Home

(Artículo publicado en el 2012)

Gracias a todas las que estuvisteis defendiendo Kukutza hasta su último anochecer.

Nunca conseguimos ser una amenaza seria para los especuladores. No pudimos hacer mucho contra multinacionales, bancos ni inmobiliarias (solo concentraciones, campañas, okupaciones, acciones directas, movilizaciones..). Nuestra incidencia en este sentido ha sido simbólica. Ni siquiera contra CABISA S.A.

Tampoco fuimos nunca una molestia grave para el Ayuntamiento. Nuestra continua subversión de todas las normativas municipales (cotidiana trasgresión de horarios, prohibiciones, usos del espacio público, permisos, licencias…) y nuestra continua invitación a saltarse ridículas leyes tampoco resultó una gran amenaza para nuestro Consistorio. Ni siquiera les supuso mucho ampliar las brigadas de la ULE (Unidad de Limpieza Especial). De vez en cuando alguna pataleta del Alcalde y de nuestros amigüitos del PP, pero nada grave. Eso sí, se llevaron por delante Sorgintxulo.

Hace unos cuatro años las Instituciones empezaron a interesarse por nosotras, con esa “histórica manía” que tienen de querer controlarlo todo, con esos programas que diseñan bajo falsas intenciones de acercarse a los intereses de la población. Es evidente que su objetivo no es mejorar su gestión política, sino intentar controlar todo movimiento alternativo, copiarlo, dividirlo o…absorverlo (aunque haya gente que aún lo dude).

Se montaron una hipócrita campaña sobre Participación Ciudadana (que casualidad, justo cuando empiezaban a resurgir las asociaciones vecinales). Pusieron un equipo de sociólogas en cada barrio, dinamizando la vaina. Había un interés especial por Rekalde.

Y desde Kukutza les dejamos flipaos. Su capacidad organizativa, su referencialidad en el barrio, sus incontables recursos, su nivel de participación, coordinación y movilización… flipaos. Supongo que a partir de ahí se habló de nosotras con más preocupación en el Ay-untamiento y en otros espacios.

Pero en oscuros despachos del Ministerio de Interior, Kukutza estaba fichada desde el principio. La Salve, Indautxu, Arkaute. Todos ellos estaban al tanto. Y todo porque una cuadrilla de conocidas “piojosos, porreras, vagos y radicales” la estaba liando parda. Ellos sabían que en aquel tiempo, allí te formabas personal y políticamente. Sabían que allí se aprendía a luchar. Y que se contagiaba. Allí aprendimos a compartir riesgos y responsabiliades, a asumir las consecuencias de nuestras acciones. Aprendimos de la dignidad, a ir por la vida con la cabeza alta. Aprendimos a querer y a crear, a ser más fuertes, a enfrentarnos al miedo y las contradicciones.

Sabían que en aquel tiempo, en Kuku continuamente se generaban y confluían luchas, que se juntaban las gentes rebeldes de Bizkaia y mucho más. Sabían que se reforzaban y se abrían nuevos frentes de confrontación política y de denuncia social. Sabían que muchos colectivos y organizaciones populares se nutrían y nutrían a Kukutza. Y no perdían detalle.

Supongo que para ellos Kuku fué también una buena herramienta de control social: con poner una camara en la puerta y alguna infiltración que otra, allí fichaban a todo dios que entraba o salía, actualizando así sus archivos (tu descripción, colectivo al que perteneces, circulo de relaciónes, afinidad, etc…).Ya se encargarán ellos de desarrollarlo y situar a cada persona en el organigrama más conveniente a sus futuras investigaciones. Amatxus, jóvenes, artistas, cuadrillas …también vosotras estáis fichadas!

Todos los movimientos autónomos, ilegales, antirrepresivos, independentistas, anarquistas, libertarios, feministas, ecologistas, antidesarrollistas, estudiantes, contrainformativos, autogestionarios…. todos los movimientos populares, toda la gente que lucha, por fín, junta, unida y revuelta!!! Y eso sí que les jodía.

Intentaron tumbarnos en 2001, cuando la Audiencia Nacional precintó Kukutza. Pero echamos un buen órdago y ganamos la partida. Y en 2004, y en 2005… Pero ellos tampoco olvidan ni perdonan.

Sabían que al principio señalábamos a la Luna y… la gente de nuestro entorno sólo nos miraba el dedo. Al principio estuvimos solas, pocas apostaron por nosotras. No se fiaban. Los cambios y propuestas nuevas generan desconfianza, porque rompen con costumbres y… con dirigismos.

Nuestro hacer a lo loco, desde abajo y sin pedir permiso descolocaba. ¿Demasiado radicales?. Al principio fuimos criticadas, se nos exigia todo, aunque casi nadie nos daba nada. Pero lo conseguimos. Conseguimos mucho más de lo que habríamos soñado ese día de agosto de 1998 en el que entramos en Kukutza lll.

Se ha hablado mucho de nosotras en estos años. Se ha hablado bien y también mal. Eso es bueno. Hay gente que nunca comete errores… porque nunca asumirá riesgos. Hay gente que mira, gente que hace, gente que a veces se equivoca y… gente que juzga sin hacer nada.

Conciencia revolucionaria, rebeldía, insumisión, desobediencia, organización y poder popular. Eso es lo que les jodía de verdad. Con el tiempo, a toda esa red de “proscritas, antisociales, revolucionarios y marginales” se fué uniendo todo lo demás: miles de personas y actividades. Cultura popular. Alternativas reales. Con una naturalidad y aceptación increíble, algo impensable años antes. Y eso les reventaba. Les reventaba porque nunca fuimos angelitas buenas (aunque en los últimos meses muchos se empeñaron en pintarnos enormes alitas blancas).

Sabían que en este tiempo de nuevas vías políticas y de crisis brutal, Kukutza sería de nuevo un referente. Sabían que iba a resurgir como herramienta organizativa esencial en estos tiempos de agitados cambios en EH, a la vez que tiempo de deshaucios, despidos masivos, recortes de derechos y… auje de las denuncias sociales.

CABISA S.A. reconoce en un documento que en 2005 no se daban las condiciones políticas adecuadas para efectuar un desalojo. Temían represalias contra sus bienes y propiedades. No fue una casualidad que el proceso del derribo se iniciara tan sólo unas horas después de los resultados de las eleciones de Marzo, donde se reafirman grandes cambios en la forma de abordar el conflicto político en este país (cada una que saque sus propias conclusiones). Era el momento de acabar con Kukutza. Para ellos era ahora o…tal vez nunca.

Los del PP han salido bien limpitos de todo esto, aunque ahí queda su relación con Cabisa (como ejemplo, el escándalo urbanístico en Cantabria). Y siguiendo los pasos que inició Pepe Rey en Ardi Beltza, la ecuación Cabisa-Cerezo evidencia la estrecha relación entre redes de narcotráfico y tramas de corrupción urbanística.

Los del PSOE han jugado con nosotras para hacerle pupita al PNV. Con el pseudo-apoyo a Kuku de senadores y demás personalidades sociatas, quizás pensaban también ganar algún voto joven…como en el 15M. Su partido dirigió el operativo policial.

Los del PNV no podían permitir más movilizaciones , denuncias y adhesiones. Muchos de los suyos estaban implicados. Con su actuación han perdido unos votos y únicamente, algo de salud. Nunca contarán lo que se gastaron en policía , en speed, cocaína y armamento durante esos días.

Algunas de las nuestras necesitaron poner en el proceso de negociación su última esperanza, cuando el resto de las vías ya se agotaba. Otras sabíamos que eso nunca nos salvaría, y que las propuestas “progresistas” lanzadas desde distintos ámbitos (la co-gestión con la administración, la cesión de otro local, el pago de la deuda por parte del Ayunta y demás patinazos y algunas mentiras) no encajaban con nuestra ideología, porque no queríamos un centro cívico ni una Kukutza domesticada.

Nuestro proyecto, su incidencia y su gestión superaba en un 200% la acción de las Instituciones (en sus departamentos de cultura, de bienestar social, de infancia y juventud, etc, etc, etc), y una parte importante de la población lo apoyaba (unas 20.000 adhesiones). La negociación con el Ayunta-Miento era solo una estrategia más para ganar tiempo, para sumar gente, para ganar días en la lucha contra el derribo, no nuestra seña de identidad. Espero que ese proceso no sirva de referente a ningún gaztetxe…ellos siempre mienten. No les abráis la puerta, no les metáis en casa. Ellos nunca cederán, nunca confiarán, pues nuestra existencia cuestiona la suya…porque somos su antítesis, no una corriente paralela.

La crueldad y brutalidad del derribo de Kukutza no fué solo un capricho de Azkuna. No fué solo un problema económico, urbanístico, ni de orden público. Era algo que llevaban preparando desde hace demasiado tiempo en oscuros despachos del Ministerio de Interior. Y algo que muchos perros llevaban años soñando: que les dejen sueltos y carta blanca con todos sus juguetes (tanquetas, furgonas, escopetas, explosivos, peloteros, porras, metralletas). Un gran campo de entrenamiento y desfogue durante días.

Muchos hablaron en nuestro nombre sin saber de qué hablaban. Afirmaron cosas que nosotras nunca dijimos. Y tras la masacre, algunos nos patearon el corazón con la sin razón del “yo condeno, tu condenas”…pero nosotras no condenamos. Ni olvidamos.

En estos 13 años, hemos perdido algunas batallas, ganado pequeñas victorias y miles de recuerdos. Que nos quiten lo bailao!. Quizás nos han partido la vida. Nos han robado todo. Han dejado a Bilbo sin barco, a Rekalde sin nada y a sus hijas un futuro incierto. Y casi les sale gratis!

Pero consiguieron que en sus últimos días la solidaridad y la dignidad resurjiera en miles de personas. Kuku no se merecía menos. Gracias a todas las que estuvisteis resistiendo y defendiendo Kukutza hasta su último anochecer.

Ex-componentes de Kukutza Gaztetxea.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s