Home

images

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da!. Autora: Iona Gorri

Hoy hace dos años que me detuvieron en un bar de Gernika mientras me tomaba un café. Me acababa de llegar un mensaje diciendo que la guardia civil había detenido a mi amigo Asier en Arbizu.

Salí a la calle para llamar a su hermano… y entonces alguien por detrás dijo mi nombre y apellidos… Cuando me di la vuelta un tipo, con una carpeta, me mandó colgar el teléfono mientras me enseñaba la placa… donde estaba en relieve el símbolo de la guardia civil…

Me dijeron que pondría el teléfono en modo avión y allí mismo me lo quitaron. Me pidieron las claves y me pusieron un papel delante con los círculos del patrón táctil para que se lo dibujará…

Había dos coches esperándome… me metieron en uno de ellos con una guardia civil a un lado y el de la carpeta al otro.

A los pocos minutos pararon… me bajaron… me preguntaron si tenía abogado y les dije que sí… que su teléfono estaba en mi móvil… y les di su nombre.

Volvieron a meterme en el coche y seguimos… Yo no tenía ni idea, me sentía vendida, no sabía si me llevaban a la Salve, a Madrid… o a dónde… Me atreví a preguntar… A la Salve… Pues si cuando pasas por delante de ese edificio te recorre un escalofrio… imaginate lo que es que te metan dentro…

Yo solo pensaba en intentar tener la cabeza fría… Me decía a mi misma… olvídate del cuerpo… sólo intenta no perder la cabeza… Tu ser reacciona tan diferente a lo que esperas… Crees que te conoces… y que va… Somos mucho más fuertes y valientes de lo que imaginamos….

Me hicieron todo el protocolo… y si no lo era… a ver quien se lo decía… Me mandaron desnudar, me registraron la ropa… Yo estaba vestida de baserri… con mi camiseta de “Kaskagorri 20.urte” y su Asterix saltando… Con la sudadera de Askatasuna… Se quedaron con los cordones de las botas… Y me hicieron quitar pulseras, collares, aros… y todos los piercing… Ahí estuve un buen rato… cambiando impresiones sobre cual me hizo más o menos daño… Uno de los señores agentes tenía tubos, perforaciones… en las orejas… No, no hablan con acento andaluz, no son tripones a los que les cuesta correr… son el que tienes al lado en la txosna de tu pueblo, ese más majo que el kopón y al que igual te lo intentas ligar… Es esa tía rubia de pelo largo euskaldun… que está de cena con las del euskaltegi…

Me sacaron las huellas…. me midieron, pesaron… me sacaron fotos… a mi… y a mis tattos… y me metieron en la celda… Me dijeron “estate tranquila” y les contesté que estar rodeada de encapuchados en La Salve no me hacía sentir precisamente tranquila.

No pasa el tiempo en una celda… y si pasa… no lo sabes… porque estás totalmente incomunicada del mundo… No sabes si desde la última vez que te preguntaste que hora era han pasado 5 minutos o 5 horas… 3 pasos de ancho y 7 de largo… y ni se los kilómetros que se pueden hacer ahí dentro. Y da igual las veces que cuentes los azulejos… que siempre son los mismos… Esos azulejos blancos a los que puse a cada uno el nombre de una persona que quiero…

Cada vez traían a más gente… no sabía muy bien que estaba pasando…Cuando llego mi abogado… y amigo… Pensé que ya… Y él también lo pensó… No declaré… Y ya está… en teoría todo terminado… Mi abogado me dijo que me esperaba tomando un café afuera… y que en media hora, como mucho una, estaría fuera… eran las 4 de la tarde…

No fue así…

Siempre que hablaban conmigo estaba rodeada de 5 o 6 encapuchados… y un par de ellos a cara descubierta…

Aún siento el pasamontañas de uno de ellos rozandome la oreja cuando me decía… “Si te veo algún día por ahí te diré que soy yo…” Otro en cambio me señaló la ducha del baño preguntándome… ¿Crees que aquí se le puede hacer la bañera a alguien? También fue graciasillo el que me dijo que no salía porque el juez me había incomunicado y que iba a pasarme allí los siguientes tres días….

Me trataron bien? Bueno, no me tocaron… Pero salí cerca de las 12 de la noche… cuando para las 4 de la tarde tenía que haber estado fuera… lo que eso supone… un minuto en La Salve ya es demasiado.

A los 6 meses el fiscal de la Audiencia Nacional archivó mi caso… No veía indicios de delito…. Pero ahí quedan las fotos, las huellas… y las 12 horas que pase allí… 12 horas en las que no sabias si al siguiente minuto de cada minuto todo podía cambiar… Al año me devolvieron mis pertenencias…

Yo fui la segunda detenida de la primera Operación Araña… pero la araña ha ido creciendo… A los tres días de estar ya en la calle el ABC publicó un artículo pidiendo colaboración ciudadana para encontrarme, a Iona Gorri… ya que según ellos era una experta hacker y no daban conmigo por mi sofisticado sistema de seguridad… sólo había que escribir mi nombre… Todos los locos decidieron mandarme mensajes… a cada cual mejor… y más cariñoso…

Estás en sus manos, da igual, en realidad da igual… si te toca te toca… es una lotería perversa… Y mañana, tu nombre, aunque pienses que “no das ningún motivo”… puede ser uno de los nombres de la 5. Operación Araña…

Así que ánimo!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s