Home

vacuna_antitabaco

Autor: Borroka garaia da!

Muchas veces convivimos con cosas que no nos damos cuenta. El otro día un colega me dijo que me pasaba todo el día abrazado al escudo de españa. Bueno, un chalado más no se va a notar, pensé, aunque por si acaso se lo comenté. El caso es que insistió en la idea y me señaló directamente al escudo de marras, y al parecer era cierto, en ese momento además lo llevaba en la mano. Fumar es un placer, genial, sensual, decía la canción pero no te avisaba que tu dependencia malsana a la nicotina iba a venir además en un paquete con el sello de otra dependencia mucho más malsana aun y lo peor de todo, no querida.

Cuando compro tabaco suelo echar una ojeada a las portadas de los periódicos que están expuestos en el local y que nunca compraré. De un tiempo a esta parte me he dado cuenta de los esfuerzos que están realizando tanto la derecha vasca como la española que tanto monta, monta tanto, lease grupo vocento y grupo noticias entre otros, para en grandes titulares decirnos que en Euskal Herria todo marcha sobre ruedas, que la crisis es cosa de un pasado antediluviano que quizás ni siquiera ocurrió y que la economía vasca no hace más que mejorar y mejorar. Claro que para los que la crisis supone ver como la clase trabajadora es dilapidada mientras sus beneficios no han parado nunca de subir solo demuestra que como siempre las palabras para una clase u otra no significan lo mismo. Por ejemplo Deia y el El correo, no deberían perder el tiempo ni tinta y unificar rotativas para que así los que quieran seguir siendo cheerleaders del capital con la bendición de la patronal tengan donde centrarse.

Pero por un momento vamos a imaginar que no existe ningún medio de descomunicación. Imaginemos también que no existe ninguna institución española, ayuntamientos incluidos. Que ni siquiera existe el tabaco, ni los partidos, ni el partidismo. Ni las elecciones. Y vamos a ponernos por ejemplo 7 u 8 años atrás en el tiempo. ¿Qué ha pasado desde entonces hasta hoy?¿Han existido cambios estructurales en la situación política? ¿En la económica? ¿Ha existido algún tipo de cambio en la realidad cotidiana del mal llamado ciudadano o de la bien llamada Euskal Herria?

Si, claro que los ha habido pero casi todos han sido en la línea de recortes de las de por sí maltrechas y atacadas supuestas libertades, de reducir la calidad de vida de la clase trabajadora, de precarizar lo ya de por si precarizado y de como no podía ser de otra forma seguir manteniendo a Euskal Herria en grado tal de dependencia que al final no va a poder ser ni dependiente porque no será.

Se habla mucho de una época de cambios pero el que los está liderando es precisamente el capital, esa fuerza ciega que no muchos se preguntan dónde diablos está si es que existe y que mantiene una ofensiva imparable como fichas de domino que correlativamente chocan entre sí y son derribadas.

Mientras tanto,en la izquierda de nuestro santo país nos pasamos los días hablando de elecciones, partidos, coaliciones y votos. Y pasa como con el tabaco, que aunque cambies de marca la nicotina seguirá entrando en el cuerpo y el sello de marras va a venir en todo paquete. Cuando quizás lo que habría que ir pensando es en dejar de fumar.

Es decir, cambiar un supuesto proceso que se resume en una apuesta electoral institucionalista sin alternativas estratégicas que deja en manos de los gestores del estado español o de las autonomías el futuro de la nación y la clase trabajadora vasca por un proceso social vasco que parta de un debate que debe ser fruto de la unión de diversos movimientos de base, sindicatos y movimientos populares entorno a un programa político de ruptura, diversificado en todos los frentes de lucha y no un mera suma de siglas de partidos a la caza del voto.No quedándose en la vieja y marchita política donde la clase trabajadora no sería mas que un correveidile de estructuras partidistas, o del oportunismo y no el sujeto de cambio.

Sería importante que la izquierda de este país haga ese debate , y se ponga objetivos estratégicos comunes posibles, aun resguardando la autonomía de cada cual y no solo institucionales  (ni institucionalistas) dentro de lo que hay, en la que no solo los partidos deberían estar invitados a participar, ni fueran las voces cantantes y decisorias mientras el pueblo les ruega o no ruega, sino toda la amplia red social popular que nuestro pueblo tiene. Desde partidos a sindicatos, pasando por organizaciones juveniles, revolucionarias, sociales y todas las expresiones populares de este país.

Que de ese debate surja un programa popular de base que actúe sobre los problemas reales del pueblo trabajador sin ningún límite legal ni institucional y además mantenga un discurso abierto, transparente y cercano sin políticos profesionales ni personalidades de peso que sean un peso. ¿Es posible dejar de fumar, sin romper los esquemas del fumador?

4 thoughts on “¿Es posible dejar de fumar, sin romper los esquemas del fumador?

    • El movimiento social que nadie hace caso y que esta bloqueado por las estructuras de arriba y hasta ELA se ha dado cuenta?. De todos modos una cosa es movimiento social con objetivos tacticos de mejoras (que no se van a poder cumplir y solo son interpelativas) y otra distinta una proyecto estrategico popular con apuesta institucional incluida de superación delk marco politico.

  1. Recomiendo la lectura de este artículo de Iñaki Gil de San Vicente y sobre todo el último párrafo

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s