Home

Autor: Borroka garaia da!

Nadie les dijo a los nazis que serlo iba a ser fácil. De entrada aprender a dibujar una swastika es una prueba de fuego que pocos son los que han podido volver y tener la fuerza para contar la experiencia. En cualquier caso el artículo de hoy toca entre otros temas interconectados una experiencia nazi exitosa en pleno 2016. El hogar social de Madrid.

Ciertamente se ha hablado mucho del ascenso de la ultraderecha en Europa al calor de la crisis y este ascenso no ha sido primordialmente a base de botas y tirantes junto a cabezas huecas. Sino en muchos casos realizando cierto trabajo que ha sido abandonado por la izquierda o subsumido por el asistencialismo burgués institucional. Cierto es que tanto a la ultraderecha como al asistencialismo institucional no le interesan los problemas de la clase trabajadora sino que ejercen en ella con otros objetivos sea para apaciguarla, tenerla bajo control o ganar en legitimidad. Es decir por intereses políticos propios que no concuerdan con el interés de los y las de abajo.

El caso del hogar social de Madrid es digno de estudio. Esta iniciativa, al igual que otras similares principalmente en Grecia (Amanecer dorado) parten de un análisis estratégico realizado por la ultraderecha inteligente hace años (principalmente del movimiento nazi, pero no solo) que ante su falta de incidencia decidió ahí donde pudiera llegar a las profundidades de la clase trabajadora. El hogar social de Madrid dirigido por miembros de la ultraderecha española es un local okupado. Si, con K. Por lo que tuvieron que saltarse contradictoriamente y en un principio frente a la propia oposición del mismo movimiento del que partían, sus propias reglas. Tanto en el caso de okupar como el desprecio histórico hacia por ejemplo los mendigos que han sido objetivo de muchos ataques.

Este centro se caracteriza por dar comida a los necesitados. Claro que no a todos, solo a los “españoles”. Obviamente esto engarza con las lineas políticas clásicas nazis de racismo, división de la clase trabajadora y señalamiento / criminalización de los emigrantes. El caso es que esta iniciativa ha tenido un éxito evidente no solo energetizando al propio movimiento ultraderechista dándole nuevos bríos sino que han logrado tejer redes de contactos y simpatías con una parte de la población.

Lo cual lleva a la siguiente consideración: ¿Cómo es posible que la reacción extrema haya podido lograr una cosa así? La respuesta una vez más es que si la izquierda deja caer algunas banderas, siempre va a haber quien las recoja e igual ya no son de color rojo.

Saliendo del estado español y centrándonos en nuestro país, ciertamente hoy por hoy y gracias a la lucha antifascista vasca la ultraderecha no tendría la posibilidad de realizar algo parecido en nuestra tierra. Pero lo grave es que la izquierda de este país no está haciendo ese trabajo de profundidad en la clase trabajadora vasca y la red asistencial del sistema, ONGs de dudosa financiación, grupos religiosos y asociaciones pro-gubernamentales de todo tipo sí lo están haciendo, a parte de algunos hacer negocio. Luego nos preguntamos porqué tenemos tantas dificultades a veces de llegar a “la gente”. Cuando la lucha revolucionaria en este país hace demasiado tiempo que no está en contacto con los y las marginales (incluso se usa esa palabra a nivel político contra el adversario), con los más necesitados, que cada día son más, y en general con la clase trabajadora más castigada. Por recordar; el binomio independencia/socialismo surgió para ellas. No para monumentos de bigotudos o barbudos, ni bonitas fotos de cartel electoral.

El asistencialismo es una palabra maldita para el movimiento revolucionario. Ya que siempre se dice que “hay que cambiar el sistema” y no “poner parches”. Y podrá ser verdad. De hecho, lo es. Pese a todo, que el asistencialismo- revolucionario o lo que se llama la ayuda mutua, esté totalmente desaparecida de la linea política a seguir (y aquí no se salva nadie) es una de las explicaciones más sencillas y reales que existen para que el proyecto independentista y socialista no arrase en el grueso de la clase trabajadora vasca. Que es la mayoría de la población.

Si el sistema es el que gestiona (mal) las necesidades más vitales, la gente se quedará con el sistema. Si el movimiento revolucionario baja al barro y se llena de mierda hasta arriba, teniendo en cuenta además que verdaderamente este movimiento revolucionario está para velar por los y las desposeídas, las cosas pueden empezar a cambiar. Periko Solabarria no era de los imprescindibles porque fuera un activista que estaba en todas las manifas, sino porque estaba con lo más profundo del pueblo trabajador y necesitado de Euskal Herria.

Hoy el asistencialismo burgués tiene cogida la bandera que un día se quedó tirada en el suelo y hay que arrebatársela, en nuestro caso (y al contrario que el asistencialismo sistémico o cualquier planteamiento derechista, que parten de objetivos en realidad en contra del pueblo trabajador), de una manera genuina pues la patria vasca, esa que decimos querer liberar para los y las de abajo, está precisamente compuesta por ellos y ellas.

¿Cómo hacerlo? En algunos casos del enemigo el consejo, como la experiencia explicada al principio. En otros viendo la importancia estratégica de por ejemplo iniciativas como la que fue sepultada a base de represión en Iruñea cuando se intentó okupar un espacio para ofrecer vivienda al pueblo. Creo que la profundización y teorización del pisar barro, de volver a las profundidades del pueblo trabajador más castigado y marginal debe ser el principio de una linea política ascendente revolucionaria sin la cual jamás ganaremos el corazón de este pueblo para algo que merezca la pena. Por lo que debe existir una traducción política en todo ello y también una nueva forma de militancia que viva y conviva con el sufrimiento de cada vez más gente. No como UNICEF, sino como algo que luche por transcender. Tal como hicimos en las inundaciones y luego se fue perdiendo. Esa conexión va a ser la pieza clave del futuro. De pueblos y barrios en rebeldía hasta dar la vuelta a todo. Ni que decir tiene que entre otras cosas para ello, de una forma profunda y sistemática, va a hacer falta una estructura revolucionaria hoy inexistente.

22 thoughts on “Nazis, “asistencialismo” y pisar barro

  1. Bien BGD, a estas alturas de la historia uno ya puede darse cuenta de que por muchos llamamientos que se le hagan a esa hipotetica ‘izquierda’ va a recibir el silencio como respuesta. Esa susodicha zurda no esta para estos menesteres, pues habra de ser que a lo que se dedica es lo mas prioritario …

    En realidad han coexistido dos corrientes en el seno de la socialdemocracia: por un lado el economicismo y por la otra el politicismo. La segmentacion entre ambas visiones, como si fuera una distirbucion de tareas en algun momento, despues ha sido remarcada como separacion normativa infranqueable: por un lado, una izquierda politica, y por el otro, una izquierda social.

    Hablo de socialdemocracia, porque es la matriz de toda la izquierda vigente (exceptuando infimas minorias ajenas a ese patron), tanto en su recorrido cromatico, de la moderacion a la radicalidad, de una izquierda oficial a una extrema izquierda, todas ellas izquierdas del capital. Porque por su singularidad socialdemocrata estriban en presuponer que es posible la coexistencia con el capital, en su redireccionamiento o en la sobrevivencia bajo el mismo

    Aunque puedan parecer opuestas, una izquierda social versus una izquierda politica, y hasta se planteen contradicciones entre ellas, desde una supuesta mayor radicalidad de una frente a la otra. En realidad no existe tal oposicion, ambas no se enfrentan a la necesidad de negar el mismo capital, se proponen gestionarlo, unas desde la utopia reaccionaria liberal mediante la promulgacion de leyes “progresitas” y la otra desde la perspectiva de administrar cooperativas y redes de apoyo mutuo; ambas no rompen con un horizonte que no va mas alla de la gestion (del capital).

    “Si los productos no pierden el carácter mercantil, si el valor de cambio continúa reinando, todas las atrocidades del capitalismo volverán a reproducirse, y esa nueva sutilidad del gestionismo se revelará como lo que es, un arma de la contrarrevolución, de la reconstitución del capitalismo, no ya contra la insurrección sino para después.” (1)

    ¿Que hacer?.

    saludos.-

    ==========
    notas:
    (1). La concepcion socialdemocrata de transicion al socialismo.
    http://www.gci-icg.org/spanish/Co15-16_2.htm

  2. Ese “asistencialismo” ya lo hacían los Panteras Negras en los EE.UU. sesenteros y les dio un gran impulso de hecho, ya que mucha gente, llamémosle “sensible” (o también gente necesitada) se acercó a ellos a través de esas actividades, que originalmente eran desayunos gratis para l@s niñ@s (el argumento: cómo vas a centrarte en clase si estás preocupad@ sobre la próxima comida). Naturalmente el FBI/COINTELPRO encontró esas actividades particularmente molestas y se dedicó a destruir el partido, con gran éxito.

    Algunos gaztetxes como Kukutza hacían también comidas super-baratas (no recuerdo si eran gratis, por la voluntad o por un euro, recuerdo que lavabas tus propios platos), con la ventaja de que al ser veganas no hay tabú religioso alguno que se pueda aplicar. Lamentablemente creo que tenían un impacto limitado a los círculos concéntricos de relaciones y, si no recuerdo mal, sólo era un día a la semana.

    La verdad es que uno se pregunta por qué la alcaldesa Carmena no cierra el HSM, puesto que claramente está en su mano, lo mismo que estaba en manos de Azkuna cargarse Kukutza o dejarle vivir.

    Pero al margen de esto, tengo que coincidir en que un activismo político radical no puede desdeñar el intentar ejercer cierto asistencialismo (aunque sólo sea un “parche” es sin duda pedagogía política muy rotunda), aunque con la consciencia de que van a intentar atacarles porque esas actividades son sin duda “peligrosas”, que para eso tienen el estado y la iglesia su cuasi-monopolio tradicional del asistencialismo.

    Además hay cierta dificultad en plantear este tipo de activismo de calle (porque de eso se trata, no?) a partir de los partidos políticos, cuyo foco es la política institucional/electoral. En el fondo parte del problema es que un partido político socialista o comunista revolucionario debería tener otro foco principal mucho más amplio, ambicioso y “de calle”, sin desdeñar lo institucional/electoral pero sin duda teniendo en ese elemento sólo una faceta de su actividad, no el centro de la misma.

  3. Yo lo que os recomiendo es que leais la entrevista con la señora responsable de ese centro en El Mundo y me digais si no tiene una linea clarisima de lo que quieren y no quieren.
    Estan empezando a caer todos los tabues xenofobos y racistas en toda Europa y como nos pillen con el pie cambiado la ola nos llevara,

  4. La practica de los compañeros andaluces del sat,de expropiaciones publicitadas,puede ser una buena formula de combinar,labor asistencial con protesta antagonista,con inequivoco caracter de denuncia. Aparte del precitado ejemplo de los panteras negras,serian aprovechables experiencias,habidas en italia durante los 70-80.Durante el auge la amplia experiencia contestaria post-68,en el ambito de la autonomia operaia. Tiene validez,la pertinaz interrogante,de si hacen esfuerzos suficientes y adecuados,en fomentar la autoorganizacion de los parados.Y eso que hego-euskal.herria,es en el estado español y europa,uno de los territorios con mayor y mejor experiencia al respecto. Y por ultimo,aunque a algunos les pueda levantar ronchas.Habria que discutir a fondo la posicion mayoritaria de la izquierda social en torno a la inmigracion.Con la excusa de no confundirnos,con la ultraderecha oficial,se asume un discurso de puertas abiertas…¡del que curiosamente la patronal,ni la banca,tienen nada en contra que decir¡¡Y se hacen unas consideraciones absolutamente ingenuas e idealizadoras de la comunidad inmigrante,ignorando la fuerte presencia en su seno de posiciones y actitudes –fascistas,racistas,machistas…etc.etc.

    • Hombre mira, por fin alguien dispuesto a pisar verde.
      Exactamente que relevancia tiene la presencia de posiciones y actitudes fascistas,racistas,machistas… en la comunidad inmigrante?. Lo digo porque nuestros amigos navarros, por ejemplo, votan con bastante alegria a partidos de derechas muy cavernicolas sin que nos lancemos a poner a parir a todos los navarros.

      • Eso es lo que me gustaría saber a mí, porque no hay estudios, tampoco entre los diferentes segmentos cuasi-étnicos de la sociedad hegémonica. Pero sí que te encuentras MUCHO con la obsesión religiosa que choca con el agnosticismo social dominante en nuestra sociedad, hasta el punto incluso de aceptar a los islamo-fascistas como algo “normal”, asumible, “porque están con Dios, no como ese hereje de Assad”. Yo vivo al lado de la mezquita más vieja de Bilbo y no me relaciono con los peores con toda certeza: esos son xenófobos hacia mí, porque ni hablo árabe, ni piso la mezquita y además como cerdo y bebo alcohol ocasionalmente.

        Aceptamos la mutilación genital masculina en niños (!!!) por “tolerancia religiosa”, no te digo más.

        La realidad es que la inmigración masiva en cualquier caso supone un problema de creación de guetos más o menos firmes y un fracaso casi seguro de la integración/asimilación en la cultura de acogida, lo que no es el caso cuando los inmigrantes llegan en goteo, de forma individual, en cuyo caso se integran sí o sí.

        Todo esto no quiere decir que le quiera quitar ningún derecho a nadie, sólo que el debate debe estar en los términos objetivos que procede y no en los términos idealizados y a veces hasta culpabilizadores que demasiada gente abraza por buenismo puro y duro.

        • A mi me parece que los debates se dan a otro nivel. Y es que hoy es el dia en el que muchos de nuestros vecinos son racistas y xenofobos.
          No voy a negar que haya entre los inmigrantes un porcentaje de individuos problematicos, adoctrinados en posiciones religiosas extremas o lo que quieras (por cierto, entre nosotros hay hombres y mujeres que optan por encerrarse de por vida entre cuatro parades sin que nos llame demasiado la atencion) pero me niego a identificar a los inmigrantes con estos grupos minoritarios. Y en cualquier caso tampoco entiendo muy bien que es eso del “buenismo” cuando hablamos de personas que mueren por millares en el Mediterraneo.
          Mas alla de todo esto yo creo que hay una muy comoda posicion para el empresariado de divider a la ya muy dividida clase trabajadora.

          • Me parece muy osado decir que el racismo es la fuerza dominante, la xenofobia quizá pero no es lo mismo y eso es lo que quería debatir, puesto que la xenofobia tiene un componente racional y sobre todo muy entendible, p.e. es casi instintivo razonar que “si vives entre nosotros, por qué no adoptas nuestras costumbres?” Naturalmente para el migrante eso es difícil porque viene de otro trasfondo etno-cultural, pero para el nativo es también difícil aceptar que ese otro trasfondo etno-cultural importe en absoluto.

            Para mí se está yendo muy lejos, de forma casi dogmática, al demonizar sin analizar todo tipo de xenofobia, que es en última instancia un fenómeno absolutamente normal. Cuando una comunidad étnica minoritaria no se asimila se guetoíza y eso puede durar muchísimas generaciones, muchos siglos. El resultado inevitable es la asimilación en uno u otro sentido pero puede tardar mucho e incluso no completarse nunca. Un ejemplo serían los judíos, que, precisamente por la relativa tolerancia de la que gozaron (al margen de instancias concretas de persecución) se perpetuaron e incluso expandieron a lo largo de los siglos, en vez de asimilarse plenamente. Otro ejemplo son los gitanos, que siguen en general como una comunidad diferenciada, nunca asimilada, 1000 años después de su llegada. En cierto modo la xenofobia es comprensible en estos casos: por qué en 1000 ó 2000 años aún no os habéis asimilado a la sociedad mayoritaria? Es aceptable eso? Cuántas realidades etno-culturales diferenciadas puede albergar un país? Tengo yo o cualquier otra persona miembro de la sociedad mayoritaria aceptar esas excepciones tan chocantes y a veces problemáticas?

            Hay una visión de la inmigración y de la xenofobia en la que la pelota está del lado de la comunidad inmigrante: “deberías asimilarte, si no, no sé qué haces aquí”. Que conste que esta visión no es en absoluto racista (la “raza” es trivial) sino primariamente un mosqueo bastante comprensible respecto a cuál cultura es la cultura nacional y, si acaso, por qué hay gente que rehuye asimilarse a ésta. En el caso de la primera o segunda generación quizá sea comprensible pero en el caso de ulteriores generaciones empieza a ser un problema de “comunitarismo” y “xenofobia” incluso por parte del gueto étnico. Y en ciertas circunstancias podría darse el caso incluso de alguna de esas culturas inmigrantes reemplace, en todo o en parte, a la nativa, en cuyo caso estaríamos ante un genocidio cultural por inmigración masiva. Es difícil que esto ocurra a menos que haya una potencia impulsora de semejante reemplazo etno-demográfico, sí, pero ocurre: ahora hay más judíos en Palestina que Palestinos, más marroquíes en El Aaiun que Saharawis, y en algunas comarcas de Euskal Herria hay más españoles y franceses (sin asimilar) que vascos.

            Por supuesto que esto es una realidad que debemos abordar tal y como es, desde principios humanistas, solidarios y de clase, pero no desde un absolutismo dogmático que idealiza estos principios de forma irrealista, sino con los pies bien puestos en la tierra donde la multiculuralidad es un problema, no una “solución”.

            “Y en cualquier caso tampoco entiendo muy bien que es eso del “buenismo” cuando hablamos de personas que mueren por millares en el Mediterraneo.”

            Buenismo es, entiendo, ser bueno, casi como un santo del ideario cristiano, sin pararse a hacer los análisis que hay que hacer. P.e. un análisis necesario es: de dónde viene esa gente, por qué huye, si es que huye en absoluto (a menudo da la impresión de que más bien persiguen un sueño de escaparate, presionados por sus familias que esperan que los hijos aporten, por lo que tienen muchos hijos, etc.) Hay todo tipo de casos pero por poner ejemplos de que las cosas no son tan simples, veamos dos:

            1. Los refugiados sirios son en su gran mayoría hombres jóvenes ue bien podrían estar luchando contra el DAESH y Al Qaeda. Por qué vienen sobre todo hombres jóvenes en vez de madres con niños, que serían el sector más vulnerable sin duda? Buena pregunta.

            2. Los refugiados que cruzan desde Libia son en gran parte originarios de un país minúsculo llamado Gambia (lo vi el otro día en la TV y me chocó bastante), donde no hay guerra ni hambruna y es una democracia imperfecta pro-occidental.

            Probablemente se me escapan detalles y es cierto que el futuro para las generaciones jóvenes en África es poco prometedor en general (aquí tampoco es nada bueno, todo hay que decirlo), pero hay que hacerse esas preguntas. Recuerdo un documental muy interesante sobre el Sahel, donde efectivamente se entrevistaba a gente que había emigrado y regresado, en concreto recuerdo a un maliense que advertía contra la aventura de emigrar y el racismo en Europa (que además reconocía que dónde él había vivido, en Gasteiz, no pasaba eso afortunadamente) pero también a otro chaval, futbolista y aficionado al cine, de Chad que pensaba que emigrar era su única oportunidad de cumplir su sueño de ser una estrella mundial de fútbol (probablemente fracasó, claro, como la inmensa mayoría). No se veía generalmente una necesidad imperativa de emigrar y había gente que abogaba por quedarse pero es un poco como la gente que quería saltar el Muro de Berlín: vienen por un escaparate que casi seguro no podrán nunca permitirse pagar, están dispuestos a arriesgar sus vidas por una ilusión óptica, por un espejismo cuya realidad, mucho menos brillante, conocemos bien quienes malvivimos junto a él. Añade a eso presiones familiares y una demografía absolutamente disparatada, con tasas de natalidad absurdamente altísimas y una esperanza de vida que es baja sin duda pero aún así muchísimo más alta que sería en condiciones de aislamiento, sin caridad ONGista, etc.

            Este análisis de las causas de la emigración (que no pretendo que mi brevísima síntesis ad-hoc cubra adecuadamente) hay que hacerlo. Y hay que hacer así mismo un análisis de sus efectos tanto en las sociedades de acogida como en las de emigración, sin prejuicios buenistas y sin prejuicios racistas tampoco. Sin eso nos quedamos en eslóganes que pueden resultar hasta contraproducentes por vacuos.

            • Voy a evitar los calificativos que me provoca este texto, Maju. Has evidenciado, lo que ya desde hace mucho tiempo atras se intuia,. En este texto haces un alegato nada mas ni nada menos que a la xenofobia, (“la xenofobia tiene un componente racional y sobre todo muy entendible”, ” es en última instancia un fenómeno absolutamente normal”), y al asimilacionismo (“por qué hay gente que rehuye asimilarse a ésta”)…. de lo que se deduciria los subsecuentes parrafos del discurso con llamadas al segracionismo (es decir la aplicacion de practicas, actitudes y leyes para procurar la minorizacion y discriminacion de diversos conjuntos sociales). Infumable, inasumible e inaceptable.

              La migracion sur-norte se viene produciendo desde hace mas de cincuenta o sesenta años, se explican por el hundimiento del mismo capitalismo, incapaz de posibilitar cualquier desarrollo social para buena parte de la humanidad. El exceso de consumo de unas regines del mundo se explica por la escasez de otros muchos mas. La migracion es la respuesta demografica re-equilibradora ante todo ello. Un hecho importante de todo esto es que la naturaleza y fortaleza de este proceso es tal, objeticamente, que ningun mamarracho vestido de camisa parada o azul lo podra parar. Ni Trump con sus murallas a lo largo del rio Bravo, ni las de Ceuta o Melilla, ni las de Hungria, ni las de Finlandia, ni las de Calais, ni cualquier otra valla en alguna otra parte del planeta, ni cies ni cualquier otra version de campos de concentracion.

              El planeta es uno y es de todos.

              ———————————————.

              .

              • No hago ningún “alegato a la xenofobia”, simplemente describo lo obvio: tendemos a relacionarnos dentro de “lo familiar”, que suele ser lo étnico o sub-étnico, y a preferirlo a “lo extraño” o “diferente”. La socialización se hace en base a compromisos con el entorno, a la reducción parcial de lo individual en lo colectivo (hay incluso experimentos que muestran que los animales sociales apenas despliegan individualidad cuando están en grupo, pero que recuperan esa personalidad individual cuando se les aísla). Este entorno, esos compromisos, ese aprendizaje cultural, se desarrollan a lo largo de la vida, en particular la infancia y juventud, y nos proporcionan una capa muy importante de nuestra identidad, incluso de nuestra individualidad seguramente.

                Esta preferencia natural por “lo propio” o “lo familiar” frente a “lo extraño” es una forma básica de xenofobia (xenos: extranjero o extraño, phobia: miedo o rechazo). No puedes negar que existe.

                “de lo que se deduciria los subsecuentes parrafos del discurso con llamadas al segracionismo (es decir la aplicacion de practicas, actitudes y leyes para procurar la minorizacion y discriminacion de diversos conjuntos sociales). Infumable, inasumible e inaceptable.”

                Todo lo contrario: son llamadas a la asimilación plena tan acelerada y plena como sea posible, totalmente en contra de la segregación. Me has entendido totalmente al revés.

                Lo que digo es que prácticas y valores importados por la propia inmigración dificultan esa integración plena y pueden incluso bloquearla ad infinitum, llegando incluso a convertirse en un problema de guetoización, de “comunitarismo”, de segregación “de dentro afuera” enquistado, en el que varias “comunidades” etno-culturales comparten un territorio (ciudad, país, etc.) pero viven mayormente de espaldas la una a la otra.

                Eso es indeseable, al menos para mí. La única opción es que las diversas personas inmigrantes renuncien a su diferencia, sobre todo cuando sea “chocante” o “repulsiva” para la comunidad de acogida y se asimilen con la población nativa todo lo rápido posible. Cierto grado de tolerancia es necesario para mostrar respeto pero una excesiva tolerancia respecto a la excepción, sobre todo la excepción “poco aceptable” (desde la subjetividad de los valores nativos) perpetúa las barreras y dificulta aún más la asimilación necesaria en la sociedad de acogida.

                Incluso en el mejor de los casos, este proceso puede llevar generaciones, pero puede tambier perpetuarse ad infinitum.

                “El exceso de consumo de unas regines del mundo se explica por la escasez de otros muchos mas. La migracion es la respuesta demografica re-equilibradora ante todo ello.”

                Entiendo eso. También entiendo que aquí hemos conseguido una baja natalidad (incluso demasiado baja) y en muchas otras partes del planeta aún no. Y que la propia natalidad excesiva impulsa la emigración (además de otros problemas), además de otros factores. Sé que es impopular, políticamente incorrecto, el decir esto pero es una verdad como una casa, así que hay que decirlo: la superpoblación y la paternidad irresponsable son problemas objetivos que no debemos ignorar.

                También hay que decir que a quién más interesa la importación de mano de obra barata y la introducción semi-natural de cuñas étnicas a partir de esa inmigración, cuñas que dividen a la clase obrera a menudo, es a la burguesía, ahora y hace 100 años. Divide et impera.

                Aunque objetivamente no se puede culpar al migrante, tampoco es de esperar que la clase obrera nativa que ve como los salarios y condiciones laborales se desploman en parte debido a esa importación de mano de obra barata, con la que le resulta difícil relacionarse (y por lo tanto a veces también empatizar y colaborar) por la divisoria etno-cultural, acepte eso sin pestañear. Eso lo explota a menudo las fuerzas políticas demagógicas al servicio de la burguesía, alentando ese conflicto interétnico en vez de intentar resolverlo de forma constructiva. Alienta la xenofobia de los nativos, llevándola al extremo, pero también la micro-xenofobia de gueto de los inmigrantes. Divide et impera.

                No hay que dividir sino unir pero por respeto esa unión debe tener como elemento fundamental la cultura nativa y así es como la izquierda nacional vasca ha intentado hacerlo desde hace un siglo casi. Por contra cierta izquierda nacional española ha intentado perpetuar la división o al menos pervertir el principio de unidad forzando la cultura inmigrante (en este caso la castellana apoyada por el estado) como elemento supuestamente aglutinador. La derecha en general ha jugado a ambos bandos porque así divide mejor y gobierna con más comodidad.

                “Un hecho importante de todo esto es que la naturaleza y fortaleza de este proceso es tal, objeticamente, que ningun mamarracho vestido de camisa parada o azul lo podra parar.”

                No sé yo. Más bien creo que no les interesa pararla, sólo pretender que luchan contra ella mientras en realidad se aprovechan de ella. Trump es muy buen ejemplo, puesto que contrata a inmigrantes ilegales mientras que incita al odio contra ellos.

                Potencialmente se podría parar incluso con la fuerza bruta, si se llega a imponer que p.e. matar sin papeles es “aceptable”. O deportarlos a campos infernales que ejerzan una función disuasoria, algo que ya se hace más a menudo que lo que imaginas: Australia p.e. deporta a sus ilegales a campos bastante infernales, subvencionados, en islas perdidas fuera de su territorio estatal, bajo otras soberanías, Europa en algunos casos no está muy lejos de hacer lo mismo, Israel ha construido un muro gigante prácticamente impasable y practica activamente la deportación tanto de Palestinos como de gente de otras nacionalidades.

                Yo no osaría decir que es imparable, como sugieres, sino que no les interesa pararlo, sólo mantenerlo en niveles “aceptables” (sean los que sean, que ya habrán hecho sus cálculos ellos). La mano de obra barata les suele interesar, otra cosa es que en cierto momento sientan que tienen “suficiente” y que importar más no les beneficia ya siquiera marginalmente. Entonces se endurecen las fronteras, se aumentan las deportaciones, hasta que convenga de nuevo cierta laxitud.

                Los trabajadores ilegales son como las drogas ilegales: hay mercados que se benefician de su ilegalidad y desamparo, desde la agricultura hasta la prostitución, pasando por el servicio doméstico, etc. Casos todos ellos que rozan la esclavitud demasiado a menudo.

                “El planeta es uno y es de todos.”

                En gran medida es así pero a otros niveles para nada. Los problemas del planeta son de todos, el planeta hoy por hoy es de los ricachos burgueses, con muy raras excepciones, y la gente común tiende a percibir la realidad en términos étnicos y geográficos mucho más restringidos.

                La problemática es así, llegar a un planeta tan utópicamente unificado como imaginas es extremadamente difícil, aunque seguramente necesario en alguna medida y en alguna forma, que en ningún caso puede ser simple.

                Ya veremos que ocurre en el futuro, porque van a pasar muchas cosas, terribles cosas incluso, antes de que se produzca el casi inevitable cambio revolucionario (suponiendo que logremos salvarnos como especie, que está por ver), y en consecuencia es muy difícil de prever cómo se podrá articular la aproximación pragmática a esa utopía comunista planetaria. Pero hoy por hoy yo apostaría por una confederación de naciones, no tabla rasa y todos de golpe forzosamente idénticos y todos hablando inglés o esperanto con total fluidez. Esta visión tan utópica no va a pasar y además hasta dudo que sea deseable.

            • Depende. Quienes vivimos o hemos vivido largas temporadas en el extranjero es un poco diferente si eres blanco y europeo; el hecho de que hablemos el idioma con acento extranjero o que sigamos algunas costumbres que hemos traido de nuestro lugar de origen se ven mas como curiosidad que como otra cosa. Muy diferente es si no eres blanco y tampoco europeo, entonces ya no tienes esa patina multicultural y eres uno mas del monton, un negro, un arabe o un indio con molestas costumbres, un inadaptado.
              Y Maju, pisa tierra. No hables en teoria que si un grupo minoritario se “guetiza” como si por ser extranjeros les gustaria estar ubicados en infraviviendas en el extraradio, criminalizados y despreciados por la buena, limpia y ordenada gente local. Y no, la xenofobia no tiene nada positivo, la unica normalidad qu eencierra en su interior es la de los odios e insitntos mas bajos como la envidia asi que no cuela. Tienes que recurrir a ejemplos desquiciados como el de los judios, como si en 2016 habria en Europa comunidades judias como habia en 1916. Donde estan?. Sera que algun xenofobo como tu llego a conclusions similares?. Se preguntaria, quizas, “porque yo o cualquier otra persona miembro de la sociedad mayoritaria tengo que aceptar esas excepciones tan chocantes y a veces problemáticas?”. Seguramente si y seguramente respondio que no, que ya valia de gitanos, judios y porque no, gays que tambien tienen unos comportamientos distintos d elos de la mayoria y que ya era hora de igualarlos a todos en su muerte.
              Que no, que no me cuentes batallas. Hablame de la Euskal Herria de 2016 de esa EH en la que tenemos entre nosotros a gente que vinieron hace 50 años, acamparon en las laderas de Artxanda, el Banderas, en torno a Bilbao en chabolas hechas de carton alquitranado y que son ahora quienes tuercen el gesto cuando ven a sudamericanos jugando a futbol o haciendo barbacoas. Que no cuela hombre, que clase de cultura de mierda crees que tenemos si apenas un puñado de inmigrantes la va a poner en peligro?. De verdad creeis que “lo vasco” sea lo que sea eso, se disuelve por acoger a 180.000 extranjeros?.
              Antes de que os dispareis. No me engaño. Habra inmigrantes buenos, malos, buenisimos y malisimos como los hay en toda casa de vecino y tampoco me engaño, su llegada en ocasiones nos chocara y mosquera. Que quieren?. Que hacen aqui?. Por que son tan diferentes?. Pero no nos engañemos: Han venido aqui y se van a quedar. Nos queda escoger como nos relacionaremos con ellos y como queremos que ellos se relacionen con nosotros y dependiendo de esto como sera su y nuestra evolucion futura.

              • Una cosa es viajar y otra ir a residir, sobre todo si no emigras con un trabajo y sueldo potentes o al menos con proyección social de algún tipo (ONGista, brigadista, etc.) Si eres del montón para abajo da igual si eres blanco o no, no te van a considerar bien ni en Nigeria, ni en India ni en China, mucho menos en Arabia Saudí. Aquí también se recibe bien a los extranjeros con pasta, blancos, negros, amarillos o azules, pero si no tienes pasta importa poco tu color. Si me fueran a recibir con los brazos abiertos sólo por ser blanco, aunque sea pobre de solemnidad, yo es que me iría ya mismo a vivir a algún país tropical, porque aquí hace demasiado frío durante más de medio año. Pero sé que me van a mirar con desconfianza por partida doble: por extranjero y por pobre. Y en general no da ninguna ventaja, sino todo lo contrario, ser blanco en un país donde eso es raro, ya que destacas como un chaleco fosforescente, atrayendo todas las miradas, en el mejor de los casos por mera curiosidad.

                “Y Maju, pisa tierra. No hables en teoria que si un grupo minoritario se “guetiza” como si por ser extranjeros les gustaria estar ubicados en infraviviendas en el extraradio, criminalizados y despreciados por la buena, limpia y ordenada gente local.”

                Evidentemente hay varios elementos en esa guetización pero el principal es el aferrarse a sus costumbres y rechazar las de la sociedad mayoritaria, incluyendo la endogamia, etc. Eso no viene impuesto generalmente por la sociedad de acogida, sobre todo no la urbana, secular y humanista de hoy día, que también incluye a muchos pobres, sino sobre todo por la inercia de las propias redes familiares y las costumbres que llevan consigo. Hoy los antiguos agotes están integrados, no? Por qué? Porque cuando la sociedad mayoritaria dejó de discriminarles, ellos quisieron integrarse plenamente. Hoy muchísima gente de raíces recientes en Castilla o Galicia se han asimilado voluntariamente en plenitud, otros en cambio son refractarios a esa asimilación. Incluso cuando hay plena o casi plena igualdad de oportunidades, hay grupos que prefieren mantener la inercia del gueto (aunque por supuesto algunos individuos y familias más que otras), incluso desplegando cierta xenofobia hacia la sociedad mayoritaria y también hacia otros grupos más o menos guetoizados pero diferentes.

                Sé que no es una problemática fácil de analizar pero rehúso frontalmente caer en un buenismo idealista que culpabiliza de forma exclusiva y sistemática a la sociedad mayoritaria o de acogida, cuando el problema es generalmente de doble filo en realidad. Creo que hay que verlo de forma desapasionada, aceptando los hechos de la realidad concreta, que no es la de una idealización de lo minoritario sino la de una realidad mucho más compleja.

                “la xenofobia no tiene nada positivo”

                Yo no he dicho que sea positiva, sino que es normal y natural. Existe en todas partes de forma casi instintiva porque nuestra “virtud” social es respecto a “lo familiar”, no automáticamente respecto a la humanidad en general — aunque en algún grado también, sí, esta “bienvenida” por defecto puede rápidamente convertirse en “malvenida” si los valores chocan demasiado. Algunas cosas producen rechazo casi absoluto porque quiebran las normas culturales, p.e. la circuncisión o el postrarse en la oración nos parecen a la mayoría cosas absolutamente extrañas y probablemente repulsivas, porque no forman parte de nuestra cultura en absoluto; por contra el que yo coma chorizo o beba sidra le parecerá al musulmán típico detestable y rechazable. Este choque cultural no puede ser ignorado: es muy real y nada trivial y muchísimo más potencialmente conflictivo que un rasgo muy visible pero en última instancia nimio como sería la “raza”.

                De hecho esos choques “culturales” se dan dentro de la sociedad mayoritaria de forma casi cotidiana: nudismo sí/no, aborto sí/no, comer carne sí/no, religión sí/no etc. pero en este caso entendemos que son posicionamientos personales y no grupales, valores que nos pueden definir socio-políticamente pero no como colectivo “étnico”. Pero qué pasa cuando estos valores se encuentran alineados en torno a una divisoria etno-cultural? El conflicto en sí es el mismo pero, en la izquierda generalmente imaginamos que ciertos valores, por corresponder al trasfondo etno-cultural X están protegidos, y eso mismo imagina el grupo étnico portador. Lo están? Yo creo que no: que todo es criticable, sea nativo o inmigrante, que todos estos valores son posicionamientos socio-políticos.

                Se puede tener pedagogía, flexibilidad, etc. pero no se puede caer en el excepcionalismo etno-cultural. No hay excepciones en el humanismo. E importar valores retrógrados no nos ayuda en nada, la verdad.

                Y, para terminar con este bloque, te voy a poner un ejemplo científico de por qué lo cultural y en particular lo lingüístico es más importante que lo “racial”: los niños pequeños pasan totalmente de la “raza”, les da totalmente igual, pero no pasan del idioma y tienden a reaccionar mejor y con mayor interés respecto a su propio idioma nativo o incluso a galimatías que suenan como el acento propio (el de sus padres y demás entorno), y eso cuando aún no saben hablar siquiera.

                “Tienes que recurrir a ejemplos desquiciados como el de los judios, como si en 2016 habria en Europa comunidades judias como habia en 1916. Donde estan?”

                No es un ejemplo del todo desquiciado, ni los judíos son la única comunidad de carácter primariamente religioso que se ha perpetuado como guetos a lo largo del tiempo. De hecho en Oriente Próximo tienes unos cuantos ejemplos: drusos, yazidíes y varias sectas musulmanas que consideran a las otras herejes. La religión puede llegar a convertirse en una de las barreras más dificultosas para la integración plena o asimilación de hecho. No es la única pero sin duda puede ser muy poderosa. También puede convertirse en una forma de identificación étnica hasta el punto de ser lo que te permite quedarte o te obliga a emigrar como refugiado, o morir en el intento (casos recientes: Bosnia, Pakistán, Turquía, casos más antiguos: p.e. la conversión obligatoria/expulsión de los Reyes Católicos).

                Hay por cierto aún importantes comunidades judías en Francia, Gran Bretaña, etc. O también en EE.UU. Y en ningún caso están plenamente asimiladas, aunque suelen gozar de un estatus bueno por su relativa riqueza. También las hay en Rusia. Sin embargo en Alemania, Polonia, etc. fueron en gran parte exterminados con el Holocausto o se sintieron empujados a emigrar, bien a América (varios países), bien a Israel.

                Hay que decir que el Holocausto y la racialización que los Nazis hicieron de lo que podríamos denominar “problemática judía” cortó de cuajo la tendencia clara a la integración y asimilación que la mayoría de los judíos europeos claramente mostraban, prohibiéndola incluso de forma retroactiva, además de indirectamente crear el conflicto Israel-Palestina, donde tampoco parece que haya ningún esfuerzo de asimilación, sólo de racismo. El racismo es anti-asimilacionista: en el racismo eres X o Y “por naturaleza”, en el asimilacionismo (que puede ser xenofóbico e incluso genocida a nivel cultural) eres X o Y por cultura y elección y puedes cambiar de una a otra categoría más o menos a voluntad (con algún esfuerzo y tiempo sin duda). Y yo en el asimilacionismo distinguiría dos tipos uno imperialista y claramente genocida, que busca asimilar a los conquistados con el conquistador (p.e. el estado francés respecto a los pueblos anexionados, a los que fuerza a adoptar la cultura, lengua e identidad francesas) y otro que es meramente de defensa de la cultura e identidad propias que se aplica a los inmigrantes, que se puede tachar de xenófobo y lo que quieras pero que es una actitud de mera defensa de lo propio que dice: si vienes aquí, debes ser un@ más de nosotr@s para lo bueno y lo malo, y si no te gusta, mejor no vengas porque no nos va a gustar a nosotr@s tampoco.

                “Hablame de la Euskal Herria de 2016 de esa EH en la que tenemos entre nosotros a gente que vinieron hace 50 años, acamparon en las laderas de Artxanda, el Banderas, en torno a Bilbao en chabolas hechas de carton alquitranado y que son ahora quienes tuercen el gesto cuando ven a sudamericanos jugando a futbol o haciendo barbacoas.”

                En la medida en que sea como dices, y me consta que lo es en al menos algunos casos, es una actitud absolutamente hipócrita y despreciable. Y al menos una vez he estado a punto de pegarme con uno que tenía esa actitud y yo le decía: “tu abuelo vino de la misma manera, a buscarse la vida”, y él, que encima iba de rojo, me respondía: “vino a levantar el país, no a vender baratijas”, y yo: “como si el país estuviera caído, como si no hubiera mano de obra local entonces”, y él me miraba con odio y yo al final me fui para casa porque pasaba de estar con un racista así.

                Si alguien no puede ser anti-inmigrantes sin ser un hipócrita total ese es precisamente el inmigrante o descendiente de inmigrantes. Totalmente de acuerdo.

                Ahora bien, dicho esto, la realidad es que lo que realmente funciona como factor definitorio es si la comunidad de acogida X está establecida. En EE.UU. son todos inmigrantes por raíces pero llega un momento en que, por nacimiento, el país lo sienten como propio y sienten lo mismo o casi hacia la nueva inmigración, sobre todo si es chocantemente distinta en lo cultural, que si llevaran allá miles de años. Es paradójico, es más difícil de racionalizar, pero es así.

                La base es que un@ siente por nacimiento y crecimiento que pertenece a un entorno X, todo lo que no es X en consecuencia se puede sentir como amenaza, aunque habrá por supuesto cosas más aceptables y cosas más rechazables, siempre desde la subjetividad cultural. El inmigrante está sin duda en una posición más débil en esta dialéctica etno-cultural pero necesariamente va a tender a sentir algo parecido y, si tiene la oportunidad, tenderá a establecer guetos, que son o intentan ser reproducciones de esas raíces, pequeñas fortalezas etno-culturales dentro de la sociedad de acogida, que además pueden aportar lazos de utilidad económica concreta. Esta guetoización refuerza el conflicto inter-cultural o inter-étnico a su vez. Y es esto lo que hay que entender.

                No te vuelvas loco: la “culpa” no es sólo de que la sociedad X rechaza más o menos a la sociedad Y micro-transplantada por la migración, sino también de que la micro-sociedad Y tiende a “protegerse” en varias formas creando guetos más o menos estrictos en la medida en que sus números lo permiten.

                Esto es una problemática objetiva que se presenta una y otra vez en cada instancia de migración sustantiva. La resolución puede ser diversa pero una posibilidad no deseable y demasiado frecuente es que la guetoización se perpetúe. Otra posibilidad, que se da sobre todo cuando los inmigrantes cuentan con el apoyo de estados relativamente poderosos, es que la comunidad inmigrante se convierta en dominante a expensas de la nativa. Finalmente está la posibilidad más deseable que es que la comunidad inmigrante se asimile plenamente o casi a la nativa, aportando quizá algunos detalles de color pero mayormente aceptando su autodisolución. Yo creo que tenemos que trabajar por esta última opción pero no lo veo nada fácil en muchos casos.

            • Desde el principio no estoy diciendo otra cosa que la xenofobia es algo que puedes predicar de los grupos sociales mas desfavorecidos, nadie es xenofobo con el danes del BMW o con el vasquito blanco y trajeado en Pensilvania, como bien cantaban AC/DC “Money talks”. La xenofobia, mas alla de otros pintorescos considerandos es el odio al extranjero, si, al extranjero pobre.
              Precisamente cuando me referia a “pisar tierra” me referia a analizar la realidad de la Euskal Herria de 2016 (y cuando digo Euskal Herria sospecho que el ejemplo vale para la mayoria de lugares de Europa). La inmigracion descomunal que nuestro pais recibio desde España en los años 50 y 60 del siglo pasado no tiene punto de comparacion con la timida llegada de inmigrantes de los ultimos 15 años. Fijate bien, la primera duplicacion de la poblacion vasca costo casi un siglo –el siglo XIX- y sus escenarios fueron sobre todo Bizkaia, la segunda duplicacion costo apenas 50 años centrandose en Bizkaia y Gipuzkoa, pero es que la tercera duplicacion sucedio entre 1950 y 1975 y, quedemonos con un dato Araba, entre 1960 y 1970 aumenta su poblacion en un 40% -Araba necesito casi un siglo para duplicar su poblacion-. Nuestro pais fue capaz de acoger a todas estas personas y lentamente integrarlas, fijate que es ahora cuando social y electoralmente Araba se iguala con Bizkaia y Gipuzkoa, cuando en los otros dos herrialdes la inmigracion fue plenamente integrada bastante antes.
              A la luz de estos datos dificilmente se puede hablar con seriedad, me parece, de problemas identitarios con una inmigracion que a diferencia de las tres oleadas anteriores –gente venida de todos los rincones del reino de España- no tienen una unica identidad cultural, con lo que la integracion deberia ser mas facil.
              No solo a nivel de integracion, es que esta inmigracion multicultural, polinacionacional y poliglota al ser de tantos colores y sobre todo siendo tan pequeña en numero (Un dato, la actual “oleada” migratoria iniciada en 1999 jamas ha tenido un crecimiento de mas del 0.9% anual siendo la media de 0.43%… ridiculo) es imposible que se den procesos de guetizacion y desde luego de ninguna manera justifica actitudes xenofobos por el simple hecho de que no son ningun peligro.
              Asi pues, y centrandonos ya en la palabra tabu: Xenofobia. Decias antes que en ocasiones se demoniza sin mas, ahora acotas la afirmacion diciendo que es algo normal y natural, no sabes si positivo o negativo pero es una reaccion logica, quizas molesta y desagradable como las flatulencias cuando se comen legumbres pero perfectamente comprensibles. Bueno, pues tampoco creo que, esta “desapasionada” vision de la xenofobia sea una postura legitima.
              La xenofobia es efectivamente una reaccion, una reaccion primaria, agresiva, de repulsa al otro. No hace mucho en un parque, en un pais extranjero, con mis hijos habia jugando una niña negra, al rato vino un padre con otro hijo y le dijo que no jugara con esa niña y que ademas los columpios eran suyos que la otra niña era extranjera. El imbecil de el dio por sentado que mis hijos por ser blancos no lo eran.
              Me diras luego que el racismo es dualista mientras que el asimilacionismo no lo es. En esta anecdota queda claro que lo que el racismo es es idiota porque el individuo aquel creyo que nosotros eramos como ellos cuando eramos tan extranjeros como la otra niña (y si, ya se la diferencia entre racista y xenofobo, y sabiendolo no me vais a convencer de que el unico problema de los racistas es con la gente de otras razas).
              Otro si es el tema del islam, de nuevo, datos. Marroquies y argelinos suman 24.531 viviendo en la CAV, aun si fueran todos ellos practicantes, son una comunidad tan poderosa?. Diria que no.
              Puedo entender que hubiera problemas de xenofobia cuando en las tres oleadas migratorias anteriores EH era ocupada por miles de personas que ademas vivian en condiciones pauperrimas, entenderlo –no justificarlo. En cualquier caso hoy es una reaccion incomprensible e injustificable si no es para justificar recortes sociales o laborables cargandolos a las espaldas de los inmigrantes.
              Asi pues, pisemos suelo, miremos datos y desmintamos ningun atisbo de racionalidad en posiciones racistas, xenofobas o islamofobas.

              • Lo que digo es que hay un núcleo en el fenómeno de la xenofobia que es natural y perfectamente entendible y que además debemos entenderlo para poder superarlo: la primera fase para abordar un problema es comprenderlo, no negarlo o idealizarlo de forma maniqueísta. Sobre ese núcleo duro natural, que no debemos negar como si fuera totalmente absurdo, a riesgo de quedarnos fuera de juego, se construye la xenofobia propiamente dicha, que ya no es sólo una desconfianza o miedo, sino un odio manipulado para surtir efectos políticos, sociales, etc. (y que no sólo ocurre en la sociedad dominante sino también puede darse en la minoritaria inmigrante).

                El fascismo y el xenofobia (entendida como odio y no como mera desconfianza hacia lo extraño, nuevo y/o chocante) no inventan estas cosas, sólo las explotan distorsionándolas y exagerándolas hasta el extremo y convirtiéndolas en asuntos centrales de la socio-política, usando a “los otros” como chivo expiatorio en los que acumular simbólicamente todos los males (una práctica también muy antigua en formas diversas, por cierto, y por lo tanto digna de estudio antropológico desapasionado, que es lo único que reclamo). El islamismo hace lo mismo, por cierto, porque también es un fascismo que presenta a “los otros” (en geometría variable pero básicamente religiosa) como el enemigo absoluto y la causa de todos los males. Y también lo hacen otras prácticas comparables “de gueto”, que pueden perfectamente alimentar cierta xenofobia hacia los que no pertenecen a este, como pueden ser las nociones de “goyim” (gentiles) en el caso judío o de “payos” en el caso gitano, que representan a la sociedad mayoritaria con quienes se restringe artificialmente la interacción para proteger el hecho segregacional desde dentro.

                Respecto a la inmigración de origen no español en Euskal Herria, he buscado datos (http://www.ikuspegi.eus/es/estadisticas/estadisticas.php) y empieza a ser una cifra importante, de casi el 10% de la población: 8,4% de media en la CAV en 2015 pero hasta 10,5% en el caso alavés. Por suerte la mayoría pertenecen a culturas relacionadas y fácilmente asimilables: europeos y latinoamericanos. La minoría más potencialmente problemática (contra la que se suelen concentrar la mayor parte de los recelos y ataques de corte xenófobo) sería la norteafricana, entre los que destacan los marroquíes (casi el 1% de la población total y más del 10% de la inmigración no española), que tienen una distorsión de género muy marcada (las mujeres musulmanas emigran poco, los hombres mucho y a menudo estos hombres se casan en Marruecos y vuelven sin la mujer o los hijos, lo que no deja de ser una barrera más a la integración). Estoy de acuerdo que es asumible y hasta probablemente asimilable eventualmente sin demasiado problema pero también es cierto que esa no es la situación en otros estados de Europa, donde las cifras de la inmigración (actual e histórica) son mayores, con mayor densidad de la inmigración de “cultura” musulmana y el éxito de la integración/asimilación claramente cuestionable (aunque también mucho más exitoso de lo que a veces se quiere dar a entender).

                Y también es cierto que, si bien esas son las cifras globales, por barrios es sin duda muy diferente. No tengo cifras tan detalladas pero sin duda hay municipios que atraen más inmigración que otros con bastante diferencia, destacando en el caso de Bizkaia (en rápido vistazo): Bilbao, Bermeo, Amorebieta, Gernika, Durango, Sestao, etc. Getxo incluso también tiene una gran cantidad de “extranjeros” pero ahí predominan los de origen europeo y latinoamericano. Es curioso que parece que los municipios de tradicional concentración de la inmigración española no destacan en general por atraer a la inmigración “extranjera” (no sabría decir por qué, aunque Sestao es excepcional en esto).

                “Puedo entender que hubiera problemas de xenofobia cuando en las tres oleadas migratorias anteriores EH era ocupada por miles de personas que ademas vivian en condiciones pauperrimas, entenderlo –no justificarlo.”

                Pues eso: estamos de acuerdo en eso, porque no pretendo otra cosa que entenderlo, nunca justificarlo.

                De todas formas mientras que las cifras eran sin duda mucho mayores (y por lo tanto más objetivamente amenazadoras para la identidad, cultura y lengua nativas, algo innegable visto retrospectivamente), hay que subrayar que los inmigrantes españoles (la inmensísima mayoría castellanos, gallegos y asturianos) pertenecían a una cultura próxima y por lo tanto más fácil de asimilar (o ser asimilados en ella también, que igual es el caso) mientras que sobre todo la cultura (religión, en realidad) musulmana es muchísimo más diferencial por razones históricas difíciles de entender pero en particular por la cantidad de dogmas, rituales y tabúes diferenciales implicados. Tendríamos que sumergirnos profundamente en la historia para entenderlo pero, por hacer una larga historia corta: la realidad es que en los últimos 14 siglos, el surgimiento y expansión del Islam ha creado y mantenido una barrera cultural artificial que antes no existía o era muchísimo más débil. Y superar esa diferenciación artificial de origen religioso o sectario es difícil, sobre todo cuando se empieza a apreciar un rechazo creciente al secularismo y agnosticismo humanistas, que son la única forma de superar las diferencias de este tipo (básicamente destruyendo las religiones o desplazándolas al rincón de la más abyecta irrelevancia, que viene a ser lo mismo).

                Pero no es sólo un tema de religión o de los musulmanes: otra comunidad a la que sin duda le cuesta bastante integrarse y que tiene también problemas de guetización es la china, en la que el tema religioso no pesa en absoluto, pero que sin embargo tiende a prácticas endogámicas y de extensos lazos familiares y étnicos que tienen el mismo efecto aislacionista, incluso quizá mayor a veces.

                “En cualquier caso hoy es una reaccion incomprensible e injustificable si no es para justificar recortes sociales o laborables cargandolos a las espaldas de los inmigrantes.”

                Totalmente de acuerdo. 200%. Es un tema de cuentos asustaniños para generar una corriente fascistoide que afortunadamente es muy débil (pero no inexistente) y que tiene como víctimas potenciales a los propios vascos y vascas desfavorecidas.

    • Me parece interesante que te atrevas a romper el tabú con el tema inmigratorio desde una perspectiva de izquierda, creo que es algo que se debe debatir, porque a veces se cae un buenismo absurdo y contraproducente con el pretexto de un anti-racismo mal entendido, paternalista y absurdamente “multicultural”, entendiendo a veces la religión e incluso la ideología sexista como “cultura” (puede ser) pero en consecuencia como “aceptable”, como algo que hay que tolerar sí o sí. Y no.

  5. Al respecto, creo que el mejor ejemplo de lo que en este artícyulo se denomina “asistencialismo revolucionario” es el del Partido de los Panteras Negras, en los USA

  6. Langileen Elikagai Banku Solidarioa – Bilbo
    Banco Obrero Solidario de Alimentos – Bilbo

    E-maila: bancobrerosolidariobilbao@gmail.com
    Facebook: Banco Obrero Solidario Alimentos Bilbo
    Blog: https://bancoobrerosolidarioalimentos.wordpress.com

    Elkarrizketa Hala Bedi irratian: http://halabedi.eus/2016/11/07/banco-obrero-solidario-de-alimentos-en-bilbao/

    Respecto al artículo:

    Resulta confuso, y por otra parte sorprendente, que se defina como asistencialismo el llevar a cabo tareas de solidaridad activa con la clase obrera, de forma horizontal, de obrero a obrero, sin intermediarios y buscando dar una solución a una necesidad básica como es el tema de la alimentación y los bienes de consumo de primera necesidad.

    Al problema de la vivienda se le hace frente desde movimientos de okupación, plataformas contra los desahucios, etc. La problemática del empleo, se aborda desde la militancia en organizaciones que tratan de paliar las condiciones laborales, los sindicatos, o en plataformas y colectivos que reivindican derechos laborales plenos dentro del capitalismo, luchando por reformas.

    Pero abordar el problema de la alimentación, es ¿asistencialismo?

    Sí existen personas que por una serie de circunstancias, nunca fruto de sus propios actos, pasan a una situación de pobreza económica, precariedad o exclusión social, en las situaciones más graves. Pero ¿cuando se ha dejado de hablar de clase obrera, golpeada por el sistema o por el capitalismo? Ahora se habla de, ¿marginales, los más necesitados?

    No entendemos ese miedo de salir a la calle y reclamar SOLIDARIDAD, no asistencialismo, para tu clase. Eso no es asistencialismo, es conciencia de clase. No se trata de ganarse el corazón de nadie. Se trata de darles a ellos. Se trata de que aquellos que están siendo más golpeados, por la circunstancia que sea, han sido más vulnerables, que están siendo machados y arrastrados, logren salir de ahí. Que tomen de nuevo conciencia, que vean que su gente, otros trabajadores como ellos, están ahí. Adquirir de nuevo conciencia e inquietar al sistema, porque se ofrece resistencia, se crean redes de solidaridad y se rechaza su limosna.

    Por otro lado, el referente del Hogar Social Ramiro Ledesma, no es Amanecer Dorado en Grecia, sino Casa Pound en Italia, que lleva quizás más de 25 años con el tema de lo que ellos llaman ocupaciones sociales. Además, no solo existe el Hogar Social en Madrid, sino en Zaragoza, además de otras organizaciones como Núcleo Joven en Granada y otras en otros puntos de Andalucía o Castilla, que están recogiendo el testigo del Hogar Social en Madrid. Euskal Herria no es una isla, el contexto existe y se dan las condiciones objetivas para que ese caldo de cultivo crezca. Y si bien ha existido una larga lucha antifascista, del mismo modo ha existido en Madrid y seguramente mayor en proporción en Zaragoza. Lo cual no ha impedido que los fascistas se organicen. Ninguna tradición de lucha les cortará la cabeza cuando salgan de su agujero, sino que se logrará frenarlos precisamente con lo que predica el artículo, pisando el barro.

    Desde el B.O.S.A. esperamos que la actividad crezca con la ayuda de todos, que se pierda el miedo, que esto no se trata de poner parches, sino de poder popular, de conciencia y solidaridad. Ojalá no existiera la necesidad de sacar adelante estas iniciativas. Pero como eso no es más que una quimera y la realidad que nos toca es la del capitalismo, habrá que seguir adelante.

    Herriak bakarrik, salba dezake herria,

    Un saludo solidario.

  7. Tanto en lo expuesto por el cda. maju-k,en cuanto en lo expuesto,por otras personas.Valorar positivamente,antes que nada..el tono positivo y los oidos receptivos,mostrados en sus respuestas. De una de las afirmaciones del maju-k…por supuesto,no se trata gratuitamente de quitar derechos.Sino de constatar duras realidades.La inmigracion masiva y basicamente irregular que hoy predomina,solo tiene tienes utilidades para el sistema capitalista y los regimenes injustos y dictatoriales,que la provocan. Se pueden subrayar 2-a.Tanto los gobiernos,vulgarmente conocidos”tercermundistas”,cual la nueva periferia europea,mediterraneo e irlanda,a la cabeza.Se liberan de una fuerza humana,a la que no pueden ni colocar laboralmente,ni mantener dignamente.yB.Sus remesas,son ademas una importante fuente de ingresos,para dichos gobiernos y familias empobrecidas.En los paises receptores…efectos,igual a—bajada salarial en sectores de bajo valor añadido,encarecimiento de la vivienda,brutal competencia por disminuidas ayudas sociales,intensificacion de los procesos de gentrificacion barrial,una gran bolsa de rompe-huelgas disponibles,etc…Tambien esta el hecho,que gran parte-No TODOS-de los que se dedican,a la asistencia a inmigrantes,son integranes de la aristocracia obrera y profesionales cualificados,que con esta labor se dan una palmadita a su condicion de piji-progres y ademas,tambien suelen obtener suculentos ingresos y reconocimiento institucional. Se plantea,el tema de la mano necesaria que merece gente,que esta en la indigencia,involutariamente.Es una interrogante legitima,el problema esta en si es o no labor,de los que tenemos convicciones revolucionarias,hacer de ong-de las insuficiencias del sistema.Sin caer tampoco,en la postura hipocrita,que en algunas zonas del estado español…tienen los de la secta dogmatico-revisionista..pcpe,que por un lado se oponen,a la reivindicacion de la renta basica universal y por otro le hacen,la competencia a caritas,en sus locales.Sigo reconociendo que es un debate extenso y dificil,y en todo caso,me alegra animarle y espero mas aportaciones.

    • Me gusta tu análisis, León José. No sabía que el PCPE tenía esas posturas ni que tuviera locales caritativos tampoco, debería salir más, supongo.

  8. Comentario complementario.Hace años,el afamado y prestigioso.Pensador y economistas,marxista samir amin.Dijo bien claro,que al valorar el fenomeno de la inmigracion,no se debe olvidar que son personas que buscan soluciones INDIVIDUALES.SALUD.

  9. Hace unos dias un grupo de lectura der cual soy miembro,surgio er debate de la emigracion,curiozamente,los mejor situaos economicamente ,estaban ar favor,y los que estaban en peor situacion economica o cobrando la ayuda,en contra.Y la tension llego cuando uno dijo es que si no fuera por los emigrantes yo tendria que pagar er doble mas para que cuiden ha mi madre,(y le dijo er de la ayuda)ya y no podrias tu y tu mujer ir ha Tailandia dos meses en invierno,o los camareros que se se iban seis meses ha Menoca de mi pueblo y desde que llegaron los ecuatrianos,le pagan menos dela mitad no pueden ir ni una de estas familias ha menorca,o todos los progres que chichan indignaos por los emgrantes Sirios que mueren en el Mediterraneo,pero cuando les recuerdas que la culpa la tiene la invacion de mercenarios apoyados por la OTAN todos miran pa’otro lao,exeto los trosquistas que sigen insistiendo que Libia y Siria es una revollucion traicionada,(hasta que desde la CIA nos les manden otro panfleto seguiran gruñendo lo mismo)
    ¿Cuantos millones de emigrantes seria la cifra buena 5,20,50,millones?pregunte ,no hombre no te pazes,to’ ha la vez,los que estaban ar favor recularon porque esa cantidad podrian suponer un peligro para ellos,que seis millones que hay ahora jodan la vida ha una serie de gente no les importan,pero intuyen que 20 o 50 millones les va ha crear problemas ha ellos.

  10. Nere postekin loturak: 50 años del Partido de los Panteras Negras, más allá de mitos y poses | Borroka Garaia da!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s