Home

soledad-en-casa-830x498

Autor: Borroka garaia da!

Se calcula que son más de 60.000 en Euskal Herria, aunque cuesta encontrar los datos. No a demasiada gente le importa. La mayoría lo son prácticamente en solitario, el 99% son mujeres. Viven en la más absoluta de las sombras donde no existen ya los días de la semana ni tiene ninguna importancia la hora que sea.

La vida pasa a desdibujarse, desaparece, pues todas las horas se encadenan hasta cumplir 24 y así día tras día, semana tras semana, año tras año con la misma función. Sin apoyo social, sin ayuda digna de las instituciones, con incomprensión, pues es prácticamente imposible saber lo que significa sin vivirlo. Son las cuidadoras no profesionales 24/7 encadenadas al hogar, presas no encarceladas, del cuidado permanente. La única luz y faro en la oscuridad de la persona generalmente mayor, dependiente y enferma, que no puede valerse por sí misma para nada o casi nada. Tampoco se les puede sacar ya plusvalía, por eso el estado y la patronal dispondrán de centros para recluirles a cambio de miles de euros y poder sacar ganancia si es posible y cuando no se pueda dar el caso o la familiar interprete que sus seres queridos no son vegetales, tendrá a todo un sistema capitalista el cual sin el patriarcado no podría funcionar que precisamente gracias a ese patriarcado romperá y encadenará la vida de esa mujer trabajadora de forma gratuita hasta el desenlace final de la situación que no es otro más que la muerte de la persona que cuida.

El tiempo se les escapa, a menudo sin obtener otra recompensa que una sonrisa en algunos casos solo en instantes de lucidez pasajeros. Voluntad de hierro y paciencia llevada al extremo donde hasta los vínculos familiares y lazos más fuertes de amor se ponen a prueba.

Es el mundo que vivimos, el de la ley del débil, donde se intenta hundir a la fuerte. Sin embargo, las personas indefensas estarán protegidas por ella día y noche. Pues este ejército invisible y olvidado de heroínas nunca dará un paso atrás y algún día lo que se hundirá será este despreciable sistema que un día invirtió totalmente las razones para vivir y puso por delante la estupidez y el lucro de unos pocos.

A todas las cuidadoras, a Sara, a las presas políticas vascas, a las trabajadoras en lucha de las residencias, a las emigrantes que se hacen cargo de lo que el gran oasis vasco no puede, a las últimas.

One thought on “El último peldaño de la clase obrera vasca

  1. Joder, Borroka Garaia, me has hecho llorar…

    Nosotras en casa cuidamos de un familiar de 91 años, que por ahora está bien, y nos podemos imaginar lo que es la lucha heroica diaria de tantas mujeres anónimas… Como tú muy bien dices, “el último peldaño de la Clase Obrera Vasca.”

    O la primera trinchera de lucha contra el Patriarcado, el Capitalismo y el Estado. Por la Vida, y la Vida en Plenitud para Todas (y todos), que eso es, y no otra cosa, el Comunismo… El Comunismo Feminista, claro, ¿o es que puede haber otro?

    Voy a difundir este conmovedor artículo allá donde pueda. De las lágrimas de emoción surgen mil nuevas fuerzas para la lucha…

    Milesker aunitz, bihotz-bihotzez!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s