Home

abian

[Usa este formulario para el envío de enmiendas , + información]

[Recopilación de las aportaciones recibidas]

Enmiendas realizadas por Abailarri

El proyecto político de la Izquierda Abertzale

Pagina 26

– A lo largo de toda su trayectoria, la Izquierda Abertzale ha sido capaz de ir actualizando dialécticamente su teoría política fundamental –lo que podríamos denominar teoría abertzale–, a veces como consecuencia de los cambios sociales y políticos que se han dado en nuestro pueblo y otras veces influida por los procesos político-ideológicos mundiales. Muchas veces casi sin darnos cuenta y otras veces después de largos debates, la Izquierda Abertzale ha llevado a cabo esa actualización constante con la intuición de dejar a un lado la ortodoxia en su creación teórica, bebiendo de muchas fuentes, intentando adaptarse a las condiciones de cada época y buscando siempre el aliento del pueblo. De hecho, una de las grandes cualidades de la cultura política de la Izquierda Abertzale ha sido saber conectar con una sociedad vasca plural, saber hacer suyas las reivindicaciones sociales y nacionales. Ese es precisamente el reto al que nos enfrentamos ahora, para que el proceso de liberación avance de manera decisiva en esta fase política.

  + Cambiar la expresión “teoría abertzale” por “nacionalismo revolucionario”. Ese es el término exacto del cuerpo ideológico de la izquierda abertzale, y así fue acuñado en su día por ETA V. Asamblea.

– Es necesario renovarse y actualizarse, pero –aunque han transcurrido bastantes décadas y hemos atravesado diferentes contextos históricos– debemos tener en cuenta que esa síntesis tiene ahora mayor actualidad que nunca. Ahora que el neoliberalismo patriarcal impera en el mundo globalizado, ahora que la socialdemocracia ha fracasado y los Estados liberales son siervos de los mercados financieros, los proyectos independentistas se han convertido en esperanza para la emancipación social en Europa.

  + Sustituir neoliberalismo patriarcal por capitalismo patriarcal. Entendemos que el neoliberalismo representa una fase concreta del capitalismo, pero el problema es el sistema capitalista en sí, no solo la fase actual. Proponemos variar ese vocablo para no llevar a confusión pudiendo presentar como el neoliberalismo como una forma de capitalismo nociva y el resto no. Todos lo son.

+  Cambiar la frase “y los Estados liberales son siervos de los mercados financieros” por “y ahora que la soberanía de los estados ha retrocedido en pro de estructuras imperialistas internacionales”. Decimos esto por dos cuestiones: la primera, es que los Estados son herramientas de clase, y que por lo tanto, éstos siempre han estado bajo las órdenes del Capital (es decir, han sido una herramienta de clase de la burguesía), por lo que no se trata de que ahora sean siervos de los mercados financieros, siempre lo han sido. Y la otra cuestión es para explicar el porqué los Estados pueden haber cedido cotas de soberanía. Lo han hecho para reforzar proyectos imperialistas de ámbito internacional, paso necesario en la dinámica de concentración de capitales y de poder que conlleva el capitalismo con sus crisis cíclicas.

Página 27

–  Vivimos una crisis sistémica del capitalismo, una acumulación de múltiples crisis que puede llegar a poner en peligro la vida misma. Todo parece indicar que este siglo XXI va a venir caracterizado por el choque entre la vida y el capital. En ese contexto global, la reivindicación de la soberanía ha adquirido un carácter socialmente transformador: cada vez es más evidente la necesidad de tener estructuras de Estado propias para poder garantizar a la ciudadanía una vida digna, sostenible y democrática. En ese sentido, el proceso de construcción del Estado propio se ha convertido en proyecto de emancipación social, ahora más que nunca. En el actual contexto histórico, en el conjunto de Europa no hay proyecto popular más antioligárquico que los procesos independentistas.

+ Sustituir la frase “cada vez es más evidente la necesidad de tener estructuras de Estado propias para poder garantizar a la ciudadanía una vida digna, sostenible y democrática. En ese sentido, el proceso de construcción del Estado propio se ha convertido en proyecto de emancipación social, ahora más que nunca.” por: “cada vez es mas evidente la necesidad de disponer de estructuras de poder soberanas para garantizar a las clases populares una vida digna, sostenible y libre. En ese sentido, el proceso de construcción de un Estado propio a través de la independencia es un proyecto de emancipación social que nos acercará al socialismo.” Recorremos a este cambio ya que entendemos que la creación de un Estado per se no garantiza nada, y mucho menos si ese Estado se construye bajo los principios del capitalismo. Por lo tanto la única manera de recuperar la soberanía real, es que el proceso de construcción del Estado vasco se haga desde parámetros de poder popular, cambiando radicalmente la forma del Estado y dotando al pueblo de estructuras de poder soberanas.

– En esta fase del proceso de liberación son necesarias alianzas amplias entre los diferentes sectores y clases sociales afectados por las políticas de las oligarquías de Europa/España/ Francia –asalariadas y asalariados industriales, empleadas y empleados de los servicios públicos, pequeños empresarios y empresarias, precariado, trabajadoras y trabajadores domésticos, cooperativistas, agricultores y agricultoras, trabajadoras y trabajadores autónomos, intelectuales, pensionistas… –. En esta fase y contexto histórico, profundizar en el proyecto independentista –aunque todavía no se hayan conseguido todos los objetivos estratégicos– es la oferta más revolucionaria que se puede hacer, pues, como acabamos de decir, aquí y ahora no hay proyecto antioligárquico más sólido que los proyectos independentistas, porque son intrínsecamente favorables a la transformación social y a los intereses de la clase trabajadora, las mujeres y los sectores populares, porque el proyecto de construir un Estado independiente es el proyecto de crear un Estado diferente, el proyecto de construir otras relaciones de poder.

+ Retocar el párrafo y dejarlo de la siguiente manera: “En esta fase del proceso de liberación son necesarias alianzas amplias entre los diferentes sectores y clases sociales afectados por las políticas de las oligarquías de Europa/España/ Francia –asalariadas y asalariados industriales, empleadas y empleados de los servicios públicos, pequeños empresarios y empresarias, trabajadoras y trabajadores domésticos, cooperativistas, agricultores y agricultoras, trabajadoras y trabajadores autónomos, intelectuales, pensionistas… –. Todos estos segmentos y clases sociales son las que constituyen el Pueblo Trabajador Vasco, que es el sujeto al que debemos interpelar y organizar en defensa de sus intereses y derechos. Por lo tanto, es el Pueblo Trabajador Vasco el sujeto de liberación del proceso independentista. […]”  Hemos eliminado la palabra precariado ya que entendemos que ésta no constituye una clase social en sí, sino que esta puede aparecer en personas paradas, asalariadas, etc, y hemos incluido el término Pueblo Trabajador Vasco, ya que todas las clases sociales y sectores populares que arriba se describen constituyen dicho sujeto tal y como fue teorizado hace años por la Izquierda Abertzale, y creemos que es necesario acuñar un término que nos sirva para describirlo e identificarlo.

– Es por eso por lo que queremos contribuir a la creación de un movimiento independentista amplio y hegemónico. Por una parte, como hemos dicho antes, porque es la vía para dar pasos sólidos en el terreno de la transformación social; por otra parte, porque la consecución del Estado Vasco –con todos sus límites– por parte de ese amplio movimiento independentista le abriría a la Izquierda Abertzale nuevas posibilidades para materializar plenamente su proyecto político, le abriría el camino hacia el socialismo –hacia un socialismo renovado y adaptado a Euskal Herria, convertido en sinónimo de radicalización de la democracia en todos los ámbitos de la vida–, contando con los medios necesarios para seguir profundizando en la construcción nacional y en la transformación social.

+ Proponemos quitar esta frase por dos motivos. Por un lado, porque está de sobra decir que el socialismo que desarrollaremos será un socialismo renovado y adaptado a Euskal Herria, ya que es más que evidente que así será, no tiene sentido aplicar fórmulas de otros países y de otras épocas, y por el otro, porque el socialismo no es solo radicalizar la democracia, sino un conjunto de medidas sociales, políticas, económicas y culturales que abarcan un sinfín de quehaceres, por lo que no podemos caer en un reduccionismo tan grande.

– El modelo de Estado que vayamos construyendo irá en función de la construcción estatal que hagamos. Por esa razón, ha llegado el momento de poner también a debate determinadas características del modelo de Estado, sin olvidar nunca que cada debate se debe dar en su momento, sin enredarnos en discusiones vanas. En lo que respecta a la configuración política del Estado, lo que se ha instalado en el imaginario colectivo de la Izquierda Abertzale es el Estado jacobino. Sin embargo, los paradigmas emancipadores del siglo XXI están proponiendo otros modelos de Estado (descentralizados, enraizados en la comunidad, etc.). Se nos abre de par en par la oportunidad de ofrecer a la comunidad vasca un modelo de Estado democrático e innovador, un modelo de Estado en el que la articulación entre los diferentes territorios se haga prioritariamente desde abajo hacia arriba y, en lo que respecta a los ayuntamientos, a las comarcas y a los ámbitos político-administrativos actuales, se tome como modelo el carácter confederal.

+ Eliminar párrafo entero. Entendemos por un lado que no aporta nueva información más allá de que habrá que debatir que modelo de Estado queremos. Pero si nuestro objetivo es construir el Socialismo, este nos marca una serie de principios que son los que verdaderamente deberemos tener en cuenta, por lo que empezar a hablar del modelo del estado sin partir de esa premisa, nos parece caer en una mera abstracción de lo que es el estado. Primero deberemos dibujar nuestro socialismo y luego concretar una hoja de ruta para luego plasmar el proceso en un estado, pero sin antes haber realizado este ejercicio, creemos que nos estamos adelantando.

Pagina 28

– En consecuencia, el Estado Vasco no es un objetivo absoluto, sino un instrumento para la transformación social, un instrumento al servicio del objetivo estratégico supremo: el Socialismo Vasco, la radicalización de la democracia vasca en todos los ámbitos de la vida. El Socialismo Vasco es un objetivo de máximo nivel para impulsar la vía hacia la erradicación de toda opresión nacional, de clase o de género, un instrumento que viene a eliminar de raíz el predominio de la propiedad privada de los medios de producción y la explotación/opresión de la mano de obra. En consecuencia, la construcción del Estado Vasco es un proceso emancipador, un proyecto de transformación social, el proceso de transición al Socialismo Vasco.

+ Quitar la frase “la radicalización…”, ya que esta no es la característica básica del socialismo, es una de ellas. Se puede poner más adelante, cuando explica de los medios de producción.

– Nos situamos en los parámetros del socialismo del siglo XXI y, por lo tanto, vemos el socialismo como radicalización absoluta de la democracia.

+ Este párrafo es contradictorio con el resto, ya que el Socialismo que apliquemos en Euskal Herria tendrá sus propias características, como bien se afirma en párrafos anteriores. No podemos limitar el Socialismo a una sola formulación.

– El Socialismo Vasco es una alternativa integral al modelo capitalista: en lugar de la acumulación de beneficios por parte de una minoría, reparto equitativo de la riqueza; en lugar de la dictadura económica del capital, tejido económico al servicio de la comunidad; en lugar de la explotación salvaje del medio ambiente, desarrollo sostenible; en lugar de la supremacía de las transnacionales, soberanía de los pueblos; en lugar del imperialismo generador de continuas guerras, solidaridad internacionalista y paz basada en el respeto mutuo entre los pueblos.

+ Sustituir “desarrollo sostenible” por “economía integrada en la naturaleza”. El termino desarrollo sostenible tiene fuente de origen en el propio capitalismo, ya que no pone en entredicho el axioma del crecimiento ilimitado, tan solo suaviza sus efectos.

– Como hemos dicho, el independentismo es un proyecto de emancipación social, un potente proceso de empoderamiento y movilización de amplios segmentos populares, un proceso generalizado de politización de la sociedad, es decir, una revolución democrática.

 + Proponemos quitar el término “democrática”. Entendemos que todos los procesos revolucionarios que se han dado en la historia lo han protagonizado amplias capas de la población, por lo que siempre han sido populares y han contado con el apoyo y la inclusión de mayorías sociales. Dicho término se empezó a acuñar en América Latina para conceptualizar procesos revolucionarios de corte pacífico, es por eso que dicho término tiene mas que ver con las formas de la revolución y no tanto con los actores de esta. Creemos que dichos ciclos de revoluciones tranquilas están llegando a su fin porque las contradicciones del capitalismo no van a dejar margen de maniobra para cambios pacíficos.

– En resumen, el Proceso Independentista Transformador es un proceso de transición al Socialismo Vasco, es decir, un proceso democrático revolucionario.

+ En coherencia con lo anteriormente mencionado, sustituir proceso democrático revolucionario por “proceso revolucionario”.

——-

Resultado final del punto 3

Una Euskal Herria independiente, socialista, euskaldun y feminista, esos son los objetivos estratégicos de la Izquierda Abertzale, y sobra decir que lo siguen siendo, sin ningún género de duda. Partiendo de ello, en el presente documento se propone una formulación más compacta de nuestro proyecto político, entendiendo que el desarrollo del proceso independentista así lo exige en la fase que ahora se abre.

La Izquierda Abertzale fijó unas bases ideológicas sólidas cuando aunó liberación nacional y liberación social, cuando dijo que son las dos caras de una misma moneda. Esa ha sido una de las mayores aportaciones ideológicas en la historia de la Izquierda Abertzale. Esa síntesis ha sido la base ideológica de un movimiento sociopolítico que ha llegado hasta nuestros días, una oferta para la lucha política que muchos sectores populares han hecho suya.

Aquella aportación delimitó el suelo ideológico de la comunidad que se ha venido a denominarIzquierda Abertzale, ofreciendo un norte compartido a las diferentes visiones ideológicas. A partir de entonces hemos dicho que nuestro proyecto político es la independencia y el socialismo, incluyendo desde el primer momento el objetivo de una Euskal Herria euskaldun y añadiendo posteriormente el feminismo. Haber añadido el Feminismo se deriva del reconocimiento político del conflicto de sexo-género. Si bien en sus bases ideológicas la Izquierda Abertzale ya tenía teorizada la interseccionalidad entre las tres opresiones –nacional, social, patriarcal–, ahora los tres conflictos se ponen al mismo nivel. Esas bases ideológicas del proyecto político, además de ser objetivos en sí, también representan el contenido y la línea de actuación de un proceso liberador que debe atravesar toda la práctica política y marcar los progresos intermedios.

A lo largo de toda su trayectoria, la Izquierda Abertzale ha sido capaz de ir actualizando dialécticamente su teoría política fundamental – teoría conceptual izada como Nacionalismo revolucionario –, a veces como consecuencia de los cambios sociales y políticos que se han dado en nuestro pueblo y otras veces influida por los procesos político-ideológicos mundiales. Muchas veces casi sin darnos cuenta y otras veces después de largos debates, la Izquierda Abertzale ha llevado a cabo esa actualización constante con la intuición de dejar a un lado la ortodoxia en su creación teórica, bebiendo de muchas fuentes, intentando adaptarse a las condiciones de cada época y buscando siempre el aliento del pueblo. De hecho, una de las grandes cualidades de la cultura política de la Izquierda Abertzale ha sido saber conectar con una sociedad vasca plural, saber hacer suyas las reivindicaciones sociales y nacionales. Ese es precisamente el reto al que nos enfrentamos ahora, para que el proceso de liberación avance de manera decisiva en esta fase política.

Es necesario renovarse y actualizarse, pero –aunque han transcurrido bastantes décadas y hemos atravesado diferentes contextos históricos– debemos tener en cuenta que esa síntesis tiene ahora mayor actualidad que nunca. Ahora que el capitalismo patriarcal impera en el mundo globalizado, ahora que la socialdemocracia ha fracasado y ahora que la soberanía de los estados a retrocedido en pro de estructuras imperialistas internacionales, los proyectos independentistas se han convertido en esperanza para la emancipación social en Europa.

Vivimos una crisis sistémica del capitalismo, una acumulación de múltiples crisis que puede llegar a poner en peligro la vida misma. Todo parece indicar que este siglo XXI va a venir caracterizado por el choque entre la vida y el capital. En ese contexto global, la reivindicación de la soberanía ha adquirido un carácter socialmente transformador. Cada vez es mas evidente la necesidad de disponer de estructuras de poder soberanas para garantizar a las clases populares una vida digna, sostenible y libre. En ese sentido, el proceso de construcción de un Estado propio a través de la independencia es un proyecto de emancipación social que nos acercará al socialismo. En el actual contexto histórico, en el conjunto de Europa no hay proyecto popular más antioligárquico que los procesos independentistas.

En esta fase del proceso de liberación son necesarias alianzas amplias entre los diferentes sectores y clases sociales afectados por las políticas de las oligarquías de Europa/España/ Francia –asalariadas y asalariados industriales, empleadas y empleados de los servicios públicos, pequeños empresarios y empresarias, precariado, trabajadoras y trabajadores domésticos, cooperativistas, agricultores y agricultoras, trabajadoras y trabajadores autónomos, intelectuales, pensionistas… –. Todos estos segmentos y clases sociales son las que constituyen el Pueblo Trabajador Vasco, que es el sujeto al que debemos interpelar y organizar en defensa de sus intereses y derechos. Por lo tanto, es el Pueblo Trabajador Vasco el sujeto de liberación del proceso independentista. En esta fase y contexto histórico, profundizar en el proyecto independentista –aunque todavía no se hayan conseguido todos los objetivos estratégicos– es la oferta más revolucionaria que se puede hacer, pues, como acabamos de decir, aquí y ahora no hay proyecto antioligárquico más sólido que los proyectos independentistas, porque son intrínsecamente favorables a la transformación social y a los intereses de la clase trabajadora, las mujeres y los sectores populares, porque el proyecto de construir un Estado independiente es el proyecto de crear un Estado diferente, el proyecto de construir otras relaciones de poder.

Es por eso por lo que queremos contribuir a la creación de un movimiento independentista amplio y hegemónico. Por una parte, como hemos dicho antes, porque es la vía para dar pasos sólidos en el terreno de la transformación social; por otra parte, porque la consecución del Estado Vasco –con todos sus límites– por parte de ese amplio movimiento independentista le abriría a la Izquierda Abertzale nuevas posibilidades para materializar plenamente su proyecto político, le abriría el camino hacia el socialismo, contando con los medios necesarios para seguir profundizando en la construcción nacional y en la transformación social.

Resumiendo, la nuestra es una Estrategia independentista transformadora, y su objetivo es el Socialismo Vasco, el cual hará suya la indispensable aportación del feminismo como eje fundamental. De la misma manera, frente al capitalismo uniformizador apostamos por construir una Euskal Herria euskaldun formada por euskaldunes plurilingües.

En consecuencia, el Estado Vasco no es un objetivo absoluto, sino un instrumento para la transformación social, un instrumento al servicio del objetivo estratégico supremo: el Socialismo Vasco. El Socialismo Vasco es un objetivo de máximo nivel para impulsar la vía hacia la erradicación de toda opresión nacional, de clase o de género, un instrumento que viene a eliminar de raíz el predominio de la propiedad privada de los medios de producción y la explotación/opresión de la mano de obra además de la radicalización de la democracia vasca en todos los ámbitos de la vida . En consecuencia, la construcción del Estado Vasco es un proceso emancipador, un proyecto de transformación social, el proceso de transición al Socialismo Vasco.

Mediante esa formulación queremos hacer una relectura de nuestro proyecto político a la luz del contexto histórico que estamos viviendo, intentando interpretarlo con las lentes de las condiciones históricas del siglo XXI:

  • Nuestro objetivo es el Socialismo Vasco, un socialismo adaptado a la idiosincrasia y a las características sociales, políticas y culturales propias de nuestro pueblo. Es más,
    hablamos de un modelo de socialismo basado en el tejido comunitario, la tendencia a la autoorganización y el impulso asociativo que han caracterizado a Euskal Herria a lo largo de los siglos.

  • El Socialismo Vasco es una alternativa integral al modelo capitalista: en lugar de la acumulación de beneficios por parte de una minoría, reparto equitativo de la riqueza; en lugar de la dictadura económica del capital, tejido económico al servicio de la comunidad; en lugar de la explotación salvaje del medio ambiente, economía integrada en la naturaleza; en lugar de la supremacía de las transnacionales, soberanía de los pueblos; en lugar del imperialismo generador de continuas guerras, solidaridad internacionalista y paz basada en el respeto mutuo entre los pueblos.

  • El Socialismo Vasco tiene como base fundamental la aportación que hace el feminismo para darle la vuelta a las relaciones de poder del sistema capitalista patriarcal. Superando el modelo patriarcal de sociedad, queremos construir una sociedad que ponga la vida en el centro y se base en una nueva forma de relación entre mujeres y hombres, invirtiendo las relaciones de poder. Impulsaremos la transformación feminista de la sociedad actual.

  • La lucha por el euskara y la cultura vasca también la entendemos en parámetros de
    emancipación social. De hecho, posicionarse a favor de una cultura minorizada es una
    posición de insubordinación contra las tendencias dominadoras, pues el derecho de nuestra comunidad a vivir en euskara es lo que está en el centro del conflicto lingüístico, es una cuestión relacionada con la justicia social.

  • El Socialismo Vasco lo iremos construyendo de manera dialéctica, explorando nuevas dimensiones en los procesos sociales y avanzando hacia propuestas teóricas y prácticas más desarrolladas. La Izquierda Abertzale tiene que sentirse fuerte ante los retos de las próximas décadas, para estructurar en nuestro pueblo un Socialismo Vasco apegado a su cultura y formas sociales, para llevar adelante un proceso de democratización radical de todos los ámbitos de la vida.

  • Como hemos dicho, el independentismo es un proyecto de emancipación social, un potente proceso de empoderamiento y movilización de amplios segmentos populares, un proceso generalizado de politización de la sociedad, es decir, una revolución.

  • En resumen, el Proceso Independentista Transformador es un proceso de transición al Socialismo Vasco, es decir, un proceso revolucionario.

3 thoughts on “Abian. Enmiendas – proyecto político

  1. Emendakinak egiteko metodologia gogoratuz: ez dira parrafo, esaldi, puntu eta komak aldatuko, puntuka (5azpitesi) egin behar da -bertsolariak bezala-

    Proiektu politikoa emendatzeko, testu alternatibo oso bat idatzi behar da eta bien artean bozkatu herri batzarrean. Ekarpenak eta moldaketa txikiak aktetan jasotzen dira, eta emendakinak dagoena sakondu edota proposamen alternatiboak egitekonizan behar dira, betiere hautabide independentistarekin bat egiten badute, hori lehen batzarrean bozkatu genuen eta.

  2. Entonces por ejemplo en estas ekarpenas en lugar de poner parrafo por parrafo habria que escribir un texto completo del punto 3?

  3. Vale, creo que hay mucha confusión al respecto. En la asamblea de dinamizadores se nos dejó bien claro que las enmiendas NO tienen porqué ser a la totalidad, es decir, que pueden enmendar a una parte de la tesis. Se podrán hacer (1) enmiendas a la totalidad, (2) enmiendas parciales o incluso (3) añadir puntos que no existen y que no contradicen el resto de la tesis pero que la persona pueda considerar que son tan importantes como para entenderlos como una enmienda. En caso de que haya varias enmiendas parciales que se refieran a distintos puntos de la tesis se votarán por separado, de modo que podrá haber varias votaciones en la misma tesis, en las que se confrontarán la enmienda al tema/punto con lo que el texto oficial dice en ese punto.

    Pero que quede claro, si yo digo «Nuestro modelo de estado será de carácter centralista y no confederal» ya está, con eso me basta para plantear una enmienda. Parcial, pero enmienda.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s