Home

Autor: Borroka garaia da!

Cuando hablamos de normalización, en Euskal Herria existen dos posturas antagónicas en cuanto a su significado e implementación. Estas posturas no han surgido de la nada y tienen un recorrido histórico bien trazado.

Por una parte, se encuentran las relativas al Acuerdo para la Normalización y Pacificación de Euskadi, más conocido como Pacto de Ajuria Enea. Según este antiguo pacto firmado en su día por todos los partidos políticos excepto HB, la normalización de Euskal Herria consistía en la desaparición de la violencia revolucionaria y la aceptación de la legalidad española para dirimir cualquier conflicto político y social. Esta desaparición de la violencia revolucionaria debería ir acompañada de un proceso de reinserción de los presos en la democracia española y un diálogo multilateral, siempre respetando en cada caso la decisión que adopten las instituciones competentes del estado a este respecto.

Por otra parte, se encuentran las relativas a la en su día llamada Alternativa KAS, que básicamente ponía el acento en que para llegar a una situación normalizada hay que partir de la aplicación del derecho de autodeterminación para Euskal Herria como solar donde construir la democracia vasca en libertad. Que esta situación de mínimos democráticos debe ir acompañada por una amnistía.

Llegados al 2016 se podría decir que el fondo de estas posturas no han variado especialmente. Sigue vigente la postura que cree que paz y derechos no van unidos, por lo que la normalización no tiene nada que ver con el reconocimiento y aplicación del derecho de autodeterminación, eje central del conflicto político. De esta manera, la normalización se reduce a la desaparición de la violencia revolucionaria y a la integración en la legalidad, siendo las consecuencias del conflicto asimilables y solucionables sin ir a la raíz de éste y sin la creación de mínimos democráticos.

¿Qué es lo que hace que la situación política no esté normalizada? ¿Los juicios políticos? ¿La represión en todas sus gamas y tonalidades? ¿La situación de los presos y presas políticas? ¿Que la izquierda abertzale no haga constricción y penitencia pública de “su pasado”? ¿Que los partidos no lleguen a acuerdos? ¿Que exista violencia de algún tipo? ¿Que no se asiente una convivencia?

No, la situación política vasca no está normalizada porque no existe libertad. Porque el pueblo vasco no tiene mecanismos para que sus decisiones puedan llevarse a cabo. Porque el capital arrasa con todo. Porque está negado el derecho de autodeterminación. En definitiva, no porque haya un deficit democrático sino porque directamente no hay democracia. Lo demás son consecuencias de la inexistencia de democracia y se seguirán generando de una forma u otra mientras eso sea así.

Es por ello que la normalización debe estar basada y construida a partir de derechos y libertades nacionales y sociales. Y ahí esta el quid de la cuestión, pues para alcanzar esos derechos y libertades se hace necesaria una desnormalización de la situación actual de injusticia.

Por lo tanto, la “normalización política” es un arma de doble filo, que puede ser el resultado de una lucha que alcanza un terreno de juego de libertades o un proceso de asimilación y aceptación de la injusticia, la legalidad y el marco político impuesto.

Recientemente leía  un dossier de la lehendakaritza donde se mostraban satisfechos porque habían conseguido que se deslindara la solución al conflicto político (léase, la creación de un marco de libertades mínimo, autodeterminación) con un proceso de normalización. Poco antes de ser asesinado, Argala dijo que para hablar de una normalización de la vida de Euskadi, no conseguir los mínimos democráticos hace que el pueblo vasco esté atado y las vías institucionales no le sirvan para gran cosa. ¿Se equivocaba? ¿O el hecho de que haya desaparecido la violencia revolucionaria ( y no la autonómica ni la estatal ni la del capital)  también debe traer consigo la desaparición de los mínimos democráticos requeridos para un proceso de normalización?

4 thoughts on “A 40 años de la alternativa KAS

  1. Agur:

    La Alternativa KAS se creó en un contexto histórico y coyuntura política concretas. Representó una alternativa política y programática que era calificada de manera constante y reiterativa como táctica, un programa de mínimos elaborado con el fin de concitar una acumulación de fuerzas suficiente para establecer un marco específico, entonces se decía “autónomo” (Euskal Herria) de la lucha de clases. Las fuerzas revolucionarias vascas hicieron una lectura precisa sobre la nueva fase que se preveía iba a alumbrarse tras la muerte del dictador. La correlación de fuerzas existentes (y sus características operativas) en ese contexto y la coyuntura política existente hizo posible que se produjeran los encuentros de Txiberta. Quien quiera profundizar en el tema podrá encontrar suficiente material para dibujar la situación que se configuró en la fase post-Txiberta: 1) la burguesía y la derecha política nacionalista vasca definió claramente su estrategia de clase, una estrategia de confrontación violenta con la izquierda abertzale y su alianza con la derecha (extrema derecha) española y sus “Fuerzas de Seguridad del Estado”, posición de clase que no ha dejado de ejercitar desde entonces y sobre la que la izquierda abertzale no ha conseguido reinterpretar nuestra posición ante esa derecha ultraliberal y violenta representada por el PNV; 2) la socialdemocracia vasca (ANV/ESB) optó por la participación política en las instituciones del Estado (elecciones generales) sin la garantía previa de la consecución de la amnistía. Solamente después de su fracaso electoral, estos mismos rediseñaron su estrategia en pos del realineamiento (este movimiento pendular será una constante y características de estas fuerzas) con las fuerzas a las que abandonó en uno de los momentos más críticos de nuestra historia; 3) la definitiva ruptura estratégica entre las organizaciones revolucionarias de la izquierda abertzale (que no volverán a reencontrarse hasta la VIII) que contaban en ese momento con el suficiente peso específico como para condicionar el desarrollo de la correlación de fuerzas que pudiera hacer posible la ruptura democrática con el régimen franquista y la materialización de la Alternativa Kas, una propuesta que se consideró política y operativamente alcanzable en el corto o medio plazo.

    Las posteriores adaptaciones programáticas de la Alternativa Kas y su proceso de negociación son un “continente temático” que requeriría hacer un análisis en el que debiéramos de incluir el “último proceso” adaptativo de la misma, representado por el debate “Abian”, y la refundación de Sortu. En este contexto se produce la reformulación (actualización) en el propio seno de la izquierda abertzale, de otras líneas ideológicas y políticas en las que pueden identificarse, como factores desencadenantes, otros tantos elementos (o agentes) no ligados exclusivamente con las discrepancias ideológicas intrínsecas a este tipo de debates.

    En cualquier caso, no hay duda de que el debate “Abian” ha estado absolutamente condicionado por la nueva reconfiguración de fuerzas operado en el seno de la izquierda abertzale. Pretender hacer una lectura de nuestra reconstrucción con la misma visión (evaluación) de la correlación de fuerzas políticas y materiales existentes en el año 75, o las que operaban en los años finales de los 80, nos llevaría a cometer errores de similar dimensión a los tenidos por la anterior dirección de Sortu, al no haber sabido evaluar y definir de manera objetiva el papel sociopolítico de la burguesía regionalista vasca, representada por el PNV; y al dar carácter estratégico a unas alianzas establecidas con la socialdemocracia reformista (de cierto tufillo oportunista), representado por Matute, y con el liberalismo progresista, representado por EA; cuando, en mi opinión, estas alianzas debieran de tener un carácter netamente táctico, y siempre dependientes del proceso de consolidación de aquellas fuerzas sociales que se articulan en torno al logro de los objetivos estratégicos que quedaron definidos en la V.

  2. siguiendo el hilo esto es lo que se propone a día de hoy : “Existe una importante lucha ideológica para diferenciar entre una Herritar Batasuna y un Gune Soberanista de partidos y electoral, o si se prefiere un frente amplio electoral e institucional que se podría intentar colar como tal dentro de la enésima refundación de algunos. La Herritar Batasuna puede estar en el Gune Soberanista desde un punto de vista táctico, pero el Gune Soberanista es algo más amplio, un espacio que se comparte bajo unos acuerdos con otros grupos con visos más bien electorales y de gestión institucional. La Herritar Batasuna tiene que ser el motor no sólo electoral o institucional (vía la articulación del Euskal Herriko Batzorde Nazionala), sino que es también un motor de confrontación con los estados y el capital en todos los frentes. En la unidad popular, ya lo hemos dicho, no hay exclusivamente partidos políticos, sino grupos sociopolíticos, sindicales, grupos del movimiento popular…” (Herritar Batasunaren garaia da-manifestua-eusko ekintzakoa)

    http://www.euskoekintza.eu/manifiesto-es-tiempo-de-la-herritar-batasuna/#more-1998

  3. una pregunta inevitable es si considera,o no vigente,la alternativa kas en la actualidad.Lo referido a la candidatura de otegui-y conste que quien esto escribe,es un detractor rotundo de las posiciones de arnaldo-muestra que no hay mas normalizacion,que la vista desde una optica neo-franquista.Tambien seria un tema de debate fructifero,si en 1996-tras la fallida accion armada contra aznar-la sustitucion de kas por la alternativa democratica,no conllevo un empobrecimiento tematico y reivindicativo,de hondas consecuencias negativas.Los sectores contrarios a la deriva reformista de la ia-askatasunaren bidean,eusko ekintza,ata,ibil,colectivo boltxe-podrian tener en la defensa y actualizacion positiva de la alternativa kas,un punto de encuentro y un banderin de enganche.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s