Home

apurtu

Autor: Borroka garaia da!

Los últimos días ha pasado por Euskal Herria la conocida activista afro-americana Angela Davis para participar en diversas jornadas. Sin embargo, me voy a pasar por EEUU y sus últimos días.

El año pasado vi un vídeo que se hizo viral por las redes. En el vídeo aparecía un joven autista, Kayden Clark, de Arizona, en medio de una crisis provocada por el asperger. Un vídeo ciertamente educativo donde se veía como su perro guardián le protegía y consolaba mientras acababa impidiendo el daño auto-inflingido. (Nunca olvidaré la escena de una policía matando al perro angustiado de un joven afro-americano que estaba siendo detenido.)


Ayer, el titular de una nota de prensa me llamó la atención. Un joven autista era abatido a tiros el pasado sábado por la policía de Mesa, Arizona. Entré a la noticia y efectivamente era él.

Asistía como voluntario en la organización Animal Rescue y fue la presidenta de la asociación quien llamó a la policía para que revisaran la vivienda del joven, pues varias personas estaban preocupadas al no haberle visto. La policía que tenía ya previamente conocimiento de su estado, dice que acudió al lugar y se “sintieron amenazados” porque “llevaba un cuchillo”. Así que terminaron con su vida a balazos.

“La policía entró en su casa. Ellos le dispararon y mataron a un joven autista de 24 años de edad. Ellos eran conscientes de sus necesidades especiales “. Esas fueron las palabras de su madre. Una familia modesta estadounidense que estos días está recogiendo ayudas de la comunidad para poder sufragar un entierro digno. Ayudas que el sistema de salud de Arizona no proporcionaba adecuadamente en su transición al joven transgénero asesinado por la policía

La policía de Obama mata a un negro cada 28 horas. También lo hace a un número importante de blancos o latinos de clase trabajadora. Así que desde que ha estado en Euskal Herria Angela Davis hasta que vuelva a su país habrá unos cuantos ataúdes. Los que no mueren son encarcelados.

No es casual que la inmensa mayoría de las personas que capturan son pobres, cazan en esa reserva de 50 millones de personas que viven bajo el índice de la pobreza en EEUU. La pobreza es una encerrona de la gran burguesía, por eso invierte en prisiones, privatiza a través del Estado, recorta la atención social, recorta en centros de salud, en creación de vivienda, en educación, en creación de puestos de trabajo, éstas son las causas de que las cárceles se llenen.

El sistema policiaco-represivo, carcelario y económico es una misma cosa. La vinculación es tan íntima que ninguno de ellos podría subsistir sin el otro. Es por ello que las cárceles están llenas de las clases más bajas de la sociedad y de luchadores y luchadoras contra la injusticia. Apostar por las cárceles es apostar por instalar la violencia en la sociedad para mantener la injusticia. Pese a que la cárcel esté normalizada tras un largo proceso hegemónico de la burguesía, una sociedad sana donde impera la justicia no enjaula seres humanos. La cárcel hay que romperla. Hay que destrozarla a través de la solidaridad natural humana que intentan que olvidemos. Casi nadie se opone , casi nadie imagina, casi.. pero yo quiero imaginarme una Euskal Herria libre sin cárceles, donde impere la justicia y no como un articulado penal sino con su significado profundo real.

Aquellos y aquellas que creemos en que no son necesarios ni los ejércitos regulares ni los sistemas represivo-carcelarios en la Euskal Herria libre y por lo tanto inexistente la necesidad de cárceles y policías tendremos que esforzarnos en plantear claramente la alternativa de cara a una Euskal Herria basada en la justicia social, no patriarcal y solidaria con capacidad de defensa popular y métodos adecuados de estructuración social. Tarea más que ardua y posiblemente tachada de utópica. Aunque la utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor.

Fuera las fuerzas de ocupación españolas y francesas, Ertzaintza, Forales, disolución. No servís para nada.

Más allá de la amnistía, derribo de las cárceles. Hacia un modelo no-policial, no-carcelario vasco de justicia social.

—————

Feminismo anti-carcelario: la crítica de Angela Davis

Oralia Gómez

El sistema carcelario contemporáneo debe ser objeto de reflexión y escrutinio crítico. No puede ni debe escapar a las reflexiones progresistas libertarias y mucho menos a las reflexiones feministas en sus distintas vertientes y estrategias. Éstas son dos de las premisas centrales de la influyente pensadora y activista Ángela Y. Davis.

Mujer afro-estadounidense, profesora emérita de la Universidad de California en Santa Cruz y luchadora feminista incansable, Davis ha sido y continua siendo una de las figuras más influyentes en el movimiento feminista anti-carcelario en Estados Unidos y el mundo. En el breve, pero substancioso libro titulado ¿Son obsoletas las prisiones? (Are Prisons Obsolete? Nueva York: Seven Stories Press, 2003), Davis se pronuncia abiertamente y sin equívocos a favor de la abolición de las prisiones. Se podría pensar que la suya es una postura extrema e insostenible, pero los argumentos de la lucha anti-carcelaria feminista y anti-racista resultan por demás provocadores y contundentes.

Ángela Davis fue encarcelada allá por los inicios de la década de los 70. Su participación activa en el movimiento de liberación negro, sus ideales comunistas y su apoyo activo a los prisioneros políticos de aquella época, sobre todo los de origen afro-estadounidense, la llevaron a experimentar en carne propia las arbitrariedades e injusticias del sistema carcelario. Las dimensiones personal y política de estos sucesos quedaron plasmadas en su autobiografía (Angela Davis: An Autobiography . Nueva York: International Publishers, 1988[1974]). Sin embargo, no fue sino hasta tiempos más recientes que sus ideas más consolidadas en torno a las injusticias que ampara el sistema carcelario han cobrado mayor resonancia. El mensaje de Davis es claro y categórico: las prisiones representan un método eficiente del estado y las grandes corporaciones capitalistas para perpetuar el racismo, el despojo material y la criminalización de la miseria que afectan desproporcionadamente a los segmentos más vulnerables de la sociedad.

Resulta evidente que el pensamiento de Davis se ha caracterizado por una perspectiva interseccional; esto es, por el análisis en conjunto de las opresiones de clase, raza y género. A Davis no le interesa simplemente exponer la rapidez con la que un número creciente de mujeres han sido aprisionadas. Ella está interesada además en visibilizar la manera en que el incremento brutal en la cantidad de personas encarceladas es un proceso que ha afectado mayoritariamente a hombres y mujeres de minorías raciales (tales como los negros y latinos) y que ha estado acompañado de procesos estructurales de despojo (y/o lucro) capitalista neoliberal. Si las cárceles han persistido como el método predilecto de castigo hasta el día de hoy, arguye Davis, no se debe necesariamente a que los actos clasificados como criminales hayan aumentado, sino al hecho de que las cárceles forman parte del jugoso negocio de la privación de la libertad de los sectores más marginalizados por clase, raza y género.

La veta de pensamiento feminista de Davis no promueve la simple mejora de los sistemas carcelarios en Estados Unidos y el resto del mundo. Su feminismo -un feminismo sin concesiones, ni medias tintas- busca la erradicación total del sistema carcelario, o lo que ella denomina de manera más contundente como la abolición del “complejo industrial de prisiones”. Las posturas reformistas consideran como una actitud de avanzada la lucha por la mejora de las condiciones al interior de los centros de reclusión y castigo penal. Las posturas abolicionistas, en cambio, conciben la petición de meras reformas como una actitud miope que se conforma (¿o se beneficia?) con el fin parcial e inacabado de las inequidades socioeconómicas existentes. Por ello los y las feministas anti-carcelarios se resisten a ceder en la lucha por la erradicación de todas las inequidades e injusticias, incluyendo aquellas que están enraizadas y permiten la existencia misma de las cárceles.

Una idea central del feminismo anti-carcelario consiste en mostrar que el mal llamado sistema de “justicia” no es más que un sistema de castigo criminal. En vez de buscar justicia, la existencia del complejo industrial de prisiones incita al revanchismo y la injusticia por medio de la penalización y encarcelamiento de los cuerpos de aquellos y aquellas socialmente más vulnerables. Es por ello que el concepto del “complejo industrial de prisiones” es medular.

Fiel espejo del complejo industrial militar, el complejo industrial penal se vale de la privatización, sufrimiento y destrucción social para generar ganancia. En Estados Unidos, por ejemplo, muchas corporaciones han invertido en la construcción de cárceles para lucrar por medio del aprisionamiento de amplios segmentos de la población. Además, las y los presos son forzados a trabajar para empresas sin percibir salarios o con salarios menos que mínimos y sin tener derecho a sindicalizarse y obtener beneficios laborales.

La aparición de las penales de alta seguridad, además de ser centros de tortura en la forma de aislamiento y privación de contacto sensorial o humano por periodos prolongados (¡a Mumia Abu-Jamal le fue prohibido tocar y ser tocado por persona alguna durante 30 años!), son espacios organizados bajo la lógica capitalista voraz de generación de ganancia y provecho económico a cualquier costo, incluido el sufrimiento humano de cuerpos considerados como prescindibles. Los hombres y mujeres que han tenido la desgracia de ser encerrados son considerados como eliminables e inservibles en el mundo de los libres, pero altamente lucrativos en el mundo de los encarcelados. De ahí que el sistema de “justicia” en pie no pueda, bajo ninguna lógica, ser considerado como tal.

Aunque el análisis más fino de Davis resulta más apropiado para explicar la situación en Estados Unidos, sus ideas proveen de herramientas para pensar y repensar el sistema de injusticia carcelaria en otros países. Bajo la lógica del feminismo anti-carcelario pedir, promover y ser cómplices de la penalización de un “crimen” no hace más que contribuir al mantenimiento de la opresión racial, de clase y de género de aquellas y aquellos que la sociedad capitalista y el Estado represor ha puesto en condiciones sociales, políticas, económicas y legales de desventaja.

Ante el complejo industrial de prisiones no existe postura inocente: si una persona apoya la (in)justicia penal, está apoyando también directa e indirectamente la distribución desigual de privilegios, el racismo, el sexismo, la privatización y otras formas de opresión y despojo que abundan también en otros contextos (…)

One thought on “Perros frente a perros policías, cárceles y capitalismo

  1. igual una referencia por quien ha sido invitada ,a quien quiso visitar en la carcel no vendría mal, al cesar lo que es del cesar.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s