Home

Autor: Borroka garaia da!

Dune es una novela escrita por Frank Herbert en 1965, también transformada en película en 1984 a manos del director David Lynch. Ha sido denominada muchas veces como El señor de los anillos de la ciencia-ficción y creo que no anda desencaminado tan gran título. En el universo de Dune toma centralidad el planeta Arrakis (al que precisamente se le llama Dune, un planeta árido lleno de desiertos y dunas) ya que es el único sitio del universo conocido donde se puede conseguir una especia llamada melange la cual es solo producida por unos inmensos gusanos de arena. Esta especia produce en el consumidor una esperanza de vida larga, gran vitalidad, y elevada cognición además de tener la posibilidad de desatar diferentes poderes. La especia es una droga y dejar de ingerirla causa la muerte, sin embargo es consumida ampliamente ya que aumenta la expectativa de vida en varios siglos. Debido a la rareza de este producto y a su ubicación única, a nivel político en ese mundo ficticio se dice que quien controla la producción de la especia controla el destino del universo.

Yo nací entre fronteras de Santutxu y Alde zaharra. O sea, en Bilbo, que soy de Bizkaia, vaya. Digo esto en antelación a lo que voy a decir a continuación para que así la persona que quiera pueda interpretarlo simplemente como centrismo ombliguista aunque sinceramente no sea el caso.

Cinturón de hierro

El Gran Bilbao es una comarca no oficial compuesta por todos los municipios dispuestos a lo largo del Nerbion. Esto comprende al propio Bilbo, las dos márgenes, la zona minera, el valle de Asua y el Alto Nerbion. Esta zona geográfica muy pequeña territorialmente comparada con el resto de Euskal Herria tiene 1 millón de habitantes. Esto supone que un tercio de los habitantes de Euskal Herria es de allí y que casi la mitad de los habitantes de la CAV también lo son.

Fue en el Gran Bilbao donde nació el movimiento obrero vasco, el nacionalismo vasco, el PNV, el nacionalismo revolucionario vasco, EAE-ANV, la izquierda abertzale y ETA. Fue en el Gran Bilbao donde se asentó la oligarquía vasca, la burguesía vasca y el españolismo. A partir de ahí empezó a extender tentáculos. Nada de ninguna de estas cosas ha sido fruto de las “ideas” o de una casualidad sino de una realidad material concreta.

El origen espacial del nacionalismo vasco post-carlista es el Gran Bilbao, y el otro origen espacial de la derivación post-carlista llegaría a ser Iruñea. Donde ocurriría algo más similar de lo que se suele pensar solo que con otros barnices y características debido a un hecho clave. El surgimiento del capitalismo moderno en Euskal Herria.

En la Euskal Herria occidental tras la invasión de las carlistadas que elimina los últimos rastros de soberanía es donde hace que se abra la puerta al “desarrollo” capitalista donde adquiere mayor dinamismo, y la sociedad comienza a diversificarse como sociedad burguesa (con la aparición de todo un conjunto de clases sociales propias, especialmente con el surgimiento del proletariado); frente al otro punto, Iruñea, que sigue dormitando en las estructuras de la sociedad tradicional. En uno emerge una burguesía (junto con sus capas subalternas burguesas) en el otro siguen dominando las capas terratenientes; en ambos, las clases dominantes son “españolas” (por interés), su proyecto político fraccional no discute el régimen de dominio, que el Estado (español) representa, se acomodan a él.

Y el acomodamiento post-carlista, aunque parezca mentira, es en realidad la fase política que aún no se ha logrado superar pese al paso de los años. El intento de superación del post-carlismo acomodado es en realidad la fase histórica en la que nos encontramos. De ahí, entre muchas otras razones, desde una perspectiva política, institucional, económica, nacional y de lucha de clases, el único sujeto que puede superarlo es el pueblo trabajador vasco o navarro, que es lo mismo, mediante su emancipación nacional y social. Ya que el régimen no es Barcina, ni Urkullu, ni UPN ni PNV… ellos son los herederos de los que se acomodaron en él.

En este juego por tanto el Gran Bilbao representa el vortex y la piedra angular, el que lo controle, controlará el destino. Y algo materialmente imposible es que lo controle el pueblo trabajador vasco y la burguesía vasca al mismo tiempo.

El Gran Bilbao solo se puede controlar o con la mentira o con la unidad de fuerzas de la clase trabajadora y los sectores más desprotegidos. Desde la venta de los planos del cinturón de hierro hasta las elecciones de ayer, la mentira ha sido la ganadora.

Con normalidad anti-democrática y sin sorpresas

Creo que poca gente se habrá sorprendido de los resultados electorales de ayer. Unos resultados donde el PNV se ha llevado de calle el triunfo, aumentado su ya de por sí hegemonía electoral. Unos resultados que no solo asentarán el continuismo de lo visto hasta ahora a nivel institucional sino que reforzarán la apuesta de la burguesía vasca por seguir bloqueando cualquier vía hacia la independencia, el ahogamiento de la respuesta social a las cada vez peores condiciones de la clase trabajadora vasca y en general de mantenerla anestesiada y en dependencia.

Ante esta situación no se puede cerrar los ojos y seguir viviendo con verdades que son mentira. No existe una mayoría parlamentaria a favor del derecho a decidir entendido éste como el derecho de autodeterminación para Euskal Herria donde todos los proyectos, incluido el independentista estén en igualdad de consecución. Sencillamente porque no existe una mayoría parlamentaria a favor del derecho de autodeterminación. El PNV solo quiere consensuar un estatuto de autonomía y no está a favor de una consulta donde entre la independencia, algo a lo que se posiciona en contra, no simplemente por declaraciones realizadas en ese sentido sino por hechos demostrados. Seguir cerrando los ojos a esta realidad impide crear las condiciones óptimas de preparar el camino hacia la autodeterminación e independencia.

Los resultados de EH Bildu siguen la tónica descendente. Esta vez han sido 4 escaños y decenas de miles de votos los perdidos. La tónica descendente se puede entender como lineal, creyendo que todas las elecciones son iguales o dialécticamente. En ninguno de los casos son resultados buenos, lo que indican es pérdida continuada, mayor o menor dependiendo de la coyuntura y marco electoral. Pero pérdida.

Los resultados de Podemos tampoco son buenos y a la inversa de EH Bildu (su número de votos tenderá a subir según la distancia del marco electoral) se han quedado algo más cortos de lo esperable.

Pese a las diferencias entre EH Bildu y Podemos, la imposibilidad que han tenido frente al PNV parten de una misma base. Que han dado la batalla por pérdida mucho antes de que se produzca dando la posibilidad al PNV para que se refuerce.

Inexplicablemente para sus intereses electorales, Podemos dio un giro a la derecha, que le puso a la derecha de EH Bildu y colocó de cabeza de cartel a una representante que tranquilamente y sin despeinarse podría pasar por representante del PNV y la burguesía vasca, con chalet de un millón de euros incluido. EH Bildu por su parte ha seguido la tónica de los últimos años malviviendo para que le haga caso el PNV lo que al mismo tiempo blanquea y centraliza políticamente al PNV dándole pie para aumentar su hegemonía.

Desidia y dispararse en el pie

En los buenos resultados del PNV tiene mucho que ver la desidia de EH Bildu y Podemos. Desidia por parte de EH Bildu al intentar copiar mecánicamente el proceso catalán cuando éste se inició de manera popular y con una CiU quebrada e inmersa en la mayor crisis de su historia. Desidia por no hacer oposición real a la derecha vasca en medio de una crisis que está causando tanto dolor a la clase trabajadora vasca sino continuos guiños y llamadas a la colaboración como si el PNV podría apostar por los intereses de la clase trabajadora pese a contar con otros intereses de clase o un proceso de autodeterminación cuando no le interesa la autodeterminación., para ello inventaron el concepto de derecho a decidir (un estatuto de autonomía).

Desidia por parte de Podemos, por dejarse llevar por el centralismo que emana de Madrid, no incomodarse por actuar a modo de sucursal y rebajar de forma continuada y firme cualquier planteamiento con tal de supuestamente tomar una centralidad política, aunque éste sea un giro a la derecha que en realidad le reste espacio o mimetizarse electoralmente con otras formaciones haciendo que no pueda superar al original.

Perder oportunidades y situación lamentable

Lo lamentable de todo esto es que realmente existe una mayoría social a favor de la autodeterminación y con posicionamientos a la izquierda, por lo que no hubiera sido imposible que una fuerza o alianza de fuerzas al grito de PNV KANPORA y con un programa social y planteamientos nacionales hubiera tenido posibilidad de ganar las elecciones presentando una dura y difícil batalla de confrontación en el Gran Bilbao donde se concentra gran parte de la explotación (pero presentándola), sin la cual tenemos PNV para rato, o sea, autonomismo y derecha.

Esta fuerza o alianza de fuerzas es posible que esté siendo bloqueada por la desidia y el partidismo. Por esquemas mentales que no responden a la realidad cotidiana de la clase trabajadora vasca de hoy. Es bastante probable que una plataforma electoral con representantes de la clase trabajadora y no políticos profesionales sin la necesidad de que por ejemplo EH Bildu o Podemos se presenten sino que le den el apoyo podría cambiar el panorama institucional de la CAV como nunca antes se ha cambiado y ser un elemento más junto a la necesaria ofensiva nacional y social popular que hay que desarrollar y que también precisamente está siendo ralentizada por el institucionalismo, para que las cosas empiecen a cambiar. Mientras tanto dios y las viejas leyes intentarán seguir su viaje que consiste en que la izquierda vasca nunca levante cabeza o tenerla sumisa a sus pies. Hoy ya tienen más herramientas que ayer.

31 thoughts on “Elecciones en la CAV: El que controla la especia controla el universo

  1. Sin palabras. Lo suscribo de principio a fin. Necesitamos personas reales y no tanto político profesional…que se mira al espejo a ver si esta guapo/a antes de darnos el mitin en campaña. Saludos cordiales

  2. “Nada se asemeja más a un representante de la burguesía que un representante del proletariado”, escribía en 1907 Sorel. Aquello que los hacia idénticos era el hecho de ser, precisamente, representantes. Decir hoy lo mismo de un candidato de derecha y un candidato de izquierda no es ni más ni menos que una trivialidad. Los políticos, sin embargo, no tienen necesidad de ser originales (de esto se ocupan los publicitarios), basta que sepan administrar tales trivialidades. La terrible ironía es que los mass media son definidos como medios de comunicación y la feria del voto es llamada elección (o sea elección en un fuerte sentido, decisión libre y consciente).
    El punto es que el poder no admite ninguna gestión diferente. Aun queriéndolo (lo que nos lleva ya hacia una plena “utopía”, para imitar el lenguaje de los realistas), nada importante puede ser pedido a los electores, desde el momento en que el único acto libre que éstos podrían cumplir -la única elección autentica- sería dejar de votar. El que vota anhela preguntas insignificantes, ya que las preguntas auténticas excluyen la pasividad y la delegación. Nos explicamos mejor. Supongamos que se pida a través de un referéndum la abolición del capitalismo (dejemos de lado el hecho de tal demanda, dadas las actuales relaciones sociales, es imposible). Seguramente la mayoría de los electores votaría por el capitalismo, por el simple hecho de que no se puede imaginar un mundo sin mercancias y sin dinero saliendo tranquilamente de casa, de la oficina o de un supermercado. Pero si todavía votase en contra nada cambiaría, porque una demanda de este tipo debe excluir
    a los electores para permanecer auténtica. Una sociedad entera no puede cambiar por decreto.
    El mismo razonamiento se puede hacer para demandas menos extremas. Tomemos el ejemplo de un barrio. Si los habitantes pudiesen (otra vez nos encontramos en plena “utopía”) expresarse sobre la organización de los espacios de sus vidas (casas, calles, plazas, etc.), ¿qué sucedería? Digamos enseguida que la elección de los habitantes sería en principio inevitablemente limitada, siendo los barrios resultado del desplazamiento y de la concentración de la población en relación con las necesidades de la economía y del control social. Tratemos a pesar de todo de imaginar otra organización de estos guetos. Sin temor a ser dementidos, se puede afirmar que la mayoría de la población tendría al respecto las mimas ideas que la policía.
    Si así no fuese (si una aun limitada práctica del diálogo provocase el surgimiento del deseo de nuevos ambientes), sobrevendría la explosión del gueto. ¿Cómo conciliar, manteniendo constante el orden social presente, el interés del constructor de autos y las ganas de respirar de los habitantes, la libre circulación de los individuos y el miedo de los propietarios de los negocios de lujo, los espacios de juego de los niños y el cemento de los estacionamiento, de los bancos y de los centros comerciales?
    ¿Y todas las casas vacías dejadas en manos de la especulación? ¿Y los condominios que se asemejan terriblemente a los cuarteles que se asemejan terriblemente a las escuelas que se asemejan terriblemente a los hospitales que se asemejan terriblemente a los manicomios? Desplazar un pequeño muro de este laberinto de horrores significa poner en juego el proyecto entero. Cuanto más se aleja uno de la mirada policial sobre el ambiente, más se acerca al choque con la policía.

  3. Los que convierten la política en su nueva profesión (incluso quien deja una anterior profesión estable,perfectamente retribuida y mayoritariamente muy bien valorada) no parece que son personas reales.
    Interesante reflexión,sin duda.

  4. Sin pretender,equipar este comentario,a la extension del articulo en cuestion.Varios apuntes rapidos,a vuela-pluma. En la afirmacion historica,de la centralidad del gran bilbo,en la genesis del nacionalismo vasco//donde se reconoce entonces,la figura del vasco de iparralde,agustin xaho,o de acontencimientos ocurridos,en nafarroa**la gamazada,el pensamiento de arturo campion…la historica insumision,contra la mili,etc.** Acercandonos a la actualidad,sin por supuesto discutir la solidez del electorado del pnv.,,recordar que sus -en numeros redondos-400.000 votos,son menos que los mas de 600.000 que recogio en otras elecciones y tienen otro caracter,que cuando parecian ilusionar,a parte de su base social con el llamada plan ibarretxe. Sobre el electorado de la ia,coincido bastante.Ademas,en la tonica”normalizadora”de un voto,cada vez mas no-militante,subrayar su silencio.Ante una protesta,de conseguido eco mediatico,cual fue de los militantes pro-presos,en la inauguracion del festival internacional de donosti.Un hecho,que no comentas,pero que tambien es relevante.La espectacular caida de voto del psoe,que supongo sera,una de las fuentes de donde las extrea podemos.En el caso del voto abertzale,resultaria interesante conocer,un desglose del voto en comarcas,barrios y municipios digamos de ”tradicion” combativa,y tambien los puntos fuertes de la abstencion y el comportamiento del electorado joven.¡¡saludos internacionalistas¡¡

    • Enfatizar el Gran Bilbao no pretende en ningún caso ningunear al resto de Euskal Herria, pero por población y otras razones es la comarca clave por antonomasia. Y es una comarca donde arrasa el PNV (incluso hoy día en municipios netamente obreros y de inmigración histórica masiva) y donde la Izquierda Abertzale está claramente débil, lo que le impide hasta cierto punto convertirse en la alternativa que sueña con ser. Además la izquierda (senso lato) de la Margen Izquierda en particular está tremendamente dividida, en tres bloques muy parecidos que son Podemos, EHB y PSOE.

      “La espectacular caida de voto del psoe,que supongo sera,una de las fuentes de donde las extrea podemos.”

      La principal sin duda, aunque también picotea de EHB. Por ejemplo en Bilbao hace cuatro años ganaba el PSOE en casi todos los barrios obreros (PNV en el centro y Deustu, Bildu sólo en Alde Zarra). Hoy día es Podemos (sobre todo en las generales) el que gana en esos barrios que antes dominaba el PSOE. Esto es sin duda un desarrollo positivo pero la IA sigue sin ganar posiciones sustantivas en las zonas obreras de inmigración castellana y gallega.

      Esto es “normal” pero no por ello menos importante y por eso en mi opinión como “gran-bilbaino” es que debe rebajarse un poco el énfasis abertzale (que parece que se quiere lamer las botas al PNV) y resaltar un mucho el énfasis obrero por encima de lo nacional aunque siempre desde una perspectiva vasca y vasquista (en eso falla muy claramente Podemos, también en lo de la lucha de clases pero sobre todo en el marco primario de la soberanía popular, que es necesariamente vasco). Con independencia o sin ella, la lucha de clases debe ser la ola la que cabalgue cualquier movimiento de liberación del Pueblo Vasco, exactamente igual que hace 1600 años las bagaudas no se alzaron primariamente porque amaran el euskera y la sidra, sino sobre todo porque odiaban a muerte al orden clasista feudal que quería imponer el Imperio Romano terminal. Y fue gracias a aquella lucha de clases antigua que se salvó el euskera y podemos hablar de Euskal Herria y no al revés. Ahora debería ser igual. Si Euskal Herria y lucha de clases no están asociadas con primacía de lo segundo, la lucha de clases pasará por encima de Euskal Herria o, en peor de los casos, puede que se pierda una vez más tanto la lucha de clases como la lucha de liberación nacional.

  5. Si he leído bien, casi 650.000 votos se han quedado en abstención. ¿Son votos de rechazo real ? Si así fuera alguien debería estar preocupado Con que la mitad de ellos fuesen abstención activa o consciente, ya serían la mayor fuerza social. La clave estaría en cómo convertirla en fuerza política-
    Supuesto que las opciones actuales vienen fracasando desde siempre. Y que la toma del poder, por medios violentos, está descartada- O que, por medios electorales, no es posible, no suma…Qué nos queda?. Cómo organizar el desencanto o la frustración, para esta toma

      • Tu cifra no es correcta. El número de abstencionistas, de momento, ha sido de 646.902. Digo de momento porque todavía falta computar el voto desde el extranjero, cosa que no se hará hasta el 30 de septiembre. En las autonómicas de 2012 hubo 639.783 abstencionistas.

    • La pérdida de votos del conjunto de los grandes partidos respecto a 2012 es de unos 35.000, 10.000 por la derecha (considerando PNV, PP, C’s, UPyD) y 25.000 por la izquierda (considerando EHB, Podemos, PSOE, IU, Equo). La inclusión del PSOE en la “izquierda” es necesaria estadísticamente porque muchísimos de sus votos van a Podemos. El PNV de todas formas gana 15.000 votos, siendo el único que lo hace aparte de Elkarrekin Podemos, que son nuevos. EHB pierde 55.000 votos, de los que sólo unos 30.000 irían a Podemos, así que hay unos 25.000 que han ido a la abstención en cifras netas.

      • Si hay algo realmente complicado en la estadística electora es inferir el flujo de votos de una elección a otra. Partiendo de tu hipótesis de bloques derecha/izquierda (que es una hipótesis bastante consistente) yo plantearía el asunto de esta manera: PNV +15.000 y PP -23.000, luego por la derecha faltan 8.000 votos del PP que habrá que valorar si se han abstenido ó votado a Podemos (Ciudadanos y UPyD clonan sus resultados). Por la izquierda tenemos los siguientes datos: Podemos +102.000 (aquí parto de la base de que el bloque IU+EB+equo tenía ya 60.000 de los cuales sólo 6.000 se han quedado en Ganemos), PSE -87.000 y EHB -54.000. Es decir, por la izquierda faltan 39.000 votos que se han esfumado, que sumados a los 8.000 que faltan por la derecha suman un total de 47.000 votos. El problema aquí es intentar inferir a qué partidos y en qué proporción se reparten esas abstenciones. A falta de otros datos, para intentar responder esa pregunta sólo podemos usar una hipótesis proporcional. Es decir calcular los pesos de perdida y aplicar esos porcentajes a los 47.000 votos desaparecidos. Para ello, si tenemos en cuenta que EHB -54.000, PSE -87.000 y PP -8.000, de ese total de -149.000 los porcentajes de representación serían aproximadamente EHB 36%, PSE 58% y PP 6%, lo que transladado a los 47.000 votos desaparecidos situaría un reparto de la abstención del modo siguiente: EHB 16.920 votos a la abstención, PSE 27.260 y PP 2.820. Finalmente, añadir que este reparto de la abstención habría que disminuirlo un poco cuando se escruten los votos desde el extranjero.

        • Puede que tu cifra (39.000 votos perdidos por la “izquierda”) sea más exacta que la mía (25.000), que la echaba a prisa y corriendo y un poco a ojo sin las necesarias comprobaciones.

          Si es así, aún más rotundo, que la “izquierda” vasca ha sufrido mucho estas elecciones, aunque es imposible estar seguro de si la abstención es atribuible en mayor grado al PSOE, EH Bildu o incluso a la incapacidad de Podemos de cosechar a esos abstencionistas para su candidatura.

  6. “El Gran Bilbao solo se puede controlar o con la mentira o con la unidad de fuerzas de la clase trabajadora y los sectores más desprotegidos.”

    Eso que dices, además de una verdad como un puño, es arquetípico de cualquier sociedad capitalista o industrial: la burguesía concede el sufragio universal a sabiendas de que, mediante su prestigio como élite deslumbrante a emular y, sobre todo, su control de los medios de masas, puede manipular por lo general a las masas trabajadoras para que les voten a ellos o sus lacayos de la pseudo-izquierda socialdemócrata.

    “Creo que poca gente se habrá sorprendido de los resultados electorales de ayer.”

    Yo la verdad que esperaba algo mejores resultados de Podemos y algo peores del PNV, lo demás no me ha sorprendido nada. Los primeros han pecado de inexpertos y excesivamente cautelosos y los segundos han mostrado su cuestionable cualidad de expertos manipuladores. Sólo hay que recordar a los ingenuos que coreaban “independentzia” frente a Sabin Etxea en la noche electoral: vaya tomadura de pelo! pero también a como habían conseguido seducir incluso a Otegi, que hace no mucho nos deleitaba citando a Marx y que ahora en cambio se dedica a “emplazar” a Urkullu incluso en plena campaña en que debería de ejercer, en buena lógica, de oposición feroz.

    “Pese a las diferencias entre EH Bildu y Podemos, la imposibilidad que han tenido frente al PNV parten de una misma base. Que han dado la batalla por pérdida mucho antes de que se produzca dando la posibilidad al PNV para que se refuerce.”

    Efectivamente: el PNV ha caminado hacia la meta sin oposición alguna, excepto quizá la del PP desde su ángulo tan peculiar y que tan poco nos interesa aquí. En este momento la única oposición que tiene el PNV es el delegado del gobiero ese feo y calvo de las gafitas.

    Tanto EH Bildu como Elkarrekin Podemos han querido pescar en el centro y “la transversalidad” una vez más y ya se sabe que “quien mucho abarca poco aprieta”. Por cada pez que consiguen en “el centro”, pierden cuatro por la izquierda. Eso exactamente es lo que le pasó a Unidos Podemos el 26-J, perdiendo más de un millón de votos en el estado con un discurso que parecían el PSOE 2.0, pero antes que ellos estaba haciendo exactamente lo mismo EH Bildu. Al menos Pablo Iglesias parece que se ha dado cuenta, a juzgar por su debate tuitero con Errejón, pero en EH Bildu siguen a lo suyo, inconscientemente marchando hacia el abismo del vacío ideológico y la vacuidad (in-)significante.

    “no hubiera sido imposible que una fuerza o alianza de fuerzas al grito de PNV KANPORA y con un programa social y planteamientos nacionales hubiera tenido posibilidad de ganar las elecciones”

    Tampoco me parece que la situación esté madura para eso, para que una fuerza así pueda ganar las elecciones aún (todo llegará). Aunque es un escenario ideal en mi opinión es más de cara a futuro que presente (el futuro empieza ahora en cualquier caso).

    Pero sin duda una fuerza así, habría captado muchos votos (incluido el mío) y obtenido representación sustantiva, incluso si EHB y EP se presentaran independientemente. Digo esto último porque entiendo que tú estás hablando de redirigir a estas dos fuerzas en esa dirección, mientras que yo me temo mucho que eso no es ya posible y que hace falta una nueva fuerza de izquierda de verdad, sin complejos, que les fuerce la mano de una u otra manera. Una fuerza que, bien planteada, tiene un espacio sin duda, porque la “extrema izquierda” sociológica no hace más que crecer pero no tiene portavoces políticos válidos.

  7. un montón de generalidades….era más positivo votar…la mayoría de las personas más comprometidas de mi pueblo han trabajado en la campaña
    óbviamente tenemos dudas y vemos muchas áreas de mejora…para éso están las asambleas y debates…no impiden expresar opiniones….

    • Bonita invitación, al margen de la dirección de Sortu. Para participar en Abían había que asumir Zutik Euskalherria, y para participar en la refundación hay que asumir Abían.
      Y la ratonera se sigue estrechando hasta llegar a la Social Democracia más light y el autonomismo mas cool.

  8. … era mas positivo votar…Los suizos apoyan en referéndum que puedan pincharles sus teléfonos pero no una subida del 10% en sus pensiones.

  9. hemos participado sin ser de sortu diciendo cláramente lo que pensamos… supongo que los debates en una parte importante han servido para generar el proceso abian y seguimos participando….mínimamente hasta conocer el resultado de este proceso …cuando conozcamos las conclusiones…lo pensaremos…insisto , en mi pueblo no ha habido vetos…

    lo de los suizos…..totálmente fuera del debate…

    cuales son las otras alternativas…? sin acritud..ondo izan . ¡¡

  10. Este es un artículo que dice cosas muy sensatas y muy correctas. Sin hegemonía en el Gran Bilbao es imposible ganar nada.

    Otra cosa es que por qué no pasa eso, entre otras cosas hay un cierto sentimiento “anti-Bilbao” en la izquierda abertzale, como si fuese una ciudasd “poco jatoorra” (“del PNV”), como si cualquier acto popular o nacional hecho allí fuese “no auténtiuico”, ciudad identificada con el “capitalismo financiero” (¿y qué ciudad no lo es?), un compendio de tópicos nacionale y antiindustrialistas.

    (Cosa que se cae abajo, cuando se ve que Podemos puede horadar en esas zonas y la IA no)

    La deriva a enncerrarse en la “zonas liberadas” (el voto en estas elecciones ha sido parecido que en el 1999, pero más concentrado en als zonas tradicionalmente abertzales o “zonas liberadas”, por tanto menos votos que en las zonas populosas), puede ser algo fatal para la propia IA.

    • Yo no culparía sólo a la IA: el Gran Bilbao no es un territorio particularmente abertzale. Según Ipar Hegoa, hay casi tantos independentistas en Bizkaia como en Nafarroa, y eso se debe sin duda en gran parte a la masiva inmigración del último siglo, así como al tremendo arraigo del PNV, que no me deja de sorprender (yo conozco a simpatizantes del PNV burgueses pero evidentemente les están votando también muchos obreros, que al parecer alternan ese voto con el voto a Podemos en las estatales y que hasta hace no mucho solían votar PSOE).

      El desafío es importante porque estamos hablando de masas “poco nacionalizadas”, de habla castellana generalmente y a menudo de antepasados castellanos (o gallegos) en parte o todo. A menudo se creen mitos nacionalistas españoles como que el nacionalismo vasco es intrínsecamente racista, esto se lo he oído a gente bastante joven y aparentemente sensata y progresista, como mi casero, un basauritarra de familia obrera hijo de gallegos inmigrantes.

      Es un desafío sin duda ganar para la causa nacional vasca a esta gente y por eso tiene sentido que avance Podemos a expensas del PSOE, porque Podemos es muy poco “nacional vasco” y nada nacionalista. Pero sin embargo un partido burgués y derechista pero presuntamente vasquista como el PNV lo consigue, lo que me flipa todos los días, pero que probablemente se deba a su cuidada proyección de imagen de “moderación”, “buena gestión”, regionalismo funcional tras la fachada “nacionalista”, etc.

      Evidentemente un partido o coalición de izquierda no puede ir por ahí (aunque la imagen de “buena gestión” nunca viene mal), sino que debería trabajar intensamente por enfatizar lo que el PNV hace mal (que son muchísimas cosas pero EHB apenas las menciona) y por resaltar claramente su perfil obrerista o socialista sobre el abertzale (sin renunciar a nada).

      Para mí el partido ideal es más “hertzale” que “abertzale” (y que conste que “herri” también significa nación): vasco, vasquista, soberanista, sí, pero por encima de todo socialista y muy pegado a la calle, aunque en la calle casi solo se hable en castellano (o francés en el BAB, que es otro desafío aún más difícil). Porque al final la liberación de la nación, sea cual sea la fórmula, va a surgir de la emancipación del pueblo, de la clase trabajadora (y en euskera, al menos el pre-aranista, no hay diferencia entre ambos conceptos, que son “herria”), de forma similar a como ocurrió hace 1500 ó 1600 años con la bagauda, que es la auténtica razón por la que el euskera y la nación vasca sobrevivieron a la romanización.

      Quizá sea más difícil hoy día que entonces (y entonces sólo Euskal Herria logró concluir la bagauda o revolución campesina con éxito, era difícil por lo tanto) pero si hay una oportunidad está en una conjunción de factores como la de entonces: crisis del sistema imperial occidental (que está ocurriendo y va a acelerarse) y lucha de clases (en el fondo lo que promueve el Capital hoy día no es sino una especie de “tecno-feudalismo”, lo mismo que la Roma terminal promovía el agro-feudalismo). La lucha nacional o bien cabalga en la ola de la lucha de clases creciente y establece una simbiosis positiva con ella, como entonces, o será superada por esta en términos nacionales extranjeros. La lucha de clases no es secundaria a la nacional, es primaria, la nacional es la secundaria – porque al final lo que queremos más que nada es justicia social, muy por encima de en qué idioma o bajo qué bandera se imparta ésta.

      Por eso el desafío está en no sólo parecerse a Podemos (no al vasco, sino al español, que es el que realmente tiene gancho) sino en superarlo tanto en socialismo como en vasquismo y también (muy importante) en democracia directa o participativa real (eso da mucha legitimidad y generalmente cohesión). En definitiva algo así como la CUP, aunque ojalá no con el laberinto en el que le han metido los convergentes en este amago (?) independentista que al parecer sirve sobre todo para aprobar o intentar aprobar presupuestos reaccionarios y anti-populares.

      • El Gran Bilbao no se´ra un territorio excesivamente abertzale, pero sí un territorio donde se concentra mucha población y además una de las comarcas con renta más baja de Euskal Herria (y la más baja de la CAV), un partido socialista saque tan malos resultados, incluso detás del “producto televisivo” de Podemos (que en las españolas gana hasta en muchos pueblos de Donostialdea, como PAsaia y Orereta, y no ganó en Hernani de txiripa).

        Algo falla. Todas las revoluciones modernas y exitosas se han hecho desde ciudades (no digo que hayan comenzado allí, pero si que las ciudades son la clave para dar la vuelta a la tortilla). Incluso las independencias reaccionarias (Báltico) se han hecho “conquistando” Tallin y Vilnius.

        El problema que tenemos, aparte de de ideología (apenas se oye hablar de proletariado vasco ni siquiera de pueblo trabajador vasco, sino de “Euskal Herria”, así en abstracto; com si no hyubiese clases dentro de ella, o como si la única política posible fuese de “valores” o “visiones” y no de “clases”, ya que “Euskal Herria somos todos”), es de visión sobre nosotros mismos o de nuestro movimiento: una visión recelosa de la ciudad (“ese sitio donde no se habla nuestro idioma”, “ese sitio individualista”, “donde florece el capitalismo”), y sobre Bilbao o la comarca de Bilbao como personificación de la ciudad. Que tambiñen es un problema de ideología, ya no sé si seguimos a Marx o a un tipo de socialismo utópico precapitalista, aquí llamado “sopcialismo identitario de auzolan” (al final coincidimos con Arana en la impuugnación de la ciudad). Que ni siquiera el auzolan es una institución ni privativamente vasca, ni socialista de por sí.

        También es un tema sobre “cómo nos vemos nosotros mismos”; nuestros debvbates de estrategia general o de ideología parece que son sólo sobre nosotros: que si aldebakartasuna, que si aldebikotasuna… al final cosas que no llegan a la gente, o no sé si nos pensamos que la gente es´ta a la expectativa de nuestros porblemas. O pensar eso que está de moda que “la socioeconomía es montar alternativas desde abajo”, joder, ¿y los que curran en fábricas de capital privado que son la mayoría? Esto es, paree que el que no estáen situación de construir alternativas estilo DIY es porque es un pasivo (cosa que se ve muchas veces tambiñen en simpatizantes de la IA, que miden la conciencia revolucionaria en medida de “votos que se dan aa la IA en X sitio”).

        En fin, es un tema tembién ideológico, porque muestra lo lejos que estamos ahora de un concepto socialista que arranque de la lucha de clases, y no de puro “sentimiento anticapitalista” (que muchas veces es crítica fetichista o de imagen, pero no me voy a extender).

        Sobre el PNV, aparte de ser un partido económicamente capitalista pero “Intervenncionista” (y esto hay gente que le gusta, y lo dice el núcleo de Podemos), es que no podemos seguir haciendo la iea que h”hay quye ghacer un Frente Nacional”, y pensar que “las bases abvertzlaes del PNV se unos unirán”: EL PNV hace su política, nosotros tenemos que ahcer la nuestra, que es la política del socialismo y de la lucha de clases. Aquí y ahora. Y no hay socialismo sin las masas proletarias.

        Creo que se intenta ir con el PNV tanto, porque detr´as de esa suboordinación ideológica (confrontar, pero con el objetivo que se nos una) hay una mal disimulada preferencia por la independencia sobre el socialismo, como si conseguir uuna (2quitarnos una represión de encima”) estuviésemos más cerca de la otra. Y eso no es así, esto no es mecánico. Es hora de quitarse de la cabeza la metáfora de las dos caras de la moneda, que actualmente sólo confunde más que aclara, e ir definiendonos.

        • Estamos bastante de acuerdo esta vez, Oxan. Que no sirva de precedente ;D

          Algunas notas:

          “ese sitio donde no se habla nuestro idioma”

          Y Araba? Dos tercios de Nabarra? Crecientes zonas de Iparralde? La realidad es que el euskera está mal y que necesitará de un esfuerzo sostenido y muy serio durante mucho tiempo para recuperarse, si lo hace. Y lo que no se puede hacer en ningún caso (como el PNV hace nada) es, si se pide el modelo D en Otxarkoaga, negarlo por cuestiones de “rentabilidad”, porque no enseñar euskera a los niños y niñas, perpetúa la división étnica que ha creado el imperialismo español y que al PNV no le importa perpetuar al parecer. Lo que hay que hacer es si acaso lo contrario: no sólo “ofertar” sino incitar con subvenciones o lo que sea a que la enseñanza sea lo más euskaldun posible, porque para aprender idiomas no hay nada mejor que tener un cerebro infantil.

          “al final coincidimos con Arana en la impugnación de la ciudad”

          Pero no se cuestiona el sistema electoral y administrativo basado en los herrialdes históricos, que hoy día favorece mucho a la ciudad, no se plantea p.e. una federación de comarcas o una cantonalización con énfasis en lo (semi-)rural que podría compensar el peso excesivo de la ciudad: no es sólo el Gran Bilbao en Bizkaia, aún más escandaloso es el sobrepeso de Gasteiz en Araba.

          Yo no estoy en contra de que haya una compensación en términos de autonomía y representación en favor de lo rural pero es que ni los aranistas defienden eso en la realidad, su “ruralismo” es meramente “romántico” no funcional.

          “lo lejos que estamos ahora de un concepto socialista que arranque de la lucha de clases”

          Ese es probablemente el problema central: porque si no partimos de la lucha de clases como una realidad central (con su inmensa complejidad y sus muchas posibles interpretaciones sobre la marca), cómo vamos a ser “socialistas”?, o siquiera “de izquierda”? No se trata de fetichizar conceptos, sino de asumir la realidad por lo que es, de forma objetiva o “materialista”, que diría Marx. Si es que parece a veces que lo de la lucha de clases lo tienen mucho más claro los burgueses que nosotros!

          Y no se puede abordar un problema sin entenderlo, al menos de forma aproximada. No se puede hacer política “de izquierda” o “socialista” sin entender la lucha de clases como algo muy real y concreto, y bien visible, si no en la resistencia obrera a veces, al menos sí en la explotación.

          “hay una mal disimulada preferencia por la independencia sobre el socialismo”

          Absolutamente, y, aunque puedo comprenderlo, me irrita muchísimo, porque así no se conseguirá ni lo uno (como decía antes: el soberanismo cabalga sobre la ola de la lucha de clases y nunca puede ser al revés, a no ser que sea reaccionario, como en la Polonia y Finlandia de 1918) ni lo otro.

          “Es hora de quitarse de la cabeza la metáfora de las dos caras de la moneda, que actualmente sólo confunde más que aclara, e ir definiendonos.”

          Para mí es más que pasada la hora. De hecho entiendo que la indefinición está calculada para forjar intencionalmente un “nacionalismo progre” que tiende a la vacuidad social-liberal y del que no podemos esperar mucho.

          • Respuesta a tus notas:

            -“No se habla nuestro idioma”

            Eso no es que lo diga yo, sino que es una de las razones para rechazar la “ciudad” (como si la gente de allí fuese más española de por sío algo parecido). Esto es, se parte a lo que “lo que ahora es”, más que preguntarse por qué no hay X por ciento de euskaldunes en las ciudades; pero supongo que es por el ombliguismo en parte, esto es “mientras que en mi pueblo se habla euskara, vale, los demás que arreen”.En fin, no es lo más importante, pero sí muestra la manera de pensar de algunos, que se basa en el esencialismo.

            Esto es, medir la realidad por las ideas o por la superficialidad (¿cuantos votan en la localidad X a EHB? en lugar de ¿cuales son las caracteristicas de esa sociedad y por qué?), puro pensamiento idealista

            -Aranismo y la impugnación a la ciudad

            Compañero, no hablaba del PNV actual, sino del pensamiento de Sabino Arana. Y si te fijas, por muy rocambolesco que parezca, la actual desconfianza hacia la ciudad que existe en la actual izuqierda abertzale, ya existe en Sabino Arana; esto es la defensa del pueblo como la defensa de las esencias, sean de idioma como de la jatortasuna, como del pretendido armonicismo social que la industria destruye). El armonicismo social como contrapuesto al capitalismo (claro está, desde una óptica totalmente ajena a la lucha de clases, a la relación con la producción, a la contradicción funtamental en el modo de producción capitalista; y apegado a las manifestaciones más superficiales de esta) también estaba presente en Sabino Arana.

            -Con las siguientes reflexiones estoy de acuerdo, si acaso sugeriría que uno de los errores es pensar que existen naciones como entes abstractas que pueden actuar como tal, trascendiendo las clases. Si bien es ceirto que en el ciclo pasado cuando con “Euskal Herria” se idenificaba la ruptura con la reforma neofranquista esto podía tener algún sentido, ahora no. Ahora hay que buscar la liberación del proletariado, no pensar que “la independencia y el socialismo vendrán juntos porque así lo creemos”.

            -Sobre las CUP, yo creo que puede ser un buen instrumento para Cataluña, pero no para Euskal Herria. Me explico. Creo que las “unidades populares”; al ser interclasistas por definición y como talencompasar varias ideologías, como unidades de diferentes clases; muchas veces tiene que incidir en lo “comun” a esas clases o ideologías que lo componen, que puede ser un objetivo a corto plazo, o algunos símbolos que hacen de “pegamento”. Y en Euskal Herria de política de símbolos estamos un poco saturados, la verdad.

            • De nuevo muy de acuerdo, Oxan. Algunos matices:

              “la actual desconfianza hacia la ciudad que existe en la actual izuqierda abertzale, ya existe en Sabino Arana; esto es la defensa del pueblo como la defensa de las esencias, sean de idioma como de la jatortasuna, como del pretendido armonicismo social que la industria destruye”

              Eso es no sólo normal sino que te lo suscribo hasta yo mismo en parte, sin tanto “et in Arcadia ego” utópico-pastoril pero sí que defiendo reformas concretas que protejan un poco al campo REAL, a las comarcas, de la hipertrofia urbana, y, a través de ello, a la nación y lo nacional. En nuestro caso lo rural no es por lo general de derechas, como pasa en otros países, así que nos podemos permitir el lujo de ir por ahí, sin perder nada y ganado bastante. Además es una verdad como una casa que las ciudades son cosmopolitas, mestizas y no representan bien las “esencias nacionales” o étnicas, lo mismo aquí que en Londres.

              Pero eso es muy distinto de querer ganar el país sin apoyarse en la ciudad, lo que es impráctico pero se vuelve alucinante cuando vas de izquierda revolucionaria, que se supone que tiene como función organizar al proletariado, a la clase trabajadora, en territorios de tan extrema concentración urbana como Bizkaia o Araba. En última instancia puede convertirse en una tendencia reaccionaria, como vemos p.e. en Inglaterra, aunque en nuestro caso no pasa de socialdemócrata (porque el país, ámbito rural incluido, es afortunadamente bastante progresista por razones históricas varias). En nuestro caso, en la historia reciente, lo que se ha convertido en una tendencia reaccionaria no ha sido el nacionalismo/patriotismo, sino el mal llamado “no-nacionalismo” que servía de máscara para una “izquierda” que es en realidad de derechas y nacionalista española (PSOE primariamente).

              “Sobre las CUP, yo creo que puede ser un buen instrumento para Cataluña, pero no para Euskal Herria. Me explico. Creo que las “unidades populares” al ser interclasistas por definición y como talencompasar varias ideologías, como unidades de diferentes clases”…

              Yo no veo a la CUP como “interclasista” en absoluto, sino todo lo contrario. “Unidad Popular” no es sino una etiqueta, un nombre que puede significar muchas cosas distintas y no estaría bien que nos perdamos en la semántica. Otra cosa es que es difícil articular un discurso abiertamente de clase en una sociedad con tan poca conciencia de la misma, pero ese es un problema general: los “intelectuales” nos podemos hacer todos los análisis de clase que queramos pero, a la hora de traducirlo a un discurso político aglutinador y movilizador, es casi inevitable que haya que diluirlo mucho en las formas (no en el contenido) por mera necesidad pedagógica.

              Otra cosa es que la CUP se ha visto atrapada, inevitablemente, en la vorágine del proceso independentista catalán, que sí que es interclasista, pero al que no puede sino dar su apoyo porque es no sólo un partido de clase y de izquierda radical, sino también un partido independentista. No es reprochable, sobre todo cuando una y otra vez subrayan con hechos sus diferencias con Puigdemont y cía y debaten intensamente sobre todas estas contradicciones, pero probablemente tenga costes.

              Lo que me gusta de la CUP es sobre todo su asamblearismo o democracia radical, siendo el partido más democrático del estado según análisis independientes, bastantes puntos más que Podemos o EH Bildu, y que aglutina un discurso (y praxis en la medida de lo posible) de izquierda radical con uno soberanista. Desde la distancia, me parecen un partido absolutamente admirable y referencial, y cuando me preguntan en foros por ahí si soy “de Podemos”, “de Bildu” o qué, yo suelo responder que soy “CUPista vasco”. No es mi única referencia pero a nivel de partidos o coaliciones reales en mi entorno europeo, difícilmente encuentro otra mejor.

    • No estoy de acuerdo en eso de sentimiento “anti-Bilbao” en la IA, no se como se percibe en los otros herrialdes, desde luego que en lo que es el Gran Bilbao diria que hay mas una sensacion de Bilbao y el resto del Gran Bilbao, de modo que hay mas relacion (logico por cercania) entre Portugalete-Getxo-Berango-Santurtzi que con Bilbao… no se, le doy vueltas a lo que comentas y salvo que sea alguna percepcion que se tienen en los pueblos mas pequeños de fuera del Gran Bilbao no lo pillo.

      • Hoy algún militante de la IA me ha dicho que “Bilbao es una zona burguesa porque vota al PNV”. Aparte de la lógica absurda del tema, estoy convencido que nunca diría “Euskal Herria es un país burgues” (en el centro de n junto de EH gana o el PNV o UPN o los partidos de derecha franceses)

        • Ese militante tiene un nivel de comprensión muy bajo. Hay sin duda barrios y pueblos que pueden considerarse más o menos “burgueses” o para ser más exacto “de clase media” (la burguesía rara vez supera el 10% de la población pero sabe rodearse de trabajadores “aburguesados” y pretender que son todos lo mismo). En Bilbao municipio hay unos cinco barrios que se pueden considerar en esta categoría: Abando, Indautxu, Castaños, Deustu y Begoña. Todo el resto es indudablemente obrero. En el Gran Bilbao la “clase media” (y una gran parte de la burguesía genuina) vive en Getxo (el municipio grande más rico de la CAV) y algunos pequeños municipios en el límite de la comarca donde se han construido muchas urbanizaciones de chalets y adosados. Nadie puede decir que Barakaldo o Sestao son “burgueses” pero últimamente están votando PNV (excepto en las generales, donde se volcaron en Unidos Podemos, lo mismo que el resto de la comarca, con muy pocas excepciones).

          El mérito hay que dárselo sin duda al PNV, que es capaz (mediante la manipulación mediática constante pero también mediante concesiones e inversiones bien calculadas) de proyectar una imagen de “buen gestor” y “transversalidad”. Al César lo que es del César.

          Otra clave indudable es el escaso nivel de nacionalismo vasco en la zona metropolitana (y en muchas otras comarcas del país, por cierto). Tú vas a un trabajador al azar y le propones afiliarse a la “unidad de trabajadores patriotas” (que es como se traduce LAB, “nacionalistas” si se prefiere) y en muchos casos lo de “abertzale” le tirará para atrás, porque no se define primariamente en términos nacionales. Y al final igual acaba el pobre en CC.OO. perdiendo el tiempo. Tú le pides que vote a Otegi (o quien sea) por la independencia vasca y seguramente te responda: esa no es mi prioridad, y puede que vote Podemos, PSOE o incluso PNV, porque éste sabe presentarse como regionalista y “abertzale” a la vez, así como “buen gestor” y “moderado”.

          No es por “burgés” que la gente vota PNV, es por baja o nula conciencia nacional, pragmatismo o posibilismo y la influencia indudable de una propaganda jeltzale muy eficaz y persistente, reforzada por la ausencia de oposición digna de ese nombre.

  11. En los analisis de resultados electorales,aparte de la representacion de las comarcas.Hecho en falta,el ROTUNDO pucherzo,ya institucionalizado,en el actual estatuto de moncloa/gernika.De otorgar igual representacion,25 diputados a 3 herrialdes de poblacion,muy distinta. Los problemas de percepcion de bilbo,no son exclusivo de la base social de la izquierda abertzale.En su momento,ya fue muy comentado y polemico,que se otorgara la capitalidad de la comunidad autonoma vasca,a gasteiz,y no a bilbo,la urbe mas poblada.Me parece que salvo,santiago de compostela,en galiza,no hay otro caso asi,en las comunidades autonomas del estado español.Respecto a lo planteado por oxa,respecto a las cup,considero que es reduccionista y unilateral.No se puede acusar de mayor interclasismo a una formacion,que forzo la retirada de artur mas,de la 1a.linea,incluso desoyendo los consejos que otegui,reconocio haber dado,en sentido contrario.Su participacion a pie de calle,en luchas contra deshaucios,conflictos laborales o protestas antirepresivas.Son un buen ejemplo,de combinar la participacion institucional,con la movilizacion social-antagonistas de masas….por parte de una organizacion,que ha conseguido sin complejos,ser identificada por los mass-media,entre otras etiquetas …cual¡¡los anticapitalistas¡¡.Sin caer en mimetismos,ni intentar salvar multiples distancias—contexto historico,coyuntura politica-…coincido con el analisis que se ha realizado en el blog BGD,en mas de una ocasion,de las cup.En tanto ejemplo,de un alumno que ha superado a su maestro,una buena orientacion para la dificil encrucijada de la IA.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s