Home

Ibon iparragirre burgoa, larriki gaixo dagoen euskal preso politikoa, alcala-meco-ko funtzionarioek erasotu egin dute.

Uztailaren 18an, Alcala-Mecoko espetxeko zerbitzu buruak bost zaplada eman zizikion Ibon Iparragirre Burgoa, larriki gaixo dagoen euskal preso politikoari. Ziegan lotuta mantenduko zutelaren mehatxua egin zioten, hala, kaka eta pixa ere gainean egin beharko zituela esanez, “hijo puta”, “cabron”, “maricon” eta antzerako irainen artean.

Iboni hainbat parte sartu dizkiote azken hilabeteotan, horietarik gehienak funtzionarioek eurek probokatutako egoerengatik eta gutxi batzutan Ibonen gaixotasun egoerak eraginda: erdi itsututa egotearen ondorioz, ziega desordenatuta edukitzeagatik, esaterako. Parte hauen ondorioz isolamenduko moduluan sartu beharko lukete, baina ez dute sartzen, legeak berak debekatzeaz gain, isolamendu moduluan egoten diren preso politikoekin batzeko aukera emango liokelako. Gogora dezagun Ibonek ia bi urte daramatzala Alcala-Mecoko modulu arruntean, preso sozialez inguratuta, baina gainontzeko preso politikoengandik guztiz isolatuta.

Astelehenean, espetxeko zerbitzu-burua joan zitzaion eta funtzionarioen garitara sartzea agindu zion. Ibonek aginduari uko egin zion, ez baita lehen aldia gelatxo batean sartzen dutela jipoitzeko. Itxura denez, beste parte baten ebazpena ailegatu zitzaion, isolamenduan sartzeko zigorrarekin, baina oraingo honetan zigorra komunikatzeaz gain, eraman egin zuten 7. modulura (isolamendukoa) beste lau funtzionarioz inguratuta. Bertan, goian aipaturiko mehatxu, irain eta kolpeen ostean, ziega batean sartu zuten, handik denbora gutxira berriz 5. modulura eramateko.

Ibonek egunean bertan deitu zuen etxera gertatutakoa azaltzeko, eta ondo dagoela adierazi bazuen ere, jasandako erasoa salatzeko eta zabaltzeko eskakizuna egin zuen.
IGB plataformak bere aldetik 30 hilabetetako epean Ibonek jasan duen bosgarren eraso fisikoa dela gogoratu nahi du, eta azken urtebetean erresonantzia magnetikorik ez diotela egin, nahiz eta sei hilabetero egin beharko lioketen. Honen ondorioz, une honetan ezin da jakin diagnostikatuta daukan “leucoencefalopatia multifocal progresiva” gaixotasunak nolako bilakaera izan duen. Azken gertakizun hau, Ibonek bizi duen egoera larri eta muturrekoaren islada txiki bat besterik ez da. Ibonen berehalako etxeratzearen aldeko eskakizuna berresten dugu, beharrezkoa duen arreta, jarraipen eta tratamendu medikua jaso dezan.

Ondarrun, 2016ko Uztailaren 20an.
IPARRA GALDU BAIK Herri Plataforma.

EL PRESO POLITICO VASCO GRAVEMENTE ENFERMO, IBON IPARRAGIRRE BURGOA, HA SIDO AGREDIDO POR FUNCIONARIOS DE ALCALA-MECO.

El 18 de julio Ibon Iparragirre Burgoa, fue agredido por el jefe de servicios de la prisión de Alcala-Meco, el cual le dió cinco tortazos en la cara, entre insultos tales como “hijo de puta”, “cabrón”, “maricón” y amenazas de atarle en la celda de castigo y no soltarle aunque se cagara y se meara encima.

Ibon ha recibido ya varios partes durante los últimos meses, la mayoría de ellos por provocaciones cuando no invenciones de los propios funcionarios, y algunos derivados de su propia enfermedad neurológica que hace que no pueda tener la celda ordenada tal y como exigen las normas penitenciarias, pues entre otros síntomas, prácticamente no ve.
Como consecuencia de estos partes deberían meterlo en el módulo de aislamiento, pero no lo hacen, debido, entre otras cosas, a que lo prohíbe la propia legislación penitenciaria, y sobre todo, porque eso le permitiría estar con el resto de presos políticos vascos que permanecen o transitan por ese módulo. Recordemos que durante los últimos 20 meses Ibon permanece en un módulo normal, rodeado de presos sociales, pero totalmente aislado del resto de los presos políticos.

El lunes pasado, 18 de julio, el jefe de servicios de la cárcel de Alcala-Meco se dirigió a Ibon y le ordenó que se metiera en una garita, a lo cual Ibon se negó – ya que anteriormente ha sido agredido por los funcionarios dentro de ese compartimento-. Por lo visto, el propósito era comunicarle la resolución de otro parte, pero esta vez además de leérselo (Ibon no puede leer) lo trasladaron al módulo 7 (de aislamiento) con el jefe de servicios al frente y rodeado de otros cuatro funcionarios, y fué allí, delante de los presos de dicho módulo donde fue insultado, amenazado, agredido y encerrado en una celda para, al breve rato, ser nuevamente reconducido al módulo 5, que es donde se encontraba.

Ibon llamó el mismo día para informar de lo sucedido, y aunque manifestó que se encontraba bien, insistió en que difundiéramos la agresión sufrida.

La plataforma Iparra Galdu Baik quiere recordar que Ibon ha sido agredido físicamente cinco veces en los últimos 30 meses, y que ha pasado más de un año desde que le hicieron la última resonancia magnética, a pesar de que el plazo regular es cada seis meses. En consecuencia, ahora mismo no se puede saber cual es la evolución que ha sufrido la “encefalopatía multifocal progresiva” que -entre otras cosas- tiene diagnosticada. Además, esta última agresión nos alerta sobre la gravedad de su situación, y ante ello, reafirmamos nuestra petición de que regrese a casa cuanto antes, donde pueda recibir la atención, seguimiento y tratamiento médicos que precisa.

En Ondarroa, el 20 de julio del 2016.
Plataforma Popular IPARRA GALDU BAIK.

———

Cuestión de vida o muerte

Autor: Borroka garaia da!

29/06/2014

Los familiares del preso político vasco gravemente enfermo Ibon Iparragirre, denunciaron hace poco que su familiar fue víctima de una nueva agresión por parte de un funcionario de la cárcel de Navalvarnero. Según el preso Ondarrutarra, el funcionario le dio un golpe con el codo de una forma disimulada cuando el preso estaba cerca de su celda. Cuando Ibon le preguntó qué era lo que estaba haciendo y se quejara ante el funcionario, éste le propinó un fuerte puñetazo en el estomago, que provocó que Iparragirre cayera al suelo con problemas para respirar. Según el preso, mientras estaba en el suelo gritando de dolor, el funcionario se mofaba de él, imitando los gritos que el agredido emitía.

El preso de Ondarrutarra se encontraba en prisión atenuada y con pulsera telemática, con la obligación de ir a firmar una vez por semana a la cárcel de Basauri para que los responsables de prisión le hicieran un seguimiento a su estado de salud, entre otras cosas. En marzo de este año fue encarcelado de nuevo y después de una breve estancia en Basauri fue dispersado a la cárcel de Navalcarnero, donde a día de hoy se encuentra.

Ibon Iparragirre tiene el virus del VIH y en menos de cuatro meses de estancia en prisión ha perdido 8 kilos. Sus defensas han descendido de 450 a 134 y tiene serios problemas de visión, puesto que su enfermedad le ha causado una mancha en el cerebro. Además durante su nueva estancia en prisión ha sufrido tres agresiones: una por parte de otro preso (por la cual el preso de Ondarroa fue castigado) y otras dos por parte de funcionarios de prisiones.

A Iparragirre, recientemente le han aplicado el régimen de aislamiento. Le han metido en una pequeña celda con una cama rota y deberá permanecer allí durante tres meses. Sólo tendrá una hora de patio y no podrá acceder al economato para comprar entre otras cosas, los productos alimentarios que necesita para llevar a cabo la dieta que frene, en la medida de lo posible, el deterioro de su salud.

No se equivocaba aquel que decía que la salud y legitimidad de un sistema político está vinculada a la situación en sus cárceles. Y la situación en las cárceles españolas y francesas ejemplifican muy bien de que pasta están hechos estos estados, que intereses defienden y con que frialdad y cálculo llevan adelante sus estrategias. Pues sería engañarnos pensar que son debido a una maldad intrínseca o a la mera venganza. No, son fruto de diseños políticos con unos objetivos claros que se encuadran en líneas de actuación más amplias. Someter a pueblos, apuntalar a una minoría rica en el control del poder, amenazar a la disidencia política y mantener la injusticia.

Hasta en los peores conflictos más descarnados existen unas leyes y reglas que de ser sobrepasadas nos llevan a los últimos peldaños de la miseria humana. La tortura entraría en esa oscura clasificación, el tratamiento degradante y exterminador de presos y presas también.

Cuando se está en libertad, intentar salir adelante con una grave enfermedad es algo durísimo de llevar para el que lo padece, además de para familiares y entorno cercano, cuando una situación de extrema gravedad se malvive entre las cuatro paredes de la cárcel, sin tratamiento médico adecuado, en unas condiciones insufribles, con medidas políticas diseñadas para quebrar al preso y que incluso se extienden a familiares mediante la dispersión, no tiene nombre esa situación; ya que sobrepasa la tortura, la pena de muerte y la ejecución sumaria convirtiéndose en un asesinato tan prefabricado como ocultado con todo agravante que se pueda discernir.

Ibon, junto al resto de presos con enfermedades graves deben de estar en casa ya, y recibir un tratamiento médico negado hasta hoy. Cada segundo que pasa es cuestión de vida o muerte.

2 thoughts on “Están matando a Ibon Iparragirre

  1. Que lasrima.que no nos enseñen las lenguas se.la península para poder leeros en euskera, sin traducción al “castellano”.
    Y qué jodida situación la de los presosoliticos, que además de las torturas (como también sufren los ordinarios) físicas, achacan con la psicológicas (lejania de sus familiares y consecuente aislamiento emocional) . País de mierda. La cárcel es castigo. Y si tienes ideas…

  2. Nere postekin loturak: Están matando a Ibon Iparragirre – Diario Octubre

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s