Home

Autor: Borroka garaia da!

Hoy en Grecia se están celebrando unas elecciones casi desapercibidas que no han levantado ninguna expectación internacional y en el propio pueblo heleno están pasando con mucha más pena que gloria. No hemos leído ninguna declaración amenazante de los troikos, pues ninguna alarma roja se ha encendido en sus despachos. Tampoco se han llenado las plazas de rebosante esperanza como cuando triunfó el OXI frente a todo, incluso algunos dirían que frente a la propia dirección del gobierno de Syriza.

No existe ninguna expectación sobre Grecia porque actualmente no hay ninguna expectativa de futuro ya que está todo el pescado vendido. Syriza acabará dando forma a la actual alianza que mantiene en el parlamento con la derecha y la socialdemocracia burguesa y las políticas de austeridad continuarán. Esta vez ya con la doble aprobación de Syriza.

Se pueden cometer todos los pecados, porque todos los pecados tienen redención, todos, excepto uno: no se puede pecar contra la esperanza. Sobre todo a la que has ayudado a construir. Eso es lo que le dijo el director de un periódico al inmortal Galeano cuando estaba iniciando su carrera periodística. Una enseñanza que se le quedaría grabada. Por eso Galeano una y otra vez decía que todos los políticos –sobre todo los políticos de izquierda- deberían tener en letras gigantes colgada sobre la pared para no olvidar nunca que está prohibido, terminantemente prohibido pecar contra la esperanza.

En Grecia conocimos las amenazas del poder bancario y de todos los títeres del capital. También la UE puso mucho de su parte. Este esquema de amenaza y de miedo fue el que se utilizó también en Escocia previamente al referéndum de independencia. Ese miedo impulsado por la reacción y el capital, hizo que el sector hegemónico del independentismo escocés (la centro-izquierda escocesa), intentara contrarrestarlo paradójicamente alimentado más aun el miedo. Ante la propaganda de que una salida de la UE iba a provocar una tragedia, propuso la permanencia en la UE, ante la propaganda de las consecuencias catastróficas de dejar la monarquía atrás, propuso continuismo con la corona, ante la propaganda de que sin la libra iban a morir de hambre, propuso la libra… el referéndum acabó perdiéndose. En Catalunya está pasando tres cuartas partes de lo mismo y hemos conocido en escasos días las amenazas de bancos, ejército, y cómo no, el intento de meter miedo a la población con una supuesta salida de la UE en el caso de que triunfe la opción independentista.

No hay que ser muy avispado para darse cuenta que la reacción europea está utilizando un mismo patrón que se repite una y otra vez. “Salida de la UE”, “bancos que supuestamente colapsarán”, “economías que se hundirán”. Estos mensajes no están siendo lanzados a la clase trabajadora más concienciada ni a la población más castigada que es muy consciente que la UE lejos de ser la salvación es un problema, que los bancos son otro problema y que “la economía” en boca del capital es solo un engendro destinado a robar planificada y legalmente. Es por ello que el anti-capitalismo tanto en Grecia como en Escocia y pasando por Catalunya es favorable a una salida del euro y la UE, a la nacionalización de la banca y a una economía controlada por la mayoría de la población, o sea, por la clase trabajadora. Este patrón no es muy diferente al usado históricamente en Euskal Herria no solo por el estado sino incluso por el propio PNV. Ya lo hizo en la reforma franquista mencionando al ruido de sables y los garbanzos y posteriormente cuando nos hablaba de berzas y Albania.

Son los mensajes de la reacción que nos hablan de catástrofes cuando la catástrofe es la propia reacción.

Estos mensajes van lanzados a la clase trabajadora menos concienciada y luego es utilizado por élites académicas de las “clases medias” que alimentan el miedo con más miedo cerrando el paso a alternativas y a rupturas con las cadenas que atan al pueblo.

No tienen razón los bancos, ni la UE, ni los ejércitos ni el puto Barack Obama. Simplemente están defendiendo sus propios intereses. Y esa es precisamente la clave para acabar con esa estrategia del miedo y la desesperanza, que la clase trabajadora defienda los suyos propios, para ello terminar con la ignorancia haciendo desterrar fantasmas y mitologías del capital es una condición, no pecar contra la esperanza es la otra.

10411413_771951109562699_234759525534388416_n

2 thoughts on “La desesperanza es alimentar el miedo con más miedo

  1. Los resultados son muy malos desde mi punto de vista: la teoría Tsipras de que “no quiere decir sí” parece que ha triunfado: la Unidad Popular se queda de extraparlamentaria, Antarsya está por debajo del 1% y KKE no mejora apenas. Se repetirá el pacto Syriza-ANEL, ahora sin esos incómodos izquierdistas, a los que al parecer casi nadie apoyaba después de todo. La abstención ha aumentado pero eso no es por concienciación anarquista que yo sepa, sino por mero hartzago.

    Un desastre para Grecia y para Europa.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s