Home

azaroak-26

Daniel Pastor Alonso . Preso político vasco  (C.P. Puerto III)

Hoy hace un año por estas fechas, quizás antes, fui conocedor de una iniciativa popular que iniciaba su andadura como herramienta para la socialización y acumulación de fuerzas en torno a la Amnistía, para l@s pres@s polític@s vasc@s, y la vuelta a casa de l@s refugiad@s y deportad@s.

Una reivindicación, sin condiciones, sin ambigüedades, sin falsas ilusiones ni engaños; una reivindicación catalogada por algunos como objetivo irrealizable e inadmisible dentro de las posibles iniciativas encaminadas a conseguir la paz en tierras Navarras.

Una Amnistía que debiera sentenciar al Estado Español, y obligar al mismo, a asumir su responsabilidad como agente protagonista en un conflicto histórico y político, que nunca mostró voluntad por querer tratarlo por cauces pacíficos, de reconocimiento y respeto a proyectos distintos. ¿Cómo podría serlo, estando  gestado por un fascismo económico, político y militar legitimado en 1978?

Una Amnistía que debiera ser el pistoletazo de salida del conjunto de iniciativas encaminadas a hacer asumir al Estado, sus innumerables violaciones de los derechos humanos, individuales y colectivos, de los que ha sido responsable mediante la utilización de medidas legales e ilegales, de las que disponen todos sus resortes de dominación.

Cuando fui conocedor de la iniciativa que daba sus primeros pasos, la propagué aquí y allá, la sentí como el viento del pueblo libre, como la estrella de la esperanza. Esperanza en el futuro del país que deseamos construir, junto a las clases populares, junto a la clase trabajadora, junto al conjunto del pueblo organizado en la consecución de las causas más justas y más honestas: la lucha contra el sempiterno fascismo entendido como la dictadura más amplia de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero, en boca de Jorge Dimitrov: la lucha por la Independencia y la instauración del socialismo, la solidaridad con otros pueblos mediante el internacionalismo proletario, etc…

Tras el aire insuflado por esta iniciativa, quedaban los pies de los caballos y sus carros de guerra; atrás también los intentos de maquillar el cadáver histórico y político del fascismo españolista y sus lacayos de la gran burguesía autonomista. Atrás quedaban también los intentos por edulcorar nuestras reivindicaciones democráticas o la dejación de nuestros principios revolucionarios. ¿Acaso merece la pena dar un balón de oxígeno o carta de naturaleza democrática a este régimen capitalista español, mediante el reconocimiento y participación en sus vías individuales de asimilación, legitimación y dejación ideológica a manos de la militancia de las distintas organizaciones revolucionarias que desde la génesis del mismo interpusieron una enmienda a la totalidad de su sistema de dominación? Yo considero que no.

Después de recibir vuestra nota fundacional y de intenciones, y que bajo ningún concepto debiera haberse sancionado con tanta contundencia, o al menos sin haberlo hecho antes con otro tipo de iniciativas, vino el día de la movilización. Las múltiples adhesiones recibidas, las aportaciones enviadas desde las trincheras carcelarias y las miles de personas que tomaron parte en la iniciativa, mal que les pese a esos pencos, con los mejores métodos de la ciencia estadística para el recuento; hizo la manifestación por la Amnistía, un hito para la reflexión y examen de conciencia colectiva. Todo un éxito la verdad, cuyo acento humorístico fue retratado por el viñetista del diario Gara Tasio, mediante el prismático de observatorio espacial apuntando hacia una estrella en forma del anagrama histórico de la Amnistía, y el texto “Eh chicos, ¿no os suena?” Cómo no sonarnos ¿verdad? Cómo olvidar la dignidad demostrada por el conjunto del pueblo vasco contra la imposición españolista, u olvidarse de l@s militantes que siguen en manos del enemigo. ¡¡Como no sonarnos!!

Y el pueblo vasco con su trayectoria ejemplar a nivel europeo en la organización popular, decidió recuperar la lucha por la excarcelación de sus compañer@s pres@s ante las dudas, limitaciones y contradicciones de las iniciativas preexistentes.

Y considero que con ese aporte ideológico en torno a la Amnistía de l@s pre@s polític@s vasc@s, el pueblo, sus organismos populares y de clase, decidieron implicarse en un proceso de PAZ verdadero, pero sobre todo en el proceso de liberación nacional y social inherente a tal concepto.

Lo sorprendente bajo mi punto de vista, fue contemplar tanta animadversión con este movimiento popular…Y nada tendría que objetar si se hubiera realizado desde posturas y planteamientos nacionalistas burgueses. El principal problema viene cuando son formulados desde supuestos postulados socialistas y democráticos…Y es bajo dichos principios ideológicos, que se debe defender sin ambages la organización popular, con riesgo de dejar el terreno expedito para las políticas  de sometimiento del sistema capitalista, de sus clases dominantes, y del Estado sobre el que se sustentan. Mientras las masas obreras y populares no tomen el poder político, siempre estarán condicionadas por la intolerancia antidemocrática de los sectores oligárquicos, y por tanto atacar a estas organizaciones populares es hacer un flaco favor a dicho sectores, y favorecer la dominación nada democrática ni pacífica que ejercen desde sus resortes económicos, políticos, represivos, mediáticos, unilaterales… Las fuerzas del Estado imperialista español.

Por tanto y ante posibles intentos de institucionalizar las calles y barrios, sus organizaciones populares y sociales, las fábricas e institutos, los campos y mares, al ser humano mismo…tengo que deciros que fiscalicen, sí, fiscalicen la actividad política y económica, fiscalicen la actividad represiva y mediática, fiscalicen la actividad armamentística-militar…y popularicen y democraticen las mismas, hacedlas vuestras!!!

Tod@s vosotr@s sois el motor dinámico del proceso revolucionario que ha de darse en tierras vascas, nada de la resistencia ejercida hasta ahora hubiera sido posible sin el concurso de las masas organizadas en torno a los pilares estratégicos de la configuración de una patria vasca unida, euskaldun y socialista. Y por tanto ninguna persona es más revolucionaria por haber militado en una u otra organización política, nadie goza de un título honorífico por haber participado aquí o allá, y menos si lo que se busca es cambiar un alcalde por otro, o un lehendakari por otro… llegar al poder para disfrutar de sus prebendas. El proceso revolucionario que se supere y acabe con los horrores e impunidades heredadas desde el alzamiento fascista, por la represión y guerra sucia empleadas desde entonces, por la persecución política y regresión socio-económica que sufrimos, no me interesa a mí personalmente, a esta o aquella organización política o sindical en lo particular, el verdadero interesado es el pueblo en su conjunto: los sectores populares y obreros organizados, detectar los errores en nuestros comportamientos personales y colectivos como agentes políticos y transformadores del sistema vigente. Hacia dichas organizaciones solo cabe transmitir todo el cariño y abnegación militante en la convicción de saber que tienen el deber y la tarea histórica de dirigir y controlar el correcto funcionamiento de las instituciones del país que está por nacer con ansias de paz con justicia, de paz con derechos y deberes, de paz con libertad…

Quizás me he desviado un ratito del asunto, pero bueno… Por ir acabando con este ejercicio reflexivo con tod@s vosotr@s, considero que la lucha por los derechos de los presos políticos, es una piedra angular en la denuncia del régimen fascista y monopolista español… La situación inadmisible de los compañeros con graves enfermedades, algunos de ellos podrían estar en libertad de ceñirse con celo a las leyes internacionales e incluso las propias, el mantenimiento de la dispersión y el castigo a nuestro entorno más íntimo y cercano; son situaciones que debieran denunciarse en todas las fabricas e institutos, en todos los pueblos y barrios. Acusar a sus responsables políticos en Madrid pero también a sus lacayos autonomistas debiera ser una tarea colectiva y diaria, una tarea sin fisuras como pueblo.

Con la ilusión de ver cómo se van incorporando cada vez más sectores a la petición de la amnistía para l@s pres@s polític@s vasc@s y por ende de sus aliados comunistas y antifascistas de las distintas regiones de la península Ibérica me voy a ir despidiendo; no sin antes brindar un emotivo y sentido homenaje a todos los familiares de l@s  pres@s polític@s vasc@s que tanto están padeciendo y de manera especial a los que desafortunadamente ya no podrán abrazar a sus hij@s, herman@s en las plazas de sus pueblos y barrios.

A todos los presentes ánimos para seguir aportando vuestro granito de arena en la construcción de una Euskal Herria soberana y socialista y adelante para seguir ejerciendo de ariete contra los muros de las prisiones hasta lograr la libertad incondicional de tod@s l@s pres@s polític@s.

Presoak kalera amnistía osoa!!!

Gora Euskal Herria askatuta!!!

Gora Euskal Herria Sozialista!!!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s