Home

83rey-juan-carlos-franco_v660

Artículo de colaboración para Borroka garaia da! Autor: Josemari Lorenzo Espinosa

En unos meses, la heredera al trono español y por tanto a la jefatura del Estado de las autonomías, se convertirá en princesa de Asturias. Pasará a cobrar por este empleo, mas de ocho mil euros al mes. Nada que nos pueda sorprender, a estas alturas. Y perfectamente legal, por obra de los políticos que han jurado la maravillosa Constitución, “que nos hemos dado”. Seguirá disfrutando de esta renta, hasta que su padre decida aumentarla el sueldo abdicando en ella. O por herencia, después de su muerte. Que los dioses no quieran.

El papel, las funciones y las obligaciones del rey, encomendadas por la Constitución son totalmente superfluas. Tienen un carácter puramente descriptivo, protocolario y ritual. Nada de lo que no se pueda prescindir. O no puedan hacer, en su defecto, el jefe de gobierno con sus ministros. El presidente del Parlamento o los diputados. Sin embargo, las encomiendas al rey tienen un amplio y excesivo tratamiento en el texto constitucional. Pero dado que se trataba del Jefe del Estado y que había sido designado por el régimen anterior, los legisladores quisieron atar los posibles cabos sueltos de esta institución. El temor a perjudicar la herencia y el mandato dejado por Franco, y celado por sus seguidores, condujo a los constitucionales del 78 a respetar y aceptar una fórmula de Jefatura, antidemocrática e inservible, que no añade nada a la carta magna. Ni mucho menos a la democracia. Aunque siempre se puede decir que, al menos, el actual jefe del Estado fue elegido…Una sola vez. En 1969 y por las Cortes franquistas, a propuesta inapelable del dictador.

La Jefatura del Estado, y por ende el rey, no se integra en ninguno de los tres poderes clásicos o constitucionales. Es una especie de cuarto poder. Aunque de hecho, la monarquía no aparece como poder, sino como un órgano del Estado. Ostentando un papel arbitral, que tiene la función simbólica de unidad, impuesta y falsa. De otra parte, el jefe del Estado, al no ser elegido por el pueblo ni por los partidos, permanece al margen de estos sin capacidad fáctica. Sin iniciativa legal y sin responsabilidad política. Es por eso, también, políticamente inviolable. Es decir, no puede ser destituido o sustituido salvo por su heredero. Y solo en caso de inhabilitación, decidida por las Cortes.

El rey, en su función de Jefe del Estado, está obligado a sancionar y promulgar las leyes. Convocar y disolver el parlamento. Y nombrar presidente, de acuerdo con los resultados electorales. En esta actuación autómata, tal vez su función más discutible, y directamente franquista, es que le corresponde el mando supremo de las FFAA. En todo caso, se trata de una serie de funciones la mayor parte simbólicas y de oficio, que sobre todo, son totalmente prescindibles en una Constitución muy poco presidencialista.

La regulación de los derechos, funciones y deberes de la Corona se trata en diez artículos. Desde algunos puntos de vista representan, incluso, una injerencia en los asuntos privados de la casa real. Ya que regula la forma de sucesión, los matrimonios etc. En realidad, la Constitución debería limitarse a los asuntos directamente políticos, relacionados con la Jefatura del Estado. Pero, en este punto, ni siquiera se molesta en justificar, o explicar porqué es una Jefatura atribuida con carácter vitalicio, por mandato del régimen anterior, a la casa de Borbón. Sin someterse a la aceptación o rechazo de los ciudadanos, que de este modo, y en este aspecto, se convierten como es habitual en meros súbditos.

Un aspecto curioso del comportamiento de los partidos de oposición, con el papel de la monarquía fue la actitud del PCE de Santiago Carrillo. El viejo secretario general, del viejo partido comunista republicano, aceptó la solución monárquica, con más énfasis incluso que sus compañeros de viaje socialistas. Afirmó que era una bisagra necesaria. Y terminó convenciendo, o confundiendo, a los mismos militantes del PC con el argumento de que no se trataba de elegir entre “monarquía o república, sino entre democracia o dictadura”. Sin embargo, y a pesar de la sabiduría política del viejo comunista, una cosa era respetar entonces y no abolir la monarquía instaurada por quien todos sabemos. Y otra, entregar a los Borbones la Jefatura del Estado en forma vitalicia, como hicieron los del 78, por los siglos de los siglos.

En cuanto al comportamiento y actitud de los partidos nacionalistas, vascos, catalanes etc. el asunto monárquico viene en el mismo pack y tratamiento que los españoles. El rey (quiero decir, el Jefe del Estado) no hace nada, no sirve para nada. Ni perjudica, ni beneficia las tópicas “aspiraciones” vasco-catalanas. Por muchos discursos centralistas y “antiseparatistas”, que le hagan leer en público nadie le hace mucho caso.

Pero… sale en las fotos. Adorna y luce, en los apretones de mano. En las visitas inaugurales, aperturas de festejos, desfiles patriótico-raciales, viajes para comisionistas, cuchipandas empresariales varias etc. O sea, las chorradas carísimas con que los políticos y la sesuda burguesía de gustos medievales, seducen a sus votantes y enaltecen y adornan su democracia coronada.

Con lo fácil (?) que sería ponerse de acuerdo y suprimir la figura de Jefe del Estado, via decreto parlamentario. Sin necesidad de abolir la monarquía. Sin meterse con ellos. Sin plantear ningún debate república-monarquía etc. Simplemente suprimir los gastos innecesarios de la Jefatura del Estado. Y el que quiera que de las gracias a la monarquía, por los servicios prestados, y mandarlos al paro. Luego, si tanta vocación política tienen los de sangre azul, pueden constituirse como partido y presentarse a las elecciones. A lo mejor les votan. O sea les eligen, como hizo Franco.

15 thoughts on “El rey superfluo

  1. No puedes cambiar la constitución por “decreto parlamentario”, tampoco puedes hacer nada mientras la coalición del 78 tenga mayoría absoluta en Madrid. Incluso si se constituyera una “mayoría de cambio” en el congreso, probablemente la reacción neofranquista tendría todavía poder de bloqueo, ya que para cambiar la constitución, según el mismo texto legal, hace falta en muchos casos mayoría de 2/3 tanto en el congreso como en el senado, lo que es una burrada de super-mayoría.

    La consti’78 (y la monarquía) caerá pero por proceso revolucionario “extra-legal”, ya que es casi imposible hacer cambios “legalmente”: la ley lo prohíbe.

    • Aupa Maju…La ley lo prohibe todo. Ya. También las leyes fundamentales del franquismo eran prohibitivas, según para quien. Pero, llegó un momento en que a la burguesóia le interesó el cambio de maquillaje…Y lo hicieron. Y sin contar con nadie. A mi, por lo menos aquello no me pareció una revolución, solo un reajuste en la superestructura del sistema.
      Ahora seguimos esperando, que a la burguesía le venga bien otra vuelta de tuerca y nos cambie monarquía por república.
      Y, en efecto, el parlamento puede hacerlo todo (si quiere) destituir al rey, autodisolverse, incluso cambiar las leyes…Pero

      • Bueno, Josemari, como sin duda sabes, según la constitución española, artículo VIII, el ejército tiene el poder legal de intervenir incluso contra el parlamento. Además, como sabemos bien el sistema electoral español, en gran parte grabado a fuego en la constitución, está extremadamente desequilibrado en favor de la Gran Castilla y de las provincias rurales donde casi siempre salen “elegidos” los mismos. Por lo tanto un cambio legal es prácticamente imposible, tiene que ser extra-legal, como lo que están haciendo (parece ser) en Catalunya. En última instancia son las fuerzas armadas contra el pueblo: los primeros tienen unos 100.000 efectivos (más policía no-militar quizá) fuertemente armados, los segundos somos millones pero no tenemos armas.

  2. Pues bueno… Tampoco cargaria mucho las pilas contra el PCE, el reino de España, despolitizado a tiros primero y despues con casi 40 años de dictadura no estaba para revoluciones ni gaitas. Solo en algunos focos, como era Euskal Herria se daban pulsiones prerevolucionarias en el resto calma chicha.

    • Yo diría que la frase “por un plato de lentejas” es muy descriptiva de lo que pasó. No es de extrañar que eventualmente Carrillo acabara en el PSOE, la verdad.

      Y si no había “pulsiones revolucionarias” en España pues muy mal por los españoles, que quieres que te diga: yo no perdono a nadie que colaborara con el fascismo. “Por lo que fueron somos” y si fueron chungos pues habrá que escupir en sus tumbas.

      • Prerevolucionarias, escribi prerevolucionarias.
        Y no escupiria yo en las tumbas de toda esa pobre gente que en el reino vecino fueron exterminadas por millares y sembrado un clima de terror del que nunca se recuperaron.

        • Yo soy poco respetuoso con la gente que agacha la cabeza porque tengo un análisis un tanto “gandhiano” de cómo se perpetúa el poder y en gran medida es porque los y las de abajo (y de enmedio y tal) lo aguantan resignadamente. Es posible que en un análisis meramente estadístico, en que somos como hormigas o robots, eso no importe, pero en un análisis ético en el que cada uno/-a tenemos consciencia y voluntad sí.

          “Por lo que fueron somos” es para bien y para mal: es por la gente que optó por no luchar o incluso colaborar activamente que seguimos esclavos, y por la que optó por luchar, jugándose la vida, por la que hay un atisbo de esperanza y las cosas no son aún peor.

  3. Bueno, hubo mucha gente del PC desencantada con Carrillo, que abandonaron la militancia. Primero los trapicheos con Suárez, para la legalización. Luego la aceptación de la monarquía, los Pactos de la Moncloa (muy graves), después el eurocomunismo.
    Los amigos del PCE jabían dado la cara, a veces la vida y muchas veces la cárcel….Supongo que sería por sus ideales comunistas, no solo por sustituir a Franco por un parlamento socialdemócrata.
    Lo cierto es que cualquiera conoce militantes de entonces, que se pasaron al PSOE, diciendo que para lo que hacía Carrillo, mejor el voto útil a González.

  4. La democracia es el “estado natural” del capital, puesto que optimiza y hace eficiente la funcion de dominio (“la politica”), muchismo mejor que una dictadura obsoleta y amortizada. Todo lo demas fue ajuste de agendas, calendarios, y muertos zombies.

    • Correcto. La cuestión es por qué el capitalismo y la burguesía, que cambiaron hace cuarenta años de dictadura a democracia, toleran hoy, cuarenta años después, una monarquía inservible, antipopular y cara. Y, también, porqué siguen haciendo favores fiscales a la iglesia católica igual de inservible.
      Antes se decía que la burguesía española no había hecho todavía su revolución. O que se aprovechaba al máximo de los flecos feudales que quedaban después de Franco… ¿Ahora?

      • La inexistente burguesía española (es “burguesía compradora” o “bananera”, oligarquía semi-colonial subordinada) no ha hecho nunca una revolución ni la hará jamás. El ciclo de las revoluciones burguesas se cerró en 1871, después sólo ha habido revoluciones campesino-proletarias como la rusa, etc. porque la burguesía como “fuerza revolucionaria” nunca fue gran cosa (siempre necesitó de que los obreros y campesinos le sirvieran de ariete e incluso de ideólogos) pero, pasado el momento en el que el capitalismo está consolidado, ya es imposible hacer “revoluciones burguesas”, no tienen sentido, la única fuerza posible de progreso revolucionario es ya las clases trabajadoras.

        Y uso el plural por el importantísimo peso del campesinado en las revoluciones “comunistas” del s. XX, que en mi opinión son conceptualmente transicionales entre revolución “burguesa” y revolución obrera, aún por ocurrir pero cada día más cerca sin duda. Se trata de revoluciones que ocurren precisamente allá donde es “necesaria” pero a la vez “imposible” la revolución burguesa: la periferia del sistema, sea Rusia, China, Vietnam o Cuba, donde había todavía menos “burguesía nacional” que en Españistán incluso. Así se hace necesaria una revolución con ideología proletaria, comunista, pero que en la práctica ejerce la función nacional-desarrollista que en otras partes más avanzadas había ejercido las burguesías nacionales, y en consecuencia fracasa al crear el comunismo (o similar), creando en su lugar un capitalismo de estado, un capitalismo sui generis sin burguesía.

        Incluso da la sensación que el tiempo de esas revoluciones híbridas ya ha pasado también. Ahora, creo, sólo queda hacer la revolución proletaria de verdad, en el corazón de la bestia, a partir de una clase obrera que difícilmente puede desarrollarse ya más (si casi la mitad tienen títulos universitarios y cuya conectividad global es altísima y en “tiempo real”) y como solución al problemón, a la crisis sistémica de un capitalismo degenerado, ultra-financiarizado y ultra-terciarizado, que amenaza la propia continuidad de la especie humana misma, que es absolutamente incapaz de reinventarse a sí mismo, que ya no da más de sí.

        Por cierto que en un mes y cinco días se cumplen 100 años de la Revolución Rusa. Este ocho de Marzo es especial.

      • JoseMari… es una cuestion de organizacion del poder politico en España, por una parte al aislar la jefatura del Estado de las distintas facciones burguesas y oligarquicas, pueden dar una relativa estabilidad al Estado. Y de segundo, añadiria que es tambien debido al caracter dependiente y subsidiario del regimen politico español desde hace un par de siglos (en el XIX la dependencia proveniente de Inglaterra, que sera el operador politico real y quien maneje los hilos del poder efectivo español). De todos modos es mas facil controlar (sobretodo desde el exterior) a un solo personaje, llamesele monarca con la atribucion formal de la soberania, que a una republica con disputas varias y posibilidad de una cambio de fuerzas.

        La revolucion liberal durante el siglo XIX en España fue producida a partir de una monarquia constitucional (es decir, una soberania del principe que otorgaba una constitucion, cuando tenia a bien su graciosa voluntad y forzado por las circunstancias), cuando las facciones burguesas que quisieron impulsar un proceso de asuncion de su propia soberania (soberania nacional) esta fue ahogada (revolucion la gloriosa, primera republica, revolucion cantonal, etc.). Es decir, que hablar de democracia o de nacion española en el caso del Estado español es siempre una virtualidad fantasiosa, porque nunca prevalecieron ni la soberania popular o incluso ni la soberania nacional, cuando lo intento la sucumbieron a golpe de sable y descarga de fuego; siempre habia un principe (llamesele monarca/principio monarquico del poder) que se asume el propietario o guardian de la soberania politica.

        ¿Que por que entonces y por que ahora?. Simplemente preguntarse quien conspiro y organizo el atentado que mato al general Prim, para saber las oscuras fuerzas que siempre han mandado y mangoneado en el cortijo español (la iglesia ese poder ejercitante) . En el ahora, ha sido mas o menos lo mismo, con Franco en el poder puesto en ese sitio por una Inglaterra beligerante en los asuntos españoles (y con la aquiesciencia de todos los demas paises), que en 1947 se vio impulsado a declarar por si mismo que España era un Reino y el su regente vitalicio; decidiendo quien iba a ser su sucesor.

        En la actualidad, en mi muy personal opinion, el poder politico español esta entrando en una fase de agotamiento real. Los operadores externos ya no cuentan con la fortaleza pasada; ni España tiene un imprescindible valor geografico; evolucionando este pais hacia posiciones cada vez mas segundonas. Tampoco va a ver pienso suficiente para mantener contento al rebaño. La crisis del regimen existe, y no solo a su interior, sino que tambien en cuanto a su dependencia exterior. Puede que tengamos la posibilidad de ver como se desmorona, en los proximos tiempos, toda esa España sempiterna…. Amen.

  5. Discrepo del opinante victorii-K.En la imposibilidad de una salida revolucionaria en 1976.Ese año,en el estado español,se dio la proporcion de mayores jornadas de trabajo,perdidas en europa.Ademas en el periodo ..digamos 75-85,llegaran a operar o estar activos/con muy diversos,grados de actividad,incidencia,continuidad–/cerca de 30 grupos armados.Habia un notable activismo universitario/estudiantil,llego a tener gran importancia..el ascenso del independentismo canario.Y a la izquierda del pce,habia un notable espacio de movilizacion y organizacion,representado en decenas de siglas.Cuyo sectarismo mutuo,inmadurez y falta de una minima coordinacion entre si,disminuyo su incidencia y favorecio su posterior y espectacular declive.NI siquiera las 2 propuestas..el pce-ml- frap y el pce-r..grapo,que defendian una salida netamente revolucionaria al franquismo,tenian buena relacion,entre si.Lo dicho,rechazo completo a las tesis de la inevitabilidad historica,…a toro pasado,bien por este hilo debate¡¡

    • Opinante Leon Jose, creo que no discrepas, creo que apuntas unos datos para la reflexión que no hacen sino confirmar lo que escribía más arriba. Se dieron algunos incidentes obreros, es verdad, e incluso algunas anécdotas violentas como la del FRAP (del GRAPO no estoy muy seguro que pensar). Pero en cualquier caso con Francia, Estados Unidos y sobre todo Alemania dejando bien claro a los partidos de la oposición que no tolerarían ningún proceso revolucionario ni desestabilizador en la península quien quiso entender entendio y siendo serios cuarenta años de lavado de cerebro contra el ogro comunista dejaron huella.
      Otra cosa es considerar, ahora, cuarenta años después que pudisteis tomar otro camino y que el ejercito era muy probablemente un monstruo con los pies de barro. Inevitabilidad histórica no, es que no tomasteis otro camino.

      • Lo cierto es que, cuando pasa el tiempo y nos lamentamos por las ocasiones perdidas, siempre terminamos echando la culpa a las condiciones (la falta de condiciones) objetivas de revolución. Pero pocas veces tenemos en cuenta que “condiciones objetivas” siempre las hay en el capitalismo. Y que lo que falta de verdad es una vanguardia, verdaderamente dispuesta a hacerlo. Un grupo organizado dispuesto al sacrificio. En su lugar, los líderes y los órganos de dirección optan por el postureo político, el exhibicionismo y la vanidad.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s