Home

ortuzarmotos

Artículo de colaboración para Borroka garaia da! Autor: Alabinbonban blogzinea

Años no, décadas, y una asistencia ridícula (sin necesidad de llamar al boicot) es lo que han necesitado los mandamases de la Federación Vasca de Fútbol y el partido guía para reflexionar sobre un modelo que miles de hinchas tenían claro desde hace mucho, demasiado. Tanto, que ya no cuela y el formato huele a quemado, rancio y carente de recorrido. Más que nada porque lo único que les ha forzado a rumiar ha sido el bolsillo, lo que ya de por sí evidencia la poca o nula intención de conseguir la oficialidad, más allá de la pancarta de marras y tuits hiperbólicos.

Y es que como todo lo que deciden de manera unilateral, con los huevos de Sabino por delante porque les sale de la makila, el partido navideño ha acabado por convertirse en un sinsentido sin apoyo popular. No porque no exista ese apoyo popular detrás de la idea de selección de Euskal Herria, no. Sino porque lo que nos proponen no es eso. No es ni la sombra, qué leches.

Empezando por el horroroso nombre (al que se le ocurrió llamar al combinado “Euskal Herria” le mandó a la hoguera la Inquisición), siguiendo por el himno (el del PNV, cómo no), la elección de la sede (a mayor gloria de la recaudación), el precio de los billetes (ídem), el rival o la representatividad territorial. Porque uno se pregunta cuestiones tan sencillas como por qué un combinado que organiza la federación de las 3 provincias de la CAV puede llamar a jugadores de los otros 4 herrialdes y no le parece bien que se llame Euskal Herria, la supuesta nación que debería competir a nivel internacional con el reconocimiento de la FIFA. Y es que si no tenemos claro ni quiénes somos y qué representamos, ¿a qué estamos jugando y qué mierda estamos tratando de vender?

Nunca se ha contado de manera seria con los actores sociales, políticos y populares para llevar el asunto a buen puerto. Quizá porque la intención real de la mayoría de abajo es la oficialidad, y la intención de la minoría de arriba es la pasta y su sillón. Igual que en la sociedad o en el modelo que se nos propone en los clubes profesionales. Y con la desaparición de ESAIT y la poca chicha que se intuye en dinámicas cono Jauzia, no sabemos qué futuro nos depara.

Partiendo de estas premisas, y tras leer varios artículos de opinión (resaltamos especialmente el de Joseba Gotzon Varela y la reflexión de la propia federación, nos surgen las preguntas más básicas que nadie parece querer responder:

  • ¿Se ha solicitado en alguna ocasión la oficialidad?
  • ¿Qué pasos concretos se necesitan para lograrla?
  • ¿Cuáles son las posibles consecuencias legales para jugadores y directivos en caso de desobedecer la ley?

La nula credibilidad de los representantes federativos y políticos ha desmovilizado a la afición, a la postre la vanguardia que va a dar empuje social y político a la reivindicación. Se impone la sensación de que únicamente funcionaría una vía unilateral que pasara por la ruptura total con el Estado y/o la creación de una federación al margen de la FEF. España no es UK y Euskal Herria no es Escocia y la propuesta de cohabitación con dos selecciones como Francia y España dentro de sus fronteras es entre irreal y cómica. Y jugar a las pancartitas no es serio. Mucho menos a los tuits, señor Ortuzar. Porque a nadie se le escapa que mientras pretendéis seguir rascando el bolsillo de los crédulos aficionados en esta patxanga contra Tunez o Uzbekistán, perdéis el culo por traer a la Coja a San Mamés. Y no hay matices que valgan.

El modelo de la pachanga recaudataria ha caducado. Seguir transitando por las mismas vías, dejando la hegemonía de la reivindicación en manos de unas instituciones títeres de un partido político es abocarlo al fracaso y hacer un favor al unionismo. Porque mucho nos tememos que en las próximas días, semanas y meses, el tan cacareado debate, teledirigido y vacío, acabará por demostrarse como un brindis al sol. Eso si hay debate, que a saber qué se debate, cómo, quiénes, etc.

Pasará el verano y volverá el 28 de Diciembre, retornará el frío y quizás la “Euskal Selekzioa”; y en caso de que no haya partido la culpa será, claro está, de la sociedad, jamás del partido que la ha manejado a su antojo. Y correrán los años y veremos a España, ese Reino que cercena nuestros derechos nacionales, en San Mamés en 2020, mientras los partidos políticos hacen las cuentas de la lechera intentando marearnos con supuestas lluvias de millones que los curritos no oleremos.

O setas o rolex. Oficialidad o partidas de futbolín, como apuntan los cachondos de Argia

One thought on “Euskal Selekzioa: cuando la hipocresía y el postureo mandan

  1. Pues eso, que en 2020 tendremos aqui ya la prueba definitiva de la pacificacion (es cierto que podia ser peor, que podia ser el desfile de las FAR) la seleccion de futbol de España jugando en casa en Bilbao.
    Algunos no lo recordaran porque son jovenes o porque nadie se lo dijo antes, pero en este paisito nuestro hubo un tiempo en que solo habia banderas de España alli donde habia un militar español para impedir su quema.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s