Home

union-europea-bancos

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da!. Autor: Iñaki Gil de San Vicente

NOTA: Texto escrito para la revista latinoamericana RESISTENCIA

La historia europea ha transitado por muchas fases de luchas clasistas, nacionales y sociales en general especialmente tensas, algunas de las cuales han llegado a abrir oleadas pre y revolucionarias seguidas por reacciones contrarrevolucionarias atroces, militaristas y fascistas. Sin esta panorámica histórica no entenderemos nada del presente1. La ebullición social múltiple, polifacética y contradictoria en extremo no es sino el efecto del agravamiento de la «nueva» crisis mundial en las formas y contenidos que adquiere en la Unión Europea. Su expresión más inmediata y llamativa en estos momentos se expresa en el debate público que se va a celebrar en Madrid los próximos días 19, 20 y 21 de febrero bajo la convocatoria expresada en el documento «Un Plan B para Europa»2. Es un esfuerzo para aglutinar sectores críticos3 buscando la «democratización radical» de la UE aunque es probable que no lo logre4. Al final volveremos a esta «probabilidad» imposible.

La sola aparición del Plan B, al margen de las críticas que puedan hacérsele5 o de las relativas esperanzas que suscite6, muestra que determinadas fuerzas reformistas y algunas revolucionarias ya saben que hay que dar pasos fuera de la caja parlamentaria. Por su parte, otras corrientes radicales vienen coordinándose desde hace tiempo para fortalecer la lucha contra la Unión Europea como es el caso, entre otras, de la que se centraliza alrededor de la consigna de «Salir del euro». Desde esta posición, se apunta con plena razón a la creación de «estructuras populares para derrotar la Europa del capital»7 porque lo que está en juego es otro modelo de civilización, una no basada en la mercancía. Hay que evitar que se imponga el plan burgués: «La Unión Europea es el sistema más sofisticado del mundo para construir una civilización de mercado»8.

Desarrollar plenamente la civilización de mercado es la única garantía del capital mundial para mantenerse en el poder en medio de la crisis que le azota. Hemos visto cómo sectores reformistas y revolucionarios se coordinan para, de modos muy diferentes, enfrentarse al capital y a su plasmación en este istmo occidental de Eurasia que es la Unión Europea. Pero la derecha y la extrema derecha también se coordinan y se expanden9 por los mismos motivos. El choque entre dos modelos civilizatorios irreconciliables se agudiza aún más con la crisis. La derecha va acercándose a la extrema-derecha sin reconocerlo a viva voz y en medio del desconcertado silencio de un reformismo duro que a lo sumo que llega es a escribir un Plan B para la UE. Lo que está en juego realmente es un choque civilizacional entre el capital y el trabajo10, no entre el cristianismo y el islamismo o cualquier otra clasificación.

En la mortal lucha entre la civilización del capital y la del trabajo que va agudizándose desde el siglo XIX, la respuesta a la pregunta sobre si se está desencadenando «la tormenta perfecta»11 lo decide todo en la coyuntura presente. Desde la lógica burguesa, son siete los focos que impulsan el temporal: uno, la saturación y volatilidad del mercado del petróleo; dos, el endurecimiento de la política económica de los EEUU; tres, el entorno de la economía mundial no es de recesión pero tampoco es un Santo Grial; cuatro, la economía europea no avanza lo esperado y la Banca retrocede inquietantemente: un 24,55% como media y es sabido que las crisis financieras son la antesala de una recesión; cinco, la gravedad del retroceso de China; seis, el aumento de la deuda no sólo dentro de la UE sino a escala mundial; y siete, la debilidad de la dirección socioeconómica del poder gubernativo12.

Pero estudios realizados con rigor marxista13, niegan el optimismo expresado en el punto tres de la lista de siete arriba expuesta, sobre todo insisten en las fuertes contradicciones que por ahora14 le impiden comenzar una fase expansiva nueva, e incluso argumentan sólidamente que tal recuperación es ya imposible porque el capitalismo mundial ha entrado en una fase declinante15, de agotamiento por senilidad. Una vez más debemos volver a la ley tendencial de la caída de la tasa media de beneficio, o dicho en burgués: «la previsión de mejora de beneficio sólo ha sido más baja una vez en 25 años»16.
Se nos presenta aquí una cuestión decisiva: la teoría marxista de la crisis que, sin mayores precisiones ahora, integra al menos cuatro contradicciones parciales –descenso del beneficio, desproporción entre el Sector I y el Sector II, infra-consumo y sobre-acumulación17– que, a largo plazo, se rigen por la ley de la tendencia decreciente de la cuota de ganancia descubierta por Marx18. Una de las características de esta ley tendencial es que inserta la acción humana consciente, la lucha entre el capital y el trabajo a nivel mundial, en los motores de su devenir19.

Muy en síntesis, es esta ley tendencial y el conjunto de la teoría de la crisis, la que nos explica por qué el poderoso y temido Deutsche Bank o «banco fétido»20, ha retrocedido a niveles insospechados: su acciones que se cotizaban en 2008 a 100€ han caído ahora a sólo 17€, registrando las mayores pérdidas en sus 58 años de historia21. El Eurogrupo reconoce «problemas»22 en algunos bancos pero descarta que estalle una crisis financiera como la anterior, que exigió de un desembolso de alrededor de 1,6 billones€ de fondos públicos para salvar la banca privada. ¿De dónde extraer más dinero para tapar tantos agujeros?
Solamente puede extraerse mediante un brutal incremento de la explotación de las clases y pueblos explotados, especialmente de las mujeres23, y del aumento de las exigencias de las burguesías más fuertes a las más débiles para que estas se sacrifiquen en beneficio de aquellas. En el marco de la UE, ello multiplica las tensiones en la UE porque sus Estados sufren presiones por las fuerzas centrífugas de sus burguesías obsoletas y las superiores presiones centrípetas, hacia una mayor unidad, por parte de sus burguesías más potentes. Tenemos ahora mismo dos ejemplos paradigmáticos entre otros muchos, uno es el de la sobreproducción mundial de acero, excedentaria a todas luces24 lo que daña a muchos Estados de la UE que se han negado hasta ahora a cumplir el mandato de Bruselas sobre las tasas al acero chino25. Las tensiones en el interior de la UE, en este y otros muchos casos, responden a la mundialización de la ley del valor y a la lenta y subterránea acción de la ley tendencial de la caída de la tasa media de beneficio, que azuza la lucha de clases y endurece las competencias interburguesas.

El otro ejemplo, idéntico a este pero diferente en su forma, es el famoso «Brexit»26 o salida de Gran Bretaña de la UE. Según el ministro británico de economía « Si la UE se reformula, no creo que Reino Unido pueda ser más rico fuera». 27. O sea, seguir o no en la UE depende de la tasa de ganancia que obtenga la facción más poderosa de la burguesía británica dentro o fuera de la UE. Otros Estados más débiles y endeudados deben claudicar observando muy enfadados cómo los poderosos se reparten la tarta a costa suya, como en el caso de la ira de la una ex ministra española28. Portugal ha recibido el plácet, el visto bueno de Bruselas sobre su «presupuesto nacional» recordándole que debe imponer más recortes sociales y más austeridad29. La noticia es simultánea a otra sobre las exigencias del FMI para que apriete aún más el sangrado del pueblo portugués30.

El gobierno portugués de centro reformista se enfrenta así a una situación muy parecida a la de Grecia, en donde tras un año en el Gobierno, Syriza «ha vendido su alma al poder»31 y al imperialismo negociando con Israel y bloqueando una declaración europea que cuestionaba las prácticas sionistas32, lo que refuerza el cerco de la OTAN a Rusia. Significativamente, las fuerzas reformistas han «olvidado» la vergonzosa claudicación de Syriza pero también la «revolución traicionada»33 islandesa porque sus duras lecciones destruirían mucha mitología conformista. Tal vez sea por esto que un reformista duro como Y. Varoufakis intente convencernos de que la democratización de la UE facilitaría que Escocia y Euskal Herria34 pudiéramos disponer de Estados propios.

La cuestión clave es, sin embargo, qué clase de Estado nos permitiría esa UE democrática: «protectorados» obedientes o Estados obreros independientes de la UE, por muy democrática que esta fuera. Debemos saber que Suecia retira su apoyo a la independencia del pueblo saharaui para recibir a cambio permiso de Marruecos para instalar una tienda de la multinacional sueca Ikea en Casablanca35 lo que supone un giro de 180º de la «izquierda sueca»36 que cuando estaba en la oposición en 2012 exigía el reconocimiento de la independencia del Sahara. Como Grecia con Israel, Suecia pacta con Marruecos, del mismo modo que los Estados francés y español venden armas y negocian con dictaduras.
Gran Bretaña es demasiado poderosa aún como para que la UE rompa con ella37 a costa de Escocia; el Estado español debe demasiado dinero como para empobrecerle más si la UE facilita la secesión vasca y catalana. Y el Estado francés, que ocupa territorios vascos y catalanes, es un aliado imprescindible de Alemania. Además, quienes mandan, los EEUU y el FMI38, exigen que los Estados europeos sean sólidos y fiables, «buenos pagadores», y con recursos para multiplicar los gastos militares que exige la OTAN.

EEUU ha decidido multiplicar por cuatro estos gastos39 en el Este europeo porque prevé que la guerra silenciosa de Ucrania se endurezca en 2017. Inicialmente fue Alemania la que presionó a Ucrania para frenar su acercamiento a Rusia garantizando que el mercado ucraniano siguiera en buena medida en manos alemanas y francesas, pero esta primera fase se truncó cuando el «premio Nobel de la Paz», Obama, decidió endurecer el cerco a Rusia40 y quitarle buena parte del mercado ucraniano a Euroalemania.

En medio de estas tensiones, la oleada de refugiados ha cuarteado todavía más las frágiles estructuras internas de la UE. Los Estados los rechazan por los gastos que les originan y sus fuerzas más reaccionarias se vuelven más racistas para subir en votos. Con el cinismo y doble moral que caracteriza a la burguesía europea sectores de esta clase, sobre todo en Alemania41, llevaban tiempo advirtiendo de la necesidad de atraer fuerza de trabajo cualificada, pero se ha visto desbordada por la cantidad de refugiados. La causa de su espectacular aumento radica en que, sin retroceder mucho en la historia, la ferocidad de la OTAN42 contra los pueblos es tal que una parte de su población busca refugio, en la UE que ha reaccionado con el racismo consustancial a la civilización europea. Dinamarca y Suecia, tenidas como epítomes de la democracia europea, han aplicado serias medidas para frenar la entrada de refugiados a sus países43.

La doble moral burguesa se aprovecha de múltiples formas, siendo las sexuales las más inhumanas sobre todo con la esclavitud sexual de más de 10.000 niñas y niños refugiados «desaparecidos» delante de las narices de la Europol. Si la esclavitud sexual engorda el PIB, también lo hacen las ganancias de las mafias que los trasladan: en la «ruta griega»44 deben pagar hasta 20.000€ por persona. La «economía criminal», el capitalismo en sí, explota a las refugiadas y refugiados en todos los sentidos: trabajos descualificados, indefensos e ilegales, trabajos domésticos y de cuidado, reforzamiento de las mafias, etc. Un ejemplo, el billete de 500€, de uso casi exclusivo de las mafias, la burguesía y la economía sumergida –el 56% de las y los europeos nunca lo han visto45- juega un rol importante en el PIB de la UE.

Veamos la magnitud del problema: « “En 2012, el Banco de Italia cifró el valor de lo que denomina “economía criminal” en 10,9% del PIB. Hace dos semanas, la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido (ONS) informó que la prostitución, el tráfico de drogas y el contrabando suponen unos 12.300 millones de euros de la riqueza nacional, es decir, un 0,6% de su PIB. Y esta semana, España y Portugal también entregaron sus estimaciones. Así, el Instituto de Nacional de Estadística español (INE) calculó que el PIB aumentará entre un 2,7% y un 4,5 % (entre 27.000 y 45.000 millones de euros) incluyendo las actividades ilegales. En tanto, los responsables del INE portugués explicaron que este tipo de negocios elevan en un 0,4% el PIB nacional, o sea, unos 700 millones de euros” »46.

Hemos visto realidades estructurales de la Unión Europea, esenciales y no accesorias para su funcionamiento diario. Aceptar incluso la remota posibilidad, por no hablar de probabilidad, de que el Plan B democratice radicalmente la UE y acabe con su esencia, es utópico. Es infinitamente más realista debatir sobre la actualización de la consigna de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

1. Léase como base argumentativa el texto del autor de esta ponencia: La crisis de Europa y las alternativas de la izquierda. 1 de julio de 2010 (www.matxingunea.org)

2. (www.planbeuropa.es)

3. S. Díaz, Varoufakis, Lafontaine y Lapavitsas lanzarán desde Madrid el Plan B para Europa. 9 de febrero de 2016 (www.cuartopoder.es)

4. R. Zelik, Situación seria, siguiente intento. 13 de febrero de 2016 (www.gara.eus)

5. S. Schneider, Yanis Varoufakis lanza un nuevo movimiento reformista por la “Democracia en Europa”, 12 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es); también, Comunicado de la Coordinadora Europea por la Salida del Euro, Los Planes B florecen desde Madrid a París pasando por Berlín, 22 de enero de 2016 (www.salirdeleuro.net) y en la misma pág. Web, AA.VV.: Un Plan B para no ir a ninguna parte.

6. A. Pradilla, Miembros de EH Bildu, Podemos, IU y la CUP estarán en los encuentros “Plan B para Europa”, 2 de febrero de 2016 (www.naiz.eus)

7. J. Busqueta, «Recuperar la soberanía para transformar la sociedad», Encuentros de los movimientos emancipatorios de los Pueblos del Sur de Europa. 10-11 de octubre de 2015 (www.salirdeleuro.net)

8. J. Nikonoff, «Ponencia» Encuentros de los movimientos emancipatorios de los Pueblos del Sur de Europa. 10-11 de octubre de 2015 (www.salirdeleuro.net)

9. J. cantarero, Manos Limpias apoya una alianza para crear la versión española de Le Pen, 13 de febrero de 2016 (www.publico.es), y Ph. Corcuff, La extrema-derechización política de Europa, 15 de febrero de 2016 (www.lahaine.org)

10. A. Anievas y K. Nisancioglu, Para una crítica radical del eurocentrismo. 6 de febrero de 2016 (www.sinpermiso.info)

11. N. Rodrigo Palacios, Tormenta perfecta en los mercados. 11 de febrero de 2016 (www.cincodias.com)

12. Gema Escribano y A. Stumpf, Los siete focos de tensión en los mercados. 12 de febrero de 2016 (www.cincodias.com)

13. Guadalupe Bravo, Recesión: el fantasma que amenaza las economías de la zona euro y EEUU. 11 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

14. M. Gari, El fantasma de la recesión. 25 de enero de 2016 (www.vientosur.info)

15. J. Beinstein, Crisis petrolera y declinación sistema mundial. 26 de mayo de 2015 (www.lahaine.org)

16. C. Jaramillo y Laura de la Quintana, Beneficios “ahorcados”. 14 de febrero de 2016 (www.eleconomista.es)

17. AA.VV., Elementos de análisis económico marxista, Catarata, Madrid, 2002, pp. 72-74.

18. Marx, El Capital, FCE, México 1973 Libro III, pp. 213-263.

19. M. Roberts, La teoría marxista de las crisis económicas en el capitalismo. 7 de enero de 2016 (www.sinpermiso.info)

20. X. Vidal-Folch, Deutsche, un banco fétido. 12 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

21. J. Chingo, ¿Un Lehman Brothers europeo? El Deustche Bank en la mira. 11 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

22. 12 de febrero de 2016 (www.cincodias.com)

23. IrTeEn!!, Tocante al informe de la OIT sobre brecha salarial: Esencia y apariencia en las desigualdades salariales de “género”…, 16 de diciembre de 2014 (www.irteen.net); también, Nuria Alonso y D. Trillo, «La crisis del Estado del Bienestar y las repercusiones sobre la situación sociolaboral de las mujeres», Revista de Economía Crítica, Nº 20, segundo semestre 2015, pp. 135-154. (www.revistaeconomiacritica.org), y X. Hermida, Las mujeres en la cuneta laboral, 10 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

24. I. Esnaola, Sobreproducción en el mercado mundial del acero, 15 de febrero de 2016 (www.gara.eus)

25. J. Valero, La mitad de los países europeos bloquea la subida de tarifas para importar acero chino, 15 de febrero de 2016 (www.elecomista.es)

26. L. Matías López, Parir un ratón para abortar el “Brexit”, 12 de febrero de 2016 (www.publico.es)

27. F. Giugliano, 4 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

28. Ana Palacios Las consecuencias del “Brexist”, 4 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

29. 5 de febrero de 2016 (www.eldiario.es)

30. 5 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

31. C. Lapavitsas Un año después, Syriza ha vendido su alma al poder. 30 de enero de 2016 (www.kaosenlared.net)

32. Josefina L. Martínez, Gobierno griego sella “acuerdo histórico” con Israel y se aleja de la causa palestina. 26 de enero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

33. I. Estívaliz, El espejismo islandés, la revolución traicionada. 16 de diciembre de 2015 (www.rebelion.org)

34. I. Soto, Y. Varoufakis: la democratización de la UE facilitaría a escoceses y vascos poder ser Estado, 14 de febrero de 2016 (www.naiz.eus)

35. 17 de enero de 2016 (www.publico.es)

36. 18 de enero de 2016 (www.elpais.com)

37. Lucía Abellán, La UE hace concesiones a Cameron para evitar la salida de Reino Unido. 2 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

38. E. Llopis, Entrevista con X. Arrizabalo, La “integración” europea, bajo la égida de EEUU y FMI. 4 de enero de 2016 (www.rebelion.org), y M. Dinucci, La bandera de EEUU flota sobre Europa. 15 de febrero de 2016 (www.lahaine.org)

39. J. Faus, EEUU cuadruplicará su presupuesto militar en el Este de Europa. 2 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

40. S. Lupe y D. Lotito, «Entre la reacción y el neorreformismo». Estrategia Internacional. Buenos Aires, Nº 29, Enero de 2016, pp. 235-236.

41. Marina Forteza, Alemania habrá perdido 6,7 millones de personas en edad laboral en 2025. 9 de marzo de 2015 (www.eleconomista.es)

42. Ángeles Maestro, La OTAN y los refugiados: la mano que mece la cuna. 6 de septiembre de 2015 (www.lahaine.org)

43. 5 de enero de 2016 (www.publico.es)

44. D. Iriarte, Los refugiados pagan una fortuna para escapar de la guerra por la ruta griega, la más segura. 9 de agosto de 2015 (www.abc.es)

45. L. Gómez, Los usos inconfesables de los billetes de 500€, 13 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

46. Basem y Laila Tajeldine, La esclavitud sexual de los niños refugiados engorda el PIB de Europa, 4 de febrero de 2016 (www.kaosenlared.net) y la cita en (www.bcr-bestrong.com)

3 thoughts on “Europa bulle

  1. Buen análisis de Iñaki, como casi siempre. Tal y como yo lo veo el grupo de trabajo de Varoufakis es simplemente una contradicción más de las muchas que le crecen a la UE decadente: en parte apunta en la dirección correcta (esta UE no nos sirve pero cada uno por su cuenta tampoco funcionaría) y en parte peca necesariamente de utopismo (no hay medios para reciclar la UE, la crisis profunda, su ruptura en decenas de fragmentos es probablemente inevitable y un paso quizá necesario para la reinvención de Europa en clave socialista, el problema es que puede degenerar en guerras y fascismos de difícil salida).

    En cualquier caso las contradicciones objetivas se multiplican y la capacidad de regeneración en términos burgueses es, como dice correctamente Iñaki, efectivamente nula. La crisis de la UE (y por tanto de la OTAN) está aquí y sólo puede ir a peor hasta que empiecen a forjarse alternativas socialistas reales.

    El reformismo no tiene sitio ya, excepto como parte de las dinámica de contradicciones que lleva a la contradicción última: comunismo o degeneración total hacia la extinción (la “barbarie”, si fuera funcional, eficaz, no sería un problema sistémico insuperable, pero no puede ser eficaz, sólo el extremo de la impotencia social). En otras palabras: para mí, aquí y ahora, el reformismo sólo tiene una función: la de agudizar las contradicciones y ahogarse en su impotencia, desde el punto de vista revolucionario sólo puede tener una función táctica-pedagógica (de ayudar a inducir el despertar de la conciencia de clase) pero hay que estar siempre preparados/-as para para abandonarlo por políticas puramente revolucionarias (al contrario del horrible ejemplo de Syriza), preparados para maximizar el programa: si no hay taza (reforma), entonces tres tazas y media (revolución).

  2. ¡Aupa Gilo!

    ¿Nos van a dar otro carnet de “Progresia” simulando que; sin otros mimbres, y bajo el gorro de la OTAN , una nueva Europa nace tras el timo de Syriza? ¿Hay sitio para la libertad de los pueblos, de los currelas…..y en resumen la paz , con tanto charlatan de feria, cacique, inquisidor, explotador y demás tramposos de la Europa vertical?

    Y todo eso se apoya en el opio del pensamiento blando que unifica viejas traiciones a la clase y a los pueblos, con los nuevos cortafuegos de modernos recién aterrizados, que han inventado, porque pueden, la tortilla sin huevos.

    Después de leerte, una vez más dándonos chorros de realidad, y sintiendo, lo que muchos más, la historia presente de nuestro pueblo; resulta poco posible creer en los nuevos predicadores. Y una vez más cuando oigo el nombre de Europa me acuerdo de Orreaga.
    Y nosotros con nosotros mismos. No hay otro internacionalismo

  3. Un Plan B para no ir a ninguna parte

    Después del encuentro celebrado en París el 23 y 24 de enero pasado, las personas y fuerzas políticas agrupadas en lo que se conoce como el plan B para Europa trasladan su caravana a Madrid los días 19, 20 y 21 febrero.

    La puesta en marcha de estas iniciativas revela ante todo la precaria situación en la que se encuentra la Unión europea y el incierto proyecto de integración del Continente. Por mucho que se quiera pasar por alto la desolación social existente, el fracaso de la unión monetaria, el desconcierto político de Europa, es imposible no detectar un gran malestar general y no sentirse en la necesidad y obligación para los que se reclaman de la izquierda de decir algo sobre sobre el mal de fondo, las fracturas en las que se asienta la actual Unión.

    A ello responde el llamado plan B, surgido tras el desastre que representó la claudicación del gobierno de Tsipras a la Troika en julio del pasado año. Todo se conmovió en la izquierda, por más que, en nuestro país en particular, se haya extendido un manto de silencio sobre el análisis y consecuencias de lo acontecido. Acaban de celebrarse las elecciones generales y nunca entró en el debate y las propuestas de los partidos el condicionante del tema europeo, y en el embrollo de la investidura se elude contumaz y sistemáticamente la respuesta que será forzoso dar a las exigencias de la Comisión europea, que exige nuevos ajustes y recortes sin tapujo alguno, con independencia del gobierno que se configure.http://planbeuropa.es/llamamiento/

    Se agrupan en torno al plan B muchos personajes reconocidos de diferentes países. Inmediatamente se detecta que hay dos posiciones bien diferenciadas, cuya convivencia no podrá tener una gran vigencia temporal. Por un lado, están aquellos que habiendo comprendido correctamente la naturaleza política e ideológica de la unión monetaria, y sus inevitables consecuencias, que tan de manifiesto se han puesto en Grecia y en otros países periféricos, entre ellos España, no cabe otra solución que desmantelar la zona euro, bien sea por un acuerdo colectivo entre los países europeos, o bien sea porque unilateralmente los países estrangulados por el euro se desprendan el dogal que los asfixia. Participantes en París como Oskar Lafontaine, Costa Lapavitsas, Fréderic Lordon o Zoe Konstantopoulou, dejaron nítida su posición a favor de la ruptura de la unión monetaria.

    Pero, junto a ellos, participan en esa iniciativa otras personas y organizaciones cuyas propuestas no están claras ni tampoco sus verdaderas intenciones políticas, pues no dejan despejada la respuesta que dar al euro ni tampoco la forma de acabar con el proyecto de la unidad europea levantado a partir del Tratado de Maastricht de 1992. Incluso hablan con desparpajo de “salvar Europa de si misma”, echándose sobre los hombros una responsabilidad que los pueblos nunca han pedido, sino más bien todo lo contrario como lo demuestran cada vez que han sido consultados. Se ha llegado a decir que en el plan B conviden dos almas, y cabe admitirlo así, sin perjuicio de las diferencias y matices que existen en cada una de ellas. (E n una reciente entrevista, Oskar Lafontaine ha mostrado discrepancias claras en relación con los objetivos que viene defendiendo Yanis Varoufakis , famoso ex-ministro griego que abandonó sin más las negociaciones del gobierno de Tsipras con la Troika ).

    Desde luego, los promotores del encuentro de Madrid pertenecen sin duda alguna al sector del alma en pena, de los que no se sabe si suben o bajan, a juzgar por el documento lanzado para la convocatoria. La prensa se ha hecho eco de la edición de un manifiesto para la reforma de la Unión europea bajo la fórmula de un plan B. Vista la lista de los primeros firmantes, numerosos, reconocidos nombres, con autoridad legítima unos, con cargos otros, no es sorprendente esa irrupción mediática, ligada además al nombre de Varoufakis.

    En el manifiesto es fácil detectar el origen ideológico de su elaboración, por más que siempre hay firmantes para todo, que se dejan seducir fácilmente cuando se habla de democracia y si de asuntos económicos se trata para no quedar descolgados en el limbo de la ignorancia. Son los partidarios del no pero si, tan frecuentes en la política. Los que tan cómodamente se instalan en la confusión y buscan coherencias con argumentos espurios.

    Para muchos de ellos, es preciso criticar con mucha crudeza a la Unión europea por sus carencias y política, pero no proponer su liquidación. Paradójicamente denuncian los desastres para los trabajadores y demás capas populares provocados por la globalización que representa la zona euro, pero alegan que tiene la ventaja de que ha impulsado el “internacionalismo”. Afirman que las soluciones no pueden ser nacionales, ni revertir de nuevo la soberanía a los estados-nación, porque es algo superado históricamente, salvo para los gobiernos de cada país para mejor extorsionar a sus pueblos amparándose en la internacionalización del capital. Piensan que realmente no hay solución a los problemas de Europa y de los países miembros en el marco de la unión monetaria, pero ya estamos afortunadamente integrados bajo las exigencias y los dogmas del neoliberalismo y quizás convenga inventar reformas inviables que no supongan rupturas. Se trata de una nueva edición de la política TINA ( There is not alternative) practicada recientemente por el gobierno de Tsipras Todo ello nos recuerda al revisionismo taimado y viejo, arropado de sensibilidad social pero resignado e impotente para evitar lo que se denuncia. Cortinas de humo para alimentar el oscurantismo, no dejar ver con claridad a nadie y taparse las vergüenzas propias.

    Toda reacción para combatir la UE actual es bienvenida, pero es muy penoso que tantas firmas ilustres junten su nombre para producir un manifiesto tan pobre, confuso, desorientado e inútil. Muchos cerebros para gestar un ratón de manifiesto tan lamentable, cuando la crisis europea golpea con tanta fuerza y en algunos países de la Unión el dolor y los sufrimientos y su extensión ciudadana alcanzan situaciones dramáticas, al punto de que se pueden avecinar encrucijadas políticas donde opciones siniestras pueden tener su oportunidad, como incluso se menciona en el manifiesto, o plan B.

    Que a estas alturas se venga a reconocer que la UE no es democrática y que la política está dominada por los poderes económicos es un gran acierto analítico, si bien ha transcurrido demasiado tiempo para percatarse de ello y para sentirse en la obligación de demostrarlo. En efecto, la Unión europea y el sistema económico capitalista, en su versión más dogmática y neoliberal en que se sustenta, no son democráticos. Pero cabría exponerlo limpiamente, sin mezclar asuntos y sin amalgamar problemas. En Grecia, en julio del pasado año, no hubo un golpe de estado financiero, sino la entrega de un gobierno que, mandatado por los ciudadanos a no negociar nuevos ajustes y recortes, claudicó ante la Troika y aceptó estrangular con más fuerza a los trabajadores y capas populares griegas.

    Tampoco aclara mucho citar el triste problema de los refugiados como ligado a la naturaleza de Unión europea, cuando sobre todo es una situación generada por el imperialismo americano y los juegos contradictorios y turbios de otros muchos países. En fin, desde el punto de vista ideológico, decir que las instituciones europeas trabajan a favor de una pequeña minoría es no haber entendido que esa pequeña minoría representa el poder de la gran burguesía europea con sus diferentes tensiones y luchas de poder. No es necesario ridiculizar a Marx para aclarar que en el capitalismo la inmensa mayoría está doblegada y supeditada a los intereses de la minoritaria, pero todopoderosa, clase dominante.

    Con ese trasfondo analítico y la trivial conclusión de la falta de democracia en la Unión europea, la inanidad de las propuestas del manifiesto es tan manifiesta que cabe malévolamente pensar que su objetivo no es tanto poner fin a la situación desoladora en tantos sentidos que vive Europa como a confundir la población y darle un respiro a las instituciones europeas. Ante el malestar y las propuestas más radicales que han surgido, como la necesidad de que los países recuperen su soberanía económica y monetaria y abandonen el euro, ya sea cohesionada o aisladamente, el plan B cabe interpretarlo como un programa de viaje a ninguna parte. Como un intento de desviar la atención sobre los verdaderos problemas y sus causas e ilusionar con falsas expectativas a una población desorientada, a través de la potencia mediática que pueden acumular tantas firmas ilustres proclamando la nada.

    La ambigüedad, la falta de rigor y la inconcreción de las propuestas como señas del manifiesto no impiden reconocer, como se ha dicho, que participan en torno al Plan B nombres de prestigio que tienen una posición firme y coherente sobre las implicaciones del euro y con la ineludible necesidad de desmontarlo. Toda reacción para combatir la UE actual es bienvenida, pero el tiempo es limitado: no caben debates académicos ni ocurrencias sin fundamento cuando está demostrado de modo fehaciente que la causa más decisiva del colapso de Europa es la unión monetaria.

    Dada la existencia de núcleos de rechazo a la Europa de Maastricht y los trabajadores masivamente de una forma u otra se han expresado contra las consecuencias económicas y sociales de la moneda única, los firmantes del manifiesto, con gran sensibilidad política y un sentido acendrado del “internacionalismo”, se proponen generar un espacio de confluencia a escala europea, para luchar contra el “modelo” actual de la política de las instituciones europeas, rompiendo con la austeridad y democratizándolas radicalmente para que se pongan al servicio de la ciudadanía.

    Nobles objetivos, aunque el manifiesto no se ocupa de desarrollar como acabar con la austeridad, ni como los países atrapados y en bancarrota con una enorme deuda pueden eludirla, ni cómo resolver las gravísimas contradicciones que encierra la unión monetaria, entre otras los tipos de cambio irrevocables que han desencadenado la crisis actual al provocar profundos desequilibrios económicos y financieros que no podrán corregirse con los vigentes cambios implícitos entre las monedas por países.

    A pesar de nuestro desacuerdo con el manifiesto por su huidiza posición y sus desenfocadas propuestas, consideramos que representa una contribución para despertar la conciencia de los ciudadanos sobre el crucial tema de Europa. Esta conciencia es decisiva para afrontar la desolación económica y social que se ha instalado en muchos países.

    En nuestro país, todos los intentos por eludir la cuestión europea serán baldíos. Arrojada por la puerta del debate político sin consideración n, la cuestión del euro y de la UE, se colar á por la ventana por la sencilla razón de que la Troika amenaza y es muy poderosa y la economía española muy frágil y vulnerable. Los partidarios de cualquiera de las versiones del llamado plan B deberán esforzarse aún mucho para salir de la retórica y para dar una respuesta concreta y real a los problemas reales y concretos de nuestro pueblo.

    Plataforma Salir del Euro

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s