Home

roble

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da!. Autoras: Ezezagunak

Hasi baino lehen, testu hau euskaraz behar bezala ezin idaztea edo itzultzea akats bat dela onartzen dugula esan behar da. Horrekin batera horrela izatea sentizen dugula. Urgentea zen lehen bai lehen horrelako hausnarketa bat kaleratzea eta horrela egin izan da. Norbaitek irakurtzen badu eta denbora, gogoa eta ahalmena badu zatika edo osorik euskeratzeko gure iritziz oso ongi egonen da.

Prólogo

Los últimos meses se ha desarrollado un debate intenso dentro de la Izquierda Abertzale sobre cómo resituar la estrategia de lucha y sobre qué tipo de esquema organizativo se necesita para ella. No ha sido un debate cualquiera. No ha sido un debate mágico que ha solucionado todo, pero después de la deriva que se estaba tomando en los últimos años este debate era y ha sido sin duda importante.

Ha quedado claro y patente que una de los elementos que preocupan mucho a la militancia es el aspecto organizativo (aspecto que no se quería casi ni tocar y del que se han tenido que dar algunas concreciones porque la militancia lo ha forzado con sus aportaciones). En los últimos meses se han dado interesantes debates sobre la necesidad de una forma organizativa diferente, una forma de dirección diferente y la necesidad de varias organizaciones nuevas (entre ellas la de los presos y la organización revolucionaria para el movimiento popular -conocida últimamente como Laugarren hanka -la Cuarta pata-). La necesidad de la Cuarta pata y los debates que se vienen haciendo los últimos años en diferentes sectores revolucionarios de Euskal Herria ha sido uno de los elementos centrales del aspecto organizativo. Que esa propuesta organizativa finalmente no haya prosperado, puede suponer en diferentes sectores militantes un fracaso e inducir un sentimiento de derrota y desafección, y hasta sentimientos catastrofistas (algo así como “aquí ya no hay nada que hacer”, “ya está todo perdido”,…). No faltaran aquellas está creando otras opciones fuera de la casa común de la IA (la oficial, si se quiere) y que saldrán públicamente para decir “ya os lo dijimos”, “dentro de la IA oficial no se puede hacer nada”, “el único camino es crear otra cosa”,… . No hace mucho desde filtraciones de un documento clandestino se pedía cohesión dentro del Movimiento de liberación. Para algunas tomar en cuenta esa opinión sigue siendo hoy vital. Para nosotras también. Otra gente ya no hace caso a nadie y decidió hace tiempo andar por su cuenta. No estamos de acuerdo.

La situación actual en (es decir, dentro de) la Izquierda Abertzale es compleja. Está llena de contradicciones y no es fácil muchas veces ver qué es lo que está pasando. Muchas veces eso nos lleva a hacer análisis fáciles, simplistas o no muy reales. Y esas sensaciones post-Abian de derrota y desafección pueden influir en no analizar bien el momento actual del Movimiento de Liberación desde una perspectiva totalizante y estratégica. Somos conscientes de que el momento actual necesita de serenidad, cabeza fría y análisis estratégicos acertados para poder marcar prioridades y caminos de actuación.

En momentos difíciles y complejos acertar en el análisis es vital. Interpretar las prioridades del momento, decisivo. El movimiento revolucionario de este País se caracterizado por haber sabido adaptarse a las situaciones y por haber hecho los análisis y planteamientos adecuados para canalizar su fuerza y generar nuevas condiciones. El siguiente texto tiene como objetivo hacer una reflexión estratégica sobre diferentes elementos que se han dado en los últimos meses en el marco de Abian; pero sobre todo reflexionar sobre de donde veníamos y sobre donde nos han dejado esos debates; reflexionar sobre la situación actual en el Movimiento de liberación y marcar unas posibles ideas y prioridades estratégicas desde un punto de vista revolucionario para la actuación en los próximos meses. Con ello se pretende aportar una granito más en la necesaria reflexión colectiva que se deberá hacer en las próximas semanas y meses, de manera urgente pero con la cabeza fría, en diferentes sectores revolucionarios del País. Nuestra humilde intención es la de aportar un poco más de luz al aparente callejón en el que estamos (aparente decimos, porque en realidad no lo es tanto).

Abian y la contradicción principal

En Euskal Herria ha existido la tradición política en sectores revolucionarios de hablar al Pueblo de manera clara, transparente y directa para transmitirle los análisis más actualizados y concretos posibles. Es verdad también, que muchas veces, por problemas de seguridad no se ha podido hablar de manera clara sobre muchos aspectos. Por otra parte, existe también la responsabilidad de guardar las formas con los posibles problemas internos que han existido, y siempre se ha diferenciado muy bien lo que se decía y cómo se decía “dentro” y “fuera” de casa.

La situación actual necesita que algunas cosas se hablen de la manera más clara posible, aunque hay razones que no se pueden explicar que nos exigen también que algunas otras cosas no se puedan explicar del todo o tan claramente (ya nos entendemos). Dentro de ese márgen, aunque no se puede explicar todo, por lo menos lo esencial para entender el momento. Se necesita de una explicación que no se está dando y que no está llegando a diferentes sectores militantes. En parte, por el vacío político que ha existido y del que luego hablaremos (éste es un concepto clave en este texto).

Mucha gente vio en Abian la posibilidad de cambiar muchas cosas en la Izquierda Abertzale. Ya que la necesidad de cambios era y sigue siendo cuestión crucial. Entre todos esos cambios, para muchos sectores revolucionarios, una de las bases fundamentales era la CUESTIÓN ORGANIZATIVA. Y con razón, ya que la forma y las herramientas organizativas son la base para afrontar cualquier estrategia de lucha. De ahí se deriva que muchas de las propuestas y debates que pasaron como enmiendas a la tercera fase del debate sería en relación con los aspectos organizativos (de 5 enmiendas 4 eran de tipo organizativo). Y dentro de ello el tema de la Cuarta pata y el tema de la dirección colegiada tienen una importancia fundamental desde el punto de vista revolucionario y estratégico. Importante además porque mucha gente desactivada simpatiza con esa idea/necesidad.

Llegados a este punto y viendo que esas propuestas no han salido adelante, se puede pensar que se ha perdido la batalla… o incluso la guerra. Pero en realidad no es así. Es verdad que se ha perdido la opción de que la Izquierda Abertzale se organizaría bajo un esquema “a cuatro y colegiadamente” que en sí era bastante adecuado. Pero ahí no se acaba el mundo. Porque en realidad, la CONTRADICCIÓN PRINCIPAL que se daba dentro de la Izquierda Abertzale no era tanto en el aspecto del esquema organizativo (siendo importante), sino en un aspecto mucho más básico: la identidad político-ideológica, nuestra esencia colectiva e histórica basada en la lucha revolucionaria y la visión de practicar la lucha de manera prioritaria con y desde el pueblo; todo ello unido a la forma de desarrollar el poder interno y la dinamización dentro del propio movimiento de liberación. Está contradicción decimos que es mucho más básica porque afecta a los elementos más sustanciales en la identidad política y colectiva, y en las mismas capacidades reales para poder ejercer cambios internos.

Abian como proceso de debate tenía sus objetivos que se hicieron públicos. Sin embargo, otra mucha gente pensábamos que el proceso Abian debía de tener otra función clara: la de intentar para la caída en picado de la Izquierda Abertzale (una crisis interna múltiple tanto ideológico-estratégica, identitaria como organizativa). Para nosotras esa era una función básica y la prioritaria (la contradicción principal), ya que ello posibilitaría la base para dar en el medio-largo plazo otros pasos. Hay mucha otra gente que pensaba que el cambio tenía que ser mucho más profundo, y además, visto los resultados pareciera que no se habría dado. Pero a nuestro parecer sí hay un cambio profundo y necesario que se ha comenzado a producir aunque no sea fácil de apreciar.

Se deben hacer dos puntualizaciones a ese respecto:

1) Hay que tomar en cuenta de dónde veníamos y cómo estábamos para saber en base a esa realidad objetiva y nuestras fuerzas subjetivas, a qué cambio real se podía aspirar. No conocer la situación real del Movimiento puede inducir a muchos errores en los análisis. Viendo de dónde veníamos y cómo estábamos (aspecto que algo profundizaremos en el siguiente punto), seguramente no se daban las condiciones reales para realizar dentro de la Izquierda Abertzale un cambio gigante. No se podía parar la caída en picado y situarnos subiendo para arriba a la velocidad de la luz. Era básico y necesario PARAR la caída en picado (y sensatamente, seguramente lo realmente más conseguible). Y bajo nuestro punto de vista se han puesto las bases para que eso pueda ser así (en la esencia y sobre todo en su pre-fondo político-organizativo).

2) Hay que diferenciar entre las categorías dialécticas de apariencia y fondo: Se podría decir “pero, ¿donde se han dado esos cambios si no se ha movido nada en el aspecto organizativo?”. En la apariencia la percepción puede ser que todo sigue igual, pero no es así. En la apariencia se suelen operar cambios que se manifiestan de diferentes maneras o formas cuando la base, fondo o esencia está madura y en total desarrollo. Bajo un punto de vista estratégico el momento y la necesidad vital de y en la Izquierda Abertzale no era el de operar cambios en la apariencia (llámese formas organizativas, nombres, referencias o funciones concretas de marcos), sino en el pre-fondo: es decir, el de intentar deshacer y dar la vuelta a la difícil situación interna que estaba haciendo que el Movimiento de liberación entrara en la deriva que estaba entrando (falta de visión estratégica que se asume literalmente en Abian). Este aspecto básico no se ha dado tanto, por ahora, en pueblos y barrios, pero sí se ha empezado a operar en los niveles de dirección (que seamos sensatos, son vitales para operar otros muchos cambios). Y decimos pre-fondo, porque para poder cambiar aspectos de fondo que luego se manifiesten en cambios en las formas de aperiencia, era y es totalmente necesario contar con unas bases de participación, visión histórica, herencia de lucha y capacidad-poder político dentro del Movimiento. Cosa que ha empezado ha mejorar y que como ya hemos dicho es básico para poder avanzar en los cambios estructurales que necesita la Izquierda Abertzale. [Por poner un ejemplo gráfico: en el propio Talde Eragile se han vuelto a ver nombres y perfiles militantes que hasta hace bien poco estaban casi apartados. Las que conocemos la trayectoria y el perfil revolucionario de dichas militantes, sabemos de lo que hablamos. Y esas referencias empiezan a decir mucho].

Por lo tanto, bajo nuestro punto de vista, el tema central del proceso Abian no era si salía “la Cuarta pata colegiada” o no, sino resolver la contradicción principal en el pre-fondo interno del Movimiento de liberación. Y eso, se puede confirmar que se ha empezado a hacer. Por lo tanto, “con Cuarta pata colegiada” o sin ella, ha habido cambios estructurales en ese pre-fondo. Y ese es el logro colectivo y estratégico en Abian, aunque sea difícil de apreciar, por ahora. Fuera cual fuese el resultado de las votaciones en las enmiendas, el cambio esencial en ese pre-fondo se estaba efectuando de manera igual. Es importante tenerlo en cuenta. Los resultados obtenidos en el ámbito organizativo nos avisan de que los cambios estructurales que necesita la Izquierda Abertzale deberán ir haciéndose más despacio y basándose en y adaptándose a otro esquema, pero lo importante es que se ha abierto la puerta a esos cambios. Es decir, se ha comenzado a superar la contradicción principal, osea se, abrir diferentes pequeñas brechas en ese pre-fondo para empezar a operar esos necesarios cambios. El camino será largo todavía, pero en la medida que se den pasos se deberán generar nuevas condiciones para que la velocidad y la profundidad sean mayores.

El vacío político y Abian

El debate de Abian se da siete años después de que la Izquierda Abertzale hiciera el llamado cambio de estrategia. Ese cambio histórico, por desgracia y debido a diferentes imposibilidades y fallas internas que se arrastraban de tiempo atrás, se dio en una situación interna compleja y difícil. Hay cosas que en muchos sitios (en muchos) no se hicieron bien y tocará hacer revisión autocrítica en su momento. Ese proceso creó grietas y heridas internas en sectores militantes. Algo que se debió hacer de manera totalmente unitaria interna y externamente, de cara al público fue más unitario pero internamente creó diferentes contradicciones y tensionamientos. Contradicciones que no se gestionaron muy bien, lo cual no ayudó en la situación.

En ese proceso de contradicciones internas y con intención de crear mejores situaciones, el sector socialista revolucionario organizado hizo un auténtico gesto de responsabilidad muy generoso (y con mucha buena voluntad) y desactivó su aportación organizada para intentar potenciar la cohesión y generar nuevas condiciones para los retos del futuro. Por una parte, está la organización revolucionaria y la organización juvenil se autodisolvieron. Por otra parte, está la Organización que todavía no se ha disuelto, pero que sí apartó de manera importante su presencia en diferentes ámbitos. Estos pasos favorecieron que los cambios internos se desarrollarían de una manera más cohesionada, pero la ausencia organizativa y el vacío político de ese sector ideológico también facilitó que algunas posturas menos revolucionarias tuvieran más espacio, se hicieran más fuertes y adquirieran más poder dentro de la Izquierda Abertzale.

Bajo nuestro punto de vista, es bastante acertado una relexión que se hizo en un artículo de análisis político en los primeros días del 2016. Una de las ideas básicas era la siguiente: la Izquierda Abertzale no se ha hecho persé más socialdemócrata o más reformista que antes, esas son posiciones que siempre han estado ahí dentro de la propia Izquierda Abertzale y que forman parte de nuestra identidad política y que también han hecho su aportación al Proceso de liberación; la base del problema es que los sectores revolucionarios de la Izquierda Abertzale que históricamente se han organizado entorno a organizaciones socialistas revolucionarias en los últimos años están desorganizados, desorientados, débiles y desactivados, y eso ha creado un vacío político fundamental donde otras posiciones más reformistas se han hecho más visibles y palpables.

Por lo tanto, la clave no es tanto en lo que se ha convertido la Izquierda Abertzale, sino en lo que ha dejado de ser y por qué. Esto últimos años han existido muchos vacíos políticos en la perspectiva estratégica, en las formas de trabajo, en el enfoque ideológico, en las formas de activar la lucha, en el análisis de coyuntura, en la práctica discursiva, en las prioridades, en las forma de relación, etc… pero estamos totalmente seguras de que el mayor vacío político que ha existido y que ha sido base para que también se hayan podido dar todos los demás vacíos ha sido la ausencia organizativa del socialismo revolucionario como sector militante combativo e ideológicamente activo.

La ausencia organizativa de este sector, ha hecho claramente que las posiciones revolucionarias y la propia identidad histórica de lucha de la Izquierda Abertzale se haya debilitado. Junto a ello, y debido a ese vacío político, dentro de la Izquierda Abertzale se ha ido generando una polarización de posiciones: por una parte, parte de los sectores que han ganado posiciones y poder en las estructuras (sea más o menos reformistas o revolucionarios) se han enrocado en la autodefensa acérrima de que todo iba bien; por otra parte, gente cansada de la situación ha empezado bajo un discurso formalmente revolucionario a organizarse para desgastar a la Izquierda Abertzale. Esas dos posiciones se retroalimentan ya que pasan mucho de su tiempo y de su existencia criticándose entre ellas. Pero realmente no ayudan a solucionar la difícil situación en la que está la IA.

Es necesario hacer una aclaración. Pensamos que en estos dos posiciones polarizadas existe mucha gente militante válida y seguramente con muy buenas intenciones. Decir que todos son unos reformistas baratos o unos disidentes separatistas es: simplificar demasiado la situación, no actuar de manera seria y seguramente consecuencia de esa polarización que a veces no deja pensar con claridad porque se está permanentemente en conflicto existencial “con la otra parte”. Junto a esto, realmente nos da tristeza que un sector revolucionario, al que respetamos, este dando la espalda a la Izquierda Abertzale intentando articular otro movimiento por que piensan que no hay solución. Nuestro análisis es bien diferente: hay solución, pero no fácil, ni simple, ni cortoplacista. Se trata de volver a organizar ese vacío político del socialismo revolucionario, que se renueve y regenere y que sea capaz de ofrecer como Movimiento una línea de actuación revolucionaria actualizada, atractiva, estratégica, integral, incluyente, cohesinadora y activadora adaptada a los retos de las próximas décadas para Euskal Herria. Y bajo nuestro punto de vista eso es necesario hacerlo dentro de la CASA de la Izquierda Abertzale oficial más que empezar a construir otra casa nueva; por que una vez que se pongan las bases necesarias en el fondo, los pasos que podrán darse como Movimiento y como Pueblo serán mucho más cualitativos y cuantitativos.

Además, sería irresponsable dar por perdido a la primera de cambio un Movimiento, que llevamos construyendo varias décadas, y sin hacer un esfuerzo verdadero, profundo, organizado y constante. Hay que estar a las duras y a las maduras. Cuando se está fuerte y también cuando se está débil (más si cabe cuando se está débil por nuestros propios defectos en los sectores revolucionarios). Todo es ello y su contrario. Las contradicciones no se superan si no hay lucha de contrarios. Pero para ello hay que luchar dentro de casa. Es curioso eso de querer cambiar el mundo pero no quedarse para cambiar los problemas que se agudizan en casa. Los flujos y reflujos no sólo existen para los análisis de la situación social y económica, sino también para la vida interna e ideológica de los movimientos políticos. Está claro que hemos estado en reflujo interno e ideológico histórico. Ahora se están poniendo las bases para parar el reflujo y sobre todo para comenzar a trabajar para llegar más pronto que tarde a un nuevo flujo popular para el proceso de liberación. Ese nuevo flujo popular se deberá dar como consecuencia a la vez de un nuevo flujo (renovación, reinvención, reforzamiento, resurgimiento, reactualización …) del socialismo revolucionario dentro de la Izquierda Abertzale. Por eso hacemos también un llamamiento a ese sector revolucionario que está organizándose fuera, para que no deje totalmente de aportar dentro de la Izquierda Abertzale porque se están poniendo nuevas bases para que las cosas empiecen a ser diferentes. Pero hace falta tiempo y trabajo interno. Ahí es donde nos tenemos que encontrar, en la reactivación del socialismo revolucionario dentro del Movimiento de liberación. Se están abriendo nuevas puertas para ello.

Pero la gran mayoría de masa militante no está en esas posiciones y se encuentra en el medio y mayormente “desactivada” en ese vacío político. Dos apuntes: 1) Cuando hablamos de ausencia organizativa del socialismo revolucionario no se hace solamente referencia a lo que históricamente se ha conocido como la organización revolucionaria para el movimiento popular. No hablamos solo ese vacío político como ausencia de una realidad política organizativa, es decir, ausencia de organizaciones como tal. Sino también como la ausencia de la aportación de esa visión ideológica formalmente y orgánicamente canalizada. ¡Claro que existen hoy en día militantes socialistas revolucionarios en todas las organizaciones de la IA!, pero no se ha encontrado ninguna fórmula para canalizar esa aportación en clave socialista revolucionaria y de manera colectiva. Hay gente que ha seguido participando… pero desde una perspectiva global ha existido una desorientación generalizada del sector ideológico del socialismo revolucionario. 2) Además de eso, en muchos casos se dificultó que muchos militantes pudieran reubicarse. Los roces, la falta de invitaciones y/o las invitaciones a marcharse dejó una gran parte de ese capital político bastante desactivado. Hay cientos de militantes desactivados, cuadros revolucionarios que en los últimos años se han quedado al margen. De hecho mucha de esa gente ni ha participado en Abian debido a que la desafección colectiva es brutal. Son cuadros cualitativamente preparados que tienen un amplio recorrido de experiencia militante: expresos, antiguos militantes de KAS, JARRAI, HB, de Segi y de la Organización… que hoy están desactivados, desilusionados, desmobilizados y desorganizados.

Es necesario buscar fórmulas actualizadas para la volver a llenar ese vacío político y canalizar su aportación de manera colectiva y para que sea hegemónico. OJO! No como consecuencia de una mera lucha por las ansias de poder interno ni como forma de imponerse por encima de los otros sectores de Izquierda Abertzale. Pensamos que el socialismo revolucionario debe volver a ocupar la centralidad ideológica y política del Movimiento de liberación porque se ha demostrado históricamente que es una tradición ideológica y un amplio colectivo de militantes que tiene: 1) La capacidad para ocupar la centralidad revolucionaria por saber organizar alrededor de sí las diferentes tendencias ideológicas de liberación que existen en Euskal Herria. Siendo responsable, incluyente y teniendo presencia dinamizadora vital pero sabiendo apartarse y dejando protagonismo y espacio a los demás. 2) La capacidad de hacer propuestas y planteamientos ideológicos, tácticos, estratégicos, organizativos,… adecuados a Euskal Herria para en cada momento hacer avanzar el proceso de liberación, desplegando así un abanico de posibilidades para la aportación de todos los sectores. 3) La capacidad y la visión estratégica de pensar en los intereses del Pueblo, y trabajar como parte del mismo por, con, desde, para y junto a él.

Pero eso habrá que demostrarlo también HOY. Y eso pasa por volver a ocupar ese vacío político de manera renovada y revitalizar, revivir, reforzar, reinventar y actualizar la visión estratégica del socialismo revolucionario. El cambio que en Abian se ha podido dar en ese pre-fondo organizativo indica que algo puede ir ya en ese camino y se deberá desarrollar más en los próximos meses.

El nuevo esquema organizativo

El debate Abian ha dejado un mandato explícito en términos de estrategia y en lo que concierne al aspecto organizativo. Se requiere reinventar la Izquierda Abertzale de nuevas formas para encarar los retos de futuro. Pero también nos emplaza inplícitamente a muchos sectores revolucionarios y militantes de este país a readecuarnos, reinventarnos y a intentar desarrollar nuevas realidades en términos organizativos. Se podrá decir que las decisiones han sido más o menos acertadas. Pero pensamos que marcan una nueva base o punto de partida sobre la que seguir actuando. Y nos describen un nuevo reto para la reconstrucción del Movimiento de liberación.

Se plantean esquemas nuevos a los que muchas y muchos no estamos acostumbrados o no veíamos como mejor opción. Sin embargo, pensamos que negar la realidad y no asumir las decisiones colectivas o afirmar directamente que es algo que no va a funcionar es una huida hacia delante. Bajo nuestra perspectiva el esquema que se plantea podrá ser más acertado o menos, pero es un esquema nuevo que nunca se ha probado y por lo tanto es necesario probar su validez o su invalidez en la propia práctica empírica. En la última etapa del debate se han oído argumentos que dicen que el modelo actual “a tres” ya está probado, y en realidad es cierto. Pero no se puede obviar que las últimas semanas del debate Abian se han concretado aspectos organizativos que no existían inicialmente en el txosten, y dicho sea de paso, han sido forzados por la insistencia de la militancia por encarar y abordar el tema organizativo. De esa manera, mientras en la lectura del primer txosten de Abian se podía deducir que el planteamiento organizativo ni se tocaba, eso parece cambiar en las aclaraciones del Talde Eragile hechas para la III. batzarra. ¿Por qué decimos eso? Porque cambia el esquema: saca de alguna manera la figura de la unidad popular del interior de la IA y la coloca en un espectro sociológicamente más amplio donde se suponer que se podrá construir un proyecto político que asuma de alguna manera la base de nuestro proyecto político. Algo que de alguna manera ya se empieza a dar. Pero además exige que cambiemos el modelo de “nuestra” antigua unidad popular para crear una forma nueva, más amplia y más compleja, con el objetivo de ser depositaria de apoyos muchos mayores. Además, algo clave: Sortu no se considera ya la unidad popular de la Izquierda Abertzale, sino el epicentro político que deberá asumir en su interior todo el capital del Movimiento. La diferencia es sustancial. Hay peligros, pero muchas posibilidades.

Los sectores que hemos apoyado la creación de la Cuarta pata estábamos pensando en Sortu como lo que debiera haber sido estos cinco años y no ha sido: la Unidad Popular de la IA. Pero eso ha cambiado. Se ha dado un fenómeno curioso en las últimas semanas del debate Abian. Parece que el mismo proceso Abian ha generado mucho debate en en interior de la dirección del propio Movimiento y no debería ser para menos. Debate interno que aunque no se ha hecho del todo público parece que llega a modificar profundamente y a corto plazo la esencia del mismo Sortu. En las últimas semanas varios sectores de militantes que hace ocho o incluso cuatro meses habrían votado claramente a favor de la Cuarta pata (organización revolucionaria para dinamizar el movimiento popular) han cambiado su voto en favor de que esa función se desarrolle dentro de Sortu. Es más algunos argumentos que se han utilizado en debates informales entre militantes (en pueblos, barrios o incluso en internet) defienden que la función de la Cuarta pata debe darse en la misma centralidad de Sortu, es decir, que Sortu debiera de ser en gran parte “esa Cuarta pata”. Cosas que están abiertas y que debieran de concretarse en el Congreso refundacional de Sortu.

Es curioso que si esto es así no se haya hecho un trabajo real para ir explicándolo durante el propio proceso Abian. Todos los indicios apuntan a que han sido dos factores los que han hecho que eso no haya sido posible: 1) Por una parte, ha sido el proprio proceso Abian el que ha ido generando las condiciones para que a nivel interno se hayan podido dar diferentes debates. Es decir, la participación militante y las cientos de aportaciones y enmiendas que se han hecho han “obligado” ciertos debates que hace varios meses ni se planteaban. Eso prueba que en Abian no estaba todo decidido con anterioridad y que el propio proceso ha sido también palanca para abrir ciertos temas. Por lo tanto, hay temas que se han ido moldeando, perfilando y concretando sobre la marcha y por ello no han podido ser explicados y trabajados con anterioridad. 2) Por otra parte, el vacío político del que hemos hablado anteriormente ha limitado mucho las formas de trabajo, contraste, comunicación y explicación política en la propia base social y entre las y los militantes. Explicaciones políticas que hace unos años se podían dar en una semana de manera colectiva a cientos y cientos de militantes. Hoy esa capacidad no es tal, por ahora, pero debería ir cambiando.

Hemos oído a diferente gente decir que si la Cuarta pata no se puede hacer dentro del marco Abian habrá que construirla desde fuera, como parte del movimiento popular en la misma clave de Bilgune Feminista, Askapena o Ikasle Abertzaleak. Podría ser una opción, pero bajo nuestro punto de visa no responde a las prioridades urgentes y estratégicas del corto plazo. Ahora mismo sacar de la Izquierda Abertzale el potencial de militantes revolucionarios que creen el la Cuarta pata para ponerse a otra cosa no ayudaría a la necesaria tarea de seguir haciendo “la revolución interna que necesita la propia Izquierda Abertzale”. Ya que como hemos explicado anteriormente, la contradicción principal en estos momentos sigue siendo desarrollar ese pre-fondo en el interior del Movimiento (para dar otros pasos esenciales), y eso debe hacerse asumiendo el mandato de Abian como propio, y por tanto en base al nuevo esquema organizativo que se ha propuesto y decidido.

Bajo nuestro punto de vista el nuevo esquema organizativo puede tener su virtualidad. Pero para ello hay que intentar desarrollarlo. Nunca hemos probado un esquema así. Y si es insuficiente y tiene sus límites, hay que probarlo en la práctica. Desarrollemoslo y si no da de sí ya lo superaremos, pero en la lucha práctica y real. Para nosotras hay una prioridad que no es sólo sustancialmente compatible y necesariamente complementaria con el desarrollo del nuevo esquema organizativo, sino que además en la actual situación es una necesidad absolutamente vital para el proceso de liberación: la reactivación, la reconexión y el reforzamiento de los diferentes sectores revolucionarios que se encuadran en el socialismo revolucionario histórico. Y las posibilidades con las que contamos hoy en día son mucho mejores que las que había en 2011 ya que, mientras que entonces muchas puertas estaban cerradas, hoy en día se ha logrado volver a abrirlas.

Por lo tanto este sería el doble camino estratégico que se debería recorrer en los próximos meses:

1) Activar los sectores militantes que se pueden situar dentro del socialismo revolucionario que se han ido desactivando en los últimos años.

2) Adecuar nuestra aportación revolucionaria en clave constructiva y crítica al nuevo esquema organizativo para reforzar el proceso de liberación y seguir poniendo las bases para encarar los planteamientos combativos del futuro; dar un salto adelante o salto cualitativo en la forma para aportar, es decir, adecuar el esquema de la Cuarta pata al esquema del Tronco del Roble.

El Roble de la Izquierda Abertzale

El primer desafío que nos pide el nuevo esquema organizativo es reinventarnos y pasar del “no vale para nada” al “vamos a desarrollar todas sus potencialidades posibles habidas y por haber”. Esto no es algo fácil, ya que normalmente es bastante difícil superar esquemas que nos parecen más adecuados. Es necesario pasar esquema de negación, no al de aceptación resignada, sino al esquema de aceptación combativa para intentar convertir ese esquema en un esquema de lucha real. Es fundamental hacer ese ejercicio mental personal y colectivo lo antes posibles. Sólo en el intento de desarrollarlo al máximo se podrán superar su posibles límites. Bajo nuestro punto de vista, el nuevo esquema organizativo puede tener potencialidades para la necesaria refundación y actualización del Movimiento de liberación para las próximas décadas. Pero esas potencialidades sólo se podrán desarrollar si existe la oportunidad de aunar los sectores revolucionarios de este País en un esquema de trabajo adecuado y adaptado a las necesidades, a las posibilidades, a las formas y las realidades organizativas del momento. Ahí debe encuadrarse el salto de la Cuarta pata al Tronco del Roble.

La Cuarta pata era la propuesta para añadir a la realidad organizativa de la Izquierda Abertzale basada en tres patas (Unidad popular Sortu, organización sindical Ernai y sindicato LAB) una cuarta pata (organización revolucionaria para la dinamización del movimiento popular) y su consecuente funcionamiento de dirección colegiada “a cuatro”. En el nuevo esquema organizativo para la Izquierda Abertzale el esquema de tres patas se vuelve difuso, ya que si bien siguen existiendo Ernai y LAB como organizaciones oficiales de la IA, Sortu asume la centralidad del Movimiento (referencia, dinamización, dirección). Sortu deja de ser también Unidad popular como la hemos conocido en las últimas décadas y pasaría a ser una nueva organización revolucionaria de masas y de cuadros políticos que asume todo el capital del Movimiento. El Roble de la Izquierda Abertzale, el epicentro de todo el Movimiento. Ahí debe encuadrarse el salto al Tronco del Roble.

¿Qué es Haritzaren Enborra / el Tronco del Roble?

Haritzaren Enborra sería un nuevo esquema de trabajo adaptado a la nueva realidad organizativa de la Izquierda Abertzale cuyo objetivo sería el potenciamiento, desarrollo, actualización, renovación y reforzamiento del socialismo revolucionario como praxis revolucionaria político-ideológica para convertirlo en la centralidad troncal hegemónica político-ideológica del Movimiento de liberación, siempre desde la aportación constructiva, la cohesión interna, la convivencia con otros puntos de vista y la unidad del propio Movimiento.

Este esquema de trabajo pasaría a actuar fundamentalmente en y desde el nuevo epicentro-Roble de la Izquierda Abertzale, es decir en y desde Sortu. No se trataría ya de crear una cuarta pata para que el socialismo revolucionario se organice allí, sino de convertir el socialismo revolucionario, como elemento enriquecedor, activador, cohesionador y multiplicador para la lucha de liberación, en el tronco de la Izquierda Abertzale, en la visión ideológica troncal de la IA. Se trataría buscar esa centralidad histórica que nacionalismo revolucionario ha tenido en el Movimiento de liberación, pero basándose en la realidad actual de la IA. Tomemos por un momento la O de Sortu como esquema gráfico: visto desde arriba, el punto rojo que hay en el centro sería la centralidad troncal ideólogica de la que estamos hablando, en ese Tronco ideológico la centralidad en los primeros círculos concéntricos sería la del socialismo revolucionario pero a su alrededor en otros círculos concéntricos se desplegarían también otros puntos de vista ideológicos, donde se retroalimentaría y se retroenriquecería el potencial de la diversidad de la IA. Es alrededor de ese Tronco de Roble donde se debiera reunir la gran asamblea del Movimiento de liberación (el círculo morado de la O que da la vuelta al punto-tronco). Haritzaren Enborra es un esquema que busca incidir en el epicentro de la IA y a partir de ahí incidir bidireccionalmente en y desde toda la IA y en y desde todo el movimiento popular. Este esquema nos exige un cambio de mentalidad en positivo.

Dicho eso y con el objetivo de visualizar mejor la idea del Haritzaren Enborra pensamos que es necesario hacer diferentes puntualizaciones aclaratorias para profundizar en su definición:

Haritzaren Enborra es un esquema de trabajo de orientación, no otra cosa: sería una perspectiva de trabajo como orientación para trabajar dentro, desde y como Izquierda Abertzale. No busca ser contrapoder de nada, sino ser decisivo y troncal en la construcción del poder colectivo abertzale y revolucionario. Un esquema que marca camino, una forma de aportación y de actuación.

Haritzaren Enborra no busca ser una corriente, sino ser la corriente de corrientes: la idea no es organizarse para ser una corriente dentro de la IA. La idea es ofrecer lo mejor de nuestro acerbo ideológico para buscar de una manera natural y debido al trabajo hecho la centralidad dentro del Movimiento otorgada por la propia militancia del Movimiento. Tenemos la sana ambición de volver a ser el epicentro troncal en el Roble de la Izquierda Abertzale (como ha sido durante décadas).

Haritzaren Enborra no busca confrontación antagónica entre corrientes, sino unidad en la corriente de lucha: En sí, la confrontación ideológica constructiva es positiva, pero somos conscientes de que uno de los males endémicos de la izquierda (también la revolucionaria) es la lucha interna y la fragmentación en base a aspectos secundarios. La Izquierda Abertzale ha sabido en la últimas décadas guardar una gran diversidad y a la vez potenciar esa unidad en la diversidad. Haritzaren Enborra debe hacer la apuesta renovada porque ello siga siendo así en la nueva fase: confrontar sanamente en las ideas, unidad en la acción de lucha.

Haritzaren Enborra busca restablecer confianzas y puentes de entendimiento: hay que superar las heridas y las desconfianzas que se han creado en los últimos años. Para ello las y los militantes revolucionarios tenemos una responsabilidad crucial y desde el esquema de Haritzaren Enborra la construcción de nuevas complicidades, puentes y generación de confianzas es una piedra angular.

Haritzaren Enborra busca la aportación constructiva y crítica desde dentro de la Izquierda Abertzale para fortalecer la Izquierda Abertzale: hay que superar la tendencia que estos últimos años se ha creado en algunas partes (no en todas) de “criticar sin aportar o quedándose al margen”. Si se quieren cambiar las cosas hay que hacerlo aportando desde dentro con trabajo permanente. Este esquema busca alimentar una nueva tendencia de trabajo para aportar constructivamente desde dentro y revalorizar el sentido crítico y autocrítico de la militancia como un valor fundamental.

Haritzaren Enborra busca la activación de la militancia desactivada de la Izquierda Abertzale: existen cientos de militantes y muchos de ellos cuadros políticos que en los últimos años se están quedando al margen. Se debe hacer un trabajo persona a persona para reactivar todo ese capital humano. De manera especial aquellos sectores revolucionarios que pueden aportar cualitativamente al proceso de liberación. Se quiere ayudar a reactivar ese importante vacío político.

Haritzaren Enborra debe trabajar desde la responsabilidad histórica y la disciplina de la Izquierda Abertzale: nadie debiera asustarse dentro de la Izquierda Abertzale por la aparición de un esquema de trabajo como el de Haritzaren Enborra. Al contrario debiera ser motivo de ilusión y alegría. Haritzaren Enborra busca aportar en la construcción de la nueva identidad revolucionaria del Movimiento de liberación desde la responsabilidad con la historia y señas de identidad de la IA.

Haritzaren Enborra debe asumir como propia la riqueza ideológica de la IA: se debe cuidar y desarrollar la riqueza y diversidad ideológica de la Izquierda Abertzale, estimulando espacios para su desarrollo y su crecimiento. Desde esa responsabilidad se deben articular formas de trabajo inclusivas entre diferentes. El socialismo revolucionario no debe ser impedimento para ello, sino al contrario, su propio desarrollo y potenciamiento debe estimular toda la demás riqueza liberadora.

Haritzaren Enborra no busca imponerse, sino ser referente por sus capacidades: este esquema de trabajo no busca imponer el socialismo revolucionario mediante una lucha de poder, sino llegar a ser cada vez más referente por las capacidades que se demuestran en la práctica diaria, en los planteamientos, en las propuestas, en el ejemplo militante, en la visión estratégica y en la responsabilidad hacia el Movimiento. La centralidad debe ser otorgada por la militancia.

Haritzaren Enborra no busca rivalizar con la línea oficial, sino empapar todo el Movimiento: este esquema de trabajo no se plantea para organizar luchas de poder internas, sino para ir calando ideológicamente a toda la Izquierda Abertzale. Claro que habrá que dar también la batalla de ideas dentro de la casa de la IA. Pero no debe ser una estrategia de lucha polarizadora dentro del ring de boxeo con vencedores y vencidos, sino una estrategia de trabajo txinaurri y xirimiri ideológico.

Haritzaren Enborra debe trabajar desde la capacidad estratégica revolucionaria: es necesario desarrollar la capacidad de análisis y de planteamientos de carácter estratégico que suele acompañar la visión revolucionaria y socialista. Es necesario (como parte del proceso mundial) pensar de manera totalizante y con una mirada de largo alcance en y desde la lógica de nuestro proceso de liberación. Habrá que colocar esa capacidad estratégica en el epicentro político troncal de la IA.

Haritzaren Enborra debe trabajar desde la capacidad cohesionadora: en la unidad del Movimiento de liberación está su fortaleza. Pero es necesario a partir de esa unidad profundizar en los contenidos de liberación. La unidad no debe ser tope para quedarse en mínimos. Debe ser una prioridad trabajar desde esa cohesión a la vez que se profundiza en la perspectiva revolucionaria.

Haritzaren Enborra debe trabajar desde la capacidad dinamizadora: somos muy consciente que dinamización no es dirigismo. Sabemos muy bien como se debe trabajar en el movimiento popular. La dinamización es la capacidad de entender la situación real, la lógica interna, las necesidades y las posibilidades de una realidad social-organizativa y a partir del respeto y del trabajo ejemplar en esa realidad potenciar su activación, movilización, crecimiento, madurez política y organización hacia postulados liberadores, de manera natural y con mucho mimo. Se debe aplicar la misma filosofía para trabajar dentro de la Izquierda Abertzale. La legitimidad se gana en el trabajo diario y la debe otorgar la propia militancia.

Haritzaren Enborra debe trabajar desde su capacidad estratégica de pensar como Pueblo: la visión “como Pueblo” debe estar en el centro de la dinámica política estratégica del Movimiento de liberación. Hay que superar los planteamientos políticos partidistas para pensar como Pueblo. Hay que pensar “en siete” y desde ahí desarrollar las estrategias necesarias adaptadas a cada realidad.

Haritzaren Enborra busca el desarrollo de Poder Popular como piedra angular del Proceso de liberación: se debe impulsar la lógica popular frente a la lógica del capitalismo-patriarcal. Se debe poner la activación del Pueblo entendida como la auto-organización del Poder Popular (los niveles más altos de la lógica Herrigintza) como el eje de la práctica político-ideológica y activadora-constructora del Movimiento de liberación. Esa debe ser la gran base del proceso de liberación.

Haritzaren Enborra debe actualizar, renovar, reorganizar y reforzar las capacidades prácticas e ideológicas revolucionarias: como se ha repetido a lo largo del texto, es imprescindible para la IA renovar y revitalizar el sector del socialismo revolucionario. Pero ello sólo será posible si mejora sus capacidades colectivas y personales en los próximos meses y años. Haritzaren Enborra busca impulsar un nuevo flujo del socialismo revolucionario que parta de la activación y desarrollo de su base militante. La generación de teoría revolucionaria socialista y feminista propia, junto con la generación de nuevas propuestas político-ideológicas atractivas, reales y luchadoras cualitativamente actualizadas y estratégicas debieran ser dos consecuencias y parte de ese nuevo flujo que se busca.

Haritzaren Enborra busca revalorizar la lucha como único camino para la liberación: es vital revalorizar la lucha dentro del movimiento de liberación como una de sus señas básicas de identidad política. Sin lucha no habrá proceso de liberación. Sin lucha no existirá futuro para Euskal Herria.

Haritzaren Enborra busca revalorizar la militancia voluntaria como forma de vida liberadora: pensamos que dentro de los valores revolucionarios la militancia voluntaria como forma de vida es un valor fundamental. Ha sido ejemplo durante décadas para muchas generaciones y deberá seguir siéndolo en el futuro. Para ello hay que profundizarlo en el presente.

Haritzaren Enborra busca alimentar la revolución dentro de la revolución: se busca de manera constructiva activar la revolución dentro de la Izquierda Abertzale para que ésta active a su vez la revolución que necesita Euskal Herria. Acelerar algunas contradicciones como forma de superarlas y renovar los contenidos y prácticas revolucionarias adaptándose a las necesidades actuales.

Haritzaren Enborra necesita de muchas hormigas rojas (txinaurri gorriak): es imposible desarrollar este esquema de trabajo si no es con el trabajo de hormiga de cientos de militantes en todos los ámbitos de las estructuras de la IA y de todo el movimiento popular (incluidos movimiento obrero, feminista, estudiantil, etc). Cientos de txinaurri gorriak que trabajen a través del Tronco de la IA, subiendo, bajando, de un lado al otro y llegando hasta la punta de cada rama. Para a su vez, poder bajar a la tierra popular y trabajar en, con, desde y atravesando otros árboles del bosque popular de Euskal Herria para la construcción de un proyecto de País basado en el protagonismo del Poder Popular auto-organizado. Sortu es el Roble, seamos sus txinaurri gorriak.

Haritzaren Enborra no es una organización pero sí son militantes organizados: las militantes que trabajen impulsando este esquema no son parte de “otra organización revolucionaria diferente”, sino que son militantes revolucionarios organizados dentro de la Izquierda Abertzale en torno a un esquema de trabajo para reforzar y canalizar de manera colectiva una tradición ideológica que ha sido y aspira seguir siendo central-troncal en la IA. Una especie de red informal basada en contactos personales militantes alrededor de una tradición ideológica y complicidades revolucionarias.

Haritzaren Enborra busca crear y multiplicar nuevos cuadros políticos revolucionarios: será fundamental poner mecanismos para la creación de nuevos cuadros políticos revolucionarios. Potenciar esos mecanismos dentro y desde la propia Izquierda Abertzale como desde el movimiento popular será vital. Haritzaren Enborra debería ayudar de diferentes maneras en ese camino.

Haritzaren Enborra busca un nuevo flujo revolucionario para las siguientes décadas, actualizado al momento: se busca crear nuevas condiciones para que se desarrolle un nuevo flujo ofensivo y multiplicador dentro del proceso de liberación. Para ello se necesita revonar, actualizar y reforzar el Proyecto Emancipador para este Pueblo. Eso necesitará de un gran trabajo previo dentro del propio movimiento de liberación y también de manera especial desde dentro de los sectores más revolucionarios del mismo. Haritzaren Enborra quiere aportar para facilitar ese proceso.

Asumir Haritzaren Enborra (el Tronco del Roble) como propio, es decir, hacer propio este esquema de trabajo no sólo debiera ser totalmente compatible con ser militante de la Izquierda Abertzale, sino que además debiera ser un revulsivo muy positivo para la propia Izquierda Abertzale y sus retos. En sí, Haritzaren Enborra como esquema de trabajo que se ha descrito no es un esquema sumamente definido, concretado, organizado y con pasos planificados. Es un esquema abierto pero que marca una dirección general de impulsar y fortalecer la IA desde una perspectiva revolucionaria para los militantes que lo quieran asumir como propio. Es un esquema abierto y que sólo se podrá profundizar y podrá tener incidencia real si la propia militancia lo desarrolla. Necesita ser llevado y profundizado en Auzolan mediante la práctica de cientos de militantes.

La refundación estratégica de Sortu

NUEVAS POSIBILIDADES
Como se ha dicho anteriormente, la nueva función que se le quiere asignar a Sortu es una de las nuevas variables en el nuevo esquema organizativo. Pensamos que esa nueva situación pone las bases para que el esquema de trabajo Haritzaren Enborra pueda comenzar a desarrollarse, cosa que no se daba hace cinco años. ¿Porqué? Fundamentalmente por tres razones:

1) Porque la base para la práctica y función política es diferente y sustancialmente mejor: Abian marca de cara a la refundación de Sortu que la lucha institucional aunque es importante debe dejar de estar en la prioridad (cosa que no ha sido así en los últimos cinco años) y junto a eso se asume la lógica de Herrigintza como prioritaria, entendida como la segunda fase de construcción nacional comenzada en los 90 pero ahora dirigida hacia la creación del Estado -Estatugintza-, (cosa que no ha sido así tampoco en los últimos cinco años). Parece que Sortu debe asumir la dimanización/potenciación del movimiento popular como prioridad y con garantías. Y esa es una de las funciones y propuestas ideológicas históricas básicas del socialismo revolucionario.

2) Porque la base para la participación y aportación política es diferente y sustancialmente mejor: Abian y el trabajo que han desarrollado diferentes militantes en el seno de IA ha facilitado que se vuelvan a abrir espacios que le fueron cerrados, vetados, limitados o torpedeados a muchos militantes del socialismo revolucionario que formaban parte de la organización revolucionaria o simpatizaban con ella. Además, viendo el cambio de función hacia la construcción nacional-Herrigintza es de esperar que muchos militantes del socialismo revolucionario puedan ver Sortu con otros ojos y con otra funcionalidad política. Eso es vital porque ello debiera abrir la posibilidad para construir nuevas confianzas, cohesiones, complicidades y trabajo conjunto. Como se ha dicho antes, Haritzaren Enborra quiere ser una aportación también en ese camino.

3) Porque la dirección del Movimiento se va ha renovar bajo la lógica de Herrigintza: Abian deja otro mandato claro: siendo la dirección de Sortu la dirección de la referencia central de la IA, ésta debe renovarse lo antes posible para adaptarse a las funciones y la estrategia que se le encomiendan en Abian. Eso quiere decir que la dirección del Movimiento se debe renovar bajo la lógica de Herrigintza que es el eje fundamental de la nueva redefinición estratégica. Esto siempre es importante porque la estrategia la debe dinamizar una buena dirección (como Movimiento) y la dirección la componen personas. Los últimos cinco años sin que Sortu tendría ese mandato lo ha terminado asumiéndo en la práctica y como dirección no ha funcionado bien y eso se ha notado. El cambio que se avecina en este ámbito parece que va a ser importante. Se puede esperar que el socialismo revolucionario histórico esté más y mejor representado en la próxima dirección de Sortu.

De todas formas, sería muy recomendable no pensar que Sortu va a desarrollar la función de la llamada Cuarta pata de manera mimetica. Pensar eso sería un error y sería generar expectativas falsas sobre algo que no va a ser así. Como se ha dicho antes, debemos adecuarnos para pensar la IA de una nueva manera. Sortu no va a ser esa Cuarta pata. El tema es cómo poder organizar Sortu como epicentro de la IA y para que a su vez pueda desarrollar también la función esencial de una nueva organización revolucionaria dinámica, ágil e integral (que asuma también la dinamización del movimiento popular y aportación ideológico-estratégica desde el socialismo revolucionario).

LA REFUNDACIÓN DE SORTU
Es importante apuntar que se habla no tanto de congreso extraordinario o de renovación, sino de congreso refundacional. El alcance de fondo en su esencia debiera ser mucho mayor. Es verdad que no se puede pensar en el Sortu renovado que se quiere crear como el Sortu de los cinco últimos años. También es verdad que no se puede comparar las funciones que se le quieren dar al Sortu renovado con cualquier otra estructura que haya conocido anteriormente la Izquierda Abertzale. Estamos ante una nueva realidad. Inédita. Y por ello también todas las posibilidades están abiertas. Pero seamos también sensatas. Decir que Sortu será lo que queramos, también es exagerar. La situación actual de la IA no es muy buena. Venimos de donde venimos y aunque estamos algo mejor que hace cinco años todavía no hemos empezado a levantar cabeza. Por lo tanto no pensemos que la situación de desilusión y demovilización que se han creado en los últimos años se va a cambiar ahora con seis meses de proceso Abian ni con un nuevo Congreso refundacional de Sortu. Eso es irreal. Hablando claro y siendo sensatas, levantar cabeza, va a costar algunos años. Si todo va bien igual serán dos… sino serán más. Pero lo que está claro es que para levantar cabeza hará falta de mucho trabajo militante txinaurri. Antes ya se ha dicho: hay solución, pero no fácil, simple, ni corto placista. Ahora estamos en el momento de poner las bases para empezar a levantar cabeza y la refundación de Sortu no es ninguna barita mágica, pero sí un elemento totalmente esencial para poner esas nuevas bases a partir de las cuales empezar a andar y si es posible correr. Por ello, a nuestro parecer, la refundación de Sortu es importante y el esquema de Haritzaren Enborra puede ser adecuado para trabajar en esta nueva realidad.

Dicho eso, es necesario subrayar un aspecto para la refundación de Sortu. Aunque no pensemos en el Sortu renovado como en el Sortu anterior… claro que tenemos dudas sobre si podrá desarrollar bien sus funciones, dudas… y muchas. Uno de los problemas de los últimos años ha sido que Sortu ha asumido demasiadas funciones, algo que va a seguir igual. Ahora, aunque hay que refundarlo, Sortu sigue asumiendo y además de manera más clara funciones muy importantes y que conllevan mucho trabajo: la dinamización de la IA, la dinamización del movimiento popular, la práctica discursiva y la defensa sobre el proyecto político, la dinamización del trabajo institucional que la parte de la IA deberá desarrollar dentro de EHBildu/EHBai, el trabajo por la resolución del conflicto, el trabajo sobre el tema de Presos, el desarrollo de la confrontación democrática y la participación como un agente más dentro de la construcción del Frente Popular y de la nueva dirección colectiva junto a otros agentes del País. Son muchas cosas y muy gordas para una sola estructura. Y existe un claro peligro de que Sortu se vuelva a convertir en un embudo gigante, torpe y lento; y que deje trabajos sin hacer. Pero repetimos… hay que hacer confianza y sus posibles limitaciones (que es posible que las haya) deben demostrarse en la práctica.

Pensamos que en base a esa lista de funciones se debería intentar organizar el nuevo Sortu no tanto como una organización al uso (que es a lo que hemos estado acostumbradas en la IA durante décadas), sino como una organización de organizaciones, o una organización-espectro, o una organización-movimiento… o como se le quiera llamar. El tema es que para que no se genere el embudo político, Sortu debería habilitar en su interior una novedosa forma de organización basada en diferentes estructuras o algo parecido, o alguna otra fórmula ingeniosa que supere el embudo. Ya que si se intenta que todos los temas pasen por la misma estructura… el bloqueo político en el embudo estará más que asegurado. Todo apunta a que la fórmula adecuada se encontrará en la práctica, es decir, en movimiento, andando. Y todo apunta a que no será tan importante la fórmula concreta que salga de este Congreso refundacional, sino el recorrido práctico que deberá tener en los dos o tres primeros años.

Pensamos que la forma organizacional además de ser adecuada en lo que requiere a la relación entre el tamaño de tareas y a la capacidad de los espacios-estructuras, también debe tener la capacidad de diferenciar y desarrollar dentro de sí dos tipos de enfoques (pensamiento/actuación) esenciales en lo que concierte a los tiempos, importancias y profundidades políticas a la hora de organizar las funciones y tareas políticas de Sortu: 1) por una parte, el enfoque estratégico- largo plazo- importante que debería ser el principal y el que guie la esencia de Sortu (dentro de dicho enfoque se debería situar: 1-la visión totalizante del proceso de liberación; 2-la dinamización estratégica del movimiento popular como base del Poder Popular -piedra angular del propio proceso de liberación- y 3- la defensa del proyecto político emancipador de formas cualitativas más que cuantitativas (formación, generación de teoría revolucionaria propia, análisis estratégicos, algunas declaraciones, etc…). 2) Por otra parte, el enfoque táctico-corto plazo-urgente que debería ser de alguna manera secundario, no porque haya que dejarlo de lado porque es también importante sino porque se debe derivar del primero y además no tiene que quitarle espacio. Esto no quiere decir que dentro deeste enfoque todo sea táctico o urgente, aquí también se trabajarán algunos aspectos estratégicos o desde perspectivas estratégicas pero es un plano temporal y de profundidad política diferente (dentro de dicho enfoque se debería situar: 1-la dinamización diaria de la IA; 2- práctica diaria de la IA en la calle; 3- el trabajo institucional desde EHBildu/EHBai; 4- consecuencias del conflicto y tema de presas; 5- participación en el Frente Popular y dirección colectiva del proceso independentista). Siguiendo con la O de Sortu como esquema gráfico: el primer enfoque (el estratégico) debería ser el punto-tronco rojo del centro mientras que el segundo enfoque (el táctico) debería ser el cículo morado de la O. El segundo se debe derivar del primero y no debiera en ningún caso ser un estorbo para el desarrollo del primero. Pensamos que la futura estructura de Sortu debe garantizar que eso sea así, es decir que se pongan mecanismos para que lo estratégico no pueda ser desplazado del centro que le corresponde. Ha quedado claramente apuntado en Abian que uno de los problemas de los últimos años ha sido que se ha perdido la visión estratégica. Seamos conscientes de ello y no repitamos los mismos errores.

Debiera existir una continuada y permanente revisión para detectar fallos y hacer las modificaciones correspondientes sobre la marcha y sin esperar a el congreso de dentro de cuatro años. Es decir, se debiera diseñar un funcionamiento bastante más dinámico para ver si estamos acertando o no. O dicho de otra manera, la propia estructura organizativa se debe someter a una constante crítica y autocrítica por parte de la propia militancia para ser automejorada en pleno movimietno (con la aportación de toda la militancia desde los pueblos hasta la dirección nacional). Esa misma crítica y revisión constante nos hará ver si Sortu puede hacer frente a tantas cosas o si es necesario crear otras estructuras dentro del mismo Sortu, dentro de la misma Izquierda Abertzale como Movimiento de liberación o desde dentro del propio movimiento popular.

LA IMPLICACIÓN MILITANTE ACTIVA
Viendo la nueva función estratégica que toma Sortu como epicentro de la IA, bajo nuestro punto de vista será fundamental que las militantes revolucionarias tomen ese reto como propio. La refundación de Sortu es parte de la nueva refundación de la Izquierda Abertzale y es fundamental asegurar que la perspectiva estratégica del socialismo revolucionario esté presente y en condiciones de desarrollarse. No olvidemos que ya hay bastante gente que se puede situar en esa tradición ideológica desde dentro, pero es fundamental que se potencie la participación activa de todavía un número mucho mayor de militantes. El esquema de trabajo Haritzaren Enborra quiere aportar para fortalecer ese epicentro colectivo del Movimiento.

La estrategia la hacen las personas. Y la dirección del Movimiento de liberación no sólo debe existir a nivel nacional, sino en todos y cada uno de los ámbitos de lucha. La dirección se debe aplicar en cada espacio de lucha y debe ser desarrollada por cada uno de sus militantes. Por ello será importante que los cuadros revolucionarios que puedan estar desactivados se activen y participen como militantes orgánicos y activos. El Congreso refundacional no sólo conllevará la renovación de las responsabilidades a nivel nacional, sino que muchos de los órganos en pueblos, barrios, eskualdes y herrialdes también serán renovados. Es importante que los militantes revolucionarios se impliquen directamente y asuman responsabilidades en la estructura, para garantizar de una manera más clara que el enfoque estratégico-largo plazo-importante se pone en la centralidad política (1-la visión totalizante del proceso de liberación; 2-la dinamización estratégica del movimiento popular desde la lógica Herrigitnza- Poder Popular y 3- la defensa estratégica del proyecto emancipador) y en equilibrio con el resto.

Las prioridades de los próximos meses

Hasta ahora se han dicho muchas cosas en este texto, pero ha llegado el momento de concretar. Pensamos que es necesario marcar PRIORIDADES dentro de la situación complicada que vive el Movimiento de liberación. Como ya se ha comentado, pensamos que AHORA es el momento de poner una NUEVAS BASES dentro del Movimiento de liberación para poder avanzar en el proceso de liberación más y mejor.

Bajo nuestro punto de vista, dentro del esquema de trabajo Haritzaren Enborra que se propone, habría que marcar un posible camino para los dos-tres próximos años. Pensamos que si se comienza a trabajar realmente dentro de Izquierda Abertzale bajo ese esquema de tabajo, para el verano del 2018 se podrían apreciar ya bastantes cambios y hacer balance de la situación. Pero eso supera la perspectiva de este texto que, aunque sea desde una perspectiva de largo alcance, sólo quiere poner la primera piedra desde el corto plazo. Todo lo demás debería hacerse en Auzolan sobre la marcha y en la práctica. Por ello, nos vamos a centrar en ideas para el corto plazo, es decir, para los próximos ocho meses. Se puede prever que el Congreso refundacional de Sortu se atrase hasta otoño de este año debido a las diferentes convocatorias electorales. Algo que se debe tomar en cuenta. Por todo lo dicho anteriormente en el texto y viendo los tiempos y retos para los próximos meses pensamos que para el desarrollo del esquema de Haritzaren Enborra estarían las siguientes tres prioridades que apuntamos y desarrollamos someramente a continuación: 1-conectar la militancia ya activada al esquema Haritzaren Enborra; 2-hacer una gran campaña para activar a la militancia todavía desactivada; y 3-canalizar toda esa fuerza militante a la refundación de Sortu (En base a estas tres prioridades en el siguiente punto hacemos diferentes propuestas y llamamientos).

1) INTENTAR CONECTAR EN RED Y DE MANERA AUTO-ORGANIZADA (AUZOLAN) A LA MILITANCIA QUE YA ESTÁ ACTIVADA EN CLAVE IDEOLÓGICA “REVOLUCIONARIA” PARA ACTIVARSE ALRREDEDOR DEL ESQUEMA DE HARITZAREN ENBORRA. Existe una masa militante ya activada que se puede situar y hacer propio el esquema de trabajo Haritzaren Enborra (Tronco del Roble). Esa masa militante es fácil de identificar y se ha manifestado de diferentes maneras en los últimos meses/años: las personas que han estado trabajando desde dentro de Sortu con una perspectiva revolucionaria (que claro que las hay); personas militantes que no han estado en la estructura pero que crítica y constructivamente han estado con la IA en los últimos años; personas revolucionarias que los últimos años se han alejado de la IA pero que han seguido trabajando activamente en el movimiento popular; intelectuales revolucionarias que siguen activas y a la espera de que alguien haga un planteamiento serio de intervención; personas que se han reactivado de cara a Abian y que simpatizando con la necesidad de la organización revolucionaria finalmente no la han votado (por pensar que se debiera hacer dentro de Sortu); personas que se han activado de cara a Abian y han escrito/propuesto/votado las propuestas de la Cuarta pata y Ehunzangoa (es fácil identificarlo en cada pueblo). Pensamos que son cientos de personas que ya están activadas a las que se puede llegar para presentarles, comentarles y proponerles que hagan suyo el esquema de trabajo de Haritzaren Enborra. Siendo de manera auto-organizada es vital el papel que haga cada persona que se active en esta clave. Sería interesante que todas las personas que vayan asumiendo como bueno este esquema jueguen un papel activo y permanente para seguir conectando y activando nueva gente. No será difícil que en la mayoría de los pueblos se podría activar inicialmente bajo este esquema una o dos personas para ir conectando más y más gente. Se ha visto que el trabajo desde las redes puede ayudar bastante, pero el trabajo fundamental debería ser el cara a cara, antiguamente le llamábamos el “eskuz esku”. Hacen falta cientos de txinaurri gorriak que a la vez sean verdaderos multiplicadores, conectores y activadores de otras txinaurri gorriak. Si Sortu es el Roble de la IA, seamos sus txinaurri gorriak. Este podría ser una de las filosofías-lema de la dinámica: SORTU txinaurri gorriak! Izan txinaurri gorria!

2) HACER UN TRABAJO DE TXINAURRI GORRIA Y EN AUZOLAN, PUEBLO A PUBELO Y PERSONA A PERSONA, PARA ACTIVAR EN CLAVE CONSTRUCTIVA LA MILITANCIA REVOLUCIONARIA DESACTIVADA QUE PODRÍAN ASUMIR EL ESQUEMA DEL HARITZAREN ENBORRA: En paralelo al primer paso se debería comenzar a dar este. Cada militante o grupo de militantes que asuman este esquema debería buscar a su alrededor todas aquellas personas que estos últimos años se han ido desactivando y que podrían ser estimuladas por el esquema Haritzaren Enborra. Seamos sinceras: Abian ha dejado a muchísimos militantes sin activar, y bastantes que se acercaron en las primeras asambleas han dejado de participar. Hay cientos y cientos de antiguos cuadros militantes que siguen desactivados: antiguos militantes de Segi, antiguos militantes de Kas, antiguos militantes de la Organización, antiguos militantes de Batasuna y de HB, antiguos militantes de Ekin, etc… cientos y cientos de activos políticos que se deben recuperar. Se trata de un verdadero trabajo de txinaurri gorria que vaya pueblo a pueblo y persona a persona desarrollando un trabajo de estar, debatir y contrastar opiniones y reflexiones con las militantes sobre la importancia de volver a activarse de manera constructiva y crítica. Debe ser un trabajo paciente que va a requerir de mucho tiempo invertido y que necesitará de constancia y dedicación permanente. Seguramente es un trabajo que todavía no se ha hecho desde las estructuras con mucha gente y que es totalmente necesario. Un trabajo que mucha gente militante agradecerá y tomará en cuenta. En muchos pueblos mucha gente también está cansada de “estar siempre a la contra” y Haritzaren Enborra da la posibilidad de canalizar constructivamente esa aportación en positivo. Ya que no se trata de organizar “el bloque del no” sino activar ese descontento y darle espacios para que su descontento se convierta en aportación combativa en clave revolucionaria, positiva, constructiva y regeneradora en la IA. Y eso será más fácil si se genera un ambiente colectivo no de venganza y de resentimiento, sino ambiente colectivo de autocrítica, de integración, de confianza y de pedagogía crítica-revolucionaria; un ambiente colectivo que genere la necesaria confianza política en mucha gente que ha perdido la ilusión, la confianza y hasta las esperanzas que ha puesto toda su vida en la IA. Pensamos que es un trabajo colectivo para restituir la confianza y la legitimidad moral histórica que se basa en los principios de la lucha revolucionaria y que está pendiente de hacer; un trabajo colectivo cargado de psicología y pedagogía comunitaria, pero también cargado de contenidos políticos. Haritzaren Enborra quiere hacer una aportación vital en ese camino de restitución de la identidad revolucionaria de la IA. Pueblo a pueblo, barrio a barrio, persona a persona… para restituir la confianza colectiva. Por ello la IA además de no vetarla y respetarla, debería potenciar y/o facilitar el desarrollo de Haritzaren Enborra como un activo para la necesaria regeneración de la Izquierda Abertzale (porque la mayoría de cuadros políticos desactivados, que son muchos, se pueden identificar y estimular con una propuesta así o similar).

3) CANALIZAR TODA LA FUERZA MILITANTE QUE SE VAYA RECUPERANDO CON ESE TRABAJO ACTIVADOR DE TXINAURRI GORRIA PARA REFUNDAR SORTU COMO EL ROBLE DE LA IA: UNA NUEVA ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA QUE ASUMA TODO EL CAPITAL DEL MOVIMIENTO DE LIBERACIÓN. No se trata de hacer la guerra a nadie. No se trata de organizar un contrapoder a nadie, sino participar activa y decisivamente en el poder hegemógico y popular en clave revolucionaria dentro de la Izquierda Abertzale. Participar activamente en esa construcción colectiva desde dentro y asumiendo las decisiones colectivas. Es fundamental que el Congreso refundacional de Sortu marque un nuevo inicio. Los últimos cinco años dejan lecciones importantes. Este nuevo inicio tiene que servir para iniciar una nueva etapa en el Movimiento de liberación. El mandato de Abian se debe transformar en un nuevo abiapuntu, un nuevo punto de partida cohesionador para Sortu. Pero Abian deberá marcar el punto de partida de regeneración/remodelación/adaptación para todas las organizaciones de la IA: Sortu, Ernai, Lab, EPPK, EIPK, … , y de manera indirecta a todo lo que se genera a su alrededor ya sea movimiento popular autónomo, medios de comunicación, etc. La dinámica que se debería desarrollar en base al esquema Haritzaren Enborra aspira y debería ayudar a canalizar mucha aportación de la militancia perdida a esa regeneración de Sortu y de todo el resto del Movimiento, de todo. Ahora sin embargo, es prioritario canalizar toda esa fuerza a la refundación de Sortu, nuestro Roble común.

Llamamientos y propuestas

Antes de terminar este texto queremos hacer diferentes interpelaciones directas en forma de propuestas y de llamamientos.

PROPUESTAS

1) Proponemos que se abra una especie de DINÁMICA-ACTIVADORA AUTO-ORGANIZADA EN AUZOLAN para los próximos ocho meses para potenciar la re-organización de la IA desde la tradición del socialismo revolucionario. Esta dinamica-activdora se puede basar en torno al esquema de trabajo Haritzaren Enborra basada en las 3 prioridades que se ha apuntado más arriba (1-conectar a la gente ya activada, 2-intentar activar a más gente que está todavía hoy desactivada e 3-intentar llevar todo ese activo al Congreso refundacional de Sortu). Se trata de recuperar militantes para activarlos en la lucha. Para ello se pueden utilizar diferentes soportes (papel, artículos, web,…). Este mismo texto, junto a otros, podría ser uno de los soportes a utilizar en dicha dinámica.

2) Proponemos que la gente que se ha organizado o ha simpatizado de alguna manera alrededor de las propuestas organizativas de la Cuarta pata y de Ehunzangoa tome parte en la gestión inicial de la propuesta que se hace aquí del esquema de Haritzaren Enborra. Lógicamente para ello tendrán que leerla, debatirla y hacerla suya por lo menos en lo esencial. Debate que se podría dar en la red o no. (La gente que ha escrito esta propuesta quiere delegar su gestión por razones que no se pueden profundizar y aportaría en su hipotético desarrollo de otras maneras. Esta propuesta deberá ser por lo menos inicialmente auto-organizada por la propia militancia, o no será).

3) Proponemos que, si estuvieran de acuerdo, sean Koadro Gorriak como grupo, el que vaya haciendo una gestión de la propuesta del esquema de trabajo del Tronco del Roble. Para ello sería interesante (o no) que se pudiera habilitar un espacio parecido al de Laugarrena.net con la idea de dar un espacio de referencia propio en la red a la nueva propuesta. Se podría desarrollar bajo el nombre de Haritzaren Emborra y con imágenes parecidas a las que se han utilizado aquí en color rojo (elementos del roble, hojas, tronco,…) u otras imágenes que se puedan derivar metafóricamente de la propuesta (imágenes de txinaurri gorriak, etc…). Todo en manos de la gente que la gestione.

4) Proponemos también que BGD!, si estuviera de acuerdo, como participante en las dos propuestas organizativas arriba citadas ayude también de alguna manera la labor de Koadro Gorriak (ya sea desde el blog-bgd! o como crea conveniente y claro manteniendo siempre su autonomía).

5) Proponemos que, si Koadro Gorriak estuviese de acuerdo con asumir la gestión de esta propuesta, haga un contraste oficial lo antes posible (vital) con una representación de la dirección de la Izquierda Abertzale con en fin de hacer una explicación-propouesta de manera clara, precisa y directa para que no existan desde su mismo inicio mal entendidos y se sitúe en todo momento la intención constructiva de la propuesta. Pensamos que como militantes de la IA debemos guardar las formas y funcionar bajo unos códigos de respeto, camaradería y disciplina dentro del Movimiento. Dicho sea eso, la idea no es pedir permiso, sino hacer pedagogía revolucionaria, explicar-proponer de manera cordial las intenciones y el posible potencial activador de esta propuesta para el Movimiento, escuchar aportaciones e ideas y buscar/construir sintonías y complicidades conjuntas.

7) Proponemos que en esos contactos se debata con la Izquierda Abertzale la posibilidad de asumir el apoyo orgánico o indirecto a este esquema de trabajo. Eso debiera ser cualitativamente bueno.

6) Proponemos que, más allá de los posibles debates en la red, esta dinamica-activadora debiera saltar al trabajo txinaurri entre personas en pueblos y barrios lo antes posible para su expansión.

8) Proponemos que, tanto el esquema de trabajo Haritzaren Enborra (el Tronco del Roble) como la dinámica-activadora que se ha propuesto, se vean de una manera dinámica-dialéctica, constructiva y generadora de condiciones. Esta dinámica debería ir generando por lo menos dos campos de condiciones nuevas: 1) por una parte la activación de militantes revolucionarios y combativos que estaban desactivados, 2) por otra parte la generación de mayores confianzas y sintonías dentro de la Izquierda Abertzale que facilite entendimiento, acercamiento y consenso para con iniciativas como ésta y/u otras parecidas que pudieran derivarse en el futuro. (incluso de manera consensuada y coordinada desde la propia IA). En ese sentido pensamos que, si en el futuro se dieran las condiciones, no deberían descartarse por ejemplo las siguientes opciones a desarrollar de manera consensuada:

1) Si se demostrase que el esquema de trabajo Haritzaren Enborra es positivo y constructivo para la reactivación de militantes como para la aportación de contenidos revolucionarios (cuantitativos y cualitativos) dentro de la Izquierda Abertzale, no descartar la posibilidad de alargar este esquema de trabajo y reforzarlo: manteniéndose como red informal entre militantes o desarrollándose bajo la idea de una red más formal. Manteniendo simplemente el trabajo informal entre militantes en el interior de la Izquierda Abertzale, o pudiéndose dotar de alguna herramienta propia como un blog más activo o una revista. Pero no se puede descartar otra posibilidad: que el esquema de trabajo Haritzaren Enborra vaya dejando de ser necesario de una manera “militante auto-organizada” porque se va asumiendo en el interior de la propia Izquierda Abertzale de manera colectiva, natural y oficial (opción que podría una consecuencia bastante lógica y natural en el esquema Haritzaren Enborra).

2) Si se demostrase, dentro de Sortu y de manera colectiva, que la propia Sortu no llega a desarrollar bien el trabajo de dinamización del movimiento popular en el tiempo correspondiente (2-3-4 años? eso no se puede definir ahora, hay que verlo en la práctica), entonces, analizar en y desde Sortu las posibilidades y las opciones para hacer frente a esa situación, no descartando la posibilidad de crear dentro del mismo movimiento popular una organización popular de corte revolucionario no situada oficialmente dentro de la Izquierda Abertzale pero situada en su órbita ideológica (tipo Bilgune Feminista, Ikasle Abertzaleak, Askapena,…). La idea no sería que se llamara Haritzaren Enborra, ni mucho menos (son cosas diferentes). Haritzaren Enborra, si se valora positivamente, se podría mantener como red informal de militantes dentro de la propia Izquierda Abertzale y la organización a crear sería otra cosa nueva, bajo una referencia nueva. Pero indudablemente el caldo de cultivo generado desde de Haritzaren Enborra dentro de la propia Sortu podría ayudar como activo.

Queremos subrayar, que bajo nuestro punto de vista y basados en la premisa de que se debieran construir nuevas complicidades y sintonías dentro de la Izquierda Abertzale, los pasos que se podrían derivar del esquema de Haritzaren Enborra se deberían dar de forma consensuada y acordada dentro del Movimiento. En base a análisis, balances y reflexiones colectivas y contrastadas en su interior y en base a sus necesidades reales.

9) Proponemos que se evite la decisión de entrar en luchas internas presentando enmiendas a la totalidad como corriente (no se aspira a ser una corriente, sino a ser la corriente de corrientes), ya que muchas veces no llevan más que a polarizar sectores y a marcar diferencias. No rehuimos de la batalla de ideas, de hecho, es uno de los aspectos fundamentales de Haritzaren Enborra. Pero como se ha dicho, no apostamos por una estrategia de ring político que divida sino por una estrategia de xirimiri ideológico y trabajo txinaurri que vaya empapando/sumando conciencias/espacios políticos.

10) Proponemos que si la Izquierda Abertzale quisiera asumir la idea de Haritzaren Enborra como propia se le ayude activamente en ese desarrollo. El modelo “auto-organizado en Auzolan” de esta propuesta pasaría a ser el mismo pero con el apoyo y el impulso de las estructuras de IA. Algo que debería ser totalmente positivo siempre que respete la esencia de la propuesta.
LLAMAMIENTOS

Que nadie interprete de mala manera estos llamamientos o interpelaciones directas, la base de esta propuesta es sincera, de buena voluntad y con intenciones constructivas.

1) En primer lugar, hacemos un llamamiento a la gente que se ha organizado y/o ha simpatizado de alguna manera con la filosofía de las propuestas organizativas de la Cuarta pata y de Ehunzangoa para que asumamos con deportividad los resultados en las votaciones de Abian (sabiendo y siendo conscientes de que todas las emendakinak no tuvieron la misma oportunidad para defender los argumentos comparando con el Talde Eragile). Llamamos a asumir el mandato de Abian de manera colectiva y unitaria como propio, a intentar adaptar nuestros esquemas a las nuevas decisiones en torno al tema organizativo y a adecuar nuestra aportación revolucionaria en y desde los nuevos parámetros post-Abian que definen a la Izquierda Abertzale. La propuesta del Haritzaren Enborra (Tronco del Roble) presenta una posibilidad ambiciosa y real en ese camino. [Porque las autoras y/o simpatizantes de dichas propuestas (tanto Koadro Gorriak, como BGD! y otras voces/sectores de la misma línea de pensamiento revolucionario) son (sois) activos que la IA no se puede permitir perder].

2) En segundo lugar hacemos un llamamiento suplementario a la misma gente para que tengan en cuenta la propuesta del Haritzaren Enborra (Tronco del Roble) la lean, la debatan y valoren la posibilidad de hacerla suya, si comparten su esencia. Pensamos que es momento de readecuarse y aportar constructivamente para la refundación del Movimiento de liberación sin abandonar nuestra perspectiva de militantes revolucionarios, combativos y socialistas. Estamos en un momento clave y pensamos que la aportación de esos sectores militantes es clave. La filosofía de Haritzaren Enborra podría valer para canalizar de manera constructiva, colectiva y auto-organizada esa aportación.

3) En tercer lugar hacemos un llamamiento a la gente que simpatizando o dando por buena la esencia y el espíritu de las propuestas de la Cuarta pata y Ehunzangoa, finalmente han optado por no votarlas porque han considerado que la función de la organización revolucionaria debe intentar desarrollarse desde Sortu, para que también tengan en cuenta la propuesta del Haritzaren Enborra (Tronco del Roble) la lean, la debatan y valoren la posibilidad de hacerla suya, si comparten su esencia. Puede ser una idea válida para desarrollar trabajo constructivo en el Roble de la IA, Sortu.

4) En cuarto lugar hacemos un llamamiento a la gente que lleva trabajando sigilosamente y pacientemente dentro de Sortu desde sus inicios para que fuese un lugar no-hostil y habitable para todos los sectores de la Izquierda Abertzale, para que tengan en cuenta la propuesta del Haritzaren Enborra (Tronco del Roble) la lean, la debatan y valoren la posibilidad de hacerla suya como forma de tender puentes desde dentro de Sortu y hacer un trabajo multi-direccional entre las diferentes sensibilidades que pueda haber para facilitar la participación de todos los sectores. Queremos aprovechar también para reconocer el trabajo de estas militantes muchas veces no reconocido y que muchas veces ha tenido que desarrollar ese trabajo en los últimos años en situaciones duras y hostiles. Conocemos a más de una persona de ellas y sabemos muy bien de lo que hablamos.

5) En quinto lugar hacemos un llamamiento a la Izquierda Abertzale y más concretamente a su dirección nacional (que no lo olvidemos, es también la nuestra), para que no vea fantasmas tras el esquema de trabajo Haritzaren Enborra. Que no vean fantasmas allá donde no los hay. Que tengan en cuenta la propuesta del Haritzaren Enborra (Tronco del Roble) la lean, la debatan y hagan una interpretación objetiva de sus buenas intenciones. Les pedimos que no vean movimientos raros o conflictivos detrás de esta propuesta y que no intenten cortarla, ni vetarla. En los últimos años ha existido la mala costumbre de cortar, fiscalizar, parar o desactivar diferentes y variadas iniciativas por verlas “contrarias” a los intereses de la IA. Ha existido demasiado miedo a “todo aquello que se nos escapaba de las manos” y que no se podía controlar. Han sido actitudes muchas veces hostiles que han creado muy mal ambiente y han alejado, desilusionado o desactivado diferentes militantes. Por ello hacemos el llamamiento a superar esas formas de afrontar los retos y a poner en marcha una forma de gestión más cercana, inteligente, integradora y cohesionadora. Pensamos que se ha escuchado el tsunami de críticas que la militancia ha hecho a ese respecto y que se han asumido pública y autocríticamente en el marco de Abian. Esa nueva forma de gestión más cercana e integradora no debería intentar desactivar la idea de Haritzaren Enborra, sino que debería por una parte, intentar escucharla (“toca escuchar”), comprenderla y respetarla de una manera cordial (no asumir que mucha militancia para reactivarse necesita de un esquema así o similar sería negar una realidad vital); por otra parte, reconocer el esfuerzo que un sector de la militancia está realizando para adaptarse a las decisiones tomadas en Abian y para intentar canalizar su aportación de manera constructiva, y finalmente, mostrar la misma actitud constructiva y cercana para mantener relaciones, contactos y tender puentes con el objetivo de fortalecer la integración militante.

6) En sexto lugar hacemos un llamamiento suplementario a la Izquierda Abertzale para que además respetar la propuesta Haritzaren Enborra, la analice seriamente y con inteligencia política para ver las posibilidades constructivas que puede tener de cara a activar a diferentes sectores de la militancia dándoles espacios de participación y de cara a solucionar diferentes heridas que se crearon en los últimos años. Ya que Haritzaren Enborra puede ser también un instrumento real y efectivo para la propia IA y para los retos internos que tiene delante para los próximos meses y años. Por ello pensamos que debe no sólo respetarla, sino también valorar la opción de asumirla como propia y potenciarla directa y orgánicamente, o sino, de impulsarla y facilitarla de manera indirecta y de diferentes formas. Es decir, no sólo no verla como un peligro (arriskua), sino además verla como una opción (aukera) real para potenciarse, activarse y mejorarse a sí misma.

7) En séptimo lugar hacemos un llamamiento suplementario (bis) a la Izquierda Abertzale para que ponga las condiciones para que se de una reconciliación de sectores militantes dentro del Movimiento de liberación. Lo que parece que comienza a darse a nivel nacional no pasa todavía en en la base. Todavía existen muchas actitudes hostiles y nada cordiales ni constructivas desde sectores militantes que a día de hoy tienen responsabilidades en pueblos y barrios. Pensamos que junto a la refundación que se deberá hacer del Movimiento es fundamental activar paralelamente un plan de actuación para cambiar las formas de gestión políticas que han reinado los últimos años por otras formas basadas en pedagogía revolucionaria, cohesionadora e incluyente. Deben ser procesos paralelos y hay que hacer un esfuerzo para llevarlos íntegramente hasta los pueblos y los barrios.

8) En séptimo lugar hacemos un llamamiento a todas esos y esas militantes que en los últimos años se han quedado descolgados, dolidos, desilusionados y desactivados. Muchas de ellas no han tomado parte ni en Abian. Les hacemos un llamamiento para que vean los cambios que se avecinan en Euskal Herria y para que sean receptivos a las propuestas para su posible reincorporación como militantes activos dentro de la IA. Dentro de ese gran espectro de gente, destacamos dos sectores:

Por una parte, existe cierta parte de gente que además de haber perdido la confianza política en la Izquierda Abertzale, ha vivido todo el proceso de los últimos siete años muy mal. Hay gente que literalmente fue marginada y tratada políticamente muy mal (no es el lugar de extenderse en los ejemplos pero hay muchos). Algo que no se había dado de manera tan generalizada en la historia de la Izquierda Abertzale. Hay gente que ha sufrido mucho. Sí, todo el mundo ha sufrido, pero hablamos de que hay gente que ha tenido problemas de salud (psicológicos, etc…). Hay gente que ha sufrido un verdadero shock vital-político y que necesita de tiempo.

Por otra parte, existen otra parte de gente (pensamos que en número bastante mayor), un sector militante bastante amplio, que tras tener una primera preocupación y actitud crítica hacia algunas posiciones de Sortu, han aprovechado eso de “ser críticos con la línea oficial” para aparcar su compromiso militante y “vivir una vida más cómoda”. Y es una realidad aplastante que mucha gente que en un primer momento se desactivó por ser crítica o por que le animaron a que se fuera, hoy en día se han acomodado en la vida aburgesada de la no-militancia, el no-compromiso y la no-aportación. Eso sí, bajo el argumento de que “no está de acuerdo con la línea oficial”. No se asume la cruda realidad de que en la comodidad aburgesada se vive bien y que se está renunciando a la lucha. No olvidemos que la estructura también tiene su responsabilidad aquí. Se debiera hacer un gran trabajo pedagógico de explicación, de concienciación y de contrastación que de argumentos, energía, ánimos y seguridad política para reactivar y repescar a la mayoría de toda esa militancia.

Hacemos un llamamiento a todo es espectro de militantes desactivdos, para que cada cual desde su posición reflexione, haga autocrítica y visualice-decida en qué momento de su vida se encuentra y como militante qué es lo que puede/debe hacer en el futuro próximo: seguir desactivado o volver a incorporarse como militante activo dentro de una Izquierda Abertzale que quiere renovarse totalmente. El Movimiento de liberación ha empezado un camino para su refundación y necesita de la aportación de todas sus militantes. Se abren nuevas posibilidades. Haritzaren Enborra quiere ser un revulsivo y también una posibilidad más para canalizar esa aportación militante “de siempre”.

9) En octavo lugar hacemos un llamamiento doble a los sectores de la Izquierda Abertzale que han ido polarizando sus posturas, que se han enrocado cada vez más en sus posiciones y que han hecho que surjan muchas situaciones difíciles y de crispación en la militancia. No queremos equiparar las responsabilidades, cada cual tiene la suya y todas son importantes desde su ámbito:

Por una parte, llamamiento a los sectores (reformista o revolucionarios) de la Izquierda Abertzale que desde dentro de las estructuras oficiales estos años se han situado en posiciones hostiles y que han ido polarizando las posiciones, para que reflexionen y también hagan autocrítica con el papel que han jugado en los últimos años. Las posiciones autoritarias que buscan retroalimentarse, ser autocomplacientes consigo mismas y defender todo lo que se haga a ultranza como que está bien, y que ante críticas legítimas se responda con hostilidad bajo la cobertura que da estar en “la estructura” no debe valer dentro de la Izquierda Abertzale. Esa obsesión de “estar con la estrategia plenamente o contra ella” debe cesar. Es momento de construir la la casa común y se necesita un cambio de actitud. Que no se vean fantasmas tras Haritzaren Enborra y que la tomen con respeto y actitud positiva como militantes que quieren aportar para reforzar la casa de la IA.

Por otra parte, llamamiento a los sectores de la Izquierda Abertzale (mayoritariamente revolucionarios) que tras tener una primera lógica preocupación y actitud crítica hacia las posiciones que ha ido manteniendo la Izquierda Abertzale en los últimos años, ha ido cayendo cada vez más en una crítica destructiva y hostil hacia Sortu que ha degenerado en verlo como “el problema absoluto de todos los males de este País”. Hacemos llamamiento para reflexionar y hacer autocrítica; para ver los cambios que se están empezando a dar (insuficientes todavía pero en buen camino) y para recapacitar sobre una hipotética vuelta a la casa común de la Izquierda Abertzale. También sois sectores que el Movimiento de liberación necesita en su interior y Haritzaren Enborra puede ser un esquema para trabajar colectivamente y cohesionadamente.

10) En décimo lugar hacemos un llamamiento a la militancia juvenil revolucionaria, que ha empezado a militar en los últimos años (o empezando ahora) y que no es responsable de la situación de estos últimos años en la IA, para que se forme, lea, estudie, debata y sobre todo que luche porque son el futuro de este Pueblo y este Pueblo sin lucha no tiene futuro. Para que nos pida y nos exija a las generaciones mayores responsabilidad, buena transmisión de lo mejor y de toda la historia de la IA y autonomía colectiva y orgánica para dejaros crecer como militantes (“adaska gazteak”). Que haga una lectura y que aprenda de nuestro pasado para no repetir los mismos errores y sobre todo que sea ella misma y que nos empuje con sus ansias de lucha como lo ha hecho la juventud revolucionaria en Euskal Herria y en todas las partes del mundo a lo largo de la Historia. Aunque son militantes juveniles, también son militantes de la IA y su aportación de diferentes maneras en Sortu será vital. Haritzaren Enborra puede ser también una forma para canalizar esa aportación.
Epílogo

Para terminar, tres últimas reflexiones:

El sufrimiento y la crisis militante de los últimos años. Todo el mundo es consciente de que los últimos años han pasado factura. La crisis interna ha generado mucho dolor y mucho coste político en capas militantes. Se necesitan planteamientos eficaces para superar esa situación en los próximos meses-años.
Debe ser una prioridad basada en pedagogía colectiva pero también necesariamente en
contenidos políticos. Se necesita lucha e inteligencia revolucionaria para la
necesaria regeneración del Movimiento de liberación. Y mucho tacto.
Hay que regenerar el factor subjetivo de lucha.

Las opciones revolucionarias bajo la aparente calma. Las condiciones objetivas para avanzar no van a estar esperándonos toda la vida. En el bloqueo político actual parece que las condiciones reales para avanzar se están perdiendo. Pero no es del todo cierto, bajo la aparente calma existen diferentes realidades de lucha que palpitan. Diferentes expresiones de la lucha popular nos indican que no todo está tan apagado como parece en la casa común de la IA y que hay base popular y luchadora desde la que poner un proceso como Pueblo y de carácter emancipador. Las luchas del movimiento estudiantil, juvenil y feminista dan una idea del camino a seguir. Es vital activar un proceso integral en clave de Herrigintza y Estatugintza para profundizar esas opciones. Hay que desarrollar las condiciones de lucha.

El papel lo aguanta todo. Hace falta trabajo militante. Los debates, los txostenes y los procesos de autocrítica son esenciales. La generación de teoría propia basada en el análisis de la propia experiencia también. Pero las cosas no se van a mover si no es con el trabajo militante voluntario y comprometido. Es momento de revalorizar el compromiso, la militancia, la aportación, la dedicación voluntaria.
Es momento de revolucionar las bases militantes de la Izquierda Abertzale porque sin la fuerza tractora y material de su militancia y de su lucha no hay ninguna estrategia ganadora posible. Es momento de activar las bases militantes. Y hay que hacer planteamientos para ello. Haritzaren Enborra puede aportar algo en esa dirección pero es necesario que las interpelaciones que se han hecho aquí se transformen en trabajo militante activo de diferentes formas. La pelota está en nuestros tejados. Es momento de Auzolan. ¿y tú, qué estás dispuesta ha hacer?
eta zu, zer egiteko prest zaude? SORTU txinaurri gorriak! izan txinaurri gorria!

Poder Vasco! Poder Popular!
Gora Euskal Herria askatuta! Gora Euskal Herria gorria!
Jo ta ke independentzia, sozialismoa eta feminismoa lortu arte!

Euskal Herria, 2016ko apirilaren amaiera
… eta horrela bizitzen gera
sortuz ta SORTUz gure aukera
atzedenik hartu gabe
lana eginaz goaz aurrerra
kate horretan denok batera
gogorki loturik gaude

12 thoughts on “El Tronco del Roble

  1. guztiz ados! ordua izan da horrenbeste zarataren artean horrelako hausnarketa zintzo, zuzen eta beharrezkoa irakurtzea. Nik bat egiten dut!

    Euskal Herria dugu irabazteko, ekin lanari, izan txinaurri gorria!

  2. Igual parece ke no ha cambiado nada porke en realidad no ha cambiado nada pero…fijate! fijate! Existe un pre-fondo! Pues gora el pre-fondo!! Anda ke…

  3. Verdaderamente tras leer esta aportacion propuesta he mirado atras y he hecho valance de muchos años de militancia. Tras el proceso Abian, para mi constructivo en su debate, me habia posicionado por no ser parte de la “refundacion ” de Sortu , simplemente y posiblemente porque no creo en la forma de organizacion partido unico como herramienta para el desarrollo de la estrategia revolucionaria que necesita Euskalerria para lograr su liberacion social y nacional. Esa decision no me aparta de trabajar y aportar en el proceso, hay muchos espacios y lugares donde militar y luchar y ya hace tiempo que cambie de casa para dar todo aquello que pueda en cada momento.
    La propuesta Haritzaren Enborra ha entrado de lleno en mi frustracion militante y ha abierto de par en par las puertas que traen nuevamente ilusion por construir el socialismo con un nuevo instrumento del que debemos ser parte y del que nunca deberiamos haber salido. Profundamente creo que es el momento de mirar atras y ver el futuro. Ni txinaurri gorrie izengo naz.

  4. Zorionak! Me parece que habéis hecho un gran balance de la situación real de la izquierda abertzale, de su militancia, de los problemas de los últimos años, y sobre todo, del proceso Abian y su propia evolución. Una aportación muy en positivo y una llamada a trabajar en un proyecto común, asumiendo las diferencias, e intentando recoger todo el capital humano y político de la Izquierda Abertzale. Es de agradecer aportaciones así al debate. Muy de acuerdo con la filosofía que planteáis, con algunas propuestas concretas tengo algunas dudas, pero sin duda, habéis planteado una buena base para el debate de cara a la REFUNDACIÓN de Sortu. Eso sí, yo os haría una petición, y es que vayáis de manera formal a la dirección del proceso Abian, a los grupos de trabajo que van a dinamizar el proceso de refundación de SORTU, y a las direcciones de LAB y de Ernai. Que el hecho de que se haga de forma anónima desde un blog de Internet no impida que pueda ser debatida y tenida en cuenta en la Izquierda Abertzale. Y os pediría también que seáis las autoras de esta reflexión, las que llevéis la propuesta adelante, y si se quieren sumar Koadro Gorriak pues mejor, pero que no deleguéis ese trabajo en otras, porque creo que el grado de adhesión que podéis tener entorno a este texto es mucho mayor que todo lo que se ha publicado anteriormente en este blog. EZKER ABERTZALEA ABIAN!!!

  5. 1.- Si pensáis que somos tontos estáis equivocados. Aun no estando en la órbita de la dirección de Sortu (aun siendo críticos) también sabemos hacer análisis políticos (me refiero a la militancia que está al pie del cañon en muchos publos y barrios). Se perfectamente quienes fuisteis los que desde el primer momento empujasteis la dirección de Sortu para que tuvieran que aceptar el debate Abian, por el verano del año pasado. También se que desde el principio apostasteis por el cambio de la correlación de fuerzas dentro de Sortu. Un intento muy legitimo, pero a mi parecer, un intento erróneo. Ahora, 9 meses mas tarde, dais explicaciones al pueblo, argumentando que no se ha podido hacer esto de otra manera. Otra decisión legitima, pero también errónea.
    He denotado miedo durante todo el articulo, y me figuro que sera por que la táctica adoptada para el debate de Abian os ha salido mal. Creo que habéis pecado de Vanguardismo, ya que el pueblo “no ha entendido” lo que os proponíais, y os han adelantado por la izquierda, proponiendo la necesidad de otra organización, cuestión que se esta trabajando desde antes que el proceso Abian, y hace que vuestra estrategia de re fundación de Sortu corra peligro. Una apuesta a mi modo de ver también errónea, pero por cuestiones más ideológicas y estratégicas incompatibles con lo planteado en el Abian.

    2.-Hablar de Socialismo Revolucionario con el txosten de Abian es incompatible:
    -No se toma en cuenta un sujeto revolucionario con visión de clase, si no que se toma como sujeto a la ciudadanía (los burgueses nos van a llevar, contra sus intereses, al socialismo)?
    – Se fragmenta el marco de lucha de clases(cav, Nafarroa, iparralde). Se empezó a teorizar en los años sesenta que la lucha de clases en Euskal Herria se da mediante la lucha de liberación nacional y de clase. La lucha de clases es una lucha política, no economicista, y se trata de la conquista del poder de la clase trabajadora sobre la burguesia en un estado o a nivel mundial. La lucha por conseguir un estado en Euskal Herria es por tanto, lucha de clases, siempre y cuando este estado sea socialista. O vamos construyendo el estado socialista desde ahora, o no sera. Aceptar el marco institucional impuesto desde los estados y intentar hacer estatugintza desde estas, es renunciar a construir el estado propio, y aun mas el socialismo. Necesitamos construir el estado en otros parámetros adecuados a nuestro pueblo y a su clase trabajadora, no según los intereses de los estados y la burguesía vasca.
    -…

    3.- Pues yo os invitaría ha participar en la organización del sector revolucionario. Podéis seguir trabajando dentro de Sortu, pero es inevitable para hacer practica y teoría revolucionaria tener un espacio donde hacerlo. Ese espacio, tiene que ser formal y disciplinado. Para convencer se pueden tomar cafes, para debatir se necesita un espacio comodo y sin ingerencias (como en Sortu que tendréis que codearos con un reformismo cada vez mas rancio).

    4.- Por que queréis que Sortu conozca quienes son la gente de Kuadro Gorriak? Parece que existe una manía persecutoria. Yo creo que lo están haciendo muy bien y seria un error que algunos les pongan cara. La decisión de entrar en haritzaren enborra es vuestra, pero ya he dado mi opinión.

  6. Tras leer toda esta menuda sopa de letrillas, un muy humilde consejo,

    No dejéis que os tomen el pelo. Hay que pensar en esto de entrar/salid de casa de forma dialéctica: un pie dentro y otro fuera. Un pie dentro para continuar el movimiento; un pie fuera para poder continuar los objetivos estratégicos del movimiento. Estar en el movimiento pero sin dejarnos absorber por él. Y muy importante, mantened el cinismo absoluto frente a los liquidacionistas, y no dejéis que os tomen el pelo.

    Este texto es bastante tortuoso y sinuoso. Leer cosas como:

    “Ahora mismo sacar de la Izquierda Abertzale el potencial de militantes revolucionarios”

    Como si el contrario no fuera verdad, o sea, sacar el potencial revolucionario de los militantes manteniéndoles en la IA. O esto:

    “realmente nos da tristeza que un sector revolucionario, al que respetamos, este dando la espalda a la Izquierda Abertzale”

    Como si el contrario no fuera también verdad, la IA dando la espalda a los socialistas revolucionarios.

    Así que, resumiendo la cosa, mis dos céntimos sobre salir/entrar y romper/continuar son: salir de la IA oficial sí, si salir de la IA significa continuar sus objetivos estratégicos. Romper con la IA sí, si romper con la IA significa continuar su histórica lucha por la liberación nacional y social del PTV. El contrario también es verdad. También pueden quedar en la IA los que quieren romper con sus objetivos estratégicos. ¿Quién está realmente a romper? Quién sale para continuar la lucha o quien se queda para acabar con la lucha. No quitar ninguna opción de la mesa es lo que aconsejo.

  7. Igual no he entendido bien pero la idea seria:

    no se ha cambiado absolutamente nada pero confiad en que han entendido el mensaje,… dejarles hacer

    Pues vale, pero que forma tan larga y rebuscada de decirlo

  8. la deriba sera de aquellos pequeños grupos revolucionarios que no entendiendo la esencia de confluencia dentro de la IA con otros sectores- no solamente socialdemocratas- se margine organizandose para si y desconecte del pueblo sin evolucionar con el. Ese sera el error

  9. ederra! bat egiten dut guztiz zuen hausnarketarekin! gogoak nituen jada holako gogoeta eta proposamen zintzo eta IRAULTZAILE bat irakurtzeko. La revolución la hará el pueblo y no un sector de la IA. La revolución se organizara por sectores respondiendo a la mayor activación de ciudadanos posibles y la revolución la cocinaremos todas las hormigas rojas que estemos dispuestas a ello, y no se cocinara en casa, la cocinaremos dentro del putxero! nahiz eta batzutan etxeko sukaldean rezetaren bat begiratu elkarbanatu eta diseinatu beharko dugun! iraultaileok ez dugulako behar iraultzaile karneta edo etiketarik! iraultzaioleok nugimenduan izan behar gara, iraultza mugimenduarena delako, mugimendua IRAULTZA delako. GORA TXINAURRI GORRIEN LANA! HERRI BOTEREA!BASQUE POWER!

  10. ederra! bat egiten dut guztiz zuen hausnarketarekin! gogoak nituen jada holako gogoeta eta proposamen zintzo eta IRAULTZAILE bat irakurtzeko. La revolución la hará el pueblo y no un sector de la IA. La revolución se organizara por sectores respondiendo a la mayor activación de ciudadanos posibles y la revolución la cocinaremos todas las hormigas rojas que estemos dispuestas a ello, y no se cocinara en casa, la cocinaremos dentro del putxero! nahiz eta batzutan etxeko sukaldean rezetaren bat begiratu elkarbanatu eta diseinatu beharko dugun! iraultaileok ez dugulako beharrezkoa iraultzaile karneta edo etiketarik! iraultzaioleok nugimenduan izan behar gara, iraultza mugimenduarena delako, mugimendua IRAULTZA delako. GORA TXINAURRI GORRIEN LANA! HERRI BOTEREA!BASQUE POWER!

  11. Nik uste oinarriko akats bat dagoela analisi horren baitan, eta da justifikatzea ezker abertzale ofizialaren sozialdemokrazia esanez beti barnean egon den sektore sozialdemokrata (eta hala da) egin dela mugimenduaren jabe, eta hori “barrutik” aldatu behar duela sektore iraultzaile sozialistak (kontuan izanik iraultzaile ez-sozialista izatea ere badagoela), kontuan izan gabe langileriaren klase interesak defendatzeko interes horiek politikoki ordezkatuko dituen alderdi INDEPENDIENTEA behar dela. Gero alderdi horrek erabakiko du nazio askapen mugimendu baten barruan sartzea, eta hau litzateke ezker abertzalea. Baina ezin dena da independentzia ideologiko-politikorik gabeko sektore bat fusionatu mugimendu interklasista batean, nere iritziz. Hau konfederazioa bezelakoa da, lehenik independentzia politikoa izan behar dezu ondoren elkartzeko, ez alderantziz. Izan ere, ezker abertzalea nazio askapen mugimendu anitz bezela hala sortu zen, zeuden eragile independiente guztiek bat egin zutenean, baina bakoitzaren sorrera klase interes independiente batzuen menpe egon zelarik.
    Beraz, lehenik langileria ordezkatzen duen alderdi politiko independiente bat egon beharko litzateke, Euskal Herriko Alderdi Komunista, gero langileriaren klase interesen arabera nazio askapen mugimenduan integratuko litzatekeena, eta berau gidatuko lukeena.
    Sektore iraultzaileak, independentzia ideologiko-politikorik gabe alderdi interklasista batean sartzea (dagoeneko ez mugimendu bat) suizidio politikoa da Euskal Herri Sozialista baterako.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s