Home

presentacic3b3n1

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da!. Autor: Pastelero

No es ningún ritmo parlamentario el que me anima a escribir estas líneas. Es el día a día: las conversaciones con compañerxs de piso, del curro, de estudios. Con vecinxs del barrio con quien apenas tengo trato.

Nekatuta nago. Las organizaciones políticas de izquierdas siempre acabamos apuntalando el actual status quo. Los poderes apelan al sentido común. A que si pido mejoras en las condiciones de trabajo quizá me despidan. A que la deuda hay que pagarla. Y la lista continúa.Y siempre es la izquierda quien recula y admite que sus sueños son sólo eso: aspiraciones imposibles de realizar. Y a las personas que sufren injusticias se les transmite la Verdad de que no hay otro camino que el de apuntalar el sistema.

Hoy en día ese sentido común nos dice que más vale malo conocido que bueno por conocer. Esta ideología está presente en todas las mentes que vivimos esta realidad. Siempre tenemos nuestros dejes. No hay otra.

Pero no hemos venido a este mundo a dejar una herencia económica. No hemos venido a este mundo a ir tirando. No hemos venido a este mundo injusto a apuntalarlo. En cualquier ámbito de lucha contra las injusticias en la que estes esforzándote, sientes la necesidad de denunciar y combatir la realidad impuesta. A partir de este párrafo se pueden tocar muchos temas: movimientos y organización, tácticas y estrategia, comunicación, alianzas y espacios, tempos, modos de trabajo …

Simplemente añadiré que a quienes estamos por la labor de la emancipación/revolución/askatasuna/sociedad sin explotadxs ni oprimidxs/berdintasuna nos falta transmitir nuestro sentido común a las personas que están politizadas de manera profunda en la ideología capitalista. Pero sobre nuestra superioridad moral hay que decir que a quien siente las injusticias no hay que enseñarle que el mundo es una mierda. Hay que compartir un horizonte. Un paso más. Una razón incuestionable para que cuando llegue el momento realice un pequeño gesto. Y de ahí en adelante pixkanaka. ¡Quién sabe como acabará la aventura para esa persona!

No todo es sentir. Por supuesto que utilizamos teorizaciones sobre la sociedad para entender el rumbo y las posibilidades de acción sobre esta. Pero la involucración suele llegar por el sentimiento. Algo que casi ni te cuestionas ni pueden cuestionar. ¿¡Quien me va a decir a mí que lo que siento es falso o equivocado!? Tenemos que conseguir que no se sienta lo actual como lo correcto. Tampoco que lo actual es eterno o imposible de modificar.

Y la realidad no es correcta porque es de sentido común que ninguna persona maltrate a otra (lo mismo para grupos). Porque es de sentido común que habiendo techo y alimento para todas las personas estos deberían llegar a todas ellas. Porque es de sentido común que nadie se enriquezca del esfuerzo de otra persona. En consecuencia es de sentido común cuestionarse la realidad en la que estamos de paso. Y que hay posiciones sociales que por la función que realizan deben ser combatidas.

También es de sentido común suponer que quienes leamos estas líneas en el 2016 no veremos la extinción de las clases sociales, o la igualdad y respeto entre sexos, culturas … Pero es de sentido común sumar y luchar por ello. Solo quiero transmitiros la sensación que estoy teniendo últimamente con las personas que me rodean y no participan directamente por el fin de las injusticias. No estoy planteando nada nuevo, y parece que tampoco nada palpable. Pero si lo siento importante tenerlo presente.

2 thoughts on “Es de sentido común

  1. Nere postekin loturak: Es de sentido común – Diario Octubre

  2. La primera parte la comparto plenamente pero la segunda no tanto. Y no acabo de establecer la conexión, porque al principio dices, entiendo, que se hacen demasiadas concesiones en nombre del pragmatismo (con lo cual estoy muy de acuerdo) pero luego reconoces que eso responde a un sentimiento social, generado sin duda por la cultura-ideología capitalista que nos domina desde los medios y a la que no somos capaces de contradecir de forma creíble.

    Con lo cual me quedo casi deprimido: no hay nada que hacer, al parecer, puesto que la sociedad en su impotencia legitima al sistema como el único posible.

    Entiendo que esto es la descripción de un problema real (excepto, creo, en lo de que no hay nada que hacer, que tampoco lo dices pero es la triste conclusión que yo saco).

    Dices: “hay que decir que a quien siente las injusticias no hay que enseñarle que el mundo es una mierda. Hay que compartir un horizonte.”

    Sí pero para empezar hay que decir lo obvio: esto, eso y aquello son “una mierda” y, basándonos en eso, deben cambiar las cosas al respecto. El cambio lo deseamos porque estamos hartos, no sólo porque seamos “utópicos” (es un decir), sino porque somos tópicos como un medicamento del mismo tipo: esto no funciona, lo vamos a cambiar.

    Hay que compartir un horizonte, pero este horizonte alternativo (y de momento “utópico”) se hace necesario, urgente incluso, porque el horizonte actual es muy negro. Es un poco como en “Erik el Vikingo”, comedia épica en la que el protagonista y sus amigos tienen que vencer a Ragnarok. Pero para ello primero tienen que darse cuenta de que están en él, que en realidad hace mucho que no ven el sol y que es eso lo que desean.

    El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo y, en este sentido, darnos cuenta de que estamos con la mierda al cuello es necesario. Y es precisamente esa incapacidad ideológico-cultural de reconocer el problema, como si la sociedad fuera un yonki o alcohólico que considera que su vicio destructivo es algo “bueno” o al menos aceptable, el principal problema.

    Naturalmente no ayuda que “nuestros medios” o “nuestros políticos” una y otra vez dejen que los propagandistas del régimen lleven el ascua a su sardina del marco legal establecido y “nuestro entorno” tan capitalista y falsamente “democrático”. Hay que tener gente en primera línea capaz de desmontar esos argumentos de forma muy ágil, de llevar el debate a nuestro terreno, que no es el de la caridad institucional (un parche en todo caso) sino el de la justicia social y la democracia radical, al margen de lo que digan las leyes, sean estas vascas, españolas, europeas o de la OMC.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s