Home

simulador_redes1

Autor: Borroka garaia da!

Como ya sabéis se estuvieron recogiendo en este blog algunas aportaciones para el debate de abian que las podeis encontrar en esta dirección. Algunas de ellas han pasado los requisitos de votos necesarios para que sean debatidas en todos los pueblos a nivel nacional y una de ellas es la de propuesta organizativa que publiqué. Al grupo promotor no le ha gustado mucho y al igual que con las demás enmiendas que han pasado el filtro de los votos suficientes han argumentado en contra de ella para dar pie al debate. Una pena que no se hiciera antes con el documento original para tener más documentos y más visiones.

En cambio me han enviado una página web de gente que sí que les gustó y basaron una enmienda sobre la “cuarta pata” en la anterior propuesta organizativa. Así que si quereis echarle un vistazo aquí está: http://laugarrena.net/

Dicho esto, a continuación voy a contestar a los 5 argumentos base del grupo promotor contra la propuesta organizativa y al final la pondré entera otra vez:

1. Es incompatible con la tesis oficial aprobada por el 81%

¿En qué es incompatible? Lo cierto es que a parte de poner en mayúsculas que es incompatible, no explica por ninguna parte en qué es incompatible ni aporta ni una sola razón para la supuesta incompatibilidad. De hecho, no existe ningún argumento posible para demostrar incompatibilidad o no, ya que un esquema estructural es el encargado de llevar a cabo una serie de tesis (o de variarlas) siendo dos planos diferentes. La organización por una parte y las tesis políticas de las que se dota. Por lo que nunca un esquema estructural (sea cual sea) puede ser incompatible con ninguna tesis, táctica ni estrategia posible, en todo caso se acercará más o menos a las necesidades requeridas. Y eso por tanto es siempre debatible y no incompatible.

2. La prioridad está puesta en la izquierda abertzale y su organización y no en un proceso independentista transformador.

Nada más lejos de la realidad. Evidentemente una enmienda sobre organización de la izquierda abertzale trata sobre la organización de la izquierda abertzale, pero en ningún caso supone un orden de prioridades imaginadas por el talde eragile. De hecho, precisamente el modelo organizativo propuesto lo que trata es de situar a la izquierda abertzale en óptimas condiciones estructurales para poder priorizar los retos estratégicos y el proceso de liberación nacional y social. No desde y para la izquierda abertzale de forma endogámica sino todo lo contrario, una izquierda abertzale abierta y expansiva no encerrada en un modelo tradicional de partido esponja centralizador con tendencia institucionalista sino que abarque todos los espacios y marcos desde la diversidad organizativa en forma de movimiento para un trabajo más cercano y efectivo con el pueblo trabajador vasco desde la base y con todos los sectores populares que son ellos lo prioritario. Para realizar ese trabajo hace falta una izquierda abertzale fuerte y resuelta.

3. Volveríamos a la década de los 80 y a parámetros izquierda abertzale vs Estado y eso traería sin duda el bloqueo.

Lo que tenemos actualmente sin duda (no en un supuesto futuro sino ahora mismo) es un auténtico bloqueo en el proceso de liberación nacional y social por un lado y en la propia izquierda abertzale por otro. Por lo que hay que partir de esa realidad que no es futurible sino que se da ahora mismo.

Es imposible volver al pasado porque aún calcando esquemas del pasado las condiciones actuales no son las mismas luego el resultado sería siempre diferente. En cualquier caso la propuesta organizativa planteada no es igual a ninguna propuesta de las diferentes que durante la década de los 80 se llevaron a cabo. Pero aunque sí lo fuera lo importante sería argumentar porque no es válida. Dando por hecho de que el parámetro izquierda abertzale vs Estado(s) siempre va a ser un factor ineludible en diferentes grados, y repitiendo lo anterior, la propuesta organizatiba tiene como objetivo tener una izquierda abertzale fuerte y resuelta en todos los ámbitos para que el pueblo trabajador vasco confronte y gane a los estados y el capital.

4. No es realista con la situación de Euskal Herria ni de la izquierda abertzale, dispersa fuerzas, traería frustración

La realidad es que existen ya Sortu, Ernai, LAB, la organización internacionalista, la feminista, la estudiantil y el EPPK/EIPK, luego solo faltarían la organización revolucionaria y la anti-represiva. Lejos de dispersar fuerzas atraería nueva militancia y pondría la base idónea para la generación de nuevos militantes.

El hecho de que existan esas organizaciones pero que no tengan muchas de ellas un espacio en ámbitos de decisión y en igualdad de condiciones para el transcurrir de la izquierda abertzale no supone que no sea realista (la realidad es que están) sino que se toma la opción de que esas organizaciones no estén al mismo nivel. ¿Por qué el sindicato de asalariados LAB sí y el de estudiantes no?. Acaso la presencia del sindicato LAB es mayor en pueblos y barrios que la del sindicato estudiantil? ¿Acaso no tiene nada que decir la organización internacionalista?.

Obviamente en cada pueblo o marco territorial dependiendo de la existencia organizativa se podrán dar los pasos requeridos- Lo importante en cualquier caso es que la dinamización política de la estrategia general del proceso de liberación sea responsabilidad de la izquierda abertzale en su conjunto organizativo, de toda su militancia y de toda simpatizante que quiera aportar en ello. (Es decir, la dinamización política y la estrategia general debe estar en manos del conjunto de la izquierda abertzale, todas las organizaciones deben contar con autonomía y marcos de colaboración con el resto y los mecanismo de orientación y decisión globales de cara a la estrategia general deben ser similares en filosofía a mecanismos flexibles y expansivos como el del propio proceso abian) y no en Sortu. Las consecuencias de la centralización de diversos ámbitos en Sortu están a la vista y son una de las razones del bloqueo de la izquierda abertzale. Y esa es la base general de la propuesta organizativa.

La opción tomada arbitrariamente de centralizar en Sortu algo que puede expresarse desde la diversidad organizativa al mismo nivel y en marcos expansivos ha traído consecuencias negativas.

5. La izquierda abertzale no puede tomar decisiones por otros agentes.

Totalmente cierto. Y de hecho si la organización feminista, la estudiantil etc entrarían a formar parte estructural de la izquierda abertzale en los encuadramientos actuales de dependencia centralizadora tampoco valdría la pena que lo hiciesen. De hecho, debe ser una petición de la izquierda abertzale para que sea aceptada o rechazada por los propios interpelados y siempre teniendo en cuenta el respeto a la autonomía de cada agente aun dando el visto bueno.

—————

Ehunzangoa

Ehunzango izenez ezagutzen badugu ere,gehienek, 30 hanka besterik ez dituzte: 15 alde bakoitzean, baina 100 hanka dituztela dirudi. Egia esan, izena asmatu aurretik inork ez zuen hankak zenbatzeko lana hartu. Ehunzangoen artean ezpesie desberdinetakoak aurkituko ditugu; Horietako batek 300 hanka ditu. Oso azkar ibiltzen dira.

Hoy le empiezo a entrar a abian y voy a empezar fuerte por uno de los huesos duros. Los criterios para reflexionar sobre organización. Este es un tema de vital importancia porque si la estructura organizativa no está a la altura de los retos planteados y objetivos requeridos sería como utilizar un destornillador para clavar un clavo. Por lo tanto, partes de este texto o al completo si cualquier lector o lectora que lo lea y comparta, o aunque no lo comparta le parece adecuado que se lleve a cabo su debate, le extiendo la invitación a usarlo en la asamblea de abian de su pueblo en el apartado de organización.

En primer lugar hay que partir de la situación actual para saber que es lo que existe y si es adecuado. La primera constatación es que la izquierda abertzale funcionando con la triada Sortu, Ernai y LAB no abarca los retos venideros, no es eficaz en la aglutinación y cohesión mínima de la masa social de la izquierda abertzale junto a todo su caudal tanto histórico como actual y está reproduciendo exactamente un modelo vanguardista en el que Sortu a modo de partido institucional dirigente cortocircuita debido a una sobrecarga de tareas y funciones el buen funcionamiento estructural de la izquierda abertzale lo que ha llevado a la pérdida del carácter de movimiento de liberación por un esquema clásico de partido institucional con tendencia a la endogamia y a atenazar al resto de la izquierda abertzale. Este centralismo de partido junto al carácter institucional lógico que le corresponde a Sortu ha propiciado tanto que la izquierda abertzale tome cada vez más un carácter institucionalista global y al mismo tiempo ha dado pie a cierto autoritarismo que también ha derivado en burocracia.

El origen de estas deficiencias más allá de la actitud personal que puedan llevar adelante los y las militantes (nadie es perfecto) se encuentra en la propia definición de Sortu, que ha ido perdiendo su carácter de unidad popular por lo que se ha demostrado con creces durante los últimos años que una organización como Sortu con sus responsabilidades lógicas de dinamización institucional y de trabajo en EH Bildu está incapacitada por definición y carácter para ser la dinamizadora global de la izquierda abertzale en todos los ámbitos y de su estrategia general. Tiene que ser la propia izquierda abertzale en su conjunto y en todos los diferentes ámbitos la encargada no ya solo de dinamizarse así misma sino de dinamizar a la clase trabajadora vasca hacia los retos requeridos y objetivos estratégicos.

Teniendo en cuenta estos retos y estos objetivos estratégicos, tanto la lucha institucional, como la lucha popular y movilizadora, así como la lucha desobediente, internacionalista o feminista pasando por la activación social junto a la construcción nacional y social de cara a un poder popular requieren estar en un plano que en ningún caso pueden estar en grado de dependencia o subsidiariamente a la lucha institucional porque impiden en alto grado su libre desarrollo y expansión.

Ese grado de dependencia ha sido una de las características principales de los últimos años a nivel organizativo y los resultados y carencias están a la vista, siendo una de las grandes preocupaciones de la masa social.

La propuesta organizativa que se va a plantear aquí busca una serie de objetivos diversificados. Por una parte que sea la adecuada tanto para el reforzamiento de la izquierda abertzale como movimiento de liberación nacional y social, que sea adecuada al futuro y los retos que están por venir y que al mismo tiempo supere en flexibidad, diversidad y eficacia incluso al modelo de movimiento de liberación nacional que se ha ido perdiendo. Por otra parte, que sirva para ir aunando mediante un modelo de gestión adecuado las diversas divergencias existentes para que puedan encauzarse de una forma sana abriendo los cauces de participación y empoderamiento, haciendo de la discrepancia y el intercambio de propuestas e ideas un valor y una oportunidad de crecimiento mediante la critica / autocrítica a modo de motor revolucionario, en vez de un supuesto lastre.

En el documento abian, apartado 5, el cual trata sobre modelo organizativo se lanzan una serie de reflexiones, algunas posiblemente adecuadas, algunas otras no tanto y otras más demasiado abstractas e incluso contradictorias. En cualquier caso, el modelo organizativo llevado hasta ahora de a 3 (Sortu, LAB y Ernai) no se pone en reflexión ni cuestión pese a que a lo largo del propio documento y en las aportaciones recogidas sea un modelo bastante contestado.

En el documento abian no se concretiza ningún tipo de modelo estructural y organizativo mas allá de lo conocido, y diversas orientaciones pero remarca un punto especial: “La dinamización política de la estrategia general del proceso de liberación es responsabilidad de Sortu”.

La propuesta siguiente  viene a contradecir esa tesis y forma de funcionamiento y aportar un nuevo modelo organizativo estructural definido y concreto (aunque abierto).

Teniendo en cuenta lo escrito hasta ahora de cara al punto de antolaketa – organización, propongo que se tenga en consideración esta propuesta organizativa:

– La dinamización política de la estrategia general del proceso de liberación es responsabilidad de la izquierda abertzale en su conjunto organizativo, de toda su militancia y de toda simpatizante que quiera aportar en ello.

(Es decir, la dinamización política y la estrategia general debe estar en manos del conjunto de la izquierda abertzale, todas las organizaciones deben contar con autonomía y marcos de colaboración con el resto y los mecanismo de orientación y decisión globales de cara a la estrategia general deben ser similares en filosofía a mecanismos flexibles y expansivos como el del propio proceso abian).

– La izquierda abertzale a nivel estructural puede constar de:

Sortu: Unidad popular de masas. Dinamizadora de la lucha institucional para la acumulación de fuerzas heterogéneas y puente receptivo entre las instituciones y el movimiento popular. Sortu no debe ser el centro de nada sino el receptor de las diferentes expresiones y sensibilidades de la izquierda abertzale.

Ernai: Organización revolucionaria. Dinamizadora del movimiento juvenil.

LAB: Sindicato de masas. Dinamizadora de la clase trabajadora asalariada en los centros de trabajo.

Org. internacionalista: Organización revolucionaria. Dinamizadora de la lucha internacionalista.

Sindicato estudiantil: Organización revolucionaria. Dinamizadora del movimiento estudiantil.

Organización anti-represiva: Movimiento de masas

Org. feminista: Organización revolucionaria. Dinamizadora del movimiento feminista.

Org. revolucionaria / poder popular: Organización revolucionaria

EPPK / EIPK: Lucha en las cárceles. Exilio.

(.)

Esta estructuración asegura la diversidad organizativa, tiene la capacidad de aunar todo el caudal histórico de la izquierda abertzale además de ampliarlo, pone las bases para una fábrica de militantes, nivela la importancia estratégica de los diversos ámbitos de lucha sin dar preponderancias que puedan derivar en la visión de embudo y da pie a crear marcos donde se puedan gestionar las contradicciones y resolverlas mientras flexibiliza de manera expansiva el propio despliegue del movimiento de liberación.

* Este modelo en ningún caso sería cerrado y concluyente sino siempre abierto a la expansión y a sumar, aún desde la diferencia. En el caso de Països Catalans por ejemplo nos podemos encontrar en la izquierda independentista dos organizaciones revolucionarias generales y estratégicas (Endavant, y Poble Lliure). Otro punto que debería llevar a una reflexión profunda es la separación estructural entre Ipar y Hego Euskal Herria.

Anexo 1: Tanto el movimiento histórico ekintzale como referentes comunistas o de cualquier corriente organizada tendrán derecho tanto a formarse como a ser partícipes de la unidad popular y de la estrategia general de la izquierda abertzale si así lo desean en igualdad de condiciones que cualquier militante.

Tanto la Org. Internacionalista como el Sindicato estudiantil y la Org. feminista en la práctica ya existen tanto en baremos abertzales como socialistas estratégicos, el cambio supondría elevar su posición para ponerla en igualdad de importancia y condiciones con el resto y acabar con el sectorialismo minimizador de movimientos y luchas indispensables y estratégicas de cara al estado socialista vasco.

La organización anti-represiva a parte de ser una necesidad podría ser producto de un debate y una confluencia que debe llevar a cerrar ciertas heridas.

Anexo 2: Me reservo por ahora un añadido a la  aportación de este debate  organizativo concreto pero que tiene su importancia. En cualquier caso la influencia puede ser extraída de la lectura de “Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión” Victor Serge 1925) ()

Anexo 3: Obviamente una organización no nace por el mero hecho de que se escriba su posible definición sino que es parte de un desarrollo a llevar a cabo. Debido a la importancia estratégica del movimiento popular, el despliegue del poder popular y el socialismo revolucionario abertzale como una parte del caudal histórico de la izquierda abertzale estas serían algunas de las razones para las que creo en su necesario resurgimiento y las razones por las que no debería ser temido.

¿Por qué se tiene miedo a las organizaciones revolucionarias?

Términos como organización revolucionaria o términos como vanguardia son temidos. Y hay razones para ello. No simplemente desde la óptica del que teme la revolución, que también. Entender la vanguardia revolucionaria como un grupo de iluminados auto-eregidos que tienen como misión el dirigismo del rebaño hacia el paraíso es una de ellas. Entender la vanguardia como “el que manda” es otra.

La vanguardia no se puede auto-eregir, ni estar encerrada en sí misma, ni ser una autocracia. Se funde con el pueblo, es pueblo y se interpreta, no para acomodarse en él sino para activarlo hacia el cambio. Es un rango que ese pueblo ofrecerá. Surge como una necesidad y aparece en su momento sin ser forzada. Crece en fuerza si se lo merece y es débil si se lo merece.

Tiene sus características. Debe tener una teoría revolucionaria, debe tener una auto-crítica radical, ser transparente en sus intenciones, debe crear protagonistas y no serlo, debe blindarse frente al enemigo. No existe revolución posible sin ella. Si el objetivo no es la revolución no es (son) necesarias.

¿Por qué se tiene miedo a las organizaciones revolucionarias en Euskal Herria?

No hace falta explicar porque teme el enemigo a las organizaciones revolucionarias porque es obvio. Sin embargo ese temor puede darse en las masas populares si esa organización puede caer en el dirigismo o darse  en cuadros dirigentes externos a la organización revolucionaria temerosos de perder influencia. En cualquier caso, una organización revolucionaria con el norte claro no cae en ninguno de esos errores ya que su praxis le llevará a crear protagonistas y no a serlo, partiendo siempre de la humildad y del ejemplo, no de la imposición.

Otras fuentes que crean temor están relacionadas con el contexto político actual ya que puede existir la creencia de que organizaciones de ese tipo “puedan dinamitar el proceso” como si fuera algo inmovil o lanzarse con excesiva ligereza a una línea política que pueda traer la derrota. Hay que decir que son comprensibles estos temores pero que no son nuevos. Se han producido en todos los procesos revolucionarios.

¿Por qué la unidad popular no es “organización revolucionaria”?

– La izquierda abertzale y su espectro sociológico y político es plural. Comunistas, socialistas, libertarios, libre pensadores y socialdemócratas… Gentes honestas abertzales y de izquierda con diferentes intensidades ,tendencias y experiencias de los sectores populares de este país. De ahí surgió la unidad popular. De la unidad en torno al proyecto independentista y socialista.

– La unidad popular, ha sido, y como no podía ser de otra manera, un mero acompañamiento del movimiento popular. Imposibilitada en alto grado para generar, sustentar y alimentar a éste. El movimiento popular es clave de cara al desarrollo del proceso del liberación nacional y social. La unidad popular ha sido alimentada por el movimiento popular y no al revés. Lo cual es perfectamente lógico e imposible de revertir porque precisamente unidad popular significa eso; Receptor de los diferentes ámbitos de lucha. La unidad popular es fuerte si el movimiento juvenil, obrero, estudiantil, feminista,ecologista, cultural y popular es fuerte y no en sentido inverso. El mantenimiento de la izquierda abertzale como movimiento con diferentes expresiones organizativas como la organización revolucionaria y su autonomía correspondiente, siendo la unidad popular un punto de encuentro de las diferentes luchas y sensibilidades asegura entre otras cosas la capacidad de incidencia del movimiento popular y la pluralidad de la izquierda abertzale imposibilitando volverla monolítica y endógena.

– La unidad popular no puede abarcar ni centralizar la lucha obrera sindical, el movimiento juvenil, el sindicalismo estudiantil, la lucha feminista, la lucha internacionalista etc… Se necesitan herramientas organizativas autónomas para tal labor. De la misma forma no puede abarcar y centralizar la lucha revolucionaria global del movimiento popular, ni darle perspectiva estratégica exógenamente, ni igualarse , sea acaparando o inversamente suprimiendo el recorrido histórico del socialismo revolucionario para lo cual también se requiere herramientas organizativas autónomas. Eso no significa que la unidad popular no tenga discurso ni práctica en todos los frentes pero sería absurdo plantear por ejemplo que iniciativas de cara al ámbito juvenil realizadas por la unidad popular pudieran suplantar a la organización revolucionaria juvenil. Serían complementarias en todo caso.

– La unidad popular no es igual a izquierda abertzale. La izquierda abertzale es un movimiento político de liberación nacional y social con trabajo en diversos ámbitos, con diversas organizaciones. Romper la flexibidad organizativa y seguir un modelo clásico burgués de partido aunque se tengan buenas intenciones y se intente abarcar trabajo fuera de los ejes de partido clásico está abocado a ser parásito de las dinámicas populares y centrado en un ombliguismo institucional y electoral siendo el camino directo más rápido hacia la integración en el sistema.

– Buscar la cohesión ideológica global en la unidad popular hace que los mínimos común denominadores a acordar se conviertan a la larga en máximos para todos. Desplazando a los amplios sectores socialistas revolucionarios (u otros) en el caso de que no estén organizados. Una unidad popular endógena a todos los niveles pondría al servicio de una estrategia institucional limitada por el sistema el caudal de lucha popular y la energía del movimiento popular en buena parte neutralizandolas.

– Recordemos que hablamos de una organización revolucionaria, y no de un partido de masas electoralista que debe llegar a amplios sectores sociales. La organización revolucionaria debe activar a la sociedad sin partidismo y dar cuerpo a ese “eco-sistema” donde se recogen los frutos además de gestionar tanbién altos niveles de compromiso.

¿Por qué se necesita una nueva organización revolucionaria?

– Las organizaciones de “combate” ( en el sentido amplio y no necesariamente literal de la palabra) y estratégicas (esfuerzo constante de análisis de como derrotar al estado y alcanzar los objetivos estratégicos resumidos en la consecución del estado socialista vasco), que dinamicen y refuercen el tejido asociativo, que estén diseñadas para un enfrentamiento ideológico frontal contra el sistema y que se muevan cómodas en aguas turbulentas han sido los pasaportes que han asegurado un victoria estratégica en multitud de procesos de liberación nacional y social.

– A primera vista, es más factible una organización menos exigente que otra más exigente con sus miembros, pero la efectividad de cada una de ellas se empezará a demostrar cuando concluyan las fases de “normalidad social” y vuelvan las decisivas fases de crisis, de luchas, de urgencias y de tensiones, en las que se demuestra la valía de una militancia preparada, crítica, versátil y polivalente, virtudes humanas que exigen años de entrenamiento y aprendizaje.

– Las características concretas de la organización revolucionaria dependen de la coyuntura, del futuro requerido, no tiene dogmas. Ni siquiera que solo sea necesariamente una. Realmente la vanguardia de múltiples cabezas es la más peligrosa y la que hoy en día puede enfrentarse a la vanguardia reaccionaria con sus múltiples cabezas y vencerlas. Es necesaria una organización revolucionaria y socialista independiente pero partícipe de la unidad popular y la izquierda abertzale para por una parte mantener la llama histórica del socialismo revolucionario que es parte de la unidad popular aunque no lo es todo, ya que la unidad popular es plural, y para generar, sustentar y alimentar al movimiento popular y al poder popular.

– Existe una descompensación en la situación de Euskal Herria donde el independentismo de izquierda cuenta con unas bases fuertes pero donde la estrategia no acaba de despegar a nivel movilizador y de iniciativas potentes que puedan sacudir la coyuntura política y donde el movimiento social va perdiendo peso y equilibrio en relación a la centralidad que está tomando el institucionalismo.

– El trabajo institucional y el contra-poder, al mismo tiempo, cuentan con muchísimas dificultades debido a que los límites de la legalidad jurídico-política unida a los intereses electorales se suelen superponer a los intereses y necesidades de la lucha popular dejándolos subordinados del institucionalismo si no existe cierta tensión. Además el trabajo institucional requiere una dedicación que impide invertir en profundidad en la lucha popular y en una estrategia rupturista. Es por ello que es necesario liberar la capacidad organizativa revolucionaria.

– La verdadera energía y “secreto” de la izquierda abertzale reside en los barrios, pueblos y ciudades. Si se va perdiendo el “punch” ahí, siendo sustituido por titulares de prensa o macro-política, quizás aparentemente abarquemos mucho pero de tanto abarcar al final no quede potencia para apretar. Es una constatación que un partido de masas electoral pierde progresivamente su conexión con la lucha popular de no existir puentes.

– Una izquierda abertzale totalmente “legalista” es el pasaporte directo a su derrota estratégica e ideológica. Una izquierda abertzale sin organizaciones revolucionarias que junto a otras de diferente perfil puedan convivir está condenada a la quiebra ideológica, quedaría subordinada a la estrategia amenazadora y violenta del estado, y totalmente desprotegida a futuras amenazas y ofensivas que el estado no dudará en utilizar según sigan aumentando las contradicciones históricas y aumente la crisis política y económica . La necesidad de organizaciones den diferentes espacios y planos es una constante histórica del movimiento revolucionario que de no llevarse a cabo produce asimilación directa. en el pleno legalismo  se puede producir la derrota ideológica como previo paso a la renuncia a los objetivos, ya sea por el hábito que crea el respeto a la legalidad, porque los objetivos se convierten en “utopía irreal” o porque los mecanismos de esa legalidad no están más que diseñados para asimilar, domar y condicionar.

– El ejemplo y no el dirigismo, la actitud creada al margen del sistema en la lucha popular son claves que deben acompañar todo el proceso de liberación nacional y social vasco. Esencialmente aseguran la pervivencia del proyecto revolucionario vasco hacia la independencia, el socialismo y el feminismo. Cómo se caracteriza esa vía en cada coyuntura que movimientos y que perfil tienen es un debate paralelo pero necesario. La pervivencia en todos los planos de la izquierda abertzale es el seguro que imposibilita a los estados vencer. Paso imprescindible para ponerse en situación de ganar.

– Sumar y no restar. Es evidente que progresivamente se han ido distanciando y enfriando muchos sectores populares imprescindibles en un proceso que continua a día de hoy. La organización revolucionaria es un elemento capaz de hacer recuperar parte de la confianza perdida en ese sentido. La aceptación de la crítica, el debate abierto, el derecho a disentir como muestra de riqueza debe ser re-aceptado. De lo contrario no existirá proceso de cohesión, no se curarán heridas y de cara al futuro traerá muchas consecuencias negativas que ya se pueden empezar a intuir.

– La organización revolucionaria es la única que puede hacer desplegar y dinamizar en toda su dimensión profunda la lucha popular y elementos de confrontación. No es casual las grandes dificultades que existen de cara a la activación y a la confrontación sino que tienen una relación directa con la inexistencia de esta organización. Las dificultades existentes para activar la desobediencia, la insumisión, el tensionamiento necesario de cara a tumbar el muro impositivo de los estados es un vacío atronador.

– Para que la izquierda abertzale entre en una dinámica de refuerzo ideológico (compartido), de confrontación democrática y de desobediencia que será de vital importancia en el marco de un proceso revolucionario debe haber una dinámica popular construida y debe haber una participación amplia en las estructuras asamblearias, deben existir fábricas de militantes y trabajo en el movimiento popular. La organización revolucionaria ha sido sin lugar a dudas la mayor fábrica. Y no se puede vivir eternamente de las rentas. La izquierda abertzale podrá gestionar los réditos del trabajo de hormiga, silencioso y anónimo realizado durante años y décadas pero cómo llenar esos vacíos aparece en la agenda por pura necesidad. La nueva fase política que se ha abierto en Euskal Herria que cuenta con sus potencialidades pero también con su peligrosidad puede que haya llegado a un punto final de las “rentas generadas” y sea difícil encontrar nuevos generadores de ellas. Lo cual puede hacernos entrar en una especie de realidad virtual que nos coloque con una visión de embudo y no nos haga percatarnos de la fotografía al completo.

– La credulidad en las promesas de los opresores, los límites de la lucha de mera protesta, que carezca de una visión crítica del opresor,el desconocimiento de los objetivos del opresor y de su ferocidad,la capacidad burguesa para pudrir las luchas,la tendencia a la burocratización de la izquierda, la tendencia al corporativismo economicista del sindicalismo, la tendencia a estancamiento y retroceso de los movimientos populares y sociales junto a los efectos alienadores y disgregadores del capitalismo y la efectividad de la represión confirman históricamente la necesidad de la organización revolucionaria.

– Es necesario el impulso de una teoría socialista vasca de carácter revolucionario (junto a otras teorías similares o paralelas del amplio arco de la izquierda y de la unidad popular). La desaparición de las herramientas que estaban destinadas a la tarea histórica de servir de puente entre la acumulación independentista y de izquierdas de diferente carácter e intensidad hacia el proyecto socialista neto hace que  no contar con las herramientas del socialismo revolucionario pueda abocar en relación al proyecto independentista y socialista en su faceta socio-económica la reparación del sistema, su parcheo y mejora en vez de su aniquilación/transformación y en el apartado nacional chocar contra el muro de la imposición y hacernos adentrar en la desorientación debido a la falta de teoría y acción necesaria para derribar ese muro.

– Porque lo quiere mucha gente. No es solo por cuestiones técnicas,ideológicas o estratégicas que también. Un movimiento político de liberación nacional y social no puede dar la espalda a los sentimientos de la gente. Los sentimientos son el hilo conductor de los cambios. Un movimiento revolucionario, popular, de clase, pegado a la calle y al terreno,con trabajo de hormiga, constructor y destructor, innovando para superar los errores históricos, que resuma y recoja la gran tradición de pelea de las organizaciones revolucionarias vascas históricas y que ponga las vistas al futuro desde esa filosofía revolucionaria renovada y dispuesta a crear las condiciones que nos hagan avanzar junto al resto de organizaciones y sectores populares de este país. No es pasado, es futuro.

12 thoughts on “Abian. Propuesta organizativa. Al grupo promotor no le gusta ¿y a tí?

  1. kaixo borroka garaia da, he aqui mi reflexion a la pregunta que planteas.

    1- Antes de empezar te diria que el titulo en si puede ser atrayente o “bacilon”, es decir, tiene enganche. Aun asi, no creo que ninguna respuesta este basada por “gustos” ni que por “gustos” tengamos que decidir. Es decir, el debate organizativo no es cuestion de gustos, ni siquiera de reafirmacion de nuestra identidad. Es mas, yo si creo que cualquier modelo organizativo no vale para cualquier estrategia, y que por lo tanto primero debemos reflexionar que estrategia y despues como organizarnos para desarrollarla. Si en esto ultimo estamos de acuerdo, no entiendo tu primera argumentacion, pues niegas este hecho para justificar que la respuesta no te convence… no se yo, a mi si me parece que estrategia y organizacion van de la mano. Ejemplo: para un movimiento con una estrategia que no contemple la construccion del poder popular y base todo su hacer en las instituciones no es necesaria ninguna organizacion revolucionaria ni tampoco ningun bloque de organizaciones sectoriales. Por la tanto la afirmacion a mi entender es correcta, otra cosa es estar de acuerdo o no.

    2- Me parece importante antes de seguir aclarar un matiz. Comentas que al talde eragile no pero que ha otra gente si le ha gustado tu propuesta y que tirando de ese hilo se ha realizado la enmienda de la “cuarta pata” o “organizacion revolucionaria”; con video incluido tanto en la pagina como en el primer comentario de este blog.

    Pues bien. yo no creo que sea el mismo planteamiento. Y de hecho, así se ha considerado tambien por el grupo motor de abian puesto que se plantea votarlas por separado. ¿por que no es el mismo planteamiento? A mi entender por varias razones:
    * Una solo plantea una nueva organizacion, no crear dos nuevas estructuras e integrar otras dentro de la IA.

    * El planteamiento de la cuarta pata le responde al objetivo fundamental (asi lo he entendido) de la construccion del poder popular y la dinamizacion del movimiento popular. Tu propuesta crea mas de una organizacion para dinamizar el movimiento popular ( las sectoriales; estudiantes, feminista, internacionalista…). Estas organizaciones estan dentro de la IA y luego dinamizan la lucha sectorial en la que toman parte a traves de la desdoblacion…

    * Ademas, estoy seguro que esos pequeños matices que nos matan marcarian la diferencia y pondrian muchos mas acentos entre los dos planteamientos.

    Por lo tanto, en lo que si coinciden es en el plantear algo mas alla de las tres patas actuales (que digo yo, son cuatro, pero bueno por aquello de la legalidad y tal… pero que no se nos olvide)

    Siguiendo con este punto, en cuanto a que la inversion es para dentro de la IA y no para el mov. independentista. Este es un extenso debate ya que esto de acuerdo con tigo cuando planteas que para que el mov. independendista avance, la IA debe de estar fuertemente y eficazmente organizada. Ahora bien, si me permites planteo aqui una serie de cuestiones:

    a) La IA vive una crisis identitaria a mi parecer. Muchas de las aportaciones, debates… que he vivido creo que le responden a que tras 50 años de una estrategia concreta que ha crerado la identidad de la comunidad politica de la IA ahora miramos mas al pasado incluso idealizandolo sin recordar los errores analizados y las soluciones propuestas. Somos un movimiento con memoria. Y gracias. aunque sabemos que por desgracia hemos retrocedido en varios aspectos. A lo que voy… ¿es el momento de organizarnos para si? es decir, el modelo que planteamos le responde a las necesidades de la IA o de la estrategia independentista transformadora que estamos planteando? Es decir, necesita el movimiento independentista fuerte, eficaz y con vocacion de ser hegemonico que la IA se encuadre en nueve organizaciones para dinamizar las luchas sectoriales?

    b) Suigiendo con lo anterior. ¿ es necesidad de la estrategia o de la propia IA? Y si es la segunda,¿ no es la IA un instrumento para la clase trabajadora y los secotres populares en aras de su liberacion? Y si es asi, ¿ no es ese clase trabajadora y los sectores populares quienes conforman ese sujeto independentista en si, y que nuestro objetivo es que se convierta para si? Si es asi, necesitamos gastar la energia que supone 9 organizaciones revolucionarias (cuadros politicos, dinamicas internas, metodologias de debate, participacion y decision…) para la creacion de dicho sujeto? Yo creo que no. es mas, creo que este esquema esta lejos de crear una IA “fuerte y resuelta”.

    3- Para la confrontacion estado/EH no hace falta una IA organizada en nueve frentes, sino un movimiento independentista, un pueblo trabajador organizado en diversos frentes para la consecucion de su libertad. Y sabemos que la IA nunca aglutinará al PTV en su conjunto, es mas ni quiere. Lo que si es, es la gasolina de ese motor, el sistema nervioso de ese cuerpo.

    Totalmente de acuerdo con la apreciacion de que el bloqueo es doble, pero no podemos desbloquear ambos con los mismo instrumentos. es por ello que a mi entender la propuesta organizativa quizas le pueda responder al bloqueo interno, (aunque mi opinion es que no es problema de cuantas organizaciones sino del debate de fondo, por ejemplo: dinamizacion/desdoblamiento/ que entendemos por movimiento popular/ cuales son las palancas para la desobediencia/ como desestabilizar el statu quo actual…) pero no creo que sirva para avanzar en el proceso de liberacion nacional y social. Menos si aceptamos la tesis de abian como buena.

    4- 5 en cuanto a lo del realismo:
    * deberiamos mas alla del plano teorico contrastar los porques de la evolucion organizativa de la IA: Disolucion de egizan y creacion de BF, entre muuuuchas otras cosas, en base a la reflexion de crear una organizacion no para la IA sino para el mov. feminista. es decir, no para desarrollar la lucha feminista desde el plano de la IA sino para incidir en clave de IA en el Mf. Y se soluciona con una organizacion independiente. Mas de lo mismo con LAB y su salida del bloque KAS. Por mencionar otra, en cuanto al sindicato estudiantil, aun haciendo suyos en el ultimo congreso y ratificados en el “biltzar porzesua” los objetivos estrategicos de la IA, se situa como organizacion autonomo y parte del movimiento popular (esto tambien muy debatible). Por lo tanto se parte de una propuesta en la que se toman decisiones de organizaciones con derecho a decir que no. en ese caso, si dos dicen que si y tres que no… El esquema sigue siendo valido?

    *Y por realismo entiendo que necesitamos muchos mas militantes que ahora. Eso si, bajo este planteamiento, se necesitan muchos para llenar las estructuras de la IA que entiendo deberian organizarse en todos los pueblos y barrios. Existir existen. Pero me gustaria saber si en tres pueblos de toda EH estan todas estructuradas ( y a poder ser no con las mismas personas)

    Para terminar, me disculpo por la chapa y añado: me ha gustado la propuesta de Kuadro Gorriak en cuanto a la organizacion revolucionaria.

    Aun asi, y crero que este debate ya se ha dado en el blogn pero quiza no con la seriedad (u otro adjetivo mas apropiado) suficiente. Puede ser SORTU, tras la refundacion que plantea abian esa organizacion revolucionaria? Puede cumplir esas funciones?

    A mi entender si, de hecho, debe hacerlo. El hecho de proponer una nueva estructura a mi parecer le responde mas a la desconfianza que a otra cosa (totalmente justificado por cierto). Aun asi, tenemos las mismas garantias de que esa orgn revolucionaria cumpla su funcion que que las cumpla SORTU.

    de momento asi, que ya es demasiado.
    un saludo

    • Aupa! Bueno al final dices que “te ha gustado” la propuesta de Kuadro Gorriak en cuanto a la organizacion revolucionaria por lo que ese “me ha gustado” yo simplemente lo he puesto en sentido inverso en el título. Oye, que no pasa nada porque gusten o no gusten diferentes propuestas. Gustar una propuesta tiene el sentido de estar más o menos de acuerdo y no gustar pues es lo contrario.

      En cuanto a lo de la incompatibilidad, ya lo he explicado. Incompatible es que no puede existir, ocurrir o hacerse al mismo tiempo que otra cosa. Y ningún modelo estructural es incompatible per se con ninguna estrategia (pues no habrán existido pocos esquemas estructurales similares con diferentes estrategias en la historia). En todo caso puede ser adecuado o no, pero para ello hay que dar razonamientos y no suposiciones inventadas y sacadas de la manga (como que la supuesta prioridad sea la endogamia organizativa de cara solo a la propia izquierda abertzale o viajes en el tiempo), lo cual más que razonamientos parecen prejuicios.

      En cuanto a la propuesta de la cuarta pata presentada es totalmente exacta a la mia en el sentido de la necesaria creación de una organización revolucionaria y no es que esté totalmente de acuerdo con ella sino que los argumentos y contenidos son los mismos que los mios. De hecho son calcados. Siendo propuestas totalmente compatibles con el añadido de más integraciónes organizativas. Que de hecho en mi enmienda pone “la izquierda abertzale puede contar con”. Por lo que sería en todo caso la mia una extensión pero totalmente compatible. Y en este caso compatible con su verdadero significado. No se excluyen. Ya que yo estoy plenamente a favor de la creación de una organización revolucionaria en los baremos planteados y a parte también a favor de que de un salto si asi lo desean otras organizaciones por lo que contraponerlas no me parece adecuado.

      Mi planteamiento de la pata organización revolucionaria es exactamente igual al de koadro gorriak. Te estoy diciendo que han sido ellos los que han cogido mi propuesta para darle cuerpo. Cuando estás leyendo su propuesta estás leyendo de mi puño y letra. No existe ninguna diferencia y por lo tanto tampoco es correcto lo que afirmas. No es crear una organización para integrar dentro o para dinamizar otras organizaciones de la IA y sus tareas o de las que son de la IA pero no tienen “sus derechos”.En cualquier caso una enmienda no puede sustituir un proceso fundacional que sería el requerido.

      En cuanto a las reflexiones que haces te diré mi postura. Yo cuando escribí la enmienda lo hice pensando a futuro contando con lo que hay y lo que puede haber de darse cauce, es decir la estructura óptima que puede estar disponible para conseguir los objetivos, no para poner un trofeo en una vitrina. No mirando al pasado. De hecho, las organizaciones revolucionarias que han existido en este país hoy no estarían preparadas para por ejemplo dar fuerza al poder popular a la altura que el momento exige ya que en mi opinión una organización revolucionaria para dar cuerpo a los retos venideros va a tener que cambiar muchas clavijas y deshechar algunos paradigmas de metodologia, algunos considerados históricos en cuanto a modo de funcionamiento. Hay que organizarse para sí, hace falta mucha más militancia y creo que se puede conseguir. Creo que puede haber un crecimiento exponencial si la organización revolucionaria se asienta. Y todo esto junto a más factores puede hacer precisamente que el pueblo se active y se lleven adelante con energia. Por lo que mas que dos planos diferentes, aunque lo sean, creo que son vasos comunicantes. Hace falta militancia y una IA fuerte, diversificada y expansiva para que haya un pueblo trabajador fuerte. Por lo que es necesidad de la IA pero del pueblo trabajador también. Obviamente la IA sería por tanto un instrumento para impulsar el sujeto y no el sujeto sino una parte de este junto con su aportación y alguien que intenta sumar a este mas voluntades y actividad.

      Hablamos de 9 organizaciones como si fuera una locura pero veamos… Existen todas ya salvo la revolucionaria y la antirepresiva. Que parece que se está diciendo como si solo tuvieramos tres y a ver de donde sacamos para 6 más. La diferencia fundamental mas allá del número de marras que es lo menos importante, es la filosofía de la enmienda, que es ésta: Creación de una organización revolucionaria y que la dinamización política y la estrategia general debe estar en manos del conjunto de la izquierda abertzale, todas las organizaciones deben contar con autonomía y marcos de colaboración con el resto y los mecanismo de orientación y decisión globales de cara a la estrategia general deben ser similares en filosofía a mecanismos flexibles y expansivos como el del propio proceso abian y no centralizados en Sortu como hasta ahora. (y añado, tampoco la organización revolucionaria debe centralizar nada).

      ¿y Por qué aparte, sortu no es ni puede ser una organización revolucionaria? Te copio lo que escribí en el blog hace más de tres años:

      – La izquierda abertzale y su espectro sociológico y político es plural. Comunistas, socialistas, libertarios, libre pensadores y socialdemócratas… Gentes honestas abertzales y de izquierda con diferentes intensidades ,tendencias y experiencias de los sectores populares de este país. De ahí surgió la unidad popular. De la unidad en torno al proyecto independentista y socialista.

      – La unidad popular, ha sido, y como no podía ser de otra manera, un mero acompañamiento del movimiento popular. Imposibilitada en alto grado para generar, sustentar y alimentar a éste. El movimiento popular  es clave de cara al desarrollo del proceso del liberación nacional y social. La unidad popular ha sido alimentada por el movimiento popular y no al revés. Lo cual es perfectamente lógico e imposible de revertir porque precisamente unidad popular significa eso; Receptor de los diferentes ámbitos de lucha. La unidad popular es fuerte si el movimiento juvenil, obrero, estudiantil, feminista,ecologista, cultural y popular es fuerte y no en sentido inverso. El mantenimiento del MLNV como movimiento con diferentes expresiones organizativas como la organización revolucionaria y su autonomía correspondiente, siendo la unidad popular el punto de encuentro de las diferentes luchas asegura entre otras cosas la capacidad de incidencia del movimiento popular y la pluralidad de la izquierda abertzale imposibilitando volverla monolítica y endógena.

      – La unidad popular no puede abarcar ni centralizar la lucha obrera sindical, el movimiento juvenil, el sindicalismo estudiantil, la lucha feminista, la lucha internacionalista etc… Se necesitan herramientas organizativas autónomas para tal labor. De la misma forma no puede abarcar y centralizar la lucha revolucionaria global del movimiento popular, ni darle perspectiva estratégica exógenamente, ni el recorrido histórico del socialismo revolucionario para lo cual también se requiere herramientas organizativas autónomas. Eso no significa que la unidad popular no tenga discurso ni práctica en todos los frentes pero sería absurdo plantear por ejemplo que iniciativas de cara al ámbito juvenil realizadas por la unidad popular pudieran suplantar a la organización revolucionaria juvenil. Serían complementarias en todo caso.

      – La unidad popular no es igual a MLNV. El MLNV es un movimiento político de liberación nacional y social con trabajo en diversos ámbitos, con diversas organizaciones. Romper la flexibidad organizativa y seguir un modelo clásico burgués de partido aunque se tengan buenas intenciones y se intente abarcar trabajo fuera de los ejes de partido clásico está abocado a ser parásito de las dinámicas populares y centrado en un ombliguismo institucional y electoral siendo el camino directo más rápido hacia la integración en el sistema.

      – Buscar la cohesión ideológica global en la unidad popular hace que los mínimos común denominadores a acordar se conviertan a la larga en máximos para todos. Desplazando a los amplios sectores socialistas revolucionarios en el caso de que no estén organizados. Una unidad popular endógena a todos los niveles pondría al servicio de una estrategia institucional limitada por el sistema el caudal de lucha popular y la energía del movimiento popular en buena parte neutralizandolas.

      – Recordemos que hablamos de una organización revolucionaria, y no de un partido de masas electoralista que debe llegar a amplios sectores sociales. La organización revolucionaria debe activar a la sociedad sin partidismo y dar cuerpo a ese “eco-sistema” donde se recogen los frutos.

      Para finalizar, el tema de la desconfianza sería entrar en temas psicológicos, pero de la misma forma que afirmas que el hecho de proponer una nueva estructura a tu parecer responde mas a la desconfianza que a otra cosa se podría decir que el hecho de negarla también y al final la desconfianza y la confianza no se pueden medir en un peso por lo que solo los argumentos políticos tienen razón de ser y que las confianza y desconfianzas solo cara a cara y en igualdad de condiciones con todo encima de la mesa pueden solventarse.

      En mi opinión no es que simplemente Sortu en caso hipotético no pueda cumplir un papel de lo que no es sin existir sobrecargas, hechos negativos y problemas en cantidad de ámbitos sino que lo ha demostrado ya y es una realidad encima de la mesa.

      Saludetes, un abrazo y perdón por extenderme demasiado.

      • sortu organizacion revolucionaria y ehb nueva unidad popular del pproceso independentista. Unidad popular que abarque diversidad ideologica y sortu como canalizador del nacionalismo revolucionario y dinamizador de la estrategia popular. Esa mi apuesta, y para ello, por supuesto refundacion de sortu y de ehb. Si damos ese paso estaremos en condiciones de poder avanzar en el proceso y analizar los errores y aciertos de la apuesta. El esquema organizativo no es cerrado, no se acaba el mundo aqui. Animo

      • Aupa, Borroka Garaia!

        Brevemente y en Español. La estrategia de la Izquierda Abertzale actual es totalmente reformista y de integración paso a paso en el sistema capitalista e imperialista. Por eso necesitan una coalición electoral institucionalista, un partido socialdemócrata centralizador y controlador clásico, con poca militancia de base y mucho liberado profesional de por vida -funcionarios y burócratas-, un sindicato cada vez más reformista y unas juventudes que son la cantera del chiringuito. Y a por la “hegemonía electoral”, como hicieron los eurocomunistas en España, Francia e Italia. Y así les fue.

        No pueden admitir la creación de una organización revolucionaria en su esquema, porque automáticamente esta organización, al ser revolucionaria, disputaría la dirección política de la Izquierda Abertzale a SORTU. Y por supuesto, menos aún van a ampliar la dirección política a organizaciones populares feministas, estudiantiles e internacionalistas que han resistido a la liquidación organizativa masiva decretada para poner en marcha el cambio de estrategia, que ha sido un cambio total y radical, lo que ha requerido disolver cualquier estructura que pudiese funcionar como catalizadora del descontento, la crítica y la disidencia dentro de la Izquierda Abertzale actual.

        Lo bueno del proceso ABIAN es que las bases obreras, populares y revolucionarias de la Izquierda Abertzale actual se están dando cuenta, tras siete años de “proceso”, de cuales son los verdaderos objetivos de la camarilla reformista que dirige esta metamorfosis kafkiana. Y que dentro de esas estructuras no hay nada que hacer. No se puede cambiar desde dentro el enorme escarabajo reformista en que se ha convertido la Izquierda Abertzale actual desde el 14 de noviembre de 2009, cuando se aceptaron públicamente los principios Mitchell.

        Así que toca reconstruir el MLNV, y que el escarabajo (de tres patas) haga lo que quiera.

        Por la liberación nacional y social, de género y lingüística del Pueblo Trabajador Vasco, hay que autooorganizarse en pueblos y barrios. Y confederarse a nivel nacional e internacional.

        Gora Euskal Errepublika Ekosozialista! Euskalduna, feminista eta konfederala!

  2. Duela egun batzuk, herri eta auzoetan babesa jaso eta Abian eztabaidaren hirugarren fasera pasatu diren emendakinak publikatu egin ziren (hemen irakurgai). Eztabaida gehien sortu duen gaia Ezker Abertzalearen antolakuntza ereduarena izan da, izan ere, onartutako 5 emendakinetatik 3 atal honetakoak dira. Alde batetik, zuzendaritza kolegiatua ezartzearena. Bestetik, herri mugimenduaren dinamizaziorako antolakunde politiko berri baten sorreraren beharra azaltzen duena. Eta azkenik, hainbat antolakundez osaturiko mugimendu izaera hartzea proposatzen duena, bakoitza funtzio zehatz banarekin. Gatazkaren konponbidearen atalean ere, gai hau lantzeko organismo baten sorrera aipatzen da.

    Gure aburuz, emendakinak aurkeztu diren moduan, proposamenak guztiz ezberdinak edota kontrajarriak direla interpretatzera eraman dezake, baina emendakin osagarriak dira hiruak. Ez dira ideia ezberdinak, baizik eta ideia bera aurkezteko modu ezberdinak, eta kasuren batean, antolakuntza ereduari elementu batzuk gehituta. Horregatik, eztabaidak eskema honi jarraitu beharko litzaiokeela uste dugu:

    1. Abiapuntu bezala, zuzendaritza kolegiatuaren inguruko eztabaida. Honek daukan garrantziagatik eta edozein kasutan aplikagarria den zuzendaritza eredua izateagatik, hau da, zuzendaritza 3, 4 edo antolakunde gehiagoaz osatuta egoteak ez du erabaki hau baldintzatzen, erabaki honek bide propioa dauka.

    2. Gatazkaren konponbidearen gaia landuko lukeen antolakunde espezifiko baten beharraren eztabaida. Hau da, errepresioa, preso eta errefuxiatuak, desmilitarizazioa eta abar landuko lituzkeena.

    3.Hirugarren eztabaida honakoa litzateke: Izaera sozialista eta iraultzailea izango lukeen antolakunde politiko baten beharra, herri mugimendua dinamizatu eta euskal herri boterea eraikiko lukeena. Laugarren hanka ospetsua alegia.

    4. Eta azkenik, bloke politikoari antolakunde ezberdinak batzearen eztabaida: antolakunde feminista, ikasle antolakundea eta antolakunde internazionalista. Antolakunde sektorial hutsak izatetik antolakunde estrategikoak izatera pasatuz.

    Uste dugu hau dela herri eta auzoetako eztabaidetan, hirugarren fase honetan aplikatu beharko litzatekeen eskema naturala. Izan ere, emendakinek ez dute eredu kontrajarririk aurkezten, osagarriak baizik.

    —————-

    Estoy de acuerdo con la metodologia de debate planteada en “laugarrena.net”, pero lo cierto es que segun ha dado a conocer hoy el “talde promotor” la metodologia ba a ser bien diferente:

    “buruz, lehengo bozketan hiru aukera egongo dira: bederatzi erakundez osatutako ezker abertzalea –Sortu, LAB, Ernai, internazionalismoa, ikasleak, feminismoa, EPPK…–; Sorturen, LABen, Ernairen era herri mugimenduaren “dinamizaziorako” antolakundea; eta, txosten ofizialak dakarrena, Sortu, LAB eta Ernai. Hiruko formularen aukera nagusitzen bada, beste bozketa bat izango da: txosten ofizialak defenditzen du Sortuk izan behar duela ezker abertzaleko erakunde nagusia; beste aukera batek proposatzen du Sorturen, LABen eta Ernairen artean zuzendaritza bat osatu behar dela.”

    Esta claro que con esa metodologia se ba a dividir los votos de la gente que apuesta por crear nuevas organizaciones. Se ba a dividir en las dos subsistes que apuestan por ello, mientras que los que apuestan por mantener “las 3 patas” van ha estar todos concentrados en la primera votación.

    Me parece injusto el modelo de votación planteado, puesto que puede darse el caso que a pesar de haber una mayoría a favor de crear nuevas patas, debido a la división del voto, salga adelante la propuesta de mantener lo actual.

    Que podemos hacer ante ello? Que podemos hacer los que creemos que el actual modelo organizativo esta agotado?

    • Osea el problema es que queremos crear mas patas y se divide el boto, aunque quienes planteemos mas organizaciones no las queramos para lo mismo, las mismas funciones…

      Si son planteamientos diferentes, se vota diferente, digo yo

    • Yo no me corto las uñas en publico, no se porque tengo que aguantar que nadie se fume un puro junto a mi o mis hijos.

    • Bastante patético, la verdad. Un punto en contra muy grande, sobre todo porque no aborda las otras adicciones, las más preocupantes de todas, como son la religión, la telebasura, etc.

      Respecto a lo que dice el anterior comentarista, el de las uñas, supongo que a él le parece estupendo que yo tenga que aguantar que haya unos tarados con capirotes que desfilen impunemente por el centro de la ciudad o que se promueva en todos los ámbitos el fútbol succiona-cerebros o, por hablar de drogas propiamente dichas, que la sidra y el vino, así como el café o la coca-cola (todas ellas drogas adictivas, al contrario que el cannabis), sean cosa normal.

      Se nota la falta de nivel. Muy poco nivel.

  3. Argi eta Garbi

    En la fase actual de la lucha por la liberación nacional y social se ha hablado mucho de la cuestión del derecho ha decidir. Nadie duda de que en la sociedad vasca es la mayoría con creces la que apuesta por el derecho a decidir. Un llamado a los estados como a las élites económicas para reconocer la soberanía que deviene del pueblo.

    Un proceso, que debiera ser unilateral, pero que por la incapacidad de ejercer o disputar el monopolio de la violencia a los estados, la lucha por el poder, cuestión del derecho se convierte en el muro para obstaculizar la capacidad que tenemos para decidir, o mejor dicho, ejercer nuestra soberania. Una vez más, demostrando la necesidad de discutir sobre los métodos y espacios de lucha. Si entendemos que no podemos esperar a nada ni a nadie para la construcción de nuestro pueblo, si pasamos de una fase negociadora bilateral a una fase de construcción unilateral, la decisión es la que tiene que derivarse en derecho, y no al revés. Por lo tanto, la desobediencia, la insumisión, y la acción directa toman una especial importancia. Es nuestra labor ejercer la autodeterminación.

    La izquierda Abertzale esta llevando adelante el debate Abian. Un debate en el que toda la militancia tiene el derecho a decidir cual es el proyecto estratégico, la estrategia política y la forma organizativa de la Izquierda Abertzale. Como si de un estado se tratara, se propone una nueva constituyente debido a la falta de cohesión y de debate que ha habido desde el cambio de estrategia.

    Tres cuestiones importantes han hecho necesaria la puesta en marcha de este debate:

    1. La falta de confianza. Esto deviene de la falta de debate desde Zutik Euskal Herria, donde el giro que se dio no fue debatido con la militancia, ayudando a aumentar la desconfianza.
    2. La falta de legitimidad de las estructuras. Si la estructura tiene que ser la garante de llevar la estrategia a delante, si no tiene legitimidad, se queda sola en ese camino.
    3. Los malos resultados de la estrategia planteada a medio plazo. Todas las lineas de intervención planteadas en Zutik Euskal Herria no han dado sus frutos a medio plazo, así destapando la ilusión inicial de las “victorias” conseguidas.

    Con esto sobre la mesa, hemos visto como en este debate han florecido los debates históricos y almas diferentes de la Izquierda Abertzale. Como cuenta gotas han ido saliendo las necesidades que tiene la militancia a la hora de organizar al Pueblo Trabajador Vasco. Es curioso ver que la mayoría de los debates se han dado reflejadas en las formas organizativas, más que en la estrategia política. Sera que la cuestión organizativa tiene una implementación practica en la realidad mientras que el papel lo aguanta todo. Muestra de la madurez política de una militancia que no esta dispuesta a claudicar.

    De la misma manera que los poderes fácticos lo dejan todo “atado y bien atado”, las estructuras “oficiales” actuales de la Izquierda Abertzale han creado la metodología “democratica” perfecta para seguir con la línea errónea de los últimos 8 años. Y ahora vuelvo a la cuestión del derecho a decidir. El proceso Abian, puede servir para ver como el derecho a decidir es una herramienta de los que tienen el monopolio de la violencia, en el caso de la dirección de la IA la capacidad organizativa (estructura, facilidad de preparar los debates, elegir los tiempos…), económica (liberados, sedes…) y coercitiva (el estas con nosotros o contra nosotros, vas a perder a la cuadrilla…), para que las cosas sigan de manera predeterminada.

    Nunca en la historia se ha pedido permiso para crear una organización. Las organizaciones nacen de la necesidad de organizarse para defender unos intereses. Está claro, que la Izquierda Abertzale no ha sabido organizar a amplios sectores de su espacio político, y menos defender sus intereses. De este malestar salen las propuestas organizativas en los debates. Por lo tanto, si los militantes mas conscientes ven la necesidad de crear una organización para defender ciertos intereses, son libres de crear las formas organizativas que vean necesarias.

    Ante el intento de la Izquierda Abertzale “oficial” de parar decisiones (necesidades) con el derecho, la clase trabajadora consciente de las necesidades organizativas tiene que ejercer la autodeterminación para defender sus intereses. Las alianzas y relaciones políticas vendrán después. Ahora es momento de organizarnos!

    Gora Euskal Herri Langilea!
    Antolakuntza ta borroka!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s