humanidad” (o post-humanidad) radicalmente distinto a todo lo que hemos conocido, excepto en el hecho de que la explotación sería consolidada por medios biológicos, de forma similar a lo que naturalmente ocurrió en las hormigas.

    • El único objetivo de toda compañía, bancos inclusive, es hacer beneficios y en general otorgar poder a sus propietarios. En condiciones capitalistas la especie humana (tal y como la conocemos) perdurará sólo en la medida en que sirva a esos propósitos de acumulación de capital-poder.

      Por eso entiendo que, al menos teóricamente, puede ser deseable para estas oligarquías burguesas reemplazar a los humanos “naturales” por engendros artificiales más dóciles y funcionales. Otra cosa es qué hacer con esos 7000 millones que ya existen o como causar esa transformación pero, en teoría, en “ciencia-ficción”, entiendo que es coherente y deseable para la élite burguesa suprimir el “gen rebelde y solidario” del proletariado, transformando a las masas potencialmente revolucionarias en criaturas domésticas dóciles, como un perro muy listo (pero no demasiado) con manos.

      Los seres biológicos somos económicamente muy rentables (funcionamos con “alubias” y nuestro cerebro gasta lo que una bombilla), así que para mí tiene en general más sentido reemplazarnos por engendros transgénicos “domesticados” que por máquinas (aunque depende de las circunstancias).

      Creer que la especie humana va a perdurar “por que sí”, por que “siempre” ha sido así, es una convicción cuasi-religiosa. No es objetivamente necesario, aunque sorprenda a nuestro conocimiento intuitivo y deseemos fervientemente negarlo. Ya hemos vivido períodos en los que la eugenesia de masas ha sido una ideología dominante y es plausible que algo similar vuelva a ocurrir en forma más avanzada: la técnica está cada vez más depurada, la ideología está ahí: si la ciencia-ficción ve la transgenia en luz negativa, las corporaciones y sus ideólogos no, vendiéndola como algo “positivo” para prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida (de quienes pueden pagar, claro).

  3. No entiendo un tema que me parece de la máxima importancia.
    En absoluto.
    Cuando se afirma que:
    “el único objetivo de toda compañía (…) es hacer beneficios y en general otorgar poder a sus propietarios” y que “la especie humana perdurará sólo en la medida en que sirva a esos propósitos de acumulación de capital-poder”,
    porque ostiya de razón luego se suele limitar la concepción del único antagonista esencial a este tipo de sistema deshumanizo, de modelo o modo de desarrollo primitivo, capitalista, a esos pobres desgraciados que trabajan explotados en la maquinaria productiva de esas “compañías”, todos juntitos bajo esa etiqueta reductivista de “clase trabajadora”, ídolo sacrosanto de gran cantidad de marxistas e ideólogos del mismo estilo, que hasta llegan a llamarse a sí mismos como “comunistas”…

    Dejando de lado que ese conjunto, campo o clase antagonista absoluto del sistema no son los que curran explotados, únicamente, sino (casi) todos ellos pero con los demás obreros. Obreros en paro (no trabajan), en formación (no trabajan), migración (sin trabajo), reproducción, pensión, precarios, intermitentes etabarluzebat. Es decir: la clase OBRERA según concepción marxiana:
    la clase que empieza a existir precisamente con la realidad de la apropiación/expropiación (patriarcal, dicho sea de paso) de los bienes comunes, su acumulación, ereditaje, etc. mucho “antes” que el invento de la explotación laboral capitalista.
    Mucho antes en términos epistemológicos, claro, y PRECISAMENTE, incluyendo por supuesto a TODOS los OBREROS que le corresponden.
    La clase NO son los trabajadores, sino todos los expropiados en necesidad vital de trabajo, que sean o menos, en efecto presente, explotados plusvalorizadores de capital.

    No hablemos luego de las barbaridades montadas alrededor de los conceptos de “pueblo trabajador” y otros populismos marxistas. Nada marxianos. Nada científicos, en sentido marxiano, materialista, revolucionario del sistema.

    Pero claro, tócale a los civilizados metropolitanos la cuestión de la PROPIEDAD PRIVATA, y por mucho marxismo que prediquen, ya verás… aquí mismito…
    :
    :
    Poder/luchar x superar este podrido modo de desarrollo/producción
    me parece que tiene que empezar superando sus valores, categorías, lenguajes y terminologías!!!

    • No estoy muy seguro que pretendes decir con “etiqueta reductivista de “clase trabajadora””. La noción fundamental de “proletariado” es la de aquellos que sólo poseen su fuerza de trabajo, la cual deben intentar “vender” en el mercado burgués.

      “Obreros en paro (no trabajan), en formación (no trabajan), migración (sin trabajo)”….

      Vale ya te pillo. El problema es de definición: obrero se suele entender como trabajador de cierto tipo de sectores: industrial, construcción y minería en particular. Es un administrativo “obrero”?, una limpiadora?, el butanero?, la cajera del supermercado?, el que te instala la internet? La mayoría de la gente diría que no. Por eso se usan otros términos como “trabajadores” (sí, incluye al cada vez más masivo “precariado”) o “proletariado” (un tecnicismo latino novecentista que evidencia con su solo uso es la ideología, y quizá la formación ideológica, de quien lo pronuncia).

      Quizá “clase desposeída” sea un término más adecuado (y aproximado a proletariado) pero entonces alguna gente con un sueldo no-tan-malo y quizá con una casa hipotecada, se considerarán exentos de esta categoría. Por eso se suele usar “clase trabajadora”, que no implica tanto que tenga trabajo sino que depende de su trabajo para sobrevivir (bienestar social aparte).

  4. Según la teoría de los seis sectores estructurales interactivos de la lucha de clases en el capitalismo de final de ciclo , a medida que se reduce la masa de plusvalía distribuida, por la elevación estructural de la composición del capital (c/v), y así, por la reducción estructural de la producción de plusvalía en términos sistémicos, – más allá de los numeritos de la mera economía empresarial, en el proceso global de la reproducción del capital – ; a medida que el capitalismo mismo entra en crisis estructural de desvalorización del valor, crecientes fracciones del sector rentista de la clase capitalista entran en contradicción con las fracciones conciliadas (de primera, segunda y tercera categoría) del sector empleado de la clase obrera. El choque entre estas fracciones rentistas pequeño burguesas y una parte de la clase obrera conciliada con la burguesía imperialista de los centros capitalistas (autotitulada clase media, pero en realidad bloque social de apoyo de la burguesía imperialista), se resuelve con un intento de cuestionamiento de la centralidad de la producción y el aparato productivo ¿por qué?

    En estas condiciones de producción global de plusvalía disminuida, que he descrito, el capital en funciones, obligado a atacar salvajemente el salario, hasta reducirlo por debajo de su valor, a determinado grado, no queriendo perder bases estructurales de conciliación, gira e intenta reducir también las renumeraciones del rubro del capital a interés en la masa de la plusvalía. Busca así, normalmente, consolidar los niveles mínmos de la conciliación con la aristocracia obrera, pero en este caso con preferencia sobre su alianza de autoapoyo con la pequeña burguesía del sector rentista de su clase. La reyerta interna en el capital se traduce en que los capitalistas en funciones intentan representar al sector empleado de la clase obrera desplazando relativamente a los rentistas, y los rentistas intentan representar al sector desempleado de la clase obrera, con el objetivo de incrementar la presión sobre los obreros en explotación y no aparecer en singular ante el capital en funciones. Es en este ambiente, donde y cuando surge en la pequeña burguesía rentista la negación de la centralidad de la producción en la contradicción principal del capitalismo.

    Quedando, pues, la contradicción antagónica principal, la existente entre la clase obrera y la clase capitalista, reorganizada en varios polos negativos, pero, así mismo, quedando estos radicalmente centrados en su epicentro: la producción de plusvalía cuyo lugar central es la Esfera de la Producción y la Relación salarial– . Está es la razón por la que esos “pobres desgraciados”, aun cuando fueran todos malas personas, y todos los burgueses fueran buena gente, quedan ubicados en las relaciones sociales de producción como los únicos que pueden constituirse en clase revolucionaria, vanguardia de la humanidad.

    • Me parece interesante planteamiento. Dónde puedo leer más sobre esta teoría, quienes son los autores originales?

  5. Título: Ejercicios plusvalistas.
    Subtítulo: Desarrollos marxianos contra creencias marxISTAS. Valor y valores del campo significante del vocablo valor.

    VALOR OBRERO
    Valor obrero en sentido moral:
    – ahora, aquí – cuando existe debate obrero sincero, materialista (**), creativo, radical, es decir cuando no se cae en descalificaciones violentas e indecentes, antagonistas de una ética comunista.

    Valor obrero en sentido sobre todo ético:
    cuando el debate conlleva o busca una coherencia critica y consciente de valores, con una voluntad constructiva colectiva de desarrollo teórico y práctica radical, comunista (que precisamente en este caso valdría como sinónimo marxiano de obrero). Es decir: crítica en las raíces de la contradictoria realidad humana/social, ahora casi mundialmente bajo dominio de los valores éticos del Capital.
    Además el contenido ético (cuerpo de valores) del trabajo (teórico, debate, praxis) obrero es lo que mejor funciona de cara a las luchas ideológicas y morales. Esto que también estamos haciendo aquí, de manera colateral. Contra anclajes y creencias ideológicas no-comunistas, no-libertarias, por no decir “anti” en vez de “no”, dejadme esta gota de sectarismo.

    Valor obrero en sentido ideológico, mismamente:
    el valor discursivo o intelectual de debates, luchas, procesos políticos, etc. que – por su coherencia y potencia teórica obrera – consigue constituir plusvalías de ideas para mejores referencias y convergencias ideológicas más generales (acumulación social, le llamamos a veces).
    Entonces más allá de la pura conciencia de clase, pero en conexión con el desarrollo praxístico (luchas y teorías) del campo (o clase) obrero.
    Debilitando así la infraestructura o campo ideológico del sistema y por lo tanto sus mecanismos de reproducción cultural, familiar, emocional, etc.
    Claro: se entiende la ideología como un subproducto respecto a un pensamiento desarrollado, con alcance y validez teórica. Porque la teoría ex ajena de creencias, mitos, ortodoxias, dogmatismos, mecanicismos, etc. que al contrario alimentan las ideologías.
    Pero, lo conocemos también mucho en EH, también el arma social de la ideología puede contribuir a veces a la política obrera (Lenin)! Pero el camarada de Tréviris aclaró con maestría, los aspectos negativos, conservadores y de contaminación de las ideologías. Como de todas las (demás) religiones!

    Entonces: teoría contra ideología:
    siempre es necesario un trabajo teórico que nos permita desinfectar anteriores o subyacentes ideologías sistémicas, sean ellas místicas, liberistas (neocon), fascistas, marxistas (el pobre de Marx transformado en profeta, mito y creencia!), meritocrático-tradicionalistas, sociolistas burguesas, aristocráticas, populistas, etc.:
    todas ellas esencialmente anti-obreras, es decir:
    conservadoras de (algunos) valores de fondo específicos del modo ahora dominante, capitalista. Empezando por lo de la propiedad privatizadora que mencionabas, hasta llegar al otro esencial del valor (aspectos positivos) del trabajo asalariado/explotado, elemento cumbre capitalista, desarrollado desde sus raíces judeocristianas a la alienante perfección actual. Un trabajismo que la mayoría de los “m-ismos” re-consagran (por ejemplo bajo etiquetas stalin-socialistas) en vez de demolerlo y superarlo de raíz.
    Gora auzolan!

  6. Valor obrero en sentido teórico:

    con relación a conocimientos y análisis lo más profundos y coherentes posible (científicos solemos decir) de la(s) formación(es) social (es) en las que se puede acotar una realidad obrera. A partir naturalmente de la famosa contradicción fundamental del sistema con la que empiezas, Maju, hablando de la apropiación capitalista de los bienes comunes.
    Entonces aquí sí que nos vamos a poner las botas…
    Comenzando con señalar las contradicciones, o limitaciones (ideológicas, éticas y teóricas) del ya citado mayor crítico, analista, politólogo, científico si se quiere también, y filósofo (si se me permite…), etc. del actual modo de desarrollo (y naturalmente de producción, que está incluida :-) que, como todos sabemos, nació en Tréveris, reino de Prusia, el 5 de mayo de 1818.

    Es decir:
    Es justamente aquel bastante conocido personaje que, al mismo tiempo que logró una impresionante empresa teórica de base hoy todavía sin superar, muy potente, indispensable y efectiva (posiblemente), nos dejó sin embargo, con su puerco trabajismo ideológico de típica constitución alemana, o luterana, o protestante, uno de los peores virus anti-comunistas. Que ni el pobre genero suyo Paul Lafargue consiguió desmontar, en esa secta de seguidores y creyentes del primero, los que solemos tildar de “marxistas”.
    Que desastre!
    Precisamente a pesar de unas bases tan vigorosas, como la estupenda definición de la contradicción fundamental del sistema capitalista aclaradora de las clases, he aquí aparecer toda esa cohorte de m-istas que en vez de seguir las trazas teóricas vertebrales abiertas por el gran camarada, llamemoslas marxianas, se ocuparon desde entonces casi solo de relamerlas como fueran chupetes de vitaminas. U ostias benditas. De forma más o menos inconsciente, primitiva, ideológica o perezosa; o hasta académica, intelectual burguesa o todavía más conservadora.

    Venga entonces recoger mecánicamente el virus laborista, trabajista, productivista, disciplinador y a su vez superalienante, además de judeocristiano, del gran sabio, junto a algunas de sus prescripciones históricamente coyunturales (siglo XIX) sobre la “lucha de clases de los arbeiter”. Fundada en lo político y precisamente por ese virus, esencialmente en un solo sector del antagonismo al capital, el de los esclavos asalariados, oficialmente plusvalistas. De paso: en pleno puto patriarcado del ‘800, claro!
    Contradicción ética y teórica agravada por el empleo a menudo confusionista (El Manifiesto) del termino y concepto de “proletariado” (es una lógica consecuencia de la indigestión del potaje trabajista hegeluterano), además del despreciable y MALlamado precisamente por él “lumpen-proletariado”.

    Por eso Maju, puede que en muchas ocasiones lo de “clase desposeída” sea un término adecuado, de acuerdo, pero me parece que en esta batalla obrera siglo XXI, empezando precisamente con las luchas en/del lenguaje, me parecería más apropiado recuperar con fuerza lo de
    OBRERO, en referencia al sujeto genérico del campo o clase antagonista al Capital.

    Por lo menos en las lenguas donde existe con esa potencialidad, distinguido de TRABAJADOR, más específico para uno solo de los sectores obreros.
    A pesar del mucho confusionismo existente, ya surgido enseguida a partir de la definición marxiana de clase. Además de la dificultad de inventarlo/recuperarlo ahí donde está casi del todo marginado por lenguajes e ideologías burguesas, y hasta marxistas (Euskaraz: Behargina? Ekilea?) Desde luego también entre anglosajones domina de forma absoluta WORKERS (langileak, trabajadores), y no es ninguna casualidad. Lo que demuestra la importancia diría casi estratégica de esta batalla semántica. Necesidad de la aplicación una metafórica dictadura obrera, o seguimos en la confusión trabajista de burgueses o de siniestros izquierdos.

    Es decir: valorizar el término de OBRERO justamente en sentido anti-trabajista. Saber imponer políticamente su valor. De manera contundente como se pretende aquí, como declarada arma teórica, ideológica y política para los reales operadores de comunismo, y no para folclore hozmartillista de esas sectas políticas que sólo lo proclaman, ese “comunismo”.
    Justamente como reapropiación, depuración, herramienta ofensiva lingüística en cuanto nombre propio del absoluto antagonista al Capital. Contra reaccionarios, conservadores, sociolistos, de religión más o menos marxolista y todos los que lo han manipulado, instrumentalizado, alienado, degradado; junto también al otro término y herramienta teóricas básica: la “clase”.
    Ya, a ver también que significa hoy “clase”, en el “movimiento real que destruye el estado de cosas presente”, una de las definiciones de Marx del comunismo.
    Estado de cosas: de valores, lenguajes, procesos, poderes, contradicciones, conceptos, ideologías…

    • “valorizar el término de OBRERO justamente en sentido anti-trabajista. Saber imponer políticamente su valor. De manera contundente como se pretende aquí, como declarada arma teórica, ideológica y política para los reales operadores de comunismo, y no para folclore hozmartillista de esas sectas políticas que sólo lo proclaman, ese “comunismo”.
      Justamente como reapropiación, depuración, herramienta ofensiva lingüística en cuanto nombre propio del absoluto antagonista al Capital. Contra reaccionarios, conservadores, sociolistos, de religión más o menos marxolista y todos los que lo han manipulado, instrumentalizado, alienado, degradado; junto también al otro término y herramienta teóricas básica: la “clase”.
      Ya, a ver también que significa hoy “clase”, en el “movimiento real que destruye el estado de cosas presente”, una de las definiciones de Marx del comunismo.”.

      La definición de comunismo es incorrecta, y la cita de Marx es también incorrecta. Marx no dijo lo que dice Roteta que dijo, Marx y Engels escribieron lo siguiente: “Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual.” No lo que dice Roteta que dijo Marx: ““movimiento real que destruye el estado de cosas presente”. ¿Es tan difícil ser un poco rigurosos o ser riguroso es también ideología?

      La situación cansa, porque en
      https://borrokagaraia.wordpress.com/2014/07/01/socialismo-o-koldo-saratxaga/#comment-12931
      ya se aclaró que esa temprana definición de comunismo, empleada en La ideología alemana en 1840 por Marx y Engels sirve para camuflar y acelerar el reformismo. En esos comentarios se aclaraba el por qué esa definición no es correcta.

      Por otra parte, el presunto “puerco trabajismo” de Marx “de raiz luterana, alemana, protestante”… ¿es un chiste o cómo hay que tomar esta increible clasificación de Marx? La familia de Marx, por cierto, era de origen judio, Marx se dedicó a luchar en el movimiento obrero interacional, con su gran capacidad de trabajo, no a amasar un capital, así que esta hipótesis weberiana no parece correcta.

      De hecho, la Salvación según los protestantes no era alcanzada tanto por la cantidad de trabajo realizado en la Tierra, como por el dinero acumulado, signo de Salvación. Con lo cual, como vemos, esa ética es la ética capitalista, en la que el trabajo está condicionado a la acumulación, no lo contrario, – que sería algo aún más tonto dicho sea de paso -, y no es, pues, una ética “trabajista”, es una ética capitalista. Salirse endosándole a Marx algo tan tonto como una ética “trabajista”, o insinuando una ética capitalista de Marx pues es lógico y normal en Roteta, pero quede claro, sin base.

      Sobre el antitrabajismo que propone, la negación de la explotación por parte de la clase obrera es de si antitrabajismo, o lo que es lo mismo, anticapitalismo. Porque, la negación obrera del trabajo es negación del trabajo explotado. Es descubrir la Luna el promulgar la negación del trabajo absurdo, pero olvidándose, a la vez, no solo de los apartados del trabajo a la fuerza, los trabajadores negados, sino también de los ociosos en “bien vivir” mientras que otros revientan para sostener ese “bien vivir”. Así que, hay que poner en valor el anticapitalismo obrero, que es bastante más profundo, pluridimensional y radicalmente crítico que la propuesta sin chicha y, otra vez, peligrosamente sesgada de Roteta.

  7. Entonces, concluyendo:

    OBREROS entendidos antes que nada como obradores (potenciales) de comunismo,
    contra el trabajo asalariado, la explotación plusvalorista de cualquier clase (en la maquinaria productiva de Foxcon o de internet, p.ej.), la apropiación privatizadora, acumulación y herencia individual-familiar de bienes comunes; y contra formas y procesos de PODER individual o de casta, clase, etc.
    OBREROS, entonces, como campo, conjunto o si se quiere clase,
    que conlleva también los no-trabajadores, reproductor(a)s, migrantes, precarios, en formación, pensionistas y todos los que corresponden a su definición fundamental marxiana. Por supuesto conjuntamente a los asalariados trabajadores desposeídos más o menos clásicos, muchos marcados todavía como ovejitas de sindicatos y sectas lavoristas: precisamente por esto sistémicas.
    Trabajadores capitalizados inclusive, jefecillos o ruedas desposeídas del potencial (colectivo, claro) de los bienes comunes existente, a parte las migajitas individualizadoras del pisito, cochecito, viajecito en sus estatus funcionales y otorgados por el Capital, y justamente por esto todavía más alienados, reificados y leificados.

    Luego dos cositas más, para esas viejas lecturas sobre las que le preguntabas a otro comentarista:
    (**)
    material/materialista:
    hoy se están produciendo – plusvalía mercantiles inclusive por supuesto – muchos más valores materiales que los señalados por la antigua (siglos XIX y XX) “esfera de la producción y relación salarial” de la que hablan!!!
    Para entendernos:
    ya no sirven los “marxolistos” que predican sin trabajarlo (desarrollo teórico, no cantinelas), por ejemplo lo de las “caídas tendenciales de la(s) tasa(s) de ganancia”, por no querer entrar seriamente en los nuevos terrenos materiales (si quieres en el sentido cuántico de materia) de existencia, realidad y producción de valor! Terrenos colectivos e individuales.
    Ya te lo he recordado hace tiempo, aquí mismo:
    saber entender las nuevas formas de valor que producimos, por ejemplo cada uno como “prosumer” diario, individualizado a lo máximo, en Google o en lo que sea; con ese termino feo, discutible, pero que quiere señalar nuevas relaciones y condiciones de producción en esta etapa capitalista: PRO.ducir (valor, por lo menos potencial) mientras se con.SUME en Apple, Face.eso o Innobasques varios!

    Segundo:
    lo de “proletariado” se podría todavía reutilizar, a lo mejor;
    existiendo también “desposeídos” de fondo que no son obreros, es decir de la clase o campo obrero (siempre en sentido cuántico de campo, naturalmente); según la contradicción marxiana: muchos campesinos, artesanos, artistas, autónomos, etc. que han rechazado la “tercera” condición de clase, la alienación del trabajo asalariado.
    Además, lo de PROLE.tario es un término que dejaría todavía más picante la batalla del lenguaje, con relación por ejemplo al repugnante fenómeno del patriarcado (propiedad delimitada de la prole), otra base fundamental y embrutecedora del desarrollo neolítico-capitalista; y de los demás modos (de producción) intermedios, tan brutales o más, con sus respectivos macho-payaso-dominadores.

    De otra forma tendríamos que inventarnos otros términos y aplicaciones, para nuestro específico uso del S.O./lenguaje.
    Visto que, como se observa, hay por una parte fenómenos de capitalización obrera de tipo productivo (con todas las correspondientes contradicciones internas al campo obrero; véase el caso de mucho cooperativismo…), y otros fenómenos capitalizadores, de reificación inducida y todavía más individualizada, con todas las ilusiones (“clases” medias, etc.) de posesión de casita, vehículo personal, vestimentas-moda y el montaje general acerca del valor del “tener”, típica contaminación propietaria sistémica, capitalista (modas, consumos, estatus, sistemas mercantiles energéticos y de transporte, etc.).

    Es decir:
    mientras que el sistema del 1% propietario se desarrolla en todo su embrutecedor esplendor de valores como ahora, tenemos que tener el valor de salir de las religiones marxistas, para reapropiarnos – sin caer en la excitaciones anti-paternas del gran viejo con respecto a Hegel, por ejemplo…- de sus esenciales herramientas técnicas, teóricas, que nos ha propuesto para su desarrollo. No para chupárnoslas. Para lograr nuevas, mejores o renovadas claves de superación de la prehistoria humana actual sobre esas geniales bases marxianas, depuradas de ideologías y degradaciones ortodoxas. Antes de que la humanidad (virgencita Naomi ayúdame…) se autodestruya.
    Mira tu que horrible final.

  8. kaixo Koxme:

    Según parece sigue usted con el mismo rollo reformista y pekebu de siempre, le recomiendo el último debate entre Einrich – posiciones de la Nueva Lectura de Marx – y Kurtz, teoría marxista de la crisis, teoría del valor-trabajo y de la crisis del valor en el contextó historico de la caida tendencial de la ganancia estructural en la Tercera Rvolución Industrial. Usted eligió el reformismo, y la ideología de que cambiando las palabras se cambian los hechos. Pero no, no cambian, los hechos historicos son duros de roer. De 1% nada, más bien el 15 al 35% en los paises imperialistas centrales.

  9. Kaixo:

    Veo que vuelve a las andadas, http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/494802/index.php , por un lado confirmarselo; el rollo del universo como montón de signos intercambiables, chupiguays es puro posmodernisno. Las acusaciones que lanza sobre el cierre de Indymedia, apliqueselas a usted mismo y su campaña de trolleo y derribo contra los dos tecnicos que quedaban en Indy eh, tras su larga campaña de intoxicación, con relación a la acusación de haber empleado el manual anticomunista de Macarthy, de 1953, en antiestalinismo vulgar pero no inocente, me reafirmo, es eso exactamente lo que hizo usted para obligar a los marxistas vascos a que renunciaran a la implementación de la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia y la teoria del valor-trabajo, sin argumentos ni razones, por s real voluntad reformista de troll de ordeno y mando. Y perdió, y perderá siempre que se niegue a razonar, y que con imposturas intente obligar a la gente a adoptar su erróneas concepciones idealistas. Tiene, por cierto, dedicado este este texto:

    ¿RE-explorar El Capital? Si puedes con la represión reformista SI. (Notas sobre una entrevista a Alex callinicos)
    http://www.irteen.net/re-explorar-el-capital-si-puedes-con-la-represion-reformista-si-notas-sobre-una-entrevista-alex-callinicos/

    Para Maju: En esta fase no tengo tiempo para buscar el esbozo de la teoría de los seis sectores interactivos, pero aquí hay algun material sobre ello:
    http://www.irteen.net/leyes-sociales-objetivas-del-proceso-del-capital-y-su-negacion-dialectica/

  10. Música de txistu bastante conocida. Lo suficiente. A cada uno su ética y moral.
    Cuando el poder popular (comunicación e información, lo fundamental entre humanos) conseguirá sacar de los archivos imperiales (Nsa por ejemplo) todo lo escondido, o hasta antes algún que otro Snowden, los hechos hablarán sin interdictos y estas lamentables tergiversaciones. Que substituyen o entorpecen el debate, ESTO ES LO QUE CUENTA!
    Por lo tanto intentamos de volver a ello.

    “1%, 35%, y léete Heinrich y Kurtz.”
    Vaya argumentos!

    Más de lo mismo. Cuentos más o menos academicistas a base de léete esto y lo otro, sin entrar en el tema, y consejos ortodoxos de mirarse el Heinrich, él que descubre las Américas de que el “marxismo tradicional” no se ha hecho cargo del importante papel que juega el marxiano “fetichismo” de la mercancía y del dinero y la “mistificación” del salario. Quedándose sin embargo a medio camino en su descubrimiento, siempre trabajista! Es decir: con poco valor, sea en sentido ético y teórico de valor, por empezar.
    Pero por lo menos con el valor de argumentar, o intentarlo, y él si que lo hace. Sin calificaciones avinagradas y groseras para los oponentes. Y hasta soeces.

    Sin embargo el esfuerzo no hay que negárselo, aunque solo se haya quedado en algunas etapas marxianas.
    Pero, siempre hablando de valor, y por mucho de que se nos cuente sus pinitos hacia una interpretación “no sustancialista” de la primaria teoría marxiana del valor, no nos proporciona elementos esenciales para entender las nuevas claves “menos sustancialistas” de la actual y brutal ofensiva del desarrollo (crisis? Venga ya!) capitalista.

    Y luego, aiii amatxo, eso de que Heinrich sería un crítico, o un desarrollador en sentido materialista dialéctico de la ley de la caída tendencial de la tasa etc. (cito desde uno de sus escritos) ” con su gran descubrimiento de que “la tasa de ganancia de la masa de plusvalor no son lo mismo, (y que por lo tanto) puede darse el caso de que suba o baje la tasa de beneficio, a pesar de que disminuya o aumente de la masa de plusvalor”, nos lleva al otro pájaro señalado, el majete de Kurtz:
    que no sé si es más ortodoxo del primero, o si algo de su trabajo teórico nos pueda realmente hacer avanzar algo, (hablo de práxis comunista, de lucha de clase no trabajista, y no de seudo-academias para blogs marxólogos…).

    En cualquier caso, parecen estos más bien como los de la IVa, es decir: típicos teóricos de la derrota, con sus desmovilizadoras salsas tendenciales y consiguientes fatalidades anti-organizacionales de clase, de campo obrero, en un desparrame fatalista de crisis casicasi-finales del sistema.

    Esta frase derrotista muy conocida del elemento, el viejo camarada Kurtz, más bien de valor (quiero decir contenido…) político más que nada (nada de teoría y lenguaje marxiano), nos dice mucho sobre la futilidad religiosa marxista, inútil si no contraproducente para un desarrollo real de las luchas:

    “Al mismo tiempo que la crisis estructural crea desempleo en masa y/o grandes sectores de bajos salarios, desmantela el estado social, se desvanece el poder de compra en los mercados internos nacionales (quiere decir estatales) y el capital está obligado a expandirse de forma empresarial en el mercado mundial, con una dinámica inaudita, para optimizar la caída de los costos y, por otro lado, atraer el poder de compra hacia sí mismo, en cualquier parte del mundo donde todavía exista”.

    Cuando un verdadero crítico marxiano, pro-activo en el desarrollo de sus herramientas teóricas, políticas e ideológicas con relación a esos temas, tendría que decir por lo menos:

    – Al mismo tiempo que la actual ofensiva del Capital engendra desempleo de masa, además bajo nuevas formas (precariedad, intermitencia, nuevas migraciones, etc.), y con crecientes sectores de bajos salarios, y desmantela progresivamente el estado muy mal llamado “social”, modifica por supuesto la división sectorial de clase también con relación al consumo mercantil, sobre todo en las metrópolis del Norte. Destabilizando así más aún a estas sociedades en función de nuevas guerras y fascismos.
    Con por supuesto siempre crecientes innovaciones tecnológicas y de organización de la explotación para modificar los procesos de extracción de plusvalías en todas las viejas y nuevas formas de producción, para poder “lógicamente” acumular cada vez más ganancias, y luego o sobre todo bienes comunes y poder! Y cómo, si llegamos a hablar, metafóricamente, del 1% de humanos! –

    Lo que, traducido con esos mismos desprecios (morales, pero conocemos el correspondiente valor ético…) que he leído, no censurados en su caso, esta segunda sería una formulación que sí podría por lo menos sacarnos de todos los lloriqueos de estos profetas ortodoxos sobre crisis fatales o hasta definitivas, y sobre todas las demás historietas marxistas con las que se están bloqueando de raíz los desarrollos de la lucha de clases. Lo único que puede meter el sistema en crisis real y terminante!

    * * *

    Luego, el otro argumento (qué abundancia dialéctica!): el 1% que sería el 35%.
    Vaya esto también! Una formidable aproximación para debatir de clases obreras, valor y capital! Ya, pero demuestra más aún si cabe como y para qué se puede manosear el trabajo de Marx. Pero no quiero titular este tipo de moral, y de ética, para evitar otras censuras, de las que soy beneficiario. ¿Oído hablar de reificación, fetichismo, alienación, leificación… acaso?
    ¿“El capital” corresponde al 35% de humanos, aunque sea en las metrópolis imperialistas? Vamos, por favor!

    La historia ya nos ha aclarado mucho sobre famosas experiencias de Grandes Paranoias Dictatoriales contra el 25, 35 o 45% de ciertas sociedades… alimentadas por ortodoxias más o menos marxófilas.
    QUE PRECISAMENTE NO SIRVEN PARA HACER ANÁLISIS SOCIALES, DE CLASE, con el fin fundamental de conocer la realidad humana de este modo de desarrollo profundamente psicótico y alienante.
    Pobre de Marx! Por no hablar de sus piadosos feligreses.
    Cuanto buen trabajo tirado al cubo del capital.

  11. Destaco esta afirmación:

    “un verdadero crítico marxiano, pro-activo en el desarrollo de sus herramientas teóricas, políticas e ideológicas con relación a esos temas, tendría que decir por lo menos:

    – Al mismo tiempo que la actual ofensiva del Capital engendra desempleo de masa,(…)”

    EL TOYOTISMO Y LA INTELECTUALIDAD TÉCNICA

    Es decir, a su juicio, – igual que al de ELA, ATTAC o los chinos de Kaosenlared -, hay una ofensiva del capital, pero no una crisis estructural del capital, y esa noción misma sería, en último término, un invento religioso de dogmáticos “trabajistas”, finalmente marxistas ortodoxos. Empero, al toyotismo de Saratxaga, que es, sin duda, el verdadero “trabajismo” en rango de Tablas de la Ley, el mismo lo glosaba así:

    Por lo tanto me permito de concretar o enriquecer algo más el asunto. No sin observar que los Saratxagas, personas inteligentes, también o sobre todo en sentido social, de la misma manera por ejemplo, que un Etxenike del Ph. Center, paradigma verdaderamente decisivo, casi extraordinario por capacidad sintética, de comprensión y activación social (aunque lo social no aparezca como preocupación prioritaria de pensamiento y actuación), representan si así podemos decir, lo mejor de una sociedad, cuando frente al sistema vigente no existen alternativas inteligentes.

    Comentario de Berogailua* (*Koxme )

    La elevación de los ataques al corazón de los obreros y obreras que trabajan (¡uf, qué trabajistas!) en las empresas que “lo mejor de una sociedad” (los empresarios latigueros toyotistas, “personas inteligentes” como Saratxaga) “reconvierte” para ponerlas en márgenes de obtención de ganancias, al parecer no forman parte de la ofensiva del capital, y la caída de las ganancias que mueve al capital a introducir el toyotismo no tiene que ver con la elevación paulatina de la composición orgánica del capital ni, precisamente por ello, con la crisis estructural del capital.

    Es decir, – y sin perder de vista que sostiene que el sector empleado de la clase obrera no es el sujeto principal de la contradicción principal en la clase obrera, por lo que habría que reconfigurar radicalmente toda la política de la resistencia en el plano de la organización de la clase, centrándola en la reivindicación de la renta universal – “la activación social” en el plano de las nuevas producciones y los gestores de esas nuevas producciones serían, ellos si, estratégicos, centrales, aún cuando operen en la Esfera de la Producción.

    Así, según la aproximación de Koxme los empresarios si son centrales y “lo mejor de una sociedad”, pero, en cambio, los obreros empleados, esos “pobres desgraciados”, no. Hay aquí, en el fondo, además de toda una delcaración de principios, un profundo desprecio al trabajo manual, que es congruente con la idea (absurda) del valor-conocimiento que el capital humano quiere vender para erradicar la teoría marxista del valor-trabajo.

    EL SIGNIFICADO DE LA PUESTA DEL ÉNFASIS EN LA VALORIZACIÓN DEL CAPITAL, SIMULTANEA A LA NEGACIÓN DE LA CENTRALIDAD DEL SUJETO OBRERO.

    Como hemos visto, el interés de la fracción de clase a la que pertenecen y otros teóricos del reformismo, intelectualidad técnica del centro imperialista, se concentra en la valorización del capital, o, por centrarlo mejor, en el crecimiento interno de la explotación capitalista; a saber, en el desarrollo de la plusvalía relativa y sus sujetos de desarrollo, que no son los sujetos obreros sino los capitalistas en funciones y la intelectualidad técnica que forma una fracción especial de clase, normalmente con movilidad social ascendente, de la pequeña burguesía.

    ¿Por qué esta especial estima en la valorización del capital precisamente dentro de la intelectualidad técnica? Porque su función ante el capital y en la producción total, – que se niegan a reconocer como fundamentalmente una producción de plusvalía -, es precisamente desarrollar la plusvalía relativa: La prosecución de la acumulación de capital por medio del incremento de la intensidad de la explotación y la elevación de la productividad. Osea, su especialidad es la elevación de la explotación, unas veces sin necesariamente prolongar la jornada laboral e incluso reduciéndola, optimizándola en método y recrudeciéndola en intensidad, aunque otras veces tambien buscando la forma de elevar la jornada de trabajo y reducir el salario obrero sin oposiciones ni resistencias.

    De esta posición peculiar en el aparato productivo de la intelectualidad técnica, se derivan dos necesidades políticas en esa fracción de clase; la primera necesidad consiste en que, como este desarrollo genera desempleo estructural y vastas masas de población relativamente sobrante a la valorización, se hace necesario agitar el fetiche de la renta universal; la segunda necesidad estriba en la negación de la contradicción interna del capital, precisamente en la esfera de la producción, y está relacionada con los límites internos de la acumulación, pues si el desarrollo de las fuerzas productivas como productividad de mercancías aumentada dá estructuralmente en la caída tendencial de la ganancia, la función de la intelectualidad técnica no seria ni progresiva en lo social ni funcional en términos de autorreproducción de su propia posición social de fracción de clase. De aquí surgen, es evidente, las negaciones furibundas, incluso abiertamente opuestas al principio de realidad, de la crisis estructural, e inmediatamente, la necesidad de la función fiscal contra el marxismo y los marxistas.

    Un examen radical de la posición reduccionista en la cuestión del binomio crisis/ofensiva expresada, pero que no es original suya sino que responde al conjunto del reformismo, evidencia su total incongruencia con los hechos y el mundo real. Para los nuevos reformistas hay una ofensiva capitalista pero no una crisis del capital. En realidad hay una crisis estructural del capitalismo y una ofensiva cuasi desesperada de los capitalistas para contener la tendencia a la caída de la ganancia, que ahora está en la fase de la impresión masiva de dinero en todo el mundo para pagar las rentas del capital financiero más concentrado. La ofensiva capitalista es consecuencia de la crisis estructural. Los fingimientos inauditos de esta intelectualidad técnica ex-marxista, sobre que no ven una crisis estructural del capitalismo responden pues a intereses de fracción de clase, en último término producto de… la crisis estructural del capitalismo. Es irónico pero es así.

    En la narrativa ideológica camuflada con eclécticos trajes estrafalarios, compuestos con órganos desmembrados del corpus teórico del marxismo, que emplea esta intelectualidad imperial neoreformista, la Esfera de la Producción no es central para abordar la cuestión de la constitución de la clase, pero ¡el ámbito de la valorización si lo es!; así mismo, la crisis sería un invento, pero la elevación de la productividad sería la realización positiva del progreso histórico; la teoría del valor-trabajo no sería otra cosa que una religión, pero el positivismo de izquierdas que alienta esa elevación de la explotación sobre el pellejo de “pobres desgraciados” termina resultando ser el canon de la ética, fuera de lo cual solo hay totalitarismo… resultando que, concretamente, los teóricos que sostienen, que sostenemos, tres teorías concretas del marxismo, sin las cuales no hay marxismo, – Toría del Valor-Trabajo, Teoría General de la Acumulación de Capital y Teoría Marxista de la Crisis – y una observación crucial, – la ley social objetiva de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia -, devienen, devenimos totalitarios a su juicio… no, la acusación de totalitarismo a los marxistas por parte de estos neoreformistas imperiales no es inocente. Responde a las necesidades pequeño burguesas de deslegitimación de la crítica obrera y su reorientación hacia una posición social relativa comprometida con la elevación de la productividad y la cuota de plusvalía, y por tanto con su subproducto de la elevación de la miseria y brutal explotación en la clase obrera.

    EL IMPACTO EN LA INTELECTUALIDAD IMPERIAL NEOREFORMISTA DE LA DETENCIÓN DE LA MOVILIDAD SOCIAL ASCENDENTE CAUSADA POR LA CRISIS ESTRUCTURAL.

    La afirmación de que los toyotistas representan lo mejor de una sociedad, además de monstruosa y antiobrera por muchas matizaciones con que a posteriori intente embellecerla, es una declaración muy seria del positivismo de izquierdas. Es lógico que se vea obligado a recurrir al multinickismo “a lo troll” para defender esas posiciones en medios obreros y populares, y que reaccioné como una fiera herida cuando se le solicita que reconozca sus teorías y creencias honestamente, ya no con su nombre real sino aunque solo sea con su nick más estable. Aquí lo que se expresa no son, sin embargo, meras contradicciones del individuo, sino toda la problemática de la fracción de clase de la intelectualidad imperial neoreformista, nada menos que en la crisis estructural.

    Importante; el trasfondo de esa declaración de principios rezuma una concepción del capital también reduccionista, como si la dominación capitalista solo fuera realizada por el capital muerto; el capital como la mera dominación del capital muerto sobre el trabajo vivo. Así, los negreros toyotistas resultan ser “lo mejor de una sociedad”, pues son parte del trabajo vivo, y así habría un capitalismo positivo, bueno, inteligente, que, afortunadamente, es alternativa al sistema vigente, aún cuando, consciente, nos dirá que no es una alternativa suficiente, y que por ello haría falta una renta universal para lograr esa alternativa suficiente.

    Este cuento de hadas reformista no puede trasegar la negatividad social en el proletariado de la brutal lucha de clases en la formaciones sociales imperialistas de este capitalismo tardío, de manera que una de las funciones principales del positivismo de izquierdas es disolver y reprimir la negatividad social del proletariado y especialmente la de los marxistas. Aquí no se trata de vaciar la pecera, sino de meter peces “buenos” que se ponen a perseguir a los peces malos, totalitarios, no asimilados, ¡marxistas! dentro de la pecera.

    Pero ¿dónde se ubica la intelectualidad técnica en la dinámica de los seis sectores interactivos de la lucha de clases capitalista? Ocurre que los negreros toyotistas no quieren meramente trabajo vivo sino alienar trabajo vivo útil, para la producción de plusvalía. Precisamente aquí ocurre que la intelectualidad técnica, que es un conjunto en donde forman los formadores de técnicos, los estudiantes aspirantes a ser capital humano altamente cotizado, y los trabajadores capitalistas en funciones que constituyen capital humano, en tiempos de crisis de ganancias no gustan del rentismo porque les arrebata una porción de ganancia y les fuerza a elevar la tasa de explotación, lo que les pone en problemas con las fracciones obreras medias, todavía hoy organizadas en sindicatos. Por tanto, por este lado, rechazo a los rentistas y rechazo a los financieros (que no es lo mismo que rechazo al capital financiero), pero, a la vez, como hemos visto, también rechazo al trabajo manual, y rechazo a los sindicatos, concomitante con el ofrecimiento de creación de una renta universal a los parados…

    …toda esta mezcla política ¿a quién corresponde concretamente? A la pequeña burguesía nueva, cuya capitalización rentista no consiste ya en propiedades inmuebles y capital dinero o en títulos de valor, sino en intangibles de formación, experiencia, relaciones, capacidades de descodificación simbólica, – de ahí el ínterés posmodernista por el idealista “valor” del signo -, y… privilegios.

    De manera que la pequeña burguesía rentista en los centros imperialistas está desdoblada en dos fracciones principales que tienen dos posiciones diferenciadas en el proceso de producción y en la vida material; UNA fracción rentista se enfoca hacia el control de “lo mejor de una sociedad” para obtener su parte del pastel; Y OTRA fracción – muy dependiente del proceso de aparente movilidad social ascendente general favorecido por la caída de la natalidad, el endeudamiento estructural y el incremento de la explotación de la periferia -, capitalizada como capital humano, se orienta, para garantizar la valorización de su capitalización en valores de uso intangibles, a la alianza con los capitalistas en funciones.

    Normalmente, los neoreformistas más dinámicos se encuentran entre los formadores de técnicos, de capital humano, docentes, académicos, profesores, como los Podemos, los Koxmey todo el posmarxismo italiano y sus ramificaciones. Estos se ven forzados a desviar la negatividad social de la lucha de clases desde el sector en funciones de la clase capitalista hacia el sector rentista de esa clase, estando una gran parte de ellos en la necesidad de defender la plusvalía tributaria (la porción de plusvalía que aliena pero no produce la forma estado) frente a las ofensivas del rentismo clásico, toda vez que gran número de jubilaciones, sueldos, que no salarios, y líneas de subvención dependen de esta forma de plusvalía. Obviamente, la incertidumbre de la crisis estructural, afecta gravemente a todas estas expectativas de fracción de clase y disloca el tranquilo mundo pequeño burgués docente, que se mulle incluso hacia “la izquierda”. Como masa, hablamos de quizá veinte millones de intelectuales solo en Europa y quizás sesenta millones en todo el mundo.

    Precisamente es la crisis estructural lo que va eliminando la movilidad social ascendente de gran número de intelectuales reformistas. Su respuesta es aliarse íntimamente con el sector en funciones de la clase capitalista, oponerse al sector rentista y denunciar al sector oligárquico (la tomadura de pelo del 1%). El sector oligárquico de la clase capitalista, donde se sintetiza la dirección política de la clase capitalista, sin embargo, dado que los sectores estructurales de las clase son estados de la clase, nunca químicamente puros, y siempre relativos al proceso global de la producción, en interactividad estructural con los tres sectores estructurales de la clase obrera, hace la síntesis entre rentismo, dependientes del tributo y producción de plusvalía y se encuentra relativamente presente en las fracciones reinantes de ambos sectores, rentista y en funciones. Por esto, puede garantizarse que la mencionada oposición al 1% es una falsa oposición.

    La prueba de que es una falsa oposición aparece en la negación del sujeto de la explotación, de su centralidad e incluso de la existencia de esa explotación. A medida que se detiene la movilidad social ascendente por la escasez de plusvalía, la pequeña burguesía intelectual, formada por técnicos y docentes, sin rentas inmuebles, títulos y capital dinero, solo propietarios de su propio capital humano, refuerzan su adhesión al capital en funciones. Esa adhesión no aparece formalmente como una adhesión explicita, que de hecho es ocultada incluso con falsas críticas, sino como una negación del marxismo y del proletariado como el sujeto de la revolución.

    BUENISMO, POSITIVISMO Y PROGRESIVIDAD NEOREFORMISTA… Y PRINCIPIO DE REALIDAD.

    culmina su exposición con esta afirmación:

    Luego, el otro argumento (qué abundancia dialéctica!): el 1% que sería el 35%.

    Vaya esto también! Una formidable aproximación para debatir de clases obreras, valor y capital! Ya, pero demuestra más aún si cabe como y para qué se puede manosear el trabajo de Marx. Pero no quiero titular este tipo de moral, y de ética, para evitar otras censuras, de las que soy beneficiario. ¿Oído hablar de reificación, fetichismo, alienación, leificación… acaso?
    ¿“El capital” corresponde al 35% de humanos, aunque sea en las metrópolis imperialistas? Vamos, por favor!

     

    Suena bien. Somos el 99%, solo hace falta que dobleguemos al 1% y, con ayuda de “los mejores de la sociedad”, implantando una renta universal, superemos este sistema vigente. Me parece ilusionante, de verdad, pero recuerdo los versos del poeta: Cuando mis palabras se llenaron de miel mis labios se llenaron de moscas. ¿Cuál es el problema entonces para que el 99% logremos desbordar al 1% de banqueros malos? lo deja claramente sugerido más arriba: Los marxistas ortodoxos, que bloquean de raiz la lucha de clases, que son derrotistas y que no nos dejan concertar con “lo mejor de la sociedad”, esos empresarios toyotistas, personas inteligentes, con los cuales hay que construir una alternativa al sistema vigente… Todo esto es esencialmente la misma fórmula que empleo el partido nazi en la crisis de sobreproducción de los años 1930 en Alemania, contando una historia de banqueros judios malos, y comunistas malos derrotistas, que es esencialmente lo que nos está contando que es la alternativa buena basada en ideas “heterodoxas”.

    Luego, preocupado, nos dirá:

    La historia ya nos ha aclarado mucho sobre famosas experiencias de Grandes Paranoias Dictatoriales contra el 25, 35 o 45% de ciertas sociedades… alimentadas por ortodoxias más o menos marxófilas.

    Así, la II Guerra Mundial Interimperialista fue producto de paranoias de individuos marxistas ortodoxos, y no el resultado de la dinámica de las estructuras y las contradicciones internas del capitalismo y la sociedad burguesa, del proceso del capital. Esto es desarmar teóricamente al proletariado, llevarle al matadero, descerebrar. Es un discurso fascista y eurocentrista, que pretende ocultar al proletariado mundial lo que ocurre en los centros imperialistas, donde grandes capitales monopolistas cuentan con bloques sociales de apoyo numéricamente mayoritarios. En Euskal Herria, por ejemplo, en el año 1997 el K.A.S (Koordinadora Abertzale Sozialista / Coordinadora Patriotica Socialista) publicaba un informe en el que cifraba en entre el 8 y el 12% a la población pro capitalista. Era un cuento de hadas, y habría que partir, más bien, de las afirmaciones de Joseba Azkarraga del 21 de junio de 2005 en las que, tras negar la negociación con ETA, afirmaba que sí se podía discutir la Alternativa KAS entre las fuerzas democráticas “sin olvidar que existe un texto estatutario que ha sido votado y respaldado por el 80% de los vascos“. MENTÍA, porque no evaluaba la abstención, pero el apoyo a la burguesía siempre ha fluctuado entre el 45 y el 55% de la población. De hecho, prácticamente un tercio de la población vive en masacre silenciosa permanente, – que no documenta como Gran Paranoia ya aclarada por la historia -, con represión masiva, persecuciones, asesinatos directos e indirectos permanentes, negación continua de medios de subsistencia y superviviencia y otros crímenes contra la humanidad -, otro tercio mantiene capacidad de reproducción de su fuerza de trabajo pero nada más, y el tercio dominante, claramente proimperialista no va a perder privilegios y fomentar igualdades ni hacia adentro ni hacia afuera de buenas migas, por muy bonito que suene en los oidos el cuento de hadas del 1% que vende.

    Marx, en su célebre capítulo de El Capital dedicado a la acumulación originaria, sostuvo, acertadamente, que el capitalismo nació chorreando sangre.y toda su fracción reformista pretenden desconocer que también se ha mantenido chorreando sangre. En los años 1914-1918 llevó a la muerte a cerca de 30 millones de personas, en su mayoría jóvenes y proletarios. En los años 1940s repitió causando la muerte a no menos de 50 millones de personas, pero en torno a cien millones de imperialistas europeos, sumando burgueses y su bloques sociales de apoyo, se yerguen sobre las riquezas y plusvalías obtenidos por medios de guerras, represiones y explotaciones de los últimos siglos. La historia, es la historia dominante, todavía.

    Con el cuento del 1% pretende hacernos olvidar la historia del capitalismo y ponernos a creer que esta vez no va a haber violencia en su “revolución” “creible” de la renta universal y el amigoteo con los negreros toyotistas, lo mismo que vende Podemos. Pues bien, eso será así porque no será una revolución. La violencia no la crea las grandes paranoias dictatoriales, o Dictadura del Proletariado, como dice este señorón reformista, sino el mismo desarrollo del capital y su dictadura de clase, que este señorón no quiere denunciar, y al servicio de la cual está, el cual llegado a un punto pone en contradicción al desarrollo de las fuerzas productivas con las relaciones sociales de producción. Hay pues que estudiar, suoprando las tergiversaciones, no caer en cantos de sirenas, desenmascarar a los retardatarios reformistas pequeño burgueses y hacer conscientes a los proletarios de que es el capitalismo mismo el que crea la revolución que lo derrocará.

    • Demasiado para leerlo todo (y además me falta contexto) pero sí que estoy muy de acuerdo con que: “La ofensiva capitalista es consecuencia de la crisis estructural.”

      Sí pero hay que matizarlo: hay muchos niveles en esta crisis estructural. Para empezar es la segunda crisis de la inflación de la demanda: la primera fue en los 70-80, que fue también estructural pero afectó sobre todo al formato fordista-industrial, que fue desplazado a la periferia o desapareció. En aquella época funcionaba el “new deal” basado en concesiones a los trabajadores sobre todo industriales, que en términos macroeconómicos suponían una cierta transferencia del beneficio social hacia la clase productora (que en el caso estadounidense se llevaba ~40% de la renta: más que antes y que después). El desmantelamiento de este reparto menos injusto de la renta se compensó con el crédito fácil, creándose ya en los 80 la burbuja del crédito, burbuja que todos sabíamos que iba a estallar pero no exactamente cuándo. Duró casi dos décadas! Desde entonces a las oligarquías burguesas no se les ha ocurrido nada de nada, excepto un saqueo total llamado “austeridad” – y ya van 8 años.

      A esto hay que añadir el desplazamiento, no tanto de la demanda pero sí de la producción (y por tanto de una fracción de la renta que a su vez genera demanda), a la periferia, muy en particular a China pero también a otros muchos países. Los efectos de este desplazamiento sobre el centro se sienten de forma más feroz sobre la semi-periferia (territorios como Grecia o el Estado español) que ven como cada vez tienen menos que ofertar al tinglado capitalista global. Naturalmente no es una línea de demarcación absoluta sino una clina y este fenómeno tiende cada vez a afectar más y más zonas del centro, que posiblemente es donde se pueda producir con más facilidad y éxito el estallido revolucionario decisivo.

      Finalmente hay problemas muy gordos que van más allá del campo socio-económico puramente humano: la explotación también afecta, y de forma muy dura ya que no puede generar defensas concretas, al Planeta mismo: las pesquerías se agotan, las centrales nucleares se agrietan y estallan, contaminado grandes zonas, la deforestación, desertización y basurización son plagas en crecimiento exponencial, el mismo clima se ve dramáticamente afectado en formas que cada vez inciden más en la economía misma (California casi no tiene agua ya, por ejemplo), los mismos recursos minerales, como el petróleo, son cada vez más escasos y costosos y dañinos de extraer, etc. Problemas que subrayan que si la clase obrera (o quien fuere, pero es que no hay otras fuerzas) no es capaz de cortar por lo sano, la misma Humanidad (por no hablar de las demás especies) se enfrenta a la extinción casi segura.

      Probablemente haya más aspectos pero para mí ésta es la triple dimensionalidad de la crisis: (1) colapso del sistema de compensación social de base neocolonial (primero del fordista-pactista y luego del toyotista-crediticio que lo reemplazó), (2) colapso de la centralidad del centro capitalista y (3) colapso del ecosistema global.

      Uno puede imaginar que el Capitalismo puede rebotar en los aspectos 1 y 2 pero no se me ocurre idea alguna de cómo podría hacer para canalizar el gravísimo problema número 3. Es quizá posible imaginar una humanidad incapaz de reaccionar de forma efectiva a la explotación brutal, es posible especular sobre cambios de la centralidad del orden mundial hacia China o la multipolaridad, pero por mucho que me estrujo las meninges no es posible compaginar Capitalismo y sostenibilidad ecológica: el principio de explotación, ese instinto predatorio del Capital, lo hace imposible. Así que imagino que lo que hará el factor 3 es agravar los otros dos hasta que la situación simplemente estalle y (en el mejor de los casos) surja una nueva sociedad global que sea capaz de enfrentarse al desastre ecológico y social de forma eficiente.

      O bien… fracasaremos como especie.

  12. Estoy bastante de acuerdo contigo, Maju.
    Solo dos cosas para comentar, primero que estoy cansado de seguir presuntas teorizaciones marxianas, o marxistas, embutidas de descalificaciones tan absurdas (como reveladoras de lo qué va el asunto, en el fondo).
    En segundo lugar, y esto sí que es verdaderamente importante, es que no podemos salir de los mayores “ciclos” históricos de la(s) lucha(s) de clases, para fundar nuestros análisis. Políticos y teóricos marxianos.

    Por esto no estoy de acuerdo con que la actual ofensiva capitalista sea consecuencia de la crisis estructural, dicho así sin especificar.

    Uno: podría contestar que el capitalismo es “estructuralmente” un sistema en crisis, y que hasta podemos interpretar la lucha de las clases como el factor determinante de esta crisis-contradicción del desarrollo humano actual. Marx dixit. Grundrisse & Capital.
    Dos: me parece que cabría por lo menos definir cuales son las características de la “crisis estructural” que hubiera causado esta “ofensiva”. Por lo menos, para evitar que los adictos al mecanicismo de la formulación primitiva de la “ley de la caída tendencial” famosa, no nos la contrabandeen como única y absoluta estructural. Un mal camino a mi juicio, y lo explico algo en mi ULTIMA contestación de Indy Barcelona, que ya no puedo más con este rollo a base de improperios.

    Tres: lo más importante.
    El proceso histórico más decisivo, importante y de referencia para este desarrollo de las luchas de clases, y luego de los fenómenos (más particulares) de crisis, es la primera gran explosión internacional de las luchas obreras de los años sesenta-setenta pasados, después de la reactivación general de un capitalismo “de pax”, es un decir, cerrada la última guerra mundial.
    (Ahora la plutocracia transnacional parece que esté preparando otra).

    Entonces: es a partir de esas muy profundas e importantes luchas obreras (donde tenemos que situar bastante sectores obreros activos además de los trabajadores fordistas o no fordistas; como los jóvenes obreros en formación, los movimientos proletarios o sociales contra la guerra, el sector de la reproducción, con el inicio de una fase anti-patriarcal importante, y un largo etc de movimientos como el nuestro de “liberación”, y así siguiendo), a lo que el Capital contestó bajo el liderazgo de los fachas Reagan & Teatcher. Liberismo, neo-liberalismo, neo-con, etc.: la reacción MUY OFENSIVA, en términos de clases, que en los últimos años ha tomado formas cada vez más claras, explícitas y duras. Mucho más graves e importante para nosotros que ciertas WStritt-crisis.. y otras calenturas de corrección interna sistémica.
    Y naturalmente, una ofensiva/contestación donde han funcionado o explotado también estos secundarios procesos de crisis, como los que conocemos. Pero este es el marco (ciclo, fase…) histórico más correcto, a mi juicio!

    Por lo tanto el cuadro determinante, si existe (no como ahora, por falta de “dirección política”) es este: pura LUCHA DE CLASE OBRERA, mundial si quieres, por las características cada vez más globales del fenómeno. O de los fenómenos. Y por esta razón estratégica central y general hay que rechazar como referencia ideológica y política la hegemonía de los procesos de crisis internas al sistema.
    Si queremos entender (y encender, precisamente como afirmas) la realidad de la lucha social, de clases o de campo obrero por empezar sobre ejes efectivos y eficaces.
    Si estamos todavía a tiempo. Esto es terrible pero es posible, de acuerdo!
    Aio!

    • Yo veo dos tendencias contradictorias: por un lado me parece que el ciclo reaccionario thatcherita está tocando techo: aunque aún continua como paradigma ideológico, es cada vez más impotente, generando muchos problemas difíciles de controlar y solucionando (estabilizando) nada de nada. Su arma principal era el crédito fácil pero eso ya se acabó y no tienen ningún plan B que no sea saquear sin control y líarla parda, lo que es socialmente destructor y sólo conduce a una profundización de la crisis, esta Gran Crisis sin precedente desde el s. XVIII.

      Sí que hay cierto riesgo muy serio de capitalización de la crisis por el fascismo, muy en particular en el Estado francés. Pero, aparte de nacionalismo impotente y demagogia sin calado, no tiene gran cosa que ofrecer. En general se aprecia un debilitamiento muy serio del poder imperial de USA a pesar de su agresividad extrema, sobre todo en beneficio de China pero también de los movimientos de carácter socialista, sea en América Latina o el Mediterráneo. Creo que esto último es importante, sin menospreciar las limitaciones de estas fuerzas, ya que evidencia una línea de fractura revolucionaria desde Bolivia a Kurdistán, eje más o menos consolidado (como demuestra la capacidad de Venezuela de hacer frente a la agresión imperialista una y otra vez) y cuyo triunfo último consistiría en su expansión, con formas sin duda aún más radicales, al corazón de Europa y/o incluso a USA (es difícil pero creo que no imposible a medio plazo).

      Como la crisis del Antiguo Régimen, esta Gran Crisis se desarrolla lentamente y con muchísimas contradicciones. Esto es penoso sin duda pero es lo que hay. A mi entender lo que hay que hacer es articular las fuerzas reales y trabajar con la vista puesta en objetivos que no son ni inmediatos ni fáciles, sin menospreciar el día a día de las luchas por supuesto, ya que eso es el aquí y ahora que hace de cimentación para la construcción del mañana.

      Tendemos a pensar en las revoluciones como, p.e. la rusa, como si ocurrieran de la noche a la mañana. En parte es cierto: el estallido revolucionario es casi imprevisible y arrollador, pero se basa en luchas de muchas décadas que construyen la consciencia y la organización de clase. Si buscamos las raíces de la Revolución Rusa no sólo hay que ir a la fallida revolución de 1905 sino a las durísimas huelgas de los 1890. Es decir: 1917 se basaba en al menos 25 años de luchas muy duras y a menudo descorazonadoras. Y lo mismo ocurre allá donde miremos.

      “Lo firme no es firme, todo no seguirá igual”.

  13. Kaixo Maju:

    El movimiento ruso s desarrollo durante un siglo, comenzó con los decembristas (cito de memoria) desde 1824, y en cada fase hubo un polo opositor en el campo popular en una corriente que se prolongó hasta el triunfo del Octubre Rojo.

    Sobre la crisis ecológica global, más bien el peligro real son los arsenales nucleeares en el medio del auge estructural de las contradicciones interimperialistas y las catastrofes tecnológicas capitalistas a la Fukushima. En todo caso, hay que ser cuidadosos porque los neomalthusianos emplean el catastrofismo ecológico.

    La conciencia de clase, si es revolucionaria, es la vanguardia de la conciencia de especie.

    • Gracias por la puntualización en lo de Rusia, no sabía que las raíces fueran tan profundas.

      Respecto a la crisis ecológica es un tema extremadamente real y serio, que es negado o minimizado por al menos importantísimos sectores de la oligarquía burguesa global. Por supuesto que el tema nuclear es de lo más peligroso pero otros aspectos como la pesca industrial (muy en particular el arrastre pelágico), la agricultura transgénica y en general químico-industrial, la deforestación y desertización, así como la ineludible realidad de un calentamiento global que afecta cada vez más dramáticamente a amplísimas zonas, sean éstas el Sahel, el Ártico o California misma, por no hablar de las montañas de basura que enviamos a África o no sabemos como gestionar, son también apabullantes. Las especies se están extinguiendo a un ritmo que sólo puede compararse ya con el de el evento K-T que aniquiló a los dinosaurios.

      No hay determinismo histórico (ese es un mito novecentista de raíz newtoniana) ni prosperidad industrial posible (al menos no sin una gestión casi perfecta del ecosistema planetario). El crecimiento mismo (esa “drogadicción” capitalista) debe ser detenido o incluso debemos pasar a una fase (forzosa o voluntaria) de crecimiento negativo. Es posible que tecnologías como la combinación de energía solar (ya perfectamente competitiva) con el almacenamiento portable de ésta en forma de hidrógeno, ayuden a realizar una transición que permita compaginar desarrollo y supervivencia pero no me vale la apelación al “neomalthusianismo”, después de todo lo que decía Malthus es de perogrullo y quien no lo entienda es un idealista cristiano (o similar) que parece creer que podemos hacer lo que sea porque los humanos somos “los reyes de la creación” por voluntad divina, así que “creced y multiplicaos” sin control que ya vendrá Dios a hacer algún milagro que lo solucione todo. No, eso es falso!

      El desarrollismo es una plaga (de raíz capitalista, burguesa) que nos está destruyendo por dentro y por fuera, lo mismo que el trabajismo o productivismo. Hay que relajarse y relajar la presión sobre nuestro soporte vital básico que es el planeta Tierra. Y hay que hacerlo ya.

  14. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y MOVIMIENTO COMUNISTA

    Kaixo Maju:

    Creo que la perspectiva del Planeta en Construcción no la tienes en cuenta.

    Respecto a la crisis ecológica es un tema extremadamente real y serio, que es negado o minimizado por al menos importantísimos sectores de la oligarquía burguesa global. Por supuesto que el tema nuclear es de lo más peligroso pero otros aspectos como la pesca industrial (muy en particular el arrastre pelágico), la agricultura transgénica y en general químico-industrial, la deforestación y desertización, así como la ineludible realidad de un calentamiento global que afecta cada vez más dramáticamente a amplísimas zonas, sean éstas el Sahel, el Ártico o California misma, por no hablar de las montañas de basura que enviamos a África o no sabemos como gestionar, son también apabullantes. Las especies se están extinguiendo a un ritmo que sólo puede compararse ya con el de el evento K-T que aniquiló a los dinosaurios.

    PRIMERO: Por ejemplo, productores energéticos petroleros y nucleares, industrias mineras extractores madereros, ganaderos latifundistas e monopolios agro-transgénicos minimizan la destrucción de ecosistemas cuando no la ocultan. Lo que ocurre es que la destrucción y transformación de ecosistemas causada por la búsqueda de la ganancia y una crisis ecológica global causada por el crecimiento numérico de la población humana no son lo mismo. Los neomalthusianos desvían el foco de la cuestión ecológica hacia la misma gente, deslizándose peligrosamente hacia posiciones nazi-fascistas de nueva hornada

    SEGUNDA: El calentamiento global se viene produciendo desde hace diez mil años, por supuesto que la actividad humana puede contribuir algo en la elevación de la temperatura media de la Tierra, pero atribuir el calentamiento global a la pura actividad humana es una manipulación. Una manipulación convergente con el neomalthusianismo, puesto que el CO2, gas con supuesto efecto invernadero, es lo que exhalamos los humanos cuando respiramos. El lanzamiento de ese paradigma de “humanidad catastrófica calentadora del clima de la Tierra”, que coincidió con campañas de la industria nuclear inventándose una imagen limpia ante los productores de CO2, y con el lanzamiento de bonos con derechos de emisión de CO2 en la City londinense, es contestado con argumentos científicos por la Academia de Ciencias Rusa y numerosos climatologos. Es decir, en este asunto hay intereses encontrados muy evidentes, sobre todo del imperialismo británico, que median brutalmente a la ciencia.

    TERCERO: La especies vienen extinguiéndose desde hace 20.000 años, con la desaparición paulatina de la megafauna en todo el orbe, y está en serio cuestionamiento el que la especie humana sea un sujeto más de un proceso más vasto, y no el responsable directo y voluntario de esta gran extinción, toda vez que corre paralela con procesos de transformación radicales de la Biosfera, que algunos llaman el Antropoceno, en el que el surgimiento de formas nuevas lleva a la pregunta de si los seres humanos no somos el medio de despliegue de un ecosistema más complejo basado en cyborgs y toda su diversidad nueva en la historia natural.

    CUARTO: Lo que busca el capital no es el crecimiento sin más, es el crecimiento de su ganancia, su sostenimiento cuando menos, e impedir un decrecimiento, que sería una depresión, PERO de la ganancia. Lo que hay que detener es, pues , la explotación de la gente, el problema que tenemos es que si lo detenemos sin más se para la reproducción biológica y social de la gente, por la estructura del valor, donde para producir plusvalía se produce valores de uso. Por esto, parar el crecimiento de la ganancia no puede hacerse más que mediante una revolución social, con protagonismo principal del sector empleado de la clase obrera, ubicado en el epicentro de la producción (Otro motivo más para rebatir la posición anti centralidad del proletariado industrial, que obsesiona a Roteta). El crecimiento capitalista es, en otro plano fuertemente imbricado con la producción de plusvalía, el crecimiento de la explotación, y este es el crecimiento de la clase capitalista y de la Sociedad Burguesa, – aquella más su bloque social de apoyo -, pues esta si no crece se desploma en sí misma. No es pues solo una drogadicción, es que objetivamente si no logra crecer como clase, si no es expansiva, es inviable y colapsa. Esto implica que la defensa burguesa del crecimiento de la explotación es, normalmente, violenta y agresiva. Lo que tiene graves implicaciones con relación a la crisis de los ecosistemas y al estatus político-social y demográfico de la superpoblación relativa estancada, y remite de nuevo a la emergencia de un nuevo nazi-fascismo con ideología neomalthusiana.

    QUINTO: No hay evidencia ninguna de que el planeta Tierra no pueda albergar de forma confortable a 200.000 o más millones de seres humanos. Océanos, gran parte de las tierras emergidas, por no hablar de la litosfera, y de astros como la Luna y Marte, en un Universo aún por colonizar, están vacíos, en cambio, según la mayoría de los cálculos hace 10.000 años había seis millones de seres humanos en todo el planeta, que estaba aún más deshabitado que ahora. El número de los seres humanos corre paralelo con el desarrollo de las fuerzas productivas, y estás con las posibilidades de elevación y complejización de la vida material. Por esto, la elevación del número de humanos socialmente organizados es la principal fuente de progreso y riqueza, pero ocurre que el capitalismo no logra ya organizar el desarrollo humano del crecimiento de la población, a causa de su necesidad de alienar plusvalía y concentrar riquezas para seguir desarrollando la sociedad burguesa en el marco de una creciente composición orgánica del capital, de forma que solo tiene dos salidas; o una superación histórica de las relaciones sociales de producción capitalistas, transformándolas en socialistas, o la aplicación del neomalthusianismo. Y eligen esto segundo. El problema de la proliferación no es de seres humanos. Ahora hay no menos de mil millones de vehículos, en su mayoría privados, los cuales perfectamente podrían ser veinte veces menos y ser gestionados de manera comunista, lo mismo vale para la vivienda, con cientos de millones de viviendas vacias, y para otros subsistemas propios de economías no planificadas, pero la defensa a ultranza del principio de propiedad privada dificulta la eliminación de estos despilfarros absurdos e irracionales.

    SEXTO: Marx rebatió a Malthus demostrando que la pobreza era resultado de las relaciones sociales de producción burguesas, y no del gran número de pobres que supuestamente había debido a la costumbre del proletariado de reproducirse, lo cual ya se ha “solucionado” en plan nazi en los centros capitalistas, pero aún no en África, por ejemplo, donde se espera que la población llegue a 4.000 millones de habitantes en este siglo. Si la Unión Europea con 4 324 782 millones de kilómetros de extensión tiene 500 millones de habitantes, con reconocidos problemas de despoblación y envejecimiento ¿por qué sería superpoblación que África, con 30 millones de kilómetros de extensión llegara a los 4.000 millones de habitantes, desde sus actuales 1000 millones de habitantes? Esto es imperialismo demográfico puro y duro, con el agravante de que s ha descubierto que hay agencias de la ONU que están utilizando unas inyecciones que llaman “vacunas” para inyectárselas a mujeres, habiéndose descubierto ya en dos lugares muy alejados entre si, Mexico y Kenia que contienen una sustancia que esteriliza a las mujeres. Esto solo lo han denunciando católicos, nadie más, y esto es lo grave ¿por qué todo esos movimientos comunistas, socialistas, anarquistas, de izquierdas, internacionalistas, feministas, ecologistas de los centros imperialistas pasan olímpicamente de denunciar las campañas de esterilizaciones, la negación y persecución del derecho a la maternidad en la periferia y la destrucción biológica del proletariado interno de los centros? En la menos mala de las hipótesis, porque están alienados y dominados ideológicamente, tras perder la batalla teórica de la lucha de clases alrededor del ecologismo, olvidándose del planeta en construcción, y alrededor de la reproducción biológica, dando por buena la subsunción real de la reproducción del proletariado por parte del capital y sus propietarios, en este tiempo de seres humanos producidos como una mercancía más o para garantizar la estabilidad de la estructura social de la propiedad burguesa, y, de sobrantes, que de pronto son (somos) menos aún que cosas.

    Beno, laister arte eta mila ser zure mezugaitik

    • PRIMERO – Sí, la destrucción asociada a la explotación y la que deriva del mero crecimiento humano no son exactamente lo mismo. Pero no podemos negar que incluso con niveles negligibles de explotación y desarrollo, el crecimiento humano ejerce una presión innegable sobre el ecosistema, que cuando menos es muy difícil de gestionar. Ejemplos más notables: Madagascar, Amazonia, etc.

      Cuando menos la gente necesita tierras que labrar y leña que quemar y eso implica presión creciente si la población crece. Es así: observa cualquier punto caliente ecológico del llamado Tercer Mundo para documentarlo. Además la población está creciendo de forma absolutamente desbocada: se ha multiplicado por 7 en un siglo. Es una locura!

      Hasta Mao vio la necesidad de controlar el crecimiento demográfico…

      SEGUNDO: No es en absoluto cierto que el calentamiento global se esté produciendo desde antes de la era industrial. El llamado “óptimo neolítico” (máxima temperatura post-glacial) se alcanzó hace unos 7000 años. Desde entonces la tendencia ha sido a enfriarse y probablemente debería llevarnos eventualmente a una nueva era glacial. Pero “gracias” al efecto invernadero de origen industrial y consumista eso no ocurrirá seguramente (a saber, porque el clima es caótico).

      Es innegable que desde la industrialización, y muy en particular desde mediados del s. XX, la temperatura se ha desbocado y hemos superado ya las cifras del “óptimo neolítico”. Los diez años más calientes desde que hay observaciones sistemáticas son de 1998 en adelante. Al ser este cambio muy rápido hay una amenaza directa sobre los ecosistemas en general, afectando a la economía y a la vida humana, pero por supuesto a mucho más.

      En general los únicos que niegan esto son fanáticos ultraderechistas y agentes de los lobbies petroleros.

      TERCERO: Algunas especies simplemente se extinguen, es parte del proceso evolutivo, aunque la presión humana, incluso en condiciones primitivas, no es del todo ajena a ello. Hay muchos casos que sugieren que, junto a otros factores, la presión humana aniquiló especies, en particular las de la llamada “megafauna” por mera presión cazadora y luego también agraria. Somos un animal muy apto y versátil y podemos hacer mucho daño por esa simple razón.

      Pero eso es anecdótico en comparación con lo que ocurre hoy día y que casi sin excepción sólo puede atribuirse a la presión, más bien agresión “genocida” humana, sin duda agravada por la lógica depredadora/consumista burguesa. Hay muchos escenarios pero el más preocupante es el de la pesca pelágica seguramente.

      CUARTO: Por supuesto que el capital busca el crecimiento de su ganancia pero para ello es útil el mal llamado “crecimiento” económico, que en gran medida se basa en la explotación del ecosistema terrestre, causando costes ocultos que sólo se hacen aparentes de forma difusa, no en la contabilidad empresarial.

      Ejemplo: si una empresa tala un bosque, según la teoría económica burguesa (y no es algo que Marx haya sabido contradecir, lamentablemente), es pura ganancia (una vez descontados salarios y otros costes), ya que el bosque vale cero y la madera vale un montón. Pero hay un coste oculto ya que ese bosque salvaje no vale en realidad cero, sino que aporta una serie de beneficios no contabilizados que se pierden.

      En términos humanos se puede decir que el capital difiere ese coste a la sociedad pero va mucho más allá de la mera sociedad humana, afecta al ecosistema Tierra en su esencia, sobre todo cuando este tipo de depredaciones se acumulan una tras otra de forma apabullante.

      La tasa de ganancia no depende solo, como erróneamente creía Marx, de la explotación humana sino también de la explotación ambiental, de la cual la explotación humana no es sino un caso particular. Por eso el capital pudo establecer la ficción temporal del “crecimiento”, e incluso hacer algunas concesiones a la clase trabajadora, porque crece (también) a costa del ecosistema, de la explotación de la Naturaleza.

      Y esto es algo que puede captar la complicidad de la clase trabajadora “corrompida” por la lógica capitalista. Lo habrás oído o leído un millón de veces: la central nuclear contamina pero da trabajo, el mar es arrasado pero… los puestos de trabajo de los arrantzales, etc.

      Por ello quizá tenemos que enfrentarnos a los límites del ecosistema (y a la formación de una multipolaridad global) para poder hacer la revolución proletaria, porque hasta que esto ocurre, el Capital podía comprarnos con las migajas que extraía del Ecosistema y los pueblos explotados de las colonias (tan remotos y exóticos ellos antaño, que casi eran parte del ecosistema, por así decirlo, más que de la “humanidad” versión eurocéntrica). Una vez que estos límites son alcanzados, ya no hay migajas que valgan, puesto que no puede seguir extrayendo (tanta) plusvalía del “exterior” y tiene que volverse contra la clase trabajadora “blanca” también en Europa y Norteamérica para mantener la tasa de ganancia.

      Esto por supuesto no es sostenible pero, ya sabes: “saquea mientras puedas” es el lema del burgués decadente actual.

      QUINTO: 200,000 millones!!! Qué barbaridad. Por “albergar” qué quieres decir: como en sardinas en lata? La realidad es que nunca antes del s. XX hubo más de mil millones de humanos.

      Tu discurso sobre la colonización de los océanos (arrasados) y otros planetas (mítico, impracticable con la tecnología previsible, además de por razones e termodinámica pura) es totalmente burgués. Primero colonizamos América, Siberia, Australia… y ahora vamos a por “la última frontera” espacial.

      No vamos a ninguna parte: no se pueden cultivar patatas en Marte, lo mismo que no se pueden cultivar en el Sahara o la Antártida. Y comparado con Marte estas regiones tan hostiles son casi benévolas (atmósfera!!!)

      SEXTO: Marx no es un profeta enviado por el dios de los miserables para establecer de una vez por todas lo que es correcto y lo que no. Incluso Marx mismo dijo una vez sarcásticamente “yo no soy marxista”, evidentemente en el sentido de no creerse a sí mismo tan infalible como muchos marxistas de pacotilla lo creen de forma efectivamente religiosa.

      Marx sin duda era un genio de gran talla que hizo muchos análisis muy válidos pero con las limitaciones propias del siglo XIX. Estoy seguro de que en este debate, si Marx viviera ahora y supiera lo que sabemos sobre el medio ambiente y los costes ocultos del “crecimiento”, me daría la razón. Evidentemente ignorar la explotación ambiental y ceñirse a lo puramente humano o social es un vicio decimonónico del que incluso un gigante como Marx no supo escapar. Pero sería muy distinto si fuera de nuestra época, sin duda.

      “lo cual ya se ha “solucionado” en plan nazi en los centros capitalistas”…

      Esto no es así: la ausencia de crecimiento demográfico es un problema para el Capital, ya que necesita de mano de obra abundante y barata, aunque la mayoría esté en paro. Por eso en parte se produce el fenómeno de la inmigración desde las semi-colonias arrasadas: porque el Capital necesita esa mano de obra en condiciones semi-esclavas.

      El estancamiento del crecimiento demográfico en Europa, etc. es debido a que los y las trabajadoras, sometidos a una gran presión en el contexto capitalista, no pueden permitirse el lujo de tener muchos niños, ya que estos son un coste muy serio: un sumidero económico para los salarios y el tiempo. Hay otros factores, en particular la semi-liberación de las mujeres, que en las semi-colonias y nichos ultra-cristianos aún va con mucho atraso, pero esto sólo suma al coste económico y de tiempo, puesto que antes las mujeres se encargaban de este trabajo prácticamente gratis y ahora simplemente no pueden. Son contradicciones del Capitalismo y no ninguna “solución nazi”, qué barbaridad!

      De hecho los nazis amaban el crecimiento demográfico… el de su “raza superior”, claro. El genocidio era para las “razas inferiores” y aquellas personas con “taras” que no servían a la nueva Esparta, fueran estas taras físicas o “mentales” (como ser rojo o gay).

      Estás extremadamente equivocado, Agurrak, y de hecho en general piensas como un ideólogo burgués, e incluso como los más reaccionarios dentro de esa fauna.

  15. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN E IMPERIALISMO DEMOGRÁFICO.

    Kaixo berriro Maju:

    PRIMERO : El crecimiento de la población en continentes como Suramérica y África por supuesto que conlleva deforestación, el problema es que anteriormente se deforestó Europa, grandes áreas de Norteamérica y China, por no hablar de Oriente Medio. ¿Por qué esas regiones si pudieron deforestarse a medida que poblaban y urbanizaban sus territorios, y África y Suramérica no pueden?

    Hasta donde sé, durante los próximos cincuenta años casi cada mes va a superar el millón de habitantes una nueva ciudad. Para los neomalthusianos esto es una plaga, sobre todo porque el crecimiento de la población impone presiones democráticas en la distribución de los recursos naturales que no agrada a las sociedades burguesas de los centros imperialistas. De hecho, se estima que la población se ha expandido hasta ser cuatro (que no siete) veces más numerosa que a inicios del siglo XX, lo que ocurre es que ese aumento procede en gran medida de la prolongación de la duración media de la vida de las personas, (caída de la mortalidad) y no de una supuesta explosión demográfica en plaga que se están inventando los neomalthusianos.

    Leer también:

    Informe de la ONU pulveriza los cínicos mitos de la superpoblación, los transgénicos y la agricultura industrial

    http://www.herbogeminis.com/?La-agroecologia-puede-duplicar-la

    SEGUNDO: Con relación al perfil político e ideológico necesario respeto al cambio climático, yo Maju la imagen que tengo es la inversa, que los calentologos son fanáticos ultraderechistas e imperialistas. Citaré, por ejemplo, al recientemente fallecido, médico socialista, Doctor Embid, que firmaba en su boletín del 7 de enero de 2010, Armas para defender la salud, un artículo titulado ’La nueva iglesia de la calentología falsifica la ciencia y el consenso científico’, artículo que puede leerse en:

    http://www.herbogeminis.com/?Alfredo_Embid_La_nueva_iglesia_de

    Abundando en esto, hay investigadores que ponen en cuestión el paradigma, altamente sospechoso, del calentamiento climático, por ejemplo, sin ir más lejos, Anton Uriarte, un geógrafo donostiarra que incluye un resumen de datos sobre paleoclimatología y calentamiento climático en su ensayo científico Historia del Clima de la Tierra:

    http://antonuriarte.blogspot.com.es/
    Historia del clima de la Tierra. Anton Uriarte Cantolla
    http://herbogeminis.com/IMG/pdf/historia_del_clima_de_la_tierra_anton_uriarte.pdf

    En todo caso, lo impresionante del asunto es que mientras la alianza de clase-fracciones dominante mantiene parques automovilísticos que son verdaderos ejércitos mecánicos tirándonos gases tóxicos directamente a los pulmones, todos los días, en las ciudades que habitamos, y matando así a millones de personas y enfermando a muchas más, la crítica políticamente correcta se desplaza hacia el cambio climático, mientras es desplegado un mercado de bonos con derechos de emisión de esos gases y surge todo un nuevo gran negocio desviacionista oenegero.

    TERCERO: También hasta donde yo sé gran parte de la pesca industrial se emplea en hacer harinas de pescado, para alimentar ganado. La presión sobre el medio que una, cualquier población campesina no industrializada realiza es ínfima comparada con la que desarrolla una formación social industrial, especialmente aquellas que ya están bajo el modelo de desarrollo de la producción y el consumo basado en el automóvil, la dieta carnivora, la mercantilización de la vivienda y de la fuerza de trabajo y la obsolescencia programada de los objetos de uso.

    Por supuesto que denunciar la cuestión de la presión humana ( y de sus especies asociadas; trigo, cabras, ovejas, vacas, arroz, perros, gatos, palomas, gaviotas, ratas, pinos, etabar, etabar…) sobre la biodiversidad es urgente y necesario, pero no creo que sea correcto hacerlo de manera indiferenciada, como si campesinados que ni siquiera conocen el concepto basura y las burguesías de los países de la OCDE tuvieran la misma responsabilidad en el colapso de determinados ecosistemas. Ni tampoco creo que sea adecuado olvidar por ello que las fuerzas de transformación del planeta están desencadenadas, y que, cuando hablamos de grandes extinciones hay más, muchas más preguntas que respuestas.

    CUARTO: Es un hecho que Marx en sus Glosas Marginales al Programa de Gotha negó, con razón, explícitamente que el trabajo humano sea la única fuente de riquezas, aclarando la distinción entre valor y riqueza:

    “El trabajo no es la fuente de toda riqueza. La naturaleza es la fuente de los valores de uso (¡que son los que verdaderamente integran la riqueza material!), ni más ni menos que el trabajo, que no es más que la manifestación de una fuerza natural, de la fuerza de trabajo del hombre. Esa frase se encuentra en todos los silabarios y sólo es cierta si se sobreentiende que el trabajo se efectúa con los correspondientes objetos y medios. Pero un programa socialista no debe permitir que tales tópicos burgueses silencien aquellas condiciones sin las cuales no tienen ningún sentido. En la medida en que el hombre se sitúa de antemano como propietario frente a la naturaleza, primera fuente de todos los medios y objetos de trabajo, y la trata como posesión suya, su trabajo se convierte en fuente de valores de uso, y, por tanto, en fuente de riqueza. Los burgueses tienen razones muy fundadas para atribuir al trabajo una fuerza creadora sobrenatural; pues precisamente del hecho de que el trabajo esta condicionado por la naturaleza se deduce que el hombre que no dispone de más propiedad que su fuerza de trabajo, tiene que ser, necesariamente, en todo estado social y de civilización, esclavo de otros hombres, quienes se han adueñado de las condiciones materiales de trabajo. Y no podrá trabajar, ni, por consiguiente, vivir, más que con su permiso.”

    Glosas marginales al programa del partido obrero aleman. K. Marx
    https://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/gotha/gotha.htm

    Esta aproximación, de la que se infiere que los proletarios vivimos separados de la naturaleza, es bastante más acertada que la del ecologísmo burgués. El proletariado, que sobrevive separado de la Naturaleza por la fuerza, apiñado en almacenes humanos, es, como la naturaleza, la víctima y no el responsable de esa situación estratégica. Situación de la que al menos un tercio de la población en la misma Euskal Herria en las últimas cuatro décadas no ha salido en ningún momento. La burguesía da la vuelta a esta situación, la invierte, haciéndonos creer que destruimos la Naturaleza, que el proletariado somos los responsables de esta destrucción, por lo que sería correcto y necesario… separarnos aún más de la naturaleza, a la que hay que preservar de nuestra actividad. Peor aún, no solo nos separa de la naturaleza exterior, también se nos separa, con la misma brutalidad, de nuestra naturaleza interior ¿qué sentido tiene que el 30% de las mujeres vascas no vaya a tener hijos?¿en qué generación ha ocurrido eso? ¿y que 178 personas, en su mayoría hombres jóvenes menores de 34 años, se hayan suicidado en la CAV en el año 2013, unas veinte veces más que las mujeres que son asesinadas por hombres desquiciados? Y sobre estas biorruinas, 400.000 mascotas nos contemplan a diario reclamando nuestra atención. ¿De qué naturaleza estamos hablando?

    Recordemos, precisamente fue Marx quien aclaró que el capital tiende a concentrar las inversiones en aquellas industrias en las que el capital constante le es gratis, como mineria, industrial forestal, tierras recientemente roturadas, pesca. Allí la tasa de ganancia es mayor precisamente por ese carácter de impagado de la materia prima y los recursos. Se trata de una renta diferencial natural. Estas observaciones son una buena base teórica para comenzar una reapropiación socialista de la naturaleza, alienada a los seres humanos, pero, sobre todo, al proletariado, por el capital.

    QUINTO: No estoy de acuerdo. Para empezar, los océanos son básicamente desiertos susceptibles de algún tipo de agricultura marina, y tienen una extensión de 361 000 000 km², quizás haya en estos momentos en todos los océanos dos millones de personas, a lo sumo. Lo que ahora parece imposible mañana puede ser normal.

    Por cierto, ¿de dónde sacas, Maju, que poblar áreas despobladas es burgués? Es básicamente lo que lleva haciendo el género homo desde hace un millón de años. En lo que respecta al escandalo por el número de seres humanos vivos, señalo que hace 120.000 años quizás no había más de 10.000 seres humanos en todo el planeta, poco más o menos los habitantes de mi barrio. Se cree que hace 15.000 años había unos seis mil habitantes en toda la Cornisa Cantábrica. Menos de los que viven hoy en mi barrio. El territorio del antiguo Reino de León mide 15.581 km² y tiene 484,694 habitantes, en cambio el Gran Bilbao mide 361 km² y tiene 869,842 habitantes. Todo esto es relativo, pero esta relatividad no suele reflejarse en los gráficos estadísticos de crecimiento histórico de la población que difunden los neomalthusianos, en los que el salto de 10.000 pobladores del planeta a 100 millones se refleja con menor curva que de 100 millones a 7.000 millones. Vuelvo a repetir, en el neomalthusianismo hay una ideología (hoy dominante) de clase, que intenta controlar el número y la reproducción del proletariado con fines capitalistas de explotación y mantenimiento de la alienación de la propiedad privada de la mayor parte del planeta.

    SEXTO: En realidad Marx no dijo yo no soy marxista, Marx dijo “Je ne suis pas Marxiste”, con el sentido de “si eso es marxismo – refiriéndose a las vulgarizaciones de la teoría materialista por él alcanzada que se estaban difundiendo en Francia, entre otros por su propio yerno – todo lo que sé es que yo no soy marxista”. Aquí abajo puede leerse este episodio contado por Heinz Dieterich:

    5. Je ne suis pas Marxiste

    Engels refiere la cita por primera vez en una carta a Eduard Bernstein, en 1882. En el contexto de un diálogo sobre el prestigio del “marxismo” en Francia, Engels dice: el así llamado “Marxismo” en Francia es un “producto muy peculiar, a tal grado que Marx le decía a Lafargue: Ce qu´il y a de certain c´est que moi, je ne suis Marxista”   — lo que es cierto es que yo no soy Marxista. (Cita original en francés, H.D.) Ahora, el significado del comentario de Marx queda absolutamente claro. Siendo Paul Lafargue un importante líder político del “socialismo científico” en Europa y, además, el yerno de Karl Marx, éste no podía ni quería antagonizárlo. Por eso expresó su descontento con la praxis política de Lafargue y sus seguidores en forma   respetuosa y elegante: como una ironía paradójica.

    https://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20120724030159AA0FoEU

    Normalmente esa cita se emplea, no obstante, para enfatizar que Marx no tenía apego a sus propias ideas, y así ridiculizar a quienes hacen suyas las ideas de Marx, que si forman un corpus teórico que, en lo que atañe a la crítica a la economía política capitalista, simplemente no ha sido a día de hoy superado, por mucho que Roteta haya intentando hacernos creer lo contrario, hasta que incluso él mismo ha tenido que reconocerlo:

    Por supuesto (…) la ley del valor o de la plusvalía domina el proceso económico del mecanismo capitalista, y por lo tanto su dinámica y sus tendencias de desarrollo no se pueden comprender (más) que sobre la base de esta ley.

    http://barcelona.indymedia.org/newswire/display_any/494802

    Por decir esto mismo hace siete años se me declaró la guerra de acoso y derribo, – no fuí el único, por supuesto -, y hoy es el día que, en medio de mil acusaciones a cada cual más estrafalaria, se viene a reconocer que esta teoría central del marxismo, la teoría del valor-trabajo de Marx, está vigente. No se puede confundir práctica de una religión con defensa de la vigencia de unas ideas y de un análisis, eso es una impostura.

    SÉPTIMO

    Por otra parte, no hay un simple estancamiento demográfico, sino la destrucción paulatina de la parte de población proletaria endógena en situación de sobrepoblación relativa; la fuerza de trabajo interna sobrante al capital, que da un bajo perfil en la escala del trabajo social medio es eliminada, paulatinamente, mientras se perora sobre la superpoblación. Este proceso de exterminio del proletariado interno en posición de sobrepoblación relativa estancada, segmento poblacional en crecimiento estructural en la III Revolución Industrial, corre paralelo con el despliegue del modelo imperialista demográfico que padecemos, y es ocultado por la alianza de clase-fracciones dominante, ocurriendo simultáneamente a la caída general de la natalidad en el conjunto del proletariado interno.

    La mezcla ideológica que legitima este proceso es de neomalthusianismo más intelectualismo, en la que, como en numerosas ocasiones ha hecho Roteta (aunque ahora se retracte), se afirma que el valor no lo produce el trabajo humano sino, separadamente, el intelecto.

    El trasfondo: En los centros capitalistas la natalidad se ha desplomado, en efecto, por el re-envió en masa de las mujeres desde la Esfera de la Reproducción a la Esfera de la Producción, lo que retroalimenta la caída de los salarios, por debajo del nivel suficiente para la reproducción biológica y social de la fuerza de trabajo. Las mujeres actuales (y sus parejas) con solo una mínima fracción del esfuerzo que se empleaba antes en la reproducción pueden obtener los mismos resultados, – la reproducción ampliada o al menos la reproducción suficiente -, ¡pero no los obtienen! Pues el capital radicado y propietario de las regiones capitalistas centrales, con alta concentración de capitales, precisa la formación de una fuerza productiva intelectual, lo cual requiere intensa atención, gran disponibilidad y enormes inversiones continuas, casi hasta los 30 años, de los padres, y un amplio Salario General Indirecto (Inversiones sociales). Vale decir, la reproducción biológica es mucho más sencilla y fácil, pero la reproducción social que requiere el capital concentrado es incomparablemente más compleja, esforzada y difícil que en el anterior modelo de desarrollo de la explotación. Aquel modelo era fordista-keynesiano – salarial patriarcal, este modelo es toyotista-financiarizado-feminitario, y corre a transformarse hacia un modelo toyotista-en burbujas-imperialista demográfico.

    La dinámica de la estructuras empuja hacia esta situación del proceso de la acumulación de capital, – motorizada por la tendencia decreciente de la ganancia, otra forma de decir el desarrollo de las fuerzas productivas – pero el capital monopolista, secundado por un tercio de la población, que forma su bloque social de apoyo, toma la decisión consciente de mantener esta dinámica, cuando, por ejemplo, elevan nuevas fuerzas reformistas como Podemos o EH Bildu, en donde amplios sectores populares e incluso obrros qudan embolsados, en lugar de atenerse a preparar una revolución social.

    La lucha de clases comienza pues dentro de la misma clase obrera. Primero para reconocer este proceso que condena estructuralmente a la muerte prematura al proletariado interno, sin embellecerlo apelando a luchas contra el patriarcado realizadas supuestamente en los años 70s, ni ocultarlo bajo una dispersión del sujeto en la clave de la teoría de los antiguos “nuevos” movimientos sociales, en la que las articulaciones internas del proceso de explotación (producción de plusvalía) sobre cada figura biopolítica del proletariado no se observan (analizan) integradas en una sola explotación, en cuyos frutos participa al menos un tercio de la población, de la cual salen oleadas “creibles” de reformismo, precisamente para que se mantenga y siga desarrollando la solución nazi. Antaño era el mercado de la droga, el aborto de las obreras para no perder el trabajo o para no parir futuros parados estructurales, el alcoholismo social, los accidentes de coche, las enfermedades de una vida explotada y separada de la naturaleza en urbes industriales, como hiprtensión, problmas cardacos, la diabetes, el cáncer; hoy estas mismas más el suicidio juvenil, la no reproducción social, la violencia machista de los hombres desquiciados, las cárceles a las que buscan duplicar su capacidad, la creciente dictadura contra los (y las) obrerxs inmigrantes, sobre todo contra los que están en desempleo, y otras ignominias. ¿No es nazi?

    Los nazis no estaban por ningún aumento de la población, como mantiene Maju, estaban por un aumento de la población “aria” paralelo a la disminución de la población no “aria”, la cual había de servir al “pueblo de señores”, herrenvolsk, propietario de las fuerzas productivas, que se dedicaría a actividades intelectuales; artísticas, ciéentificas, técnicas y deportivas. En parte se parece a lo que está ocurriendo en el paradigma del imperialismo demográfico. Pero no sigo, dejo en el tintero varias cuestiones interconectadas a estas, por no ser prolijo..

    Agur eta ondo segi

    • Población: tienes razón en que es x4.4, not x7. x7 (o quizá x8)es desde c. 1800, es decir en la era industrial. Me sigue pareciendo un crecimiento desbocado teniendo en cuenta que es exponencial, que no tiene precedentes, y que será x10 en pocas décadas. Anteriormente el crecimiento demográfico era mucho menor, p.e. entre el año 1 y el 1000 la población mundial pasó (se estima) de 190 mil a 280 mil, es decir: creció apenas un 30% en 1000 años. Ahora eso se hace en una década o dos! Debido a las mejoras en la sanidad y nutrición, no compensadas en la mayor parte del mundo por nada que se parezca a la planificación familiar.

      Me dices que Europa fue deforestada (y contaminada) antes que otras regiones, lo que es bastante relativo la verdad, como si eso fuera un derecho. No es un derecho: es una barbaridad y sólo tienes que salir a pasear por las zonas no protegidas de nuestro país para sentir la tristeza de la muerte por desarrollismo. En cualquier caso, aquí o allá es insostenible y debe ser detenido y revertido en lo posible. Hay que buscar alternativas constructivas y no justificar lo injustificable, sobre todo cuando la mayor parte de la destrucción ambiental la practican empresas multinacionales europeas o criollas.

      Calentamiento global: es palpable (estamos hablando de 10 años record en menos 20 años!), hay un consenso científico apabullante, no se hace nada al respecto (reduciría la plusvalía) y, digas lo que digas son invariablemente los ultraderechistas y agentes de las petroleras y eléctricas los que constituyen el frente negacionista, a los que ya no se cree nadie, la verdad.

      Los datos de tu “experto” (quién es ese tío?) están retocados, claramente ha seleccionado unas mediciones en vez de incluirlas todas, ha fragmentado el historial a conveniencia y sobre todo ha ignorado las cifras increibles de las últimas décadas:

      Si cortas ese gráfico en los 1980, parece que el calentamiento “actual” no supera el del máximo medieval, pero en realidad sí que ño hace (y este gráfico ni siquiera incluye los datos horripilantes de la última década, cuando el Ártico se ha cuasi-descongelado varias veces).

      Pesca industrial: se que se usa para la alimentación humana también. En cualquier caso es una de las formas de destrucción medioambiental más brutales y silenciosas (no lo vemos a no ser que enviemos robots), afectando a la base misma de la vida terrestre, destruyendo los arrecifes y arrasando con poblaciones de especies incluso nuevas antes de que puedan ser estudiadas científicamente. Yo casi no como pescado por esa razón: me hace sentir fatal.

      Residuos: “como si campesinados que ni siquiera conocen el concepto basura”

      No te equivoques: exportamos muchísima basura a África con pretextos falsos de reciclaje y similares, además de la que generan localmente. La proliferación de plásticos destruye el terreno hasta tal punto que las bolsas de plástico han sido prohibidas totalmente en Uganda.

      Responsabilidad: “… y las burguesías de los países de la OCDE tuvieran la misma responsabilidad”…

      Me da igual de quién sea la culpa (irresponsabilidad, que no responsabilidad, que es algo en positivo: hacerse cargo, solucionar, gestionar). Cuando cortemos las cabezas de los burgueses, seremos los currelas los que tengamos que arreglar los problemas que han generado. La responsabilidad en positivo corresponde por lo tanto a la Humanidad en general, que es en su inmensa mayoría de clase obrera, nos guste o no. No podemos esperar a que los burgueses solucionen el desastre que han causado y siguen causando, sólo la clase obrera puede solucionar este desastre y tendrá que hacerlo.

      Esa responsabilidad en positivo pasa por tanto por (1) suprimir el poder burgués y la clase burguesa misma y (2) solucionar el desastre que esos parásitos han generado.

      Marx y el valor: “Marx (…) negó, con razón, explícitamente que el trabajo humano sea la única fuente de riquezas”.

      Estupendo. Aún así esto no parecen entenderlo muchos marxistas y Marx mismo parece ignorarlo la mayor parte del tiempo. En la misma cita, en la parte que no has destacado, Marx se contradice: “Esa frase (…) sólo es cierta si se sobreentiende que el trabajo se efectúa con los correspondientes objetos y medios”.

      Sigue: “Pero un programa socialista no debe permitir que tales tópicos burgueses silencien aquellas condiciones sin las cuales no tienen ningún sentido”. Es decir: pone el programa político por encima de la ciencia, con razón discutible.

      Y sigue: “En la medida en que el hombre se sitúa de antemano como propietario frente a la naturaleza”…

      El hombre o el oligarca? Porque mi propiedad de la naturaleza se aproxima increíblemente a cero patatero. Y eso es parte fundamental del problema, porque antes incluso que la apropiación capitalista está la apropiación de la tierra misma por parte de la oligarquía propietaria pre-burguesa. Es primeramente a través de la apropiación privada de la tierra como se genera la explotación de clase primitiva, mucho antes del surgimiento de la burguesía y el capitalismo.

      Yo digo que la explotación de esta manera se ejerce sobre la tierra, sobre las especies no humanas y, de forma a la vez similar y diferenciada, sobre la vasta mayoría de la humanidad. La diferencia está que, al contrario que la tierra y otras especies, quizá los humanos desposeídos y esclavizados podamos defendernos e incluso contraatacar, subvirtiendo el orden explotador de manera revolucionaria y forjando una nueva dinámica más sostenible y más justa, no sólo para las personas sino en general.

      “Esta aproximación, de la que se infiere que los proletarios vivimos separados de la naturaleza”…

      En absoluto! Yo interpreto esa misma cita en el sentido de que somos como bueyes, vacas, ovejas, caballos, perros y lechugas: condenados a ser función productiva de los oligarcas burgueses. Lo mismo que la vaca es gestionada por el burgués para ciertas funciones productivas, y la que no sirve se elimina, el proletario es gestionado por el burgués para ciertas funciones productivas y el que no sirve se ve condenado a la miseria y posiblemente la muerte.

      No hay separación: somos naturaleza domesticada, como la vaca o la lechuga. Sólo que pertenecemos a la misma especie biológica especialmente inteligente que el burgués y esto permite cierta capacidad de resistencia e incluso contraataque, lo que a la vaca le supera.

      Decadencia demográfica: “¿qué sentido tiene que el 30% de las mujeres vascas no vaya a tener hijos?¿en qué generación ha ocurrido eso?”

      El sentido es que hoy día entendemos mucha gente que tener hijos (1) es un coste del que se benefician los explotadores y (2) las esperanzas de una vida digna son muy bajas y no queremos tener hijos/as para que sufran, para que sean esclavos.

      Ha ocurrido antes y es seguramente parte de la toma de consciencia de clase. Las crónicas de la conquista de América cuentan que en muchos casos los nativos (mujeres y hombres) decidían no tener hijos para que no fueran esclavos de los españoles. No es algo tan raro, creo que pasaba también entre los esclavos africanos. Tú no puedes librarte ya (échale la culpa a tus padres o a la burguesía o a ambos) y no tienes aplomo para echarte a las vías… pero no vas a ser cómplice del sufrimiento y la esclavitud reproduciéndolos.

      Lo que pasa es que en otras épocas los niños estaban más desprotegidos y era más normal explotarles desde quizá los 7 u 8 años, lo que hacía que fueran “rentables”. Además la división de género de las esferas productivas estaba más compensada para que las mujeres pudieran dedicarse más intensivamente a la cría de cachorros. Por no hablar de la comida de coco ideológica: “creced y multiplicaos”.

      “¿De qué naturaleza estamos hablando? ”

      Pues de una naturaleza destrozada y de la que en general estamos alienados. Una naturaleza que necesitamos en cualquier caso.

      “Estas observaciones son una buena base teórica para comenzar una reapropiación socialista de la naturaleza, alienada a los seres humanos, pero, sobre todo, al proletariado, por el capital”.

      Sí, sin duda, pero no destrozándola. Lo que no podemos hacer es como en la URSS: reproducir la locura capitalista con banderola colorada.

      “los océanos son básicamente desiertos”

      No tienes ni idea. Los océanos son (o eran antes de la intervención humana destructiva) una sopa vibrante de vida que, bien gestionada, pude producir muchísimos recursos para nuestra especie pero que, brutalizada está entrando en una espiral de colapso generalizado.

      Sólo tienes que ver documentales de vida marina, hoy día ya no hay casi ni uno que no dedique al menos una parte del programa a exponer aspectos concretos y deprimentes de la destrucción humana industrial. Quieres disfrutar un rato de la naturaleza en vídeo e inevitablemente te encuentras con la pesadilla de la destrucción capitalista.

      “¿de dónde sacas, Maju, que poblar áreas despobladas es burgués?”

      Lo que digo es que el Capitalismo se ha alimentado de la expansión en zonas no despobladas sino poco explotadas. La colonización de América es paradigmática de este proceso. Y los criollos norteamericanos en particular desearían poder seguir con ese proceso ad infinitum, p.e. en Marte. Sin embargo es impracticable al menos a corto y medio plazo. Estamos anclados a la Tierra.

      “Es básicamente lo que lleva haciendo el género homo desde hace un millón de años”.

      Sí claro, pero no estaban despobladas muchas veces. Por ejemplo aquí en EH vivieron una vez los neandertales y fueron exterminados de una u otra manera. Luego vinieron gentes nuevas en el neolítico y parcialmente eliminaron a los que había antes. Luego vinieron los indoeuropeos y nos eliminaron o absorbieron a los vascos o vascónicos… Es lo que lleva haciendo el género humano desde hace mucho: robarle la tierra a otros.

      Colonizar zonas verdaderamente despobladas no tanto sin embargo. Mucho menos zonas sin atmósfera, expuestas a la radiación solar, con gravedad mucho menor que la terrestre, sin vegetación que haya creado una base sobre la que poder cultivar…

      No hay colonia en Marte. Y si la hubiera sería como la Estación Espacial Internacional o las bases científicas en la Antártida: no aptas para la vida normal, meras bases de observación y experimentación científica con población que viene y va y que depende de suministros del exterior.

      “El territorio del antiguo Reino de León mide 15.581 km² y tiene 484,694 habitantes, en cambio el Gran Bilbao mide 361 km² y tiene 869,842 habitantes”.

      Y lógicamente el Gran Bilbao importa sus recursos básicos: comida, agua, materias primas, etc. Por sí sóla una ciudad o metropolis no es sostenible. Enlatar a la gente como en Santutxu no es una solución sino seguramente parte del problema.

      Nunca antes del presente (pasado muy reciente) la población urbana fue mayor que la rural. Esto es posible por la industrialización masiva de la producción y el transporte de los recursos básicos (curiosamente el mayor exportador agrario es USA, a pesar de que apenas un 2% trabaja en el campo). Esa industrialización masiva es costosa en muchos sentidos y seguramente entrará en crisis en algún momento próximo en el tiempo.

      “En realidad Marx no dijo yo no soy marxista, Marx dijo “Je ne suis pas Marxiste””

      … que es lo mismo en francés. Por supuesto que tiene su contexto y por supuesto que Lafargue tenía mucha razón en muchas cosas, en particular en la reducción radical de la jornada de trabajo. Pero creo que la frase vale en general puesto que demasiado a menudo se trata a Marx como un profeta y a su obra como un texto sagrado. Y no: Marx era como tú o yo: alguien con ideas, opiniones y análisis, alguien que se equivoca tanto como acierta, y alguien que pertenece a su contexto histórico del s. XIX, como nosotros pertenecemos al actual.

      En cualquier caso, si efectivamente la frase se refiere, como se suele atribuir, a Guesde y Lafargue entonces vendría a significar que Marx tendía a favorecer o bien el sector reformista que culminaría en la socialdemocracia o bien el sector blanquista, que bien podemos considerar proto-leninista en el sentido de que favorecía la toma armada del poder estatal.

      Lo que me parece en cierta manera increíble y que subraya la fosilización insostenible del pensamiento marxista es que hoy día aún estemos discutiendo estas cosas, no en base a los hechos y las opiniones de los varios actores históricos, sino en base solamente a lo que San Carlos Marx opinaba. Por eso yo tomo su frase y la uso como me parece más oportuno.

      “… hoy es el día que, en medio de mil acusaciones a cada cual más estrafalaria, se viene a reconocer que esta teoría central del marxismo, la teoría del valor-trabajo de Marx, está vigente”.

      Yo eso no lo sé. Hay probablemente algo de cierto y también algo de error, porque como admites más arriba, incluso Marx aceptaba, aunque de forma incongruente, que en última instancia el valor surge de la Naturaleza. Por supuesto que existe un elemento en el trabajo que le da forma y disponibilidad, trabajo que también puede ser animal o robótico por cierto, o incluso microbiológico (el queso reposa y son los bichitos los que lo forman, no los humanos, lo mismo con el yogurt, el vino o ciertas prácticas industriales modernas), pero el caso es que este trabajo humano es sólo parte del valor, no todo. En realidad gran parte de la plusvalía se obtiene a menudo por la mera apropiación legal de los recursos naturales (tierra, etc.), apropiación de la que se excluye a las masas y en general a la sociedad en su conjunto. Es decir: por la dictadura del propietario, del “propietariado” podríamos decir con un guiño.

      “… la destrucción paulatina de la parte de población proletaria endógena en situación de sobrepoblación relativa”…

      No sé lo que quieres decir pero da igual: no puedes destruir a una clase mediante eugenesia alguna, ya que la clase existe en condiciones de movilidad social, no es un ente rígido como las castas. Si la clase proletaria se reduce, parte de la clase priviligiada tendrá que ser reciclada como proletaria o nuevos proletarios tendrán que ser importados de regiones más fértiles.

      De todas formas yo creo que el problema real es que la gente no quiere colaborar con un sistema opresor mediante algo tan íntimo y comprometido personal, biológica y emocionalmente como es la reproducción biológica. Los esclavos no quieren concebir nuevos esclavos. Votamos con nuestro esperma y ovarios, y votamos que no. Quienes no tenemos hijos en general pensamos que estaríamos mejor (o al menos no peor) de no haber nacido: así de duro.

      “se afirma que el valor no lo produce el trabajo humano sino, separadamente, el intelecto.”

      El trabajo intelectual es una forma de trabajo también, y bastante importante diría yo. De hecho la diferencia principal entre el trabajo específicamente humano y el que no lo es (naturaleza, máquina) suele estar en este aspecto. Incluso una cajera de supermercado o un tornero están procesando eficientemente en su jornada de trabajo, por el coste energético de una bombilla, un montón de información compleja que animales o máquinas no pueden.

      Me parece difícil, si no imposible, hablar de trabajo humano como algo diferenciado de lo que hace una máquina sin considerar el aspecto intelectual de éste.

      “Pues el capital radicado y propietario de las regiones capitalistas centrales, con alta concentración de capitales, precisa la formación de una fuerza productiva intelectual, lo cual requiere intensa atención, gran disponibilidad y enormes inversiones continuas, casi hasta los 30 años, de los padres, y un amplio Salario General Indirecto (Inversiones sociales).”

      Sí, si quieres ver el aspecto puramente económico este es el meollo del problema: antes un niño o niña era productor con 8 años, ahora lo es con 25 ó 30, es decir: requiere una inversión cuatro o cinco veces mayor por cabeza. El resultado es que quien antes tenía 5 u 8 niños ahora tiene uno o dos.

      “Los nazis no estaban por ningún aumento de la población, como mantiene Maju, estaban por un aumento de la población “aria” paralelo a la disminución de la población no “aria””…

      Y qué es lo que decía yo? No me malinterpretes!

      “En parte se parece a lo que está ocurriendo en el paradigma del imperialismo demográfico”.

      No te entiendo: la población en el centro se estanca, mientras que la población en la periferia sigue creciendo. Es lo contrario y es así porque el capitalismo no es verdaderamente racista (aunque use el racismo como arma para la división del proletariado): le da igual el color de tu piel, lo que importa es el grosor de tu cartera… o lo desesperado que estés.

      La realidad es que debido a las conquistas sociales y expectativas generadas por el interludio de la Guerra Fría, la clase trabajadora metropolitana, y sobre todo submetropolitana, es cada vez menos competitiva frente a la de la periferia (y “competitivo” es la palabra porque por nuestra condición de clase nos vemos forzados a competir aunque nos pese en un mercado de trabajo a la baja). Aunque hay un reajuste desde que empezó la crisis y las correlativas políticas de austeridad-para-los-pobres.

      En fin…

      • Maju, un comentario a vuela pluma, dices: “Hay probablemente algo de cierto y también algo de error, porque como admites más arriba, incluso Marx aceptaba, aunque de forma incongruente, que en última instancia el valor surge de la Naturaleza”

        No esta diciendo Agurrak que el valor surga de la naturaleza. De la naturaleza se podran obtener valores de uso, pero no el valor (o valor de cambio). Solo el trabajo asalariado en cuanto expresion del trabajo abstracto genera valores de cambio. ¿Se entiende?. El capitalismo es una economia mercantil, generalizada, que obtiene su excedente, o valor a traves del trabajo asalariado. De la plusvalia total generada se sufraga o deriva una parte a los valores de uso obtenidos de la naturaleza e integrados en la produccion cuyo pago es renta (ya fuera los antiguos terratenientes que controlaban la produccion agricola y ganadera o las actuales monarquias petroleras), es decir se paga el poder energetico del petroleo o la fecundidad de la tierra, pero su valor es un valor de uso que no incrementa el valor o excedente social, esta ahi y siempre ha estado ahi.

        Se define riqueza como la suma de valores de uso, en terminos de economia burguesa, como suma de de bienes, que es lo que contabiliza la renta nacional o mundial, o sease el PIB o PNB. Cuando se dice que la naturaleza es la madre de la riqueza, es porque aporta valores de uso, y nada mas al capital. Que por supuesto los aprovecha, e incorpora al proceso mediante el trabajo de obtencion de tales recursos, pero que el mismo es una parte relativa de valor que se le incorpora al regalo que le hace la naturaleza.

        En fin, valor y riqueza no es lo mismo, asi como tampoco lo es plusvalia y ganancia, etc., etc., etc.

        • Yo discrepo con la idea de que el valor es valor de cambio. Eso es sólo una simplificación conveniente que sólo existe en el mercado y que en esencia es lo que llamamos dinero. También discrepo con la teoría marxiana de que el dinero es en esencia material (oro), como la experiencia demuestra (y no sólo en el Capitalismo avanzado sino que China ya usó en su momento papel moneda, mucho antes de que se les ocurriera a los europeos).

          El valor es valor de uso, el valor de cambio es una simplificación burguesa contable. Marx es aparentemente consciente de ello pero eventualmente acepta jugar en el confuso y parcial terreno burgués del valor de cambio. Seguramente un error, error que se perpetúa por la tendencia escolasticista de muchos marxistas.

          El valor de uso que surge de la naturaleza es expresable en valor de cambio si hacemos bien las cuentas. El ejemplo de los pinares alpinos de Engels es perfecto: en el Norte los pinares producían valor de uso que se traducía en valor de cambio (más producción lechera, menos catástrofes, etc.), en el Sur no. El problema es que no hacemos bien las cuentas por la mala influencia de la praxis burguesa, que sólo cuenta lo que se materializa en transacciones concretas, lo que ha sido previamente apropiado. En la contabilidad burguesa los pinos talados valen X (valor de mercado de la madera – coste de la tala), los pinos no talados no valen nada. Si nos ceñimos a la idea del valor como mero valor de cambio y no genuino (pero difícil de contabilizad) valor de uso, perdemos la perspectiva, exactamente como hace la burguesía.

          “Se define riqueza como la suma de valores de uso, en terminos de economia burguesa, como suma de de bienes, que es lo que contabiliza la renta nacional o mundial, o sease el PIB o PNB”.

          Para nada: lo que contabiliza el PNB es el valor de cambio. Ni se les ocurre contabilizar el valor de uso, por favor! En pura teoría si yo te doy un masaje por 10 euros y tú me das uno a mí por otros 10 euros, habríamos incrementado el PNB en 20 euros. Si lo hacemos gratis en cambio no cuenta. Así de gilipollas es el tema.

          El valor de uso en cambio es el mismo: dos masajes. También lo es el trabajo implicado.

          • ¿Como hace la burguesia?¿el valor?. Mira la teoria objetiva del valor que es la que elaboran Smith y posteriormente Ricardo, sera desechada por la misma burguesia porque se dio cuenta que revela que la unica fuente del valor era precisamente el trabajo. Por eso la deja de lado, y el liberalismo, se refunda con las tesis de John Stuart Mill, o el camio de la teoria vulgar como lo denominaba Marx, y Y la teoria burguesa del valor se transforma en teoria subjetiva del valor (marginalismo, los austriacos, etc.). El valor deja tener interes “cientifico” para la burguesia, por lo que elimino cualquier estatuto cientifico a la economia politica, ya que significaria reconocer su caracter explotador y delicuencial.

            ¿Que es lo que hace Marx?. Pues plantear algo fundamental, reafirmarse que la sociedad puede ser estudiada de manera cientifica, y ponerse a la tarea de una manera critica. Por algo lo que el hace es critica a la economia politica, y no solo restituye la teoria objetiva del valor, sino que hace un descubrimiento mas, donde Ricardo se habia quedado parado en la sustentacion de que el trabajo es la fuente de valor, para establecer que ese valor es producto de una especifica relacion social, que hace que una mercancia invierta los terminos del valor, produciendo mas del que consume descubriendo el origen de la plusvalia. Es decir, la fuente del valor es el trabajo explotado, y su magnitud se mide en el tiempo socialmente necesario para la produccion de las mercancias.

            El que el capitalismo sea una economia monetaria, no significa que el capital haya inventado el dinero, como tampoco fue el que invento el mercado, quiere decir que el dinero adquiere una importancia vital para la reproduccion del mismo, pues tiene que transdormarse en dinero para obtener esa plusvalia final, y sucesivamente poder constituirse en nuevo capital acrecentado al ciclo siguiente.

            La funcion del dinero-fiat en el capitalismo supuso, tras la ruptura de la paridad del dolar-oro por Nixon, en la liberacion final de su funcion, adquiriendo este una naturaleza cada vez mas abstracta y ficticia, La acumulacion adquiere tal volumen, que el estrecho corset del patron oro no le puede garantizar nada, al contrario ser un obstaculo, ligado a fluctuaciones de produccion de una mercancia finita como lo es el oro, cuando con las necesidades actuales se puede producir dinero de la nada, con un simple registro en el sistema informatico, todo el que haga falta, solo respaldado por deuda..

            La contabilidad nacional o el calculo del PIB no es de origen marxista, las creo el keynesianismo, y no contabilizan relaciones de valor, sino de precios. Todo acto de intercambio, es una misma accion, con dos contrapartes u actos, compra y venta, que se anulan en la contabilidad de doble entrada o doble registro, lo mismo en la contabilidad nacional, quedando el balance como ganancia o perdida.

            saludos.-

            • Pero tú me estás diciendo que los pinos que sustentan la ladera, entre otras labores, no hacen un trabajo. Y yo digo que sí, sólo que como no son humanos no se les contabiliza.

              En términos puramente científicos el trabajo no se define por su humanidad sino por ser una transferencia de energía:

              “En mecánica clásica, se dice que una fuerza realiza trabajo cuando altera el estado de movimiento de un cuerpo. El trabajo de la fuerza sobre ese cuerpo será equivalente a la energía necesaria para desplazarlo1 de manera acelerada. El trabajo es una magnitud física escalar que se representa con la letra W (del inglés Work) y se expresa en unidades de energía, esto es en julios o joules (J) en el Sistema Internacional de Unidades”.

              Esto es por supuesto una visión simple del trabajo y su influencia en el medio y debe ser revisada para incluir todas aquellas formas de trabajo que generan valor. Voy a poner tres ejemplos no-humanos pero que bien pueden ser humanos:

              1. Los pinos de Engels sujetan la ladera, alterando (minimizando) su movimiento. Eso es un trabajo en el sentido más puramente clásico y físico. Además es una puesta en valor de esa ladera, que genera indirectamente valor de cambio en términos p.e. de producción lechera.

              2. El buey que tira del arado hace un trabajo también del tipo físico esencial, alterando el movimiento del arado y por extensión de la tierra que labra. La labor humana aquí es de dirección, es decir mayormente intelectual.

              3. El perro trufero en cambio hace un trabajo más etéreo, un trabajo sensorial-intelectual (aparte de mover su propio cuerpo), detectando la localización de la trufa que el humano (con un trabajo físico clásico pero menor) entonces excava y traslada al punto de venta. Es un caso interesante por en general son los humanos los que hacen el trabajo intelectual, pero en este caso es el perro.

              En cualquier caso tanto el labrador del caso 2 como el perro del caso 3 trabajan X horas en sus respectivas labores. A pesar de que su labor es esencialmente intelectual es necesaria para la correcta valorización de los recursos en cuestión. Por lo tanto tenemos el trabajo social como una mezcla de puro trabajo físico clásico y trabajo intelectual, donde la energía se utiliza para procesar información.

              En cualquier caso el trabajo con valor social no es meramente humano sino que animales y plantas (así como otras fuentes de energía no biológicas como el sol o la energía geotérmica) producen trabajo, gran parte del cual es de utilidad social, tiene valor de uso, influye en el valor de cambio y debe por tanto ser contabilizado de alguna manera. Si la economía no sirve, tendremos que acudir a la física y a la biología o quizá a un modelo híbrido. Marx es puramente económico por desgracia, estableciendo una distinción arbitraria entre los campos de lo humano y lo no-humano que no es real.

              Como verás todo esto no tiene nada que ver con las curvas de oferta y demanda de los austriacos (que son posteriores a Marx en cualquier caso, por lo que es difícil evaluar como San Carlos habría evaluado sus ideas de haber vivido aún más), sino con el hecho impepinable de que la economía y sociedad humanas no pueden abstraerse o segregarse de la Naturaleza, como puntualmente Marx y Engels reconocen pero sin jamás desarrollar esta línea de pensamiento.

              Por eso sobre todo hay que ir más allá de Marx. No hay que negarlo, no hay que abrazar a los austriacos, hay que abrazar a los pinos de Engels y entender el trabajo no reconocido que realizan y el valor que generan de forma oculta. Que los pinos no cobran un salario? Pues mejor aún: su salario es cero! Pero aún así prestan un valioso servicio.

      • He estado pensando en la frase de Marx “yo no soy marxista” y su contexto y mi conclusión es clara: quiere decir que él no es un seguidor de nadie sino un pensador libre: otros serán marxistas pero el es Marx. El contexto de la crítica se refiere al uso abusivo de citas y “fraseología revolucionaria” en cualquier caso y, sí, es una crítica con tono paternalista porque al fin y al cabo Lafargue era como el hijo de Marx (no sólo su yerno, sino una persona más joven con la que había colaborado mucho tiempo: es su hijo político en más de un sentido).

        • Kaixo Maju:

          Sobre este tema además de la carta de Engels a Berstein en 1882 que cita Dieterich,:

          Lettre à E. Bernstein
          Friedrich Engels

          2 novembre 1882

          Quand vous ne cessez de répéter que le « marxisme » est en grand discrédit en France, vous n’avez en somme vous‑même d’autre source que celle‑là ‑ du Malon de seconde main. Ce que l’on appelle « marxisme » en France est certes un article tout spécial, au point que Marx a dit à Lafargue : « Ce qu’il y a de certain, c’est que moi je ne suis pas marxiste ». (…)

          https://www.marxists.org/francais/engels/works/1882/11/fe18821102.htm

          …hay otra carta de Engels a Konrad Schmidt en 1890:

          F. Engels. Carta a KONRAD SCHMIDT. En Berlín

          Londres, 5 de agosto de 1890


          …He leído en el Deutsche Worte de Viena una crítica del libro de Paul Barth[1] escrita por ese pájaro de mal agüero que se llama Moritz Wirth[2] Esa crítica también me ha producido una impresión desfavorable en cuanto al libro mismo. Pienso hojearlo, pero debo decir que si el bueno de Moritz cita exactamente el pasaje en que Barth afirma que en todas las obras de Marx sólo ha podido hallar un ejemplo que demuestra la dependencia de la filosofía, etc., de las condiciones materiales de vida –aquel en que Descartes declara que los animales son máquinas–, sólo conmiseración puede despertar en mí un hombre capaz de escribir tales cosas. Y puesto que ese hombre no ha comprendido todavía que si bien las condiciones materiales de vida son el primum agens[*], eso no impide que la esfera ideológica reaccione a su vez sobre ellas, aunque su influencia sea secundaria, ese hombre no ha podido comprender en modo alguno la materia sobre la cual escribe. Sin embargo, repito, estas noticias no son de fuente directa, y el bueno de Moritz es un amigo peligroso. La concepción materialista de la historia también tiene ahora muchos amigos de ésos, para los cuales no es más que un pretexto para no estudiar la historia. Marx había dicho a fines de la década del 70, refiriéndose a los «marxistas» franceses, que «tout ce que je sais, c’est que je ne suis pas marxiste»[**].

          (…)
          https://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/e5-8-90.htm#n2

          Así que el sentido de esta frase de Marx era claramente el de “si esto es el marxismo yo no soy marxista”, poniendo distancias ante los guedistas a los que no reconocía como marxistas, es decir como materialistas socialistas científicos.

          Beno laister arte

          PD: Intentaré contestar a tu respuesta pronto

    • Me habia prometido no echar mas chapas por BGD, y aqui estoy desdiciendome. Completamente de acuerdo Agurrak.

      Entre todos los topicos sobre y en contra de Marx, este es uno de ellos, que se reduce a algo asi como que Marx no supo descifrar o preveer el grave problema ecologico, y que el socialismo -segun esos mismos propagadores de topicos- no lo resolveria en virtud de su naturaleza productivista o desarrollista. Ni que decir que tales topicos son falsos, que Marx ni fue un profeta, ni lo pretendio, y que precisamente alerto acertadamente el papel depredador del capitalismo sobre la naturaleza, a la par de que precisamente el socialismo no supone un nuevo desarrollismo, sino que es la busqueda de la restitucion de la relacion armonica, del vinculo metabolico, de la simbiosis hombre-naturaleza (que es una particion falsa en la sociedad burguesa y que debe ser restituida en su re-fundicion)….

      Algunas citas para reflexionar:

      1.- Engels escribia en

      “(…) no nos dejemos llevar del entusiasmo ante nuestras victorias sobre la naturaleza. Después de cada una de estas victorias, la naturaleza toma su venganza. Bien es verdad que las primeras consecuencias de estas victorias son las previstas por nosotros, pero en segundo y en tercer lugar aparecen unas consecuencias muy distintas, totalmente imprevistas y que, a menudo, anulan las primeras. Los hombres que en Mesopotamia, Grecia, Asia Menor y otras regiones talaban los bosques para obtener tierra de labor, ni siquiera podían imaginarse que, al eliminar con los bosques los centros de acumulación y reserva de humedad, estaban sentando las bases de la actual aridez de esas tierras. Los italianos de los Alpes, que talaron en las laderas meridionales los bosques de pinos, conservados con tanto celo en las laderas septentrionales, no tenía idea de que con ello destruían las raíces de la industria lechera en su región; y mucho menos podían prever que, al proceder así, dejaban la mayor parte del año sin agua sus fuentes de montaña, con lo que les permitían, al llegar el período de las lluvias, vomitar con tanta mayor furia sus torrentes sobre la planicie. Los que difundieron el cultivo de la patata en Europa no sabían que con este tubérculo farináceo difundían a la vez la escrofulosis. Así, a cada paso, los hechos nos recuerdan que nuestro dominio sobre la naturaleza no se parece en nada al dominio de un conquistador sobre el pueblo conquistado, que no es el dominio de alguien situado fuera de la naturaleza, sino que nosotros, por nuestra carne, nuestra sangre y nuestro cerebro, pertenecemos a la naturaleza, nos encontramos en su seno, y todo nuestro dominio sobre ella consiste en que, a diferencia de los demás seres, somos capaces de conocer sus leyes y de aplicarlas adecuadamente.

      [Fuente: F. Engels. El papel del trabajo en la transformacion del mono en hombre, https://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/1876trab.htm ]

      2.- Marx escribia en el libro I de El Capital:

      “Al crecer de modo incesante el predominio de la poblacion urbana, aglutinada por ella en grandes centros , la produccion capitalista acumula, de una parte la fuerza historica motriz de la sociedad, mientras que de otra perturba el metabolismo entre el hombre y la tierra; es decir, el retorno a la tierra de los elementos de ésta consumidos por el hombre en forma de alimento y de vestido, que constituye la condicion natural eterna sobre la que descansa la fecundidad permanente del suelo”
      (….)

      “Ademas, todo progreso realizado en la agricultura, no solamente es un progreso en el arte de esquilmar al obrero sino tambien en el arte de esquilmar la tierra, y cada paso que se da en la intensificacion de su fertilidad dentro de un periodo de tiempo determinado es, a la vez un paso dado en el agotamiento de la fuentes que alimentan dicha fertilidad. Este proceso de aniquilacion es tanto mas rapido cuanto mas se apoya un pais, como ocurre por ejemplo con los Estados Unidos de America sobre la gran industria, como base de su desarrollo”

      “Por lo tanto, la produccion capitalista solo sabe desarrollar la tecnica y la combinacion del proceso social de produccion socavando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el hombre”

      (Fuente: C. Marx. El Capital. LIbro I. Seccion IV, Capitulo XIII: Maquinaria y Gran industria. Apartado 10: La gran industria y la agricultura. pp. 422-423. Traducc.: Wenceslao Roces. FCE, Mexico, 2012)

      ========================

      Adicional: Si se quiere salvar al planeta, la disyuntiva se hace evidente o se termina con el capital o el capital acaba con todo sean seres humanos, sea naturaleza.

      La critica al desarrollismo, no deja de ser en todo caso una critica burguesa, frente a los excesos, la arbitrariedad o la irracionalidad del capital, en muchos casos sin siquiera plantearse de tal crisis ecologica, o de recursos, es precisamente consecuencia del mismo capital, En consecuencia actuaria un ecologismo tal, como cortina de humo para enmascarar la primera responsabilidad sobre quien recae la destruccion del planeta.

      Un ecologismo tal que actua de manera funcional con respecto a las necesidades del mismo capital. Este no es modelo productivo sin mas, es decir, no solo se dedica a producir bienes y servicios, sino que su motor real es la valorizacion del capital. Y esta no se debe de efectuar de cualquier manera sino de una forma en tiempo y forma determinadas, es decir, de una magnitud tal que permita que su reproduccion no sea simple (y a un imposible crecimiento cero ) sino que debe de ser ampliada, por lo que debe de extraer fracciones crecientes de plusvalia para que el proceso de acumulacion de capital, Si este se paraliza entra en crisis, todo el conjunto del capital.

      Pues bien. Cuando al capital le hizo falta el consumo de masas, el estado de bienestar, el estado-providencia, el credito barato de masas, etc., tras la segunda guerra mundial, el siglo americano, los treinta años dorados (ni que decir que la critica ecologica sin mas era practicamente ausente). El capital obtenia a traves del incremento de la productividad del trabajo, fracciones crecientes de plusvalia que le permitieron un proceso relativamiente eficiente de acumulacion de capital. Pero a una magnitud creciente, que llego a su limite.

      Aquello que le fue necesario en aquellas decadas, se convirtieron en un freno posterior, para adquirir fracciones de plusvalia que se le diluian, tenia que reapropiarselas, y el mecanismo fue la reinstauracion neoliberal. Ni que decir que volvemos a una especie de neo-prostentantismo, creyente fiel la austeridad, el ahorro, y la escasez para consumo de masas. Las virtudes del decrecimiento o de una radical vision burguesa del ecologismo, mediante el cual “nosotros” humanos despilfarradores, debemos de reducirnos a la minima expresion en nuestro consumo, sabedores de cumplir una religiosa mision de salvar al planeta…. Mientras tanto, el capital, puede absorver mas particulas de plusvalia en su desesperada carrera por perpetuarse.

      En los ultimos tiempos estamos asistiendo a dos mecanismos de restitucion de la extraccion de plusvalia, a escala mundial. Por una parte, reduccion del consumo del proletariado, es decir, reducir el valor de reproduccion social del mismo, para sostener una contraccion salarial a largo plazo, y extraer las fracciones de valor contenidas en su parte para distribuirlas a la partel capital en calidad plusvalia. Por la otra parte, se esta produccion una caida del capital constante. Veamos, el capital constante se divide en dos partes: capital fijo y capital circulante. El circulante es aquel que transfiere su valor en el periodo en el que transcurre el proceso de produccion, como pueden ser materias primas, energia, etc. [El fijo corresponde a cambios mas largos y profundos de modificacion del proceso de trabajo, que involucran incrementos de productividad, y conrresponde a medios de trabajo, como maquinaria, herramienta, infraestructura, etc., y transfiere valor mediante amortizacion y depreciacion].

      En la medida que el precio de las materias primas, energeticas, caen, se esta efectuando un intercambio que disminuye las partes de plusvalia que eran dirigidas en forma de renta a los propietarios de las mismas. En un escenario de plusvalia menguante, no puede sostenerse una derivacion de fracciones inmodificables de la misma hacia grupos parasitarios del capital, o se reduce o se reduce. Por lo tanto, ni que decir tiene que se crea una aparente paradoja, supuestamente recursos escasos como lo son las materias primas o los energeticos, ven sucumbir estrepitosamente sus precios en el mercado, cuando debiera de ser todo lo contrario segun dice la ley de la oferta y la demanda. Pero en realidad ocurre su contrario pues ante una crisis del capital, con dificultades crecientes por obtener plusvalia de manera suficiente para mantener en funcionamiento la acumulacion de capital, debe de efectuarse un nuevo reparto entre el nucleo central del capital y las facciones rentistas. Lo que esta en juego es la concentracion de plusvalia suficiente para poder reactivar el proceso de acumulacion. El capital esta peleando por sobrevivir.

      Y por lo demas, nada mas, espero contener mejor otro dia.

      saludos.-

      • Respecto a la primera parte, dejar bien claro que en ningún momento he atribuido a Marx el querer ser un profeta, sino a muchos marxistas que en vez de pensar se dedican a citarlo como si fuese la Biblia. A mi entender, Marx no hubiese querido esta semi-deificación de su figura ni de su obra y comprendería que es dañino para el progreso del pensamiento comunista al crear una “ortodoxia” escolástica limitadora del análisis y anti-ciéntifica en su esencia. Hacer eso es como si Marx se hubiese limitado a citar a Hegels, en vez de reciclarlo en un pensamiento propio, más radical y más inclusivo, de ir más allá, de explicar la realidad aún mejor.

        La cita de Engels es muy buena, sí, pero no llega a explicitar lo que está implícito: que esos pinos producían valor antes de ser talados! Y que lo hacían sin ayuda de ningún trabajo humano! Que la Naturaleza también produce valor y que el trabajo humano puede incluso destruir valor, al no contabilizarlo correctamente.

        Respecto al pseudo-ecologismo burgués impotente, me importa un bledo: yo sé que no hay ecologismo posible en condiciones capitalistas porque el capitalismo es en esencia depredador, parasitario y destructor. Por eso el eco-capitalismo es una falacia impotente. Pero eso no quiere decir que problema ecológico no exista y que un programa obrero, humanista no requiera urgentemente de un pilar ecologista (ecologismo radical, no paripé “verde” burgués).

        Luego me sueltas un rollo que no estoy muy de acuerdo y que me parece una interpretación de la historia reciente que cojea por todas partes pero es demasiado engorrosa de desentrañar.

        El Capital tuvo que hacer concesiones por la lucha de clases y la competencia de ese pseudo-socialismo que era la URSS (capitalismo sin clase burguesa pero también sin poder proletario, sólo simbolismo de creciente vacuidad) no porque necesitara mercados. Lo que necesitaba era transferir algunas cotas de riqueza a la clase obrera (o más bien segmentos de ésta) para apaciguarla. Pan y circo, de toda la vida. Esas transferencias eran costeadas por las semi-colonias (a donde se trasladó el grueso de la lucha de clases) y por el medio ambiente, costes ocultos que se manifiestan en forma de “burbuja”, sea inflacionaria o de crédito insostenible (que fue la que se impulsó en la transición thatcherita como medio de mantener el pan y circo mientras se desmantelaba el estado social de la fase previa).

        Los precios de las materias primas energéticas en realidad han aumentado en las últimas décadas y mucho, al menos en parte debido al creciente agotamiento de las fuentes. Es esta subida brutal de precios lo que hizo rentable el fracking (siempre y cuando descontemos el brutal daño ambiental, claro). Que en este momento por orquestaciones dirigidas contra Rusia, Irán y Venezuela, estén bajando es un tema anecdótico y algo que seguramente cambiará en cuestión de meses o a lo sumo años.

        En cualquier caso este descenso coyuntural del precio del petróleo, gas, etc. tiene el efecto contrario al que dices, ya que abarata costes a todos los demás sectores (no sólo los consumidores finales consumimos estas cosas, sobre todo se usan en la industria y el transporte), aumentando el beneficio o la competitividad, en cualquier caso alegrando a la economía, aunque sea de forma efímera. Es un “quantitative easing” (lit. facilitación cuantitativa) a otro nivel, sirve para intentar avivar el fuego de una economía moribunda.

        Y es que ya han saqueado prácticamente todo: qué más pueden robar? El problema es que ya tienen casi toda el valor, la plusvalía es tan total respecto al valor (andará por el 80-90%) que la economía se agarrota. Qué hacer? Intentar abaratar costes incluso a expensas de la plusvalía del sector energético (con ramificaciones geopolíticas calculadas). Pero no servirá porque el problema es demasiado profundo y el crecimiento efectivamente cero.

        Pero da igual: aunque la plusvalía absoluta decrezca (que no la relativa, puesto que es el valor mismo lo que se está colapsando), no van a renunciar a nada sin una revolución que les obligue. Como el hidalgo pobre de El Lazarillo se aferraba a sus privilegios aunque no tuviera que comer, igual.

        • Como ya tengo claro que no entenderas el concepto de “valor”, y que lo seguiras confundiendo. Pues bien, la naturaleza no tiene valor, porque utilidad es distinto que valor, el que tenga un uso u otro es producto de la necesidad que tenga el capital de producir (pero no producir un bien u otro) sino de producir valor. Asi que seguir confundiendo, dos categorias que son de fuente distinta, por un lafo, la utilidad o valor de uso provendra de las caracteristicas fisicas de tal bien o producto o mercancia (que son en realidad cosas distintas), frente al valor que corresponde a una relacion social, es decir, en saber cuanto vale una cosa con respecto a otro, su magnitud no es dada por caracteristicas fisicas, sino como mediacion a traves del intercambio en el mercado, pero con el objeto real de apropiarse del mismo, en el aparente intercambio de equivalentes. Lo que las hace comunes, e intercambiables es que son producto del trabajo, y a eso se refiere la teoria del valor-trabajo.

          Si en todas las sociedades se apropia el plustrabajo, es decir el excedente no consumido es apropiado y acumulado por las clases dominantes en valores de uso (ya fuera trigo, tierras, bosques, ganado, etc,); en la sociedad capitalista se produce una transformacion, el excedente ya no es apropiado en valores de uso sino en capital, para ello tiene que desarrollarse el mercado, expanderse las relaciones mercantiles, y a la par extenderse la monetizacion de la economia, y aqui se diferencia el capital de cualquier otra economia mercantil, tiene que modificar el proceso de produccion.Para que el plusproducto ahora se convierta en plusvalia, pero que oculta la extracion de ella, expresando una aparente igualacion de intercambio de mercancias, que no es otra cosa que el fetichismo, es decir esconder las relaciones sociales como relaciones de intercambio. Para ello, tiene que desarrollar la forma asalariada del trabajo (ni tus vacas o caballos trabajadores cobran un salario): el capital obtiene en la mercancia fuerza de trabajo, una relacion provechosa, porque genera mas valor del que consume (salarios). Mientras que en el mercado se produce esa aparente equivalencia de valor en los intercambios, solo en el proceso de produccion se obtiene el origen de ese plus-valor, a traves del uso de la fuerza de trabajo.

          Esto es lo que establece Marx, y esto es lo que todos los lacayos del capital, opinadores muchos, y otros que se le acoplan al servicio del orden burgues negaran, por supuesto. Porque el capital no esta basado mas que en el robo y la explotacion.

          Si niegas la teoria del valor, si justificas el intercambio en base a ‘propiedades’ fisicas o cualitativas, o a la abundancia u escasez de mercancias o recursos, tan solo repites el discurso del capital, irremediablemente. Es decir, una critica radical pero desde el capital. Que solo conduce a lo de siempre al justicialismo irredente o a un radicalismo mas o menos estridente, pero nada mas, el capital puede dormir tranquilo, mientras sus relaciones sociales no es que sean cuestionadas si ni siquiera son denunciadas..

          Respecto a la parte de tu escrito, Maju, donde dices que te suelto el rollo, la verdad no iba dirigido a ti el mensaje, porque lo habia escrito antes de que apareciera publicado tu mensaje anterior. Mi intencio era seguir comentando la linea que mantenia Agurrak.

          Aunque se repita mucho lo de las concesiones que comentas, tras la segunda guerra mundial, respecto a la URSS y demas, por mucho que se repita, yo no sostengo tal hipotesis, demasiado simple para ser cierta. La etapa de expansion de la acumulacion mundial necesitaba de esa ampliacion de su base de consumo, es decir, el keynesianismo creia que garantizando el consumo o el gasto de inversion, ya sea mediante la ampliacion del consumo mediante el incremento salarial (y el salario indirecto via estado del bienestar) o la inversion mediante la intervencion del estado, resolvia los problemas de realizacion para el capital. Pero esto demostro que era falso, primeramente insuficiente, y a renglon siguiente, un obstaculo para la misma acumulacion de capital..

          Simplemente fijate en la parte proporcional que representa la renta del trabajo en el PIB, si revisasemos una grafica historica podremos ver como se ha modificado. A un crecimiento del PIB relativamente mas pausado, la participacion de las rentas del trabajo van disminuyendo, que se explica si por el incremento de la productividad, pero que explica tambien la imposibilidad de absorver el valor total del producto.via el consumo.

          Por lo demas, nada mas, a seguir bien.

          saludos.-

          • Entiendo perfectamente que el valor en Marx (al menos en El Capital) es valor de cambio y expresa una relación social en condiciones burguesas y de mercado. Mediante esa traslación de la centralidad económica desde el valor real, objetivo, material, valor de uso… a un valor meramente social (subjetivo, inmaterial, monetario en última instancia), Marx muy posiblemente mete la pata. Lo humano y social no es sino un subconjunto de lo material o físico (y muy en particular lo biológico) y si bien puede ser estudiado como tal subconjunto no puede ser totalmente abstraído del conjunto superior que lo incluye. Exactamente igual que no puedes abstraer la biología de la química o ésta de la física – o puedes hacerlo pero sólo hasta cierto punto (en un momento dado hay que volver a la base de categoría superior).

            Por tanto el valor de cambio no es más que una expresión particular del valor de uso. Conveniente para la contabilidad? Quizá. Absolutamente distinta y todopoderosa en sí misma? No, imposible.

            Los pinos alpinos conservados en Suiza en cualquier caso producen un valor social, de cambio, claro, sólo hay que contabilizarlo correctamente. El aumento de producción lechera y la prevención de inundaciones y sequías tiene un valor monetario y social claro que los suizos, por alguna razón, quizá por su estructura social más democrática o menos extremadamente oligárquica, supieron contabilizar y los lombardos no.

            Pero si nos ponemos a contabilizar en plan burgués en base a transacciones de mercado únicamente… pues no vemos el bosque ni su valor, sino sólo los tablones que produce la serrería. Y Marx en El Capital patina muy seriamente en esa dirección.

            Esto es algo que debe ser criticado pero, claro, un ortodoxo nunca cuestionará a Marx.

            “ni tus vacas o caballos trabajadores cobran un salario”

            Por supuesto que lo hacen: lo cobran en especie (comida, techo, cuidados veterinarios… – todo lo cual tiene un coste en términos de valor de cambio por cierto) En última instancia el salario obrero no es diferente, ya que sólo está ahí para pagar las necesidades básicas del trabajador (al menos “idealmente” desde el punto de vista burgués).

            “el capital obtiene en la mercancia fuerza de trabajo, una relacion provechosa, porque genera mas valor del que consume (salarios)”.

            Por supuesto, y lo mismo ocurre con el equivalente salarial de la vaca: si el coste de mantener la vaca es mayor que el valor (de cambio) que genera, la vaca va al matadero rápido. La diferencia es que la vaca es propiedad y el obrero está en alquiler (se auto-alquila). Pero la vaca no es esencialmente diferente de un esclavo.

            “Esto es lo que establece Marx, y esto es lo que todos los lacayos del capital, opinadores muchos, y otros que se le acoplan al servicio del orden burgues negaran, por supuesto”.

            Sus razones son diferentes de las mías: para ellos el beneficio (la plusvalía) es legítimo, alegando que corren riesgos en la inversión que su labor como gestores o líderes es más valiosa, etc. En realidad los ideólogos burgueses no niegan la plusvalía, sino que la justifican (aunque su vocabulario sea algo diferente del marxiano están hablando de lo mismo: valor de cambio = dinero).

            Para mí es una cuestión diferente, es un problema de que el dinero, el valor de cambio, no contabiliza el valor real, que es en última instancia valor de uso (algo que Marx admite y luego olvida). Mi crítica no es una crítica burguesa en absoluto, sino una crítica del burgués que existe agazapado en Marx, a su pesar sin duda.

            Es una crítica que demanda un análisis aún más profundamente científico que el de Marx, que en el fondo peca de burgués, mercantilista y sociologista. Por motivos políticos y humanistas, sin duda, pero oscureciendo en cualquier caso más que aclarando la verdadera naturaleza de las relaciones de explotación, explotación que trasciende el ámbito de lo social y lo humano, que trasciende la fase concreta del Capitalismo (al fin y al cabo un forúnculo transicional al final de la historia del aristocracismo agrario), que son en última instancia sobre cómo la especie usa a la naturaleza, incluyéndose a ella misma, uso que en el Capitalismo muy particularmente es depredador-explotador en extremo.

            “el keynesianismo creia que garantizando el consumo o el gasto de inversion, ya sea mediante la ampliacion del consumo mediante el incremento salarial (y el salario indirecto via estado del bienestar) o la inversion mediante la intervencion del estado, resolvia los problemas de realizacion para el capital”.

            Es cierto. Pero el keynesianismo se aplica sobre todo en el contexto muy concreto de los años 50 y 60. Y temporalmente funciona (ya lo dijo Keynes cuando fue criticado: “el futuro se encargará de sus propios asuntos”). Cómo compaginar la burbuja de demanda keynesiana con la acumulación de plusvalía? Eso es el thatcherismo o reaganismo y su burbuja crediticia, en la que la propiedad socializada bajo el keynesianismo es privatizada pero, de nuevo temporalmente, se mantiene la demanda (es decir las mejores condiciones de vida en términos materiales de parte de la clase obrera). Como se veía venir, sólo pudo ser sostenido durante un tiempo (dos décadas y media).

            Velo como quieras: ambas visiones son complementarias sin duda. El descenso de la demanda en las crisis claramente daña no tanto la acumulación (que continúa en personas y sectores concretos, incluso a expensas de otros burgueses) sino la sostenibilidad del tinglado capitalista, de la economía como tal.

            El Toyotismo con su “just in time” evita hasta cierto punto que se acumulen stocks, lo que complica la fórmula clásica de crisis de producción, pero los costes se transfieren directamente a las empresas (incl. autónomos), afectando tanto a burgueses como a los trabajadores que éstos emplean, así como a esa categoría gris de los autoempleados, cuyos nichos precarios son unos de los primeros en ser destruidos.

            “Simplemente fijate en la parte proporcional que representa la renta del trabajo en el PIB, si revisasemos una grafica historica podremos ver como se ha modificado”.

            Sí, es claro: por ejemplo yo he usado este gráfico (de USA): http://forwhatwearetheywillbe.blogspot.com/2011/10/crisis-and-inequality.html , en él se aprecia que los ingresos del 10% más rico (aproximadamente la burguesía) pasaron del 45% al 34% en el año 1942, manteniéndose ahí hasta 1978-82, cuando la burguesía recupera lo concedido (e incluso más) de forma acelerada: primero cinco puntos en el mandato de Reagan, seguido de una pausa hasta 1994 (posiblemente alimentada por el colapso del bloque soviético) y luego una rapiña total hasta alcanzar el 50% de los ingresos en 2007, más aún de lo que acaparaban en los años 30.

            Sería interesante tener también el gráfico del 1% (aprox. gran burguesía) ya que no todas las relaciones dialécticas se dan en el eje principal burguesía-proletariado sino que también las hay en el eje secundario gran burguesía – pequeña burguesía (así como seguramente entre segmentos del proletariado), pero es sin duda menos central.

            En cualquier caso vemos que hay una cesión súbita de rentas a la clase trabajadora metropolitana en 1942, sin duda causada por la transición a un “keynesianismo de guerra” que se mantiene luego sin embargo (“keynesianismo de guerra fría”, supongo) hasta Reagan. Son 40 años, lo que no está mal para un “parche” insostenible. Es interesante como el thatcherismo crediticio funciona, al contrario que el keynesianismo, manteniendo temporalmente la base económica (burbuja crediticia) pero aumentando la tasa de plusvalía a la vez. Nunca hemos sabido valorar a Thatcher como se merece por su genio maligno, que ya se anunciaba en su etapa pre-política produciendo helados con un mayor contenido de aire, al mismo precio por supuesto. Menos valor de uso por el mismo valor de cambio, quién da menos?!

            • Como en otras ocasiones, no estamos de acuerdo. Pienso que dices una larga cadena de disparates, pero bueno, oye, haya cada cual, y con todos mis respetos por la opinion de cada quien. Lo que no tengo ya es paciencia de estar detallando cada uno de los temas, situando quien dice que, que es lo que representa cual, y porque la afirmacion que expresas es incorrecta por tal y pascual, como muy bien comprenderas, (¿que es Marx un escritor burgues, por eso pretende la destruccion del orden burgues?¿que valor es dinero, o sera que precio y valor son lo mismo, pues no, ni cualitativa ni cuantitativamente, ademas de conceptualmente?¿que los pinos valen por si mismos, pues si vieras lo que dicen los baserritarras, “pinuek kaka”, si estan en el monte bien plantados no valen nada, por muchos usos que tenga su madera y sus hojas?…. En fin, me parece que caemos periodicamente en una largo intercambio de dialogo besuguino, que no lleva a nada.,

              No se si empezar o dejarlo.

              ¿que el valor es una cualidad del valor de uso?.
              No hay valor, si el valor de uso producido no esta dirigido al mercado, por que no se producen bienes, sino mercancias. Por lo tanto, sin intercambio no hay ningun valor. En el capitalismo, la produccion esta dirigida a la valorizacion, pero cual destino fatidico, debe de producir valores de uso, porque en el marcado debe de ser intercambio por otra contraparte que aprecie o necesite del uso de su mercancia.

              A ver voy a buscar, a alguien que lo diga, para que quede asentado (no por el recurso a la autoridad, sino para que se sepa que es lo que dice Marx, o el marxismo; y no constituya una ocurrencia que me ha venido a la mente en este momento, es decir que si se pretende una critica a Marx o a lo que sea por lo menos que se sepa que es lo que esta diciendo).

              “el valor de un producto del trabajo se determina por el tiempo de trabajo necesario para su producción, y esto lo sabíamos hace mucho tiempo y sin necesidad de que nos lo dijera el scñor Dühring. En vez de comunicar sencillamente el hecho, él tiene que envolverlo en su estilo oracular, el cual acaba por falsearlo. Pues es literalmente falso que la medida en la cual cualquier persona pone su energía en alguna cosa (por seguir usando el altisonante lenguaje) sea la causa inmediatamente decisiva del valor y la cantidad del mismo. En primer lugar, importa saber en qué cosa se ha puesto esa energía; y, en segundo lugar, también interviene el modo como haya sido puesta. Si nuestro individuo produce una cosa que no tenga ningún valor de uso para otros, toda su energía no conseguirá producir ni un átomo de valor; y si se empeña en fabricar con la mano un objeto producido veinte veces más barato por una máquina, entonces diecinueve vigésimos de la energía que ha puesto en ello no producen ni una determinada cantidad de valor ni valor en absoluto. ” (F. Engels Anti-Duhring cap. 2, V]

              Sobre el trabajo esclavo o servil, y las andanzas de un buey o una vaca, sobre sii crean valor. Y sigo con esto que conferenciaba Marx, siendo todavia muy joven:

              “Si el gusano de seda hilase para ganarse el sustento como oruga,
              sería un auténtico obrero asalariado. La fuerza de trabajo no ha sido siempre una mercancía. El trabajo no ha sido siempre trabajo
              asalariado, es decir, trabajo libre. El esclavo no vendía su fuerza de trabajo al esclavista, del mismo modo que el buey no vende su trabajo al labrador. El esclavo es vendido de una vez y para siempre, con su fuerza de trabajo, a su dueño. Es una mercancía que puede pasar de manos de un dueño a manos de otro. El es una
              mercancía, pero su fuerza de trabajo no es una mercancía
              suya. El siervo de la gleba sólo vende una parte de su fuerza de trabajo. No es él quien obtiene un salario del propietario
              del suelo; por el contrario, es éste, el propietario del suelo, quien percibe de él un tributo.”

              Venga, hasta otra mejor ocasion-

              saludos.-

  16. ::: PLANETA EN CONSTRUCCIÓN E IDEOLOGÍA DOMINANTE(III):::

     

    Este texto tiene una extensión de unas ocho páginas y esta dividido en las siguientes subtemas:

    -. NEOMALTHUSIANISMO
    El mito clasista burgués de la superpoblación absoluta
    La sobrepoblación relativa y el darwinismo social
    – IMPERIALISMO DEMOGRÁFICO
    NEOMALTHUSIANISMO COMO BASE DEL ECOLOGISMO FORMAL, PERO IMPERIALISMO REAL
    Referencias
    Nota anexada

     

     

    -. NEOMALTHUSIANISMO

     

    Veremos en este texto que el tipo de monstruos sistémicos, como Breivik o Lepen por citar los más visibles, no surgen de posiciones extremistas nutridas fuera de la ideología dominante, sino que surgen de las entrañas mismas de la ideología dominante y sus contradicciones.

    El aportante maju, que como puede comprobarse defiende expresamente, sin saberlo, la ideología dominante en el campo de la demografía, que es la ideología neomalthusiana, nos alerta, en su respuesta a mi anterior texto sobre Planeta en Construcción e Imperialismo Demográfico, de varios procesos del desarrollo humano, a su juicio, de la mayor gravedad. El primero de ellos es un presunto crecimiento “DESBOCADO” de la población mundial…

    Población: tienes razón en que es x4.4, not x7. x7 (o quizá x8)es desde c. 1800, es decir en la era industrial. Me sigue pareciendo un crecimiento desbocado teniendo en cuenta que es exponencial, que no tiene precedentes, y que será x10 en pocas décadas. Anteriormente el crecimiento demográfico era mucho menor, p.e. entre el año 1 y el 1000 la población mundial pasó (se estima) de 190 mil a 280 mil, es decir: creció apenas un 30% en 1000 años. Ahora eso se hace en una década o dos! Debido a las mejoras en la sanidad y nutrición, no compensadas en la mayor parte del mundo por nada que se parezca a la planificación familiar.

    Maju

    Hay que destacar aquí una tendencia neomalthusiana a exagerar el incremento de la población mundial, incluso doblándolo, atribuyéndole un crecimiento exponencial. De lo que no nos hablan normalmente los neomalthusianos es de que mientras el incremento de la población se ha multiplicado por ocho en dos siglos, que no en uno, la productividad de, por ejemplo, los mineros se ha multiplicado por 38 en estos dos siglos. De esto se infiere que la población humana crece porque han crecido las fuerzas productivas, y crece muy por debajo de sus posibilidades reales de crecimiento y expansión.

     

    El mito clasista burgués de la superpoblación absoluta

    No olvidemos, por citar solo algunas de las ignominias y despilfarros actuales, que la combinación del cambio de uso de la producción agraria utilizada en alimentar ganado, para sostener dietas carnívoras, empleándola en alimentar personas (1), el cambio del uso de la agroproducción dedicada a los agrocombustibles (2), y el cese del despilfarro de los alimentos que se pierden y deshechan innecesariamente durante su proceso de producción y distribución(3), elevaría, sin necesidad de incrementar la producción, la cantidad de cereales disponibles para la alimentación humana hasta multiplicarla a rangos del entorno de cuatro veces más que la actual.

    Y eso aún sin tomar orientaciones como la apuntada por el Informe de la ONU que pulveriza los cínicos mitos de la superpoblación, los transgénicos y la agricultura industrial y sostiene que la agroecología puede duplicar la producción alimentaria mundial en 10 años (4 ). En este caso estaríamos hablando de una masa de alimentos ocho veces por encima de la necesaria para alimentar a la población mundial actual, incluso con menor carga de uso extractivo medioambiental y menor contaminación. Conviene señalar que la biomasa de la especie humana, está estimada en el 0,2% de la biomasa total de todos los organismos vivos, lo que constituye la mitad de, por ejemplo, la de las hormigas, y que se estima que para el año 2050 la población mundial alcanzará los 9.000 millones de personas.

    La angustia causada por el mito clasista burgués de la superpoblación absoluta no está justificada, lo que debería angustiarnos es que se esté impidiendo, mediante la imposición clasista de la permanencia de las relaciones sociales de producción capitalistas, la implementación de una planificación mundial de tipo ecosocialista de la producción y del desarrollo humano. Y por supuesto, no podemos confundir desarrollo con desarrollismo.

    Los neomalthusianos nos tienen acostumbrados a la ocultación de los datos reales, a la difusión de confusiones, a la siembra de pánico y al lanzamiento a los cuatro vientos de falsedades en relación con el proceso demográfico. Así, solo registran el hecho del aumento de las fuerzas destructivas, a las cuales resumen y concentran en la noción de que el crecimiento de la población mundial es el crecimiento de una fuerza destructiva que terminara por destruir al planeta y, debido a ello, por extinguir a la especie humana; ahora bien, según esta linea de desbarre capitalista neomalthusiano, como la mayoría mundial es el proletariado, la causa de la destrucción de los ecosistemas y de la destrucción de la especie humana sería la existencia del proletariado… Este enfoque y sus nada casuales conclusiones lógicas son una locura completamente sin base, o mejor dicho, completamente basada en el neomalthusianismo, que es la corriente principal de la burguesia internacional.

    Por supuesto, las concretas implementaciones científicas y técnicas que precisan los grandes capitales concentrados para su desarrollo, sus daños, sus destrucciones, las devastaciones provocadas por el estilo de vida de las masas de millonarios y rentistas del sistema, no las toman en cuenta. Que un burgués estadounidense o europeo consuma más recursos que cincuenta africanos no lo toman en cuenta. Solo ocurre que si el desarrollo humano motorizado por los intereses de la burguesía termina en desastre planetario no será por el aumento de la población proletaria, que es la principal fuerza productiva, sino por las actitudes negativas de la burguesía en lucha de clases mundial.

     

    La sobrepoblación relativa y el darwinismo social

     

    Del hecho de que el aumento de la población responde al incremento de las fuerzas productivas Maju no ha comentado nada, porque piensa en los términos neomalthusianos de que el crecimiento de la población va por delante de las fuerzas productivas, que sería una fuerza fundamentalmente destructiva, y que hay ya, por tanto, superpoblación absoluta. Esto, que ya fue rebatido por Marx *, es falso, hay superpoblación relativa, es decir, más seres humanos que los que necesita para explotarlos la burguesía en el aparato productivo del sistema mundial productor de mercancías, pero hay subpoblación mundial con relación a las personas que podrían sostener dignamente las fuerzas productivas actuales si no estarían contenidas por las relaciones sociales de producción capitalistas. Al capital le sobra mucha gente a la hora de lograr sus estabilidades necesarias para más y mejor alienar plusvalía, al socialismo no le sobra la gente.

    En la visión neomalthusiana de la corriente principal de la burguesía y, a su vez, ideología dominante, que Maju, en su actual alienación, ha adoptado, necesariamente habría que, en consecuencia, frenar y revertir el crecimiento demográfico mundial. Entonces, las 215 millones de personas muertas por hambre en 2006 no serían una atroz calamidad que pone en el frontispicio de las prioridades absolutas de la comunidad mundial humana la superación del modo de producción capitalista, sino un mal menor, pues si humanamente es negativo, al reducir humanos y así la supuesta carga irresistible de explotación humana de la naturaleza ayudaría a salvar el planeta… se comprueba pues que el contenido real del neomalthusianismo, que se obtiene transparentando sus formas, es nazi. Para terminar de justificar esta atrocidad, los capitalistas neomalthusianos, corriente principal de la burguesía intrnacional, apelan a la ideología darwinista social, por la cual difunden continua y profusamente panfletos darwinistas sobre la lucha por la existencia actualizados en forma de documentales, en lo que constituye la difusión propagandística encubierta del darwinismo social.

    Es doblemente nazi, por un lado, pues si fuera verdad, que no lo es, reduciendo cantidades y cambiando estilos de consumo, se eliminaría esa presunta sobrecarga irresistible sobre la naturaleza, mientras que, por otro, cambiando modos de producción y formas de distribución, se solventaría y superarían esas limitaciones naturales y pérdidas humanas. Pero claro, ello abocaría a cambiar a escala mundial el modo de producción, lo que perjudica a sus principales beneficiarios, presuntos fecreyentes de la superpoblación absoluta del planeta y del calentamiento climático, y heroicos salvadores del planeta siempre y cuando ello no implique perder su propiedad privada sobre las fuerzas productivas.

    Es importante señalar que la expansión relativa de la población, el incremento numérico de los seres humanos, se basa en una bajada de la mortalidad, que corre paralela en todo el mundo a la bajada de la natalidad. Es decir, si bien la tendencia de la población es a realinearse con las fuerzas productivas acrecentadas realmente existentes, esto no solo lo hace (lo hacemos) mediante aumentos de natalidad en estos dos siglos, sino también mediante descensos de mortalidad, lo que, a su vez, tiende a incrementar las fuerzas productivas al generar fuerzas generales de trabajo más diestras y expertas, más internacionalizadas y numerosas.

    Si se sigue la lógica antinatalista del neomalthusianismo, orientada a reducir la población mundial, en lugar de acompañar su crecimiento ayudando a armonizarlo con el conjunto de la Bioesfera, la negación de la vida humana, de la vida de humanos para “salvar el planeta” no pararía en evitar natalidad, sino que en su locura volvería a llegar a plantear la eliminación de humanos, lo cual, en determinada media, ya está haciendo. Pero, aunque diga que lo hace para salvar el planeta, lo hace sobre la busca de estabilidad para la estructura de la propiedad privada, capitalista e imperialista, como es claro de toda evidencia y comprobable, podemos, pues, afirmar que el neomalthusianismo es una característica genético-estructural de tipo nazi con continuidad histórica en la clase dominante en la época del modo de producción capitalista, que se agudiza en las grandes crisis de sobreproducción.

    Pero hay más. Ocurre que la inercia de la expansión demográfica mundial es todavía global, es decir, en media mundial, pero la población de los países capitalistas centrales, donde se centraliza la concentración de la acumulación de capitales, – valores de uso, fuerza de trabajo, compradores solventes -, ya decrece numéricamente, dado que su proletariado endógeno soporta (soportamos) la combinación de una relativamente más alta mortalidad, por malas condiciones de vida, y una decididamente baja natalidad, resultado de la suma de fuerzas de la sociedad burguesas contrarias a la existencia y sostenimiento de sobrepoblación relativa proletaria. Lo que está respaldado por ideologías antinatalistas, y anti sexo-reproductividad que, finalmente, son aplicaciones adhoc para los centros capitalistas de la ideología neomalthusiana, la corriente principal de la burguesía mundial e ideología dominante en el campo de la demografía.

    Por esta circunstancia de que habría decrecimiento poblacional en los centros capitalistas mientras hay (supuestamente) superpoblación absoluta en el mundo que tendería, además, a aumentar, según esta ideología, el problema demográfico de crecimiento “desbocado” de la población sería un problema centrado ahora básicamente en los países capitalistas periféricos, que son los que en estos momentos experimentan su segunda expansión poblacional. ¡Qué casualidad!

    Estos países periféricos, se desarrollan en relaciones de dependencia con los grandes centros mundiales de concentración y acumulación de capitales, y marchan un paso por atrás de estos países capitalistas centrales en lo que respecta al desarrollo científico, técnico y social de la producción. Como el supuesto problema neomalthusiano de superpoblación les correspondería a ellos, ya que están creciendo, se supone, pues, que la “planificación familiar”, – es decir la toma del control de la natalidad del proletariado por parte de los estados capitalistas para imponer la reducción de su fecundidad -, en esos países ayudaría a evitar “el crecimiento demográfico desbocado”. Solo ocurre que ese control demográfico no se implementó en Europa, por ejemplo, en el siglo XX si no solo después de las expansiones poblacionales de ese siglo. En cambio, ese control ahora si habría que aplicarlo ahora antes de la expansión, por el bien del planeta, en varios continentes, especialmente África y América.

    Pues bien, al contrario de lo que afirman los neomalthusianos, la natalidad baja en todo el mundo, con notables excepciones, por ejemplo Egipto, lo que solo indica una tendencia al incremento de la población en África, lógica, si se tiene en cuenta que África en su conjunto – donde en media baja el número de hijos por mujer -, igual que en América, no se ha realizado todavía la segunda expansión demográfica, teniendo una baja densidad demográfica media el continente con relación a las posibilidades del desarrollo alcanzado de las fuerzas productivas y a la densidad media de las regiones capitalistas desarrolladas.

    La natalidad, como sabemos, baja porque las medidas profilácticas hacen que sobrevivan más niños al parto y el primer año de vida, para esto es necesario la construcciones de hospitales y sistemas de salud regionales y locales lo que el capital imperialista dificulta cuando no impide abiertamente. Así mismo, otra de las condiciones principales que frena o acelera la natalidad tiene que ver con el carácter campesino de la mentalidad de las poblaciones, que considera que tener muchos hijos asegura la vejez de los padres, lo que se refuerza al no existir sistemas de seguridad social y pensiones en esos países. La moderación de la natalidad, una vez realizada la segunda expansión demográfica inducida en esas regiones por el desarrollo capitalista industrial internacional, sería pues mayor, – pero no debería serlo por debajo de la reproducción social suficiente -, si existieran sistemas de seguridad social y pensiones en esos países, lo que, por otro lado, el imperialismo impide y estorba, cuando no combate enconadanamente, pues tiene una agenda muy distinta para esas gentes y sus recursos naturales.

     

    – IMPERIALISMO DEMOGRÁFICO

    De todo lo anterior Maju, que ha caido en la trampa del neomalthusianismo, parece no ser consciente. Pero, en contraposición, si es consciente de otros supuestos peligros:

     

    “En parte se parece a lo que está ocurriendo en el paradigma del imperialismo demográfico”.

    No te entiendo: la población en el centro se estanca, mientras que la población en la periferia sigue creciendo. Es lo contrario y es así porque el capitalismo no es verdaderamente racista (aunque use el racismo como arma para la división del proletariado): le da igual el color de tu piel, lo que importa es el grosor de tu cartera… o lo desesperado que estés.

    Maju

    Esto es demografía vulgar, que necesariamente tiene su origen en la economía vulgar y, por tanto en negaciones sin base de la teoría del valor-trabajo. Para la ideología dominante en las periferias hay mucha gente y en los centros poca, la misma gente de la periferia que no se habría preocupado por controlar su crecimiento hasta producir una superpoblación mundial absoluta que estaría destruyendo la naturaleza, ahora estaría viniendo a las regiones de los centros capitalistas a sustituirnos y quitarnos el control de nuestro medio, a empobrecernos y seguir destruyendo la naturaleza. Esto, que es lo que piensa la mayoría de la clase dominante y su bloque social de apoyo, incluyendo una parte sustantiva del proletariado endógeno de los países capitalistas centrales, que es, pues, la ideologìa dominante, es una cuento y una farsa neomalthusiana orientada a encubrir el imperialismo demográfico y el imperialismo de los recursos.

    A/ Lo primero que salta a la vista es que la cuestión de la plusvalía no aparece en este cuento de hadas terrorifico de los neomalthusianos. El mismo Maju nos alecciona criticando al marxismo y a la teoría del valor-trabajo por no darse cuenta supuestamente de que las riquezas naturales, integran la base material que permite constituir al trabajo humano los valores de uso sobre los que se levanta la producción de valor, y por esto consumirla para sostener supuestamente una superpoblación ya absoluta seria destruir la riqueza, la vida en general y la especie humana en particular. Arriba ha quedado rebatida el mito neomalthusiano de la superpoblación absoluta (notas 1,2,3 y 4) pero en la aproximación a la cuestión del valor, vemos que incluida en la forma de exponer la cuestión de la relación valor/riqueza, hay una scundarización y luego una elusión de la cuestión de la plusvalía extraida al proletariado en su conjunto – y al proletariado inmigrante y a sus padres y formadores en concreto -, pues ocurre que si el valor real fueran realmente los valores de uso, como termina por sobreentender voluntarismente Maju, los países con mayores recursos naturales serían los más ricos. Esto es lo que se desprendería del hipermaterialismo ecológicista que propone Maju, en el que el sistema mundial de producción de plusvalía es comtemplado como un mero subsistema del mundo químico y biológico. (Con esa teoría se podría explicar un cuadro de Picasso con la fórmula química de su pintura). Pero en realidad, lo cierto es que muchos países con fuerza de trabajo muy desarrollada y con pocos recursos naturales son ricos, y muchos países con muchos recursos naturales, pletóricos de valores de uso, son pobres. El valor es fuerza de trabajo humana y sus resultados bajo relaciones sociales de producción mercantilizadas. Así pues, quien absorbe fuerza de trabajo absorbe valor, reproduce y desarrolla fuerza de trabajo y sus resultados y, por tanto, acumula capital y se enriquece. No es pues el proletariado el que roba y afecta a la naturaleza, como se tiende a creer si le han colado a uno la ideología neomalthusiana, la ideología dominante,y como afirman los neonazis de tipo Lepen, sino el capital que lo explota, aliena y margina. Ni existe un imperialismo de las poblaciones periféricas porque estas crecen demográficamente todavía, como se mantiene erroneamente soslayando el robo de plusvalia y la cuestión del valor-trabajo, posición que ha llevado incluso a respaldar patologías criminales como la de Breivik.

    B/ Al contrario de lo que mantienen los malthusianos, en las extensas regiones periféricas del capitalismo hay relativamente poca gente, más exactamente poca densidad demográfica, en comparación con la alta densidad de los países capitalistas centrales, como puede apreciarse en cualquier comparación de la densidades de población entre países capitalistas periféricos y centrales (Africa 33 habitantes por km2, Europa 70), es decir, no va gente desde donde hay mucha gente a donde hay poca gente, va gente desde donde hay poca gente a dónde hay más gente, pero, sobre todo, va gente desde donde no hay centros de acumulación de capital a donde los hay. Esto significa que las periferias tienden a producir población, especialmente fuerza de trabajo, no para si mismas, sino para los centros de acumulación, concentración y centralización de capitales.

    C/ No hay un aséptico “estancamiento demográfico” en los países capitalistas centrales. El capital de los países capitalistas centrales llama a esa nueva fuerza de trabajo de origen este-europeo, africano y americano porque tiene un perfil productivo más alto y más joven que los restos del proletariado endógeno asesinado mediante miserias en las últimas décadas, porque significa la nueva carne fresca para el moloc de la explotación capitalista, y porque el gran capital lo necesita para realizar los trabajos domésticos y de cuidados de su bloque social de apoyo, además de toda una serie de trabajos manuales e intelectuales que por la subreproducción demográfica anterior, producto de la superexplotación, no puede cubrir con la sobrepoblación relativa interna. Más todavía, el capital y su bloque social de apoyo en las regiones capitalistas centrales NO PAGAN EL TRABAJO DE PRODUCCIÓN Y FORMACIÓN de esta nueva fuerza de trabajo importada, lo que si consideramos que gran parte de su necesidad de importar fuerza de trabajo desde las regiones periféricas procede de la anterior subreproducción del proletariado endógeno causada por la reducción de los salarios y la negación de medios de subsistencia básicos a las personas en situación de sobrepoblación relativa, lleva a la convicción de que el capital solo pueda ser viable succionando, literalmente, como combustible vida proletaria, primero la endógena, y cuando está ya ha sido exprimida, se orienta a atraer a la exogena. A esta peculiar forma de imperialismo es a lo que denomino imperialismo demográfico.

    D/ Por supuesto, del mismo que expulsó del aparato productivo y en la esfera del consumo reprimió hasta negar medios de subsistencia básicos para la reproducción social al proletariado endógeno en situación de sobrepoblación relativa, en su maniobras de expulsión de masas humanas con menor perfil de productividad en el Trabajo Social Medio Mundial, como una parte de la población inmigrada también es sobrepoblación relativa, también la reprime y persigue incluso criminalmente. La sobrepoblación relativa es reprimida y perseguida, eliminada, indirectamente asesinada, para incrementar la masa de plusvalía, así, el proletariado inmigrado, en la parte superexplotada de su sector empleado y especialmente en su sobrepoblación relativa, tiene una incomparablemente más alta tasa de mortalidad que los burgueses locales y sus aliados, habiendo hechos tan infames como que la provocación de abortos entre las mujeres negras obreras africanas jóvenes de 20 a 24 años, – imperialistas demográficas ellas según el enfoque neomalthusiano e euroimperialista demográfico -, era de 99,99 por mil mujeres en el año 2008 en el estado español mientras que las de la mujeres de 20 a 24 años de origen intraestatal, era de 11,11 por mil. (5) . Por supuesto, en el proletariado endógeno esa misma proliferación de la provocación de abortos, por embarazos de candidatos y candidatas a formar sobreproblación relativa no deseados, se registró anteriormente en el proletariado endógeno, y las gentes ubicados en la situación de sobrepoblación relativa ya sabe como evitar su aumento sin necesidad de abortar. Por esto el capitalismo no es racista, cuando no le conviene, por supuesto.

    NEOMALTHUSIANISMO COMO BASE DEL ECOLOGISMO FORMAL, PERO IMPERIALISMO REAL

    Como vemos, la población de los países de la periferia tiene que dejar de expandirse, mediante la planificación familiar, – eufemismo que encubre verdaderas atrocidades -, lo que implica desarrollarse con una baja densidad demográfica a la fuerza. Pues bien, este discurso del neomalthusianismo, que normalmente toma la forma de ecologismo en lo formal, difundido masivamente entre niños, jóvenes y mayores, es, en lo real, imperialismo demográfico; no solo no alerta de que se está robando trabajo al proletariado de los países de la periferia y de los centros capitalistas, no solo oculta que se está exterminando a la gente en todo el mundo:

    [Según Jean Ziegler (Relator Especial de Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación de 2000 y marzo de 2008), la mortalidad debida a la malnutrición representan el 58% de la mortalidad total en 2006: “En el mundo, mueren cada año aproximadamente 372 millones de personas, combinado todas las causas de muerte. En 2006, más de 215 millones murieron de hambre o de enfermedades debido a las deficiencias de micronutrientes”.(6)]

     

    …y también que se ha destruido discreta pero implacablemente al proletariado interno en los mismos países capitalistas centrales, en suma machacando en flagrante genocidio a la sobrepoblación relativa mundial, una importante parte del proletariado mundial, sino que además niega la soberanía de los pueblos, con su derecho a saber equivocarse solitos sobre su propio desarrollo – que no es lo mismo que desarrollismo -, dando en la idea extremista de que ni deben reproducirse, ni deben emigrar ni deben desarrollarse, tres en uno. ¿Quién da más?

    De todo esto se deduce que el tipo de monstruos sistémicos, como Breivik o Lepen por citar los más visibles, no surgen de posiciones extremistas nutridas fuera de la ideología dominante, sino que surgen de las entrañas mismas de la ideología dominante y sus contradicciones. Esta toma la forma de neomalthusianismo, que se cubre con ecologismo, en lo formal, pero es imperialismo, en lo real, donde se nos habla de superpoblación en términos malthusianos clásicos pero ahora guarnecidos con ecologismo, ocultando la sobreexplotación y depauperación del proletariado, endógeno y exógeno, que da en la práctica del imperialismo demográfico, el cual se presenta ahora invertido, como si la fuerza de trabajo proletaria importada, de la que surge una parte de la sobrepoblación relativa interna, fuera compuesta por imperialistas venidos a ejercer el colonialismo y nos las nuevas víctimas del Moloc capitalista en los países capitalistas centrales.

    Beno, beste bat arte

    Agurrak

    ________________________

    REFERENCIAS

    (1) Vegetarianismo y veganismo: argumentos éticos y ecológicoshttps://sites.google.com/site/figueraes/alimentacion/alimentacion-diferentes-opciones-y-sus-consecuencias/vegetarianismo-y-veganismo-argumentos-eticos-y-ecologicos

    ”sólo aproximadamente una tercera parte de la producción mundial de cereales se destina directamente a la alimentación humana” (…) (…) una cuarta parte de la producción total se desperdicia o se emplea en otros usos (biocombustibles, por ejemplo)Al crecimiento por el hambre (¿o, quizá, viceversa?)https://aguaenergiadecrecimiento.wordpress.com/2014/09/17/al-crecimiento-por-el-hambre-o-quiza-viceversa/

    (3) ”los desperdicios en el mundo, que alcanza hoy la cifra de 1/3 de los alimentos producidos, alrededor de 1.300 millones de toneladas por año, lo cual equivale a más de la mitad de todos los cereales cultivados anualmente.”(…)Hambre de pan y justicia. Frei Betohttp://iniciativadebate.org/2014/06/20/hambre-de-pan-y-justicia/

    (4)Informe de la ONU pulveriza los cínicos mitos de la superpoblación, los transgénicos y la agricultura industrialhttp://www.herbogeminis.com/?La-agroecologia-puede-duplicar-la

    (5) El aborto provocado desagregado por edades y origen personal. http://irteen.net/wp-content/uploads/2014/02/aborto_provocado_desagregado_por_edades_y_origen.png

    (5) Tasa de Mortalidadhttps://es.wikipedia.org/wiki/Tasa_de_mortalidad

     

    NOTA ANEXADA

    * Incluyo para Koxme Roteta, que ha caído en silencio sepulcral durante esta discusión sobre el carácter absoluto o relativo de la sobreproblación, una nota en la que pueda ver en acción, y por supuesto, desarrollarla, su archiodiada ley de la decreciente de la tasa de ganancia:

    El proceso capitalista de producción es, esencialmente y a la vez, un proceso de acumulación. Hemos demostrado cómo, a medida que progresa la producción capitalista, la masa de valor que debe reproducirse o conservarse simplemente aumenta y crece con el aumento de la productividad [278] del trabajo, inclusive aunque la fuerza de trabajo empleada permanezca constante. Pero con el desarrollo de la fuerza productiva social del trabajo se acrecienta aun más la masa de los valores de uso producidos, una de cuyas partes configura los medios de producción. Y el trabajo adicional en virtud de cuya apropiación puede reconvertirse esta riqueza adicional en capital, no depende del valor sino de la masa de esos medios de producción (medios de subsistencia inclusive), puesto que en el proceso laboral el obrero no tiene que vérselas con el valor, sino con el valor de uso de los medios de producción.

    Pero la propia acumulación, y la concentración del capital dada con ella, es a su vez un medio material para acrecentar la fuerza productiva. Sin embargo, en este aumento de los medios de producción se incluye el crecimiento de la población obrera, la creación de una población obrera correspondiente al pluscapital y que en general, incluso, excede constantemente las necesidades de éste, y por ende de una sobrepoblación. Un excedente momentáneo del pluscapital por encima de la población obrera que moviliza surtiría un doble efecto. Por una parte, mediante el aumento salarial y la consiguiente atenuación de las influencias que diezman y aniquilan la descendencia de los obreros, así como la facilitación de los matrimonios, aquel excedente incrementaría paulatinamente la población obrera, mientras que por otro lado, por aplicación de los métodos que generan el plusvalor relativo (introducción y perfeccionamiento de maquinaria), crearía mucho más rápidamente aun una sobrepoblación relativa artificial, la cual, a su vez puesto que en la producción capitalista la miseria genera población sería el vivero de un incremento verdaderamente rápido del número de la población.

    De la naturaleza del proceso capitalista de acumulación que es sólo un elemento del proceso capitalista de producción se deduce de suyo, por ende, que la masa aumentada de los medios de producción, destinados a transformarse en capital, siempre tiene a mano una población obrera explotable, proporcionalmente aumentada y hasta excedentaria. Por lo tanto, a medida que progresa el proceso de producción y acumulación, debe aumentar la masa del plustrabajo susceptible de apropiación y apropiado, y por ende la masa absoluta de la ganancia apropiada por el capital social. Pero las mismas leyes de la producción y acumulación acrecientan, [279] con la masa, el valor del capital constante, en progresión crecientemente más veloz que el variable, que la parte de capital cambiada por trabajo vivo. Las mismas leyes producen, pues, para el capital social, una masa absoluta de ganancias en aumento y una tasa de ganancia en disminución.

    E L C A P I T A L. LIBRO TERCERO. VOLUMEN 6. SECCION TERCERA. LEY DE LA BAJA TENDENCIAL DE LA TASA DE GANANCIA[a] CAPITULO XIII LA LEY EN CUANTO TAL. Karl Marx

    http://pendientedemigracion.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/capital3/MRXC3613.htm

    • No es un tema ideológico, como lo quieres presentar, al menos no en gran medida: cada persona para vivir consume un mínimo de recursos (ropa, techo, comida, energía para calefacción y otros usos) que en la mayoría de los casos no es un consumo tan mínimo y al que hay que sumarle el contexto económico en el que existen ellas y la producción/transporte de los recursos que consumen.

      En cualquier caso hay una falacia muy gorda en tu argumentación: que el crecimiento demográfico se debe en mayormente a la mera extensión de la esperanza de vida. La realidad demográfica demuestra que no es así: los países y regiones que aún están en fase demográfica expansiva tienen pirámides poblacionales con muy anchas bases y medias de edad muy bajas (alrededor de 20 años). En muchos casos la esperanza de vida en esos países no excede los 50 años, lo que es similar a la Edad Media o incluso el Neolítico y Paleolítico (~40 años).

      Ejemplos:
      · R.D. Congo: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Congopop.svg
      · Marruecos: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Moroccopop.svg
      · Egipto: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Egyptpop.svg
      · India: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Indiapop.svg
      · Filipinas: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Philippinespop.svg

      Para contraste la del Estado español: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Spainpop.svg

      En los casos occidentales se ve el baby boom de los 50 ó 60 y la escasa natalidad reciente, que es lo que estabiliza la población, no sin contradicciones importantes (envejecimiento). Es el envejecimiento de la población lo que se debe a la extensión de la esperanza de vida, no el crecimiento. El crecimiento se debe a la natalidad descontrolada.

      Te lo voy a explicar más en detalle (con mis palabras y no con citas y citas): una pareja ahora y en el Neolítico tiene una época más fértil que caduca hacia los 45 años. Que la gente viva más o menos no afecta mucho a la natalidad porque en todas las épocas la gente vivía hasta cerca de esas edades “menopáusicas”. Es cierto que el “residuo” de mayor edad engorda al aumentar la esperanza de vida pero siguen cayendo y por lo general no tienen hijos (al menos no las mujeres y si los hombres mayores acaparan a las mujeres jóvenes, son los hombres jóvenes quienes no tienen hijos, o sea: que se equilibra), o sea que no es un factor notable.

      En general la natalidad y la mortalidad deberían cancelarse para que no hubiera crecimiento poblacional, sin embargo la natalidad supera con mucho a la mortalidad allí donde el crecimiento demográfico es desbocado, a pesar de que es también donde más mortalidad hay. Por contra en los países donde la mortalidad es baja también se ha reducido dramáticamente la natalidad (seguramente porque escasean las oportunidades para los jóvenes, lo que a medio plazo reduce la natalidad, a medida que la gente se da cuenta de que apenas pueden cuidar de sí mismos/-as, así que cómo van a cuidar de muchos niños/-as?)

      Este sistema de control de natalidad mediante coerción socio-económica no es nuevo y de hecho ha funcionado desde al menos la E. Media en gran parte de Europa, incluida Euskal Herria: si no es socialmente aceptable casarse sin tener medios de vida, p.e. el baserri, la gente retrasaba los matrimonios (y la reproducción en general) hasta que podían heredar o buscarse la vida de otra manera. El excedente iba a parar a los conventos o se la jugaba en operaciones vitales arriesgadas como el ejército, la emigración, etc. Este sistema permitía a la población expandirse cuando abundaban los recursos (p.e. después de la Peste Negra) o mantenerse estable cuando no, sin demasiados aspavientos.

      Ahora bien, también existía en paralelo otro sistema demográfico (o carencia de él) que era el puramente maltusiano: la población crecía sin control y eventualmente se enfrentaba a una hambruna o epidemia que la reducía. Y vuelta a empezar. Este tipo de demografía caótica dominaba en las regiones mediterráneas, como Nápoles, etc., muy pobladas pero con una economía hecha trizas. En aquellas épocas no solían darse emigraciones masivas como ocurre en la época industrial (incluso encontrar colonos para América antes del s. XIX era difícil y a menudo se recurría a subvenciones o incluso levas forzosas de los más pobres, por no hablar de la prevalencia de la esclavitud – la inmensísima mayoría de los colonos blancos en América llegaron a partir de la industrialización, por causas capitalistas y con medios avanzados).

      En fin: que la realidad no es como me la cuentas. El crecimiento demográfico se debe quizá en gran parte al declive de la mortalidad infantil pero no a la extensión de la vida más allá de los 45 años, cosa que además no ocurre en África, donde rara vez supera los 50 ó cincuenta y poco. Y en cualquier caso la gente necesita recursos, recursos que obtiene en su contexto económico, lo cual puede permitir mayores densidades quizá pero no sin un impacto ambiental, impacto que en el caso de la sociedad industrial es brutal, excesivo y totalmente insostenible.

  17. Nefasto papel del marxismo conservador.

    Me parece bastante evidente lo que se indica, o se solicita, haciendo una diferencia, y hasta una contraposición, entre el significado de “marxista” y de “marxiano”.
    Lo demuestra bastante “bien” este debate, sin prácticamente ninguna recogida por parte de marx-istas de las propuestas, hipótesis e ideas sobre lo que tenemos que hacer hoy y aquí. Evidentemente, en términos de lucha social, y obrera ante todo. Por ejemplo en la línea, aunque muy discutible y discutida, de https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/26/lucha-politico-sindical-contra-el-deshaucio/ ), y no perdiéndose al contrario en polémicas seudo-académicas del estilo de la funesta Academia de las Ciencias del Capitalismo estatal de la URSS.
    URSS que de socialista – en sentido marxiano del concepto – tenía cada vez menos, después del magnífico auge revolucionario.
    La frase citada de Marx (“no soy marxista”) tiene precisamente un significado muy claro para mi.
    Luego, si los ortodoxos no buscan entender lo que se propone con el término crítico (JUSTAMENTE!) de marxiano, digámoslo así para entendernos, allá ellos.

    Luego, como ejemplo de lo “seudo” de estos academicismos más o menos ortodoxos (con el “menos” me refiero a ciertos paseos solipsistas sobre demografía y ecología), es decir de esa tecnología manipuladora de extracción “en frío” de frases de un contesto, propongo solo dos ejemplos muy simples; o mejor dicho muy fáciles de entender. Hasta para un alumno del primer semestre de la famosa academia esa de Stalin & cias.
    Los dos que se me han reprochado en este mismo debate: una frase sobre el tema “Saratxaga” y la otra sobre la validez de la ley de la plusvalía o del valor-trabajo de Marx.

    Saratxaga:
    es suficiente leerse todo el debate (del que se ha aislado como cita mi frase irónica…) – por cierto: ese debate me parece un paso adelante teórico-político significativo, de nuestro trabajo aquí, en Euskal Herria – para ver por un lado la manipulación, visto que el sentido es muy diferente de lo que se me adosa, y por el otro para apuntar propuestas de línea praxística, para la actual lucha de clase, o de campo obrero, lo que estos fieles de San Carlos de Tréviris no saben hacer.
    Este potente debate se encuentra en: https://borrokagaraia.wordpress.com/2014/07/01/socialismo-o-koldo-saratxaga/ (por ejemplo el comentario del 16/07/2014).

    Luego la otra manipulación sobre mi presunto rechazo a la aceptación de la validez de la ley “del valor”.
    Lo he escrito decenas de veces: la “ley” es clave del trabajo crítico de Marx. Precisamente por eso, no podemos repetirla como antiguo versículo de la sagrada biblia de Done Karl, sino intentar al contrario desarrollarla, criticarla, aplicarla a esta realidad de un siglo y medio de evolución muy compleja del capitalismo, justamente en la cuestión del valor. Lo que hacen estos, es intentar hablar del bosón de Higgs aplicando únicamente la física de Newton. O la de Euklides…
    Por eso no pillan nada de los desafíos FUNDAMENTALES actuales sobre la cuestión del valor.

  18. Valor del valor: ejercicios plusvaloristas… :-)

    Dicen algunos por aquí algo tan absurdo como que “ya tengo claro que no entiendes el concepto de valor, y que lo seguirás confundiendo etc.”.
    Pues bien, digo yo, la cuestión es precisamente que no existe UN concepto de valor, sino varios, por no decir muchos, y que en gran medida hasta no tienen ninguna conmensurabilidad entre ellos!
    Si fuéramos tan ilógicos o a-dialécticos, e idealistas además de ideológicos, como la escuela (academia) del pensamiento y cultura burguesa enseña, podríamos seguir siglos con la música esta de contraponer por ejemplo algunas concepciones del valor de uso, o de cambio.
    Por ejemplo, sobre el valor, he encontrado buceando hasta un texto de unas diez páginas en la enciclopedia italiana, http://www.treccani.it/vocabolario/valore/ sobre el significado de la palabra valor.

    Lo que se pretende, al contrario, es intentar identificar los elementos de base, a partir de una ética y deliberación marxiana, (repito y repito: y no quedándose sólo en las letras, en los versículos!), para desarrollar una teoría – y una “ley” – que HOY NO NOS SIRVE así como se escribió y cerró hace más de un siglo, para el desarrollo de la lucha obrera, de las luchas sociales, de la elaboración de tácticas y estrategias políticas aplicables no a cuatro sectarios o partidillos, y a sus sindicatos trabajistas, sino a la realidad en movimiento de la sociedad global. Y nacional.
    Para resolver el mayor, prioritario y esencial problema de la recomposición del campo o clase obrera. Mundial, global hoy!

    Hasta el punto de que los dueños del capital, reformistas o menos, nos están adelantando de una forma impresionante (¿Por qué Apple es una de las empresas más poderosas (según algunos “valores…”) del planeta, por ejemplo?¿Qué es la lucha de clases en ese o con relación a ese contexto?) y no sólo en lo práctico, sino también en lo teórico.
    Como por ejemplo ha informado hace muy poco otra importante empresa depredadora trans-estatal, Nestlé, explicando su “nueva” estrategia de creación de valor compartido (Creating Shared Value) sobre la base de propuestas teóricas liberistas elaboradas precisamente sobre el concepto de valor. Liberista o neo-con, cuestión de valores…

    Y, dicho sea de paso, explicando (Nestlé) la evolución sistémica de “colaboración” de las empresas globales con las ONG, para el desarrollo capitalista de las próximas décadas…
    Y nosotros hablando de sus crisis finales… sobre la base de las plusvalías engendrada en Foxconn, como si fuera el Everest de la crítica obrera de este siglo. Claro, “critica” marxista, pobres de nosotros.

  19. Trabajo:
    ¿Transferencia de energía o de información? ¿Cuál información?

    Luego otro apunte muy importante.
    En una página de internet cerrada hace un par de años, además de la importante traducción del trabajo de Vercellone en la lengua colonial esta (La ley del valor en la transición desde el capitalismo industrial al nuevo capitalismo), realizada expresamente para ese (y este) contexto de debates, aparecieron también algunos artículos críticos sobre la teoría multidimensional del Txomin (otro compañero y combatiente teórico) donde se intentaba explicar o por lo menos encender el debate, que luego el cierre del sito cortó, sobre, Maju, el análisis cuántico del universo (materia, energía…)

    Entonces te cito, desde un comentario tuyo de aquí arriba:
    “En términos puramente científicos el trabajo no se define por su humanidad sino por ser una transferencia de energía”, afirmación que luego explicas, relativizas y sobre todo pones en contexto.

    Pero la cuestión es que, para explicarme de forma algo simplista como lo intentaba entonces en esa web, si asumimos un poco en esta línea teórica la conocida referencia de Einstein “E = m.c2” como apropiada para hablar de esa “transferencia de energía” que dices, operada con el trabajo (humano o menos), el estudio cuántico de esta propuesta eisteiniana (¿einsteinista? jejeje) nos revela que el elemento “c2”, la velocidad de la luz al cuadrado, es un concepto físico (valor… otra vez!) de pura información!

    Conclusión (muy, muy, muy abreviada, el Txomin te lo diría): también el elemento de base de la modificación (¿creación?) de valor, no es la energía, sino la información!!!
    O, dicho de otro modo, las dimensiones material y energética del universo, y entonces los correspondientes valores y procesos, solo pueden ser explicados a fondo en/desde la dimensión informacional!

    Termino diciendo:
    ya ves lo que nos puede aportar un debate sin versículos y obispos marx-eso, si tuviéramos la posibilidad (¿como aquí? ¿seguro?) de llevarlo adelante sobre valor, trabajo, plusvalía y todas las secuencias y aplicaciones necesarias para poder desarrollar con nuestro Sistema Operativo Obrero el entierro de la prehistoria humana, esta barbaridad capitalista depredadora del 1%, explotadora, brutal, terrorista …de mucho valor :-) (¿valor oscuro?).

    En concreto, y repito:

    para lograr los elementos teórico-políticos en función del desarrollo “para sí” del campo obrero global. Su recomposición política. La única salida ecológica (demográfica…..???) que nos queda a los humanos. Y, por empezar,
    para salir de la hegemonía ideológica del sector empleado/salariado de la clase obrera, reformista del sistema, de profunda ética trabajista-judeocristiana, también marxista. Sector cada vez más minoritario, por empezar, de la clase. Y cada vez más “gestionado” por sindicatos absolutamente o menos sistémicos, volviendo al otro debate señalado arriba.

    • Koxme: c² no es más que una constante por la que que se relacionan masa y energía. No tiene nada que ver con el valor ni con el trabajo.

      Existen teorías matemáticas o físicas de la información, en particular en relación con el concepto de entropía, de orden y desorden, que es sin duda un elemento crucial (aunque algo difícil de entender) en relación a la formación de valor, incluso valor de uso, pero sin duda también valor de cambio (que no es sino información sobre el valor que la sociedad otorga a una u otra mercancía). Al final cuando estamos transfiriendo billetes y monedas, o cifras en una cuenta bancaria, no hacemos otra cosa que transferir información social y mercantilmente relevante. Es funcionalmente distinto pero no esencialmente distinto a cuando transferimos información cognitiva o “intelectual”, como por ejemplo estoy haciendo ahora mismo.

      En cualquier caso sin el know-how, no hay producción. Es el conocimiento y la habilidad, incluso el discernimiento creativo en muchos casos, lo que más caracteriza al trabajo productivo, más que la pura acción física que más simplísticamente asociamos al concepto de trabajo. Si el herrero no sabe como forjar el metal, sus horas de trabajo no valen nada.

  20. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y TURBOREFORMISMO

    En el momento político en que nos encontramos, en medio de un in crescendo belicista del imperialismo con capitales más concentrados, y de mayor desarrollo y mayor acumulación, debido a los intentos de compensar la reducción de la masa de plusvalía producida y al calor del aumento de la competición por su uso y disfrute, el fortalecimiento de la tendencia reformista es doblemente peligroso.

    TURBOREFORMISMO

    El fortalecimiento de la tendencia reformista en este periodo es doblemente peligrosos porque por un lado de ella tiende a abrir cabezas de puente a un turboreformismo que tiene sus raíces de clase en la intelectualidad pequeño burguesa y de las fracciones de técnicos profesionales, entre los que se destacan docentes, y por otro lado de ella, este turboreformismo, cuyas bases políticas y teóricas son retardatarias, termina por dar base de desarrollo a la reacción fascista, la cual a medida que se reestructura hacia mayor explotación el sistema mundial productor de mercancías, reacciona contra las nuevas condiciones y mediaciones del mercado mundial pasando al ataque contra el proletariado, que en los centros capitalistas invariablemente está compuesto en gran medida por masas de obreros inmigrados y la porción de pequeña burguesía que arrastran desde sus países de origen.

    En nuestro caso vemos a Roteta, famoso por su obsesión por hacerse el Kautsky vasco, pasando a reivindicar la ley del valor-trabajo, así que hemos logrado deskaustkyzarle en alguna medida, pero a la vez, Maju sale proponiendo, otra vez, la teoría del valor-conocimiento que habitualmente se inocula la pequeña burguesía, teoría que niega la ley del valor-trabajo para encubrir los costos humanos reales de la producción de plusvalía, teoría en donde a partir de la abstracción de lo intelectual del conjunto del accionar físico-orgánico de la fuerza general de trabajo se postula una ideología del valor-conocimiento basada en la idea de que la mera posesión de “inteligencia” y “conocimiento” crea valor, que es el valor creado mismo, lo que en la práctica da en el ocultamiento, con el desarrollo de las fuerzas productivas, del desarrollo de la explotación. En el fondo estamos ante una tendencia negadora del trabajo manual y así del valor creado por los productores de clase obrera con media y baja cualficación, finalmente negación política del proletariado y, así una afirmación de la explotación, realizada desde fracciones de trabajadores con alta cualificación, técnicos, intelectuales, poseedores de cualficaciones en “inteligencia” y “conocimiento”, altamente conciliados con la explotación.

    El academico Vercelone, que no es un San Carlo San Vercelone como nos lo quieren endosar algunos, ha llamado a estas fracciones de nueva pequeña burguesía “la clase creativa”, cuando no son más que técnicos clásicos, vertiginosamente pequeño burgueses, en un momento de la producción en que su control burocrático y disciplinario sobre el proletariado ha de ser más creativo y embarullador. La novedad estriba en que al calor de la crisis estructural, de la consiguiente desvalorización de la fuerza de trabajo cognitivo y sus capitalizaciones personales en conocimientos por sobre oferta estructural, se incrementa todavía más la parte de estos que adopta la ideologia neomalthusiana, que afirma la existencia de superpoblación absoluta, la cual, al conectar este proceso con los intereses del capital financiero, se constituye en ideología dominante.

    Como veremos, es falso que haya un problema de superpoblación humana en la Tierra, por muchas veces que lo digan los neomalthusianos, y es más falso todavía que esa falsa superpoblación haya aumentado la temperatura media del planeta. Esta cuestión, y es necesario enfatizarlo, al contrario de lo que dice Roteta no es una cuestión académica, es una cuestión científica candentemente política y en la resolución que le da cada sujeto se dirime a que lado de la lucha de clases mundial va a estar. Los marxistas, es decir, los socialistas científicos, lo que hacemos es la crítica científica y de clase, también en este aspecto antropológico y demográfico, que es la diferencia entre superpoblación absoluta y sobrepoblación relativa, que se explica no por la sociobiologia darwinista social que en su error mantiene Maju pero también el capital financiero de los principales paises imperialistas, sino por, en las formaciones sociales capitalistas o en tránsito hacia su integración en el sistema de la explotación mundial productora de mercancias, la ley general de la acumulación de capital.

    LA CUESTIÓN DE LAS DIFERENTES DENSIDADES DE POBLACIÓN

    La clase dominante, no inocentemente, sostiene que hay un problema de superpoblación absoluta en los países de la periferia capitalista, que son precisamente los que soportan explotaciones, saqueos y presiones incluidas las realizadas manu militari para que prosigan anclados en el subdesarrollo, incluido el subdesarrollo demográfico. Basta observar un mapa de densidades demográficas por países para rebatir la errónea afirmación de Maju de que la población migra desde países en que hay mucha gente pobre ‘porque no controlan su natalidad’ a países donde hay poca gente rica ‘porque controlan su natalidad’:

    ( http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:World_population_density_map.PNG )

    En ese mapa se puede apreciar que la mayor parte de los países del continente africano tienen menor densidad de población que la mayor parte de los países de Europa y Asia, habiendo una dinámica demográfica propia en América, pero en la que, en lo que concierne a la inmigración americana en EH y en Europa, está demostrado que vienen desde donde hay poca gente y poco capital a donde hay más gente y más capital. Es decir, la migraciones no siguen pautas biologistas, siguen pautas político-económicas que responden al proceso de la acumulación de capitales, su valorización, concentración y centralización, y así a las determinaciónes históricas del nivel alcanzado por el desarrollo de las fuerzas productivas y de la lucha de clases. Las sociobiologías en que se perdió Maju son un cuento de hadas, más propio de los cuenteretes ideologicos malthusianos de los documentales de “la naturaleza” típicamente imperialistas que de un análisis científico serio y materialista.

    EL IMPACTO DEL IMPERIALISMO EN LA FERTILIDAD DE LOS PAISES PERIFERICOS, O CON BAJA CONCENTRACIÓN DE CAPITALES

    Si miramos el mapa de las diferentes tasas de fertilidad por países, veremos que los países con mucha densidad demográfica son normalmente los grandes centros de concentración, acumulación y centralización de capitales, donde hay pocos hijos por mujer, y veremos que la densidad demográfica en Europa es alta:

    Tasa de fertilidad
    http://es.wikipedia.org/wiki/Tasa_de_fertilidad

    Pero también veremos que los países con menores densidades demográficas, la mayoría de los países africanos, tienen normalmente mayor número de hijos por mujer. ¿Por qué? El campesinado, cuando pierde la tierra y se ve envuelto en procesos de urbanización y proletarización, propios de acumulaciones iniciales regionales de capital, normalmente eleva primero su natalidad, pues la tasa de fertilidad aumenta motorizada por el cambio drástico de las condiciones de vida y producción, la mortalidad infantil también suele tender a caer en el largo plazo. Ocurre pues una expansión de la población, en su mayoría proletaria, que tiende a ralentizarse a medida que se forma una estructura de propiedad burguesa nueva, que las mujeres pasan a realizar tareas productivas, y que desciende la mortalidad infantil.

    Pero… además de este proceso clásico de transformación del cuerpo colectivo proletario campesino a proletario urbano, que incluye una expansión poblacional y puede durar varias décadas, si analizamos con detalle el mapa de fertilidad por países comprobamos que en los países en que los campesinados se encuentran atrapados en guerras como Afganistan, Somalia, Congo, Mali, o donde simplemente la mortalidad infantil es alta, las mujeres del proletariado campesino no reducen el número de hijos hasta que la mortalidad infantil baja o las mediaciones de la guerra cesan.

    Por tanto, al contrario de lo que está manteniendo Maju a causa de sus empachones de documentales neomalthusianos seudocientíficos de la BBC et al, la natalidad no está descontrolada en esos países sino que el imperialismo está haciendo de las suyas, y uno de los efectos de sus agresiones consiste precisamente en el incremento de la fertilidad femenina como una respuesta de intento de elevar la capacidad de supervivencia de las proles por parte de las mujeres; esas mujeres tienen más hijos para compensar los que pueden perder en las guerras imperialistas y la guerra social de introducción del capitalismo, que les son impuestas.

    Pero es el mismo imperialismo y la burguesía misma, precisamente, ls que cuando se inicia el proceso de expansión de la población salen con programas antinatalistas y alucinadas ideas seudo-ecologistas, diciendo que hay superpoblación absoluta. Esto es puro y duro imperialismo demográfico, y guerra social contra el proletariado, en su cara A, orientado a controlar la población para disponer de sus recursos, mientras que también lo es en su cara B, orientado a obtener fuerza de trabajo formada nueva gratis, también la realiza con esa misma población.

    LA EXPANSIÓN DE LA POBLACIÓN MUNDIAL Y LA REDUCCIÓN DE LA MORTALIDAD CAUSADA EN EL CAPITALISMO.

    Comenta Maju que:

    (…) hay una falacia muy gorda en tu argumentación: que el crecimiento demográfico se debe en mayormente a la mera extensión de la esperanza de vida. La realidad demográfica demuestra que no es así: los países y regiones que aún están en fase demográfica expansiva tienen pirámides poblacionales con muy anchas bases y medias de edad muy bajas (alrededor de 20 años). En muchos casos la esperanza de vida en esos países no excede los 50 años, lo que es similar a la Edad Media o incluso el Neolítico y Paleolítico (~40 años).

    Maju

     

    Las pirámides de población no pueden observarse acallando las condiciones reales del desarrollo material, las determinaciones históricas, la peculiar inserción en el mercado mundial de la población concreta cuya estructura de edades en un momento concreto es reflejada en ellas. Más arriba he demostrado con mapas de densidad demográfica y con los diferentes números de hijos por mujer en diferentes formaciones sociales que el desarrollo de las fuerzas productivas y la lucha de clases mundial determinan los diferentes valores observados, y no un confusionista “desboque” de la natalidad. Veamos estos datos sobre la mortalidad por clases en Inglaterra durante la revolución industrial:

     

    Cuadro 4.7. (1) Media de edad de los fallecidos por clases en Inglaterra en 1845 (2)
    Liverpool Manchester Rochdale
    Burgueses: 43 38 34
    Pequeños burgueses: 19 20 26
    Obreros: 15 17 18

     

    La mortalidad era mucho más elevada en la Inglaterra de 1848 que la media de los países africanos en peor situación biopolítica actualmente, corría paralela con una elevada natalidad y mortalidad infantil, esto implica que la acumulación acelerada de capital sobre la base de la superexplotación y en condiciones de trabajos industriales relativamente simples y con alta tasa de ganancia media, acelera el metabolismo social, aumenta la mortalidad y la natalidad y lleva a un crecimiento de la población que se incrementa aún más cuando se introducen medidas para reducir la mortalidad infantil. Y que solo se revierte cuando la mortalidad infantil es reducida con la introducción de medidas higiénico-sanitarias y la elevación relativa del salario, en un primer momento, y con la entrada de las mujeres en la esfera de la producción capitalista, en un segundo paso. En esta situación, es realmente reaccionario sino fascista plantear medidas malthusianas, cuando lo que necesitan esas poblaciones es desarrollo económico-político – no confundir con desarrollismo -, o sea, en su caso, revoluciones democráticas antiimperialistas sino no es implementado, y en determinado momento ya directamente revolución social internacional.

    El análisis de la reproducción social en la sociedad de clases burguesa en los últimos siete siglos que nos esboza Maju, se inclina hasta desmoronarse en el darwinismo social, que, combinada a la sociobiología, da marchamo de cientificidad al malthusianismo insostenible que padece. No, la reproducción social en la sociedad de clases no se moldea en la reproducción darwinista del más apto en la lucha por la existencia sino en las condiciones determinadas por el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y la pura y dura lucha de clases históricamente determinado por ello, hoy, en función de las necesidades de reproducción estable de la propiedad privada, que es la principal determinación que lleva al desplome interno de la natalidad en los países capitalistas centrales.

    El papel del neomalthusianismo y su ideología, el darwinismo social y la sociobiología, que buscan justificar el status quo del imperialismo, al fundirse con la crisis biopolítica de los proletariados endógenos en las formaciones sociales de los centros imperialistas, fortalece la base de la tendencia fascista, lo que en conexión con el auge del reformismo, pone a los países capitalistas centrales en procesos de re-fascistización en el marco de la crisis de sobreproducción estructural. Por tanto, hay que seguir combatiendo a la tendencia reformista, una de cuyas principales premisas es precisamente la negación y relativización posmoderna de la ley social objetiva del valor-trabajo, aclarada por Marx, principal referencia del socialismo ciéntifico internacional, o marxismo.

    Beno, laister arte

    _______________________________
    NOTAS
    (1) Fuente: Camara de los comunes, 1845, página 356.
    (2) Muerte, sexo y fecundidad. La regulación demográfica en las sociedades preindustriales y en desarrollo. Marvin harris y Eric B. Ross. Página 133.

    • Lo tuyo es al parecer poner etiquetas como barricada al entendimiento, tirando de manual por lo que parece.

      “Maju sale proponiendo, otra vez, la teoría del valor-conocimiento”.

      No, yo no he propuesto eso: mi única teoría, si acaso, es la del valor de uso: las cosas tienen valor porque nos resultan útiles, a menudo incluso necesarias a vida o muerte, pero otras veces de forma más accesoria o incierta. El trabajo produce valor sólo en la medida que genera valor de uso, a menudo este valor de uso no está producido por trabajo alguno, al menos no humano (aire puro, agua limpia, luz y calor solar, etc.) sino que el trabajo humano (particularmente bajo la dirección predatoria del Capital) tiende a destruirlo. Es decir: el trabajo puede destruir valor, no sólo crearlo o incrementarlo.

      Lo que yo he dicho es que el trabajo, en particular el humano pero también a veces el animal o mecánico, no sólo depende del esfuerzo físico (noción física del trabajo: energía transferida) sino que existe también un trabajo intelectual (no sólo de adquisición de conocimiento, por supuesto, sino muy particularmente de procesado de información) y que esta característica intelectual del trabajo es particularmente notable en la diferenciación que podamos hacer entre trabajo mecánico o biológico y trabajo humano, ya que eso es lo que realmente hace el trabajo humano especial. Si no usarían bueyes en todas las industrias, claro.

      Esto es una teoría del trabajo (social o económico, más acá de la noción puramente física). No del valor. Y no “otra vez la teoría” sino mi enfoque personal que no está basado en nada en particular aparte de unos 30 años de comerme la olla con todos estos temas, leyendo sí pero de forma crítica, siempre crítica, tratando de entender y desarrollar y no meramente repetir como si todo estuviera escrito en piedra por San Carlos, más visionario y perfecto él solo que los miles de millones que han nacido después de él, el elegido de Prometeo sin duda!

      Cómo se relacionan valor y trabajo depende pero Locke, Ricardo y por lo también Marx se equivocaban sin duda cuando osaban atribuir al trabajo el ser la única fuente del valor. El trabajo de los ingenieros nucleares y de los aviadores militares produjo Hiroshima y Nagasaki: valor totalmente negativo! Y más tarde esos mismos trabajadores de la industria nuclear han producido Chernobyl y Fukushima! Valor totalmente negativo. En ningún campo se ve más claro que en el de lo nuclear: masivos esfuerzos para crear una pizca de energía y evos de radioactividad incontrolable. Pero produce un valor desde la subjetividad del poder: armas de destrucción masiva, y quién se puede resistir a su capacidad de destrucción? Ese es su valor: dar poder a la oligarquía burguesa. Pero valor social, humano? Absolutamente negativo. Por no hablar del ambiental.

    • “Basta observar un mapa de densidades demográficas por países para rebatir la errónea afirmación de Maju de que la población migra desde países en que hay mucha gente pobre ‘porque no controlan su natalidad’ a países donde hay poca gente rica ‘porque controlan su natalidad'”.

      Ya me estás manipulando otra vez: yo no he dicho eso para nada. Empieza a ser un abuso! Los países no son pobres o ricos por la natalidad (o sólo por eso) y ni siquiera es un problema de natalidad per se, sino que se debe a la mayor supervivencia infantil gracias a que son “más ricos” que antes (aunque sólo sea por las ONGs orientadas a salvar niños a nivel global, peleando una auténtica batalla campal contra el fantasma de Malthus día a día).

      Pero al margen de eso: resulta que México, Centroamérica y el Caribe sí que tienen más densidad de población que EE.UU. o que India o China tienen densidades de población comparables no a las de Europa, sino a las de las zonas más pobladas de Europa. Y como la inclusión de zonas efectivamente inhabitables como desiertos o junglas distorsiona mucho el mapa por estados, recomiendo mejor éste: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bevoelkerungsdichte-2005.png

      China, India o Bangladesh, entre otros muchos estados exportadores de mano de obra, están hasta las cejas de gente. O también Egipto, cuyo 90% de desierto ocultaba las densidades reales en tu mapa. Porque ni tú ni yo ni nadie puede vivir en el desierto, y el desierto terrestre es menos hostil que Marte (por lo menos hay aire y capa de ozono).

      Pero todo este tema de las densidades es una manipulación: estás falazmente deformando lo que yo decía sobre la superpoblación y su insostenibilidad a nivel global haciéndolo parecer un discurso simplistamente xenófobo que no es para nada el mío.

      Para mí el impacto más directo de la superpoblación y el desarrollismo mal entendido en India o China sucede allí. Además tiene efectos globales pero esos son más indirectos y distribuidos.

      Las migraciones siguen sin duda pautas socio-económicas pero estas no existen en un vacío, sino que también están estructuradas en lo biológico (no hay sociedad sin animal humano ni economía que no sea trivial sin sus necesidades biológicas). Lo socio-ecónomico es biológico y ecológico en última instancia.

      “Si miramos el mapa de las diferentes tasas de fertilidad por países”…

      Lo que vemos es que se está ecualizando, con las excepciones africana y afgana. La tasa de fertilidad de Irán es más baja que la de Francia por ejemplo, o la de Brasil respecto a la de EE.UU.

      O bien hablas de África, que es una excepción, o bien hablas del Mundo. Las cosas ya no son como en los 80. La gente en todo el mundo se está dando cuenta, por las buenas o por las malas, que no puede permitirse tener muchos hijos. África es excepcional en eso pero también es excepcional en su bajísima esperanza de vida (en lo que coincide con Afganistán): http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Esperanza_de_vida.PNG

      “Las pirámides de población no pueden observarse acallando las condiciones reales del desarrollo material”…

      Nadie lo pretende: es obvio que la excepcionalidad africana en el aspecto demográfico deviene de su subdesarrollo y no es (al menos no mayormente) causa de éste.

      “… la reproducción social en la sociedad de clases no se moldea en la reproducción darwinista del más apto”…

      No sé a que viene ésto. Está claro que ser un obrero dócil y complaciente es generalmente “apto”, lo que no es “apto” es ser un rebelde. Por eso la revolución falla: porque, en general, cada individuo de la clase trabajadora (o en general) busca su nicho ideal de aptitud y ese nicho pasa por no morder la mano del amo. En el fondo es la misma razón que la del Tío Tom. Y como el Capital, lo mismo que el proto-Capital agrario antes que él, necesita de alrededor de un 90% de trabajadores dóciles, pues es “apto” ser parte del sistema, aunque sea en un rango bajo.

      Quizás te refieres a ésto cuando continúas atribuyendo la reproducción social a “las condiciones determinadas por el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y la pura y dura lucha de clases”, lucha de clases que hoy por hoy sigue ganando la clase burguesa.

      Estoy siendo un poco sarcástico pero no sé por qué esa manía de descalificar a Darwin (o a Malthus para el caso). Es como si su enfoque estuviera equivocado en esencia, un error absoluto a pesar de su resistente popularidad y consistencia científica. No, su enfoque puede tener fallos o ser parcial, necesitar revisión o lo que sea, pero no está fundamentalmente equivocado en la forma extremista en que lo planteas.

      A mí no me cabe duda de que la supervivencia del más apto es real, incluso en las condiciones particulares de la sociedad humana. Ahora bien el más apto, como bien matizaría Darwin, no es el más fuerte en muchos casos, lo único que define al más apto es que su estrategia efectivamente funciona. Por ejemplo la estrategia subordinada del ganado es muy exitosa desde un punto de vista darwinista, por contra los uros salvajes, más grandes, más fuertes y más libres, ya se extinguieron. Igualmente la estrategia del servilismo humano suele funcionar en la sociedad de clases.

      Y esto me preocupa profundamente, porque como portador de genes rebeldes maladaptativos y, en consecuencia, firme creyente en la necesidad de la superación de la sociedad de clases, me temo que 6000 años de esclavitud hayan dejado una huella terrible. No sé con certeza hasta que punto es genética o sólo “memética” (ideológico-cultural) pero en la medida en que sea genética me asusta y mucho.

      Y esta preocupación no es algo que pueda soslayar meramente aferrándome con fe neo-cristiana a algún libro rojo.

  21. “Lo que vemos es que se está ecualizando, con las excepciones africana y afgana. La tasa de fertilidad de Irán es más baja que la de Francia por ejemplo, o la de Brasil respecto a la de EE.UU.”

    Pero, si la tasa de natalidad tiende a igualarse en todo el mundo, excepto en África y Afganistán, lo es a la baja, como la mortalidad también baja, el crecimiento de la población mundial lo es por el aumento de la longevidad, no por la alta natalidad compensatoria de la alta mortalidad en los países que padecen el imperialismo. Perorar con rollos neomalthusianos y darwinistas como haces tu, Maju, nos desnorta de la situación real, concreta, en la que vamos entrando, aceptar tus discursos neomalthusianos y seudo ecologista que llegan a desconsiderar los intereses del proletariado, – posiciones que ahora matizas, es cierto -, nos podría poner en los mismos rieles que los neofascistas antiinmigración (antiproletarios en realidad), europelistos nazifascistas de última hornada, y por tanto neomalthusianos, a lo Marine Lepen.

    La respuesta a las posiciones calentologas intentaré publicarla en los próximos días, en cuanto a la crítica al reformismo y al turboreformismo y a las defensas de enfoques que niegan, siempre indirectamente claro, la ley social objetiva del valor-trabajo, hay noticias; En las próximas semanas va a haber en la Facultad de ciencias económicas de la UV-EHU de Sarriko unas jornadas de “economía crítica” e incluso de, abróchense los cinturones, ¡“contraeconomía”!

    Pues bien, el reformismo no ha tenido la decencia de incluir ni siquiera ni a un solo autor marxista. De dóciles para sobrevivir no estamos hablando, más de fingirse crítico para reinstalar la dominación y dar cobertura política e ideológica a la explotación, si. La disidencia fabricada KEYNESIANA, supuestamente crítica, ridiculamente disfrazada de “contraeconómica”, tiene a bien aparecer en el programa como ‘alternativa’ a la economía oficial de los monopolios. Y es defendida por supuestos críticos que saben muy bien lo que hacen cuando no incluyen a ningun marxista en todas las jornadas. Para colmo, meten a los españolistas turboreformistas de ATTAC, que ahora dirigen el antro falangista de “izquierdas” de Podemos, a dirigir el sentido general de la ccrítica, KEYNESIANO y a chinos de la izquierda abertzale para completar el repertorio que, en mi opinión, lejos de ser crítico y opuesto al capital es pro imperialista.

    Y aquí va la pregunta a Roteta, ¿qué le parece a usted la ocultación del análisis marxista a los estudiantes críticos? ¿tiene parangón una actitud tan descarada e infame de censura y exclusión de la crítica marxista a la economía capitalista, (desde San Carlos Marx hasta San Carlo Vercelone), en algún otro país de nuestro entorno? ¿No es esto un verdadero turboreformismo que merece el mayor de los rechazos? Los comunistas vascos tenemos que hacer una lucha histórica contra el reformismo, lucha que no va a durar un mes, ni un año, lucha que va a ser prolongada y que va a vencer el proletariado de Euskal Herria, que no puede tener liberación social ni nacional ninguna si es dirigido por el reformismo.

    • No sé quién es Roteta, pero ya que lo mencionas tanto voy a buscarlo a ver qué dice con sus propias palabras.

      Respecto a tu actitud general, me he despertado pensando en esta discusión y lo extremadamente preocupante que es coger a Marx como si fuera la biblia y encima actuar de inquisidor con el libraco en mano, condenando a diestra y siniestra los supuestos errores y pecados de todo aquél que osa pensar fuera del cajón de los textos oficialmente aprobados por la Komintern, que en gloria esté.

      Claro que al final acababa tarareando aquella de Bizardunak (https://youtu.be/6Q5muSECSMQ). Parafraseando (mínimos cambios):

      “En el Apocalipsis de San Marx, un ángel llamado Agurrak purgará toda la tierra de revisionismo y reformismo, de traición y herejía, de ciencia y pensamiento crítico”…

  22. Kaixo Maju:

    A mi lo qe me parece es que tus insustancialidades teóricas has de revisarlas, dimito de hacer un listado de tus afirmaciones antiproletarias que sonrojarían incluso a una Marine Lepen, y que tu pretendes justificar con supuestas ciencias que no son tales y que ya están históricamente rebatidas, en suma, con tu error – grave – neomalthusiano. Confio que rectifiques y entiendo la posición de otras personas que han tenido paciencia contigo. Cambia de paradigma, Maju, el capitalismo y la ideología burguesa dominantes no son la metrica cientifica con la que los socialistas cientificos de Euskal Herria, los marxistas, nos aproximamos a la cuestión de la población, hemen eta munduan.

    Agur

    • Ciencia es ciencia, y si vas a rebatir teorías científicas consolidadas, necesitarás evidencia y no tirar de rollo escolástico (que es lo más anti-científico que hay en mi experiencia). Pero primero de todo tendrás que entender esas teorías que pretendes rebatir, sólo entonces podrás señalar claramente en que fallan. Porque a mí me parece que no las entiendes, la verdad. Tampoco pareces entender lo que yo digo a menudo, ya que tiendes a reducirlo todo a ciertas categorías precocinadas que simplemente no valen, desde luego no valen para todo.

      Yo creo que Marx hizo un muy buen trabajo teórico para su época pero también creo que si viviera hoy no sería marxista ortodoxo, quizá ni siquiera marxista (a saber!), sino que estaría de nuevo analizándolo todo de forma radical sin dar nada por sentado, buscando la forma de liberar a la Humanidad de las terribles trampas de explotación y auto-destrucción surgidas de la historia. Por qué? Porque eso mismo es lo que hizo hace 150 años y eso mismo es lo que le hace tan grande. Entiendo que no todo quisqui puede ser tan grande como Marx pero también entiendo que, si él era uno entre 1000 millones, ahora debiera de haber al menos siete “Marxes”, por pura estadística (a no ser que nos hayamos vuelto más bobos, lo cual estoy seguro de que no es el caso).

      De todas formas lo único que sabes hacer es inquisición y descalificación. Te cito (obviamente ofendido pero necesariamente desdeñoso de tu prejuicio, que no juicio):

      → ” tus afirmaciones antiproletarias que sonrojarían incluso a una Marine Lepen”

      No sólo me intentas descalificar como revolucionario (“antiproletario”) sino que para remate de insulto me pones a la derecha de Le Pen. Pero entiendo que no es sino un intento de demonización, patéticamente cristiano-inquisitorial, ya no vale con tacharme de reformista y retardatario, ahora soy Satán. Pues tú mismo…

      → “tu error – grave –”

      Arrepiéntete de tus pecados, la Santa Madre Komintern te lo ordena!

      Eppur si muove, digo yo.

      → “Confio que rectifiques”…

      … o arderé en el fuego eterno de los herejes, supongo.

      → “… el capitalismo y la ideología burguesa dominantes no son la metrica cientifica”…

      La ciencia es un método de análisis basado en la evidencia, en sí no tiene nada que ver con la ideología, a no ser que tengas un libro sagrado al que sus hallazgos puedan molestar. Yo soy un factualista: creo en los hechos, no en las doctrinas. Y eso es materialismo ciéntifico, no aferrarse a una escolástica, como tú haces.

      “… los socialistas cientificos de Euskal Herria, los marxistas”…

      Lo de tirar de libro sagrado y auto-proclarmarse “científico” es de cachondeo. Marx podía hacerlo pero sólo porque él escribió el libro (los libros y artículos) de su propia cosecha pero, a no ser que hagas como Marx: critiques todo “conocimiento” previo de manera inmisericorde, dejando sólo en pie aquello que es realmente sólido, no eres científico, eres un curilla.

      Las cosas como son.

  23. No es un tema ideológico, como lo quieres presentar, al menos no en gran medida: cada persona para vivir consume un mínimo de recursos (ropa, techo, comida, energía para calefacción y otros usos) que en la mayoría de los casos no es un consumo tan mínimo y al que hay que sumarle el contexto económico en el que existen ellas y la producción/transporte de los recursos que consumen.

    ¿Y qué propones ante esta situación tan supuestamente calamitosa, Maju? Es que, al final, no sé si te estamos entendiendo todos, (incluyendo en todos a Koxme Roteta).

    Hala, laister arte

    • Qué propongo? Hay por un lado una noción flotando por ahí que es que hay un nivel de consumo (aprox. PIB o renta) óptimo, por encima del cual no se consigue apenas nada o incluso se empeora. Hay un montón de gráficos bien conocidos que ilustran este tema, señalo algunos como ejemplo:

      http://www.oxfamblogs.org/fp2p/wp-content/uploads/life-expectancy-v-gdp.png
      http://ingienous.com/wp-content/uploads/2012/05/prosperity-without-growth-education-vs-GDP.jpg
      http://www.daviddodge.ca/wp-content/uploads/2012/02/Life-Satisfaction-vs-GDP.jpg

      Es decir: el crecimiento económico excesivo es un despilfarro y debe en esencia ser eliminado. Hay un nivel de riqueza que parece necesario para que la sociedad humana pueda aportar niveles buenos de satisfacción (valor de uso al fin y al cabo) pero por encima de éste es inútil: mero despilfarro capitalista, con consecuencias atroces para el medio (destrucción) y la gente (explotación, porque como en la fábrica de alfileres de Marx, las mejoras en la producción no revierten en los trabajadores: el trabajo y la riqueza no se reparten).

      Por supuesto también intervienen otros factores cruciales como la distribución de esta riqueza a nivel local y global, y por supuesto mi propuesta frente a esto (y también para impedir el crecimiento desbocado y el destrozo medioambiental) es socialismo (socialismo democrático descentralizado = comunismo).

      Además hay una cuestión candente que es el tema de las fuentes de energía: las renovables y en particular la solar son una realidad tecnológicamente factible ya. Su principal problema es la convertibilidad en hidrógeno (reserva y combustible portátil), que aún es poco eficiente, pero incluso en eso se está mejorando mucho día a día (p.e. recientemente se han descubierto catalizadores baratos basados en níquel). Estas fuentes de energía alternativas y esencialmente limpias sólo necesitan de voluntad política para ser implementadas de forma eficiente y generalizada y es algo que inevitablemente ocurrirá incluso en condiciones capitalistas (Alemania es un ejemplo muy claro pero otro ejemplo de impulso solar es Cuba).

      Esta transformación del paradigma energético debiera ayudar y mucho a realizar una transición suave hacia una economía sostenible.

      Respecto a las nucleares lo mejor que se puede hacer es cerrarlas todas y enterrar los residuos a gran profundidad en zonas geológicamente estables. Lamentablemente no se puede hacer nada mejor.

      Respecto a la pesca, son necesarias legislaciones que absolutamente prohíban la pesca de arrastre pelágico. Idealmente es necesario un consenso mundial similar al que acabó con la pesca de ballenas.

      Respecto a la superpoblación lo que es necesario es educación, igualdad de género, disponibilidad de medios anticonceptivos y secularismo (anti-religión diría yo). Naturalmente esto en muchos lugares requiere de el establecimiento de regímenes revolucionarios que trabajen por erradicar la superstición (religión) y el patriarcado.

      Me dejo algo en el tintero?

  24. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y SUPERPOBLACIÓN RELATIVA

    Respecto a la superpoblación lo que es necesario es educación, igualdad de género, disponibilidad de medios anticonceptivos y secularismo (anti-religión diría yo). Naturalmente esto en muchos lugares requiere de el establecimiento de regímenes revolucionarios que trabajen por erradicar la superstición (religión) y el patriarcado.

    En suma, que eres neomalthusiano, y tienes la creencia de que hay superpoblación absoluta en la Tierra, en lugar de sobrepoblación relativa, creencia política cuya difusión, finalmente, responde a los intereses del imperialismo occidental. Voy por partes.

    Las economías patriarcales son fundamentalmente antinatalistas.

    El control eugénesico de la población proletaria mundial, que es un interés fundamentalmente burgués, cuenta con aliados tan aparentemente dispares como las economías patriarcales y el movimiento feminista burgués occidental. Con relación al patriarcado hay que señalar que el régimen económico patriarcal es antinatalista, por ejemplo en China, basado en pequeñas parcelas familiares, aplicó la política de un solo hijo promovida por Deng Siao Ping de forma sui generís; abortaba a los embriones femeninos, por el calculo económico según el cual una mujer trae cargas adicionales a la familia campesina, al poder parir, siendo, además, mejores braceros los varones. Por esto hay unos cuarenta millones de chinos más que de chinas, contra este femicidio no han protestado las feministas burguesas occidentales, puesto que los intereses burgueses occidentales son antinatalistas. No es muy distinto a lo que ha sucedido en la India, aunque con otras condiciones culturales el impacto social de esas prácticas es incluso peor, donde ese femicidio encubierto bajo el eufemismo de “control de la natalidad”, y la consiguiente subrereproducción de la población femenina termina generando una población masculina de hambrientos sexuales disparandose las violaciones y el desquicie machista. Por otra parte, en determinadas regiones de la India es costumbre entre la burguesía campesina patriarcal ‘suicidar’ en grandes piras de fuego a las viudas de propietarios, para eliminar el riesgo de que tenga nuevos hijos y se desgaje la propiedad. La igualdad de géneros al neomalthusianismo, en su proceder despiadado, le importa un bledo cuando se confronta con intereses burgueses antinatalistas.

    Fanáticos, el Príncipe Philip de Inglaterra, por ejemplo, deseó en público reencarnarse como un virus patógeno para erradicar lo que los neomalthusianos consideran una plaga, la sobrepoblación relativa humana que creen o dicen creer que sería superpoblación absoluta.

    ————————–
    Relacionado: “Las élites de este planeta quieren que te mueras…21 citas que lo demuestran.


    http://elrobotpescador.com/2014/09/25/las-elites-de-este-planeta-quieren-que-te-mueras-21-citas-que-lo-demuestran/
    —————————

    Hay que tener en cuenta que la ideología neomalthusiana es un PARADIGMA, que es difundido e inculcado a las masas de los centros imperialistas profusamente desde la infancia, a través de atractivos formatos de reportajes científicos y sobre la vida natural; por ese método el imperialismo introduce patrones de pensamiento sociobiologicos y conductistas, darwinistas sociales, y eco-catastrofistas enfocados a responsabilizar de las causas de los problemas ecológicos a una supuesta superpoblación humana, desviando el foco de la causa de las destrucción ecológica por la búsqueda de la máxima ganancia.

    El lavado de cerebro neomalthusiano es, pues, complejo, algebraico, de masas. Estamos ante la Ideología Dominante, da igual cuantas pruebas aportemos en la refutación de la idea de la existenciua de superpoblación humana, y, más aún, del grave problema de subreproducción social de inmensas regiones de los centros capitalistas, los neomalthusianos reaccionan de forma refractaria a todo argumento, dato o razón que impugne su paradigma. Más aún, se inventan arrolladoramente datos y dan como marmoleos hechos objetivos que son meras hipótesis cuando no burdas conjeturas. En Maju, que no es de los peores, pareciendo más bien un intoxicado que un neomalthusiano proactivo, hemos visto, por ejemplo, como dobló sin despeinarse el crecimiento de la población en el siglo XX, y cómo postula la extinción de la especie homo sapiens neanderthalensis por la expansión del homo sapiens sapiens, congruente con las tesis erróneas del darwinismo social pero incongruente con los datos reales que demuestran la hibridación de ambas especies. Da igual, como esa hibridación no es congruente con el relato oligárquico, se hace como si no existiera esa demostración.

    Que el neomalthusianismo es una ideología queda también demostrado cuando sus adeptos siguen manteniendo la teoría de la evolución de Darwin, como si tal cosa, aún cuando los datos apuntan al desarrollo de las especiaciones a partir de simbiogénesis:

    El neomalthusianismo es la política oficial del imperialismo occidental, que es el más poderoso. El Banco Mundial, en alianza con burguesías locales, promueve campañas de esterilización de mujeres de poblaciones campesinas en varios continentes, perpetrando brutalidades que ni la “izquierda” ni la “derecha” de los régimenes políticos de los países imperialistas tienen a bien denunciar. Es más, tan solo determinados sectores catolicos y determinadas corrientes comunistas antiimperialistas denuncian hechos como estos:

    ————————–

    Información relacionada:

    La OMS esteriliza a pueblos del Tercer Mundo afirmando vacunarlos
    http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?eid=86876&cid=30&fromval=1

    Mujeres indígenas del estado de Guerrero en México denuncian que son sometidas a la práctica de esterilización forzada
    http://clajadep.lahaine.org/?p=16018

    ¿Control del tétanos o de la natalidad?
    http://www.aimdigital.com.ar/2015/02/23/control-del-tetanos-o-de-la-natalidad/

    Video: Dejan en la calle a más de 100 indias tras una esterilización en masa.
    http://actualidad.rt.com/sociedad/view/86201-india-mujeres-esterilizacion-calle-video

    CITA

    El carácter ultrarreaccionario del malthusianismo ha estado siempre tan claro para las fuerzas progresistas, que siempre se ha obviado la crítica de las absurdas propuestas del reverendo aspirante a demógrafo. La promoción de las tesis de Malthus en los círculos burgueses británicos de finales del siglo XVIII proviene del cordón sanitario impuesto en las islas frente a la Revolución Francesa. En toda Europa las fuerzas avanzadas siempre defendieron a Godwin frente al predicador protestante, pero “la ideología dominante es la ideología de la clase dominante”, y hoy desde Estados Unidos el malthusianismo se está infiltrando en los círculos progresistas bajo una cobertura seudoecologista, aunque no por ello deja de ser exactamente una ideología, es decir, una
    concepción radicalmente falsa, tanto cuando se refiere a la sociedad como cuando se pretende extender, como hace el Sr. Alsó, también a la naturaleza. En ambos casos, en la naturaleza y en las sociedades humanas, las manoseadas tesis acerca de una supuesta
    explosión demográfica son falsas, por más que los imperialistas y sus altavoces lo repitan hasta la saciedad.

    Una declaración de guerra contra el proletariado : La política demográfica malthusiana. J.M. Olarieta.
    https://creandopueblo.files.wordpress.com/2011/09/olarieta-una-declaracic3b3n-de-guerra-contra-el-proletariado.pdf
    —————————

    La ideología imperialista actual, la ideología de la clase dominante, la ideología dominante, consiste en la convergencia de:

    A/ el eco-imperialismo, que dice tratar de defender la naturaleza para, en realidad, impedir que las naciones que poseen recursos naturales puedan emplearlos autodeterminadamente, procurando obligar a poner esos recursos naturales en barbecho para cuando los monopolios occidentales los necesiten. Muchos ecologistas caen pues en ser los tontos útiles de estos monopolios, este puede ser el caso de Maju.

    B/ El imperialismo demográfico, se trata de desvalorizar a la fuerza de trabajo proletaria quitándole todos los derechos, mientras presiona brutalmente a la baja el salario directo e indirecto de la fuerza de trabajo de media y baja cualificación, derrumbando la reproducción social del proletariado interno y obteniendo, a continuación gratuitamente esa fuerza de trabajo de los países perífericos.

    C/ El darwinismo social, que se difunde con la intención de legitimar el status quo de dominación de clase, la explotación y la elevación de la explotación por medio de la maximización de la competencia de la fuerza de trabajo y, finalmente;

    D/ el neomalthusianismo, piedra angular de estas ideologías de la clase explotadora, que mantiene que existe superpoblación absoluta, es decir más pobladores humanos que los que puede sostener el planeta sin un colapso en cadena de los ecosistemas.

    Como vemos en el caso de Maju, por el momento no razona, y no parece que vaya a realizar una autocrítica sobre el contenido real, no el aparente, de la ideología malthusiana, como ha demostrado con este pliego de soluciones que se resumen en el cese del crecimiento demográfico de las poblaciones de los países de la periferia.

    Al contrario, como vemos, su reacción antimarxista ha sido furiosa cuando se le ha puesto enfrente la crítica marxista al malthusianismo, critica que está plenamente vigente. Malthus sostiene que la población crece siempre por encima de los recursos disponibles, por esto nada habría que hacer para erradicar la pobreza, que finalmente sería agravar un problema de superpoblación. Esta ideología archireaccionaria tiene que ver con la alienación de plusvalía no con la ciencia, aunque encontraremos numerosos científicos sosteniendo esta ideología aceitados por los monopolios y la oligarquía monopolista internacional. Marx desbarató a la ideología malthusiana demostrando que el crecimiento demográfico está condicionado por los modos de producción históricos, de hecho la población mundial se ha multiplicado por ocho desde el postulado anti crecimiento del proletariado de Malthus; si la hipótesis de Malthus hubiera sido cierta esto no hubiera sido posible. El crecimiento de la población va por detrás del desarrollo de las fuerzas productivas.

    Sobreexplotación burguesa

    La sobrexplotación de las pesquerías empleando redes pelágicas no está motivada por la inventada superpoblación, está motivada por la sobreacumulación de capital que, a la busca de valorización, sobreexplota los recursos sacrificando riquezas e incluso ganancias futuras por ganancias de corto plazo, que sin embargo son la salvación de la desvalorización de esos capitales. Analizando sector a sector, y cada impacto ambiental concreto veremos que la acumulación y la necesidad de valorización de los grandes y no tan grandes capitales se encuentran en la base de la crisis de los ecosistemas, no el crecimiento de la población en los países de la periferia. Tenemos también ahí la insistencia en difundir la propiedad privada, por ejemplo en el asunto de los medios de transporte, que supermultiplica el parque automovilístico mundial hacia los mil millones de vehiculos, donde con veinte veces menos empleo de materiales puede darse el mismo servicio. Ocurre lo mismo con el asunto de los varios cientos millones de viviendas vacías, mientras esto es lo que está ocurriendo:

    Sobreproblación relativa

    El concepto marxista de sobrepoblación relativa, opuesto al de superpoblación absoluta, forma parte del análisis de la ley general de la acumulación de capital, según el cual el capital tiende a crear un ejército de reserva industrial, a producir más fuerza de trabajo que la necesita para ser explotada, esto es valido hoy incluso en los centros capitalistas donde la subreproducción del proletariado endógeno es flagrante; es que la subreproducción social del proletariado endógeno lo es en cuanto a fuerza de trabajo con baja cualficación, pero poco a poco la sobreproducción de fuerza de trabajo con media y alta cualificación en los centros imperialistas termina por derrumbar el salario. Es decir, aún cuando en los paises imperialistas se registre un brutal subreproducción biológica del proletariado sin embargo se cumple la ley general de la acumulación de capital, porque se sobreproduce fuerza de trabajo que queda condenada a ser ejército industrial de reserva, o superpoblación relativa. Mas por el desarrollo alcanzado de las fuerzas productivas, el aparato productivo y el planeta podría sostener ya ahora varias veces más población que la que hay actualmente.

    Beno, laister arte

    __________________

    http://historiaelpalo.blogspot.com.es/2011/03/mapa-del-consumo-electrico-mundial-y-de.html

    • Chapón de nuevo, Agurrak? Ya te vale.

      No sé si soy o no “neomaltusiano” – me da igual. Esa es una categoría que usas tú. Yo me considero ecologista, eco-comunista para ser exacto. También me considero anti-patriarcal, algo que tú pareces desdeñar, defendiendo en esencia el “derecho” de los patriarcas retrográdos a usar a las mujeres como incubadoras con patas para producir más mano de obra desechable para el Capitalismo global.

      Sé que la superpoblación es relativa a la capacidad de producción de alimentos pero también sé que la producción no es gratis, sino que siempre tiene un coste ambiental. Aunque esto se ha vuelto sólo aplastantemente obvio con el desarrollo brutal de las fuerzas productivas bajo el Capitalismo, ya ocurría antes, incluso en el Paleolítico probablemente. Sólo que nunca antes del presente la Humanidad ha podido amenazar el ecosistema global como tal, sino sólo partes pequeñas de éste.

      PROBLEMA DE LA PRODUCCIÓN

      “La energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma” (Primera Ley Termodinámica).

      La producción no es un abra-cadabra ricardiano en el que el trabajo humano mágicamente convierte lo inútil en útil: es una transformación de la realidad, p.e. el jabalí o cerdo se convierte en zapatos y chuletas. Como resultado hay más zapatos y chuletas pero menos jabalíes o cerdos. En condiciones modernas, para mantener la población de cerdos correspondiente a la demanda de zapatos y chuletas (que sin duda depende en parte de la superpoblación), necesitamos de ingentes recursos (piensos, agua, etc.) que son costosos no sólo en trabajo sino para el medio (pásate por alguna granja de cerdos un día de estos para darte cuenta de lo agresivas y derrochadoras que son, por no hablar del maltrato animal).

      En última instancia toda actividad productiva tiene un coste sobre el medio. Es un coste variable pero el coste existe siempre. A mayor población, mayor demanda y mayor producción, por lo tanto más daño ambiental, si ningún otro factor cambia.

      El Medio Ambiente es útil, fundamental de hecho, desdeñarlo es un error colosal que ya ha causado demasiado daño y en este momento amenaza la misma supervivencia de la especie humana (así como de muchas otras).

      Podemos cambiar los factores: podemos introducir energías limpias (solar + hidrógeno en particular), podemos promover la agricultura ecológica (incluso la muy prometedora permacultura, aparentemente ideal para el eco-comunismo) o prohibir la agricultura químico-industrial y transgenista, etc. Podemos hacer muchas cosas pero sin duda, si la población continuara creciendo de forma desbocada, todos estos paliativos no serían suficientes.

      Afortunadamente parece que en general el ritmo de crecimiento ha entrado en fase de frenada a nivel global.

      “Malthus sostiene que la población crece siempre por encima de los recursos disponibles”…

      En ese sentido Malthus seguramente se equivocaba. Hay circunstancias históricas, presentes y predecibles en las que la población crece (o no) de forma controlada. Sin embargo es probable que a nivel general tuviera razón y que ésta sea uno de los factores que han regido la historia y prehistoria humanas (al menos antes de la formación de la conciencia humanista global del presente).

      Yo tengo cada vez más una visión no-romántica, no-idealista, de la Humanidad. La realidad histórica y paleo-histórica es que a menudo los más canallas ganan. Eso me repatea el hígado pero es así.

      Por otra parte existen elementos esperanzadores también, sobre todo nuestra naturaleza social, colectivista y solidaria, tan necesaria en el Paleolítico sobre todo, que constituye el 95% de nuestra experiencia evolutiva como H. sapiens y el 99% de la del género Homo.

      Creo que me puedes definir como “primitivista” por esto, ya que te gustan tanto las etiquetas, pero para mí está claro que en la Humanidad luchan dos fuerzas: (1) la esencia comunista (pero también tribalista, etnocéntrica o grupo-céntrica) paleolítica y (2) la innovación oligárquica productivista neolítica. Si somos comunistas es por (1), no por (2). No nos confundamos.

      El Capitalismo se basa en (2) y lo lleva a extremos antes inimaginables, y muy peligrosos. Sin embargo el Capitalismo tiene una extraña virtud: descodifica (mediante la corrupción mercantilista) todos los valores reaccionarios de (2) dejando la humanidad desnuda (como en (1)) pero en un mundo de alta tecnología, totalmente distinto al contexto en que evolucionó.

      Esa es la situación en la que nos encontramos y esa es la situación que ofrece esperanza. Esperanza que no puede renunciar a la tecnología ni la ciencia en general pero que debe establecer nuevos parámetros que restauren en esencia el “buen vivir” de la fase (1), para lo cual la reconciliación con el Medio Ambiente es absolutamente necesaria.

      “Como vemos en el caso de Maju (…) no parece que vaya a realizar una autocrítica”…

      No, Señor Inquisidor, pruebe con la tortura… a ver si me “convence”, como a Galileo. Porque los fuegos del infierno no me parecen muy creíbles, la verdad (además soy friolero, así que incluso me parecen atractivos, la verdad).

      Lo que veo es que tú te cierras en banda frente a la muy legítima crítica ecologista, tratando de descalificarla, de forma bastante incoherente y hasta ridícula, como si el debate ecológico fuera algo que interesara al Capital y no algo que más bien quieren esconder bajo la alfombra.

      Permíteme que invierta los papeles y adopte yo para variar el papel de inquisidor: te acuso de neo-cristianismo, de usar al Marxismo como si fuera una doctrina religiosa y no una filosofía política dirigida a la emancipación humana, como si estuviera dictado por algún Dios omnisciente de naturaleza misteriosa y probablemente tan tabú que ni le mencionas, en vez de ser creación humana y por lo tanto falible. Te acuso de irracionalidad, intolerancia y falta de respeto. Y te acuso también de reaccionarismo cuasi-capitalista: desarrollismo irracional del tipo del que causó Chernobyl y la destrucción del Mar de Aral. Te acuso de manipular el interés de la Humanidad como si sólo consistiera en tener hijos en plan Opus Dei en vez de ser el de su supervivencia como especie y de calidad de vida como personas y colectividades. Te acuso de patriarcalismo. Te acuso de creer que algún Dios dio la Tierra al hombre (aparentemente no a la mujer, a la que tratas como incubadoras andantes de forma implícita) para que la destrozara a su capricho sin siquiera mirar por el futuro de esos hijos que tanto valoras supuestamente pero que condenas a una existencia de miseria en un planeta extremadamente degradado.

      Pero sobre todo te acuso de ceguera, de irracionalidad y de cabezonería doctrinaria. Arrepiéntete, Agurrak, que tus pecados son muchos y muy terribles.

  25. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN E IGLESIA CALENTÓLOGA

     

    Maju parece ir mejorando, ya no desbarra con tanto cinismo sobre que el proletariado fuera molesta superpoblación en plaga ensuciando el planeta que hay que salvar (al planeta claro, no al proletariado ¿no Maju?), ya veremos en una aportación posterior qué hay de estos curas que deciden no tener hijos pero si quieren que vengan personas de otros países como esclavos para explotarlos y sus sostener pensiones, infraestructuras y servicios públicos, los imperialistas demográficos, pero, ahora, nos interesa examinar la lucrativa religión con la que nos regala un reformismo muy especial, la calentología. ¿Y qué es la calentología? Es una religión del monoteismo neomalthusiano, que termina vendiendo y comprando bonos con derechos de emisión de dioxido de carbono a la atmósfera, para paliar, nos cuentan, el calentamiento climático, que aseguran es de origen antropogénico, es decir, causado por la actividad humana…

    Calentamiento global: es palpable (estamos hablando de 10 años record en menos 20 años!), hay un consenso científico apabullante, no se hace nada al respecto (reduciría la plusvalía) y, digas lo que digas son invariablemente los ultraderechistas y agentes de las petroleras y eléctricas los que constituyen el frente negacionista, a los que ya no se cree nadie, la verdad.
    Maju

     

    Esta posición de Maju es casualmente la misma posición, calcada, de la campaña actual del estomagante reformismo estadounidense, a lo Naomi Klein, la famosa vendedora multinacional de libros refors que se hizo rica y famosa apropiándose de la lucha del movimiento antiglobalización en la última década(1), pero es falsa. El consenso apabullante no es tan apabullante como nos cuentan Maju y Klein. Por ejemplo, para los científicos rusos Vladímir Bashkin y Raúf Galiulin el calentamiento global “a la occidental” es “una exageración intencional”(2)

     

    Una “exageración intencional”.

    Esta estimación de Bashkin y Galiulin es congruente con las críticas del Doctor Alfredo Embid (comunista y probado anticapitalista), realizadas a partir de una crítica al capítulo de salud del Informe del Panel para el Cambio Climático, basada en las afirmaciones del cientifico Paul Reiter, del Instituto Pasteur de Paris, que Maju eludió comentar cuando se le señaló más arriba (3) :

     

    Vivimos en la época de la razón donde la alarma producida por el calentamiento global se disfraza de ciencia. Pero no es ciencia, es propaganda… Me quedé estupefacto cuando leí el segundo y tercer informes de evaluación. Había tanta desinformación, sin ningún tipo de datos, sin mencionar la bibliografía científica –la verdadera bibliografía científica– de los especialistas en esos campos.

    Cuando dimití del IPCC pensé que todo había terminado. Pero cuando vi el borrador final, mi nombre todavía estaba allí. Pedí que lo quitaran. Bueno, me dijeron, como yo había colaborado en él, mi nombre permanecería allí. Les respondí que no, que yo no había colaborado, porque no habían escuchado nada de lo que les dije.

    Hubo toda una batalla en la que incluso les amenacé con acciones legales y, finalmente, quitaron mi nombre. Esto sucede muy a menudo. Especialistas que no están de acuerdo con la polémica y que dimitieron en su momento (conozco a unos cuantos) continúan, sencillamente, figurando en la lista de autores del informe y han pasado a formar parte de esos “2.500 mejores científicos del mundo”.(4)

     

    Como hemos visto, Maju, ya acelerado en sus incorrectas afirmaciones turbo-reformistas, y, peor aún, neomalthusianas cínicas, me recriminaba con estas palabras “digas lo que digas son invariablemente los ultraderechistas y agentes de las petroleras y eléctricas los que constituyen el frente negacionista, a los que ya no se cree nadie, la verdad”. ¿Invariablemente? No vale la pena mentir Maju, y aunque ya te hayas acostumbrado a ello no te preocupes que en estos debates no se te va a permitir, pues resulta que el poco sospechoso de ultraderechista o pagado por petroleras o eléctricas, director del magazine socialista internacional Global Research, el profesor Michel Chossudovsky, firmaba en 2009 este artículo titulado “Calentamiento Global: Arreglando los datos sobre el clima para adaptarlos a la política”, que desmiente tu enfoque acrítico con la campaña turboreformista manipuladora, pero, lamentablemente, a la vez agresivo o, más bien, reaccionario con la crítica marxista:

     

    Estamos en la encrucijada de la crisis más grave en la historia moderna. La guerra y la depresión económica constituyen la verdadera crisis. Sin embargo tanto los gobiernos como los medios de comunicación han centrado su atención en la devastación del medio ambiente resultante de las emisiones de CO2, que se dice es la mayor amenaza para la humanidad (5).

     

    Esto es exactamente lo que está haciendo Maju, junto a una defensa desembozada del despiadado malthusianismo, y quiere que le riamos las gracias. Habría que preguntarle a este señor si conoce el debate Monbiot-Caldicott (6), en el que cualquier ecologista sincero queda estupefacto al comprobar cómo el “ecologista” propagandista de la calentología, George Monbiot, desautoriza cínicamente a la médica pediatra antinuclear australiana Doctora Caldicott, cuando está evaluaba los daños que se derivarían de la catástrofe de Fukushima sobre todo en los niños.

    Este negacionismo no parece preocupar a Maju, pero sírvanos a nosotros para evaluar el tamaño de la negación del calentólogo Monbiot este articulo del Comandante de la Fuerza Aerea Belga, Maurice E. André, Experto en guerra nuclear, biológica y química: “Plutonio, pulmones y efecto de proximidad”, que toca la cuestión de las partículas calientes, cuando, ya vuelto a la vida civil, este ex-militar quería alertar al público mundial sobre la gravedad de la contaminación radiactiva que padecemos desde el inicio de la era capitalista nuclear, que es causa de gran número de cánceres en el mundo. (7)

     

    En suma, cuando la doctora Caldicott alertaba sobre la verdadera magnitud de la catástrofe de Fukushima, una catástrofe a cámara lenta que terminará por segar un millón de vidas a largo plazo, nuestro calentólogo, partidario de frenar el calentamiento climático por medio de la difusión de centrales nucleares, quitaba hierro al asunto. Esto se parece mucho a los neomalthusianos que por el bien del planeta y dándoselas de ‘paleolíticos’ son despiadados en lo que atañe a la humanidad proletaria machacada para sostener estas relaciones sociales de producción capital-imperialistas.

     

    El pretexto del cambio climático

    Maju, recordemos, hablaba de “apabullante consenso” en el caso de la calentología. Pero resulta que, por ejemplo, 650 científicos abandonaron la conferencia de la ONU sobre el cambio climático en 2008 en Polonia, realizando delcaraciones, estas sí, apabullantes (8). Cabe preguntarse, ¿Maju desconocía realmente estos hechos o nos lo ocultaba?

     

    Si la respuesta fuera que lo desconoce, lo cual es de dudar por el grado de información que expresa, le invito a leer este artículo titulado “El pretexto climático”, escrito por Thierry Meyssan.(9), con datos como estos:

     

    – El presidente Gerald Ford, el secretario de Estado Henry Kissinger y el consejero para la seguridad nacional Brent Scowcroft. Después de haber estudiado las consecuencias del calentamiento climático, los tres decidieron, a finales de 1974, que Estados Unidos tenía que hacer de la reducción de la población mundial uno de sus objetivos estratégicos.
    – El entonces desconocido jurista Barack Obama redactó los estatutos de la Bolsa Mundial de Derechos de Emisión de gases de efecto invernadero.

     

    Luego no solo los capitalistas no hacen nada sino que son los principales impulsores, junto con turboreformistas como Klein, de la puesta en primer plano de la lucha contra el cambio climático por delante del movimiento contra la guerra, la explotación y la depauperación. Por cierto, en ese texto de Meyssan se describe la narrativa explicativa eco-neomalthusiana sobre el por qué del cambio climático que resulta ser exactamente el mismo discurso que nos está lanzando el tal Maju; El hombre pecador ha sucumbido ante la tentación industrial y debe asumir el castigo divino. Debido al calentamiento climático, que él mismo ha provocado, las aguas pronto cubrirán la faz de la Tierra. El único sobreviviente será Noé, el ecologista, y con él sobrevivirán las plantas y animales que él mismo logre poner a salvo.

    No, no lo escribió originalmente Maju, se lo escribieron la pandilla neomalthusiana de los Kisinger, Rockerfeller, o Strong, Maju solo nos lo intenta colar aquí como si fuera original suyo, pero no lo es. Por mi parte, veo las cosas de otra manera, a la manera que tanto disgusta a Maju, a la manera marxista:

    La comtemporánea política imperial deflacionadora del precio de los hidrocarburos y la exageración intencional

    Mi tesis es que el imperialismo inglés y el estadounidense tienen un problema de suministro energético, necesitan bajos precios de los hidrocarburos y legitimar las centrales nucleares que hay en su territorio, que son rechazadas por la clase obrera y los sectores populares. La ideología calentóloga surge precisamente de las necesidades políticas internas y externas que genera esta situación estratégica, e inmediatamente se le van sumando una numerosa corte de intereses convergentes favorables en todo el mundo, empezando por la AIE (Agencia Internacional de la Energía) y otras potencias imperialistas sin hidrocarburos, como Francia, Alemania y Japón, y sectores productivos de todo el mundo interesados en contener el consumo de energía importada.

     

    Por supuesto, una parte del calentamiento global es cierta, se produce realmente un calentamiento del clima de la Tierra, pero, por un lado, no está nada claro que no sea un proceso natural no humano, ni si, sí lo es, cuánto corresponde a la acción humana y cuánto a procesos relacionados con los ciclos solares y orbitales y prvcesos geológicos, mientras que, por otro lado, las proyecciones tienen todos los visos de ser precisamente una “exageración intencional”. En esta exageración intencional, qué duda cabe, hay ganancias políticas secundarias, pero importantes, en la que lo urgente de lo social, médico, habitacional, alimentaria, ecologista, lo necesario de la anti-explotación y lo inprescindible de la cuestión histórica de la sobrepoblación relativa mundial, esa masa de miles de millones de subempleados que el capital solo necesita para elevar la explotación de los empleados, y de la del rechazo internacional a las guerras imperialista de agresión, queda completamente fuera del foco, eclipsado con la narrativa de esta nueva religión, y sustituidos por el Leviatan ontológico inenarrable por el que hay que admitir la canalla aplicación de un mundo neomalthusiano para las nuevas generaciones proletarias “por el bien del planeta”.

     

    El extincionismo climático, rama del eco-imperialismo, como ideología burguesa, apela a un riesgo urgente, normalmente sobre problemas que el capital mismo genera, para hacer pasar como positivas y hasta deseables medidas que son directamente nazis, ignominias extremas y fascismos varios, pero ese riesgo resulta que no está tan claro. Peor todavía, ocurre que lo negativo es la contaminación de los ecosistemas, la destrucción de los habitats, las condiciones de vida infames en que se obliga a vivir a la gente en suburbios en gran parte del mundo. Pero, en lugar de luchar contra esto, hemos de luchar contra “el calentamiento climático”, el cual además se nos dice que está propulsado por la superpoblación. Y tras cuarenta años de neomalthusianismo, viene Maju a insistir en endosarnos esta narrativa, justo a la vez que la superreformista y cínica desemzada Klein. Así que las consecuencias del capitalismo superexplotador quedan fuera de foco, y la lucha contra el capitalismo queda sustituida por la lucha contra el calentamiento climático, y contra la Sexta Gran Extinción, invariablemente responsabilidad de la gente y no fenómeno natural agravado por la actividad acumuladora de la burguesía internacional…

     

    Para estos calentólogos, no es el imperialismo el que en el aumento de sus contradicciones ponen en riesgo de guerra nuclear a la humanidad, ni la burguesía y su bloque social de apoyo los que habiendo sembrado el planeta de reactores nucleares, químicos téxicos y transgénicos, tienen la responsabilidad de haber causado los problemas y de estar impidiendo por medio de la represión el que salgan adelante alternativas internacionales a su poder, que aborden el mapa de riesgos de la humanidad, no, para calentologos como Maju es la gente normal y corriente la culpable, por existir y ser muchos, y la que debe ponerse a enfriar el planeta.

     

    Agur bat denoi

     

    _________________________
    NOTAS

    (1) Naomi Klein: “Hay que fusionar las fuerzas antiausteridad contra el cambio climático”
    https://www.diagonalperiodico.net/global/26203-naomi-klein-es-momento-fusionar-fuerzas-antiausteridad-con-movimiento-contra-cambio
    (2) Científicos rusos: En 2014 comenzará el enfriamiento global
    http://actualidad.rt.com/ciencias/view/86232-cientificos-rusos-enfriamiento-global
    (3) Alfredo Embid: ’La nueva iglesia de la calentología falsifica la ciencia y el consenso científico’
    http://www.herbogeminis.com/?Alfredo_Embid_La_nueva_iglesia_de
    (4) El fraude del aumento de las enfermedades por el calentamiento global.
    Alfredo Embid.
    http://www.herbogeminis.com/IMG/pdf/boletinarmasparadefenderlasalud51.pdf
    (5) Calentamiento Global: Arreglando los datos sobre el clima para adaptarlos a la política.
    Michel Chossudovsky.
    http://www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol274.htm
    (6) “Prescription for Survival”: A Debate on the Future of Nuclear Energy Between Anti-Coal Advocate George Monbiot and Anti-Nuclear Activist Dr. Helen Caldicott
    http://www.democracynow.org/2011/3/30/prescription_for_survival_a_debate_on
    (7)“PLUTONIO, PULMONES Y EFECTO DE PROXIMIDAD”Un oportuno trabajo para entender lo que no nos cuentan del actual desastre en Japón.
    Maurice E. André
    http://www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol355.htm
    (8) Scientists abandon global warming ‘lie’
    650 to dissent at U.N. climate change conference
    http://www.globalresearch.ca/scientists-abandon-global-warming-lie/11383
    (9) “El pretexto climático”, escrito por Thierry Meyssan.(9)
    http://www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol294.htm

    • UNO: yo nunca he dicho que “el proletariado [sea una] molesta superpoblación en plaga ensuciando el planeta”. Eso es tu distorsión demagógica y guarra de mis opiniones.

      Sin duda desde el punto de vista de casi cualquier otra especie la Humanidad (que no es sólo el proletariado) es una plaga, pero como somos humanos tenemos que enfocar el problema desde un punto de vista de conciliación entre los intereses de la Humanidad senso stricto y los intereses de la Humanidad como entidad biológica que habita en un planeta frágil y muy castigado.

      Es decir: si ecualizamos Humanidad=proletariado, es también el interés objetivo de la Humanidad/proletariado el contrarrestar la catástrofe ecológica.

      DOS: el calentamiento climático es real, los poderes occidentales (pero también China, etc.) no están haciendo nada al respecto más que paripé y a veces hasta negocio. Nadie está haciendo nada de nada.

      No crees en el calentamiento global? Vete a Nunavut o Groenlandia y pregunta a los esquimales sobre el deshielo.

      No crees en el calentamiento global? Vete al Sahel y pregunta a los agricultores y ganaderos.

      No crees en el calentamiento global? Mira la lista de los diez años más cálidos nunca jamás, todos ellos desde 1998.

      Los únicos que no aceptan este hecho son reaccionarios impulsados por dos motivaciones, una es ideológica: “dios dio la tierra al hombre para que la explotara sin control” y la otra más pragmática: toda la economía burguesa, e incluso el imperialismo (que tiene menos que ver con el petróleo de lo que parece) está organizada en torno al extractivismo del petróleo y del gas natural, las empresas petroleras y gasísticas, así como las eléctricas, fracasan sistemáticamente en el campo de la energía solar, demasiado descentralizado para su modus operandi.

      En el fondo la defensa del sistema petrolero y gasístico es una cuestión de concentración del poder en grandes corporaciones y puntos de fácil control militar. Es similar a como bajo el franquismo se destruyeron las pequeñas hidroeléctricas en favor de los mega-pantanos pero a una escala mucho mayor aún, claro.

      Además está el tema de las nucleares, otra estafa destructiva, cuya función principal es abastecer los arsenales. De nuevo una cuestión de poder concentrado.

      Me parece indignante, insultante, una auténtica desgracia para el campo revolucionario, que alguien que se auto-proclama revolucionario y marxista defienda estas ideas reaccionarias y burguesas.

      Pero es lo que estás haciendo todo el rato: defender el desarrollismo industrial capitalista.

      • Kaixo Mongi:

        Tienes razón. La mayoría de las personas suicidadas han sido hombres pero no jóvenes. Mis datos provenían de un informe verbal, sobre una tertulia en la radio precisamente con ese tema (intentaré recabar más datos porque el dato era nítido y preciso). Lo dí por bueno, tras darlo por comprobado después de leer este texto: El suicidio se convierte en la primera causa de muerte entre los jóvenes vascos de 25 a 34 años

        En total, 128 hombres y 50 mujeres fallecieron en Euskadi en 2013 por esta razón
        http://www.deia.com/2015/03/03/sociedad/euskadi/el-suicidio-se-convierte-en-la-primera-causa-de-muerte-entre-los-jovenes-vascos-de-25-a-34-anos

        Pero, la mayoría de los suicidios se producen entonces entre hombres mayores de 40 años, ¿el patriarcado se suicida? Qué raro ¿no?

        Beno, laister arte

        • Los hombres no somos el patriarcado y además el patriarcado en Occidente y en particular en Euskal Herria está muy debilitado. Pero sobre todo el patriarcado no es únicamente ventajoso para los hombres en general, sino que nos impone también ciertas demandas, en particular el éxito relativo a través de la competencia con otros hombres (o mujeres si fuera el caso).

          Todos los hombres y mujeres tenemos más o menos interiorizados los roles que la herencia patriarcal nos ha impuesto, a menudo a nuestro pesar (competir? qué gilipollez pensaba yo de niño pero al final te obligan) y en general la sociedad, incluyendo nuestros allegados más cercanos (a veces incluso gente con ideas supuestamente radicales y revolucionarias), nos demanda este tipo de cosas. Si no llegas te invade la sensación de fracaso y desesperanza (lo que llaman “depresión”), sobre todo a partir de cierta edad en la que las puertas tienden a cerrarse. La mayoría sobrevivimos pero es normal que algunos caigan porque la presión emocional es muy fuerte y la sensación de esperanza totalmente nula.

          Los hombres también podemos ser y de hecho somos a menudo víctimas del patriarcado. El patriarcado es una idea, una “godform” y no algo que se pueda atribuir a sectores concretos de forma generalizada: hay mujeres patriarcales y hombres antipatriarcales (no sin dificultad) pero sobre todo hay una interiorización del patriarcado (de sus valores y pautas de conducta) que está en nosotros y nosotras de forma consciente e inconsciente. Es el infame “policía interior” que nos dicta patrones de conducta que debemos activamente sabotear, lo que no es fácil.

  26. Para Agurrak y sus amigos:

    Virtudes de Marx: describe el Capital en términos de clase, explotación y plusvalía. Limitaciones: describe el Capital en términos capitalistas (valor de cambio).

    En realidad el valor de cambio, que sin duda está asociado a su idea de que el dinero es en última instancia materia (oro) y no lo que en realidad es: codificación social del poder, es el gran punto flaco de Marx, aunque sólo si le queremos usar para construir el socialismo. Es aún válido para analizar la relación de clases bajo el Capitalismo.

    La realidad es que Marx nunca escribió una teoría económica más allá de un muy buen análisis del Capitalismo y no dejó ideas muy claras sobre como arribar al Comunismo, mucho menos como construirlo en la realidad.

    En definitiva querer usar a Marx como manual sobre cómo construir el Comunismo está condenado al fracaso. Es como querer usar la motoazada para recoger manzanas, como intentar plantar maíz en una cantera, pues no. Al final si te pasas de purista-marxista acabas reproduciendo el capitalismo con formas peculiares que es lo que ocurrió en la URSS y otros lugares. Porque la teoría de Marx es sobre el Capitalismo, no sobre el Comunismo, sobre el que apenas tiene un puñado de apuntes, políticos más que teóricos casi todos.

    Este es el problema la ausencia de una teoría sobre cómo establecer el Comunismo, no sólo tomar el poder, sino utilizarlo para construir la sociedad sin clases. En toda la obra marxiana prácticamente sólo hay un apunte al respecto: la Comuna de París. Y sí, de acuerdo, pero todos sabemos que la Comuna de París era un esbozo y que fue aplastada – y que desde entonces ha llovido mucho.

    La teoría sobre como construir el Comunismo, lo que implica una teoría económica comprensiva, más allá del caso particular del Capitalismo, es algo que no encontraremos en Marx y, por lo que sé, bastante poco en los autores marxistas posteriores.

    Al final necesitamos una herramienta teórica que vaya más allá de la distinción arbitraria ricardiana, y yo diría que judeo-cristiana, entre lo humano y lo biológico. Una teoría que reconozca que también existe explotación de la Naturaleza y que ésta es central en el proceso de acumulación de riqueza-poder. El caso de la explotación humana es un caso particular de esta dimensión más general de la explotación.

    Pero para llegar a ello hay que pensar fuera de la caja, como suele decirse. La “caja” son las reglas que no existen pero que imaginamos que existen porque estamos acostumbrados a pensar de esa manera.

    Una buena teoría al final es aquella que explica los hechos de la mejor forma posible, no la que se conforma a una doctrina específica. Y una buena teoría para la construcción del Comunismo exige salirse de la caja de los conceptos capitalistas y pensar de forma más general.

  27. No está bien meterse en coversaciones de adultos pero…

    Supongamos que la humanidad se pone de acuerdo y se instaura el socialismo de los pueblos del mundo. Supongamos que el actual nivel de producción se estabiliza en un sistema que no acumula daños sobre el ecosistema. Resultado: todos vivimos como los cubanos. Mejoremos el sistema productivo en todo el mundo: Prefiero que incrementemos nuestras capacidades para seguir evolucionando a que incrementemos la población.

    En fin, Agurrak aporta algunos datos y análisis interesantes pero creo que con su línea discursiva no vamos a ningún lado, aborta casi todo exfuerzo revolucionario por el bienestar de la humanidad acusándolo de pequebu reformista etc.

    Me quedo con el punto de vista de Maju, por lo menos me da esperanzas, aunque lamentablemente el esté cada vez mas cerca del fatalismo.

    Un apunte sobre datos aportados por agurrak:

    …y que 178 personas, en su mayoría hombres jóvenes menores de 34 años, se hayan suicidado en la CAV en el año 2013…

    Creo que prefiero no conocer las razones de la manipulación en el: en su mayoría hombres jóvenes…

    por qué jóvenes?

    http://www.eustat.es/elementos/ele0000000/tbl0000007_c.html#axzz3Wd2g2xyv

    • Gracias por el apoyo, leerle sólo a Agurrak empezaba a ser cansino, puesto que no hay conversación sino monólogo auto-suficiente.

      Sobre todo quiero decir que sí que quizá soy un poco “bipolar” frente al enorme desafío sin precedentes al que nos enfrentamos. A veces, sobre todo a medida que me hago más viejo y gruñón, pienso en términos de “estúpidos chimpancés con armas nucleares”, condenados (quizá) a la extinción por nuestra propia estupidez, nuestra incapacidad para hacer las cosas bien. Es mi frustración acumulada y mi miedo al fracaso, no personal sino colectivo.

      Sin embargo creo que es más racional y desde luego positivo y esperanzador, cuando entiendo que, al fin y al cabo las revoluciones, las grandes transformaciones, se dan siempre en épocas de crisis y que la crisis es prácticamente condición necesaria para que las cosas cambien, aunque no nos guste. Mientras el sistema funciona, la motivación para el cambio es pequeña y el sistema es estable, por lo que tiene que darse el desafío para que la gente llegue a un punto en el que se de cuenta: es que no podemos seguir así, hay que cambiar, hay que cambiarlo todo.

      Es el tema recurrente del interés subjetivo o conciencia de clase. Y desde luego hay muchos autores marxistas que son conscientes de esto: de que las cosas tienen inevitablemente que ir a peor antes de que puedan ir a mejor. El problema es que, en las condiciones actuales, si van demasiado a peor, podemos llegar a una situación no reversible o siquiera gestionable, podemos llegar a la extinción misma.

      Si te vale de algo, lo que no creo que sea posible es que en estas condiciones de catástrofe ambiental global acuciante, con impacto creciente sobre la gente, y de ausencia total de ética o incluso pragmatismo medio-placista alguno en el contexto de un capitalismo financiarizado decadente, el Capitalismo pueda durar mucho más. Pero nada está escrito: la voluntad humana pesa y potencialmente pesa mucho.

  28. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y ACUMULACIÓN DE CAPITAL

    Las causas estructurales de la caída de la natalidad y el ejemplo chino
    El experimento de Exeter. Las correlaciones Natalidad / Mortalidad proletarias con el endurecimiento de las condiciones de reproducción del capital.
    Dialéctica de la población versus neomalthusianismo
    La cuestión del aumento de la longevidad y el plusvalor no alienado con la reducción de la natalidad.
    NOTAS

     

    Veamos un destaque de la retahila que me lanzó Maju en uno de sus comentarios irritados contra la crítica al imperialismo demográfico y a la ideología antinatalista:

     

    (…)Te acuso de manipular el interés de la Humanidad como si sólo consistiera en tener hijos en plan Opus Dei en vez de ser el de su supervivencia como especie y de calidad de vida como personas y colectividades. Te acuso de patriarcalismo. Te acuso de creer que algún Dios dio la Tierra al hombre (aparentemente no a la mujer, a la que tratas como incubadoras andantes de forma implícita) para que la destrozara a su capricho sin siquiera mirar por el futuro de esos hijos que tanto valoras supuestamente pero que condenas a una existencia de miseria en un planeta extremadamente degradado.

     

    Eliminando la retórica, ¿suena bien no? Yo entiendo esta declaración de Maju así: “El interés de la Humanidad consiste en tomar las acciones necesarias para su supervivencia como especie, limitándose las generaciones en edad de procrear a tener los hijos a los que les puedan garantizar calidad de vida como personas, eludiendo condenarles a una existencia de miseria en un planeta extremadamente degradado”. ¿Está bien no? Incluso es acertadísima. Pues si, pero hay algún problemilla…

    Para empezar los hijos también son humanidad ¿dónde queda la democracia intergeneracional? ¿acaso solo los padres, mirando por el bien de sus hijos, son quienes deciden si se les permite o no venir al mundo? ¿no éramos antipatriarcales? Comienzo a pergeñar que en la negación del patriarcado por parte de muchos hombres hay una negación a ser padres, y en la negación a ser padres, una negación a los hijos.

    ¿Será que tras la escusa de la ecología, el fin del planeta, el calentamiento climático, hay alguna otra causa que motiva esta posición, antinatalista en la práctica, de Maju, cuando el mismo Maju no profundiza sobre las determinaciones colectivas que se desprenden del hecho de que la natalidad esté prácticamente a la mitad de la necesaria para la reproducción biológica en este país, aunque con procesos parecidos también en todo el estado, toda Europa y prácticamente en todo el Hemisferio Norte del planeta? ¿Responderá esta situación a una elevación de la conciencia ecológica “de la especie” en todas esas regiones y territorios?

    Hacen falta más datos para aclarar estas cuestiones, pero, en cualquier caso, Maju no nos precisa cuál es el umbral concreto de calidad de vida que hay que garantizarles a los hijos para permitirles venir al mundo. Lo que si podemos afirmar es que la calidad de vida es una cuestión altamente relativa…

     

    Decadencia demográfica: “¿qué sentido tiene que el 30% de las mujeres vascas no vaya a tener hijos?¿en qué generación ha ocurrido eso?”

    El sentido es que hoy día entendemos mucha gente que tener hijos 1) es un coste del que se benefician los explotadores y 2) las esperanzas de una vida digna son muy bajas y no queremos tener hijos/as para que sufran, para que sean esclavos.


    Ha ocurrido antes y es seguramente parte de la toma de consciencia de clase. Las crónicas de la conquista de América cuentan que en muchos casos los nativos (mujeres y hombres) decidían no tener hijos para que no fueran esclavos de los españoles. No es algo tan raro, creo que pasaba también entre los esclavos africanos. Tú no puedes librarte ya (échale la culpa a tus padres o a la burguesía o a ambos) y no tienes aplomo para echarte a las vías… pero no vas a ser cómplice del sufrimiento y la esclavitud reproduciéndolos.

    Maju

     

    Cribando los lógicos miedos de los candidatos a padres, se comprueba, pues, que hay un deslizamiento evidente desde lo que, comentarios arriba, mantuvo Maju para explicar su posición antinatalista refiriéndola a los intereses de clase e incluso de clase nacional, y la actual posición de Maju, en la que su compromiso con la vida digna para los hijos y con la supervivencia de la Humanidad, ya en el campo de la ecología y la salvación del planeta, explicarían su negación a la paternidad, y, más allá, su participación en el rechazo generacional a la natalidad en las regiones centrales del capitalismo y en el planeta en su conjunto.

     

     

    Las causas estructurales de la caída de la natalidad y el ejemplo chino.

     

    Mi opinión: las errantes explicaciones de Maju sobre natalidad y paternidad son pura ideología, estas generaciones obreras vascas no tienen hijos no por libres decisiones en base a las doctrinas que avanzados ideólogos como el mismo Maju producen, sino que simplemente no pueden tener hijos porque no tienen pelas, ni curro, ni vivienda, ni estabilidad, ni red social de apoyo, ni medios públicos disponibles, incluso no saben ya, a diferencia de las poblaciones campesinas, cómo tener hijos sin intervención del estado burgués. Por esto, cuando Maju aparece tan digno en su lucha por defender el planeta y la calidad de vida de los hijos por medio de no tenerlos se me hace difícil de digerir en ese papelón. Ahora tiendo a pensar que en la apasionada defensa del indefendible neomalthusianismo hay un intento desesperado – y autoalienante – de lograr sentido para una posición de negación sistémica de la reproducción que están padeciendo él y su generación.

    De hecho, las explicaciones de Maju son no solo increíbles, por no decir tendenciosas, también, sin matizaciones, podrían ser extremistas y opuestas a los intereses del proletariado. Pues ocurre que, en la sociedad de clases burguesa realmente existente, si hay un umbral mínimo de calidad de vida y se descarta, por principio, a los concebidos por padres solo capaces de proveerles medios por debajo de ese umbral en esta relaciones sociales de producción, propiedad, autoridad y consumo, sistemáticamente se estará eliminando a los proletarios en posición de sobrepoblación relativa. De manera que el mal llamado “control de la natalidad” más bien tiende a ser la eliminación sistemática de los embriones de clase proletaria, un tipo de eugenesia clasista que reproduce las relaciones sociales de producción, las estabiliza y se diría que también las blinda. ¿Será consciente Maju de que detrás de su posición instrumental, tan bellamente expuesta, y tan salvaplanetas, se encuentra una vastísima limpieza clasista social sistemática en toda regla?

     

    Veamos esta noticia:

     

    Los médicos chinos, en cumplimiento de la política del hijo único iniciada en 1971, han realizado más de 330 millones de abortos y esterilizaciones, según datos del Ministerio de Sanidad de China.


    A este índice tan elevado de abortos, se suman al menos 196 millones de esterilizaciones, tanto en mujeres como en hombres. Además, en todo este tiempo se han distribuido un total de 403 millones de aparatos intrauterinos para impedir la fecundación.

    China: La política del ‘hijo único’ deja 330 millones de abortos desde 1971 (1)

     

    Supongamos que esos 330 millones de embriones no hubieran sido abortados, y que se hubieran reproducido a una tasa de reproducción de un hijo por mujer: Suponiendo una mortalidad relativamente alta entre ellos, la población de China contaría ahora con 450 millones de personas más. MEJOR DICHO, la población de China contaría ahora con 450 millones de personas menores de 44 años más. De hecho, si suponemos una media de diez años de dedicación de una persona para sacar adelante un niño, con una atención y disponibilidad comparable a la de un trabajo asalariado, con, por ejemplo, una jornada de ocho horas al día, abortar a esos 330 millones de embriones habría dejado 3.300 millones de años de vida humana disponibles para la realización directa de la valorización y acumulación de capital en China.

    A la vez, recordemos, se repartieron 220 millones de pequeñas parcelas de tierra entre el campesinado, a partir de las propiedades comunales, de forma que cuando cae la demanda industrial los obreros-campesinos vuelven a autosostenerse en su parcela, que, en ausencia de subsidios de desempleo es su seguridad social -, y cuando asciende la demanda, emigran otra vez a la ciudad industrial, lo que resultado facilitado a partir de la subreproducción social del proletariado. ¿Se va entendiendo cuáles fueron los ratones que realmente cazó Den Siao Ping?

    Puestas así las cosas, inmediatamente comprendemos que la población china es hoy una población seriamente envejecida, y que ese es el verdadero precio de la industrialización del país. Si China tuvo un problema de sobrepoblación relativa salió de él entrando en un problema a largo plazo de subreproducción social de la fuerza de trabajo cuyo desenlace está por ver, pero que puede ser aún más catastrófico que la inestabilidad política del régimen por la sobrepoblación relativa regional en los años 1970s,1980 y 1990s.

    Solo ocurre que hay bastante consenso alrededor de la idea de que ha sido precisamente la industrialización de China lo que revitalizó la acumulación de capital desde mediado de los años 1990s, y que es, en última instancia, debido a la enorme masa de plusvalía que incorporó el desarrollo industrial al proceso capitalista global, (lo que ha salvado al capitalismo de una auténtica debacle durante la última crisis de sobreproducción, a partir de 2007); sumada esta circunstancia, claro está, a la sobreexplotación capitalista neoliberal del recurso sistemático al crédito, – anticipos de plusvalía futura que se da a sí mismo el capital social general -, que permitió proseguir la ya entonces muy dificultosa acumulación de capitales. Pero política de hipertrofia del crédito que hoy quiebra, cuando aquellas previsiones de producción de plusvalía se comprueban enormemente sobrestimadas.

    Ahora bien, en China el proceso de reducción de la natalidad se ha realizado de forma regulada y relativamente democrática, en la línea de que todas las mujeres podían tener uno y solo un hijo, mientras que, en contraste, en los países capitalistas centrales no ha sido ese el caso, surgiendo una amplia fracción de clase proletaria compuesta de reproductoras y reproductores que tienen negado de facto el derecho a la reproducción biológica.

     

     

    El experimento de Exeter. Las correlaciones Natalidad / Mortalidad proletarias con el endurecimiento de las condiciones de reproducción del capital.

     

    Si consideramos las conclusiones del experimento de Exeter con las moscas drosophylas veremos que precisamente el auge de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, que percute la ofensiva capitalista, induce la caída de la natalidad, estando también en la base de la mayor mortalidad masculina y proletaria en las formaciones sociales imperialistas, y siendo la causa última del surgimiento de esa subclase biopolítica en el proletariado endógeno de los centros imperialistas:

     

    “Un estudio demuestra que los machos de esta especie se deterioran más que las hembras en condiciones difíciles para la reproducción o la supervivencia.

    La esperanza de vida de las mujeres es en promedio superior a la de los hombres, y lo mismo sucede con machos y hembras de otras especies. ¿Por qué? Un estudio realizado con la mosca Drosophila simulans ha revelado que la presión sexual y la necesidad de supervivencia podrían ser las causas.

    (…) las moscas fueron sometidas a una selección sexual (competencia por aparearse) y a una selección natural (competencia para sobrevivir) relajadas o elevadas, para ver cómo evolucionaban en ambas condiciones.

    Para elevar el nivel de selección sexual, grupos de machos fueron alojados con hembras. Los machos emplearon entonces mucho esfuerzo en cortejarlas y conseguir aparearse con ellas, lo que les supuso un costo considerable.

    Para forzar la selección natural, se aumentó la temperatura en que estaban los individuos de Drosophila simulans, machos y hembras, hasta un grado estresante. Esto, unido al esfuerzo por aparearse, aumentó aún más el costo en los individuos machos.

    ”¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?” Marta Lorenzo (2)

     

    Si referimos estos resultados para su contraste con las formaciones sociales humanas, donde pone “selección natural” habría que leer selección artificial, y donde pone selección sexual hay que leer selección económica. Esas dos presiones que el mismo proceso de desarrollo de la clase capitalista – o proceso del capital -, impone, trasladadas a la lucha de clases humana, se resumen en la restricción de los medios de subsistencia y, como consecuencia, en el aumento de los costos en estrés propios de la busca de supervivencia y de sexualidad reproductiva. En condiciones de elevación de esas presiones negadoras, la tasa de mortalidad en el proletariado crece y tiende a ser significativamente mayor (muy por encima de su término medio en condiciones óptimas) en los hombres que en las mujeres, y en los obreros que en los capitalistas, – lo que se suma al efecto natural de la mayor mortalidad en las personas con mayor edad que en las de menor edad -.

    Pero si la bajada de la natalidad corría paralela con la elevación de la mortalidad masculina en la edad mediana – y no en la edad juvenil, como me ha demostrado Mongi -, a determinado punto, en una segunda fase, como hemos visto en otra aportación (3), la insalubre explotación salarial en la Esfera de la Producción y la negación relativa o absoluta de la participación en la Esfera de la Reproducción en el proletariado femenino, combinadas, se vuelven contra las mujeres proletarias, y la tendencia de la mortalidad de las mujeres obreras tiende a elevarse y a igualarse con la de los hombres proletarios. ¿Que qué ha sucedido? Ha subido otro grado más la temperatura de la jaula…

    Llegados a este punto habría que recordar a Maju que sus teorías y sus miradas preocupadas por lo que está ocurriendo en el exterior de la jaula, contrastan con la sorda tragedia que está ocurriendo en el interior de la jaula en la que los delfines y las delfinas bípedos de una clase social de una especie son sacrificados sistemáticamente en las horribles redes de la alienación de plusvalor propias de la acumulación de capital.

    Cuando el alienado Maju hace ingenuamente propaganda neomalthusiana pincha hueso porque estamos en la lucha de clases nuclear, en la fase en que la expropiación del trabajo reproductivo y su negación por parte de la burguesía y sus aliados, – que, dicho sea de paso, no son el 1% sino al menos el fluctuante margen que va entre un 15 y un 35% de la población en las regiones de los países capitalistas centrales -, no es, al contrario de lo que intenta hacer creer el feminismo burgués, una contradicción de géneros, es una contradicción de clases, y como clase tenemos que abordarla.

    No es neutral políticamente salir diciendo que hay superpoblación en la Tierra, especialmente si se refiere a África, América y al proletariado endógeno de los países capitalistas centrales, pues ello hace el caldo gordo al imperialismo, el saqueo, la depauperación y la explotación capitalistas. Ni es acertado pensar que negando la reproducción del proletariado endógeno se va a eludir la subsunción real de la reproducción del proletariado por parte del capital, también en el pellejo de uno/a mismo/a; la tendencia del capitalismo es a intentar imponer, sobre todo en sus zonas centrales imperialistas, el control de la maternidad y la paternidad, partiendo del feminismo burgués, y de la ideología de género, que es una ideología de estado monopolista, tanto para intentar elevar la natalidad como para bajarla si les interesara, lo que puede ocurrir ebn cualquier momento, así como para mantener la dominación de clase.

     

     

    Dialéctica de la población versus neomalthusianismo

     

    Maju me acusa de tratar a las mujeres como incubadoras andantes, pero nada nos dice de la práctica burguesa de reducir a las mujeres proletarias a ser máquinas de abortar. Ya hemos visto las cifras de la industrialización china, pero no hay que ir tan lejos. Hace cuatro años el PP ganó las elecciones estatales afirmando que iba a cambiar la ley del aborto, desde entonces se han abortado en el estado español en torno a 460.000 embriones humanos. Sobre esos abortos, en un artículo muy probablemente conchavado con las clínicas especializadas en ese negocio, se coló la opinión de la feminista poco sospechosa de antiabortista, y recalcitrante reformista Empar Pineda:

     

    “La voz discordante sobre la relación entre crisis y aborto es la de Empar Pineda, de la clínica Isadora (Madrid). Considera determinante para abortar “la situación socioeconómica de la mujer y de su pareja”. Calcula que tres de cada cuatro interrupciones en su centro se deben a este motivo, “en alza por la crisis”. El segundo en importancia es “el embarazo no programado, que pone en solfa el proyecto de vida”, y el tercero —menos del 10% de los casos— son fallos en el método anticonceptivo.”(4)

     

    Una media de tres de cada cuatro abortos realizados por la situación “socio-económica” significan unos 350.000 embriones abortados a escala estatal por causas económicas en estos cuatro años de gobierno “antiabortista” del PP. En Hego Euskal Herria terminarán siendo, grosso modo, unos 24.500 realizados por esa causa en el periodo de 2011-2015. Que serán otros tanto niños que no están en las casas y en las calles, para regocijo de los neomalthusianos… pero también, sobre todo, para estabilidad del capital vasco-español, que se verá con presiones salariales menores, y descargado del peso de un margen importante de las inversiones sociales que hubieran determinado realizar si hubieran sido nacimientos en lugar de abortos.

    Para esto no había y no hay dinero, pero, en cambio, si ha habido y hay dinero para externalizar el trabajo doméstico de determinados hogares, aunque no demasiado… como nos informa Amecol:

     

    El empleo doméstico solo en España ocupa a unas 700.000 personas, según la E.P.A., de las cuales aproximadamente 425.000 están dadas de alta en la Seguridad Social. Casi un 90 por ciento son mujeres inmigrantes. “Sigue habiendo mucha economía sumergida”, advierte la presidenta de SEDOAC. Incluso algunas fuentes hablan del millón de personas dedicadas al trabajo doméstico en España.

    España debe ratificar el convenio 189 de la OIT sobre el trabajo doméstico(5).

     

    En 2011 se calculaba que en Baskongadas, es decir, en el BantustanKongado, al par que ocurría lo que hemos visto en relación con el aborto, 106.000 hogares tenían servicio doméstico. Y según la Asociación de Empleadas del Hogar de Bizkaia, el 76% de las empleadas del hogar cuida personas (6). O sea, que unas parejas disponen de apoyo al trabajo de cuidados traído incluso desde el otro lado del océano para la realización de las tareas del hogar y el cuidado de los niños (y tambien de los ancianos), mientras que otras parejas, casi la mitad de ellas inmigradas como fuerza de trabajo a explotar, acuden a la clínica abortiva para solucionar el problema “socioeconómico” que representa el desarrollo del embrión.

    Todo esto contrasta con el discurso de “especie” que sostiene y pretende colocarnos Maju, también contrasta con el triunfal paseo que el movimiento feminista burgués nos ha contado con relación a su lucha relacionada con la situación política en el campo del aborto, y con el discurso fascista contra la inmigración, cuando, a la vista está, aquí se está desarrollando el imperialismo demográfico que primero superexplotó internamente, tanto que derrumbó la natalidad, luego exportó cuantiosos capitales, y como la fuerza de trabajo proletaria mengüó tras semejante caída de los salarios, a continuación se puso a importar fuerza de trabajo desde África, América y Europa del Este. Mujeres y hombres que no cuidan a sus padres y madres que las criaron en sus países de origen, cuidan a los padres y madres de otros, pero sus propios padres no tienen ni siquiera pensión. Algo aquí no cuadra, pero a la izquierda liberal al parecer esto, al igual que un montón de cosas del mismo estilo, si le cuadra.

    Salir perorando sobre ecologismo y futuro de la especie está bien, claro que si, pero sin olvidar estas situaciones en las que centenares de miles de obreros y obreras de otros países no han obtenido renumeración por parte de los capitales imperialistas demográficos por la crianza de sus hijos aquí empleados como fuerza de trabajo.

    Se me puede reponer, claro está, que cuál es la propuesta para la oposición táctica y estratégica a estas ignominias, cuando la posición de Maju es desacertada, pues se desliza peligrosamente hacia el neomalthusianismo. Semejante posición forzosamente reforzaría la posición antiproletaria que oculta el lepenismo en su negación fascista de la inmigración, mientras el estado francés mantiene fuerzas militares de intervención y ocupación en 28 países, contracara del imperialismo demográfico que quiere fuerza de trabajo fresquita para ser explotada pero no la porción de sobrepoblación relativa mundial que le es forzosamente anexa. El resultado es que los coaligados en esa práctica imperialista están incurriendo en crímenes contra el proletariado tan graves como el que la Unión Europea está cometiendo en el Mediterráneo, reportado por Saïd Bouamama en su artículo ”El muro mortífero del Mediterráneo: el asesinato en masa institucional de la Unión Europea” (7).

    Una posición de protesta contra el imperialismo demográfico ha de consistir en la exigencia con urgencia de la renumeración de los padres de los y las obreras de otros países por parte del capitalismo vasco-español (y europeo), sin por ello cejar ni un segundo en la lucha por una revolución social internacional en la que, en nuestro caso, la conquista del, a disolver en el proceso, estado socialista vasco incluya un periodo en el que se compensen directamente estas riquezas demográficas a los países saqueados de sus recursos humanos y de su trabajo productivo y reproductivo social.

    La cuestión del aumento de la longevidad y el plusvalor no alienado con la reducción de la natalidad.

    Por otra parte, al análisis del proceso de industrialización de China hay que completarlo con la observación de que ese mismo proceso, aunque no dirigido por capitalismos de estado en Europa Occidental, los EEUU y Japón, se ha dado en todo el Hemisferio Norte.

    IMPORTANTE; no todo el trabajo reconducido desde la Esfera de la Reproducción hacia la producción de plusvalía en la Esfera de la Producción, que llevó al desmoroné de la natalidad, se ha convertido en plusvalía. Un amplia porción de ese plusvalor se ha traducido en una elevación de la esperanza de vida media de la fuerza de trabajo. Pero, a medida que aumenta la composición orgánica del capital, y sigue reduciéndose la tasa de ganancia media mundial, las presiones burguesas para alienar también esa porción plusvalor empleado en la recomposición de la fuerza de trabajo se incrementan, y la tendencia capitalista a reducir el fondo de consumo de la población se expande también sobre la población proletaria longeva, por lo que el principal aspecto positivo en el seno del proletariado de la reducción de la natalidad, la prolongación de la vida, la mayor longevidad relativa media, comienza a ser revertido por el proceso del capital, en su crisis y en su ofensiva; así hemos de leer la elevación continuada de la mortalidad femenina en los EEUU, primero entre las mujeres afroamericanas – fuerza de trabajo proletaria allí normalmente de media y baja cualificación – y desde 1998 también de las mujeres blancas de clase obrera – fuerza de trabajo obrera y proletaria allí normalmente de media cualificación, aunque también de media-alta cualificación – (3).

    En conclusión, defensa de la longevidad media alcanzada y su prolongación y elevación de la natalidad son dos de los grandes retos del proletariado socialista internacional en su lucha contra el capitalismo. Por supuesto que también hay que defender los ecosistemas, al planeta y no estar de acuerdo con las prácticas contaminantes que conduzcan a calentamientos climáticos, como aduce Maju, pero sin olvidar al proletariado.

     

    Beno, laister arte

     

    ________________
    NOTAS

    (1)China: La política del ‘hijo único’ deja 330 millones de abortos desde 1971
    http://actualidad.rt.com/sociedad/view/89263-china-millones-abortos
    (2)¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?
    http://www.tendencias21.net/Por-que-las-mujeres-viven-mas-que-los-hombres-La-Drosophila-da-nuevas-claves_a39051.html
    (3)Ojo: es una tendencia estructural
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/23/el-asesinato-de-miren/#comment-15876
    (4)Lo personal pesa más que lo social para abortar
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/03/26/actualidad/1332791927_153213.html
    (5)España debe ratificar el convenio 189 de la OIT sobre el trabajo doméstico
    http://amecopress.net/index.php/IMG/IMG/mp3/local/cache-vignettes/L356xH504/spip.php?article12319
    (6) Según la Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia. El 76% de las empleadas del hogar cuida personas. Ocho de cada diez internas en Bizkaia vive sola con la persona atendida
    http://www.deia.com/2015/02/11/sociedad/euskadi/el-76-de-las-empleadas-del-hogar-cuida-personas
    (7) ”El muro mortífero del Mediterráneo: el asesinato en masa institucional de la Unión Europea” Saïd Bouamama. InvestigActionhttp://rebelion.org/noticia.php?id=197222

    • 1. Derechos de los niños no concebidos? Qué tontería es esa? Sólo se me ocurre vestirme de monja novecentista y cantar aquello de “every sperm is sacred…” de los Monty Python. Eso sólo se le ocurre a un católico extremista o a un bufón que les parodie.

      Más allá de este tema, mi opinión personal y subjetiva es que mi derecho como persona a no existir en condiciones de esclavitud, explotación, desesperanza e indignidad fue violado por mis padres cuando me concibieron en su estúpida “felicidad” católica. Y como tampoco se portaron lo bastante bien para compensar esa violación fundamental de mis derechos, sino que siguieron en todo la doctrina del Capital y la Iglesia, causándome con ello gran sufrimiento, nunca les he perdonado. Naturalmente soy consciente de que esto no es sólo mi problema personal sino que es un problema generalizado y global.

      Pero más allá de todo ello se trata de la función social: la sociedad tiene hijos/-as para perpetuarse y les debiera de garantizar plenos derechos y protección, exactamente como a cualquier otro miembro de la sociedad humana o más (por sus necesidades especiales). Pero esos derechos y protección se garantizan sólo a los miembros que existen, la no existencia no da ningún derecho: lo que no es simplemente no es.

      Tu discurso inicial es por lo tanto quimérico.

      2. La población está envejecida no porque se ha estabilizado el crecimiento sino porque creció demasiado en el pasado y se usan muchos recursos a alargar la vida todo lo posible. No digo que esto último esté mal pero sin duda es anti-natural y toda violación de las leyes de la naturaleza tiene consecuencias, consecuencias que no podemos sino asumir.

      Qué hacían los nativos del ártico canadiense cuando el abuelo o abuela ya no podía seguir el ritmo? Encendían un fuego, le abrazaban entre lágrimas y le dejaban allí para morirse de frío una vez la hoguera se apagara. Es duro, sí pero la vida es así: la juventud no puede estar lastrada en exceso por el cuidado de los mayores y enfermos.

      … “en los países capitalistas centrales no ha sido ese el caso, surgiendo una amplia fracción de clase proletaria compuesta de reproductoras y reproductores que tienen negado de facto el derecho a la reproducción biológica”.

      En gran medida sí. Sin embargo hay un sector amplio de la gente que no se reproduce que lo hace conscientemente: potencialmente si realmente quieres tener hijos, los tienes (conozco unos cuantos casos, la verdad). Por otro lado también se ve reducida la reproducción en los segmentos privilegiados por razones varias (hay mucha gente que tiene pasta que tiene pocos hijos o ninguno: es que hoy día con el individualismo exacerbado quién piensa en tener hijos a no ser que el instinto sea muy activo o haya accidentes?) El factor dinero sin duda pesa, como también pesa las terribles presiones a las que los padres y sobre todo madres con empleo se ven sometidas, pero hay también factores subjetivo-culturales: ya no se cree que la “felicidad” venga a través de los niños, sino más bien una terrible responsabilidad. Eso es en cierta manera positivo: la paternidad responsable es sin duda una mejora respecto a la esclavitud patriarcal de niños y mujeres, pero puede ser demasiado para muchos padres y madres en potencia, en particular cuando la sociedad se desentiende y lo único que hace es extraer plusvalía de los abnegados padres y madres, casi teniendo a los niños como rehenes de su productividad y acicates de su consumismo.

      El problema es que al final la maternidad y paternidad se integra en la función capitalista y el resultado es que la gente huye de la maternidad como de la peste (lo mismo que pasa con otras funciones humanas apropiadas por el Capital hasta donde es posible).

      3. Selección artificial: “donde pone “selección natural” habría que leer selección artificial, y donde pone selección sexual hay que leer selección económica.”

      Sin duda hay un elemento de eso. Y lo hay desde el inicio de la acumulación primigenia, desde antes incluso que la civilización. Y es preocupante.

      Un detalle que rara vez se debate es que la capacidad craneana de los especímenes del Paleolítico era claramente superior a los posteriores, incluidos los modernos (de media). Por supuesto puede deberse a factores varios, incluido el que los cráneos más grandes y robustos se conserven mejor (?), pero también existe la posibilidad de que haya habido una influencia negativa sobre el desarrollo cerebral-intelectual por las condiciones de explotación que aparecen a partir de algún momento en el Neolítico o Calcolítico.

      Es un hecho que, de media, la gente más inteligente tiende a ser más rebelde, más atea y más de izquierdas, seguramente porque su superior capacidad crítica resulta en una mayor dificultad para tragarse las mentiras (ideología, propaganda) que la sociedad jerarquizada concibe para gestionar el orden social autoritario e injusto. Por ello es posible que haya habido cierta “selección artificial” contra la gente más inteligente y sin duda contra la más rebelde, al margen de su inteligencia. Un proceso similar pero mucho más “avanzado” lo podemos observar en la evolución de las hormigas o incluso en las diferencias entre especies domésticas y sus parientes salvajes, que invariablemente tienen mayor cerebro e inteligencia (el caso de los cerdos y jabalíes es extremo: un 30% de diferencia!)

      Pero más allá de eso creo que hay otro factor, más subjetivo: mucha gente que “no encaja” y piensa que “el infierno está aquí”, simplemente no quiere participar, ser cómplice activo de traer nuevas víctimas a esta mierda.

      4. … “habría que recordar a Maju que sus teorías y sus miradas preocupadas por lo que está ocurriendo en el exterior de la jaula, contrastan con la sorda tragedia que está ocurriendo en el interior de la jaula”…

      Toda la Tierra es la jaula. El Capitalismo es global. No hay una separación entre sociedad humana y ecosistema planetario. Y no hay adonde huir por esa misma razón.

      5. “No es neutral políticamente salir diciendo que hay superpoblación en la Tierra, especialmente si se refiere a África, América y al proletariado endógeno de los países capitalistas centrales”…

      Es un hecho objetivo que la población mundial se ha multiplicado por 10 en los últimos cinco siglos, por 7 en los últimos dos siglos y por 4 en el último siglo (nótese la exponencialidad del problema y su íntima asociación al desarrollismo capitalista).

      El que saca conclusiones fuera de tiesto para poder acusarme de forma inquisitorial eres tú. Yo sólo he señalado lo que es evidente pero, como dice el refrán, “cuando el dedo señala a la luna el idiota mira al dedo”.

      6. Feminismo: “… el feminismo burgués”…

      El feminismo no es ni ha sido nunca burgués. Por supuesto que la burguesía usa, manipula y trata de corromperlo todo, incluso lo mejor que somos capaces de crear (ya que el Capitalismo no crea nada salvo redes mercantiles parasitarias), pero el feminismo es y ha sido siempre proletario, como los derechos humanos, etc. Incluso la Revolución Rusa comenzó un 8 de Marzo, no por casualidad!

      “Maju me acusa de tratar a las mujeres como incubadoras andantes”…

      Sí. Y todavía no has hecho ningún intento de enmendarte en esto.

      7. Agurrak contra el derecho a decidir: “… la práctica burguesa de reducir a las mujeres proletarias a ser máquinas de abortar”.

      Qué dices? Si la burguesía en general es anti-abortista! Muy en particular respecto al proletariado. Su interés es que exista la mayor cantidad posible de proletarios para poder enfrentarnos unos a otros en la competencia implacable a que nos condenan por las migajas de la economía que nosotros y nosotras mantenemos viva con nuestro sudor y nuestra sangre. Ellos quieren más y más esclavos incluso si sólo es para dejarlos morirse de hambre, puesto que los perdedores sirven para escarmentar al resto.

      Y además quieren que abortar y en general prevenir la concepción no deseada (el aborto es siempre el caso extremo) salga caro: también extraer plusvalía del derecho a decidir.

      8. Inmigración e Imperialismo Demográfico: “… otras parejas, casi la mitad de ellas inmigradas como fuerza de trabajo a explotar, acuden a la clínica abortiva”…

      La mayoría de los y las inmigrantes, al menos los no-europeos (un 30% de los inmigrantes en el estado son rumanos) tienden a estar muy severamente adoctrinados por religiones varias (cristianismo o islam particularmente) y por lo tanto dudo mucho que usen de su derecho a abortar, al menos de forma comparable al de las mujeres nativas. O sea que tu conclusión es en apariencia imaginaria. Probablemente las inmigrantes tengan muchos más hijos que la media nativa, más aún si descartamos a rumanos y gentes del Cono Sur, cuya mentalidad es más europea.

      “… el imperialismo demográfico”…

      Sí, de acuerdo. Pero no creo que haya una relación consciente, planificada con las tasas de natalidad, sino una serie de concatenaciones. La deslocalización y la inmigración son fenómenos producidos por el Capitalismo, a veces a su pesar, con consecuencias que son, como tantas otras cosas que el Capitalismo induce en sus juegos malabares mercantiles, generalmente destructivas para el Capitalismo, al menos el Capitalismo “europeo” o eurocéntrico clásico.

      Esto es curioso porque el Capitalismo es un invento europeo sin duda pero ya trasladó su centralidad a las colonias americanas y probablemente acabe muriendo en Asia.

      La centralidad capitalista se está ya desplazando sobre todo a China, que ya ha superado en PIB (PPP) a USA y le gana todas las batallas a medio plazo con paciente maestría . El Imperio Norteamericano, la última expresión del imperialismo europeo, está claramente en su fase de “canto del cisne”, incapaz de imponerse en ninguno de los frentes que tiene abiertos, demostrando ser absolutamente impotente a pesar de su residual superioridad militar y su cerrar filas fascista.

      Esto no es intencional y sin embargo ni USA ni Rusia ni “Europa” parecen capaces de evitarlo. Es una consecuencia de la tendencia a la globalización del Capitalismo, en particular a la deslocalización.

      “Salir perorando sobre ecologismo y futuro de la especie está bien”…

      Menos mal. Y no, nadie olvida nada, al menos yo no. Una cosa es el reparto de la riqueza y otra el “crecimiento” descontrolado de la explotación, sea humana o medioambiental.

      “Una posición de protesta contra el imperialismo demográfico ha de consistir en la exigencia con urgencia de la renumeración de los padres de los y las obreras de otros países por parte del capitalismo vasco-español (y europeo)”…

      Seguramente. Ahora bien me gustaría que detallaras las empresas vascas que efectivamente explotan al proletariado en el extranjero. Sin duda estas empresas o, mejor aún, sus dueños, deben de pagar.

      Sin querer defender al capitalismo vasco he de decir que cuando veo instancias concretas de esta explotación internacional, sólo dos empresas vascas suelen estar implicadas: Iberdrola y el BBVA. Ninguna de ellas es particularmente “vasca” en términos reales aunque por el momento tengan su sede oficial en Bilbo. Sé que debe de haber más pero por eso mismo pido un listado detallado: mi ignorancia. En cualquier caso tengo la impresión de que el capitalismo vasco ya no es lo que era, que las ratas han emigrado a Madrid en gran cantidad.

      También espero que no nos hagas culpables por asociación a la clase trabajadora vasca. Responsables en un sentido positivo vale pero no me metas los marrones de los Ibarra y demás escoria como hace la Troika, distribuyendo los costes de las barrabasadas burguesas hacia el proletariado por “afinidad nacional”.

      9. Opus Dei oh, no! – “En conclusión, defensa de la longevidad media alcanzada y su prolongación y elevación de la natalidad son dos de los grandes retos del proletariado socialista”…

      No puedo estar de acuerdo. La natalidad debe ser sostenible y la longevidad es a mi entender una chorrada, en particular sin salud y/o sin calidad de vida. En general lo que propones es extender el sufrimiento, a no ser que estos “logros” estén combinados con una mejora de la calidad de vida, de la dignidad humana, que no puede ser sino revolucionaria. Es posible que no sean del todo compatibles y, en caso de conflicto, entiendo que la calidad de vida debe siempre primar sobre la cantidad de vida, que es lo que tú defiendes en coalición con el Opus Dei, los evangelistas y los clérigos saudíes.

      Curiosamente leía hace unos días un artículo de Thierry Meissan que indicaba que los actuales conflictos en Oriente Próximo se articulaban precisamente en torno a los derechos de la mujer, siendo curiosamente Irán un estado en el que las mujeres han progresado mucho (y la tasa de natalidad se ha hundido correlativamente) a pesar de las apariencias formales de corte islamista (vestido en particular). Por contra los USA y sobre todo sus agentes locales: Arabia Saudita, Israel, Turquía y el Estado Islámico, son totalmente antifeministas y pro-natalidad desbocada. Me pareció un enfoque curioso e, incluso si no estoy del todo seguro de que tenga razón, creo que te interesará, porque, si no recuerdo mal Irán es uno de tus regímenes favoritos (aunque a mí no me guste nada).

  29. SI ES UNA REVOLUCIÓN SIN NIÑOS, ENTONCES NO ES MI REVOLUCIÓN

    Kaixo Maju:

    Tras realizar una primera lectura, veo en tu contestación muchos elementos pequeño burgueses, e información interesante sobre tu problema con tus padres católicos, que, al parecer, te han marcado por su conculcación de tu derecho a no existir o algo así. Es una charlotada, Maju.

    El enlace directo que haces entre políticas antinatalistas y Opus Dei y catolicismo extremo, que es el discurso del PSOE, no debería llevarte a desconocer u olvidar que el primer Estado Ateo, el primer Estado Obrero, la URSS, prohibió el aborto y promovió políticas pronatalistas . También, en los centros imperialistas los territorios más conservadores en el sentido de católicos y dominados socialmente por la pequeña burguesía, son los que aparecen con tasas de natalidad menores…

    Las bajas tasas de natalidad del proletariado no tienen que ver con la ausencia de recursos para sostener a seres humanos o con dificultades con el colapso ecológico que llevan a una conciencia especial, de tipo “antiexistencialista”, e idealizadora del paleolítico, como en tu caso. Tienen que ver con la estructura de la propiedad, en este caso de la sociedad burguesa, y su conservación, y con la distribución de la renta. Con relación al derecho a decidir, no soy yo, es la revolución proletaria la que no puede reconocer una autonomía del individuo, varon o femina, por encima de las necesidades colectivas, ni en el campo de la producción ni en el de la reproducción.

    Sobre lo que comentas de Iran, hasta hace dos meses y durante más de 30 años el estado teológico iraní fue antinatalista, ¿alguien a escuchado alguna crítica por sus constricciones de los derechos de las mujeres a la maternidad, en realidad una negación de la sobrepoblación relativa, que no superpoblación, como ha vuelto a demostrarse? No, pero claro, ahora sacan la calculadora y deciden que les conviene ser pronatalistas. Ahora son malos ¿no?.

    La expriencia histórica del movimiento obrero demuestra que la pequeña burguesía (casos Lerroux, Meabe, y PSOE desde el 1978) cuando gira al reformismo se cubre endureciendo su discurso anticlerical, con el que desvía las energías negativas desde la negación principal hacia una negación secundaria. Cuando añade a esas posiciones el antimarxismo, se revela especialmente reaccionaria y reatardaria, lo cual en periodos de crisis aguda de la acumulación de capital es doblemente peligroso. Confio que no sea tu caso.

    Espero poder responder pronto a lo que considero que es una ideología antinatalista, basada en intereses imperialistas demográficos y de explotación capitalista interna, que bajo el celofan de izquierda liberal, encierra la semilla del lepenismo desde su raíz neomalthusiana, y por tanto, antiproletaria.

    Laister arte

    • Mira: la mayoría de la gente, al menos en la Izquierda, opina lo contrario que tú. Los natalistas son Hitler, el Opus Dei y los Wahabbitas, entre otros: los más reaccionarios de todos, esos son los natalistas.

      “… la URSS, prohibió el aborto”…

      Una de las muchas aberraciones de Stalin, sin duda. Me preocupa poco puesto que la URSS no es mi modelo, aunque en algunas cosas fuera pionera.

      “… los territorios más conservadores en el sentido de católicos y dominados socialmente por la pequeña burguesía, son los que aparecen con tasas de natalidad menores…”

      Como Colombia o México? A ver si nos enteramos de que en Europa los católicos se están muriendo de viejos! En el estado español p.e. sólo hay una mayoría católica entre los mayores de 50 años. Entre los más jóvenes los católicos son entre el 15 y el 30%, y en claro retroceso. Y esos católicos que vivieron antes que yo tuvieron muchos niños, lo que pasa es que los niños decidimos no ser católicos ya más. Incluso en EE.UU., caracterizado como toda América por niveles muy altos de arraigamiento religioso, extraños para un europeo, el ateísmo y la irreligión en general avanzan con paso firme.

      “Las bajas tasas de natalidad del proletariado no tienen que ver con la ausencia de recursos para sostener a seres humanos (…) Tienen que ver con la estructura de la propiedad”…

      Si fuera así los territorios semi-coloniales no crecerían, puesto que allí la explotación es y ha sido siempre más salvaje que ningún otro lugar. Tiene que ver con la emancipanción (relativa) de la mujer, la incompatibilidad (en parte artificial) de la maternidad con el trabajo y el ajuste del coste de la vida para absorber aún mayor plusvalía a través de un coste creciente de los recursos para mantenerse a uno mismo y a su familia (muy particularmente el coste de la vivienda y la prolongación de la educación).

      Estas son las causas que inciden en la gente pero eso no quiere decir que un crecimiento desbocado no ejerza una presión insostenible sobre los recursos, empezando por los agrícolas. En África se ve muy claramente puesto que la ocupación de tierras por granjeros de tipo autosuficiente y la tala de árboles para el combustible en zonas semi-áridas está causando graves problemas. Un ejemplo demasiado claro es Madagascar, donde la tala para crear tierras de cultivo ha producido ya demasiadas zonas totalmente estériles.

      Claro, sí los campesinos tienen que comer y para ello deben ocupar cada vez más tierras (ya que la población crece y crece) pero estas tierras sin el apoyo del bosque ahora talado pronto colapsan y se erosionan, quedando nada.

      Por qué este proceso sigue en África cuando en otros lugares se ha ralentizado o detenido? Por la extrema influencia de la religión (África es hoy el continente más religioso del planeta) y la falta de educación, en particular de las mujeres. De una forma u otra también se detendrá en África, yo no me creo las proyecciones “alarmistas” que sugieren un crecimiento desbocado de este continente muchas décadas en el futuro.

      “La expriencia histórica del movimiento obrero demuestra que la pequeña burguesía (casos Lerroux, Meabe, y PSOE desde el 1978) cuando gira al reformismo se cubre endureciendo su discurso anticlerical, con el que desvía las energías negativas desde la negación principal hacia una negación secundaria”.

      Bah! Los que quemaban conventos eran los anarquistas. No me vengas con chorradas. Además el PSOE de anticlerical nada de nada: la Iglesia Católica se ha forrado con apropiaciones y con las subvenciones del estado a la educación privada (“concertada”). En este estado no se ha movido un dedo contra la Iglesia, se le han dado todas las ventajas y más (ni siquiera pagan impuestos!) Otra cosa sería en los años 30 cuando el sentimiento popular anticlerical era muy acentuado, más que ahora: ahora es un lento morir del catolicismo por colapso de la “fe” (que obliga a creer en cosas contra-natura como el matrimonio indisoluble, la ilegitimidad de la anticoncepción o la homosexualidad, o la desigualdad de hombres y mujeres: no todavía no hay sacerdotisas católicas), entonces era un tema muy central, que venía de antiguo y que enfrentaba a menudo incluso a diferentes sectores de la burguesía, no todos los cuales simpatizaban con esa entidad pre-burguesa residual. Aunque la mayoría de la burguesía estaba en la CEDA (→ Movimiento Nacional → UCD → PP) y sí que apoyaban a la Iglesia de forma extremista, de dónde si no sacó el meapilas de Franco sus apoyos?!

      El apoyo de la mayoría de la burguesía a los residuos pre-burgueses como la religión se debe a ese problema que tiene el Capitalismo que es la incapacidad para generar una moral o ética propia, ya que no es sino piratería, bandidaje y mafiosismo institucionalizados. Por ello debe apoyarse o bien en los residuos reaccionarios heredados de la época feudal (que en última instancia son impotentes pero sirven para “ir tirando”), o bien en formas innovadoras que tampoco son burguesas sino proletarias, como el feminismo, la democracia o los derechos humanos (todas ellas conquistas parciales arrancadas en la lucha de clases).

      Y tu conclusión: insultante. Me pregunto por qué no has comentado nada respecto al artículo de Iñaki Gil de San Vicente sobre este tema.

  30. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN COMUNISTA E IDEOLOGÍA DE IZQUIERDA LIBERAL.

    Prosigo las respuestas a la posición neomalthusiana de Maju, centrándome ahora en la crítica a la ideología liberal de izquierda con que maquilla de “progresiva” y “modernista” esa posición extremista antiproletaria:


    “Los natalistas son Hitler, el Opus Dei y los Wahabbitas,”

    Maju

    Hitler era natalista de su invento de los “arios”, pero en cuanto a africanos, asiáticos, eslavos, semitas y americanos mucho me temo que coincides con él en lo que se refiere al “control” de la natalidad. A los proletarios de esos orígenes no los necesitaba más que como fuerza de trabajo no cualificada, de manera que el “control”, es decir la reducción de la natalidad iba a ser un requisito previo para nacer. La política pro natalista nazi es, pues, en el fondo, una posición neomalthusiana en la que la sobrepoblación relativa de una nación es abolida lanzándole esa posición de sobrantes en el mercado mundial, por la fuerza, a otras poblaciones, y resolviendo el problema social que significa para la sociedad burguesa el exceso de sobrepoblación relativa, en este caso exterior, declarándoles subhombres eliminables.

    Por esto, no creo que se pueda poner en el mismo plano al pro natalismo del Opus Dei y al natalismo pro “arios” de Hitler, es que no son comparables. El Opus Dei, por otra parte, es pro natalista, pero la media de hijos por mujer en el estado español, donde tiene más fuerza esa secta, es de un hijo por mujer. Y tienen esa baja tasa de natalidad no por que así se haga oposición al Opus Dei, sino porque la mayoría de las mujeres simplemente no puede tener hijos por razones económicas.

    Hay que tener en cuenta que la existencia determina la conciencia, que pronatalista o antinatalista EN LOS HECHOS no se es por razones ideológicas o de principios, se es por razones económicas y sociales en el sentido de las mediaciones provenientes de la estructura de la propiedad y la dinámica del modo de producción concreto, (aquí capitalista) y su modo de reproducción social adhoc, ello unido a las mediaciones derivadas de la posición social reproductiva que ocupa cualquier sujeto concreto y de la lucha de clases y sus resultados.

    Natalidad y antinatalidad tienen mediaciones políticas concretas. En el caso de Arabia Saudi (1) hay una tendencia retardataria hacia el campesinado que surge de la imposibilidad material de la industrialización del país, a pesar de las ingentes rentas diferenciales que obtiene la burguesía saudi del mercado mundial por la facilidad de extracción de su petroleo. Conviene señalar que el campesinado quiere tener muchos hijos primeramente por la alta mortalidad infantil que históricamente soportaban las formaciones sociales campesinas, lo cual ha dado en ideologías, sicologías y culturas que intervienen en un elevar en cierto margen la natalidad. Pero la natalidad relativamente alta de una formación social con medios de consumo industriales, consumo de objetos de media y alta tecnología, recientemente proletarizada, baja mortalidad infantil, no únicamente cuenta como motor la influencia a la ideología dominante heredada del pasado, sino que sobre todo le determina la ausencia o no de seguridad social, de sistemas públicos de pensiones, de sanidad y cuidados, de educación, la salarización de las mueres y los salarios relativamente altos, todo ello procesos que sustituyen y superan el papel de la familia en el desarrollo de las personas, incluyendo las fases en que su edad es alta.

    Es decir, los hijos se tienen también como un hecho económico, ahora y en el Paleolítico, así que la verborrea pronatalista de los wahabitas muy probablemente se fundamenta en ahorrarse estas inversiones sociales, porque no pueden competir el mercado mundial y desatar la industrialización – lo que forzaría la salarización masiva de las mujeres – a pesar de las rentas diferenciales de que disponen, que confrontadas con el grado de productividad del trabajo social medio saudi, da en procesos inflacionarios,- parecido al caso venezolano – , en este caso encubiertos, contra el consumo popular. El malestar general por esa posición en el mercado mundial se vehiculiza contra los infieles, malos musulmanes, y los países vecinos, susceptibles de ser necesarios como objetos de una política agresiva que desvie el problema interno hacia el exterior. Entonces en ese caso concreto aparece un pro natalismo reaccionario y pro imperialista. Pero en ningún caso es un lineal, mecánico e ideológico pro natalismo por cuestiones teológicas que tu te inventas.

    El pro natalismo puede tener varias fuentes dinámicas, incluyendo, en determinadas formaciones sociales, la posición concreta de un imperialismo en el proceso de división mundial del trabajo; helos ahí a Israel y Francia. En estos casos, por ejemplo, la búsqueda de una alta natalidad relativa expresa contradicciones mundiales interimperialistas, … pero aún así solo logra llevar la natalidad a la línea de la reposición demográfica puesto que las mediaciones de las formaciones sociales industriales altamente desarrolladas sobre y contra la natalidad del proletariado son brutales.

    Pero el caso es que las fuerzas imperialistas pueden ser y de hecho son normalmente antinatalistas, especialmente en lo externo, precisamente por intereses imperialistas, así que cada antinatalismo y cada pro natalismo tiene una suma de cuestiones concretas que lo producen, resultado del modo de reproducción social concreto, y de la causa universal que lo determina y media, todo lo cual hay que analizar y que no se puede comprender “a la Maju” con una frase fácil y un prejuicio siempre a mano.

    El anticlericalismo de izquierda liberal, una cortina de humo neomalthusiana

    El pronatalismo y antinatalismo se justifican en la supraestructura ideológica de una u otra manera, pero ello no anula el proceso raiz material y la lucha de clases que se registra alrededor de la natalidad. Ojo, también con relación a la proliferación de adultos mayores.

    Lepen, por ejemplo, es antinatalista, sobre todo para África, como tu, Maju, y partidaria del aborto, por lo que, en su voluntad de crecimiento, admite perder al sector catolico de su partido que le limita el crecimiento. Así que la línea mágica ideológica mecánica permanente que demarcas entre extremismo natalista / no extremismo antinatalista no está tan clara, no solo en el caso del antinatalismo de Lepen hacia África, sino también en todos los casos neomalthusianos.

    Tu maju empleas un mecanicismo anticlerical para presionar a la gente hacia el neomalthusianismo, por medio del empleo del prejuicio, que ocultas, – quizás incluso a ti mismo, si es cierta tu historia de unos padres católicos decepcionantes que te han conducido a ideas tan raras, por no decir absurdas, como que conculcaron tu derecho a no existir – prejuicios mecanizados que ocultas, digo, con la ideología liberal “de izquierda”, su supuesta razonabilidad, sentido común, presumido aperturismo a la razón y presunto grado de ilustración.

    Veamos esto:

    – Bah! Los que quemaban conventos eran los anarquistas. No me vengas con chorradas.
    (…)
    -Aunque la mayoría de la burguesía estaba en la CEDA (→ Movimiento Nacional → UCD → PP) y sí que apoyaban a la Iglesia de forma extremista, de dónde si no sacó el meapilas de Franco sus apoyos?!

    A) Lerroux supo reenviar a los anarquistas a quemar conventos desviándoles del asalto al estado y al capital mismo, en lo que hoy se sabe que era una operación burguesa premeditada.

    B)Los falangistas eran liberales, algunos incluso intelectuales liberales brillantes, no en vano partieron de bases ideológicas archiretardatarias forjadas en parte por nacionalistas españoles liberales como Ortega y Gasset, como reconocía Ledesma Ramos (2). No se debería confundir al falangismo histórico, o fascismo español, y al tradicionalismo católico. El componente católico del movimiento retardatario y pro oligárquico español en la crisis mundial de los años 1920s, 1930s y 1940s no era falangista, la convergencia política ocurre después, forzada por la dictadura militar de Franco, que también lo fue hacia adentro, como lo demuestra el golpe de mano contra la dirección de Falange en 1937 en Salamanca y el posterior decreto de unificación.

    De otro lado, la identidad entre los falangistas de entonces y los neomalthusianos liberales de izquierda de la actualidad no es poca, puesto que el objetivo principal de los falangistas era neutralizar la revolución social, venciendo a los comunistas y anarquistas, e integrando al proletariado de las cinco naciones en la conquista de un imperio territorial, precisamente en África. Y la cosa es que los neomalthusianos europeos sostienen también precisamente su antinatalismo especialmente histeŕico contra las poblaciones africanas, y su eco-imperialismo, con la intención de disponer de los recursos de ese continente de la forma más barata posible y mantener un control estructural contra su población. Ahí va mi pregunta: ¿Reconoces que hay esos intereses en la oposición hacia la natalidad en África o no?

    Por otra parte, en EH fue el histórico obrerista Perezagua, que finalmente rompió con el prietismo del antiguo PSOE pasando a una posición prosoviética, el que paró los pies a la línea socialdemócrata pequeño-burguesa, entre otras cosas desmontando la línea liberal de izquierdas de Meabe, antinacionalista vasca y anticlerical furibunda a partes iguales, tendente a secundarizar la contradicción principal del proletariado con la gran burguesía. En cuanto al PSOE, o mejor dicho en cuanto a fracciones concretas burguesas del PSOE, – pues es cierto, que en el PSOE ha habido una línea católica recabada desde el falangismo de izquierda, durante su refundaciòn oportunista y antimarxista de los años 1970s-1980s -, pero también desde la Reforma siempre ha habido otra fracción anticlerical especializada en hacer maniobras de diversión, fracción que, a medida que el partido pasaba a condenar el marxismo, especialmente la teoría de la dictadura del proletariado, servía para cubrirse con anticlericalismo, a la lerrouxiana, y en las relaciones internacionales como florido vestido de izquierda liberal (falangista), laico y ateo, en Las Américas.

    Que se nos intente colocar como progresivo y bueno, necesario para salvar el planeta, al neomalthusianismo, que es directamente nazi aunque con nuevas formas, eso si, tomándose la coartada para esa acción en la posición pro natalista de los católicos, basándose para ello en el anticlericalismo, desborda incluso el componente retardatario del reformismo ambivalente del PSOE, es más reaccionario y más burgués todavía.

    Las posiciones políticas del movimiento obrero no surgen en una mecánica fundamentada en los cliches liberales de izquierda, burgueses, sino en el análisis concreto de la situación concreta con relación al proceso universal. Con relación al neomalthusianismo, el rechazo es de principios, si la posición comunista coincide con la de los católicos en el rechazo al neomalthusianismo, no por ello tenemos que abandonarla para tomar la posición neomalthusiana antinatalista, porque esta no es catolica. Es absurdo, si alguien viendo la ignominia y error que es el neomalthusianismo sigue apoyándolo fundamentalmente porque lo rechazan los catolicos, hay que señalarle que entonces habrá de rechazar todo los que admitan los catolicos como positivo y no solo el rechazo al neomalthusianismo, lo cual es absurdo. Y es que en realidad ningún neomalthusiano rechaza la natalidad por rechazo a los catolicos, lo hacen por afirmación de intereses de clase. La afirmación o el rechazo de mayor o menor natalidad relativa tiene que estar fundamentada con argumentos que no sean formalistas del tipo sobre si Hitler, los Wahabitas, el Opus Dei, el estado Francés o el estado de Israel apoyan el natalismo, habría que no apoyarlo, pero nada más que al pro natalismo, y especialmente en África, Las Amércias y el proletariado endógeno de los paises capitalistas centrales.

    Esto quiere decir que hay que analizar a qué sujeto concreto perjudica o beneficia tal o cual pro natalismo o antinatalismo. En la escala global, para los marxistas tomar como principio político el neomalthusianismo es una declaración de guerra al proletariado, pero puede discutirse cada caso concreto, por ejemplo en países con muchos burgueses elevar la natalidad en el seno de la burguesía no es una idea buena, pero elevarla en el proletariado seguramente si lo sea.

    Por ello debe apoyarse o bien en los residuos reaccionarios heredados de la época feudal (que en última instancia son impotentes pero sirven para “ir tirando”), o bien en formas innovadoras que tampoco son burguesas sino proletarias, como el feminismo, la democracia o los derechos humanos (todas ellas conquistas parciales arrancadas en la lucha de clases).

    Hay un feminismo burgués y otro feminismo proletario, siendo el interclasismo derivado de la presunta unicidad no burguesa del feminismo un serio error.

    El feminismo burgués es antimarxista y anticomunista, pero sobre todo es antiobrero. Mantiene que el motor principal de la historia es la lucha de géneros, y no la lucha de clases. Como resulta que las mujeres están divididas en clases, las burguesas no se solidarizan con las obreras, las explotan y marginan, lo que finalmente salta a la luz, normalmente cuando las feministas burguesas y las feministas obreras chocan entre ellas por intereses de clase.


    “… los territorios más conservadores en el sentido de católicos y dominados socialmente por la pequeña burguesía, son los que aparecen con tasas de natalidad menores…”
    Como Colombia o México?

    No, como Ourense, Asturias o Palencia:

    -La natalidad en Ourense se encuentra en 5,6 nacimientos por cada mil habitantes.”

    – La tasa de natalidad de los palentinos es tres veces inferior a la media registrada en el estado.

    Algunos Índices de Fecundidad en divrsos territorios:

    – Asturias: 6,27
    – Galiza: 7,16
    – Castilla-León: 7,16
    – Madrid: 10,22.
    -Baskongadas: 8,80. (Navarra: 9,53)
    – Catalunya:9,61. (3)

    No se esperarían estos resultados si fuera como dice Maju en relación a la religión, y es que todo esto tiene que ver, insisto, con la acumulación de capital, no con la religión o el feminismo como sostiene la ideología liberal de izquierdas. Menos todavía tiene que ver con la escasez de recursos…

    “Las bajas tasas de natalidad del proletariado no tienen que ver con la ausencia de recursos para sostener a seres humanos (…) Tienen que ver con la estructura de la propiedad”…
    Si fuera así los territorios semi-coloniales no crecerían, puesto que allí la explotación es y ha sido siempre más salvaje que ningún otro lugar. Tiene que ver con la emancipanción (relativa) de la mujer, la incompatibilidad (en parte artificial) de la maternidad con el trabajo y el ajuste del coste de la vida para absorber aún mayor plusvalía a través de un coste creciente de los recursos para mantenerse a uno mismo y a su familia (muy particularmente el coste de la vivienda y la prolongación de la educación).

    Precisamente en los territorios de la periferia la propiedad capitalista está menos desarrollada que en los países capitalistas centrales, hay menos capitales acumulados, menor grado de concentración, y centralizaciones de menor rango, además de que la proletarización deel campesinado es más reciente o aún no ha ocurrido: primero niegas la tesis materialista en favor de la ideológica de la religión, y a continuación la afirmas revirándola.

    Sobre “la emancipación de la mujer”; de quien dependen las mujeres obreras no es de los hombres en abstracto, es del capital en concreto, y de sus necesidades de fuerza de trabajo. Te lo he escrito varias veces, pero no captas, como si fueras obtuso, el dato del aumento de la mortalidad femenina en los EEUU, en las mujeres trabajadoras “emancipadas”. Vendes motos de emancipación que no se corresponden con la realidad diaria de cientos de millones de mujeres, pues si la emancipación no es de clase no hay, no puede haber una emancipación real. La izquierda liberal vende esa moto de la emancipación de género y allí se queda, pero luego aumenta la mortalidad de las mujeres, por que la tasa de paro aumenta, y todas las miseras y depauperaciones regresan a la vida de la gente obrera femenina.

    En suma, que la defensa de lo indefendible, el neomalthusianismo, está forzando a que te veas impulsado crecientemente a escudarte en prejuicios, por lo que entiendo que la crisis del reformismo, lleva también a la crisis de la ideología liberal de izquierdas. Ya era hora.

    Beno, laister arte

    _____________________
    NOTAS

    (1) ARABIA SAUDITA: Pobreza, desempleo y corrupción, serios peligros que enfrenta el gobierno de Al Saud
    http://prensaislamica.com/?p=25430

    (2) ¿Falange liberal o intelectuales fascistas ? Santos Juliá
    http://www.researchgate.net/profile/Santos_Julia/publication/271012748_FALANGE_LIBERAL_O_INTELECTUALES_FASCISTAS_*/links/54bb84550cf29e0cb04bdebd.pdf

    (3) Tasa Bruta de Natalidad por comunidad autónoma
    http://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=1432&L=0

    • Estás mezclando cosas que tiene sentido con cosas que no. Hitler era pro-natalista en Alemania. Hitler no dominaba África ni India. Las potencias imperiales que dominaban estas colonias eran pro-natalistas (o al menos no anti-natalistas) en ellas, ya que necesitaban la mano de obra (tan simple como eso: el capital es intrínsecamente globalista: le da igual el color de la piel o el idioma, a no ser que sirva a objetivos concretos, lo que le importa es el grosor de la cartera). En Europa Oriental, que formaba las colonias del imperio nazi, Hitler no era anti-natalista, era meramente esclavista. Incluso Alemania importaba muchísima mano de obra extranjera, aunque de los países latinos en particular, más favorecidos en su concepción racista del orden mundial que los eslavos.

      El Opus Dei no tiene una gran influencia de masas en el Estado español: tiene una influencia de élites, ya que esa es su orientación. Los miembros del OD tienen por lo general muchísimos más hijos que la media.

      El Falangismo no es la columna vertebral del Movimiento Nacional franquista, sino la CEDA (así como de forma menor los ultra-reaccionarios Carlistas). La Falange nunca tuvo ninguna influencia política importante (0,7% del voto y ningún diputado en 1936) y desde luego el MN franquista no implementó la inmensa mayoría del programa de Falange, p.e. la reforma agraria radical que proponían. Supongo que en cierta manera se puede considerar a Falange como el “ala izquierda” del fascismo español, y, al igual que pasó con el “ala izquierda” del fascismo alemán, fue desplazada internamente, aunque en Iberia no hizo falta ninguna noche de los cuchillos largos, ya que la influencia de Falange era mínima y pronto su propia estructura política había sido tomada por los cedistas. Básicamente se limitaron a producir tropas de choque, uniformes vistosos y un historial de “mártires” para el fascismo católico-militar franquista (de acuerdo con algunas fuentes perdieron el 60% de sus militantes originales en la guerra).

      Ya para cerrar yo no defiendo el “neomalthusianismo”, lo único que digo es que Malthus tenía al menos parte de razón y que la noción de que la población puede crecer indefinidamente es judeo-cristiana y se ha visto extremadamente favorecida por el Capitalismo pero en el fondo es absolutamente insostenible.

      Nunca discutes p.e. cómo y con que costes ambientales (que también son económicos y sociales) se producen todos esos alimentos que la revolución agro-industrial capitalista es, muy provisionalmente, capaz de generar. Vamos a discutir la soja transgénica de Monsanto y su efecto devastador, no sólo sobre el medio sino también sobre el proletariado y campesinado del Cono Sur, o la misma agricultura transgénica en la India, empujando a miles y miles de campesinos al suicidio en una espiral de deuda, veneno y productividad muy decreciente.

      Tampoco discutes los efectos terribles de la depredación industrial piscícola, ni el coste absurdo y calamitoso de la producción ganadera industrial. Te lo repito: visita una granja de cerdos o de gallinas, ve algún documental sobre ganadería industrial vacuna en EE.UU. Recuerdo a un ganadero francés que decía: tratamos a los animales, a la naturaleza como Hitler hacía con los judíos, nuestras granjas modernas son el Auchswitz animal (con consecuencias más amplias que para las víctimas animales, claro). Es una barbaridad que lleva ya demasiado tiempo y que tiene consecuencias terribles pero, claro, produce hamburguesas y demás comida para alimentar a ingentes números de gente. Pero por cuánto tiempo más? A qué coste ambiental y humano? Es insostenible y simplemente va a tocar techo de una forma u otra. Lo que no se puede hacer es apilar más y más mierda en el patio y simplemente cerrar la ventana: al final pagas las consecuencias de esa negligencia extrema.

      De hecho lo pagarán tus hijos, que no los míos.

  31. Muy de acuerdo contigo, sobre todo sobre la cuestión ecológica. El laborismo y productivismo del capitalismo de estado (URSS) siguen dejando huellas.

    En cualquier caso, intentando seguir el combate teórico (e ideológico, claro)

    Me arriesgo a lanzarte alguna idea o reflexión más atrevida con relación a tu comentario crítico del 30.3.2015 / 23:01. Puesto que me parece una línea de trabajo más productiva, desde un punto de vista praxístico, que los vuelos pindárico-demográficos y todas las demás desenfrenadas posturas productiv-contaminantes de Moskú.

    Son en efecto todos esos ejercicios intelectual-ortodoxos los que bloquean un trabajo crítico colectivo realmente efectivo, en lo político, organizacional, militante y combativo. Está muy claro: los esclerosados marxismos no consiguen producir líneas teóricas adecuadas para las actuales, indispensables y avanzadas batallas de superación de este sistema predador, y esto hasta en los casos más prolíficos y coherentes. Como pasa por ejemplo en los muy animados y copiosos italianos, muy probablemente los marx-ismos más activos aunque si solo miráramos a ese más que un centenar de sitos auto-etiquetados de “comunistas” (1). Pero no ciertamente tan empachados de esa clase de parafernalia humeante y destructiva que nos enseñan en otros lugares.

    Desde luego, si estamos todavía en los arranques de propuestas políticas efectivas y eficaces de lucha de clases, o de campo obrero radical, realmente antagónico al estado de cosas presente, es precisamente también porqué muchos de nuestros instrumentos – conceptos, lenguajes, conocimientos científicos y político-económicos, y por lo tanto también sociales – los tenemos bastante obsoletos y superados respeto a la actual evolución de la especie, de sus modos de producción, tecnologías… pero no solo del lado de esos pesados lastres que vemos, esos -ismos ideológicos, empedernidos y hasta fanáticos.

    En efecto, hasta en los más atrevidos espacios actuales de debate y teoría marxiana falta mucho por hacer. Siempre si nos quedamos en el marco italiano – a pesar de poder contar ahí con por lo menos una buena docena de sitos marxianos muy interesantes y enriquecedores – no parece haberse superado ni tan siquiera una fase primaria, en función de proporcionar herramientas hoy en día valiosas, eficaces y efectivas para las luchas concretas de TODOS los movimientos sociales obreros (sindicatos sitémicos inclusive, cuando no estén del todo capitalizados como maquinaria del capital, estilo UGT etc.).

    Frente a una evolución humana cada vez más compleja, por supuesto hasta ahora capitalista y desde China, pasando por Bolivia, Siberia, California o el Alto-Deba… y que plantea cuestiones bastante más desarrolladas que las expuestas en la cita de San Marx del final de un comentario (28.3.2015, 19.38) sobre la tendencial caída de los aficionados de la IVa.
    Hasta fenómenos tan lamentables en los que presuntos críticos del capital – en particular los fieles marxistas – confunden la exposición o descripción de lo objetivo, materialista y científicamente averiguado por medio de instrumentos válidos actuales, con manifestaciones esencialmente subjetivas o funcionales a la clase dominante en este sistema. Reformismo, pequeñoburguesismo, social-pnv-ismo, etc.
    Como bien anotas, de forma realmente religiosa, transformando lo no entendido en pecado venial o mortal del enemigo infernal.

    Por ejemplo, siempre en otra web de EH ahora cerrada, me acuerdo de las rabiosas reacciones ortodoxas frente a la introducción de conceptos ligados a la investigación subatómica y cuántica, como acerca del famoso tema del bosón de Higgs investigado en el CERN de Ginebra. A pesar de que tendría que ser en absoluto prioritaria, desde una concepción avanzada de trabajo político (véase por ejemplo Lenin, 1909, Materialismo ed empiriocriticismo) una apropiación teórica muy profunda y extendida de culturas, fenómenos y avances de este calibre. Como la atribución de la masa a la materia (la “función” o característica del campo de Higgs, precisamente). Justamente con relación al VALOR, a la creación de plusvalías, al mismo concepto de MATERIA y MATERIAL (y entonces de materialismo!); y de inmaterial, de concreto, virtual, etc.
    Lo que puede determinar, por ejemplo, categorías fundamentales para reconocer y entender la actual y muy contradictoria composición de la clase obrera!

    (1)
    Sabemos como a nivel peninsular ibérico no solo el trabajo consecuentemente marxiano, sino también marxista, siga increíblemente atrasado. Realmente muy pobre y estéril en comparación de lo que se hace en otros universos culturales críticos, pagando así un precio todavía increíble, a estas alturas, a las obligaciones ideológicas del tan antiguo como envenenado apoyo estalinista a la república española. Herencia, como vemos aquí, hasta en el rechazo de la crítica e investigación marxiana, bajo ese fracasado martillo excomulgador (acompañado de correspondientes fusilamientos de verdaderos comunistas) de la famosa Academia de las ciencias del capitalismo de estado URSS (que denominan con obscenidad “socialismo real”). Por supuesto es verdad que, en el ámbito más amplio (colonial) castellanofono, particularmente en Abya Yala, tenemos por suerte algo más de profusión y valor también entre las menos esterilizadas ortodoxias marxistas.

    • No hace falta irse a Italia, BDG publicaba (sin duda como intento de expansión de este debate) hace poco un artículo de Iñaki Gil de San Vicente que concilia bastante razonablemente Marxismo “purista” con Ecologismo: https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/04/09/marxismo-versus-ecologismo/

      Por alguna razón nuestro amigo el “ortodoxo” no ha querido comentar allá pero sin duda debería, ya que le contradice en todo.

      Respecto a lo “material” en Marx, sí que tiene una base materialista pero el problema principal es que, sobre todo en El Capital, ésta se convierte en algo sobre todo “social”, es decir: lo material ya no se define como tal sino por mera convención o mecánica social, la cual es sin duda mucho más subjetiva (subjetivo-colectiva) o “virtual” (interactivo-virtual). Para mí al menos esta transición es problemática pero el mayor problema es la centralidad que adopta el valor de cambio (social o virtual) frente al valor de uso (material, aunque no totalmente exento de subjetividad tampoco).

      Para mí lo más importante de Marx y Engels es que son científicos o al menos lo intentan con todas sus fuerzas, algo que no se puede decir de muchos “marxistas” que lo único que son es escolásticos: aburridos repasadores de la escritura sagrada incapaces de argumentar en términos propios, independientes, creativos o incluso adaptados a la realidad en la que vivimos, que sin duda es bastante distinta de la de Marx – no en su esencia pero sí muchísimo más evolucionada, mostrando aspectos que seguramente para Marx y Engels estaban semi-velados.

      Uno de los textos más controvertidos es el famoso manuscrito de la subsunción formal y real del trabajo en el capital, que según algunos Marx planeaba incluir en El Capital pero no se atrevió sin duda porque era demasiado visionario, adelantado a su época, quizá, temería él, equivocado. Y claro no es lo mismo en los inicios de la subsunción formal que al final (espero) de la subsunción real: muchas cosas son demasiado diferentes, razón de más para pensar más allá de Marx, no para traicionarlo sino para actualizarlo y mejorarlo, para no seguir presos de una escolástica cansina y demasiado a menudo sectaria, y sobre todo para hacer la revolución y hacerla cuanto antes. Porque al final Marx no está pensando en el diseño post-revolucionario sino en cómo llegar a la situación revolucionaria. Pero hoy día, cuando parece más urgente y quizá inevitable, para poder llegar a la situación revolucionaria y triunfar es necesario tener un plan de acción, lo que exige un marco teórico post-capitalista que Marx no proporciona.

  32. Me pregunto entonces, por ejemplo, si la constante c2 ( E = m . c2 ) de la que escribes el 30.3.2015 no sea también una forma de información, Maju. Constante e/o información?

    En efecto, me parece que algunos argumentos y términos que traes se queden en una comprensión ya superada de la realidad del universo por parte de esta especie animal del sistema solar, o de la forma de percibir, entender o describir esta realidad… mientras que por lo que he entendido de la teoría del Txomin, con lo que publicó Indymedia y que ahora está fuera de red como no me canso de recordar, se están abriendo otros caminos de conocimiento más adelantados. Más cercanos a la realidad, se supone. Entonces más útiles para una teoría crítica, por supuesto no solo de economía política. Y que inciden naturalmente, y de forma muy pesada, sobre los mismos conceptos cardinales referidos al trabajo humano.
    Y al trabajo de los robot, que como sabes se están introduciendo a una velocidad impresionante en muchas funciones de producción, de trabajo. No solo de servicio: el caso de Foxconn me parece extremadamente significativo.

    Hablemos por lo tanto un poquitín, por lo poco que conozco, de este campo de Higgs.
    Que es una dimensión bien real y que sin embargo no percibimos y que hasta no se puede alcanzar con la fórmula de Einstein, o en ese nivel de física teórica. Pero, como sabemos, hablamos de un campo cuántico que “proporciona” masa a la materia!

    Tratando por lo tanto del tema información, y del campo informacional, me parece que lo del Txomin se refiere a dimensiones científicamente entendibles solo desde un punto de vista cuántico. Bien es verdad, las primeras también percibidas naturalmente por los humanos: tiempo y espacio; luego la dimensión energética, ya mucho más compleja de acertar; y desde hace unas décadas con la conciencia de la dimensión informacional, y una investigación científica correspondiente y naturalmente creciente que nos lleva a considerarla como un campo con muchas más coherencias, o potencialidades de coherencia de información, de lo que imaginamos.
    Y, sobre todo, descubriendo que es el campo que más determina y explica la realidad (p.ej. precisamente en la relación entre materia y energía, ahí estaría ese c2), y que aclara además nuestra percepción e intervención sobre las demás dimensiones (como información sensitiva, visual, neurológica…). Es decir: el campo que “obra” sobre la materia: en el espacio, en el tiempo, y en el desarrollo o transformaciones energéticas!

    Para entendernos y reproponiendo tu ejemplo del herrero que labra el hierro, hoy sabemos que el trabajo no solo es transferencia de energía. Quiero decir: es una INFORMACIÓN del sistema nervioso la que, comunicada a las células musculares desde nuestro elaborador de información que llamamos cerebro, produce o induce fenómenos energéticos, que a su vez se transforman en modificaciones (espaciales) de masas (en el hierro). Las que en definitiva se estructuran con una nueva organización o equilibrio estable de la propia información (atómica, molecular, etc.).

    Todo esto nos obliga, para tener por lo menos la ilusión de poder lograr bases teóricas sólidas sobre “el sistema capitalista” de nuestra especie, en este universo y ahora, a intentar de hacer algo así como una disrupción (2) con relación a los mismos conceptos de base, y por supuesto con el lenguaje. Nuestra aplicación comunicacional de nuestro SO cerebral.
    Más aún si empezamos a ver cualquier fenómeno con relación a los procesos informacionales: lo del c2 de la fórmula famosa por ejemplo. Analizarlos entonces como información, como conjunto de procesos que informan, describen o determinan en lo teórico general los procesos de transformación de la materia en energía y viceversa.
    Además de factores que definen materia y energía en términos de espacio y tiempo, también humanamente hablando. En el trabajo, en la creación humana.
    Hablamos de lo que los humanos hacemos a diario en casa, en la producción, etc., transformando la realidad existente bajo formas materiales o energéticas.

    Es lo mismo de lo que nos sugiere una aproximación marxiana a los trabajos de base (hoy válidos) o referenciales de Marx. Superando viejas y momificadas concepciones ideológicas de la realidad, en nuestro caso llamadas marxistas, precisamente. Cuando no hasta estalinistas, desbocadas, banales y/o brutales. Por supuesto no materialistas, si recogemos el término de MATERIAL desde este lenguaje “científico” no tradicional (entonces, también a aprender y desarrollar).

    (2)
    La disrupción (término inventado por Clayton Christensen en 1995) se refiere – en lo económico – a una innovación que crea nuevas redes de producción de valor. Disrupción es una innovación de ruptura, al contrario de la innovación clásica, que es de mejoramiento progresivo, sucesivo y/o escalonado, de aceleración tecnológica, organizacional, etc…

    • Estás diciendo que nuestra percepción define la realidad. Lo siento pero eso no es cartesiano y a mí personalmente no me parece aceptable creerlo. Incluso si el universo es una “realidad virtual”, no deja de ser una realidad objetiva en la que nuestra mente opera como perceptor, procesador de información y actor. Nuestra mente consume lo que una bombilla, y está relativamente sujeto a error, o sea que no puede ser capaz de procesar toda esa información de todo un universo de forma tan implacablemente coherente: la realidad es real, al menos a nivel físico.

      A partir de eso de alguna forma saltas a lo socio-económico, que es otra cosa, ya que está constituido por la interacción de las personas. Lo social sí es virtual pero es virtual-colectivo (no virtual-individual como el pensamiento o la imaginación… o la locura), así que de nuevo ninguna mente individual lo controla (a no ser que sea un auténtico mago de la manipulación de masas y de individuos) por eso en cierta medida se puede considerar real, aunque dependa, al contrario que la física, de nuestras subjetividades pero sólo como conjunto colectivo. En la medida en que mi capacidad de influirte está limitada (y lo está) tampoco mi mente controla este aspecto de la realidad, sino sólo el conjunto de las mentes humanas, no ninguna mente individual.

      El único aspecto en el que la información procede de forma puramente subjetiva es en el pensamiento puro. No está mal pero un “reality check” de vez en cuando tampoco viene mal.

  33. Entonces disrupción también en el lenguaje?
    Una forma de destrucción creadora, para superar (y posiblemente hundir) al versiculismo, musulmán, judío-cristiano o marxista: la repetición de viejas recetas e ideas (y entonces políticas) típico de religiones, ortodoxias y creencias.

    Por supuesto hoy esa disrupción es lo que ya conlleva nuevas organizaciones del trabajo, y por supuesto nuevas formas de valorización!!!! Nuevas producciones (servicios!) ni tan siquiera imaginados hasta entonces (música en internet, taxi Uber, y un largo etc. ligado a las TIC y la red). Como esa historia del “prosumer” que no les encanta para nada a ciertos censores compulsivos, es decir: productor de valor en internet mientras consume; casi cualquiera hoy.

    De paso una curiosa pero muy útil información:
    muchos de los fundadores de Facebook, Microsoft, Amazon, Wikipedia, Google, etc. han pasado por escuelas Montessori (las del “arte de hacer las buenas preguntas”…), precisamente empresas cada vez más determinantes en esta evolución del sistema (productivo).
    Lo que se conjuga además y por ejemplo al ya citado caso de Nestlé, que he señalado en el comentario II de la anterior txanda, con esa estrategia de creación de valor compartido (Creating Shared Value) y por supuesto una correspondiente política basada sobre la noción (capitalista, claro) de compartir; no solo en red, sino socialmente. Utilizando por ejemplo a ONGs y asociaciones “populares”, las del PTV ese… (fuera de la, o hasta anti-clase obrera).

    Luego, si nos referimos al peer-to-perr learning, venga “revolución” de la política, de la organización y del …San Partido. Y de la nueva partidocracia “de izquierda…” del régimen parlamentario, sistémico y votocrático.

    Bueno, a ver que hacemos con eso. Hay muchos jóvenes en Euskal Herria que pueden ponerse a currar todo esto. Para recuperar serpientes perdidas: la inteligencia que necesitamos para la liberación. De todos las opresiones, todas; y las estalinistas por empezar, igual.

  34. Kaixo Maju eta besteak:

    Sigo sin ver ningún cambio ni reconocimiento de tus posiciones extremistas, para rectificarlas, anularlas y superarlas, sumándote así a la resistencia al capitalismo, en lugar de converger con reformistas en superconfusión como Don Koxme Roteta.

    Mira, por ejemplo, este desbarre tuyo, que puesto en conexión con tus hipótesis neomalthusianas (el cuento de la superpoblación) deja a Hitler en bragas:

    Es duro, sí pero la vida es así: la juventud no puede estar lastrada en exceso por el cuidado de los mayores y enfermos.

    ¡Sí, la misma persona que dice que hay superpoblación absoluta, y por ello hay que decrecer poblacionalmente, que insiste en ello obtusamente, es la que dice que “la juventud no puede estar lastrada el por el exceso de cuidados de mayores y enfermos”! ¡en el medio de la mayor ofensiva contra la sanidad y las pensiones que ha habido este liberal de izquierdas, por fuera, y neomalthusiano, por dentro, pretende tener bases científicas para garantizar que hay superpoblación absoluta, en plaga, pero ni siquiera las proporciona para justificar la masacre que está proporniendo el incosnciente, en el mejor de los casos! Qué locura, no es extraño que Roteta salga en su defensa y a alienarse con él en ese descerebre “heterodoxo”…

    Pero vamos a ver, señor Maju, si hay que decrecer, y tener menos hijos, los menos hijos además estarán más lastrados con el mismo peso de mayores y enfermos, luego habría que descargar ese peso si seguimos tu juicio, entonces, ¿el plan antinatalista que difiendes incluye matar a los viejos proletarios y el resto de los que os sobren a los neomalthusianos? ¿es esto?

    Qué locura, y dicen que son “de izquierdas”. A mi siempre me ha sonado a Podemos este señor Maju, así que comienzo a entender de qué va esta vaina.

    Me interroga sobre silencios con relación al artículo de Gil de San Vicente; no se me ha aludido así que no respondo, pero bien, es cierto, el concepto de crisis socio-ecológica es correcto, pero mejor aún es crisis capitalistas socio-ecológica. Yo entendí, por cierto, todo lo contrario, que Gil de San Vicente quería marcar distancias con el neomalthusianismo, pero no lo cita directamente, ese es su error.

    Pero hablando de silencios… yuju, Maju, ¿por qué el señor Maju no me ha recriminado mi negación al derecho a decidir de las mujeres (y de los hombres) por sobre el interés histórico del colectivo? ¿Se lo han preguntado personas como Mongi u Olaia, que a buen seguro creen que este señor es honesto y tal? No me lo recrimina porque se ha dado cuenta de que él tampoco está de acuerdo, concretamente que las mujeres tengan derecho a decidir tener hijos, pues como considera que hay superpoblación absoluta y el planeta está en riesgo no reconoce él el derecho a decidir de las mujeres a ser madres… ¡pero resulta que este fanático no ha proporcionado ninguna prueba en ningún momento que avale su hipótesis sobre una supuesta sobrepoblación absoluta humana del planeta, que incluso ha llamado plaga!

    Termino, confio que el señor Maju salga del error, pero en cuanto a Roteta pedirle que vuelva al marxismo, que rectifique, que deje de desbarrar e intente aportar al colectivo pero cumpliendo mínimos de rigor, sino lo único que logra es agravar los desnortes de personas debiles e impresionables
    Beno, laister arte

    • “Sigo sin ver ningún cambio ni reconocimiento de tus posiciones extremistas, para rectificarlas, anularlas y superarlas”…

      Intenta convencerme. No veo que lo estés haciendo.

      “a misma persona que dice que hay superpoblación absoluta, y por ello hay que decrecer poblacionalmente, que insiste en ello obtusamente, es la que dice que “la juventud no puede estar lastrada el por el exceso de cuidados de mayores y enfermos”! ¡en el medio de la mayor ofensiva contra la sanidad y las pensiones”…

      No me mezcles las cosas. Yo estoy absolutamente en contra de semejante robo y estoy en favor del cuidado de los ancianos y discapacitados en la medida de lo posible. Pero estoy a favor del derecho a una muerte digna y a no verme obligado a vivir en la miseria y un cuerpo decadente hasta los 80. No todo el mundo quiere llegar a viejo o puede hacerlo con calidad de vida.

      En cualquier caso me sacas de contexto una nota antropológica real y me la mezclas con temas de actualidad, como decir que la ciencia sólo tiene interés o validez en la medida en que sirva a objetivos políticos. Sin embargo para mí, la ciencia tiene validez en sí misma, incluso las partes que no nos gustan. Por eso yo soy científico.

      Otra cosa es la tecnología, que es la aplicación del conocimiento científico a la realidad de forma creativa y supuestamente pragmática. Ahí sí que hay que poner los objetivos socio-políticos por delante, puesto que no todo vale: no valen las nucleares, no valen el arrastre pelágico, no vale la transgenia tóxica de Monsanto y no vale relegar la energía solar indefinidamente hacia el futuro por el interés de las petroleras.

      Pero es precisamente en el aspecto tecnológico donde tú te declaras agnóstico total y aceptas todo como “progreso”

  35. Por las mañanas en ese momento que cuesta levantarse de la cama y que hay que aunar fuerzas para hacerlo, una gata que vive conmigo (porque decir que es mi gata haría que se partiera de risa) suele aprovechar ese momento mio de debilidad para subirse a la torre del ordenador , (cosa que cuando estoy levantado le bajo de la misma) y mirarme desafiante y triunfante desde la atalaya. Pues eso, que os he borrado a todos varias cosas que no venían a cuento y algunas han pasado por cansancio. En adelante en este post se suprimirán todas las alusiones personales entre comentaristas que no aporten nada y ya de paso si es que siguen existiendo los comentarios enteros debido al trabajo extra que me supone ir con bisturí. Así que por favor caballeros andantes y cabelleras arrancadas por siux, compórtense.

  36. Kaixo Maju:

    Mi tesis es que en EH, las sociedades burguesas en el estado español y en la UE están practicando el imperialismo demográfico, he aportado numerosos documentos, argumentos y razones, con datos precisos y concretos, reales. Esta tesis la negaste sin base y con gran facilonería incluso postulando que estaría sucediendo lo contrario, es decir, que el proletariado de Asia, Africa y Las Américas estaría practicando el imperialismo demográfico en Europa, el estado español y EH, lo cual también te rebatí.

    El proceso que determina la práctica capital-imperialista del imperialismo demográfico es el auge estructural, en las últimas décadas, de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, cuya contracara es el aumento de la composición técnica y orgánica del capital.

    Esto determina a su vez la necesidad de trabajadores con mayor cualificación media, lo cual prolonga el periodo de formación de los obreros, lo cual convierte a la realización de la reproducción biológica y social en la clase obrera en una tumba económica, lo que a su vez da en la caída de la natalidad. Pero en tu línea de negaciones sin base, intentas romper esta línea crítica afirmando que esto, cuyas implicaciones en la vida diaria e histórica del proletariado son aplastantes, sería secundario e incluso positivo para la reproducción de los ecosistemas; sugieres que la caída de la natalidad es buena y hay que fomentarla donde sea posible porque así se salva al planeta de la catastrofe ecológica; conectado a esto, y yendo un paso más allá, propones que si el cuidado a mayores y enfermos se convierte en un lastre para “los jóvenes” entonces hay que reducirlo. Es decir, no se trata ya solo de reducir la tasa de natalidad, también la reducción de la población por la vía de descargarse de las gentes que caigan en dependencia sería positiva, pero ya no se trataría tanto del bien del planeta como de la libertad de “los jóvenes”, así, en indiferenciado, los cuales, sin embargo, en su inmensa mayoría fueron cuidados entre 20 y 30 años por aquellos que les legan unas fuerzas productivas recrecidas con su sudor y sus luchas…

    Bien, ¿cómo se llama tu línea política? ¿La ciencia?

    He explicado la línea de la crítica al imperialismo demográfico y al eco-catastrofismo liberal de izquierdas, que indiferencia la responsabilidad del capital de la dinámica de la población en un erróneo concepto de crítica al “crecimiento” con loas irresponsables al “decrecimiento”, en ocho artículos:

    1-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y MOVIMIENTO COMUNISTA.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15854
    2-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN E IMPERIALISMO DEMOGRÁFICO.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15857
    3-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN E IDEOLOGÍA DOMINANTE.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15883
    4-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y TURBOREFORMISMO.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15906
    5-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y SUPERPOBLACIÓN RELATIVA.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15918
    6-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN E IGLESIA CALENTÓLOGA.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15921
    7-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN Y ACUMULACIÓN DE CAPITAL.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15937
    8-. PLANETA EN CONSTRUCCIÓN COMUNISTA E IDEOLOGÍA DE IZQUIERDA LIBERAL.
    https://borrokagaraia.wordpress.com/2015/03/04/cyber-punk/#comment-15948

    Quede claro cuál es la línea neomalthusiana eco-catastrofista que estás defendiendo, a saber; se trata de la idea de que hay superpoblación humana absoluta (y no únicamente sobrepoblación relativa, como afirmamos los marxistas) lo que, en esencia, determinaría la existencia y proliferación de la pobreza y, en el caso de la corriente eco-catastrofista del neomalthusiano que estás defendiendo aquí, determinaría, además, el colapso de la vida en la Tierra. Esto justificaría la toma de una serie de medidas que, en mi opinión, lisa y llanamente han de ser calificadas de extremistas, y solo justificables si se demostrara científicamente que ese colapso ecológico por ese aumento de la población humana se estaría dando en la realidad.

    Estando tu en esa posición, y habiendo yo hechos estos esfuerzos de indagación, argumentación y demostración sobre la tesis de crítica del imperialismo demográfico, siendo además que te declaras “científico”, estoy legitimado a solicitarte que traigas a este espacio de debate las pruebas, evidencias y demostraciones de tus afirmaciones:

    a) la de que el aumento de la población es lo que está conduciendo a la catástrofe ecológica,

    b) la de que la catástrofe ecológica derivada del calentamiento de la Biosfera del planeta se debería a la actividad humana.

    Para hacerte esta solicitud, con todo el respeto y el ánimo de aclarar cuál es la verdad científica en este desencuentro, me fundamento sobre todo en que quien hace grandes afirmaciones tiene que aportar grandes pruebas.

    En suma, simplemente te estoy solicitando que seas científico y demuestres tus afirmaciones presumiblemente científicas.

    Confiando en que haya una respuesta positiva

    Agurrak

    _____________________

    Beno, laister arte

    • “… incluso postulando que estaría sucediendo lo contrario, es decir, que el proletariado de Asia, Africa y Las Américas estaría practicando el imperialismo demográfico en Europa”.

      Yo no he dicho jamás eso: pones palabras e ideas en mi boca como te da la gana. O sea: totalmente manipulas el debate hasta hacerlo irreconocible.

      Más aún: creo que los dos hemos hablado ya bastante y que, aprovechando la intervención de la gata sobre la torre del ordenador (qué sabios que son esos bichos!), podríamos dejar morir el no-debate, porque no hay debate cuando te empeñas en distorsionar cada cosa que digo sólo para poder lanzar acusaciones estrafalarias contra mí. Eso no es un debate sino es una tertulia española con Marhuenda e Inda, una de las razones por las que ya no veo la televisión.

      Te haría la pregunta: si hay imperialismo demográfico por qué la población sigue creciendo, precisamente más donde más interviene el Imperio? No debería decrecer, no debería crecer precisamente en el corazón de la bestia? Tú crees que los poderosos tienen más poder del que realmente tienen: en realidad sólo controlan algunas cosas, ya que es imposible el control total, afortunadamente. Pero déjalo, no merece la pena seguir

      “¿cómo se llama tu línea política?”

      Comunismo creo. Yo no voy poniendo etiquetas a las cosas sino que trato de entenderlas, las etiquetas a menudo sólo estorban. No me hace sentir mejor el pertenecer a un grupo “exclusivo”, me hace sentir bien el pensar libremente, el no tener que adherirme a una etiqueta o línea oficial.

      Si publicas todo eso como un “libro”, te desautorizo a usarme de pelele de tu discurso, porque básicamente sólo has mentido sobre lo que yo trato de decir. Coges y te buscas un pelele imaginario

  37. Kaixo Maju:

    Me pregunto por qué no respondes a las dos preguntas que, en el marco del debate, con todo respeto y viniendo a colación de tus muy serias afirmaciones, plantee, pero eres capaz sin embargo de plantear tu pregunta sin ni plantearte el responder, en mi opinión principalmente para no contestar las que te hice y para justificar esa actitud. Pues bien, yo voy a responder a tu pregunta con toda seriedad, pronto, porque yo si estoy en un debate. Eso si, cuando te responda volveré a reclamarte que respondas a estas dos preguntas que, con toda legitimidad y en nombre del proletariado de Euskal Herria, te hice y procedo a precisar y reiterar:

    1) Maju ¿Tienes pruebas de que la catástrofe ecológica derivada del calentamiento de la Biosfera del planeta se debe a la actividad humana?

    2) Maju ¿Tienes pruebas de que es el crecimiento de la población mundial lo que está conduciendo al calentamiento de la Biosfera, y a la catástrofe ecológica planetaria o a cualquiera de los dos?

    Mira, Maju, si las tienes te ruego que las hagas públicas, pues todos te lo agradeceremos mucho, pero si no las tienes, por favor, deja de afirmar que el crecimiento que tu denominas “desbocado” de la población mundial fuera el causante de la catástrofe de los ecosistemas.

    De otro lado, me acusas de que:

    (..)pones palabras e ideas en mi boca como te da la gana. O sea: totalmente manipulas el debate hasta hacerlo irreconocible.(…)

    Pronto voy a sacar un extracto de tus afirmaciones, – en mi opinión extremistas, con muy graves implicaciones y además sin base -, porque quizás tengas razón y mi comprensión lectora esté reducida, y tal vez no te haya entendido bien. Luego voy a compartir ese extracto para que me ilustres dónde te he entendido mal.

    Beno, laister arte

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s