Home

pez-grande-pez-chico

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da! Autor: Fermin Gongeta

¿Se es libre cuando elegimos, precisamente, a quienes van a suprimir nuestra libertad?

Eso podría suceder en las próximas elecciones en el Reino español, las diseñadas para elegir a quienes nos van a dominar impunemente, si es que no lo evitamos.

En noviembre del 2011, el Partido Popular subió al poder con 10.866.566 votos. ¡Qué barbaridad!

No obstante, la cifra es menos sorprendente si añadimos que el número del censo de electores fue de 35.779.491… Con 10 millones de votos han manejado y dominado a 35 millones de ciudadanos.

Sí, también nos ha estado dominando el Partido Socialista, que con tan solo 7 millones de votos consiguieron 110 escaños en el Parlamento, para, únicamente desahogarse y llevar la contraria al PP, y siempre a costa de suculentos sueldos y dietas. La gran mayoría, 64.928 euros/año.

¿Y el pueblo? ¿Esos dos tercios de ciudadanos que no votan, los votos nulos, los votos en blanco?

Vayamos por partes. Los votos en blanco van a parar, de manera camuflada por el Gobierno, a los partidos más votados, a ellos mismos.

Según el analista Víctor García, el sistema electoral español contiene distorsiones, diseñadas para facilitar la obtención de mayorías absolutas.

Y es que los votos en blanco, se suman al total de votos realizados, al total de los sufragios, sobre el que se calcula la distribución de escaños, y, por eso mismo, elevan el listón electoral mínimo exigido para poder entrar en el Congreso o en el Senado. Castigan a los partidos emergentes.

Frente al voto en blanco, papel en blanco, o sobre vacío, está el llamado voto nulo.

Es el voto sin sobre, o el que contiene varias y distintas papeletas, o está garabateado a boli, o simplemente rayado. En este caso el voto nulo equivale a una abstención.

Las abstenciones.

¿No es autoritarismo, antidemocracia, y dictadura, que una población de 47 millones, con más de 35 millones de ciudadanos inscritos para el voto,  estén gobernados por una mayoría de 186 diputados que cuentan tan solo con 10,8 millones de votos?

Tengamos en cuenta que existen 11,7 millones de ciudadanos que no han acudido a las urnas, que se han abstenido. Que 1,8 millones de españoles en el extranjero, apenas pueden votar;  y que, más de 600 mil, lo hacen con votos nulos y blancos. Resumiendo, que hay más de 14 millones de personas cuya voluntad es destruida de ante mano, por unos gobernantes que lo tienen todo medido para imponerse a los más desfavorecidos.

¡Y pensar que siempre he creído que el número de votantes al partido mayoritario, sea el PP o el PSOE debía de superar al número de abstencionistas, y que en caso de no hacerlo, se debían anular las elecciones!

Necesariamente me he fijado en las últimas elecciones, las de este año 2015 en ayuntamientos y diputaciones de Euskal Herria. Empezando por las Diputaciones.

Provincia Censo Abstención Mayoría Gobierna
Araba 248.760 90.724=36,47%  34.705 =13,95% PNV
Bizkaya 915.656 349.165=38,14% 212.656=23,2% PNV
Gipuzkoa 556.267 203.768=36% 112.918=20,29% PNV
Navarra 501.267 163.374=32,59% 160.352=50,44%* COALICION**

*GBai + EHBildu + AhalDugu + I-E

** GBai – EHBildu – I-E

Y, si observamos las elecciones municipales en las capitales de Euskal Herria, nos encontramos con los siguientes índices de abstención: Bilbo, el 43,2%; Donostia, el 35,7%; Gasteiz el 37,76%; Iruña el 32,74%

Resumiendo: la abstención media de los cuatro ayuntamientos de las capitales de Euskal Herria es del 37,35%; y en las diputaciones el 35,8%.

Había imaginado que el absentismo en las elecciones para las diputaciones sería mayor que en las municipales, por aquello de que los alcaldes y concejales pueden mantener un contacto más directo con los ciudadanos, y estos a su vez comprometerse con ellos en el voto.

Pero, ¿no es precisamente por eso, porque conocemos más y mejor a quienes se presentan en los ayuntamientos, para estos puestos de poder, que nos descomponemos de tal manera que renegamos hasta de nuestro derecho de ir a votar a quienes después, deciden cómo gobernarnos, contra nuestra voluntad? No. De servidumbre voluntaria, nada.

Se dice que los gobiernos en  minoría son más inestables, que los mayoritarios. Pero eso está por ver. Porque las mayorías absolutas favorecen las tiranías, la corrupción y los gobiernos despóticos. (Víctor García. Junio 2015. Sin Categoría)

El mismo autor explica las grandes posibilidades de adaptación de nuestro sistema electoral y gubernamental a países demócratas, como Suiza y Dinamarca, que favorecen la pluralidad, eliminando el poder de supuestas mayorías. La pluralidad está en los pequeños partidos, y no en el bipartidismo.

Es evidente que hay que modificar completamente el sistema electoral y de gobierno. Pero, mientras tanto, ¿qué podemos hacer?

El absentismo total no es posible. Los partidos de derechas seguirán contando con los fieles al bipartidismo, y poco les importa que haya un tercio de ciudadanos que, sintiéndose engañados, aplastados y despreciados olímpicamente, dejen o dejemos de participar en las elecciones.

El voto nulo incrementa muy moderadamente el absentismo. ¿Votaré con garabatos? Nos servirá de muy poco, salvo para tener esa tonta sensación de que no han podido conmigo.

Y dado que el voto en blanco favorece a los mayoritarios, a los partidos ansiosos del bipartidismo, tampoco nos sirve como trampolín hacia la democracia.

Entonces ¿qué soluciones me quedan?

Únicamente veo el compromiso democrático de todos; de aquellos más aplastados por el sistema, sí; de los sin trabajo, o trabajo en precario. Del profesorado universitario que ha mantenido el contacto con el pueblo y no acepta el actual sistema, ni electoral, ni de gobierno. Compromiso democrático de toda esa clase media,  media – baja; de trabajadores bien remunerados, pero que asentados en su situación actual sobreviven, aunque apenas le afecte el resultado de las elecciones.

El compromiso democrático debe ser de todos. Debemos actuar. Pero no solo el día de las alecciones. Eso es algo señorial, y aislacionista. Es preciso actuar de manera permanente, controlando todas y cada una de las decisiones, lo mismo del Gobierno central, que de la Diputaciones y Ayuntamientos.

Toda la población, ese tercio abstencionista, hartos de tanta corrupción, debemos empezar por  votar sobre todo a aquellos partidos emergentes, que más daño pueden hacer a los gobiernos autoritarios, y defensores del bipartidismo. Juntarnos los pequeños para vencer a los grandes.

¿Acaso no es un ejemplo evidente lo sucedido en Nafarroa? Pero además de eso, de la unión de los pequeños, controlar en todo momento la acción de los políticos. Criticarles públicamente, y molestarles con nuestra presencia pública, y jamás silenciosa.

Formar grupos de información, control y decisiones democráticos, porque el poder debe estar en el pueblo, en los más desposeídos, y en quienes sin estarlo tanto, pueden guiarnos por unos posicionamientos más participativos.

Enjuiciar y criticar políticamente a nuestros alcaldes y concejales nos hará ver que siendo nosotros la mayoría, por encima de las denominadas mayorías de los grandes partidos, el poder está en nuestras manos.

Debemos molestarles… de manera permanente…llenando las calles…vociferando sus nombres corruptos…denunciándoles ante los tribunales.

Empezaríamos por lo más sencillo, es decir, participando con las organizaciones políticas emergentes, más comprometidas con los problemas del pueblo, y más fáciles de ser controladas por nosotros mismos.

Creo que hay que empezar por algo que esté a nuestro alcance, pero que fastidie y moleste al poder. Y que a su vez nos acostumbre a la acción política permanente.

32 thoughts on “Por la unión de los pequeños

  1. El 99.99% de la gente que vota a las diputaciones, vota también en las municipales: tienes las dos urnas ahí delante y ni te planteas no votar a una si votas a la otra (e incluso si te lo plantearas sería un tanto complicado, no creo que técnicamente te lo permitan hacer, ya que sólo hay una lista de votantes y a la hora del recuento tienen que coincidir en número votos y votantes). Por lo tanto lo que dices de que “la abstención media de los cuatro ayuntamientos de las capitales de Euskal Herria es del 37,35%; y en las diputaciones el 35,8%” significa sólo que la abstención urbana es mayor que la rural. Posiblemente sea en parte porque los ayuntamientos rurales son más cercanos que los urbanos, donde lo personal se diluye en masas de decenas de miles de desconocidos, desconocidos que pueden paradójicamente vivir a pocos metros de uno.

    Respecto a lo demás, me pierdo un poco, es bastante generalista. Pero unos apuntes:

    1. Con las medidas represivas, notablemente pero no sólo la Ley Mordaza, hay miedo creciente y comprensible a correr riesgos en protestas. Seamos claros con esto y entendamos que un resultado electoral u otro a nivel del estado puede ser decisivo a la hora de definir si nuestro futuro inmediato se parece más al fascismo o a una democracia. Las medidas anunciadas por los posibles ganadores son aterradoras, en particular para las naciones sin estado pero también en general. Esto complica mucho la acción de calle, sin que por eso sea menos necesaria. Cuando el enviado de EE.UU. se entrevistó con la CNT en la postguerra y les preguntó por sus peticiones o propuestas, estos respondieron que: “cualquier cosa menos Franco”. Y esto es porque en un contexto de represión extrema, se hace casi imposible llevar a cabo ninguna lucha “de calle” o de casi cualquier otro tipo. Y es muy posible que algo parecido aguarde tras el 20-D.

    2. Hay abstencionistas de izquierda radical “pasivizada”: no sé cuántos exactamente son pero sé que no son sólo casos aislados, sea por influencia ideológica del anarquismo, sea por el cansancio y la edad, sea por desconfianza más o menos justificada hacia los instrumentos de participación electoral-institucional (partidos y coaliciones), sea por mera dejadez y hedonismo decadente… son gente que podrían votar y no lo hacen. Sin querer obligar a nadie, por supuesto, y entendiendo las limitaciones de esta participación, creo que es importante estimular la participación electoral a nivel de calle, con los familiares, amigos, etc., sin merma de que esto también influya en una mayor participación en otros aspectos más cotidianos y tanto o más importantes como es la acción de calle que dices.

    3. Cuando finalizas con “que hay que empezar por algo que esté a nuestro alcance, pero que fastidie y moleste al poder”, me hace pensar sobre el sujeto revolucionario y las causas y formas de su actuar cotidiano. Con el inmenso paro y la generalización del precariado, nos encontramos con que las formas tradicionales de lucha de clase como solían ser los sindicatos han perdido fuerza y, lo más importante, no hay (apenas?) estructuras alternativas ni focos de lucha adecuados para esta mayoría de clase formada por parados y precarios, que además no tienen casi dinero para viajes, cuotas o las obligatorias cervezas que acompañan a menudo a la tertulia política informal. Los parados tienen quizá tiempo para ofrecer, si les quedan energías (ya que la situación personal puede ser agotadora a nivel emocional: indefensión, depresión, aislamiento, estrés extremo por la angustia de la supervivencia), pero los precarios ni eso. Creo que de alguna manera habría que organizar al proletariado en estas condiciones y que sería algo que puede fastidiar mucho al poder. Para bien o para mal, lo que vemos ahora es que (aunque hay algunas movilizaciones) el foco concreto actual es la posibilidad de incidir en las instituciones a través de partidos/coaliciones, no es suficiente sin duda pero tampoco debemos desdeñarlo: este derecho al voto es casi el último derecho y poder que el estado reconoce a la población y, mientras sea así, es una herramienta que debemos sin duda utilizar, entre otras, aunque sólo sea para contarnos: es una especie de manifestación, es un proclamar “estamos aquí y somos muchos”.

    • Yo me estoy pensando lo de la abstención, y no soy anarquista ni ganas. Simplemente no encuentro un instrumento valido que represente a la clase obrera vasca, y tengo derecho a exigir algo más que sentimentalismo de “es que son los nuestros”. Porque un partido el cual casi no usa la palabra “socialismo” o no utiliza el paradigma de lucha de clases com centro.

      Por otra parte, ahora que se habla de que la abstención no vale o tal, la izquierda abertzale en el apsado pedía la abstención con apelaciones a los principios como “No se conseguirá nada de las instituciones españolas” o “tenemos claro que el futuro de nuestro pueblo no pasa por Madrid” (muchos de estos los mismos históricos que han pedido el voto esta semana). Y ahora que no me vengan con “baldintzak aldatu dira”, porque las baldintzak en el 200 neran parecidas a las de ahora, y esas apelaciones no eran de “analisis”, sino rotundas, de principios.

      Dicho esto, a los que van a decir “lenin tambien participó en los parlamentos zaristaas”, decir dos cosas:

      a) Lenin en ningún sitio pone que haya que votar a organizaciones no socialistas. La abstención viene derivada de esto, no por que “Los parlamentos sean malos”.
      b) Lenin tampoco decía que haya que participar en cualquier situación, porque sí. Es más hablaba de “combinaión de métodos legales e ilegales”. Ahora que la consigna es “hay que activar sí o sí el voto de izquierda indeendentista” o “la abstención es cómplice”, que nos expliquen porque en el 2000 no se podía hacer lo mismo. Y si es un tema de counturas y condiciones, que nos expliquen qué es lo que ha cambiado.

      • Yo no he hablado de Lenin, en parte porque no soy leninista. Lenin tiene algunos análisis muy buenos y también tiene muchas cosas más que cuestionables. No hay que idolatrar a nadie, incluso a los mejores hay que abordarlos críticamente.

        Para mí las elecciones son primariamente una especie de manifestación: un momento para contarnos. Además victorias parciales en este marco pueden tener muchos efectos positivos, pero no espero en absoluto que se haga la revolución así. Nunca se hizo, nunca se hará. Simplemente es por el “mientras tanto”, por la acumulación de fuerzas, por la necesidad de pelear todas las batallas que puedan merecer la pena, aunque sea de forma mínima.

        No creo que se pueda tomar el poder (que el Pueblo pueda tomar el poder) sólo por vías parlamentarias, institucionales y a través de los partidos. Incluso cuando se toca poder, si no se mantiene y aviva la participación democrática de base, pese a quien pese, el aparato tiende a corromperse y estancarse y el movimiento popular (el “partido” real, respecto al cual los partidos políticos concretos son sólo manifestaciones incompletas) a perder fuerza a base de desencanto, que entiendo que es lo que ha pasado en Venezuela p.e.

        De todas formas creo que tener a alguien como Sabino Cuadra en Madrid, arrancando páginas de la constitución y soltando discursos demoledores que ilusionan, no sólo aquí sino también al sur del Ebro, es algo por lo que merece la pena dedicar 15 minutos a ir a votar el domingo. Como ya he comentado tengo problemas muy serios con otros candidatos de EHB, en concreto con los pegotes de EA-Opus Dei, que representan todo lo contrario, pero parece que siempre hay que tragar algún sapo – muchos no, me atragantaría.

        En definitiva: que no veo ninguna razón de peso para abstenerme. Me abstendría si pensara que cualquier cosa que pueda votar es intrínsecamente contra-revolucionaria. No creo que sea el caso aún.

        • No hace falta ser leninista para hablar de Lenin; pero es igual, me he dirigido a usted sólo porque ha identificado abstención con anarquismo, cuando en mi opinión no es así (lo otro ha sido embalarse).

          Ahora, sobre lo que ha dicho en este segundo mensaje:

          1) Mucho se ritica a los pegotes de “EA-Opus Dei”; que será acertado, pero nadie critica por ejemplo a Onintza Enbeita, una mujer que llegó a apoyar a Femen. Si no se uede votar a opusdeístaaas, tampoco a atlantistas.

          O a la ausencia del socialismo (escondido bajo términos como “justicia social”) en la campaña (para otras cosas bien que se esmeran).

          Lo cual a mí me demuestra que el problema es más que “baldintzak” o “en Madrid no se puede hacer nada porque son elecciones extranjeras”; sino de ideología.

          2) Sabino Cuadra es muy majo, pero haga lo que haga, si no hay un movimiento revolucionario detrás… ¿quien se beneficia de sus acciones en el parlamento? (Usted ha dicho que el “Partido real” es el movimiento popular callejero, bueno, no estoy del todo de acuerdo, pero doy por bueno. ¿Hay algún movimiento proletario representado por EH Bldu que pueda ser beneficiado por las acciones del diputado Cuadra?).

          Dos ejemplos: Javier Couso también habla bien en el Parlamento Europeo. Pero ¿implica eso que deberiamos votar y fortalecer a IU? (Mejor, para que no se desvía al teema nacional: ¿un español debería votar a IU por eso?) ¿Para qué, con qué objetivos?

          El otro ejemplo: “Ortzi” cuando fue elegido en 1977 también izo buena labor. pero iba como EE (Periko también, epro no fue elegido por poco), partido que en poco tiempo viró al reformismo y se quedó colgado. Bieno, en este caso apareció HB en 1978, que en parte se benefició del caudal generado por Ortzi. Pero si no hubiese surgido esa estructuración (es cierto que las circunstancias eran las que eran), Ortzi hubiese quedado aislado.

          3) Dices que e para manifestarnos, para contarnos. OK. Yo en algún momento los últimos años también he votado por esta razón. Pero entiendo que no es un crédito ilimitado, y menos cuando se usa como una fuente de legitimación frente a los incpientes movimientos críticos.

          Un saludo

          • Primero de todo Oxan: no me trates de usted porque llevo toda mi vida peleando contra esa palabra y la adyacente corbata y crucifijo. Es un trato antiguo de raíz aristocrática y es más que la hora de que desaparezca. Las revoluciones también se hace en los pequeños detalles cotidianos y en este caso creía que ya habíamos ganado hace mucho y va a ser que no, que aún queda gente que usa el usted sin que sea obligación legal.

            Respecto a Onintza y Femen, creo que es un tema más discutible: a mí hay cosas que Femen ha hecho como profanar templos que me parecen estupendas y creo que deberían de hacerse más a menudo. Su acción directa noviolenta pero extremadamente provocadora es una muy buena forma de propaganda por el hecho que señala la intolerancia y el patriarcado enraizados en nuestras culturas con el pretexto de “libertad religiosa” (superstición para los tontos y lavado de cara para los malvados). Pero es un grupo que algunos dicen que tiene financiación dudosa. No sé: no me parece un tema como para dudar de mi voto, en todo caso sería un tema para debatir en profundidad.

            Dices que Onintza es “atlantista” (pro-OTAN), lo que sí que es una acusación mayor. Pero cuando te pedí (en otra conversación) más información, no me la diste. De nuevo ahora lanzas la acusación sin más datos, así que me dejas esperando más información. Quizá le estés acusando de ser “atlantista” meramente por ser pro-Femen. Si es así, es un salto cualitativo en la acusación que no estoy dispuesto a aceptar ya que es como decir: “mira: una charco de agua, es el océano!”

            “O a la ausencia del socialismo (escondido bajo términos como “justicia social”) en la campaña (para otras cosas bien que se esmeran)”.

            En esto puedo estar más de acuerdo: es terminología socialdemócrata. La cosa está en hacer una escisión o aceptar los partidos que hay, que ya son demasiados. Además aunque hablar de “justicia social” sea super-light, hablar de comunismo en un momento en que las masas aún ni se plantean estas cosas. Quizá haya que hacerlo, yo lo hago, pero no sé como articularlo en términos político-sociales. De nuevo un debate importante sobre lenguaje, posibilismo (bien y mal entendido) y revolución. Quizá para encaminar a la revolución hay que hablar de “justicia social”, al fin y al cabo hasta revoluciones como la rusa se hicieron inicialmente bajo programas muy básicos del tipo “pan, tierra y paz”.

            Todos estos debates son importantes pero no es una canalla tansfuguista y enemiga de la ciencia y de la historia vasca como Lorena López de Lacalle, que seguro que si tiene una oportunidad vota al PP a cambio de un sillón o prebenda. Es alguien que debe estar bajo el radar, que debería de estar fuera, no ya de EHB, sino de EA misma (a quienes primero de todo quiso traicionar por un sillón), que simplemente es inaceptable encabezando la candidatura al senado por Araba (alaveses: no marquéis esa casilla, por favor). El caso de su padrino Rafa Larreina es más ambiguo quizá pero es alguien que ha votado en contra de los derechos de las mujeres por sus “convicciones religiosas” (superstición anti-humanista).

            Además, no sé como esperas tener un discurso más fuerte con EA de chupón. EA es una escisión del PNV! Es como si la CUP fuera a las elecciones con CDC!

            “¿Hay algún movimiento proletario representado por EH Bldu que pueda ser beneficiado por las acciones del diputado Cuadra?”

            Creo sinceramente que todo el Movimiento Popular, vasco y no vasco (castellano, catalán, etc.), se ha beneficiado y espero que se beneficiará. No ha sido pasando por el aro de las demandas del sistema que hemos conseguido simpatías de nuevo más allá del Ebro (e incluso en casa también entre los menos convencidos) sino siendo claros y denunciando la brutalidad e hipocresía del sistema, diciendo lo que nadie más dice (o decía) pero que todo el mundo quería oír. Y el mérito de eso está en Sabino personalmente pero también en lo que él representa, en lo que tiene detrás, lo que le sostiene.

            “Dos ejemplos: Javier Couso también habla bien en el Parlamento Europeo. Pero ¿implica eso que deberiamos votar y fortalecer a IU?”

            Yo creo que en otros contextos, en España, votar a IU es una opción. Aquí no por dos razones: (1) es un voto perdido (y hay alternativas similares) y (2) hay que dejarles muy claro que algunas de sus actitudes españolistas, aquí o en Catalunya no son aceptables y cuestan votos, sobre todo en presencia de alternativas. Por eso seguramente Javier Couso (y otra gente muy respetable) está en IU, para empezar: porque no es vasco, ni catalán, ni gallego.

            “… ¿un español debería votar a IU por eso?) ¿Para qué, con qué objetivos?”

            En las circunstancias actuales creo que un español de ideología más o menos revolucionaria no tiene otra opción que votar a IU o a Podemos (y criticar que no concurran juntos). La acumulación de fuerzas pasa por ahí. La revolución no es un plano que diseño en mi mente y que por arte de magia las masas construyen de acuerdo con mi fantasía arquitectónica como si fueran duendes a mi servicio: la revolución o, para ser más preciso: la dialéctica que puede desembocar en ella, es un proceso vivo y real de un organismo colectivo (mal conectado, incoherente, debido al parasitismo del fenotipo burgués) y tú, yo, Cuadra, Couso o incluso Marx mismo sólo somos actores microscópicos en este macro-proceso que nos supera a todos y todas. No podemos esperar tener razón siempre, ni éxito tampoco, la verdad y el éxito posibles son algo que corresponde al colectivo. Lo que sí que podemos hacer en, la medida en que por nuestra cultura y capacidad nos lo permita, es influir para que ese organismo colectivo vaya en una dirección y no en otra: la dirección que más favorezca el resultado final deseable. Y, si tenemos una buena visión estratégica y la suficiente influencia (esto último no es mi caso, seguro), pues igual conseguimos “pastorear” a las masas hacia donde van a estar mejor: más preparadas para auto-pastorearse hacia el Poder Popular y eventualmente por y en el Poder Popular mismo.

            Se trata de construir el Poder Popular y en esta tarea cada “pastor”, cada pequeño líder revolucionario, debe ser consciente de que no es sino otra “oveja”, sin colmillos ni akuilu, y que aunque sepa muy bien a dónde quiere ir, eso no vale de nada si la manada te ignora. A menudo no puedes influir en el colectivo de la forma que quisieras, que piensas que es la buena, y te tienes que conformar con intentar evitar que vayan hacia el barranco ese a donde les lleva el lobo con piel de cordero, que es nuestro enemigo de clase.

            “… y menos cuando se usa como una fuente de legitimación frente a los incpientes movimientos críticos”.

            Cuáles son los movimientos críticos? Se presentan a las elecciones? Estoy seguramente un poco demasiado desconectado hoy día para entender los detalles de que hablas pero, suponiendo que hubiera una alternativa a la izquierda de la izquierda abertzale (y que me convenciera más o menos) y que esta opción política quiera castigar con votos a la IA por sus múltiples “criticalidades”, lo lógico sería que concurriera. Para mí sería mucho más fácil votar a un partido o lista que no va a sacar nada pero que es convincente y cuyos votos pueden ser contados que no votar. Y eso lo dice alguien que hasta principios de este siglo (o al menos finales de los 90) estaba enrocado en el abstencionismo de corte “anarquista” (pero, bueno, eso es meramente mi historia política personal).

            Lo que quiero decir es que los votos a EHB (u otras opciones más o menos válidas, que confieso que he considerado y que de hecho voy a co-votar para el senado, donde es técnicamente posible, en un gesto crítico sin duda bastante trivial pero que me convence personalmente) no implican cautiverio hacia esta formación, sino a veces mero pragmatismo político. Hay un menú limitado y eliges, y tiene que ser todo muy mierdoso para que te quedes “sin comer”, a no ser que tengas una convicción abstencionista clara. En el peor de los casos tienes la certeza de que el resultado práctico de ese voto será razonablemente positivo teniendo en cuenta las circunstancias. El día que efectivamente haya una alternativa, algunos nos plantearemos sin duda votar a esa otra opción presuntamente más radical y coherente. Pero ese día aún no ha llegado.

            • Lo del “Usted” me parece una chorrada, y creo que los centrar luchas como “pequeños actos de cotidaneidad” (esto es en el individuo) no es el mejor camino, pero en fin, vamos a dejarlo.

              Creo que centrar muchas culpas en EA y sus candidatos, como si estos fuesen los culpables de que el EHB no se haga un discurso más fuerte. Es algo que ya he leído en otras partes, pero esta vez desde un punto de vista apologético; esto es cuando los oficialista dicen “no somos la CUP vasca ni queremoss serlo, porque luchamos por la hegemonia. Ya fuimos la CUP vasca pero hemos evolucionado” (entenciendo eso como algo positivo). Estas refexiones vienen de gente de la izquierda abertzale oficialista (Ramón Sola en Gaur8, por ejemplo), lo cual, da que pensar que realmente esta estrategia de socialdemocratización/moderacion es bien vista por Sortu mismo. Por tanto, ese es el problema, no tanto ir con EA o con el que sea. Y es eso lo que me hace dudar. Porque si es por el discurso, entonces tampoco se debería decir “Independencia” (en la coalición está Alternatiba, un partido que no se declara expresamente independentista, sino “soberanista”).

              Por tanto el problema está en la izquierda abertzale, no en EA, ni en otros sectores. Ejemplos hay mil, como cuando se presentó al grupo parlamentario de Gasteiz de EH Bildu una declaración sobre el Donbass. No diremos quién fue quien más reparos puso, no? Y siguiendo con este tema, ya que lo mencionas, me parece significativo, que los dirigentes independentistas vascos (de Sortu), presionasen a las CUP para que estos pactasen con Artur Mas para salvar el procés.

              Sobre los de Enbeita y su apoyo a Femen (una organización giolista y ultraderechista, se ponga los ropajes que se ponga) a mí me parece significativo. En otras cosas con lo zorrotzak que suelen andar esta gente en esto parece que hay una mano izquierda del copón. Miedo me da el día que haya que votar una resolución sobre las sanciones a Rusia, por ejemplo, o sobre “democracia en Bielorrusia” (para Femen, los únicos dictadores de este mundo son Putin y Lukashenko, y bueno, antes Yanukovich). Por totra parte no es que el “record” de EHB en torno al antiinmperialismo sea como para echar cohetes.

              Sobre Sabino cuadra y Couso (por cierto, ex-anarquista, ex-cantante de un famoso grupo anarkopunk) y todo eso, entiendo que te haga ilusión esas intervenciones, pero para mi parten de un esquema equivocado. Es el mismo esquema que podemos: anteponer el representantes parlamentarios al cuerpo político o al sujeto político (no, el Movimiento Popular de por sí no es un sujeto revolucionario, porque no es su función ser vanguardia ideológica). Si el parlamentarismo es una palanca,un instrumento por el cual el “Partido real” vaya a favorecerse, primero habrá que construir esto, digo yo. Y ahora mismo en mi opinión no lo hay. Pensar que algún día el “Movimiento popular” vaya a convertirse en partido de vanguardia para mí es pecar de idealismo y voluntarismo.

              Los movimientos críticos ya sabes cuales son, las críticas hacia la izquierda abertzale están arreciandose desde diversos sectores (el más visible, presos, pero no el único). Te pueden parecer que son pocos y desorganizados Te puede parecer que abstenerse no es hacer ningún favor ni a ellos ni a nadie. Pero yo creo que el día siguiente, algunos que conscientemente han tomado el camino socialdemócrata-europeísta (y antes he dicho que de esos están en Sortu/Izquerda Abertzale, no en EA o en Aralar) legitimaran con los votos ea estrategia, cosa que yo no veo que pueda hacer.

              • A mí no me parece una chorrada porque lo personal y lo social son dos caras de la misma moneda. Nótese que uso consciente e intencionalmente términos distintos de tus “individual” y “colectivo”, que me suenan ambos fatal: el individuo aislado y el colectivismo extremo, casi militar o monástico, en el que toda diferencia está mal vista. La interacción constante entre los actores (personas) en el terreno social es lo que puede cambiar o no (según cual sea esa interacción) a este último. El actor colectivo sólo existe en la medida en que está compuesto de actores individuales.

                Creo que tienes razón en muchas de las cosas que dices de Sortu, que EA no es el único problema y que quizá sea más síntoma que causa (síntoma muy doloroso en cualquier caso) y estoy de acuerdo 200% en que hay que ser más como la CUP que más “post-CUP”, que la CUP es lo más genuino y serio que hay en todo el estado, al menos con visibilidad.

                Respecto a las vanguardias, creo que inevitablemente son plurales, pensar en una vanguardia monolítica es típico sectarismo. Por eso para mí el Movimiento Popular es “el partido” real porque todos los partidos reales son ineficientes como vanguardia y de hecho a menudo son más bien lastre, sea por sectarismo, sea por posibilismo mal entendido.

                El Movimiento Popular por sí solo no va a tomar el poder, desde luego no por la vía electoral, pero tampoco lo van a hacer los partidos normalmente y, si lo hacen, fracasarán en la medida en que se alejen del Movimiento, de la calle (incluyendo las manipulaciones tipo Syriza o lo que sea). Una de las razones por las que a veces me siento próximo al maoísmo es porque Mao supo dar poder al Movimiento Popular y llevar a cabo esa inmensa tarea que es la revolución cultural, que no es trivial en absoluto sino la creación de ese “homo novus” de Marx mediante la erradicación de los lastres culturales del pasado. Y lo hizo en contra del partido y con el efecto de mantener al partido relativamente debilitado, al contrario de lo que ocurría bajo Stalin y sucesores. Diferencia: después de unas cuantas décadas en China o en Albania la gran mayoría son ateos o casi, mientras que en Rusia o en Cuba la gran mayoría siguen siendo paleto-cristianos. Por qué? Porque no hubo un Movimiento Popular autónomo que fuera “vanguardia de la vanguardia” (y contra la vanguardia a menudo).

                El partido clásico es inevitablemente una burocracia y las burocracias nunca fueron vanguardia de nada, sólo gestores con intereses objetivos propios (subclase burocrática o lo que sea). De hecho la acumulación originaria se hizo a menudo (“modo asiático”) bajo la burocracia (escribas y sacerdotes). Algo que hemos visto desgraciadamente repetirse tanto en Rusia como en la China post-Mao.

                En el fondo hay un poso de cristianismo y por lo tanto de platonismo en el socialismo, incluyendo el marxismo. Platón hablaba contra la democracia (poder popular) y en favor de la vanguardia (su vanguardia, compuesta de filósofos, luego curillas en el neoplatonismo cristiano). A eso llamaba aristocracia: poder o gobierno de los mejores. Cierto marxismo ha tropezado con la misma piedra una vez más, produciendo engendros como lo que fue la URSS. Errar es humano, corregir de sabios (no los de pacotilla de Platón sino los auténticos, como aquel Diógenes que escupía a la arrogancia de Platón).

                Nos guste o no, la vanguardia no puede ser sino el pueblo o los sectores más concienciados de éste en acción, no una burocracia. Tiene que ser plural, tiene que ser capaz de cambiar (porque las cosas cambian), tiene que estar en contacto íntimo permanente con las masas y no tiene que tener intereses propios, como los tiene una burocracia. Esto es difícil pero es así y en la medida en que no lo entendamos y no lo practiquemos se generará siempre una tensión dialéctica propia entre la vanguardia platónico-burocrática y la vanguardia-masas, con resultados variables dependiendo de las circunstancias y el poder de cada una.

                • 1) El platonismo no es marxismo, es una teoría ototalmente idealista y metafísica. Tambien podriamos unir “l reopública” de Platón con el marcantilismo libertario dem Proudhon, por la misma. Todo el muundo sabe que el marxismo bebe más de Sócrates y de Heráclito.

                  2) La URSS no fue ningún engrendro, fue la primera exxperiencia socialista con sus errores, pero… ¡sorpresa! en aqeullos tiempos no había un manual de “cómo construiri el socialismo” (y menos en condiciones de cerco, y menos en un país cuasifeudal).

                  3) Aunque sea cierto que “el pueblo y el Movimiento Popular son vanguardia” (cosa que yo no veo porque en el Movimiento Popular hay de todo, desde movimientos uni-sectoriales, hasta una pluralidad de programas o de visiones), no veo actualmente un movimiento popular lo suficientemente fuerte como para beneficiarse de los resultados de EH Bildu, para utilizar estos parlamentarios en beneficio de su propia lucha. Actualmente EH Bildu es totalmente indeendiente del MPV.

                  4) No soy pro-CUP, estoy ideológicamente bastante lejos de ellos, pero una cosa es la coherencia que muestran (claro) y otra que gran parte del “ala izquierda” se la IA oficial (Sortu-Ernai-LAB) les tiene grandes simpatías y por eso algunos dirigentes o “ideologos” de dicha IA oficial reaccionan ante ello… justificando el viraje a la derecha.

                  5) Los albaneses en su mayoría hoy en día no son ateos ni de palo. Y en China,mucho tiene que ver que la “religión” mayoritaria allí era el confucionismo, que no estaba fundamentada principalmente en una creencia sobrenatural definida, sino qe era más un sistema de valores.

                • 1. Yo no he dicho que Platonismo = Marxismo, sino que hay un poso (o convergencia espontánea si lo prefieres) neo-platónico en la teoría y praxis del partido-vanguardia. Que en el fondo es lo mismo que la aristocracia (gobierno de los mejores, de los “sabios”) de Platón. Que yo sepa esta teoría/praxis no es marxista, es decir: de Marx, sino leninista, por eso también decía “cierto marxismo”. No le pasa sólo a los leninistas o post-leninistas, hasta Pablo Iglesias dijo algo parecido hace no mucho, si no recuerdo mal.

                  2. La URSS no fue ni comunismo ni poder popular, sino otra cosa. Se trata de un sistema sui generis centrado en la burocracia populista pero autoritaria, un bonapartismo rojo, un capitalismo desarrollista autoritario sin burguesía. Yo no digo que todo fuera malo pero se trata en cualquier caso de un sistema muy híbrido y en absoluto referencial. A mi entender este tipo de regímenes son post-burgueses pero pre-comunistas, prácticamente sólo cuajan en la periferia porque ésta estaba deseosa de un desarrollo “nacional” autónomo, casi imposible ya en términos burgueses pero donde las fuerzas no estaban maduras para el comunismo (hegemonía del proletariado rural o campesinado pobre). Son productos de la dialéctica de clases pero no sirven como referencia, al menos no lo suficiente. Es algo que no se le ocurrió predecir ni a Marx ni a nadie pero que ocurrió porque los caminos no están trazados: hay que hacerlos caminando, como decía Machado.

                  3. Bastante de acuerdo, excepto porque el MP es como el Guadiana, que desaparece y reaparece y se reconfigura una y otra vez. Y no es 100% independiente de lo político, ni viceversa. Creo que es conveniente salirse de la situación un tanto apagada que se vive en EH, sobre todo por la tensión de espera del fin de la lucha armada, y buscar los referentes donde los hay o los ha habido recientemente: Catalunya muy claramente, el estado en general de forma también, con efectos político institucionales claros. Este movimiento estatal fue en EH (excepto Nabarra) prácticamente nulo, un poco porque pensábamos que nuestra referencia y marco eran otros. Seguramente fue un error no participar en él y, claro, tiene sus consecuencias.

                  Pero BGD, por ejemplo, ha explicado un montón de veces cómo a lo largo de la historia reciente el movimiento popular, a veces etiquetado “autonomía”, ha influido de forma decisiva en el “partido”, es decir en la Izquierda Abertzale en sus varias encarnaciones. Lo contrario también ocurre pero a menudo con menos fuerza, ya que el “partido” traza grandes planes e intenta ponerlos en acción en el tejido social, lo que a menudo no funciona (incluso aliena a gente que no coincide con el macro-proyecto diseñado por la supuesta “vanguardia”), mientras que por el contrario, los movimientos trazan planes más pequeños, difusos y flexibles, que a veces tienen efectos mucho mayores de los esperados. Me recuerda algo que mi hermana solía comentar en temas de “management”: los proyectos “ballena” (malos, ineficaces, monstruosamente gigantescos hasta el punto de la megalomanía) versus los proyectos “delfín” (pequeños y ágiles y capaces de participar modularmente de un desarrollo más amplio, pero siempre flexible) – al menos así lo entendía yo.

                  Ser vanguardia no es diseñar un gran proyecto e intentar implementarlo casi al detalle en el tejido social, sino que es ser capaz de generar ilusión transformadora, de movilizar a las masas. Quizás ese tipo de vanguardia “leninista” servía en otra época u otros contextos más “fordistas” (al fin y al cabo la URSS misma tuvo éxito en el contexto fordista pero no fue capaz de adaptarse a la realidad “toyotista”, que es algo más que un modelo de producción: es una fase del Capitalismo y por lo tanto del desarrollo de la clase proletaria: los famosos “obrero social” y “obrero masa” de Negri). Quizás tu forma de entender la vanguardia era correcta en la época del obrero masa y la fábrica disciplinaria, en el fordismo, pero ya no lo es en cualquier caso. Yo que nací en 1968 (que ya es hace muchísimo) no he conocido prácticamente el fordismo, si acaso aspectos muy residuales y terminales de éste, por lo tanto no sé realmente pensar de esa manera tan jerárquica. Y como yo seguramente hay muchas otras personas.

                  5. El censo de 1993 en Albania indicaba que el 75% no estaba afiliado a ninguna religión. El censo de 2011 indica otra cosa: que la mayoría se declara afín a una religión. Pero una encuesta de 2008 (Gallup) indicaba que el 63% consideraba que la religión no jugaba ningún papel importante en sus vidas. Creo que estos datos son cuando menos asimilables a los de Euskal Herria o el estado francés, que están a la vanguardia de la irreligiosidad en Europa Occidental.

                  En el caso chino sí que tiene que ver lo que tú dices: hay un cierto “ateísmo” tradicional en todas sus religiones (de hecho el confucianismo es la que más enfatiza a Tian: el Cielo y el orden autoritario que éste “justifica”, el budismo está por encima de todos los dioses y el taoísmo es demasiado filosófico-abstracto para poder ser considerado una religión). Pero me cabe poca duda que la Revolución Cultural tuvo también mucho que ver. Nota: en el fondo se trata del mismo proceso descodificador que el capitalismo promueve accidentalmente por su naturaleza corruptora… pero en manos de las masas, en forma que podríamos llamar “más pura”. En Occidente también, esto ocurrió (y aún ocurre: véase p.e. el rápido avance del ateísmo en EE.UU. tras siglos de oscurantismo cuasi-teocrático) en gran parte al margen y en contra tanto de los partidos-vanguardia como del sistema capitalista y su manifestación más característica seguramente sea el Punk. Son procesos distintos pero en cierta medida comparables.

                  En cualquier caso mi énfasis era en el hecho de que en ambos estados, el partido se vio relativamente arrinconado y bajo presión constante precisamente porque había un movimiento popular, en concreto juvenil, que era el que ejercía de vanguardia genuina. Tanto Mao como Hoxa supieron apoyarse en él en lugar de combatirlo, seguramente porque ambos temían, con razón, más a la burocracia del partido. No es que me proclame “maoísta” pero me parece que es la Revolución Cultural, la idea de la Revolución Permanente (con sus contradicciones y errores, por supuesto) es un fenómeno interesante y mucho más vigoroso y genuino que el de la pseudo-vanguardia burocrática soviética.

                  Pero nuestras condiciones son diferentes: no partimos de un contexto social campesino sino urbano. Las personas son siempre personas y los trabajadores son trabajadores, sean aldeanos o precarios/parados, pero la realidad de un proletariado urbano hiper-cualificado, con alto nivel cultural y conectividad casi instantánea, es muy diferente de la de un proletariado rural básicamente analfabeto y semi-aislado en sus pueblos. Obviamente no podemos aplicar tal cual los modelos del “socialismo real” periférico del s. XX, aunque la idea general sea la misma.

                • 1) Si vamos por esa línea tambén podemos acusar a parte del ovimiento anaquista de tener ese poso “paltçonico”; po ejemplo, la FAI dentro de la CNT.. Si eso no es vanguardismo autoritario… yo no sé lo que es (y es que el anarquismo ha estado toda su historia muy impregnado de autoritarismo, por mucho que ellos digan lo contrario).

                  2) La URSS fue dictadura del proletariado y socialismo, con sus errores, evoluciones, marchas adenate y atrás, pero eso fue. Entiendo que al escribir desde un país como Euskal Herria, que no ha conocido un ápice de socialismo en toda su historia lleguemos a equívocos, pero un Estado donde no existe plusvalía ni acumulación del capital, que los beneficios económicos se revierten en el rpoletariado… es básicamente socailismo (fobias aparte).

                  3) Yo nunca he dicho que haya que desear algo perfecto y ahacer vanguardismo en torno a lo “diseñado”. No soy tan estúpido. lo que sí que defiendo es que debe haber un partido con una idea clara de socialismo (y no, el Movimiento Popular hoy no lo tiene), basado en el proletariado (y no “jóvenes”, “gente de la calle” o demás sujetos extraños), que sepa elevar el movimiento popular y el proletariado hacia la toma de poder. Si no hay una ideología clara y cohesionada, no habrá ninguna revolución (Y el MOvimiento Popular no elabora una ideología clara, entre otras cosas, porque muchas veces ni se lo plantea, ni es esa su función).

                  Hy en día, en el Movimiento Popular Vasco yo lo que veo son teorías postmaterialistas y antimaterialistas (alejadas del paradigma de lucha de clases) en boga y teníendo la hegemonía. Con lo cual, en mi opinión no se puede caer en el idealismo que el MPV “siemrpe tiene la razón, porque están en la calle” y eso. Y no creo que ningún partido (ni siquiera Sotu) está por la alaboor de rla reconstrucción ideologica en el paradigma de la lucha de clases.

                  4) La Revolución CUltural no tuvo ningún éxito en China (Mao mismo lo modero en 1969, y en 1976 se consumó el viraje a la derecha). por otra parte hoy en día los albaneses (no en 1993) son bastante islamizados, sobre todo en Kosovo (y por cierto, pro-americanos a tope, tanto en Albania como en kosovo). Por tanto, no veo que esa revolución de las conciencias de Hoxha, que será muy interesante, tuviese mucho éxito (que est típoco de los ML hoxhistas ML maoístas exaltar sus éxitos, como si no hbiese revoluciones en ningún otro sitio del plateta o los demás fuesen vendidos).

                • 1. Me estaba refiriendo al régimen político pero no digo que no tengas al menos parte de razón, más bien sí. Pero mientras no sea un régimen político, el único daño que hace es dentro de la organización, porque se vota con los pies cuando salirte no te cuesta nada más que el gesto (e incluso te ahorras la cuota, las asambleas, la militancia).

                  2. La URSS no fue una dictadura del proletariado: para que haya una dictadura del proletariado debe de haber democracia. Como va a mandar el proletariado, las masas, el pueblo sin democracia? Una dictadura del proletariado es cuando la mayoría proletaria expropia y castiga de otras maneras a la minoría parásitica burguesa para que ésta deje de existir. Lo que la URSS fue, al menos pasado el momento revolucionario inicial (y con Lenin y Trotski aún vivos y mandando mucho), sólo puede describirse como una dictadura de la autoproclamada vanguardia, de la burocracia. Explícame si no como las masas dictaban la política a la burocracia: mandaba el politburó y la cheka.

                  Se puede considerar socialista, sí, pero no dictadura del proletariado, ya que el sujeto político real era una burocracia para la que el proletariado era un pretexto pero al que no tenían que obedecer en absoluto en la medida en que los soviets no eran funcionales.

                  “un Estado donde no existe plusvalía ni acumulación del capital, que los beneficios económicos se revierten en el rpoletariado…”

                  El estado acumulaba al menos parte de esa plusvalía, lo que se convertía en poder para el partido, en particular sus élites, que era de facto el único accionista de la gran empresa URSS. de eso se trata: de poder, el valor no es más que una codificación social del poder en cierto contexto. El poder sobre la producción, su ética, su sentido, su forma concreta, su aplicación… es de lo que va la lucha de clases: quién tiene el poder: los trabajadores o los amos? Y en la URSS había amos, aunque se les llamara “camaradas” y tuvieran que aparentar que no lo eran (y en muchos casos creían no serlo seguramente) y sobre todo había un amo colectivo minoritario que era el partido (y que en gran parte sirvió de trampolín para la nueva burguesía post-soviética, o post-maoísta en China también, en lo no es sino un nuevo proceso de acumulación de liderazgo “escriba”, tecnocrático, que ocurrió ante nuestros ojos y los de nuestros abuelos). El proletariado, aunque glorificado, como lo puede ser “el pueblo” en muchos regímenes burgueses, no tenía ningún poder real o casi.

                  3. No digo que lo digas tú: lo digo yo. Digo que es así como funcionan en general las vanguardias tipo leninista, aunque se llamen anarquistas o laclauistas. Entiendo que haya “clubs”, corrientes, “micro-vanguardias” ad-hoc por llamarlas de alguna manera que intenten hacer algo de eso (no todo el mundo tiene las ideas igual de claras, estos liderazgos son necesarios e inevitables) pero no me vale cuando se plantea como modelo general de organización de las masas.

                  … “debe haber un partido con una idea clara de socialismo (y no, el Movimiento Popular hoy no lo tiene)”…

                  El MP expresa las contradicciones de clase según se manifiestan de forma más o menos “natural” y concreta, sea la denuncia del maltrato a los perceptores de ayudas sociales, sea el destrozo del medio ambiente, sea la lucha sindical en los centros de trabajo donde aún es posible, sea la igualdad de derechos para todos y todas, la libertad de los presos políticos, etc. El partido o los partidos (no tiene por que ser uno sólo) no pueden generar esas luchas en la mayor parte de los casos (y si lo hace es por una integración inusual con el MP), aunque debieran apoyarlas activamente.

                  Estoy de acuerdo con que debe haber un espacio, no rígido ni monolítico, más específicamente político y con una visión revolucionaria más general (y a la vez más concreta o enfocada hacia el comunismo, hacia el poder popular), pero ni le llamo vanguardia ni creo que deba serlo. Es o debe de ser otra faceta del MP, una faceta aglutinante, que focalice la acción popular. Se trata más bien de una lente de enfoque que de una “vanguardia”.

                  Tampoco creo que deba erigirse en dictador, a no ser por breves períodos excepcionalísimos, a riesgo de corromperse y degenerar de forma terrible. Lo que debe hacer es procurar que el Pueblo tenga medios para ejercer esa dictadura de la clase trabajadora, que tenga poder político real a todos los niveles, poder que le permita expropiar y poner en su sitio a los parásitos oligárquicos. Pero es el Pueblo, las masas, el sujeto y ninguna “vanguardia” puede reemplazarlo.

                  Por eso digo que, no la “vanguardia” sino el “partido” es el MP y que los partidos concretos son o manifestaciones de este MP o nada. Y por supuesto cuando hablo del MP hablo del Pueblo en Acción, no de entidad específica alguna: de esas pequeñas o a veces grandes “vanguardias” que surgen del pueblo para hacer palanca en las grietas del régimen burgués.

                  “Hy en día, en el Movimiento Popular Vasco yo lo que veo son teorías postmaterialistas y antimaterialistas (alejadas del paradigma de lucha de clases) en boga”….

                  Eso son las condiciones subjetivas. Ningún partido va a cambiar eso con una varita mágica. De todas formas da una oportunidad a otras formas de expresar o entender la lucha de clases o incluso los fundamentos básicos del análisis subyacente (Marx murió hace más de un siglo y, aunque recorrió un tramo largo, llegó hasta donde supo o pudo llegar: no es la última palabra, no es el último profeta de Prometeo, poseedor de la verdad absoluta). Yo por ejemplo considero que Marx se queda corto en el materialismo, que lo que llama “material” es casi siempre “código social” (dinero, valor) y lo social no es material: lo material del dinero es un pedazo de papel pintado o un pulso eléctrico en un sistema informático. Eso es material, físico, absolutamente objetivo, el valor es codificación social y por lo tanto colectivo-subjetiva, cuasi-ideal. Un martillo es material, lo que pago por éste en la ferretería no es material, sino social, aunque sí que tiene repercusión en la distribución de los bienes materiales y en particular del poder social.

                  “Y no creo que ningún partido (ni siquiera Sotu) está por la alaboor de rla reconstrucción ideologica en el paradigma de la lucha de clases”.

                  Eso es gran parte del problema y una razón de que, al menos puntualmente, el MP pase por la izquierda, sea más genuinamente vanguardia que los partidos. Los partidos tienden a esclerotizarse por las dinámicas autocomplacientes de grupo (y quizá tb. por la cuidadosa infiltración/manipulación de los servicios de inteligencia del régimen, que nunca paran), por ello no podemos confiar en ningún partido: debe ser algo diverso, dinámico, vivo.

                  4. En 1976, Mao había muerto y efectivamente el PC dio un golpe que acabó con todo el proceso, dando lugar a la actual China del Reinische Kapitalism con bandera roja. Más razón para lo que digo de cuidado con los partidos-vanguardia.

                  Kosovo no es Albania en el sentido restringido que hemos estado utilizando aquí. No viene a cuento: nunca hubo una revolución cultural en Kosovo. Tampoco quiero idealizar nada: sólo indico que hubo un proceso que tuvo consecuencias duraderas.

                  Y te insisto: no soy maoísta (me parece una categoría demasiado restringida, “anticuada” y periférica), aunque sí que veo elementos particularmente “frescos”, “genuinos”, “más revolucionarios” en el maoísmo original y algunos “neo-maoísmos” (pongamos las Panteras Negras o el Naxalismo indio pero no Sendero Luminoso, vale?)

                • Disculpa Oxan, dices que en el “socialismo” de la URSS era “socialista” porque no existia ni la plusvalia ni la acumulacion de capital….. No tengo ganas de polemizar, pero es que ese tipo de apreciaciones prodigan la confusion.

                  La URSS era un capitalismo de Estado, y no es porque lo diga yo, po una banda de izquierdistas, sino porque era asi como el mismo Lenin lo definio, lo escribio, lo promulgo y lo impuso. Concebia Lenin, bajo la tesis evolucionaista socialdemocrata, que el Capitalismo de Estado favorecia el transito al socialismo, hipoteticamente (lo cual es falso, evidentemente). [El bolchevismo siempre se autodefinio como la socialdemocracia en el poder en sus mismos documentos, VIII Congreso].

                  Luego llego Stalin, y a ese capitalismo de Estado, le llamo socialismo (bueno, no es que fuera original otros ya habian empleado el termino de “socialismo de Estado”), pero fijate que el mismo Stalin lo dejo escrito que en el “socialismo de la URSS” seguia operando la Ley del Valor …Lo cual supone que existe una produccion dedicada a la produccion de valor (es decir a la valorizacion), la cual solo se puede dar con el “trabajo asalariado”, y el valor total obtenido, se dedicara un parte a la reproduccion de la fuerza de trabajo, pero la otra (lo que seria la plusvalia), a la reproduccion ampliada del modelo (es decir a la acumulacion de capital. Si asi no fuera seria imposible considerar precisamente el “espectacular” crecimiento de la URSS (es decir de incremento de capital). Por lo tanto, si la ley del valor opera, existe todo lo demas, plusvalia, acumulacion de capital. [Stalin se “defendia” diciendo de que a diferencia de la funcion “irracional” de la ley del valor en el capitalismo, en el socialismo esta regulada por el Estado … esto es realmente demencial, como si las leyes objetivas pudieran ser gobernadas a conveniencia, algo asi como si el comite central decidiera el clima o el viaje de las aves migratorias, sin duda excesiva soberbia].

                  El capitalismo, en la fase actual no puede soportar una nueva fase de capitalismo de Estado (correspondiente al keynesianismo y que entra en crisis en los años 60), la razon es precisamente la operacion objetiva de la ley del valor, no hay valor suficiente en todo el proceso capitalista para asegurar la reproduccion. Por lo tanto, aspirar a un evolucionismo a partir del capitalismo, o pretender volver a una fase de acumulacion ya agotada, o considerarla como fase transitoria al socialismo sencillamente es despistarse pero muy mucho.

                • A la tarde (o mañana) os contesto, que ahora tengo que irme… a potear (para no votar).

    • Estaba leyendo por ahi, que las expectativas para EHBildu no son del todo buenas en estas proximas elecciones a Cortes de este 20 de diciembre. (para amabas camaras: diputados al parlamento, y senado). Estan publicando que con respecto a las elecciones anteriores (20 de noviembre del 2011), la coalicion Amaiur obtuvo 7 diputados y 3 senadores; lo que esta apareciendo es que por lo menos perderia ahora EHBildu a por lo menos 2 diputados. ¡No se exactamente en que se fundamenta esta perspectiva!.

      Si la irrupcion de Podemos habia desviado algo de voto procedente de EHBildu, puede que ahora no sea tanto asi porque incluso Podemos no cumpliria las expectativas propias, teniendo menos voto del esperado, Por lo tanto si el voto que antes fue de EHBildu, y en algun momento paso a Podemos, ahora puede que no repita en ninguno de los dos, es muy posible que no vaya para ningun lado y se quede en la abstencion.

      La reaccion “feroz” por parte de EHBildu frente a los ‘movimientos criticos’, digo yo -es opinion personal– podria explicarse por lo tanto por todo ese cuadro. Por una parte esta Podemos como raton quesero roiendole voto; por otro lado, voto critico propio que se puede bloquear en la abstencion, en consecuencia, un escenario electoral no muy halagüeño, donde se pueda percibir un ‘relativo’ fracaso, y adicionalmente la emanacion de tensiones internas por reducirse la accesibilidad a puestos (y a presupuestos).

      Si una estrategia politica —digo yo— se basa exclusivamente en resultados electorales, pero resulta que como dice la cancion, tiene ‘bajas calificaciones’ ya empieza el mal rollo. O en su defecto un ‘incesante e introspectivo’ proceso de reflexion — en plan dramon cinematografico– de: “por qué nos ha pasado esto”.

      En fin, haya paz y concordia en este fin de año.

      • He estado buscando alguna estimacion de voto y numero de diputados, he visto esta:

        Segun la cual, para el caso de EHBildu se estima una perdida de mas de 50 mil votos (con respecto al 2011: de 334,498 a 281,763 estimados para 2015), lo que acarrearia la perdida de dos diputados en el parlamento español reduciendo la representacion a 5 diputados estimados.

        Bueno, esto son estimaciones, a saber que es lo que va votar la peña en estas elecciones. ¡Que nadie se me altere, que yo no digo nada!..

      • Petriko: aunque sin duda sí que hay cierta erosión, las encuestas no son el resultado electoral. Para mí que, a nivel del estado, los partidos del sistema están siendo inflados, muy en particular C’s pero también PP y PSOE. En Euskal Herria mi porra electoral es la siguiente:

        Araba: PNV 1, EHB 1, Podemos 1, PP 0-1, PSOE 0-1
        Nafarroa: UPN-PP 1-2, Podemos 1, EHB 1, GB 0-1, PSOE 0-1
        Gipuzkoa: PNV 2, EHB 2, Podemos 1, PSOE 1
        Bizkaia: PNV 4, Podemos 2, EHB 2, PSOE 1

        Total: PNV 7, EHB 6, Podemos 5, UPN-PP 2-3, PSOE 2-4, GB 0-1

        Hay mucha “volatilidad”, como dicen, así que igual me equivoco en algunos detalles pero creo que va a parecer mucho a los resultados de las forales, excepto por cierto crecimiento de Podemos y aún mayor erosión de PSOE y PP. C’s sigue sin asomar cabeza por estos lares (ni falta que hace).

        A nivel de estado sí que parece que Podemos y coaliciones anexas tienen, paradójicamente, mucha más fuerza en las naciones periféricas (incluidas ahora también los países valenciano y balear) que en la Gran Castilla o España nuclear. Pero ya se verá. Por supuesto IU lo lleva fatal.

        El resultado general más probable es que PP+C’s no lleguen a la mayoría absoluta y que haya un parlamento muy raro en que la única coalición viable (sin incluir muchos pequeños partidos, la mayoría de los cuales son ahora hostiles al PP y su satélite C’s) sea PP+PSOE. Es posible sin embargo que el PNV pueda tener los diputados decisivos para la coalición PP+C’s. PSOE+Podemos+IU+coaliciones no suman mayoría casi seguro. PSOE+C’s no suma seguro.

        Al tiempo.

      • A mí me da en la nariz que la aparicion de tantos actos feministas o con el feminismo de centralidad en la campaña es una manera de compensar la aparición de Larreina en las listas.

        • Podría ser pero también puede ser por falta de otro tipo de discurso: un discurso de lucha de clase que, sin quitar a las luchas “transversales”, debe siempre ser central.

  2. i diu… La CUP llama a la abstencion este 20-D.

    La CUP demana l’abstenció a les eleccions espanyoles del 20 de desembre
    http://cup.cat/noticia/la-cup-demana-labstencio-les-eleccions-espanyoles-del-20-de-desembre

    (…)

    Avui la prioritat continua sent teixir un nou país, uns nous Països Catalans, des de baix i des de l’esquerra. Des del municipalisme, això és, des de les institucions municipals, però també des del teixit associatiu, cultural i polític dels nostre pobles i barris, conjuntament amb veïns i veïnes que s’impliquen en la construcció de projectes col·lectius; amb els i les treballadores en defensa dels seus drets socials i laborals; amb les dones i el moviment feminista en defensa de la igualtat i del dret al propi cos; amb la pagesia i el moviment per la plena sobirania alimentària. En defensa, en definitiva, de la plena sobirania del nostre poble per reteixir la societat sobre sòlides bases democràtiques, i lluny de les lògiques depredadores del capitalisme i el patriarcat amb la vida i amb els recursos naturals”

    (…)

    “Considerem que aquestes eleccions espanyoles no són útils per als objectius i les necessitats que avui tenim plantejades al conjunt dels Països Catalans, refusem participar-hi i cridem a l’activació popular per a seguir defensant que la sobirania no es demana ni es pacta, i menys amb un estat demofòbic que porta davant els seus tribunals d’excepció els representants dels nostres ajuntaments per defensar la voluntat majoritària legítimament expressada: la independència no es pacta amb l’estat, sinó que es construeix dia a dia, amb actes desobedients si cal.

    La llibertat no es demana, sinó que s’exerceix
    Per la plena sobirania dels Països Catalans

    Candidatura d’Unitat Popular
    15 de desembre de 2015

    • Coherente como siempre. Y además verdad, y, si no, al tiempo.

      Las opciones que se le presentan, además de la abstención, al simpatizante de la CUP son En Comú Podem (creo que se llama así y que incluso tiene algún CUPero en sus listas, no?) o ERC. Los primeros la cagaron en el voto de la declaración independentista, porque es imposible de justificar la votación con “la casta” españolista, en particular respecto al anexo de derechos sociales. Los segundos pues son la socialdemocracia catalana y han estado en el gobierno que ha reprimido a las masas recientemente. Aunque pueda haber gente que se salve, sobre todo en el primer bloque, no lo están haciendo nada bien, por lo que es muy razonable no darles el apoyo ni por pasiva.

    • De ti casi como que no me sorprende, Víctor. Pero como no votes en Nabarra o Araba, va a ser tirar el voto creo. El voto útil de la derecha españolista ahora es el PNV.

    • Yo reconozco estuve considerando votar a Podemos después de que Madrid forzó la dimisión del impresentable de Uriarte, mientras que EHB pone a los más impresentables de EA en las listas. El candidato que han puesto es bastante potable (tiene narices que un tío impuesto por Madrid sea más diez-mil veces más vasquista que el líder elegido por los podemitas vasco). Pero al final he optado por lo relativamente seguro a pesar de todo, sobre todo por cómo votó CSP en la declaración de soberanía catalana y muy en particular en el anexo social.

      Sin embargo, para el senado, donde se vota a candidatos individuales, voy a votar a uno de cada como gesto vacuo en favor de la unidad pragmática de la izquierda más o menos seria: de EHB rápidamente he eliminado a Tontxu Campos (EA), mientras que las otras dos me parecen muy similares (feministas de universidad), me quedo con la primera (Irantzu Varela) por mero orden; en Podemos rápidamente he eliminado a los dos primeros porque son de la corriente de Uriarte así que votaré a Eva Carbonero porque no sé quién es; y de IU he eliminado también a dos porque son de CC.OO., que me parece un sindicato amarillo impresentable, así que votaré a Amaia Gil que al menos es hija de sindicalista de Hiru (más potables en principio).

      Luego dará lo mismo, no es más que un voto entre cientos de miles, pero personalmente siento que mi voto debe ser lo más coherente posible.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s