Home

sample_il_askapena18

Autor: Borroka garaia da!

Hace relativamente poco tiempo en el estado español iba en ascenso la protesta y la movilización social contra el régimen y contra infinidad de injusticias. Incluso la agenda de la prensa burguesa se veía ciertamente trastocada debido a la polarización que creaba ese ascenso de la lucha de clases. Debates y formas de actuar que hacía tiempo estaban desaparecidas del panorama español volvían a cobrar cierta fuerza en plazas y barrios al grito de “no nos representan”.

Todo ese movimiento en cierta medida espontáneo y ese contexto social en el estado español se fue para no volver, pese a que la situación de agresión a la clase trabajadora no haya variado un ápice desde entonces y el contexto objetivo actual sea calcado solo que los medios españoles tienen ahora más tiempo libre para intentar pintar la realidad del color que mejor les convenga.

Son muchas personas las que afirman que fue la apuesta institucionalista y reformista de Podemos la que en primera instancia acabó centrifugando las fuerzas hacia la “esperanza electoral” para posteriormente variar los debates abiertos y las filosofías utilizadas para finalmente terminar con esa energía social. El reformismo institucional suele acarrear un proceso de desarme del campo popular y después un asentamiento del status-quo si llega a gestionar el sistema, a veces no llega a ello porque una vez desarmado el campo popular (algo que el sistema no puede hacer con simple represión) hay opciones para que la reacción se re-organice. En el estado español uno de los nombres propios de esa re-organización se llama Ciudadanos . Y lo que hace relativamente poco tiempo era un proceso en ascenso de la lucha de clases contra el sistema, hoy es un proceso en ascenso de neo-falangismo. Estos bandazos reaccionarios también suelen ser comunes en situaciones de crisis donde la izquierda no actúa como se debería esperar que actuase.

Pese a que este diagnóstico de la situación posiblemente sea bastante acertado, no explica el porqué de este desarrollo que realmente no ha sido “culpa de Podemos” sino más bien Podemos ha sido una consecuencia de un fracaso anterior. La incapacidad de las fuerzas no reformistas en el estado español para tejer una alianza popular que mantenga viva la movilización y las filosofías empleadas y les dote de alcance estratégico colocando el cerebro en la lucha de calle y en alternativas al sistema y un pie si es necesario en las instituciones del sistema pero a modo de caballo de troya.

Decía recientemente Arnaldo Otegi que el estado pretende jugar al ajedrez con guantes de boxeo y que eso es sencillamente imposible. No lo es tanto cuando el tablero donde se juega la partida es el del estado lo cual hace que se puedan permitir el boxeo ya que la fichas siempre permanecerán en unas casillas determinadas. Redadas contra independentistas gallegos, redadas contra anarquistas catalanes, la creación de un frente burgués españolista para coaccionar de cualquier manera el proceso soberanista catalán y el estado permanente de excepción en Euskal Herria unido todo ello al repliegue de la luchas de clases en el estado español y a la crisis del independentismo vasco crean un cuadro que invita con una mano a la represión selectiva, y con otra al impulso del reformismo camino de callejones sin salida mientras la “alternativa” reaccionaria en el estado se abre paso, el reforzamiento del partido jeltzale se asienta como la gran esperanza españolista  para que nada cambie en Euskal Herria y las amenazas hacia Catalunya cuando se hagan materiales pronto mostrarán la otra cara de la moneda de la propuesta asimilacionista.

Ante esta situación, las perspectivas de quebrar al régimen y de procesos rupturistas no son muy halagüeñas pues faltan una serie de condimentos tanto a nivel nacional como internacionalista que de momento no se han producido.

Uno de ellos y de cierta importancia, es la unidad de acción internacionalista de las fuerzas independentistas, anticapitalistas y rupturistas tanto catalanas como vascas y gallegas y de los sectores anticapitalistas del estado favorables a la liberación nacional y al fin del régimen del 78.

Uno de los intentos a nivel institucional, aún con sus errores y aciertos, fue Iniciativa Internacionalista. Un proyecto sepultado por la escasa visión histórica de lo que estaba por venir en cuanto a la crisis capitalista y la aceleración de contradicciones que de haber tenido un seguimiento serio posiblemente nos hubiera creado una serie de condiciones que hoy por hoy no las tenemos y que de tenerlas vendrán por ese camino.

No es de recibo que las fuerzas independentistas, anticapitalistas y rupturistas tanto catalanas como vascas y gallegas (Castellanas, andaluzas).. y los sectores anticapitalistas del estado favorables a la liberación nacional y al fin del régimen del 78 no tengan a día de hoy una agenda internacionalista común, una estructura estable y algún tipo de referencia mientras que todas las fuerzas del estado se unen contra la independencia y la clase trabajadora de las naciones y el estado.

Una referencia que llegadas las elecciones españolas podría incluso presentar encima de la mesa una alternativa unitaria para golpear juntos sea votando o no votando y sirva también para apoyar y reforzar procesos de lucha y  ruptura sea en Catalunya, en Euskal Herria o en cualquier otra parte.

La culpa no ha sido de “Podemos” sino nuestra. Claro que nunca es tarde si la dicha es buena y no bueno el oportunismo electoral de la “Euskal Herria en Europa” que nos aleja de nuestros verdaderos amigos y amigas como los y las que se manifestaron el otro día en Madrid contra el juicio a Askapena.

16 thoughts on “Tener iniciativa internacionalista

  1. ¡¡Cuánta incomprensión hubo que comerse respecto a Iniciativa Internacionalista… así le luce el pelo a este Pueblo nuestro en muchas ocasiones…!!

  2. Totalmente. Mucho acto internacionalista de salón, pero pocos hechos políticos plausibles a la hora de la verdad. Y en el Congreso, poca voz internacionalista se escucha también.

  3. Sacado de la web de Izquierda Castellana

    “Iniciativa Internacionalista fue un paso importante en esa dirección, aunque hay que dar muchos más. La dinámica impulsada por la CUP, BNG y EH Bildu para la celebración de una reunión en Barcelona el 10 de septiembre pasado, con el conjunto de fuerzas soberanistas del Estado y en la que IzCa estuvo presente, creemos que se enmarca en la buena dirección”

    http://www.izca.net/index.php?option=com_content&view=article&id=10859:izquierda-castellana&catid=8:editorial

  4. Nere postekin loturak: Tener iniciativa internacionalista | Diario Octubre

  5. No es más bien que EH Bildu tiene una configuración estratégica que más parece EA que Izquierda Abertzale? No es el problema causado por la derechización y des-sensibilización de EH Bildu? Porque de cara al exterior el problema lo veo así: se priorizó el sistema de alianzas de EA (un partido centrista minúsculo y en claro peligro de extinción antes de la formación de EH Bildu) con ERC, etc., frente a las personas y grupos que habían demostrado una solidaridad y sintonía con la IA, creándose una situación deplorable. Pero es que de cara al interior es lo mismo y, si no, no se explica que gentuza como Lorena López de Lacalle (EA-Araba) siga ocupando puestos destacados en las listas de EH Bildu (hace poco a la Diputación, ahora al Senado).

    Si al menos EH Bildu tuviera claros contrapesos de izquierda radical, participativos y revolucionarios, la presencia de EA sería contrarrestada. Pero es que no los tiene. Claro que Podemos tampoco, por supuesto.

    Al final estamos de nuevo con elecciones y sin opciones verdaderamente ilusionantes. Sólo “males menores” con contenido escaso y contradictorio.

  6. lotsagarria Madrileko larunbateko manifestaldian EH bilduko pertsona esanguratsurik ez egotea eta igandean, Turkiako hauteskudeen harira Josu Juaristi haraino joatea.

  7. Yo entiendo, ó trato de entender, que lo que la mayoría de vosotrxs quisiera es que EHbildu no fuese lo que es; (un conglomerado de partidos históricos y formaciones más bisoñas en el tiempo pero no menos afirmadas), luego esta Amaiur en Madrid y ni “sabe ni por lovisto contesta” que iniciativas activar, joder ¿no es a quien más le va en esto?.
    Yo optaría por atacar los frentes de raid ético-humanista en lo relacionado a presxs enfermxs y mayores. Quien soy yo para “dirimir” la escenificación que quieran darle algunxs a ésto?…pues va…Pero no creo que sin cambiar “rutinas” cambie nada.

    Ahora, yo iría exponiendo cuestiones básicas. Si no se acepta que hay cantidad de nuestra gente curándoselo en mil “bornes”, desde centros de acción en la internacionalización de los temas que dierón lugar al conflicto armado, hasta los de La Carta Social, Green Cle,
    (…), joder me pilláis “aburrido y débil si no ya os echaría un cabo, aunque fuese así desde casa vamos.

    Es que no se está ni en tempo ni espacio en muchas cosas que os leo y me gustaría deciros sin hacer el txorra que nos falta camino, que quien descarta los caminos que le salen al paso suele acabar teniendo que salvar algún precipicio ó rio, etc..

    Si hay tiempo joder, hay tiempo..

  8. Otro ejemplo de dinámica internacionalista, que amplía el espectro de la Declaración de Bonaval (BNG-EHBildu-CUP) que ya se ha citado antes lo encontrareis aquí: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=203393 Y la idea es seguir trabajando por seguir conformando, estructurando, enriqueciendo ese espacio de colaboración soberanista / independentista de izquierdas. el objetivo es claro: conexión entre pueblos, desconexión con el estado. Obras son amores, que se decía antes…

  9. Compañero kattalin, creo que el ejemplo que pones de la Declaración de Bonaval es precisamente el ejemplo del error de concepción en el análisis de la cuestión nacional en el Estado español.

    La concepción “Galeuscat”, esto es, el reconocimiento como naciones en exclusivo de Galicia, Euskal Herria y Cataluña, es una idea de origen burgués, que lejos de hacer un análisis materialista serio de la cuestión nacional en el Estado, lo que hace es asumir únicamente como naciones a aquellas con una burguesía nacionalista desarrollada. Esta es también la vieja concepción de la izquierda española que considera “nacionalidades históricas” únicamente a las tres mencionadas, mientras que el resto de pueblos (Asturias, Aragón, Castilla, Canarias, Andalucía), seríamos considerados “regiones de España” o “restoEspaña”. Una concepción que crea “clases” entre pueblos, o naciones “de primera” y “de segunda”, nunca puede ser una concepción internacionalista, y a la práctica se ha demostrado con proposiciones de cuotas de poder en espacios de coordinación internacionalista.

    Pero no solamente atenta contra el internacionalismo al despreciar al resto de pueblos del Estado, sino que esta desviación pequeñoburguesa en el seno de algunas izquierdas independentistas fomenta al propio enemigo ideológico, el nacionalismo español. Me explico; dentro de esa concepción de Galeuscat existe el pensamiento mágico de que en algún momento se va a poder contar con una izquierda española como aliado estratégico: al tratarse de una ideología surgida en el seno de las burguesías regionalistas, lleva en su propio ADN la idea de la alianza con España. Este tipo de pensamiento erróneo, no solo está minando el trabajo de las izquierdas independentistas en esos pueblos de “Restospaña”, sino que a la larga es tirar piedras contra el propio tejado de las izquierdas independentistas en Galicia, Euskal Herria y Cataluña.

    A más de uno se le habrá quedado cara de alucine al ver las declaraciones de Errejón o Iglesias sobre la cuestión catalana estos días. Más cara de alucine se me queda a mí al ver que en algún momento se pudo haber confiado en esa izquierda española (que no solo es española, sino españolista y españolizadora, como no puede ser de otra manera). Durante años este error de concepción ha ayudado a legitimar y aupar a esos sectores. Hagamos un análisis de verdad, veamos quiénes son los potenciales aliados (independientemente de su fuerza actual) y hagamos lo posible por crear un frente de Ruptura entre quiénes están realmente por la ruptura con el Estado español y su Régimen actual. Es eso, o nadar solos en el océano.

    • No creo que sea cuestión de “burguesía nacional” (existe tal cosa en Galicia?, podemos desdeñar la realidad de una “burguesía nacional” cántabra, políticamente organizada en el PRC y con una vocación regionalista casi idéntica a la del PNV?) sino de la existencia de identidad y nacionalismo sociológico y político real. Esto está muy relacionado sin duda con la existencia de lenguas diferenciales y otras características identitarias. Es cierto que Asturias y Aragón tienen sus propias lenguas… aunque en estado moribundo y con muy poca gente preocupada por su supervivencia, lo que se refleja en la realidad política, y a su vez en la percepción desde otros lugares. Respecto a Andalucía y Canarias, tienen elementos coloniales sin duda (en particular Canarias) pero se trata de colonias plenamente integradas en lo étnico-identitario, como podría ser Cuba en términos históricos. Finalmente Castilla es por definición histórica igual a España, ya que España se constituye en lo político y lo identitario como amalgama de anexiones a este estado y nación: se trata de un mero cambio de nombre a raíz de la anexión forzosa de los estados de la Corona de Aragón y el pueblo castellano haría bien en reconocer y asumir su condición de nación metropolitana en el estado imperial llamado España, que no es otra cosa que la Gran Castilla.

      Es un tema complejo, un interesante debate antropológico, sociológico, histórico y político, pero no es algo que debe definir la praxis de la izquierda nacionalista periférica de las naciones “Galeusca”. Cuando (cuándo?!) en estas otras entidades se manifieste una voluntad social y política real en términos nacionales, habrá que tenerla en cuenta, pero en la medida en que no lo hace o lo hace sólo de forma minúscula y residual, no puede condicionar a quienes sí tienen procesos de restauración nacional vigorosos en activo y por lo tanto tienen un frente común que constituir frente al estado imperialista.

      Otra cosa es estar abierto a diversas alianzas, en particular en el contexto de las elecciones europeas (en la medida en que la circunscripción única estatal siga en vigor), no sólo por la representación que pueda generar (el PE importa muy poco) sino por la oportunidad única que ofrece este contexto para la forja de alianzas en un contexto internacionalista y revolucionario. En este sentido no me pareció nada correcto la actuación de EH Bildu en las últimas elecciones de este tipo, muy en particular por su sintomático flirteo frustrado con ERC, aunque la pretensión de IzCa de que fuera un castellano quien liderara la lista sonaba totalmente incorrecta (tampoco tienen que ser un vasco por supuesto, pero por qué un castellano cuando Castilla es la raíz del problema?)

      “A más de uno se le habrá quedado cara de alucine al ver las declaraciones de Errejón o Iglesias sobre la cuestión catalana estos días”.

      A mí se me quedó cara de alucine cuando renegaron de Venezuela, cuando arroparon a Tsipras tras su traición maquiavélica y cada vez que abre la bocaza gente como Monedero o Uriarte (lo último que he leído es que ha abierto una caza de brujas en Podemos-CAV contra quienes fueron a la mani por Otegi, imagínate!) En comparación Iglesias y Errejón son hasta “majos” pero sin duda no dan la talla en demasiados aspectos y eso está pasando factura a Podemos, cuyas expectativas se están desplomando y que probablemente entre en crisis pasado el período electoral de “cerrar filas”.

      “… hagamos lo posible por crear un frente de Ruptura entre quiénes están realmente por la ruptura con el Estado español y su Régimen actual”.

      En esto estoy de acuerdo pero dónde están estas fuerzas rupturistas? Qué fuerza son capaces de acumular en sus zonas geográficas y sociológicas? Ese es el quid de la cuestión.

  10. Estimado Pedro2131234342. Kattalin es nombre de mujer, luego compañera. Bonaval marca una línea entre Galiza, EH y Catalunya, tres naciones con lazos históricos y culturales, y arrebata la referencia de Galeusca al proyecto nacionalista burgués para anclarlo desde la perspectiva de izquierda netamente transformadora. Lee la declaración y verás que repudia el régimen del 78 y el modelo neoliberal que impera en la UE. Sigamos. A esa declaración le siguió la Declaración por las Libertades del Pueblo Catalán, a la que hacía alusión en mi anterior mensaje. Segunda invitación a la lectura. Ese texto lo firman ya no sólo catalanas, vascas y gallegas, sino también organizaciones de Castilla, Aragón, Canarias, Pais Valencià, Illes Balears… y a futuro se espera ampliar el espectro. El internacionalismo se construye día a día. Y en ese camino todas y todos son necesarios. Un saludo, compañero.

  11. Acepta mis disculpas compañera Kattalin, error mío.
    En cuanto a lo que comenta Maju, varias cosas. En primer lugar respecto a la cuestión “antropológica”, sigo sin ver en base a qué argumentos es más digna de reconocerse como nación Galicia que Andalucía, por ejemplo, pero no creo que se trate, repito, de hacer de esto una discusión etnicista. Tampoco voy a entrar sobre la cuestión de Castilla como nación metropolitana (debemos ser el único ejemplo mundial de metrópolis empobrecida dentro de un Imperio), porque a efectos prácticos el debate tampoco está en sí Castilla debe fustigarse o pedir perdón o algo similar que supongo que es lo que planteas con lo de “reconocer su condición”. Creo que se vuelve al planteamiento inicial, debates que solo interesan y contentan a la visión chovinista o desde el nacionalismo burgués y no desde el popular.
    Vayamos al tema práctico. En primer lugar aclarar que no soy militante de IzCa, pero ya que sacas el tema de las europeas, lo que yo tenía entendido hasta ahora no era que “pretendiese que un castellano liderase la lista”, si no que la propuesta era que la representación en el PE fuera rotativa proporcionalmente a los votos de cada formación, y esta propuesta fue tumbada directamente por EHBildu. Una propuesta que no parece nada desdeñable ni injusta si tenemos en cuenta que después de Euskal Herria y Cataluña, el tercer país donde más votos recogió II-SP fue Castilla (y eso pese al pucherazo, que hizo que II-SP recogiera cerca de un 30% menos de votos que los resultados habituales de IzCa).
    Y aquí volvemos a otro error, que es muy triste, de ponerle cifras y proporciones al internacionalismo en base a los votos. El internacionalismo no puede ser nunca un “por el interés te quiero Andrés”, o un, como tú directamente planteas, un “cuando tengáis algo que ofrecer venís a verme”. Porque no solo es incoherente con el internacionalismo más idealista, sino que a nivel práctico, el resto de pueblos sí que tenemos mucho que ofrecer y la candidatura de II-SP fue prueba de ello: desobeder las ilegalizaciones, crear contradicciones en la izquierda española, mostrar un referente para las clases populares, etc. Y a su vez, continuar con II-SP hubiera retroalimentado esos movimientos que acusas de ser poco importantes por sus cifras de votos.
    Si desde Castilla se hubieran puesto a “echar cuentas” cuando en su día tocó demostrar el internacionalismo hacia el pueblo vasco en la práctica (sí, en su día, cuando todavía existía conflicto armado y no ahora que es muy cómodo ejercerlo), seguramente lo más lógico para el movimiento popular castellano hubiera sido no solidarizarse con EH, no denunciar las violaciones de derechos humanos, no dar la cara a las puertas de la AN. Echando esas cuentas, IzCa se podría haber ahorrado toda la criminalización mediática y un intento de ilegalización, el castellanismo no se habría dividido entre los sectores de izquierda moderada (Tierra Comunera) y el resto, se habrían conseguido muchos más votos, etc. Pero si eso hubiera sucedido, el castellanismo revolucionario no sería hoy lo que es; hubiera contribuído a la involución democrática en el Estado español, y sobretodo, no hubiera demostrado un internacionalismo coherente.
    Por último, como reflexión: “acumular fuerzas” no es acumular votos. Acumular fuerzas es que exista un movimiento popular fuerte, con capacidad de respuesta a las agresiones del sistema, y que tenga intuición estratégica, y eso es una cosa que se está desarrollando cada vez más en Castilla. Mientras aquí parece que el movimiento popular se ha dado cuenta rápido de que el frente electoral es solo un frente más, y que éste no es nada sin la lucha popular, algunos seguís empeñados en el recuento de votos.
    Un saludo revolucionario, desde la discusión pero ante todo y que quede claro, desde el respeto.

    • Mi planteamiento respecto al “vigor nacional” no es tanto étnico sino práctico: hay voluntad nacional real o no (o es muy débil)? Quizá sea eso más que ninguna otra cosa lo que de hecho constituye a una nación, que en nuestro caso se puede fácilmente medir por el número de banderas españolas y su aceptación por la gente como algo normal o incluso entrañable. Si una “nación” acepta de forma abrumadora su pertenencia a otra nación, deja de ser una nación distinta en lo más profundo de su ser colectivo, al margen de consideraciones étnicas.

      Respecto al rol metropolitano de Castilla no puede caber duda alguna. Quizá el tema esté un poco contaminado por la idea de “metrópolis colonial” pero lo que importa es la idea de “metrópolis imperial”, es decir: nación central del estado imperial. La economía puede ser debatida (Madrid y Castilla-León no están “empobrecidas” en absoluto, incluso a nivel europeo) pero en realidad importa poco: lo que importa es el papel etno-político. Lo que tú vienes a plantear es que la Rusia zarista no era una metrópolis respecto a Finlandia o Polonia, sólo porque éstas estaban más desarrolladas que la metrópolis. Es cierto que es difícil encontrar ejemplos pero haberlos los hay. Lo que pasaba tanto con la Rusia zarista como con Castilla/España es que por lo general no han sabido o logrado usar su poderío político-militar de forma tan intensamente efectiva y que han acabado siendo satélites semi-coloniales de otras potencias o agentes económicos (banqueros). Aún así fueron y aún lo son en algún grado potencias imperiales innegables: que el oro de Perú acabara en manos de los banqueros genoveses o bávaros no quiere decir que Castilla no lo saqueara primero.

      Pero lo que cuenta es lo étnico-político: Polonia y Finlandia estaban oprimidas por Rusia en este aspecto al margen de que sus economías fueran quizá más boyantes y desarrolladas que las de la mayor parte de Rusia. Igualmente Euskal Herria y Catalunya están oprimidas por Castilla/España, al margen de los aspectos económicos que darían para una discusión demasiado extensa y que no son el asunto principal, ya que discutimos opresión nacional, no “colonialismo” clásico.

      Respecto a lo de las elecciones europeas, ya te digo que me pareció que EH Bildu estaba dilapidando un capital de solidaridad importante y jugando muy mal las cartas de las que disponía. A mí personalmente me parece estupendo que haya representación rotatoria o que se elijan candidatos que puedan suscitar el consenso trans-nacional, como fue el caso de Sastre en su día. Y lo critiqué en su momento. Creo que II debería de haber persistido, exactamente igual que creo que HDP es una buena idea en el contexto del estado turco.

      De todas formas no me parece, a pesar de lo que dices, que IzCa tenga mucha fuerza: no son capaces de sacar siquiera un diputado por Madrid y por lo que puedo leer ni se aproximan al 1% del voto en ninguno de los territorios donde se presentan. Pucherazo o no (que sí, seguro que sí), la fuerza electoral de este partido es minúscula. Al margen de eso, por supuesto que creo que debe de apreciarse toda solidaridad aunque tenga poca fuerza, pero también creo que hay que ser realistas tanto en asumir la fuerza real de uno, su capacidad o no de aglutinar a sectores importantes del pueblo, como en el papel objetivo de centro o metrópolis que Castilla ha jugado y juega en la formación del estado español. La política (al menos la revolucionaria) va de ideales pero también de realidades.

      “… “acumular fuerzas” no es acumular votos”.

      Sí, tienes razón en gran medida. Y no entender esto es sin duda un error político de envergadura. Y me atrevería a suscribir la idea de que en Euskal Herria (al menos en Mendebalde) estamos excesivamente en modo inercial, dormidos en los laureles, por así decirlo (a pesar de que no se ha ganado nada, que no hay siquiera laureles, sólo “medallas” por heroísmo en batallas antiguas) mientras que en otros territorios las cosas se están moviendo de forma mucho más dinámica e interesante en estos momentos. Y por lo tanto que debemos de dejar de mirarnos el ombligo de cuando en cuando y aplicar eso de ikusi eta ikasi (mira y aprende) cuando son otros los que se mueven de forma más dinámica, creativa y probablemente acertada.

      Respeto, solidaridad y revolución, compañero.

  12. Interesante el debate de la cuestión nacional y de los pueblos. De acuerdo en que en el escrito se monopoliza lo nacional en solo tres, y lo demás parece como “el restillo” cuando el estado español es plurinacional. Por ejemplo, Canarias y Andalucía han sido pueblos que históricamente han sido muy oprimidos, colonizados, y con una clara identidad y orgullo de su propia idiosincrasia. En Andalucía, el 4 D fue una demostración de la complejidad de este pueblo que lleva su dignidad por encima de todo, y su masiva movilización a reclamar el “tope” autonómico, menos es nada. Pero sobre todo el pueblo decía que ellos no eran “menos que nadie”. Como digo una cultura la andaluza, difícil de entender, como pasa con todas las culturas populares de otras naciones.

    Y, por favor, el idioma no me vale que existen muchos países muy diferentes con el mismo idioma…solo decir que el escrito en su conjunto me parece interesante porque llama al internacionalismo entre los pueblos rupturistas (en todos los sentidos) del Estado español, pero con un tufo casi “elitista” sobre las naciones más naciones y las menos, en el mejor de los casos. Y esos detalles hay que cuidarlos porque crea reticencias y desconfianzas entre los pueblos, ya digo que entre el andaluz seguro que si….crítica constructiva. Chiqui.

    • Decía antes que la prueba definitiva para entrar en el club de las naciones sin estado es la existencia de un nacionalismo (o al menos regionalismo de base étnica) socio-político vigoroso. Esto refleja la convicción del pueblo, o grandes segmentos de éste al menos, de ser una nación. Y si un pueblo no se considera una nación a sí mismo, cómo le van a considerar los demás!

      La existencia de lengua propia y otros elementos de vertebración identitaria ayuda sin duda pero hay que decir que ha habido países como Asturias donde la lengua no ha aglutinado a casi nadie y donde el nacionalismo político ha fracasado frente a la indiferencia desnacionalizada, asimilada a Castilla, de la inmensísima mayoría. La nación la hace el pueblo con su voluntad en última instancia, más allá de lo étnico-lingüístico, que puede servir de base. Ejemplo: Holanda (el holandés es un dialecto del alemán, como el andaluz del castellano… pero que no te oigan los holandeses, shhh!), ejemplo: Suiza (cuatro lenguas, identidad basada en la idea de descentralización democrática sobre todo), ejemplo: Estados Unidos (lengua inglesa como en la metrópolis, identidad basada en que Londres está muy lejos, no nos daba el derecho de voto y no nos dejaba masacrar a los nativos). Etcétera (hay de todo, aunque suele predominar el elemento etno-lingüístico como base).

      Respecto a Canarias, hay que decir que el genocidio fue brutal, en particular por su uso por Castilla de los aborígenes como colonos forzosos al Caribe durante siglos, así como por una colonización desde la metrópolis que ha dejado una huella indeleble (mi estimación de base genética es que los canarios modernos son aprox. 80% de origen peninsular, excepto en Gomera, donde será aprox. 50%). Por eso decía que Canarias es una colonia sí, pero una colonia de población como lo era por ejemplo Cuba. Y es probablemente por eso que el nacionalismo canario es débil (aunque no inexistente).

      Respecto a Andalucía pues, como dices, es complicado pero el “andalucismo” político ha mostrado una y otra vez que concita apoyos muy limitados. Por contra, como en otros territorios de raíces diferentes pero totalmente asimilados, lo que se ve es un orgullo patrio español brutal, es decir: nacionalismo gran-castellano. Dicho esto, considero a los andalucistas de izquierda una referencia en la lucha de clases pero sigo sin tener nada claro que Andalucía sea una nación diferenciada de Castilla. Y en cualquier caso eso sólo les corresponde a los andaluces decidirlo, no a mí, que como mucho puedo hacer un análisis desde la distancia.

      Al final es la voluntad socio-política la que define a una nación, el motor interno que, en gran medida al menos, decide si una etnia vive o muere (se refuerza en su diferencialidad o se anula en la asimilación a la metrópolis). Porque lo demás es como discutir si La Rioja es vasca: históricamente toda la razón… pero a día de hoy los riojanos no se sienten ya vascos (siempre hay alguna excepción por supuesto, pero no cuenta si son cuatro gatos).

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s