Home

1demayo

Era 1886 en Chicago (EEUU ) y un grupo de sindicalistas anarquistas dio inicio a unas jornadas de lucha que les llevaría a iniciar una huelga el 1 de Mayo. Estos trabajadores exigían jornada laboral de 8 horas. El punto álgido de esa huelga llegaría tres días más tarde cuando un contingente policial se disponía a reventar violentamente una manifestación pacífica en apoyo a los huelguistas y sus reivindicaciones. Ante la carga policial un activista les arrojó un artefacto explosivo a los uniformados. Esta acción desembocó en un proceso judicial ilegítimo que llevaría a cinco trabajadores a ser condenados a muerte (uno de ellos se suicidaría antes de ser ejecutado), y varios más fueron encarcelados. Serían conocidos póstumamente como los mártires de Haymarket. Ese es el origen de la jornada internacional reivindicativa conocida como el primero de Mayo. Paradójicamente aunque sin ser extraño, no se celebra en EEUU. Y tampoco extraña que el verdadero origen del 1 de mayo apenas sea conocido y recordado por una amplia mayoría del movimiento sindical y político que lo celebra a lo largo y ancho del mundo. BGD!

Ultimas Palabras de los Mártires de Chicago

Michael Schwab:

Hablaré poco, y seguramente no despegaría los labios si mi silencio no pudiera interpretarse como un cobarde asentimiento a la comedia que se acaba de desarrollar. Lo que aquí se ha procesado es la anarquía, y la anarquía es una doctrina hostil opuesta a la fuerza bruta, al sistema de producción criminal y a la distribución injusta de la riqueza. Ustedes y sólo ustedes son los agitadores y los conspiradores.

Adolf Fischer:

Solamente tengo que protestar contra la pena de muerte que me imponen porque no he cometido crimen alguno… pero si he de ser ahorcado por profesar mis ideas anarquistas, por mi amor a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad, entonces no tengo inconveniente. Lo digo bien alto: dispongan de mi vida

Albert Parsons:

El principio fundamental de la anarquía es la abolición del salario y la sustitución del actual sistema industrial y autoritario por un sistema de libre cooperación universal, el único que puede resolver el conflicto que se prepara. La sociedad actual sólo vive por medio de la represión, y nosotros hemos aconsejado una revolución social de los trabajadores contra este sistema de fuerza. Si voy a ser ahorcado por mis ideas anarquistas, está bien: mátenme.

Hessois Auguste Spies:

Honorable juez, mi defensa es su propia acusación, mis pretendidos crímenes son su historia. […] Puede sentenciarme, pero al menos que se sepa que en el estado de Illinois ocho hombres fueron sentenciados por no perder la fe en el último triunfo de la libertad y la justicia

Louis Lingg:

No, no es por un crimen por lo que nos condenan a muerte, es por lo que aquí se ha dicho en todos los tonos: nos condenan a muerte por la anarquía, y puesto que se nos condena por nuestros principios, yo grito bien fuerte: ¡soy anarquista! Los desprecio, desprecio su orden, sus leyes, su fuerza, su autoridad. ¡Ahórquenme!

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas.” Rodolfo Wals.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s