Home

Autor: Borroka garaia da!

La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible.
(Arthur C. Clarke)

El panorama mediático que sufrimos en Euskal Herria cada día es más conservador. Tanto en formas y propuestas como en metodología y contenidos. Esa realidad mediática no concuerda ni con las necesidades objetivas de la gente corriente, o sea, el pueblo trabajador vasco, ni con las necesidades de que ese mismo pueblo trabajador haga instalar una agenda popular que trate los temas que le afectan de una manera adecuada a sus intereses.

La mayoría de los medios son meros tentáculos de entidades bancarias y representantes de facciones de la oligarquía y burguesía, obviamente con ninguna intención de favorecer la vida de la clase trabajadora ni de la mayoría de los que consumen su propio producto y tampoco tienen ninguna intención de que Euskal Herria deje de estar atrapada en la tela de araña estatal española y francesa precisamente por la razón anterior, entre otras. Los demás son dependientes de las instituciones españolas afincadas en Euskal Herria (o sea, todas), de subvenciones, castas intelectuales clientelares o del partidismo malsano. Parte de la industria del euskera hace tiempo que dejó de estar en manos populares, y al ser precisamente una industria empresarial y dependiente, encuentra los topes de su negocio. A todo esto hay que añadir todos los factores globales que se desprenden del capitalismo internacional, el proceso de internacionalización del pensamiento único y las consecuencias del imperialismo del bloque occidental.

Todos estos factores y más, nos llevan a tener lo que exactamente tenemos: poca fuerza mediática, una agenda marcada por las necesidades de los grupos de poder españoles y franceses, una agenda subalterna marcada por las necesidades de las instituciones españolas o francesas afincadas en Euskal Herria, donde lo importante es cualquier chorrada que diga un político profesional. Mientras tanto, la clase trabajadora vasca si bien históricamente siempre sobre todo a través del movimiento popular ha podido contraponer desde el fanzine de barrio, hasta la radio libre pasando por una miríada de herramientas que ha levantado incluso periódicos, la conclusión debería ser que no es suficiente.

No es suficiente ni desde un punto de vista de movimiento popular, no es suficiente ni desde un punto de vista de izquierda abertzale y no es suficiente desde un punto de vista de pueblo trabajador vasco.

Creo que va llegando el momento de hacer una reconsideración total de la manera en la cual enfocar el poder mediático en transición hacia un poder popular mediático que tenga por objetivo convertirse en la fuerza mediática más importante de este país y por tanto hacer que concuerden las necesidades objetivas de la gente corriente, o sea, el pueblo trabajador vasco, con las necesidades que ese mismo pueblo trabajador tiene y terminar con la dependencia mediática.

Por lo que esa fuerza mediática indudablemente no tiene que ser partidista, tampoco de carácter empresarial ni dependiente de subvenciones ni que facilite el enquistamiento de castas intelectuales, solo debe responder a los intereses de clase trabajadora y a ninguna otra. Un proyecto, por y para el movimiento popular, hecho desde abajo y para abajo y punto de encuentro para la izquierda vasca en toda su extensión que reconozca a Euskal Herria como su marco natural. Es decir, un medio que responda al poder popular vasco, que sea lo suficientemente inteligente en saber diferenciar entre monopolio y hegemonía, que no esté cerrado, de periodistas y no periodistas, y que sea valiente con sus propuestas que deberían ser tan diversificadas como la izquierda vasca es, además de innovar en todos los apartados no solo ofreciendo algo realmente atractivo sino ofreciendo ser construido de principio a fin por el propio pueblo trabajador vasco y que eso sea parte de su atractivo.

Un medio sin directores,ni empresarios, ni editoriales preconcebidas y con asamblea popular, sustentado a todos los niveles de forma popular y sitio de referencia para ir tejiendo las necesarias complicidades entre el pueblo trabajador vasco desde la base. Es decir, un periódico y una televisión que sigan las filosofías del propio movimiento popular vasco, que no absorba a las demás propuestas ya existentes sino que se enriquezca y conviva con ellas incluso potenciándolas. Un medio abierto de la calle y para la calle que se lleve por delante décadas de imposición mediática con la ambición de superar el panorama mediático que sufrimos en Euskal Herria que cada día es más conservador y desalentador.

7 thoughts on “Ambición mediática

  1. oso ondo bgd
    y si fuera aun mas puñero ese supuesto medio.
    y si ademas tuviera algunas cosas mas como por ejemplo no lo pudieran tumbar ni con leyes ni con tecnologia ni con jueces ni con policia.

    bien pero lo importante no son los medios -aunque tambien- sino el contenido.

    de todos modos un medio no se publicita en un blog …..aunque quien sabe.

    algo tramas bgd pekaor!!!!

  2. para mi en la actualidad y me jode decirlo ese medio debería se casi exclusivamente en castellano ya se que suena mal pero si queremos que lo lea cuanta mas peña mejor no nos queda otra

    • En mi experiencia el bilingüismo flexible es mejor. Sin duda tienes razón que el castellano llega a más gente pero no hay absolutamente ninguna razón para que no haya tantos espacios en euskera como sea posible. Incluso puedo imaginar hasta espacios específicos, de cara al exterior, en otros idiomas como inglés, francés, árabe incluso (pero esto sería algo “más allá” del proyecto nuclear, extras internacionalistas).

      Lo bueno de la Internet, y me cabe poca duda de que es el medio a usar, es que puedes tener muchas cosas “colgadas” para que la gente las vea o lea o escuche cuando le venga bien según su interés y preferencias, las limitaciones de los medios clásicos (espacio en el papel, tiempo en las ondas) no se aplican, al menos no de la misma manera.

  3. Pero si en el camino no vamos dibujando la sociedad que queremos en el futuro (en el tema de las lenguas, una EH con el euskara como lengua principal de comunicación) estaremos fallando en algo básico, no?
    Nire ustez egun euskararen ulermen pasiboa Hego Euskal Herriko 35 urtetik beherako gehienen esku dago. Horrekin ez dut esan nahi euskara hutsean funtzionatu behar denik baina kontuan izateko moduko datua da.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s