Home

novecento4

Azogeak

Lo que todo el mundo conoce en este país como izquierda abertzale, que va mucho más allá de unas u otras siglas partidarias, atraviesa un periodo complejo, que algunos pudieran achacar a una crisis de madurez y otros a un cierto desleimiento de sus perfiles históricos. En cualquier caso sería de necios negar la evidencia, esto es, la existencia de un malestar, más o menos extendido, con el accionar político llevado a cabo en los últimos tiempos.

La experiencia institucional dentro de entes tan emblemáticos como la Diputación de Gipuzkoa o el Ayuntamiento de Donostia ha creado contradicciones, pese a que, en general, la gestión llevada a cabo ha sido notable. Sin embargo, parte de la ciudadanía que había dado su apoyo a la coalición EH Bildu, se lo ha retirado en esta ocasión en ese territorio. Así de sencillo.

El problema es detectar qué parte de la ciudadanía ha tomado esa decisión. Si el disenso se ha producido por haber avanzado demasiado rápido con el programa o, por el contrario, por haber sido excesivamente pragmáticos en la gestión, dejando para más adelante cuestiones nucleares de la ideología de la izquierda abertzale. Algunos cualificados portavoces de la coalición han asegurado que se trata de la primera hipótesis y es posible que tengan razón. Pero también lo es que estén equivocados.

Una de las claves que se valora muy poco por los analistas, es el grado de satisfacción del votante con la papeleta que introduce en la urna. No es lo mismo votar a una determinada fuerza política con ilusión, que hacerlo por rutina o porque no queda otra opción aceptable. Tengo la sensación de que en esta ocasión, parte de los votantes tradicionales de EH Bildu han emitido su voto con una cierta resignación, por fidelidad a un ideario, pero sin simpatizar en sumo grado con la propuesta política concreta de la coalición en esa coyuntura.

Lo más grave de este supuesto es que se ha venido a producir en medio de una enorme crisis económica y social, a la que no se ha sabido hacer frente con propuestas alternativas de alcance y con una movilización sostenida en el tiempo que impulsase la creación de nuevos frentes de lucha contra el discurso único liberal/socialdemócrata. Se ha perdido una ocasión propicia para aunar voluntades transformadoras, marcando el terreno a un centro-derecha autóctono que se ha sentido más cómodo que nunca, como atestiguan sus brillantes resultados electorales, incluidos los de Nafarroa Garaia.

Cada equis años la izquierda abertzale adopta una forma propia de comunicar su mensaje. En los ya lejanos ochenta se hablaba de luchar para vencer, con claros ecos sandinistas. Ahora estamos en el derecho a decidir. Un derecho a decidir que han ejercido recientemente las mujeres y hombres de Grecia y que no les ha servido para nada. Está muy bien hablar y debatir sobre soberanía e independencia, pero debemos tener en cuenta los mensajes de advertencia frente a las aventuras transformadoras que se lanzan desde la Unión Europea. A día de hoy, en su seno no son posibles políticas económicas alternativas a la única existente, la de la austeridad y los recortes, la receta neoliberal rampante. Una nación puede poseer Estado propio, como Grecia, y no ser soberana en sus decisiones, porque está atada de pies y manos por la Troika paneuropea.

Ante este tipo de situaciones es necesario poner en marcha respuestas que estén a la altura. En Europa están pasando cosas. Han pasado en Escocia, están pasando en Catalunya, pero también en el seno del Partido Laborista británico o en el de Syriza. Debates en clave nacional, pero también en clave social. No se puede centrar todo el discurso en un frente y dejar desnudo el otro, y viceversa.

Y hablando de frentes. Para poner en marcha ese frente amplio del que tanto se comenta en estos últimos meses, hay que dialogar con la gente, poner sobre la mesa los temas importantes, y sacar las debidas conclusiones. Hablar sin límites, de todo lo que haga falta, y ponerse de acuerdo en lo fundamental. ¿En una Euskal Herria independiente habría posibilidad de llevar a cabo una política real de izquierda, con reversión de las privatizaciones realizadas y la nacionalización de sectores básicos como la energía o el transporte? No es momento de mirar hacia otro lado, hay que dar respuesta a las cuestiones clave. Poner en valor un amplio frente, más allá de siglas, sumando gente de diversas procedencia e ideología, en el que participe todo aquél que quiera cambiar el actual estado de cosas, dominado por un capitalismo feroz.

Podemos dedicarnos a aplaudir lo que hacen los demás en Escocia o en el Principat catalán, pero sin caer en el mimetismo. Es necesario construir un proceso propio, soberano y decisorio, que ponga las bases para un futuro de mujeres y hombres libres en una tierra libre. Podemos empezar por hincarle el diente al debate sobre la UE (seguir dentro o salir), la moneda única o el corsé ideológico de la doctrina comunitaria europea, desde Maastricht hasta Lisboa, pasando por el mismo Tratado de Roma.

La izquierda abertzale adoptó en su día una estrategia exclusivamente política. Pero una política que debe escribirse con mayúsculas. Hágase sin reparos y seguro que quienes han retirado momentáneamente el apoyo a ese proyecto lo volverán a otorgar ante la perspectiva de un futuro proceso libertario en lo social y en lo nacional.

3 thoughts on “Avanzar con la gente

  1. Yo tengo una opinión bastante formada al respecto. Al aparato institucional de la IA, es decir a Bildu, le ha faltado profundidad ideológica. Sin embargo nunca se le podrá achacar nada a sus dirigentes porque estos no son más que depositarios de la voluntad de la verdadera IA, que es la vanguardia popular. Por tanto se tendría que otorgar de más herramientas al pueblo (el buzón ciudadano es una herramienta pero a nivel de parvulitos) para que se articularan esas voces con sus representantes. Vamos que lo que le ha pasado a Bildu es lo mismo que lo que le ha pasado al PP y al PSOE, que han desconectado. Es triste decirlo pero así es la política. Enlazando este tema con otro, se me ocurre que, aquí en Gasteiz ha surgido una tienda de especias, cereal, y demás alimentos de primera necesidad al peso, es decir a granel. Sería una medida ideológica e idealizada que en todos los pueblos de EHBildu se acondicionara un local municipal y se pusiera en este formato este tipo de alimentos. De este modo se incidiría que con el cambio de modelo viene explicito un cambio de comportamientos. Comportamientos que tienen hasta los que más manis cargan a sus espaldas. Me imagino la oposición de los comercios pequeñitos pero es que los cambios nunca son a gusto de todxs

    Saludos.

  2. Muy de acuerdo en general, desde luego. Tiempo, el tiempo y sobre todo cuando “institucionalmente” lo tienes constreñido por otra parte de quienes copan las instituciones, es determinante. Si no somos capaces de “manipular” esta variable de forma que no la conviertan por si sola en un “agujero negro”( sí, por el simple batir de una mariposa) que vehiculice la ¿parsimonia? del resto de agentes en las mencionadas instituciones, pero incluso más allá de éstas, refractando sus “vacios” hasta que por inercia arremolinen nuestra fuerza hacía el agujero que han creado sin el más mínimo desgaste.

    ¿Como?. Para empezar, pedagogía de acumulación y no confrontaciones “atemporales”, orden y concierto separando los conflictos abiertos de manera que se pueda avanzar en una “linea” especifica aunque otra igual de importante tenga que quedar rezagada…

    Las calles, amigxs, las calles y los trabajadores y estudiantes coincidiéndo…

    Voy a parar, por que no quiero parecer un “escribe discursos” para postulantxs al congreso, ya sabéis como en yankilandia. Allí hay quien se dedica a eso a tiempo completo.

  3. Igual la correa de transmision no funciona. Se culpa de la falta de pegada de Sortu a sus dirigentes pero y los que no son dirigentes la tienen?. Es este un problema reciente o se arrastra ya desde Lizarra?.
    En cualquier caso lo primero es dar una imagen contundente y el señor Arraiz como el señor Soto son no me cabe duda excelentes profesionales pero su comedido discurso no enciende un cirio.
    No se entiende que todos los titulares de prensa se los lleve el Delegado del gobierno con sus paridas.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s