Home

13d3171d3e0fedbf17c6fc4a4af4b46d46355c153927529

Autor: Borroka garaia da!

Las estrellas mueren. Entendiéndose por muerte la extinción total de su energía. No hay ninguna que se libre. Nuestro sol también lo hará, pese a que actualmente suponga casi el 100% de la masa total de nuestro sistema solar (98´6%). Sistema que se irá desintegrando por ese suceso y desapareciendo tal como es conocido, incluido nuestro planeta Tierra y todo lo que permanezca en ella. Después esperará el choque frontal de nuestra galaxia (Vía láctea) con otra que se aproxima a 300 kilómetros por segundo (Andromeda). De ese brutal impacto, mucho se destruirá y todo se desorganizará para volver a reorganizarse. Absolutamente nada es para siempre aunque en este caso no lleguemos a vivir para contarlo. Que precisamente es otra prueba de caducidad.

De entre la muerte de las estrellas, la de una estrella gigante roja (generalmente unas decenas de veces con más masa que el Sol) es la más interesante. Pues de ella nace el fascinante agujero negro debido a un colapso gravitatorio donde más allá de su horizonte de sucesos, uno más uno deja de ser igual a dos y todo lo que sucede deja de estar al alcance de la ciencia hasta hoy conocida al no haberse alcanzado aún una teoría cuántica de la gravedad con una formulación consistente.

Decía un astrofísico que mucha gente al estar admirando por la noche el cielo y las estrellas se siente diminuta y que tendría que ser justo al contrario, sentirse enorme, ya que no es simplemente que estemos sino que somos. El universo y las estrellas las llevamos por dentro. Las estrellas son la base de la organización de nuestro universo pero también del propio ser humano, ya que cada uno de los átomos de carbono que componen nuestro cuerpo previamente han permanecido literalmente por millones de años en el vientre de alguna estrella, hace una inmensidad colapsada. Después, 9 meses en el vientre de una mujer.

El colapso es la palabra clave de nuestro universo y también de la política y la sociedad. Nada cambia sin un colapso. Nada cambia en períodos de estabilidad ni gestionando ni administrando la estabilidad. Todas las transformaciones son debido a un colapso de lo anterior. La muerte de lo anterior. Todo cambio, toda revolución, ha sido históricamente hija de un gran colapso. Cambiar el mundo (del que no simplemente estamos, sino que somos) solo es posible mediante un colapso que haga surgir lo nuevo. No la modificación de lo viejo manteniendo su estabilidad.

Buscar el colapso es la tarea previa para crear y que avance lo nuevo. Lo subversivo y rupturista no es un objetivo sino una práctica a desarrollar. Es la base fundamental sin la cual no se puede despejar el solar donde construir lo nuevo. Si los pilares de la opresión no caen destrozados no hay espacio, solo enredaderas y trepadoras que adornan tales pilares. ¿Cómo provocar el colapso para cambiar? Esa es la gran pregunta, en demasiadas ocasiones ausente, en la falsa y perniciosa creencia de lo diminuto de cada una de nuestras vidas y el falso miedo a la soledad.

Si estás leyendo esto, te deseo que tengas un día fabuloso. Lo mejor está aún por llegar.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s