Home

sdjpeg

Autor: Borroka garaia da!

En Euskal Herria todo el aparato represivo durante largos años y décadas de opresión y amenaza ha moldeado en gran parte el debate y la expresión pública sobre todo tipo de cuestiones. En esas dinámicas se han enmarcado desde la persecución de fotografías de presos y presas políticas, el cierre vía militar y judicial de periódicos, revistas ,webs y radios, las ilegalizaciones, y así podríamos llegar hasta las operaciones araña y cualquiera de las vías represivas utilizadas permanentemente para instaurar la ley del silencio y la mordaza. Algo que en gran parte han conseguido. Hoy por hoy, por ejemplo nadie podría explicar ni la historia ni las razones del MLNV sin acabar directamente en la cárcel. Esto extendido en el tiempo entre otras cosas ha creado una cultura de la autocensura y al mismo tiempo ha abierto el paso a posicionamientos conservadores y revisionistas de la historia cercana, siempre en oposición a todo lo precisamente silenciado. Lo cual en ausencia de pensamiento crítico puede llevar fácilmente a la asunción de paradigmas de integración en el sistema en todas sus vertientes o que al existir en ciertos temas un monopolio del debate público, posicionamientos de pensamiento blando brillen debido a la ausencia forzada de lo silenciado.

Sin embargo, todo esto no explica al menos en su totalidad que estén excluidos del debate público vasco una serie de posicionamientos que tienen mucha fuerza en la sociedad vasca pero que formalmente nadie da cuenta de ellos.

Pongamos un par de ejemplos. ¿Cómo es posible que esté fuera del debate público en Euskal Herria posicionamientos de salida de la UE? Cuando posiblemente Euskal Herria sea el país de Europa donde existe uno de los mayores rupturismos a la UE desde una perspectiva de izquierda y una ruptura con la OTAN ya probada.

¿Cómo es posible que en el debate público vasco, hoy por hoy, solo existan propuestas de derecha pro-capitalistas o parches y mejoras del sistema cuando Euskal Herria ha sido punta de lanza de la lucha rupturista anti-capitalista europea, y pese al retroceso quien tuvo siempre retuvo.

¿Cómo es posible todo esto y mucho más? Hoy la agenda pública vasca pasa por las intituciones y sus marcos y límites, gran parte del academicismo vasco también se ha quedado ahí. Por no hablar de la prensa. No curiosamente, este proceso se acentuó desde el inicio de la crisis cuando las propuestas rupturistas tanto en lo nacional como en lo social tienen el terreno de juego propicio para la adhesión y la radicalización social.

Cierto es que a parte del debate público donde están apartados los posicionamientos anti-sistémicos y de ruptura gracias a los medios y las agendas, existe toda una red barrio a barrio donde los posicionamientos rupturistas tienen su base de adhesión y expansión pero no menos cierto es que ya va siendo hora de que la voz secuestrada a la “izquierda plebeya” de este país, sea mediante la represión más descarnada o sea mediante la casta intelectual profesional o subvencionada empiece a tomar el papel que le corresponde. Al menos si lo que queremos es una alternativa real al capitalismo no un “capitalismo mejor” y una ruptura con los estados español y francés junto a la UE del capital.

9 thoughts on “Temas prohibidos en Euskal Herria

  1. No me parece que sean “temas prohibidos”, sino es que no se pueden considerar salvo a posteriori de la independencia (que daría los medios para actuar “soberanamente”) o, alternativamente, dentro del marco español (reformado?), que en general rechazamos (y tampoco parece muy viable). También existe la sensación de que la sociedad no está ahí, ni siquiera cerca: por ejemplo con el tema de la UE, recordemos que 2/3 de los votantes de Mendebalde (y algo más en Nabarra) votó “sí” a la infame Constitución Europea (más tarde reciclada en Tratado de Lisboa, tras el rechazo de franceses, holandeses e irlandeses – pero no de los vascos). También es cierto que la abstención fue masiva pero no tener opinión no es una opinión y si acaso más bien cuenta a favor de lo que hacen los gestores institucionales a nuestras espaldas.

    El problema de fondo es que el debate mismo está medio muerto y eso es, en parte al menos, por la ausencia de MEDIOS ALTERNATIVOS. Aún queda alguna radio libre pero la radio no puede reemplazar al espacio de lo escrito y audiovisual. Mucha gente piensa en constituir partidos y “tomar el cielo por asalto” (por usar la frasecita de Iglesias, muy descriptiva) sin siquiera consolidar el tejido social, sin hacer primero el trabajo de base. Y no me refiero con esto a los movimientos populares de acción, puesto que éstos mismos son poca cosa si se logra establecer un cordón sanitario mediático en torno a ellos. Me refiero a los medios alternativos: no puedo imaginarme los 80 y 90 sin radios libres ni zines políticos. Hoy día esos espacios de comunicación son relativamente más fáciles de crear a través de la Internet y sin embargo no ocurre o sólo de forma muy fragmentaria. Ocurre en otros lugares pero no en Euskal Herria. Por qué?

  2. No estoy de acuerdo de que “el problema de fondo es que el debate mismo está medio muerto y eso es, en parte al menos, por la ausencia de MEDIOS ALTERNATIVOS”.
    Tenemos que tener el valor de admitir de que, antes de una escasez de medios, siguen existiendo demasiados y pesados anclajes ideológicos en los dos siglos anteriores. Que si por una parte impiden debates y trabajos teórico-políticos más en profundidad sobre la actual evolución social y del sistema, por muchos aspectos MUY diferente de la de los siglos XIX y XX, por la otra cortocircuitan la utilización de aquellos instrumentos teóricos muy sólidos y avanzados que la crítica y el trabajo político anterior nos ha legado. Como los fundamentales instrumentos marxianos.
    Los elaborados por Marx.
    En gran medida contaminados por precisamente esa enorme carga de ideologías marxistas, de derivaciones doctrinarias, dogmáticas y sectarias que impiden a que lo más valioso de Marx – crítico radical de las ideologías, precisamente – pueda servir para analizar, conocer, definir y dinamizar los actuales elementos sociales necesarios para salir de las ciénagas del Capital. Cada vez más podridas.

    • Todo eso que dices debiera tener un lugar en el debate público, de hecho no hay ninguna razón para que no podamos debatir y rebatir a Marx, a los marxistas, a los no marxistas y a los marxistas a medias, en ese debate público. Para eso necesitamos medios que alberguen y canalicen ese debate (entre otros muchos), medios alternativos específicamente vascos, pues, entre otras cosas, queremos liberarnos del colonialismo político-cultural español y francés.

  3. Enric Llopis

    Huelgas generales, movilizaciones populares… La población griega se había empobrecido en un 40% y continuaba la subordinación a la Troika, con un ejecutivo de coalición encabezado por Antonis Samaras (Nueva Democracia), apoyado por el PASOK e Izquierda Democrática. Syriza capitalizó el malestar. En los comicios de mayo de 2012 superó al PASOK y se quedó a un escaso 3% de Nueva Democracia. Pero en enero de 2015 se impuso en las elecciones con un discurso que planteaba renegociar el pago de la deuda (en el primer trimestre de 2016 la deuda pública griega se situó en el 176,3% del PIB). Syriza había asumido hasta el momento buena parte del programa de los movimientos sociales, pero ¿evaluó correctamente la situación? “Puede discutirse en el caso de Alexis Tsipras dónde acababa la estupidez y comenzaba la soberbia, pero el diagnóstico fue totalmente equivocado”, afirma el economista y miembro de la Plataforma por la Salida del Euro, Ramón Franquesa. Tal vez el líder de Syriza confiaba en que con inteligencia, juventud, seducción, apoyo social y pulcritud ante la corrupción podría convencer a la Troika para que aflojara el dogal. Hoy, ¿significa la “capitulación griega” el fin de la izquierda europea?

    El profesor de Economía en la Universitat de Barcelona y coautor de “Librarse del euro” (Icaria), Ramón Franquesa, ha abordado la cuestión en el curso de verano “Campus Praxis” de Valencia, en el que colaboran Sodepau, El Viejo Topo y la universidad. Subraya las limitaciones de la estrategia de Tsipras: no preparó a la población para una posible expulsión del euro, tampoco expandió los contactos internacionales para obtener nuevas líneas de crédito y comercio (aunque países como Rusia se ofrecieron de manera unilateral), ni diseñó planes para evitar una fuga de masa monetaria de euros. “Tampoco lo hizo su ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, que no fue capaz ni tan sólo de preparar (disponiendo de los funcionarios de todo un ministerio), un plan alternativo, un plan B”, defiende Franquesa.

    Sólo quedaban dos caminos ante los poderes financieros y la Troika: pagar hasta el último céntimo de la deuda o romper con el sistema del BCE y el euro. El nuevo gobierno de izquierdas no desarrolló medidas de “contingencia” ante las amenazas perpetradas por Berlín y Bruselas, pero “otras instituciones sí desplegaron una estrategia ofensiva”, subraya el profesor de Economía de la Universitat de Barcelona. Por ejemplo, en el parlamento heleno la exdiputada del PASOK, Sofía Sakorafa, figuraba entre quienes impulsaron el Comité por la Auditoría de la Deuda Pública, que subrayó el origen ilegítimo de ésta. La canciller Merkel hizo saber al gobierno heleno que no vería con agrado el resultado de este informe en las negociaciones. “Ni Tsipras ni su ministro Varoufakis se atrevieron a sacar el citado informe del Parlamento, para plantarlo ante la Troika”.

    “Con un nulo sentido de la previsión, el gobierno dejó que se agotaran los plazos de la deuda entre enero y el verano de 2015”, añade Ramón Franquesa. Ya en el límite, se convocó un referéndum en el que se preguntaba al pueblo griego sobre la austeridad, los recortes y el pago de la deuda, pese a que en el programa con el que Syriza llegó al gobierno parecía todo bien claro. Si el ejecutivo pretendía ganar el referéndum, “¿cómo permitió que los bancos privados sacaran del país una enorme cantidad de masa monetaria en los días previos a la consulta?”, se pregunta el economista y miembro de la Plataforma por la Salida del Euro. Los ciudadanos griegos se vieron obligados a racionar la retirada de dinero en los cajeros. Se extendió el miedo.

    En el resto de Europa, mientras, los medios informativos sostenían que si los griegos no pagaban sus deudas, las poblaciones europeas tendrían que abonar la factura. Pero en medio de las coacciones y la presión de los medios de comunicación, el pueblo heleno se pronunció. El 5 de julio de 2015 se convocó el referéndum sobre las condiciones del rescate planteado por la UE, el FMI y el BCE. Con una participación del 62,5%, votaron “no” el 61,3% de los electores. ¿Qué ocurrió tras el referéndum? “Una terrible paradoja y decepción”, afirma Ramón Franquesa. El ejecutivo de Tsipras desconsideró el mandato popular y pidió el tercer rescate al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), lo que implicaba la aceptación de “reformas” tributarias y “ajustes” en el gasto público; también exigencias de recortes y “reformas” mucho más severas que las rechazadas en la consulta.

    Franquesa recuerda que el primer “paquete” de imposiciones fue aprobado en el parlamento el 15 de julio con el apoyo de Nueva Democracia y el PASOK, mientras varios diputados disidentes de Syriza votaban en contra. Los sindicatos convocaron protestas en Atenas. Tsipras defenestró de inmediato a los ministros y viceministros que votaron contra el “rescate”. Sólo una semana después, el parlamento dio el plácet al segundo bloque de reformas. “Se cumplían así las condiciones que permitieron el 28 de julio iniciar las negociaciones del tercer rescate entre Grecia y los acreedores”, explica el profesor de Economía. El jalón siguiente de la cronología se sitúa el 11 de agosto, cuando el gobierno y el conjunto de acreedores (FMI, Comisión Europea, BCE y Mecanismo Europeo de Estabilidad) alcanzaron un acuerdo sobre las medidas a las que Grecia debía someterse. El parlamento heleno las refrendó tres días después, con los votos de dos tercios de los diputados de Syriza y el apoyo de los partidos del “establishment”. ¿Qué representó el llamado “Memorando de Entendimiento”? Incluía la creación de un fondo de privatizaciones de 50.000 millones de euros, la aplicación de nuevos recortes en el gasto social y cambios tanto en el mercado laboral como en los servicios públicos (educación, salud, pensiones y salarios).

    Ramón Franquesa insiste en que Syriza “pasó a efectuar un recorte mucho más severo del que se rechazó en el referéndum”. Tanto es así que el tercer memorando “resultó demoledor en sus exigencias, algunas de las cuales tuvo que aprobarlas el parlamento griego en 48 horas”. ¿Qué “mensaje” se pretendía trasladar? “Es lo que les espera a los súbditos (y no sólo griegos) si osan levantarse”. Más aún, “la reacción de Merkel a la consulta me recuerda mucho a la de Hitler ante la insurrección de Varsovia: no bastaba con derrotarlos, había que pulverizarlos de manera ejemplar”. Y no solo se trata de la emigración económica. La llamada crisis de la deuda ha tenido efectos devastadores como el deterioro generalizado de los niveles de salud, el aumento de los suicidios, la violencia y la disminución en la esperanza de vida. También ha dado lugar a números estremecedores en las puntas de la recesión.

    Un 10% de los niños helenos en situación de “inseguridad alimentaria”, además de la creciente desnutrición entre los escolares. Tasas de desempleo del 26% (la más alta de la UE), y de paro juvenil del 51,2%; unos 2,5 millones de griegos viviendo por debajo del umbral de la pobreza, lo que incluye al 40% de los niños y el 45% de los jubilados (el número de personas en riesgo de caer por debajo del citado umbral es de 3,8 millones). En un manifiesto difundido en mayo de 2016 (“Un Plan B para no ir a ninguna parte”), miembros de la Plataforma por la Salida del Euro como Ramón Franquesa, Pedro Montes y Diosdado Toledano denunciaron que en Grecia, en julio de 2015, “no hubo un golpe de estado financiero, sino la entrega de un gobierno que, mandatado por los ciudadanos a negociar nuevos ajustes y recortes, claudicó ante la Troika y aceptó estrangular con más fuerza a los trabajadores y capas populares griegas”.

    ¿Qué queda de Syriza como referente de la izquierda, de modelo para la “nueva política”? En Cataluña, recuerda Ramón Franquesa, EUiA planteaba convertirse en la Syriza catalana. En los grandes mítines Pablo Iglesias y Alberto Garzón rivalizaban por comparecer al lado de Tsipras. “Syriza se había convertido en un faro para el Partido de la Izquierda Europea y los partidos emergentes, ¿qué queda de todo aquello?”, se pregunta el economista. Primero, el silencio. Además, “se continúa haciendo política sin abordar el problema de la deuda y el sistema monetario y político de la UE”. La cuestión no se trató en la última campaña electoral, pese a la vigencia del debate sobre el “brexit”. La política, hoy, no se cuestiona el marco impuesto por la UE; se acepta que no es posible cambiarlo ni salir del mismo, pese a que se trata de una “argolla de acero” que deja un escaso margen de libertad. Pero la política interna de un país de la Eurozona no puede aislarse del naufragio de Syriza, la reforma laboral en Francia, la reforma constitucional italiana o la Gran Bretaña del “brexit”. Según el miembro de la Plataforma por la Salida del Euro, estas consideraciones entran de lleno en la incorrección política. “Para demasiados intelectuales que se reclaman de izquierdas e internacionalistas, es una grosería cuestionar la actual UE”.

    _____________________________

    *Comparto el articulo de Enric Llopis y desde EH añadiria que EH Bildu y sortu estan en el mismo bloque al que hace referencia de aspirantes a syriza y en medio del naugrafio sin valor para una alternativa que no pase por la UE y por tanto perdidos.

    • No hacía falta enrollarse tanto para decir lo que dices en la “nota a pie de página”. Lo extraño es que ni Llopis ni tú mencionáis siquiera el discurso Varoufakis (salir del euro una vez dentro es muy destructivo, demoler la UE sin ofrecer una alternativa es prácticamente establecer el fascismo estatal-nacionalista en Europa con consecuencias nefastas), ni tampoco discutís las circunstancias a las que nos enfrentamos las naciones sin estado, sobre todo las divididas por una frontera impuesta, como es el caso vasco, para quienes el espacio Schengen y los contrapesos jurídicos pan-europeos son un mal menor a salirnos de la UE dentro de los estados a los que estamos encadenados y que sólo nos oprimirían más y peor fuera que dentro.

      Creo que hay que debatir: (1) el improbable “plan Varoufakis” para reformar radicalmente la UE desde dentro (es algo seguramente inviable pero también algo que parece de sentido común intentar, a falta de otra alternativa decente a fecha de hoy), (2) el fracaso en Grecia (y que yo sepa en cualquier otro lugar) de la alternativa anti-Eurozona, que es extraparlamentaria y tiene pinta de seguir siéndolo (KKE aparte, que tampoco es que esté dando el campanazo), y (3) la peligrosísima hegemonía de la ultraderecha fascista en el discurso anti-UE y la práctica imposibilidad de la izquierda política real de utilizar ese discurso anti-UE con éxito (a pesar de que sin duda todos y todas entendemos que esta Unión Europea está muy lejos de lo que querríamos, ya que sirve a los intereses del Capital y el Imperio).

      Por supuesto tengo opiniones (esbozos de opinión a veces tan solo) sobre todo esto pero no quiero pontificar, sino sobre todo llevar el debate sobre la UE a dónde debe estar, que yo creo que son estos tres puntos sobre todo, más un cuarto que es el de las necesidades específicas de la nación vasca.

    • El primer enlace (el vídeo) está roto. Por lo demás muy interesante, no sé hasta que punto aplicable a nuestro contexto pero ojalá que sí.

  4. Eso parece algo así como un desarrollo en esa región (de nacionalidad amazigh) de algo parecido al confederalismo democrático kurdo. Una red muy dinámica de organismos políticos, sociales, económicos, etc. fundada en el “auzolan”, como diríamos en EH.
    Además, tiene algún parecido con los mejor de KAS, en su sentido dinamizador político-social, lo que los chupa-sillones “de partido” han conseguido, primero, a contaminar (años ochenta) y luego a controlar y desmontar (años noventa) con txinaurris y karamarros varios…
    Hasta llegar al horroroso montaje tecno-socialdemócrata actual.
    Además, en Kurdistan, por ahora principalmente en la Rojava (con “capital” Kobane), praticamente todo, hasta la lucha partisana, está seriamente fundado sobre la lucha contra el patriarcado.
    Que es como sabemos, junto a la propiedad privada, la base y origen esencial del capitalismo.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s