Home

juramento_hipocrates_dedos_cruzados

Autor: Borroka garaia da!

Con dudas, ante el principio de la guerra del 36, el PNV no se decidió hasta última hora si su afiliación debía matar fascistas o comunistas. Al final, las bases presionaron para que los fascistas fueran los que debían morir. Casi a la finalización de esa guerra, las bases fueron entregadas por esa dirección dubitativa a un pacto con el fascismo que les llevaría a la cárcel o a morir a centenares de tiro en la nuca. La historia de PP o UPN no se pueden entender sin el genocidio franquista, pues no solo fueron sus herederos.

Décadas más tarde, el PNV organizaría células de grupos armados, posteriormente desechadas tras la aceptación por  la dirección del partido de la reforma franquista y la nueva legalidad diseñada por el franquismo. Una cosa llevó a la otra y en poco tiempo ya estaba gestionando un ejercito armado a las ordenes del estado español llamado ertzaintza. También llegaría a gobernar con una organización armada llamada GAL, que en realidad no era tal, sino uno de los nombres utilizados por ese mismo estado español gestionado entonces por el PSOE. Cuando el GAL actuaba, el PSOE condenaba al GAL, pero en todas las calles vascas había pintadas donde se leía PSOE, GAL berdin da.

Todas las policías de todos los colores, y todos los grupos para-militares y para-policiales que han torturado y matado en Euskal Herria jamás han sido incontroladas o fruto de excesos. Sino que sus acciones llevan la firma y han sido controladas y gestionadas por todos los partidos que aceptaron esa reforma franquista hasta hoy.

Nunca nadie se ha hecho responsable ni del genocidio franquista, ni de la violencia represiva del estado, ni de los secuestros legales de insumisos, ni del genocidio generacional de la juventud vasca a base de heroína mediante planificación política, de ninguna tortura, de ninguna agresión contra la disidencia política vasca, de ningún encarcelamiento masivo contra la población civil, de ninguna ilegalización fascista, ni de las de franco, ni de las de después de franco.

Todos los partidos políticos desde el PNV pasando por el PSOE y llegando hasta el PP han diseñado y diseñan ellos mismos violencia política. No ha existido nunca en toda la historia un partido institucional abertzale de izquierda que lo haya hecho.

Esa violencia política promovida por estos partidos va por debajo de la violencia base que es la del propio sistema impositivo que niega a Euskal Herria sus derechos y libertades y machaca a la clase trabajadora vasca.

Para el PNV estaba justificado matar por Euskal Herria hasta que le pusieran al mando de un ejercito policial y una autonomía española. Para los partidos españoles lo está siempre por “España”, léase por intereses de clase. Sea a través de la OTAN, o de sus propias FSE.

ETA ha sido la única facción armada que ha reivindicado y reconocido siempre sus acciones. Los partidos políticos, partes intrínsecas de la represión y de facciones armadas del estado nunca lo han hecho.

El pueblo vasco sabe muy bien la violencia que ha existido y existe. El pueblo vasco conoce también la injusticia.

¿Por qué la clase política vasca casi nunca ha hecho nada serio para solucionar y solo se ha dedicado y dedica a la pose, al electoralismo, y al mero oportunismo?. Quizás piensa la clase política vasca que manifestándose por “las víctimas” puede lavar su conciencia, pero quizás el pueblo debería empezar a manifestarse contra la clase política vasca por su incapacidad probada de asentar un terreno de justicia. Único terreno donde empezar a hablar de paz y no de estrategias políticas de salón.

Todo el mundo, izquierda, derecha, arriba y abajo,  defiende la violencia política en Euskal Herria, y nadie se arrepiente de ello y los que más lo hacen son precisamente los que creen o quieren hacernos creer que no va con ellos, ya que lo tienen tan asumido e interiorizado que viven con ello con absoluta normalidad, sin mancharse.

Partiendo de esta base hipócrita de todos ¿? los partidos, quizás podrían hacer algo para revertir la situación en lo que les toca. No tomar al pueblo desde un púlpito  ni a los que han participado de forma muy  directa en el conflicto tanto en un lado como en otro como soldaditos de plomo de una guerra que no existe y un conflicto sin raíces. Pues existe todo ello.

One thought on “¿Es hipócrita por naturaleza la clase política?

  1. La clase política tal y como la tratas en este artículo consiste primariamente en una profesión, una carrera, cuyo fundamento es por lo general el trabajo a largo plazo en los partidos institucionales y sus aledaños, donde uno o una va forjando redes y abandonando ilusiones juveniles (que quizá nunca tuvieron en muchos casos) a cambio de medrar. Por lo tanto sí: es hipócrita, mercenaria y lamentable.

    Ahora bien me gusta pensar que en otros ámbitos, en la izquierda real, hay gente que no está en esas dinámicas sino que sobre todo viene de trabajar altruistamente en movimientos populares y similares. Esta gente debería ser y por lo general es otra “especie”, aunque no siempre esté bien definida la línea.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s