Home

calle-berastegui-y-bbva


Autogestioa

Hace unas semanas, el Consejo de Relaciones Laborales publicó información sociolaboral del mes de septiembre de 2015. Voy a dedicar los siguientes parrafos a traducir lo que se esconde tras esa maraña de números.

Existe un arte a la hora de publicar y manipular estadísticas, pero los datos que presenta el Consejo son lo suficientemente claros. Peores condiciones de trabajo, más presión para trabajar enfermas y más muertos. Al final, todo esto es un fiel reflejo de la correlación de fuerzas de la lucha de clases en Euskal Herria.

La crisis no es más que el periodo de inestabilidad económica que necesita una reconstrucción institucional para una estabilidad y crecimiento renovados. Ahora explico esto. El capital tiene una estrategia clara para superar este periodo, y la está ejecutando paso a paso. Ante la caída de la rentabilidad, para mantenerla aumenta su nivel de explotación sobre las personas. También intenta modificar las instituciones economicas, esto es, las normas, usos y costumbres que rigen las relaciones sociales y económicas de nuestra sociedad. Aquí incluiríamos las reformas laborales, pero también las de pensiones, privatizaciones en la sanidad, expolio de los bienes comunales, profundización de la propiedad privada en áreas donde no la había… y mayor presión sobre los trabajos de cuidados, entre otros.

Si fijamos nuestra mirada sobre el mercado de trabajo formal, el informe del Consejo nos da los siguientes datos. Ha bajado el paro, sí, pero también hay menos personas entre 24 y 55 años trabajando. Además, los contratos que se firman son temporales, cada vez más. Y les salimos más baratos, ya que el coste laboral ha ido bajando.

¿Qué significa esto? Poco a poco se va estabilizando un cambio en el mundo del trabajo, en el que la característica general es, el de una relación laboral muy débil, donde las empresas contratan y despiden (esto es, no renuevan) a discreción. Esto supone una transformación de calado respecto al anterior periodo de crecimiento capitalista; un esbozo de transformación de la institución del trabajo. Las luchas obreras habían logrado un tipo de relación más favorable a la clase obrera, y como al capital, a las empresas, no les era lo suficientemente rentable, buscan un tipo de relación laboral en el que cuando les conviene, nos utiliza más intensivamente. Cuando no les hacemos falta, no nos contratan. Con todo los efectos que esta forma de funcionar tiene sobre el proyecto de vida de las personas.

Ante esto, las resistencias obreras aún son muy débiles, ya que cada año el número de huelgas va cayendo poco a poco (122 entre enero y agosto). Si ponemos el ojo en la negociación colectiva, apenas se han firmado convenios sectoriales; y los que se han firmado, no tienen incrementos salariales reales. La reacción de defensa es muy débil. La doctrina del shock que nos están aplicando, nos tiene prácticamente paralizadas.

El miedo y la incertidumbre son los sentimientos más generalizados, ya que pese a trabajar más y con más presión. Pese a enfermar, cogemos menos bajas, pero morimos más, un 10% de subida respecto al año anterior. Además de que trabajar más y en peores condiciones, acorta nuestra esperanza de vida.

Desde el sindicalismo no cabe otra opción que hacer autocrítica sobre cómo se está enfocando el problema y poner en marcha soluciones transformadoras, que pasen por medidas anticapitalistas. Hasta ahora no hemos pasado de la mera autodefensa; las dinámicas de delegación y funcionamiento de arriba a abajo han sido la mayoría de las veces unos de los principales elementos desactivadores de las resistencias. Otro de los problemas es que el objetivo de la negociación colectiva ha tenido su centro en los aspectos salariales, más que en el aumento de poder obrero.

Pero no todo va a ser criticar y criticar, ya que aún tenemos la oportunidad de situar a las personas en el centro de la economía. Esto pasa por poner al frente del conflicto a sus protagonistas, hacer que tomen partido en vez de que delegen su toma de decisiones. Hacer que la visión del conflicto sea anticapitalista. Es en esto en lo que el sindicalismo puede aportar soluciones.

Y no nos queda otra vía que la de transformar a nuestro favor este sistema, para poder superarlo.

One thought on “Las personas deben ser el centro de la economía

  1. Se comenta en este articulo lo siguiente: “La crisis no es más que el periodo de inestabilidad económica que necesita una reconstrucción institucional para una estabilidad y crecimiento renovados. Ahora explico esto. El capital tiene una estrategia clara para superar este periodo, y la está ejecutando paso a paso. Ante la caída de la rentabilidad, para mantenerla aumenta su nivel de explotación sobre las personas.”

    Por mi parte, quisiera decir que esta es una idea equivocada, aunque desgraciadamente sea muy popular. Me explico. Se percibe la crisis como un “periodo inestable”, algo asi como una fortuita perturbacion, que sera subsanada empleando las herramientas correctas y en las dosis adecuadas, tras lo cual se restablecera el equilibrio. O en la version paranoica de esa misma tesis, de que la crisis no es mas que la inestabilidad provocada deliberadamente por los capitalistas para ganar y que cuando sea su deseo restableceran la normalidad.

    En ambas versiones se parte de la idea propia de la teoria economica burguesa, de que el capitalismo es un sistema en equilibrio, que lo pierde pero que luego de una natural rectificacion (la mano invisble del mercado de A. Smith) o mediante instrumentos (anticiclicos keynesianos) inducidos recobrara el estado de equilibrio..

    Pues bien, la realidad es precisamente su inverso, el capitalismo es una sistema intrinsicamente inestable, y evoluciona con permanentes desequilirbios, no porque estos sean fortuitos, casuales, aleatorios o incluso porque puedan ser deliberados. Lo hace de manera objetiva, quieran o no quieran hacerlo. son por las propias contradiciones del capital, por lo que emanen las crisis. Y tales crisis son objetivas, frente a las cuales el capital se quiere proteger, defender y encontrar formas de restablecicimiento y re-arranque de la acumulacion de capital.

    A ese tipo de tesis, se le suele añadir la idea de caracter ciclico, es decir las crisis son recurrentes o ciclicas, que una vez superada la fase descendente se inicia una nueva fase alcista y de crecimiento, y asi sucesivamente, nada nuevo bajo el sol (en realidad es la version moderna de la muy medieval idea del “eterno retorno”). Esto, en el capitalismo sucedia con lo que se conoce como “crisis del capital fijo” que tenian una concurrencia temporal de 10 años en la epoca de Marx, y que hoy se ha quedado reducida a 8,7 o 5 años. Se solucionaba con la desvalorizacion del capital fijo (en cuanto a componente del capital constante –de hecho contablemente siempre se le ha permitido al capital la amortizacion y depreciacion), se ejercitaban nuevas inversiones, infraestructura, etc., y se reanimaba la fasa alcista. A este tipo de versiones se le solia agregar la idea de las “crisis por desproporcionalidad”, con figuras de la socialdemocracia como Hilferding (y Lenin siguiendole a la rueda), que hacia partir la crisis de un desquilibrio entre el sector I y II del modelo de acumulacion capitalista.

    El caracter actual de la crisis, es que esta agotado el capitalismo, por lo tanto, no se trata ni de cambiar las politicas economicas, o de inducir nuevas estimulaciones externas. La naturaleza de esta crisis es objetiva, y esta inmiscuido el propio mecanismo de acumulacion, ya que no es posible efectuar la reproduccion ampliada del capital. No hay nuevas inversiones, porque no esta garantizado el retorno, y si hubiera tales nuevas inversiones tecnologicas que expulsa el trabajo vivo (es decir fuerza de trabajo), sencillamente se elimina plusvalia en el sistema. Por lo tanto estamos ante una posicion historica excepciional, pero consecuencia misma del capitalismo, estamos al borde de un limite. Todo lo demas, financiarizacion, sobreacumulacion de capitales, desvalorizacion de capitales, minimizacion de la utilizacion de la capacidad instalada, sobreproduccion, aumento de stocks inventariados, contraccion de la demanda general, depreciacion de materias primas, deflacion, crisis bursatiles, etc., no son mas que consecuencia de ese agotamiento, que se resume en una sola cuestion, no existe plusvalia suficiente, ni proporcionalmente ni en volumen, para que la reproduccion ampliada del capital pueda llevarse a cabo, por lo tanto la acumulacion de capital esta paralizada, y estamos en crisis, en esta ultima fase llevamos ocho años, desde finales de julio del 2007 con la crisis de la subprime, 2008 Lehman Brothers….

    En 2016 en EH vamos a tener muchos sustos, Esta ocurriendo un autentico desplome en la fabricacion y tratamiento en siderometalurgica, industria metalica, etc.Esto es crucial para EH porque es ese sector el que constituye el nucleo de la economia vasca, aunque haya disminuido su peso proporcional en el PIB. Pero todos los demas sectores son dependientes de este, Si tenemos que no solo se han desplomados los precios de las materias primas (hierro, acero, etc.), sino que ademas se ha desplomado la produccion en China (50% del acero mundial) y se han reducido sus importaciones. Tenemos que la industria metalica esta sobrecapacitada, en el caso vasco andara quizas al 10% de su capacidad de produccion, pero es que ademas si tenemos una industria endeudada (apalancada), con stocks que no puede sacar y que ademas se desvalorizan por la caidas de los precios. Es mucho mas que probable que el proximo 2016 en EH nos encontremos con una nueva oleada de EREs esta vez concentrados en el industria siderometalurgica, transformados metalicos, etc. (1)

    ¿Que tiene que decir a esto el sindicalismo?. Sencillamente esta sobrepasado, puesto que el sindicalismo funcionaba como una herramienta de integracion, mejor o peor, al mecanismo de reproduccion del capital, en una fase historica ascendente anterior, y ahora parece no saber muy bien donde se encuentra. No existe negociacion colectiva, porque al capital, sencillamente le importa muy poco negociar. Las nuevas condiciones que genera, crea y que son descubiertas a partir de la misma crisis han roto la misma funcionalidad del sindicalismo. La solucion al capitalismo, no es volver a un utopico capitalismo.

    La pregunta que habria que hacerse es si sirven para algo los sindicatos, es decir, para convertirse en instrumentos de superacion del capital, siendo esta la unica salida a la crisis, o al contrario pretender pervivir en un capitalismo decadente, en cuanto a herramientas de apaciguamiento de la lucha de clases. Es decir, o revolucion o sumision.

    saludos.-

    ==========================
    (1). La industria eolica que tanto desarrollo ha tenido en EH, puede que se vea afectada por el desplome de los precios del petroleo y del gas. En razon, de que al abaratarse los precios de los energeticos fosiles, no existe incentivo para las “energias renovables”, en consecuencia se producira una ralentizacion de proyectos eolicos, pues su rentabilidad comparada deja de existir en un mercado deflacionado.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s