Home

DSCF8027

Autor: Borroka garaia da!

Estos últimos días se están acumulando prohibiciones de todo tipo en un sistema político que ya de por sí tiene prohibido salirse de él y no deja mover una coma sin el beneplácito del que maneja la pasta y sus gorilas uniformados. Algo que se sabe, pero siempre tienen oportunidad de volver a recordárnoslo.

Hace un par semanas un tribunal francés denegaba a LAB la posibilidad de presentarse a las elecciones sindicales de la pequeña empresa en Ipar Euskal Herria porque solo se presenta en Ipar Euskal Herria, da importancia al euskera o no tiene valores “republicanos franceses”. No estoy haciendo una interpretación política de esta ilegalización encubierta sino que son argumentos judiciales literales que han sido empleados por los jueces para expulsar a LAB.

Esta semana el delegado de gobierno español ha instado a la audiencia nacional española a prohibir una manifestación convocada por ex-presas y presos políticos y otra por el movimiento pro-amnistía y contra la represión en Bilbo. También esta semana se está tramitando la prohibición del Ospa Eguna en Altsasu.

Hoy mismo, a la junta electoral de Gipuzkoa le ha dado por intentar prohibir que Arnaldo Otegi pueda presentarse a las elecciones quedando pendiente de recurso y para el día 29 se hará oficial o no tal prohibición.

Todas estas prohibiciones están pasando en una Euskal Herria donde en el segundo trimestre de 2016 los aumentos de jornada no pagadas por las empresas representaron ya un 53,7% frente al 39,6% de 2008. El 50% de los contratos que se hacen en Hego Euskal Heria no dura más de un mes y que el 40% son a tiempo parcial. De estos, casi uno de cada tres son contratos por menos de 10 horas. Hasta julio se realizaron 181.585 contratos más que en el mismo periodo de 2008, un 33,49% más, pero fueron 5.770 los contratos fijos menos, un 11% menos. El 93,32% de los contratos entre enero y julio de este año en Hego Euskal Herria son temporales/precarios.

Es decir, se está destruyendo empleo de forma fácil y barata y se está sustituyendo por empleo precario y con salarios reducidos. Mientras tanto, el 85% de la “juventud” (sic) vasca entre 18 y los 44 años tienen denegado y prohibido el acceso a una vivienda.

No se puede achacar a la clase burguesa vasca esta situación como si en sus manos y decisiones estuviera solventarlas. Hacen su trabajo bien, ya que su labor es precisamente esa, que Euskal Herria esté parada permanentemente para que el tinglado siga igual y el cuadro de prohibición, denegación y explotación permanezca ya que ellos son los beneficiarios.

De esta manera cabría preguntarse si esta estrategia estructural de la prohibición tiene recorrido y lo cierto es que si que lo tiene mientras el explotado, la marginada o el expulsado se encierre en ese círculo prohibitivo o que la falta de resistencia pueda llegar a normalizar la prohibición. El objetivo de la prohibición a parte de prohibir, es aceptar los mecanismos por los que se rige todo el tinglado pero al mismo tiempo es una oportunidad para precisamente dar la vuelta al tinglado. Porque si no le damos vuelta, la prohibición al final llega a triunfar de tal manera que puede llegar a regir la propia acción de los y las explotadas.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s