Home

18C

Autor: Borroka garaia da!

Tanto la guerra como situaciones de conflicto intenso a parte de las consecuencias obvias que todo el mundo conoce, también tiene otros efectos negativos que de manera transversal afectan a sus participantes. A nivel psicológico y ya centrándonos en Euskal Herria todo el mundo conoce el llamado “síndrome del norte”, denominación dada a diversos cuadros clínicos de las fuerzas del estado desplegadas en nuestro país. Sin embargo, no se conoce ningún nombre a los cuadros clínicos generados en las fuerzas opuestas a ellos. Esto no significa que no exista sino el ocultamiento de la foto general del conflicto.

Los efectos de un conflicto político persistente como el vasco no solo han sido mortales, físicos y psicológicos, también pueden ser políticos.

Como en todo o en casi todo, no existe ningún movimiento político con una trayectoria impoluta que haya caminado alegremente por los recovecos del discurrir histórico y mucho menos en situaciones turbulentas o de conflicto abierto. Precisamente esas situaciones que imponen mirar a la bestia a los ojos, al mismo tiempo no debe hacer olvidar que lo reflejan en las propias pupilas. Y siempre, aunque se tenga constancia de ello, el alma se endurece y al final solo la ternura revolucionaria, la flexibilidad y el autoconocimiento pueden revertir la instalación de costumbres dañinas.

Durante muchos y largos años la izquierda abertzale ha sufrido una política criminal de marginalización que se extendía de la primera a la última persona. Eso ha afectado en muchos casos desde puestos de trabajo a situaciones familiares incluso hasta notas académicas. Recordemos desde el pacto de ajuria enea hasta momentos determinados donde se han espoleado turbas fascistas azules. Por no hablar de la manipulación mediática o el ocultamiento directo de la verdad. En gran parte de Euskal Herria para muchos identificarse con la izquierda abertzale ha sido un estigma muy dificil de llevar. Un estigma que obviamente no ha nacido de la nada sino que ha respondio a una estrategia política desde los ámbitos de poder. El “aislamiento” de la izquierda abertzale ha sido una palabra clave dentro de las estrategias del estado (y amigos) junto a “manipulación”, “ostracismo” y “represión”. Es la psicología de guerra a todo tren y los posibles complejos derivados de ello son fáciles de intuir.

Es bastante conocido que ciertas situaciones vividas en la niñez pueden afectar en la vida de adulto por el impacto psicológico de no poder gestionar adecuadamente algunos traumas de especial intensidad en una etapa de vulnerabilidad que se quedarían como grabados en el cerebro. De todas formas, esas vivencias no determinan el futuro de forma matemática. Ahí entra el juego la manera de afrontar los pasados traumáticos que pueden llegar a ser aceptados, asimilados e incluso generar una nueva fuerza y oportunidad siendo un revulsivo. Tener una posible predisposición en este caso no lo hace inevitable, por lo que darse una oportunidad o negársela siempre estará al alcance para poder dejar atrás bucles negativos a veces alimentados por uno mismo y de esta manera no convertirte en el espejo del que te causó daño, lo que al final es un reconocimiento histórico de que las maneras empleadas contra tí se piensa que son efectivas o legítimas y por lo tanto las usarás ante cualquier trauma negándote la posibilidad de encauzarlo. La historia además no deja género de duda en cuanto a la estrategia estatal de marginación, fue del todo inoperativa.

En muchos casos, al igual que en las parejas, el celo por la unidad puede ser el factor divisorio más importante y la libertad desde la diversidad el más unitario. Y lo que en casa no se hace, difícil en la calle.

One thought on “Efectos de un conflicto

  1. No sé si estamos hablando de el síndrome de indefensión aprendida o del síndrome de Estocolmo, pero creo que al final viene a ser lo mismo. Y me alegro mucho que saques el tema porque es sin duda muy costoso emocional y psicológicamente que todo el sistema esté contra ti y los tuyos y merece la pena cuando menos estudiarlo en profundidad.

    La indefensión aprendida es, según Wikipedia: “cuando a una persona se le castiga de manera continua sin importar lo que haga, desarrolla indefensión aprendida, por lo que el sujeto deja de responder e intentar. Suele ser común en personas cuyo régimen de crianza paterna ha sido autoritario”.

    Se trata en consecuencia de destruir o casi la personalidad, la voluntad, la noción de que puedes controlar tu entorno aunque sea parcialmente. Recuerdo de mi estudio inacabado de psicología que se inducía en animales con castigos aleatorios y arbitrarios. Al final el perro o la rata simplemente no reaccionaba. Es similar a la depresión profunda y en lo socio-político produce desmovilización principalmente.

    Aquí hay un artículo bastante decente sobre indefensión aprendida aplicada a la política española: http://disenosocial.org/indefension-aprendida/

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s