Home

independentzia-sozialismoa

Autor: Borroka garaia da!

De un tiempo a esta parte en diversos espacios, también en este blog, principalmente desde algunos sectores juveniles, se está lanzando un discurso expresado desde diferentes ópticas pero que se reconocen así mismo. Básicamente encima de la mesa se pone en cuestión diversos paradigmas, o la interpretación que se hace de ellos, en lo que respecta la trayectoria originaria de lo que dio cuerpo teórico-organizativo a lo que conocimos como MLNV o a lo que a grandes rasgos se podría decir son las bases del proyecto de liberación nacional y social fruto de la fusión del nacionalismo vasco con el socialismo, que pese a existir precedentes anteriores en ese camino se vería confirmado en la V asamblea. Por otra parte, también tacha a la estrategia escogida en sentido histórico como fallida (debido entre otras cosas a una posible distorsión de las propias bases ideológicas) y por lo tanto con la necesidad de moldear un nuevo paradigma.

Este es un debate interesante porque toca una amplia gama de conceptos; autodeterminación, Estado, nacionalismo, independentismo, liberación por etapas, autonomía de clase, lucha de clases, reformismo, estrategia revolucionaria, lucha nacional, lucha social, nación… hasta incluso lemas ampliamente reconocidos como “independencia y socialismo”.

En primer lugar cabría decir que este es un debate que puede volverse crudo porque atenta contra principios o verdades que si son tomadas cual Fe pueden producir un daño a las propias (personas) convicciones más básicas, en algunos casos defendidas con mucha decisión, por otro lado “el cambio de paradigma” en tiempos de posmodernismo también sufre el peligro de convertirse en un mero objetivo en busca permanente de la novedad con lo que puede alejarse del rigor requerido que entraña un análisis político-histórico necesario para desentrañar que unas bases sean adecuadas o inadecuadas. En cualquier caso, en un momento tan importante como es el actual de concatenación de crisis, poner bajo lupa hasta el más mínimo detalle es un ejercicio sano que no puede sino reforzar las armas con las que cuenta y puede contar la clase trabajadora vasca. Pienso, que lo único que no se puede poner en cuestión es que no se pueda poner en cuestión algo.

Dicho esto, también pienso que cabría decir que si bien es cierto que aún no se han alcanzado los objetivos (pese a que se hayan dado éxitos y avances en diversos apartados en tantos años de lucha), ninguna estrategia o táctica concreta ha conseguido los objetivos, y esto incluye a absolutamente todas las empleadas. Es cierto que la lucha armada no consiguió sus objetivos, pero no menos cierto es que la lucha institucional tampoco, ni la pacífica, ni la pequeño-burguesa, ni la revolucionaria en todas sus variantes y paradigmas. Por lo que si existe una “derrota final” (algo que desde la dialéctica me niego a creer, ya que no existen puntos muertos en la historia) ésta ha sido integral a todos los muy diferentes intentos y paradigmas empleados por cualquier sector, corriente o pensamiento en esta lucha de liberación. Por lo que nadie estaría a salvo de la supuesta derrota. En cualquier caso, no creo en la derrota, pero sí en que se produjo un colapso del movimiento revolucionario en general que no supo reorientarse a tiempo a una coyuntura que necesitaba un cambio, un refuerzo ideológico, y un análisis adecuado a lo que estaba por venir a todos los niveles. Un cambio en sentido revolucionario. Como ese cambio y reorientación revolucionaria no se dio, no se hizo (ni se ha hecho de momento) , por muchísimas razones que van desde la salvaje represión hasta inercias dañinas que se venían arrastrando hace tiempo, se hace ahora mismo necesaria una readecuación estratégica socialista abertzale revolucionaria que evidentemente tendrá que contar con innovaciones.

El problema no es por tanto planteamientos latentes históricamente que siempre han estado ahí frente a la estrategia revolucionaria (posibilismo, reformismo, institucionalismo en centralidad, etc etc) sino el problema es el propio movimiento revolucionario, concretamente el ligado al socialismo abertzale revolucionario y sus variantes cercanas. Sintetizándolo; los y las que estaban llamadas a salvaguardar la autonomía de clase en el proceso de liberación y trazar una línea permanente de revolución socialista vasca.

Haciendo un poco historia

A partir de mediados de los 60, pero ya con una trayectoria anterior que iba dejando algunos retazos, se empieza a teorizar Euskal Herria como marco autónomo para la lucha de clases. No fue baladí tal hecho histórico. La influencia que tuvo en su día y sigue teniendo, demuestra la profundidad del esfuerzo teórico-político realizado.

Situándonos en esas fechas supuso una fuerte sacudida en el interior de ETA. En ese momento, la mayor parte del núcleo fundador de la organización que había nacido en una coyuntura universitaria que se había desgajado de EGI ante la imposibilidad de aunar esfuerzos con Ekin y la militancia más antigua se encontraba en el exilio. Parte de las nuevas generaciones, sin despreciar el patriotismo que había guiado el accionar de la organización, estaban integrando además un pensamiento de izquierda con fuerte influencia marxista, lo que a la postre pondría las bases del proyecto independentista y socialista sobre el terreno del marco autónomo para la liberación nacional y social. Este hecho de indudable transcendencia asentó ideológicamente lo que hoy conocemos como izquierda abertzale con su objetivo estratégico de estado socialista independiente.

El parto sin embargo no fue sin problemas. Mucho de lo que había venido del entorno del PNV pese a tener notables diferencias con el partido jelkide, rechazaba postulados escorados a la izquierda y abandonó ETA, dando única prioridad a la lucha nacional y cultural. Txillardegi en ese sentido llegó a acusar a ETA de abandonar el patriotismo y la tildó de comunista. Esta no fue la única discordia. Por otro lado, y en sentido inverso, desde sectores de la militancia que también abandonaría ETA, en este caso mediante expulsión, se le acusaba de nacionalista reaccionaria y chouvinista además de no socialista. Este sector no participaría en la V asamblea y fundaría ETA berri (quedando el nombre de ETA zaharra para lo que iba transcendiendo de la V). ETA berri tomaría posteriormente el nombre de “komunistak” por lo que ETA zaharra volvería a ser conocida simplemente como ETA. Komunistak ya en los 70 se renombraría en Movimiento Comunista Vasco fusionándose con partidos españoles en estructuración estatal española y dejando la lucha nacional en segundo plano. El resto ya es conocido en EMK y Zutik – Batzarre.

Posteriormente estas divergencias tanto en un sentido como en el otro volverían a reproducirse. El caso es que la teorización del marco autónomo creó una síntesis donde la lucha nacional no solapa a la lucha de clases, ni la lucha de clases solapa a la lucha nacional como pretendían estos sectores que abandonaron ETA. Sino que como afirmaba Argala son las dos caras de la misma moneda. Son la misma cosa. Una patria libre de hombres y mujeres libres. Que eso luego se podía expresar en diferente tácticas, estrategias y alianzas pero manteniendo el norte en la brújula hacia la independencia y el socialismo sin hipotecas. Remarco lo de manteniendo.

El marco autónomo para desarrollar la lucha de liberación partía del reconocimiento de Euskal Herria como nación oprimida, y de la toma de conciencia nacional de la clase trabajadora vasca. Una lucha diferenciada, con su propio ritmo y características exclusivas que frente a las opciones de la pequeña-burguesía vasca o el socialismo español ofrece la receta del socialismo vasco abertzale, no esperando a la autodeterminación sino aplicándola en sentido organizativo y se relaciona con el resto del mundo a través del internacionalismo.

La base es firme

De todo esto viene el “independencia y socialismo”. Es decir, que no existe contradicción entre uno u otro sino que conforma un todo integral que junto a la aportación feminista “independencia, socialismo, feminismo” más allá de un lema marca el trinomio básico que se podría considerar gran parte del proyecto estratégico en sí. ¿Es esta afirmación-paradigma incorrecta? En mi opinión claramente no, en todo caso lo debatible será qué se entiende por cada concepto y como se encajan las piezas, que estrategia(s) se llevan a cabo, que táctica(s), qué sujeto (interés de clase) y qué tiempos. Es decir el paradigma base es plenamente correcto debido a que la independencia, el socialismo y el feminismo.. son la antítesis de la opresión nacional, social, de género. La salida práctica para encauzar estas opresiones en el camino de su desaparición se ha llegado a llamar estado socialista vasco.

El problema llega con la implementación y definición. Y es aquí donde surgen preguntas: ¿Qué entendemos por Estado? ¿Estado vasco o Estado socialista vasco? ¿Primero uno, luego el otro? ¿Independencia sin Estado? ¿El estado socialista y la Comuna son incompatibles? ¿En qué se diferencian? ¿La comuna no es un Estado? ¿De qué forma son compatibles los intereses de la clase trabajadora vasca con los de la burguesía de cara a a conseguir la independencia? ¿Son compatibles? ¿Es el pueblo trabajador vasco el motor ineludible tanto para la independencia o el socialismo…o el motor es una amalgama de sujetos plurales? ¿Puede la clase trabajadora arrastrar a la pequeña burguesía hacia la independencia y el socialismo? ¿Puede ocurrir lo contrario? ¿Es necesaria autonomía de clase? ¿Hegemonía de clase? ¿Cuál es la diferencia entre estrategia interclasista, táctica interclasista, composición interclasista? ¿Sirve el interclasismo? ¿Cómo se aceleran las contradicciones al interior de la sociedad vasca en el camino hacia los objetivos y al mismo tiempo se mantiene a un grupo social amplio que cuenta con diferencias de clase sin fragmentar hegemonizando no con meros discursos sino con una realidad material detrás? ¿Qué pinta el poder en todo esto? ¿Es Euskal Herria una colonia? ¿Ha llevado realmente la izquierda abertzale una estrategia anti-colonialista?. ¿Todos los MLN del mundo han sido iguales? ¿Se han llevado alguna vez a cabo los paradigmas teóricos del binomio-trinomio con todas sus consecuencias o realmente nunca lo hemos hecho. .. se podrían lanzar muchas preguntas más pero en el fondo la que subyace es: ¿Qué se entiende por libertad y cómo nos liberamos?

De entre todos estos interrogantes y algunos más, pienso que el “nuevo paradigma” mentado al principio del todo no sería tal, sino que partiría de una de las variantes históricas (aunque actualizado en la necesidad del marco nacional para la lucha de clases y poniendo en tela de juicio una versión de Estado concreta), por lo que sería una mezcla teórica ecléctica de diversos componentes del antiguo movimiento autónomo abertzale, algunas partes de las líneas históricas de ciertas líneas comunistas y marxistas abertzales, e incluso de las socialistas revolucionarias ya dadas en este país, unido a ciertas reticencias en el uso de cierto lenguaje. Ningún delito por otra parte, pero en cualquier caso todavía no desarrollada una estrategia profunda y definida que de respuesta al ¿Qué hacer? De una forma en que la teoría se haga práctica definida y contundente de forma integral. Que por otra parte es algo común hoy en Euskal Herria.

Lo importante en este caso más allá de etiquetas que en realidad no tienen demasiada importancia es responder exactamente dónde pueden estar los vacíos o aciertos de esas posiciones teóricas que ante  las preguntas antes realizadas tienden hacia un tipo de respuestas concretas. En algunos apartados pienso que correctamente pero en otros no. Intentaré desarrollar los porqués del núcleo del debate en  el próximo día en la siguiente parte de este texto, una vez asentada esta pequeña introducción

47 thoughts on “Comuna, interclasismo, binomio, trinomio… (Primera parte)

  1. Aupa bgd (disculpa la extensión del comentario),
    creo que la expresión a la que haces referencia, ”cambio de paradigma”, la he utilizado yo, de modo que quisiera dejar claro a qué me estoy refiriendo con ella.
    Con esta expresión me refiero única y exclusivamente a un (posible) cambio de PARADIGMA ESTRATÉGICO. La posibilidad está encima de la mesa. Pero para que sea real, debe demostrarse su viabilidad en la práctica.

    ¿En qué consiste? Para decirlo escuetamente: en el abandono de la estrategia interclasista, o por el momento en la ‘posiblidad’ de abandono de la misma.
    ¿Es esto nuevo? Yo creo que sí. No es lo mismo definir Euzkadi desde un punto de vista burgués, que definir Euskal Herria desde un punto de vista interclasista (concepto negociado entre diferentes clases subalternas a la oligarquía), que definir un nuevo concepto de Euskal Herria desde un punto de vista de la autonomía de clase, o desde la clase obrera. Esas tres serían, en concreto, las tres grandes etapas que habría recorrido la historia contemporánea de Euskal Herria, si este tercer paradigma estratégico se consolidara. Tres grandes paradigmas estratégicos, entonces, en lo que respecta a la cuestión nacional, a través de los cuales se iría haciendo cada vez más evidente la verdad oculta, paulatinamente descubierta: que es la clase obrera, y no la burguesía, la única capaz de dar a Euskal Herria una forma política nacional.

    Del conjunto de cuestiones interesantes que planteas, voy a seleccionar las siguientes:

    ”¿De qué forma son compatibles los intereses de la clase trabajadora vasca con los de la burguesía de cara a a conseguir la independencia? ¿Son compatibles? ¿Es el pueblo trabajador vasco el motor ineludible tanto para la independencia o el socialismo…o el motor es una amalgama de sujetos plurales? ¿Puede la clase trabajadora arrastrar a la pequeña burguesía hacia la independencia y el socialismo?”

    Bien: bajo mi punto de vista, la falsa creencia de que clase obrera y pequeña burguesía pueden juntarse para completar una primera fase, independentista, descansa sobre una profunda confusión conceptual. Esta confusión habita en el concepto político mismo de Euskal Herria, y su consiguiente concepción de independencia.

    Me explico: la creencia consiste en pensar que la independencia nacional es lo mismo para la pequeña burguesía y la clase obrera, y que la diferencia consiste, más bien, en el modelo a aplicar después, es decir: capitalismo progre, o socialismo. Esto es consecuencia de haber separado el concepto puramente negativo y formal de ‘independencia’ de la cuestión del socialismo, y es fruto de una visión interclasista del proceso. Quiero decir, que sólo una estrategia interclasista necesita separar conceptualmente la independencia, como cuestión transitoria y vacía, del socialismo.

    En realidad, las cosas son de muy otro modo: la independencia se puede realizar de dos maneras, y en el cómo se haga nos jugamos mucho: o respondiendo a la forma política de la clase obrera, o respondiendo a la forma política de la burguesía imperialista (sea esta pequeña o grande, incluido el bloque de apoyo de la aristocracia obrera).

    Bien, por eso la independencia puede ser, como producto del interclasismo, la construcción de un estado vasco (estado que necesariamente sería capitalista, con forma de derecho, instalado en el mercado mundial, en el centro imperialista, etc…); o bien la construcción, desde ya, del poder nacional obrero, llámesele a este como se quiera, si bien considero, para dejarlo claro, que la forma adecuada de denominarlo es ”comuna socialista”.

    Cuando decimos esto, mucha gente piensa que esto está a años luz de las posibilidades actuales de la izquierda abertzale. <Bien, eso es porque sólo atienden a la 'situación subjetiva' de la clase obrera vasca, que efectivamente está lejos del concepto y la lucha por la comuna socialista. Pero sin embargo, quienes piensan esto, obvian la crisis, que es la 'situación objetiva', y que en consecuencia, ha situado objetivamente a la clase obrera vasca en la necesidad real e inmediata de construir la comuna socialista. Es decir: la situación subjetiva coloca, por influencia de la fase anterior, interclasista, a la clase obrera subjetivamente más cerca de la concepción estatista pequeñoburguesa de la independencia: PERO, la situación objetiva de la crisis, que previsiblemente se estancará o profundizará, ha colocado objetivamente a la clase obrera más cerca de una concepción de clase de la independencia, de la necesidad de construcción del poder obrero nacional vasco.
    Entonces, debemos acelerar lo máximo posible la supresión de la distancia que separa la situación subjetiva, caduca y falsa de nuestra clase de las condiciones objetivas que ha inaugurado la crisis. Todo el tiempo que perdamos alimentando la subjetividad de la fase anterior, y el concepto de independencia propio del interclasismo, separado conceptual y temporalmente del 'socialismo', que ya ha caducado objetivamente, es tiempo que perdemos, y que no responde a las necesidades objetivas de Euskal Herria, de la Euskal Herria obrera, la Euskal Herria que debe ser realizada.

    Además, la primera opción, la del estado vasco construido por vía interclasista, no sólo es contraria a nuestros intereses de clase, no sólo hipoteca la consolidación del poder obrero nacional vasco, sino que además, es una opción imposible, una vía muerta y agotada de la construcción nacional, y ha llevado a una situación de bloqueo. Entre otras cosas, porque la oligarquía ha construido toda una serie de impedimentos, toda una carrera de obstáculos legales, administrativos, económicos, sociales y militares para impedir un estado vasco imperialista pequeño burgués. En ese sentido, como creo que intuyes, no es que la última fase demócrata de la estrategia interclasista haya producido el bloqueo, sino que la estrategia entera seguida desde la quinta asamblea, con todos su méritos y aun con su heróica lucha, ha producido sin embargo el bloqueo político. Dicho sea de paso, quienes explican la dinámica de luchas y el matenimiento del músculo de lucha como consecuencia de la estrategia que se ha seguido hasta ahora, deberian de explicar también la decadencia como producto de esa misma estrategia.

    Entonces: cambio de paradigma estratégico, abandono del interclasismo, y definición de un nuevo concepto de independencia nacional, fuera del alcance del interclasismo, que necesita fingir que pequeña burguesía y clase obrera tienen algún interés común a corto plazo. La independencia misma debe ser, como primer paso, como forma política, un acto de la lucha de clases, una producción de la clase obrera vasca, un poder nacional del que se dota para construir después el comunismo. O dicho de otro modo, una vez vencido el enemigo externo (supresión de los explotadores mediante el poder obrero y la comuna socialista), vencer al enemigo interno (abolición la clase obrera como forma social, y abolición de la propiedad privada, etc..)
    Se da la circunstancia de que, al no ser esta forma política (comuna socialista) un estado burgués, puede coexistir y coexistirá en el tiempo con los estados español y francés, en guerra con ellos. Pero esta ya no sería una mera guerra política dentro de un estado, sino una guerra social, mediante la lucha de clases, entre dos formas políticas nacionales (estados español y francés y comuna socialista vasca), por el territorio vasco y por el tejido productivo vasco.

    A su vez, el concepto político y social de Euskal Herria ha sido construido desde el interclasismo, mediante una base cultural, histórica o étnica, a partir de un concepto interclasista, como es el de 'pueblo', en paralelo a la historiografía burguesa de origen alemán, que no responde a la realidad objetiva de una sociedad capitalista avanzada dividida en clases, y que oculta el hecho de que Euskal Herria es hoy, como forma social, una sociedad al servicio de una clase superior, la burguesía.
    De este modo, la realidad de la lucha de clases se desplaza fuera y 'después' del concepto nacional, cuando en realidad este concepto político debe ser consecuencia del antagonismo de clase, ya que no hay pobilidad de construir una forma política nacional interclasista en una sociedad de clases. Para colmo, el proyecto nacional vasco que puede triunfar, el proyecto de la clase obrera, es fruto de la interacción entre la clase obrera endógena y la clase obrera inmigrante más consciente, que ha adoptado para sí, aun no manejando idioma y cultura, la forma política de movimiento de liberación nacional. Este hecho demuestra que existen no sólo dos conceptos políticos de independencia, uno de los cuales debe ser finalmente realizado, sino que existen además dos bases sociológicas distintas, dos Euskal Herrias diferenciadas; una, producto de la interacción entre las capas bajas de la sociedad vasca tradicional con la oleada inmigrante obrera venida desde fuera, pero que ha desarrollado una conciencia nacional independentista: es decir, una, la Euskal Herria obrera, la que debe ser mantenida, la que debe adoptar para sí una forma política, un poder obrero nacional, que le permita vencer en el escenario de lucha de clases y desarrollar su propio programa revolucionario, el comunismo.
    La otra Euskal Herria, compuesta por los interes étnico culturales de una pequeña burguesía, junto con una parte de la gran burguesía vasca expulsada del sector oligárquico español y frances: una euskal Herria reaccionaria ante cualquier atisbo revolucionario; contrarevolucionaria, demócrata, defensora de la propiedad privada y de la jerarquía social actual, defensora del status quo, que meramente quiere cambiar, mediante su concepto de estado vasco, la forma, pero mantener el contenido de la sociedad vasca actual. Esa Euskal Herria para la que no hay ninguna urgencia política. Una euskal Herria que debe ser formalmente suprimida.

    Queda, por último, la cuestión de la aristocracia obrera, una capa social de unos 300000 vascos que hoy trabajan con buena remuneración, que hoy responden a las necesidades de la burguesía abertzale, pero que podrían ser captados por un proyecto de construcción nacional directo, inmediato, de poder obrero, que responda desde ya a los siete territorios, y que tenga posibilidades de éxito.
    ¿Es qué no demostró udalbiltza la potencialidad y el entusiasmo que esa forma de hacer puede mover, aun a pesar de que udalbiltza fuese jugar a pequeña, y desde el interclasismo?

    Debemos elegir a cual de las dos Euskal Herrias vamos a defender, a alimentar, y a dar forma política para realizar la independencia.

    A día de hoy, por lo tanto, no hemos sido capaces de construir un concepto de Euskal Herria que responda exclusivamente a la clase obrera vasca, que defina, mediante su concepto, únicamente a la clase obrera vasca, que es la clase universal, en el que se coloque ésta como causa, y no la cuestiones culturales, étnicas o históricas, que no deben ser suprimidas del concepto, sino situadas como consecuencia del concepto político, y no como su causa.

    En eso consiste el cambio de paradigma, ni más ni menos. En eso consiste, a grandes rasgos, el qué hacer. Ahora bien, la estrategia misma, el cómo, debe ser elaborada, profundizada, debe tomar cuerpo en la reactivación del movimiento revolucionario vasco bajo esta nueva forma de autonomía de clase.

    • “No es que la última fase demócrata de la estrategia interclasista haya producido el bloqueo, sino que LA ESTRATEGIA ENTERA SEGUIDA DESDE LA QUINTA ASAMBLEA, con todos su méritos y aun con su heróica lucha, ha producido sin embargo el bloqueo político.”

      “A su vez, el concepto político y social de Euskal Herria ha sido construido desde el interclasismo, mediante una base CULTURAL, HISTÓRICA o ÉTNICA, a partir de un concepto interclasista, como es el de ‘PUEBLO’, en paralelo a la historiografía burguesa de origen alemán, que no responde a la realidad objetiva de una sociedad capitalista avanzada dividida en clases, y que oculta el hecho de que Euskal Herria es hoy, como forma social, una sociedad al servicio de una clase superior, la burguesía.”

      “La otra Euskal Herria, compuesta por los interes ÉTNICO CULTURALES de una pequeña burguesía, junto con una parte de la gran burguesía vasca expulsada del sector oligárquico español y frances: una Euskal Herria REACCIONARIA ante cualquier atisbo revolucionario; CONTRAREVOLUCIONARIA, demócrata, defensora de la propiedad privada y de la jerarquía social actual, defensora del status quo, que meramente quiere cambiar, mediante su concepto de estado vasco, la forma, pero mantener el contenido de la sociedad vasca actual. Esa Euskal Herria para la que no hay ninguna urgencia política. Una euskal Herria que debe ser formalmente SUPRIMIDA.”

      “A día de hoy, por lo tanto, no hemos sido capaces de construir un concepto de Euskal Herria que responda EXCLUSIVAMENTE a la clase obrera vasca, que defina, mediante su concepto, ÚNICAMENTE a la clase obrera vasca, que es la clase universal, en el que se coloque ésta como causa, y no la cuestiones CULTURALES , ÉTNICAS o HISTÓRICAS, que no deben ser suprimidas del concepto, sino situadas como CONSECUENCIA del concepto político, y NO como su CAUSA.”

      Milesker, Kolitza. Orain argiago ikusten dut.

    • Eta bertze hauxe:

      “Euskal Herria es nuestra nación, y nuestra nación es la clase obrera vasca. La clase obrera vasca es ya el eslabón débil, y no hay más nación vasca real que la clase obrera.”

      Bihar adieraziko dut zer pentsatzen dudan honetaz.

    • Tu punto de vista ultraizquierdismo te hace caer en el idelismo.

      Para empezar, a la hora de asentar la dictadura del proletariado, el Estado que se crea a partir del nuevo poder contruido por las clases populares en lucha contra los esplotadores, no dista mucho de ser un Estado burges (Estado burgues sin burguesia, decía Lenin). Es la contruccion del socialismo lo que lo transforma en Estado socialista, y lo va cambiando incluso cualitativamente en la medida que esto avanza, pues es un semi-Estado que se niega a si mismo (conforme las clases, y sus multiples contradicciones, van desapareciendo).

      La cuestón es que la dirección del proceso revolcionario la lleve la clase obrera, mediante su partido de vanguardia, y mediante la teoria mas revolcuionario, el marxismo-leninismo (socialismo cientifico, materialismo dialectico e historico).

      Sobre el interclasismo, toda revolucón, en paises semifeudales o industrializados, necesita un amplio bloque de masas populares en torno al proletariado y su vanguardia para triunfar sobre el enemigo de clase y crear el nuevo poder. En muchos paises ha sido el campesinado. En Euskal Herria, nacion oprimida industrializada del epicentro imperialista, serán otras clases y probablemente parte importante de la pequeña burguesia. Podriamos discutir si son parte del sujeto revolucionario (PTV) o solo aliados temporales, pero sin un amplio apoyo popular tu “comuna” no sera mas que un cuento de jipis. No es que la tactica interclasista sea correcta, es que es totalmente necesario. La cuestion es que la estrategia sea revolucionaria.

      Tu dices que no eres leninista. Ya he demostrado que tus conclusiones no se basan en el marxismo. Dices que eso de la autonomia obrera no es anarquismo, pero yo creo que si.

      • Aupa Jokin el marxismo es la doctrina de marx, no de lenin o de enver hoxha.
        El principio político fundamental que marx defendió toda su vida en sus escritos coyunturales es el principio de la autonomía obrera: autonomía política frente a la pequeña burguesía a la hora de actuar, y autonomía organizativa frente a la pequeña burguesía. Me parece extraño que no sepas lo que significa ese concepto, que no tiene nada que ver con el anarquismo, ni con la autonomía obrera (italiana), que es otra cosa. Es más, si alguien está proximo al anarquismo, eres tú, que defiendes el interclasismo.

        Y otra cosa es que lenin, mao, o el sunsuncorda hayan defendido la necesidad de una fase interclasista. Eso NO es marxismo, será leninismo, maoismo, o lo que sea.

        Lo de que has demostrado que mis conclusiones no se basan en el marxismo, será en tus imaginaciones. Espero que no confundas un puñado de citas mal seleccionadas con una demostración.

        Yo no soy anarquista, me considero próximo a la linea espartaquista.

        La comuna socialista no es un cuento de hipis, es la dictadura del proletariado, y lo es desde 1871.

        Así son las cosas.

        • “Una insurrección con la que simpaticen todas las capas del pueblo, se da ya difícilmente; en la lucha de clases, probablemente ya nunca se agruparán las capas medias en torno al proletariado de un modo tan exclusivo, que el partido de la reacción que se congrega en torno a la burguesía constituya, en comparación con aquéllas, una minoría insignificante. El «pueblo» aparecerá, pues, siempre dividido, con lo cual faltará una formidable palanca, que en 1848 fue de una eficacia extrema. (…)

          Por eso se producirá con menos frecuencia en los comienzos de una gran revolución que en el transcurso ulterior de ésta y deberá emprenderse con fuerzas más considerables.(…)

          (…) La época de los ataques por sorpresa, de las revoluciones hechas por pequeñas minorías conscientes a la cabeza de las masas inconscientes, ha pasado. Allí donde se trate de una transformación completa de la organización social tienen que intervenir directamente las masas, tienen que haber comprendido ya por sí mismas de qué se trata, por qué dan su sangre y su vida. Esto nos lo ha enseñado la historia de los últimos cincuenta años. Y para que las masas comprendan lo que hay que hacer, hace falta una labor larga y perseverante. Esta labor es precisamente la que estamos realizando ahora, y con un éxito que sume en la desesperación a nuestros adversarios.

          (…) incluso en Francia, los socialistas van dándose cada vez más cuenta de que no hay para ellos victoria duradera posible a menos que ganen de antemano a la gran masa del pueblo, lo que aquí equivale a decir a los campesinos.

          (…) Si este avance continúa, antes de terminar el siglo habremos conquistado la mayor parte de las capas intermedias de la sociedad, tanto los pequeños burgueses como los pequeños campesinos y nos habremos convertido en la potencia decisiva del país, ante la que tendrán que inclinarse, quieran o no, todas las demás potencias. Mantener en marcha ininterrumpidamente este incremento, hasta que desborde por sí mismo el sistema de gobierno actual; no desgastar en operaciones de descubierta esta fuerza de choque que se fortalece diariamente, sino conservarla intacta hasta el día decisivo: tal es nuestra tarea principal. Y sólo hay un medio para poder contener momentáneamente el crecimiento constante de las fuerzas socialistas de combate en Alemania e incluso para llevarlo a un retroceso pasajero: un choque en gran escala con las tropas, una sangría como la de 1871 en París. Aunque, a la larga, también esto se superaría (…)

          Engels

          https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/francia/francia1.htm

          Y en el Manifiesto Comunista también se dicen cosas parecidas.

          • Aupa jokin,
            Aquí pudes leer la lectura que marx hace del fracaso de 1848.

            https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/50_circ.htm

            Las citas de engels que pones están sacadas de contexto (textual y además del histórico), pero en general y salvo excepciones, estoy de acuerdo con lo que en ellas se dice. No se trata de que una minoría haga la revolución, sino de incorporar a la clase obrera a la lucha de clases. El asunto de los campesinos no tiene hoy ninguna relevancia, ya que en nuestro país son una aplastante minoría de la población, y la clase trabajadora abarca el 90 por cien de la sociedad en Euskal Herria. Es más, gran parte de los campesinos mismos están proletarizados y trabajan para campesinos empresarios con pequeñas explotaciones, o bien subsisten con un misero sueldo autoexplotándose en su pequeña propiedad, como titulares de su explotación. De modo que más bien los que planteáis el interclasismo deberíais de aclarar a qué compañeros de viaje os estáis refiriendo, cuando nuestra clase abarca ya la mayoría aplastante de la sociedad. Es obvio que el interclasismo no sirve para la revolución, y que sólo una mala compresión del problema nacional vasco ha llevado a semejante desvío, que supon que la independencia nacional se puede separar temporal y conceptualmente de la revolución social. La independencia nacional tiene que ser ya un acto de la clase obrera, en la que a la pequeña burguesía no le cabe más que ser expectadora impotente de la constitución del poder nacional de clase que la hará desaparecer.

            En un país que se sitúa en el centro imperialista, donde el nivel de desarrollo ya ha polarizado la sociedad en dos clases antagónicas, y donde la clase obrera es la mayoría aplastante de la sociedad, plantear el interclasismo es un absurdo, o un engaño.

            ¿Quiéres saber dónde está hoy la pequeña burguesía? Mira las fotos de las concentraciones de repulsa hacia las protestas estudiantiles proletarias en la universidad vascongada. Las cosas están bien claras, quien no lo ve es que no quiere verlo.

  2. No comparto para nada lo que mencionas en el siguiente extracto:

    “De entre todos estos interrogantes y algunos más, pienso que el “nuevo paradigma” mentado al principio del todo no sería tal, sino que partiría de una de las variantes históricas (aunque actualizado en la necesidad del marco nacional para la lucha de clases y poniendo en tela de juicio una versión de Estado concreta), por lo que sería una mezcla teórica ecléctica de diversos componentes del antiguo movimiento autónomo abertzale, algunas partes de las líneas históricas de ciertas líneas comunistas y marxistas abertzales, e incluso de las socialistas revolucionarias ya dadas en este país, unido a ciertas reticencias en el uso de cierto lenguaje.”

    El paradigma que se plantea es mucho mas sencillo que todo eso: frente al interclasismo etapista -que entiende la independencia y el socialismo como algo ajeno en el sentido de mecánicamente relacionado-, la unidad dialéctica de la liberación nacional y el socialismo desde la óptica de liberación de la clase trabajadora vasca. En definitiva, autonomía de clase.

    El resto que mencionas no son sino formulaciones diversas que pueden o no estar relacionadas con el mencionado paradigma. No hay, por ello, en tal paradigma, mezcla ecléctica alguna, sino que aplicación del método marxista.

    A parte de lo dicho, y como cuestión no estrictamente relacionada con el paradigma, mencionas poner en tela de juicio una versión de Estado concreta. Yo al menos pongo en tela de juicio al Estado capitalista (de ahí el rechazo al etapismo), y al Estado en general, como producto historico de la dominación de clase. Reivindico, por ello, el Estado socialista, como herramienta inevitable de la fase histórica de la dictadura del proletariado, hacia la desaparición del propio Estado. Por ello me expreso bajo el termino Estado-comuna socialista. Lo que pongo en cuestión es el paradigma internacional burgués, de desarrollo individual e incluso contrapuesto entre las diversas naciones constituidas en Estados independientes que se relacionan y dominan a través de la mercancía. Además recalco el Estado-comuna socialista vasco como el poder político ejercido, sin mediación ni tutelaje alguno, por la clase trabajadora vasca.

    En definitiva, el paradigma expresa algo tan sencillo como: aun perteneciendo a una clase internacional, cuyas condiciones de liberación van estrictamente unidas al desarrollo internacional de la lucha de clases, la clase trabajadora vasca se autodetermina bajo sus propias condiciones. Así, se convierte en la única portadora posible de la liberación nacional, que la aborda desde la autoafirmación inherente a la construcción común del socialismo. El paradigma no parte, por ello, de ninguna mezcla ecléctica de posiciones del “marxismo españolista” (si es que eso fuera posible) mezcladas con “nacionalismo interclasista vasco” y unidos al “movimiento autónomo”. Simplemente los niega a todos.

    Así, considero que tras “independentzia eta sozialismoa” se esconde la forma interclasista que se pretende negar; por lo que más allá de la redundancia de presentar ambos términos seguidos (puesto que socialismo en Euskal Herria es liberacion nacional y adopta la forma de independizarse del capitalismo), entiendo que la única estrategia que hace una misma cosa de la liberación nacional y el socialismo es la estrategia de construcción del Estado-comuna socialista vasco, la negación del interclasismo como estrategia etapista no íntegra.

    Yo es así como veo el paradigma. Aun así, me encuentro en fase de desarrollo conmigo mismo (sin apenas contraste), y, como siempre, sujeto a adoptar los cambios que considere necesarios.

    Simplemente quería aclarar esto, para que una base que considero errónea no sirva de sustento a los siguientes artículos y se desarrollen, por ello, bajo una premisa incorrecta.

    Agurrak!

  3. Aupa Kolitza, no voy a extenderme mucho porque tengo aún que escribir el resto de posts sobre esto, solo una cita del zutik 44 (Que debió ser escrito en esta parte por Txabi Etxebarrieta):

    “Sí. Existen dos dictaduras. Y son dos las naciones oprimidas. Porque si Euzkadi está oprimida por España y Francia, la nación obrera está oprimida por la nación burguesa. De esta forma, el problema de Euzkadi queda planteado en sus dos vertientes reales. Nacional y social. Queremos ser libres, sí. Pero integralmente libres. No nos interesa la independencia a secas. (…)”

    Por lo que el concepto de nación obrera (no interclasista), está explicitado teóricamente desde el mismo origen que el proletariado se funde con el nacionalismo vasco. Es decir, desde la V asamblea. Debido a ello también se empieza a formular tanto lo del marco autónomo como lo del PTV, con mayor o menor fortuna o exactitud pero en cualquier caso en el sentido de la nación obrera.

    • Y en algun otro Zutik de aquella epoca, veras que incluso hablaba ETA de “nacionalismo de clase”…. mi critica es que no existe “nacionalismo de clase”, existe una clase, la proletaria, con su propio proyecto que no es un Estado-nacional, sino la disolucion final de todo Estado (por decirlo a bote pronto), lo cual horroriza a cualquier capa burguesa (pero si es que empezamos con la expropiacion de los expropiadores, no es precisamente para hacer amigos!). Con los años (70), se fue difuminando el uso del termino “nacionalismo” (en los textos de ETA), siendo reemplazado por el de “socialismo abertzale”, etc…. He incluso, se llego a la distincion entre Izquiera Abertzale (IA) y (IAR), Izquierda Abertzale Revolucionaria, en el tiempo (segunda mitad de los 70) en el que comenzaron las “elecciones democraticas” (por un lado los pm, EIA, EE) y los abstencionistas por el otro (EHAS/HASI, LAIA-bai, LAIAK, KAS, los milis, CAA, etc,).

  4. Pues eso: Desde un punto de vista obrero, no existe la independencia a secas. No existen dos naciones, sino una sóla real, la nación obrera vasca, y una imaginaria, caduca, que debe ser suprimida, la nación burguesa. Esas lineas del zutik 44 sólo pueden ser producto de una visión interclasista, que separa en dos momentos (por la necesidad de definir una liberaciñon nacional de carácter interclasista, y una una liberación nacional inmediatamente obrera, para potenciar la lucha de clases).

    Desde un punto de vista obrero, habría sido escrito de esta forma, lo cual cambia y mucho el contenido:

    ”Sí. Existe una dictadura con forma doble, sobre una sola nación: la clase obrera vasca. Porque si la clase obrera vasca está política y nacionalmente oprimida por españa y francia, lo está también económicamente oprimida por la burguesía vasca e internacional. De esta forma, el problema de Euzkadi (la nación obrera vasca) queda planteado en sus dos vertientes reales. Nacional (política) y social (económica). Queremos ser libres, sí. Pero integralmente libres. No nos interesa la independencia prseguida por nuestra burguesía. La independencia es dotarnos de una forma política nacional de clase, para hacer la revolución.”

    Espero la segunda parte de tu escrito.

    • Para añadir mi propio jarro de agua al asunto…. dire que la clase obrera no esta para hacer “tareas nacionales”. ¿Por que que se entiende por “liberacion nacional”?, Ya sea con la expresion generica “opresion nacional” o “situacion colonial”, lo que se esta expresando es la condicion subsumida de un pais, territorio o poblacion que le impide desarrollarse plenamente. Asi toda su potencialidad esta distorsionada y condenada por esa condicion que es provocada por un agente externo. Pero fijemonos en el termino “desarrollarse”, significa desarrollar en toda su plenitud la potencialidad capitalista de ese pais o territorio, y en consecuencia debe de constituir un nexo aglutinador entre su poblacion (ya sea religioso, cultural, raza, origen, o un pasada estatal, o una figura monarquica o hasta el dailai de marras….es decir una “comunidad nacional” operativa y maniobrable). Es decir es siempre burgues, que produce una hipotetica “Nacion”, y que se hace liberado cuando obtenga su “Estado-nacion”. ¿La clase obrera estamos por “el desarrollo” es decir, por un Estado-nacion?, entonces.

      Mi respuesta es no. La clase obrera no somos (o deberiamos de ser) ya de nuevo carne de cañon de ninguna fraccion burguesa, para un pretendido “proyecto nacional”. No tenemos ningun conflicto psicologico con nuestra identidad social y hasta cultural, somos la mercancia fuerza de trabajo, producida por el capital, y nuestro objetivo es la negacion de este. Nuestro poder politico, no deviene en “nacional”, con la pretension de organizar a toda la sociedad (burguesa), sino que es precisamente eliminar esa misma sociedad del capital. Por algo, la revolucion proletaria no es una revolucion politica, sino una revolucion social (Marx dixit).

      Los modelos que se plantearon en los sesenta, y derivados posteriores, son reformulaciones de los movimientos de liberacion nacional que se habian producido internacionalmente, de ahi su consideracion frentista inicialmente (como copia mimetica), o de indole socialdemocrata posterior (debate partido de masas versus partido de vanguardia, mediados de los 70, frente a la consideracion de pertenecer a un pais industrializado, etc.). La idea en resumidas cuentas planteaba la separacion, del famoso binomico, es decir un autentica disyuncion, existe por un lado una “nacion” y por otra una “sociedad”. En realidad no existe tal doble realidad, Lo que plantearon en todas sus vertientes, era concebir, un proyecto de Estado, que era un Estado-nacion (vasco); bajo la forma de Republica Socialista Vasca, pero a fin de cuentas no era mas que una pretension local de construir un Estado propio similar al de las democracias populares del Este, o de las experiencias argelina o vietnamina o similares,. El “socialismo” concebido por tal socialismo abertzale, no era mas que una nacionalizacion de los medios de produccion, bajo propiedad del Estado, mas o menos, es decir, la tesis socialdemocrata de socialismo; y reducido este en todo caso a una toma del poder, por medios revolucionarios o no.

      La experiencia habia con aquellos movimiento de liberacion nacional, en la actualidad, demuestra a las claras que nunca fueron proyectos de revolucion social; y si muy claramente, en sus versiones mas radicales deudoras del leninismo de capitalismo de Estado; es decir, tal liberacion nacional, fue para profundizar el capitalismo en la periferia, y favorecer en todo caso su insercion en el orden mundial del capital.

      Existe en toda esta discusion una reiteracion a una vision que la introdujo la socialdemocracia alemana, tal cual es la distincion entre: “naciones burguesas” y “naciones proletarias”. (Lenin, como buen socialdemocrata tambien la empleara). Es decir, que un proyecto nacional seria distinto de otro, por quien condujera el destino del Estado, y llevara adelante su programa especifico, reduciendo la categoria de “Nacion” a un posicion neutra, lo cual no es cierto, No existe una “voluntad comun o nacional” en una sociedad, esta es impuesta.por su clase dominante y su grupo en el poder; lo de compartir un pasado, historia, acervo, patrimonio o cultura comun, tampoco lo es. Las clases sociales se han ido transmutando unas en otras, asi que de los siervos del pasado, salio la mayoria de los proletarios posteriores; ¿cual es entonces la cultura? ¿la cultura de quienes? ¿la de los explotados por siempre y en toda epoca ?, ¿o acaso el producto cultural diseñado por la burguesia, como entelequia nacional, no sera mas que una falsificacion mas al uso?. . Por eso pienso que hay que andar con cuidado al emplear el termino “nacional”, y saber de que se habla.

      La critica a esta hipotetica distincion, entre “naciones burguesas” y “naciones proletarias”, la explicaba Roman Rosdosky en 1947, en un conocido articulo dedicado a este tema:

      “Pensamos que el examen de la terminología del Manifiesto ha demostrado ser fructífero. Nos muestra que las frases que estaban en cuestión se referían, ante todo, a la “nación” y a la “nacionalidad” en el sentido político y, por ello, no podían ajustarse bien a las interpretaciones presentadas hasta ahora. Esto tiene que ver especialmente con la interpretación absolutamente arbitraria y sofisticada de Cunow, que quiere deducir precisamente del Manifiesto un “nacionalismo proletario” específico y reducir la naturaleza internacional del movimiento obrero a una aspiración hacia la cooperación internacional de los pueblos [16]. Pero tampoco se puede deducir del Manifíesto que haya un “nihilismo” del proletariado frente a la cuestión nacional, ni lanzar a los cuatro vientos su indiferencia hacia los movimientos nacionales: la “inexistencia de la patria” de la que habla se refiere al Estado nacional burgués, pero no al pueblo, a la nacionalidad en el sentido étnico. Los obreros “no tienen patria” porque deben considerar al Estado nacional burgués como una máquina de opresión dirigida contra ellos [17]; tampoco “tendrán patria” (en el sentido político) después de la toma del poder en la medida en que, según Marx, los Estados nacionales socialistas diferenciados no representarán más que una etapa transitoria en el camino a la sociedad del futuro, sin clases y sin Estado, y que la construcción de esta sociedad no es posible más que a escala internacional. La interpretación “indiferente” del Manifiesto, tal como usualmente se presentaba en los círculos marxistas “ortodoxos“ [18], tampoco está en absoluto justificada. Si, a pesar de ello, esta interpretación, grosso modo, ha aportado pocos prejuicios al movimiento socialista, e incluso lo ha hecho avanzar, se debe a que reflejaba -aunque fuera de una manera desfigurada- la tendencia cosmopolita [19] inherente al movimiento obrero revolucionario, su aspiración a sobrepasar la “limitación nacional” y las “separaciones nacionales y las oposiciones de los pueblos“. En este sentido, está incomparablemente más cerca del espíritu del Manifiesto y del marxismo que la interpretación nacionalista surgida de Bernstein, Cunow y otros.”

      Román Rosdolsky. Trabajadores y patrias: una lectura del Manifiesto Comunista. (1947)
      https://kmarx.wordpress.com/2013/09/23/trabajadores-y-patrias-una-lectura-del-manifiesto-comunista

      ————————————————————

      • Aupa petriko:
        Te doy mi opinión sobre lo que dices. Yo creo que no la liberación nacional (concepto socialdemócrata), sino la construcción nacional de clase, es el concepto adecuado. Creo que la construcción nacional no es necesariamente capitalista, sino que puede ser una construcción de forma comunista sobre el tejido productivo privado capitalista (sobre todo es nuestro caso, en un centro imperialista mecanizado).

        Te cito el manifiesto inaugural de la internacional de los trabajadores (1864), en este caso un extracto, escrito por Marx, muy posterior al manifiesto comunista, y tengamos en cuenta que en 1864 ya había elaborado la teoría de la plusvalía, la explicación de la ley del valor, etc, y no como en el manifiesto. La cita dice:

        ”Para emancipar a las masas trabajadoras, la cooperación debe alcanzar un desarrollo nacional y, por consecuencia, ser FOMENTADA por MEDIOS NACIONALES.”

        Es decir: la nación es UNA ENTIDAD ECONÓMICO SOCIAL (no una entidad cultural, etc…) tanto para la burguesía como para la clase obrera, tanto para la modernización bajo la forma capitalista, como para la posible organización comunista de la sociedad. Esa es la razón por la que la nación responde a la dinámica de modernización económica del territorio, a la interconexión de lo local, y a la estructuración económica y política (marcos autónomos para la lucha de clases), y no tanto a factores culturales, que son reprimidos o impulsados en CONSECUENCIA a las necesidades de estas vertebraciones económicas y políticas territorializadas. La única garantía para romper la ley del valor, es por lo tanto la articulación, social, según Marx, a ESCALA NACIONAL, por un lado e INTERNACIONAL por otro, pero que debe ser FOMENTADA POR MEDIOS NACIONALES en primer lugar. Esto es la comuna, en su forma económica, mediante la socialización y planificación del trabajo bajo la forma de la colectivización.

        De este modo, la nación es en su forma burguesa el mercado interior. En su forma comunista: la cooperación a escala social territorializada. En ambos casos, se genera una proyección de pertenencia, en el caso burgués ficticia e individualista, en el comunista, real y participada, de un todo mayor, de una sociedad de productores libremente asociados. Es en ese contexto en el que surgen realmente, o se mantienen allí donde han sobrevivido al capitalismo, los factores reales de la cultura, del idioma, etc… en nuestro caso, el euskera, si llega a sobrevivir al capitalismo, y si la revolución comunista llega a tiempo. De lo contrario, en manos de la pequeña burguesía y los profesionales liberales, el euskera corre peligro de convertirse en un INTERÉS ÉTNICO Y CULTURAL, Y NO EN UN ESPACIO DE VIDA Y EXITENCIA COLECTIVAS; un interés que se expresa en última instancia en que el euskera y la cultura vasca en general se convierte en un porcentaje del producto interior bruto (creo que el 4 por ciento en la CAV), o en objetivación cultural que fomenta la autosuficiencia de las clases acomodadas frente al ‘extranjero’.

        Dicho de otro modo: la comuna es 1-la forma política transitoria para la lucha de clases, para la dictadura del proletariado, que adquiere la clase obrera vertebrada económicamente en una forma territorial, y en un contexto político de lucha de clases. Pero es también 2-la forma económica que adquiere el comunismo en su primera fase de articulación social, (escala nacional).

        Del mismo modo que la modernidad que bajo la formación social capitalista se expresa mundialmente bajo la forma de mercado mundial, tiene como correlato una modernidad alternativa en la forma de la sociedad comunista internacional; del mismo modo, digo, la célula económica y política de la burguesía, la nación capitalista, que se expresa bajo la doble forma (económica y política) de mercado interior y estado, tiene su correlato alternativo en la forma de nación comunista, bajo la forma de comuna económica (cooperación planificada a escala nacional) y política (dictadura del proletariado, pero esta forma política debe ser suprimida después).

        Por cierto que la nación capitalista, o burguesa, en su forma económica de mercado interior, es el hábitat esencial de la pequeña burguesía, y el estado, cuanto más fuerte frente al libre cambio mundial, mejor para la pequeña burguesía. Esto, sin embargo, es imposible en la fase imperialista, donde el estado se limita a hacer de guardia de seguridad frente a la clase obrera nacional, y no sirve como instrumento de la burguesía nacional frente a la gran burguesía transnacional.

        Nota: He decidido subrayar yo mismo los conceptos importantes para que mikel erro no lo haga por mí, ya que subrayar conceptos interconectados en frases ajenas cambia o reordena el sentido de la frase, dándole una orientación distinta a la que el autor de esa frase pretende. Confieso que no me gusta que me hagan eso, y que quien lo hace debería de considerar que no son mis ideas, sino las suyas las que proyecta así sobre mi texto. Por eso suele ponerse, en esos casos, la expresión ‘el subrayado es mío’, para dejar claro que el texto está siendo manipulado.

        Dicho esto, espero mikel erro tus observaciones prometidas al respecto.

        Ondo izan.

        • iepa Koñitza, seguimos en lo mismo, por eso el mensaje anterior que he puesto y el enlace al articulo de Román Rosdolsky, por la polisemia del termino “nacion”… no solo desde el identarismo que es la version alemana, en la fase imperialista, del “nacionalismo”, y sino que tambien en la version francesa, del nacionalismo (y posteriores decada de los 30 del XIX), con base democratica.

          Me reitero en lo que afirmaba antes, no es que existan tareas “nacionales” para el programa historico de la clase obrera. Es decir, su revolucion no es politica sino social; que no busca una organizacion de la sociedad, sino una reformulacion total de esa misma sociedad. Segundo, es de origen socialdemocrata esa vocacion “nacional”, porque senciallmente en ninguna de sus versiones pretende romper con el orden bugues (en todo caso optimizarlo).

          Respecto a la cita de Marx, (ver articulo de Rosdolsky, sobre que es lo que significa nacional para Marx); nuevamente recordar que lo que esta estableciendo Marx, con su apelacion “nacional”, no es por su contenido, sino por su forma. Es decir, en los Estados-naciones hoy existentes, se desarrolla la lucha de clases, en la medida que el proletariado se ha convertido en clase politica y a destruido el poder burgues, contiene una plaza o baluarte para la revolucion internacional. La naturaleza de ese Estado, es transitoria, sujeta a la disputa del propio proceso revolucionario internacional; su orientacion no es nacional; sino al contrario contribuir y garantizar que el proceso internacional se profundice, para sostener y coadyuvar a su propia existencia.

          Nada mas, sin prisa pero sin pausa, y para adelante.

          Txintxo ibili…

    • Corrección de la útima frase del primer párrafo: ”por la necesidad de definir una liberación nacional de carácter interclasista, y NO una liberación nacional inmediatamente obrera para potenciar la lucha de clases.”

  5. Perdonar… Kolitza y Zurru, pero cómo que no existe la nación burguesa? Pues vosotros me explicareis formalmente donde vivimos y bajo que parametros funciona nuestra sociedad… Negar que existe la concepción burguesa de nación es un poco miope, no? (Lo digo con respeto y con asombro). El tema este del interclasismo y la autonomía de clase empieza a aburrir un poco para ser tan nuevo… para mi no es ni nuevo ni atractivo…
    Nada nuevo bajo el Sol… Ah sí, la fecha!
    Seguir en el intento… Animo!

    • Aupa anonimo no pretendo que sea atractivo para tí. Que para tí no sea nuevo o te aburra no demuestra que no exista un cambio de paradigma, eso suele pasar cuando uno confunde la realidad con sus percepciones sobre ella.

      Lo que dices de que he negado la existencia de la nación burguesa o de la concepción burguesa de la nación es falso, más bien he dicho lo contrario: 1-que existe hoy sólo una concepción burguesa de la nación vasca y necesitamos una concepción obrera de la misma: 2-Que la nación vasca REAL (realidad y existencia son dos categorías muy diferentes) es para mí la clase obrera vasca, la única que MERECE SER MANTENIDA, porque LA OTRA EXISTENTE, la burguesa, debe ser suprimida, porque es una sociedad caduca.
      Pues eso, a seguir intentándolo.

      • Aupa kolitza, (utilizando tu misma forma de argumentación pero a la inversa…)… que para vosotros sea nuevo o se os haga atractivo-necesario -o lo que se quiera- no demuestra que exista un cambio de paradigma, eso también pasa cuando uno confunde la realidad con sus percepciones. Es decir, lo que vale para mí, también vale para vosotros… pero propongo no seguir por aquí por que no se llega a ningún lado.

        Por otra parte, que la nación burguesa deba ser suprimida (cosa con la que estoy de acuerdo) demuestra que es REAL y que EXISTE. Que no merezca ser mantenida, no quiere decir que NO SEA REAL. Es tan REAL que mientras que no se suprima existirá realmente… queramos o no. Por lo tanto, no veo la necesidad de re-escribir el texto de Txabi.

        Creo que estáis absolutizando el tema del etapismo y el tema del intreclasismo… para construir encima de esa crítica el tema de la autonomia de clase como algo nuevo. Pero bueno… eso no quita para que el intento de generar algo nuevo no sea enrriquecedor para el debate.

        Ya seguiremos…

        • Aupa anonimoa, no me vengas jugando a erística que se te ven las de perder:
          claro que sirve aclarar, cuando te la intentan colar una y otra vez como vienes haciendo….
          Te corrijo: expresiones tuyas como ”algo me aburre” o ”algo no me atrae” son percepciones personales tuyas, percepciones que sólo valen para tí, y que has confundido con la realidad. Sin embargo, mis observaciones sobre la realidad están fundamentadas en una larga argumentación (probablemente de ahí tu aburrimiento). De modo que lejos de confundir la realidad con mi percepción, estoy construyendo concepto a partir de ella, y por si fuera poco, mediante un método científico, en este caso el marxismo, a diferencia de tí, que te mueves en el mundo de las sensaciones y la opinión personal.
          Por otro lado: nadie ha hablado de algo nuevo, se ha hablado de un cambio de paradigma. La autonomía política de clase es tan vieja como el movimiento obrero. Lo que es una lástima es que nunca haya cuajado aquí ese marco estratégico revolucionario, y eso es lo que supondría un nuevo paradigma, si consiguiese fusionarse con las aspiraciones nacionales de la clase obrera vasca.
          Para tu información Txabi tenía 22 años, y murió hace cincuenta años: decir que no hay necesidad de re-escribir el texto de txabi tiene más de víscera que de reflexión. Por otra parte, el texto fundamental de la quinta considero que es ”txatarra”, escrito por su hermano, donde se defiende a rajatabla el interclasismo. Con la excusa de expulsar a los españolistas, reformistas tanto en lo nacional como en lo social, cosa que era totalmente necesario, se exorcizó, a través de la quinta, la autonomía de clase, y ahí está el problema.
          La síntesis de independencia y socialismo proviene, que yo sepa, de la cuarta. Lo que hace la quinta es separar ambos conceptos.

          Creo que la épica en torno a la quinta consiste en la epica de una estrategia que ha llegado hasta nuestros días, y que no ha dado los frutos esperados. ¿Sabes por qué? Porque la quinta asamblea es pura y simplemente la asamblea que adopta el interclasismo como forma estratégica.

          Para terminar, no voy a perder el tiempo explicándole la diferencia entre los conceptos de existencia y realidad en el método diaéctico a alguien que habla desde la ignorancia con ese tono de suficiencia.

          Ondo izan.

  6. Ya que kolitza no quiere.

    Alguien se anima a explicar la diferencia entre REALIDAD (REAL) o EXISTENCIA en el método dialéctico? Petriko, zurru, mikel erro y demas? Gracias y un saludo!

    • A nivel teórico de manual sería esto (copypasteado):

      -“la realidad, formada por opuestos que, en el conflicto inevitable que surge, engendran nuevos conceptos que, en contacto con la realidad, entran en contraposición siempre con algo. Este esquema es el que permite explicar el cambio manteniendo la identidad de cada elemento, a pesar de que el conjunto haya cambiado.

      La realidad es la unidad de la esencia y la existencia. La esencia no está detrás o más allá del fenómeno, sino que por lo mismo que la esencia existe, la esencia se concreta en el fenómeno. La existencia es la unidad inmediata del ser y la reflexión. Posibilidad y accidentalidad son momentos de la realidad puestos como formas que constituyen la exterioridad de lo real y por tanto son cuestión que afecta el contenido, porque en la realidad se reúne esta exterioridad con la interioridad en un movimiento único y se convierte en necesidad y así lo necesario es mediado por un cúmulo de circunstancias o condiciones.

      La cantidad se transforma en cualidad y los cambios se interconectan y provocan los unos con los otros. Las matemáticas no han logrado justificar estas operaciones que se basan en la transición, porque la transición no es de naturaleza matemática o formal, sino dialéctica.”-

      Pero tú usabas el término de existencia en su sentido común de normal uso por lo que independientemente a los tecnicismos de la dialéctica creo que llevás razón.

      pd kolitza: “Txabi tenía 22 años, y murió hace cincuenta años:” percepción personal de un rango y escala temporal.

      • Aupa bgd, wikipedia no te va a servir demasiado con cuestiones avanzadas.
        Primeramente hay que distinguir la dialéctica en Hegel y la dialéctica en Marx, que es la que yo utilizo.

        En ese sentido, los conceptos especulativos están totalmente incrustados en el objeto, que es la formación económico social como marco objetivo. Ahora: la formación económico social capitalista, pierde su realidad cuando sus límites internos son activados. Eso no quiere decir que pierda la existencia, sino que su esencia es negada (dicho en solfa hegeliana). Junto con el Capital, la forma que adquiere la sociedad entera puede aparentar toda la imagen de realidad que guste, que ha quedado en esa situación caduca, a la espera de que una fuerza negativa suprima su existencia y haga surgir una nueva formación económico social.

        Si utilizamos el método analítico del marxismo es precisamente para ver más allá de la apariencia (el ser existente empírico social, la composición sociológica, la forma de la subjetividad social, etc…) y alcanzar la esencia de los fenómenos sociales, en este caso de la crisis, y a través de ella, del futuro próximo de la sociedad tal y como la conocemos y la hemos conocido.

        En ese sentido, la sociedad vasca actual (la sociedad burguesa internacional entera), existente en actualidad, no es real, en la medida en que ha perdido su esencia, que es la ley de la acumulación. Si el Capital consiguiese relanzar la acumulación esta hipótesis sería errónea, y por lo tanto deberíamos de afirmar que, al contrario de lo que pensabamos, el Capital sigue siendo una realidad histórica no agotada, y en esa medida, dota de esencia a la sociedad burguesa, y a la pequeña burguesía como efecto.

        Para el método dialéctico, no es lo mismo pensar el futuro del presente que el presente futuro. No es lo mismo pensar el porvenir de una formación económico social existente, pero que ha perdido su esencia: a pensar la esencia de una formación económico social por venir, por existir. En un umbral de épocas, NO HAY REALIDAD a que atenerse, ya que la esencia y la existencia están combatiendo por formar una nueva realidad histórica. Pero si utilizamos la doble ciencia de marx, la crítica de la economía política, y la ciencia política marxista, es precisamente, y en ese orden, para poder pensar el futuro del presente (supresión de la existencia de la sociedad de clases a partir de la base objetiva de la crisis, mediante la lucha de clases) y orientar así el presente futuro (el comunismo).

        • Iepa Kolitza. Marx llegó a decir que estaba muy agradecido por el trabajo de Hegel pese a no compartir la base fundamental. Sus diferencias más que en la propia dialéctica lo estaban en que Marx (aunque fue sobre todo Engels el que se lo curró más ej: Anti-Dühring etc) rechazaba la fenomenología del “espíritu” , siendo a partir de la “materia” su concepción de la dialéctica invirtiendo lo de de la idea a la cosa pasando de la cosa a la idea. Por lo que de la dialéctica hegeliana se mantiene gran parte de la base aunque en dirección contraria.

          Seguro que lo hubiéramos pasado bien en el Club de la Taberna de Tréveris donde Marx era el co-presidente de un grupo de bebedores juerguistas ( lo cual no le compaginaba muy bien con el estudio ) y llegó a tener un mote calcado de uno de los nuestros, Moro (Argala). En esa taberna recibía mucha chapa hegeliana, el que sería su futuro suegro fue gran influencia para él, como dice un colega, entre chapas hegelianas y tirándole los tejos a Jenny tenían ambiente en el barrio. Luego iría a la universidad, pero nunca se le olvidó Jenny, por mucha farra e izquierda hegeliana. ¡Ai Jenny! Besarkada bat!

          • Aupa BGD,

            Hay un texto corto y de facil lectura en la web de GPM (Grupo de Propaganda Marxista), titulado –algo asi como– “Hegel y Marx”, esta muy bien por lo menos para las categorias basicas (esencia, apariencia, realidad…). Cuantas veces leo en este blog, la palabra “dialectica”, me entran ganas de ir a …, precisamente lo que la dialectica supone es la posibilidad de que el pensamiento humano se capaz de convertirse en fuente de conocimiento (mas alla del empirismo y del positivismo –la dulce ciencia de la sociedad burguesa–; por algo es tan necesario que la filosofia siga vigente y en los planes de estudio universitarios y mas alla de sus aulas); es una clase universal como el proletariado que tiene que romperse los sesos, por encontrar una puñetera salida al laberiento para sostener la vida; eso es la dialectica, (no una estupidez sobre lucha de contrarios o disputa cualquiera).

            Kolitza esta planteando cosas realmente importantes, donde objeto y sujeto –y toda la parafernalia que nos manejamos producto del pasado (en cuanto extrema izquierda del capital) nos hemos mamado—, se estan imbricando..Si el Capital es incapaz de reactivar el proceso de acumulacion, la sociedad existente se va a tomar por el riau, … pues bien, ¿que hacemos?, ¿que hacer?. Algun “entusiasta” se ira a buscar el librito homonimo del Lenin (sic) luego seremos otros los malos quienes digamos que “el tema no esta para despistarse”,

            La diferencia entre Kolitza y yo,es que el es mejor persona que yo, frente a un desastre total presente futurible, piensa en el palo de mesana puede enderecarse, tensar las velas, amarrar los cabos sueltos, las posibilidades de navegacion, y en mi caso, es que ya lo doy por perdido todo, para que se vaya todo a tomar por saco, pero es que ya vale…. (y me pregunto cual sera el equipaje adecuado de un naufrago — ojo, un naufrago es un sobreviviente–).

            Venga andar bien.-

      • Eskerrik asko Bgd por la respuesta! Tu cercanía y humildad te hace grande, en cambio la prepotencia intelectual de otros les hace pequeños. Aupa Bgd, sigue así!

        Seguimos con el debate:

        1- Después de tus aclaraciones sobre los conceptos de existencia y realidad, me reafirmo: la nación burguesa es REAL y EXISTE, tan REAL que su existencia se basa sobre la explotación material de la mayoría de la sociedad que es la clase trabajadora (opresión de clase) y su supresión deberá basarse en la superación de esa explotación (liberación de clase). La nación burguesa es real, existen y oprime a la nación trabajadora. Creo que eso es acertado; hoy día también.

        2- Si lo anterior es cierto (yo pienso así), el análisis de Txabi Etxebarrieta sigue siendo cierto y ES POR ELLO que no es necesario re-escribir su texto. No estoy de acuerdo con sacralizar a Txabi ni a ninguna otra persona (San Lenin, San Argala, San Marx, San Txabi Etxebarrieta,…). De hecho no me gustan algunas actitudes que en los últimos años hablan de la V. asanblada como si fuese la escritura sagrada… ya que eso nos puede llevar a un eusko-dogmatimo-revolucionario muy dañino. El futuro pasa por reconocer los aciertos de la V. asanblada, pero por actualizarlos y mejorarlos… no sacralizarlos y dogmatizarlos. Dicho esto, no pienso que sea necesario re-escribir ese texto, y no esta dicho desde las visceras, sino desde la reflexión… concretamente por que pienso que sigue siendo un análisis CORRECTO.

        3- Unido a lo anterior, la necesidad de re-escribir un texto no puede basarse en que su autor tenga 22 años o en que haya sido escrito hace 50 años. Si el texto sigue siendo VALIDO Y ACERTADO, simplemente bajo mi opinión no creo que se tenga que re-escribir.

        4- Por otra parte, no creo que la autonomia de clase sea incompatible con una estrategia revolucionaria integral, que asuma en su interior la posibilidad de desarrollar dinámicas interclasistas junto con otras dinámicas clasistas. El problema de entender los conceptos y las prácticas políticas de manera demasiado mecánica… limita las posibilidades de la táctica y la estrategia. La autonomía de clase es incompatible con el interclasismo? Pregunto. Este es otro de los interrogantes del interesante debate… y que parece que afecta al núcleo del supuesto “cambio de paradigma”.

        • Iepa anonimo,
          no quieres ir por ahí, pero por sea caso sigues faltando al respeto.
          Mira yo prefiero ser humilde de verdad y ajustarme a lo que se, en vez de ir dándomelas de humilde y actuando con prepotencia, hablando de lo que no se insistentemente o faltando a los demás diciéndoles que me aburren.

          Dices que después de las aclaraciones que bgd ha sacado de wikipedia te reafirmas en tus creencias, cosa que ibas a hacer de todos modos, que para eso has preguntado, es decir: para que se te de una respuesta cualquiera y tu puedas volver a decir lo mismo.
          Precisamente por eso te dije que no me apetecía explicarte, porque se que no te importa. Si fueras un poco humilde, te tomarías tu tiempo para entender el método dialéctico y sus conceptos antes de reafirmar tu opinión, pero con tu actitud dejas claro que a ti no te importa el debate, lo que te interesa es tener razón y prejudicar una determinada tesis política. Con esto además me vuelves a faltar al respeto con prepotencia, ya que vuelves a negar lo que te digo sin haber hecho el trabajo necesario que te corresponde para poder decirme que no y que esto sea un debate.

          Ya te he explicado que la esencia del capital consiste en la ley de acumulación y que si esta pierde su actualidad la formación social capitalista queda fuera de juego, que con ello pierden el soporte ontológico las sociedades burguesas y se pone la base objetiva para la lucha de clases revolucionaria, pero a ti te da igual sigues diciendo lo mismo que al principio, has entrado aquí pura y simplemente a atacar unas posiciones y lo demás te da igual.

          Si lo que tratas de decir es que la relación de capital funciona con fuerza pues eso ya lo vemos todos los días, nadie lo niega. Pero la ley fundamental del Capital no es la relación de capital (capital-trabajo), sino la relación del capital consigo mismo (acumulación). Dicho de otro modo: te equivocas en eso de que ”la existencia de la sociedad burguesa se basa sobre la explotación”; muy al contrario: se basa sobre la POSIBILIDAD DE SEGUIR EXPLOTANDO DE FORMA PROPORCIONAL. Esto ya lo ha demostrado marx hace 150 años, antes de que txabi etxebarrieta cumpliera los 22, y no veo necesidad de reescribirlo hasta que se demuestre lo contrario.

          Lo de que el texto de txabi es correcto, no has dicho ni qué texto ni en qué es correcto, te limitas a repetir eso todo el rato sin dar una sola razón. En fin.

          La estrategia revolucionaria integral es la que se basa en la autonomía de clase, que es un principio estratégico, no una cosa. Como ves, no todos entendemos lo mismo por estrategia revolucionaria integral. Si lo que pretendías con esa palabra era sugerir que la autonomía de clase es una estrategia revolucionaria no integral, o parcial, no ha colado. Una vez más bajo tu apariencia de humildad, bajo forma de preguntas, bajo subterfugios, etc… estás intentando tumbar unas tesis política que no eres capaz de tumbar razonando.

          Los que entendéis de manera mecánica los conceptos, en concreto los conceptos de la lucha de clases, sois precisamente los que no los comprendéis. Os pensáis que la clase obrera se junta con otra clase y ya, para un objetivo, y después se separa para otro objetivo. etc… asi que no me hables de mecanicismo.

          La autonomía de clase es totalmente incompatible con el interclasismo, para empezar porque son una cosa y su contrario.Autonomía de clase significa la negación del interclasismo, y el interclasismo, la negación de la autonomía de clase. El interclasismo es por definición la mezcolanza organizativa entre la clase obrera y la capa inferior de la burguesía, y como principio estratégico supone la negación del principio estratégico de la autonomía obrera. Forma parte de la segunda y la tercera internacional, así como del maoismo. Es decir: forma parte, o bien de las revoluciones periféricas de modernización capitalista, o bien de la socialdemocracia, que es la máxima traición cometida a la clase trabajadora en el centro imperialista, y que tiene su fundamento en el interclasismo.

          De ahí precisamente que esté yo dando la tabarra con el asunto: no es que la socialdemocratización haya llevado a la hegemonía de la pequeña burguesía en la IA: es que la estrategia interclasista conduce por necesidad a la hegemonía de la pequeña burguesía y a la socialdemocratización. En todos los paises del mundo ha pasado esto, NO es nada nuevo. Se trata de romper definitivamente con LA SEGUNDA INTERNACIONAL, cuyos tentáculos llegan a la quinta asamblea por influencia del leninismo y el maoismo, tentáculos que comparten tanto los hermanos etxebarrieta como los felipistas, sólo que éstos últimos (vease el caso de patxi iturrioz) eran unos reformistas españoles infiltrados, que afortunadamente fueron explusados.

          No se por qué defines esto como un debate porque la verdad es que te limitas a decir todo el rato lo mismo cuando se te demuestra lo contrario y haces caso omiso de los argumentos contrarios.

          Bueno, es la última vez que respondo a tu provocación.
          Ondo izan.

          • Iepa kolitza,

            Mira que no quiero ir por ahí… y tú dale y dale…

            Menos mal que no te mueves en el plano de la opinion personal, de las percepciones y las sensaciones… que si no! Hasta ahora has hecho bastantes apreciaciones, suposiciones e interpretaciones MUY SUBJETIVAS Y MUY TUYAS (sin el método científico que sueles utilizar) sobre mi persona y mis intenciones (no las voy a copiar y poner aquí otra vez… que por cierto son unas cuantas) sin tener ninguna base (cosa que yo no he hecho sobre tí). Dices que sólo escribes de lo que sabes… pues para decir cosas sobre mí… no sé yo. Y serían buenas razones para enzarzarme contigo escribiendo (igual hasta sería divertido)… pero no quiero. Por eso propuse al principio no ir por ahí (y no lo digo para provocarte, kolitza… que no).

            Te voy a responder brevemente para intentar aclarar (y apaciguar) algunas cosas:

            – No tengo intención de provocarte.

            – Lo siento si has sentido que te faltaba al respeto (por lo de “me aburre” o las otras cosas). Tampoco era mi inteción.

            – Me alucina que digas esto: “Lo de que el texto de txabi es correcto, no has dicho ni qué texto ni en qué es correcto, te limitas a repetir eso todo el rato sin dar una sola razón. En fin.”. Joder kolitza… si lo has re-escrito tu! Ha sido el texto que ha propuesto Bgd y que luego TU HAS RE-ESCRITO en estos comentarios. Y he dicho que no hacía falta re-escribirlo porque considero que la nación burguesa es real y existe, y he dado mis razones a mi manera… (aunque no se esté de acuerdo o te parezcan insuficientes). De ahí ha empezado todo y TU has tomado parte en eso! Bueno, sin más… entre tanto comentario igual no te has dado cuenta… y no lo comento para provocarte, pero me ha sorprendido que no te acordaras.

            – Cuando yo respondía a Bgd, tu comentario sobre las categorias realidad y existencia en el método dialéctico no estaba todavía publicado. Tras la respuesta de Bgd, me he reafirmado en mi posición porque como bien decía Bgd la utilización que estoy haciendo yo de REAL y EXISTENCIA es el uso normal NO EN las categorias de la dialéctica, y no porque lo fuera a hacer sí o sí como tú has dicho…. (ejem, ejem… y lo dejo ahí). Tú mismo me has dicho esto luego… “Si lo que tratas de decir es que la relación de capital funciona con fuerza pues eso ya lo vemos todos los días, nadie lo niega”. A eso me refería yo. Simplemente estabamos dando al término utilizaciones diferentes.

            – No he respondido nada sobre la concepción de lo REAL que tuilizabas tú, porque es nuevo para mí… y le tengo que dar un par de vueltas. A priori podría decir esto… Estoy de acuerdo en que el capitalismo está en un momento cŕitico y en el que su esencia puede cambiar… pero no creo que todavía estemos en ese momento, aunque se pueda avecinar en las próximas décadas… y no sabemos la capacidad que pueda tener para alargar sus capacidades de reproducción. Por lo tanto, para mí hoy por hoy, todavía seguiría siendo REAL. Ya te digo, tengo que darle un par de vueltas.

            – Que la autonomía de clase es totalmente incompatible con dinámicas interclasistas… yo no lo tengo claro. Y kolitza, joder, deja que la gente pueda dudar. Pero ya profundizaremos esto y expondré mis razones en el tercer post sobre este tema que tratará el interclasismo (como ha adelantado Bgd).

            – Me refiero al uso mecánico de algunos conceptos como etapismo, autonomia obrera y demás… porque no los entiendo de manera estática y absoluta, y creo que cuando la clase obrera se junta con otras clases… a la vez puede y debe tener capacidad también de generar dinámicas de clase muy potentes que vayan generando otras condiciones. Así como que el desarrollo de las etapas deben ser dinámicas y no estáncas… pero esto ya lo profundizaremos en los siguientes post.

            – En un debate se puede razonar, argumentar, omitir, responder o no responder, de diferentes maneras, en diferentes tiempos, en diferentes niveles, con diferentes marcos de complicidad o afinidad,…. No te enfades por que todo el mundo no lo haga como tú. Sique siendo un debate.

            – No estoy aquí para tumbar una tesis política. Simplemente tengo dudas sobre ella, y estoy más seguro sobre otra. Pero no tendría problema en apoyar vuestra tesis… si logro entenderla mejor… y la llego a considerar más avanzada y superior a otras. Si no no os haría ni caso. Aunque me puedan aburrir algunas cosas, en realidad… el debate me parece interesante… cosa que también he dicho. Y dentro de ese debate creo que también estáis planteando cosas interesantes, aunque yo no lo llego a ver por ahora como un nuevo cambio de paradigma.

            pd: No he escrito esto para que respondas (ni para provocarte) Ondo izan kolitza.

          • Aupa Kolitza, de acuerdo con que el interclasismo conduce necesariamente a la hegemonía de la pequeña burguesía, ya que la experiencia lo ha demostrado una y otra vez, pero cuál es la razón para ello?

  7. Kaixo Borroka.. en el siguiente articulo puedes explicar que significa para ti interclasismo, ptv, marco autonomo??? Quiero seguir eldebate pero las palabras no las tengo claras. He leido definiciones diferentes no tod@s usan las mismas

    Milesker

  8. Camaradas Kolitza, Zurru, Patata Gorria y demás peña:
    He dejado pasar un tiempo antes de intentar contestar a todas vuestras cuestiones. Como sabéis, el fin de semana ha sido movido en Iruñerria, y la vida no me da para todo. Ha habido otras urgencias para mí, en especial en Herritar Batasuna, movimiento en el que milito, así como en Askatasunaren Bidean, al que también pertenezco. Y la lucha continúa, este viernes se anuncian movilizaciones… Aurrera!
    Como dice mi admirado Lenin: (aunque yo siempre he tirado más hacia la Oposición Obrera de Aleksandr Shliapnikov, Aleksandra Kolontai, Sergei Medvedev, Mikhail Vladimirov, Alexander Tolokontsev, Genrikh Bruno, Mikhail Chelyshev, Ivan Kutuzov, Kirill Orlov, Aleksei Kiselyov y Yuri Lutovinov entre otras y otros muchos militantes obreros, comunistas revolucionarios, militantes del Partido Bolchevique)
    “Es más agradable y provechoso vivir “la experiencia de la revolución” que escribir acerca de ella.”
    La verdad es que la admirable y extraordinaria dinámica popular combativa de ERREPRESIOARI AUTODEFENTSA ha puesto en evidencia y sacado a la luz todas las contradicciones de la lucha de clases en Euskal Herria, y ha dado un tremendo acelerón a la lucha revolucionaria vasca, para pánico, escándalo, amargura y rencor de todos los reformistas, liquidacionistas, oportunistas y posibilistas nacionalistas vascos pequeño burgueses de este País, que han iniciado una campaña de mentiras, manipulaciones, rumores y calumnias contra esta dinámica popular unitaria ejemplar, cosa lógica dado su carácter traidor, corrupto y canalla.
    Recuerdo el combate implacable de Lenin durante décadas contra toda esa gente (por decir algo…) en su época, en especial contra los traidores y socialchovinistas, socialimperialistas de la II Internacional. Que ya sabemos cómo se rindieron ante las burguesías respectivas hace ahora cien años, llevando al matadero, a la masacre y al exterminio capitalista a las Clases Obreras de casi toda Europa, en la I Guerra Mundial Imperialista. Lenin denunció y luchó sobre todo contra Arnaldo Kautsky. ¿O era Karl Otegi? La Revolución Proletaria y el renegado Kautsky… Obra de lectura obligatoria.
    http://iraultza-garaia.blogspot.com.es/2016/11/gure-liburuxkak-iraultza-proletarioa.html
    Gure liburuxkak: ”IRAULTZA PROLETARIOA ETA KAUTSKY DAMUTUA” (Lenin, 1918)
    IRAULTZA GARAIA liburuxkak (Klasikoak bilduma)
    Lehenengo edizioa: 2016ko azaroa Orrialdeak: 166 Tamaina: 17X12 zm Prezioa: 5 euro (Salmenta puntuetan 6 euro)
    Así que no puedo quitarme de la cabeza, y menos aún del corazón, que mientras escribo esto los tres compañeros de Orereta están en la cárcel, y que hay cientos de otras y otros camaradas en prisión, que son revolucionarias y revolucionarios vascos coherentes con sus ideales. A ellas y ellos van dedicadas esta líneas, bihotz-bihotzez!

  9. Con respecto a vuestras tesis y análisis teóricos, estimados camaradas, tengo que deciros que he pasado por tres fases a la hora de valorarlos. Algo que me recuerda un poco a Hegel y su dialéctica, o a Marx y la suya… Que cada uno elija…
    1.- Una primera fase de simpatía sincera y hasta de entusiasmo caluroso ante el surgimiento de una nueva generación de comunistas revolucionarias vascas y vascos, con nuevas ideas y un espíritu crítico y combativo, así como una apreciable formación teórica, tras varias décadas de desierto nacionalista pequeño burgués.
    Unos militantes (vosotros y vosotras) que tienen muy claro que hay que romper con la hegemonía que tiene y ha tenido el reformismo nacionalista pequeño burgués vasco en el seno del MLNV, con su etapismo mecanicista y su interclasismo burgués y antiproletario, su utilización militarista de la lucha armada para la negociación con los Estado Español y Francés, su ausencia de formación comunista revolucionaria y su oposición feroz, radical y absoluta al surgimiento del Partido Comunista Revolucionario Vasco de Liberación Nacional.
    Esta hegemonía pequeño burguesa, que ya estaba actuando de forma muy clara y potente desde el asesinato de Argala, se consolida durante las negociaciones de Argel, y se acentuó de forma vertiginosa desde Lizarra-Garazi y la lectura reformista y oportunista de la Alternativa Democrática, y ha estado SIEMPRE presente en el MLNV, sencillamente porque forma parte de LA LUCHA DE CLASES EN EUSKAL HERRIA. Y ha terminado donde todos sabemos…
    Llevo desde enero de 2007 de forma consciente y frontal en esta lucha sin cuartel contra el reformismo, el liquidacionismo y el posibilismo de la pequeña burguesía nacionalista vasca. Muy-muy tarde, como podéis ver, de lo que me autocritico amargamente, y asumo mi responsabilidad militante. Pero no demasiado tarde, por lo que se está viendo en los últimos dos años. Vuestra llegada, pues, me llenó de ilusión y alegría. Y de esperanza.
    Simplemente, traer a estas líneas lo que dije en Euskara en un comentario al artículo “Hausnarketa batzuk”, el 20 de febrero:
    “Azalpen honekin hobeki ulertzen dut planteatzen ari dena/zarena/zaretena. Uste dut eztabaidan sakondu behar dugula eta argitu, zehaztu eta ñabartu norberaren posizioak.
    Euskal Herri Langilea maila guztietan askatu eta emantzipatzeko estrategia(k) (berr)eraikitzeko garaian gara, Ezker Abertzale Erreformistaren porrota eta errendizioa gertatu ondoren. Eta lantegi horretan denok gara beharrezko, bide xuxen aurkitzea ez baita erraza. Nik eztabaidan sinesten dut, are gehiago gure hizkuntza nazional bakarrean egiten bada. Garrantzia estrategioa du horrek, pentsamendua Euskaraz sortu eta garatzea.
    Beraz, milesker kritikengatik eta jo dezagun aurrera. Zure/zuen posizioak ez ditut oso ongi konprenitzen, eta espero dut eztabaidan zehar hobeki ulertuko ditudala.
    Izan ongi eta gora Euskal Gazteria Iraultzailea!
    60. hamarkadan bezala, “oraingo gazte eroak” agertu dira, Joxe Azurmendiren liburuan bezala. ONGI ETORRIAK!!!!”
    Quiero también citar aquí un comentario hecho para debatir con Eneko Arranomendi, que trae a colación un debate permanente y “eterno” en el seno del MLNV desde los años 60, y que también he tenido con él en su blog, “Erlaitza”, y que los camaradas de “Iraultza Garaia da” han recogido en su blog:
    http://iraultza-garaia.blogspot.com.es/2016/06/euskal-iraultza-sozialistaren-eztabaida_23.html
    http://iraultza-garaia.blogspot.com.es/search?updated-max=2016-11-29T12:55:00-08:00&max-results=10
    http://iraultza-garaia.blogspot.com.es/2016/06/euskal-iraultza-sozialistaren-eztabaida_8.html
    “Aupa, Eneko!
    Euskal Herrian hik aipatzen duan “burgesia nazionala” baledi, aspaldian garatekek independente, Polonian, Finlandian, Norvegian edota Txekian zein Eslovakian bezala… Burgesia autonomista basko-espainola eta basko-frantsesa diagu, PNVren inguruan antolaturik.
    Eta burges ertain gutti batzuk, Gipuzkoan eta Bizaiko zonalde euskaldunetan ere, zinez abertzaleak eta euskaldunak direnak, baina klase oso bat inolaz ere osatzen ez dutenak, ezta klase baten frakzioa ere. Hori bai, badiagu burges ttiki abertzale eta euskaldun tropa izugarria… Hori egia duk… Baina burgesia ttikiak ez dik INOIZ, INON, INOLA Herri bat askatu, ez bada Nazio zapalduko Langileria eta Herri Langilea beren interesatarako manipulatuz eta erabiliz. Eta hori, langile abertzale-independentista eta sozialista iraultzaileok ez diagu inoiz, inon, inolaz ere onartuko. Burgesia ttikia bere lekura, hau da, langileon gidaritza iraultzailearen menpe. Klase izaera, aizak!
    Eneko, burgesia nazionalik ez zagok! Esna hadi, 20017an gaituk!”
    Creo que estos dos comentarios dejan clara mi posición con respecto a este tema. No es el “interclasismo” abstracto, sin adjetivos (y por consiguiente, burgués) de lo que debatimos, sino de si la Revolución Proletaria Vasca, la Revolución Socialista y Comunista Vasca debe hacer alianzas con otras clases subalternas y fracciones de clases subordinadas, bajo dirección y hegemonía de la Clase Obrera Vasca y su estrategia nacional y de clase. Hablamos de lo que en un tiempo se llamó la alianza obrera y campesina, de la que es símbolo, como sabéis, la hoz y el martillo.

  10. 2.- Más tarde, he tenido una segunda fase de alarma y preocupación profundas, pues el despliegue de lo que llamáis “cambio de paradigma” ha ido mostrando, en mi opinión, peligrosos reduccionismos y mecanicismos en el análisis de la clases sociales, una visión estrechamente “obrerista” y exclusivista del sujeto de la Revolución Socialista, un concepto profundamente erróneo sobre la nación y muy especialmente sobre la Nación Vasca/Navarra/Euskaldun, un desconocimiento preocupante de la dialéctica y del método de Marx (que no marxista), y una idea un tanto metafísica del Estado socialista, obrero, proletario, o como lo queráis llamar.
    A parte de una falta de raíces y conocimiento de nuestra cultura nacional euskaldun, de la historia de luchas y combates del Pueblo Tabajador Euskaldun durante siglos (LAS Y LOS BAGAUDAS) contra la explotación esclavista y feudal, y más tarde protocapitalista, hasta que el etnocidio total de los siglos XIX y XX dejó al Pueblo del Euskara agonizante y al borde de la desaparición. Cosa que también les ha sucedido a TODOS los Pueblos Trabajadores Celtas, (con la excepción agónica y desesperada de Gales… nuestros gemelos en Keltia) y a otros muchos Pueblos en el planeta (¿quién se acuerda ahora de los antiguos prusianos, Pueblo de lengua báltica que fue hecho desaparecer por el etnocidio alemán? ¿quién se cuerda ahora de los pelasgos, habitantes originales de Atenas, que desparecieron asimilados por los invasores griegos? En ambos casos, prusianos y ateniensens se convirtieron en el paradigma de lo “alemán” y “griego”, al estilo que más tarde reivindicaría Unamuno…)
    El Pueblo Trabajador Euskaldun lleva siglos en lucha contra todas las opresiones, pero ha llegado al siglo XXI al borde del colapso… Somos una Nación y un Pueblo Trabajador, y una Clase Obrera que han sido rotas y derrotadas muchas veces, con la conquista progresiva y continuada de Reino de Iruñea-Naiara-Nafarroa, con la consolidación y acentuación del feudalismo a consecuencia de ello, con el etnocidio del los siglos XVII-XX, con las guerras civiles entre carlistas y liberales, la intervención militar española e internacional y la pérdida de los fueros, con la derrota de 1936-1937, etc.…

  11. 3.- El desarrollo del debate está dejando al descubierto la enorme riqueza de matices que hay en vuestras diferentes posiciones, y que muchos de los que yo creía errores, puede que sean más excesos dialécticos propios del debate y de inicio de una discusión difícil y compleja, y exageraciones lógicas en medio del acaloramiento de las polémicas.
    Todo esto me ha recordado unas frases de Lenin, al que respeto, admiro y estudio, aunque no siempre esté de acuerdo con él. Son del Estado y la Revolución, un libro que cumple ahora 100 años. Dicho sea de paso, sin ánimo de ofender y espero que no os moleste, TODOS los debates que estamos teniendo son viejos de 150, 100, 50 años por lo menos…
    Os copio estas frases, y termino esta primera parte de mi respuesta:
    “La Comuna -escribió Marx- no había de ser un organismo parlamentario, sino una corporación de trabajo ejecutiva y legislativa al mismo tiempo…
    En vez de decidir una vez cada tres o seis años qué miembros de la clase dominante han de reprimir y aplastar al pueblo en el Parlamento, el sufragio universal habría de servir al pueblo, organizado en comunas, de la misma manera que el sufragio individual sirve a los patronos que buscan obreros, capataces y contables para sus negocios.”
    Esta excelente crítica del parlamentarismo, hecha en 1871, figura también hoy, gracias al predominio del socialchovinismo y del oportunismo, entre las “palabras olvidadas” del marxismo. Los ministros y parlamentarios profesionales, los traidores al proletariado y los socialistas “mercantilistas” de nuestros días han cedido por entero a los anarquistas la crítica del parlamentarismo, y sobre esta base asombrosamente sensata han declarado que TODA crítica al parlamentarismo es ¡¡anarquismo!! No tiene nada de extraño que el proletariado de los países parlamentarios “adelantados”, asqueado de “socialistas” como los Scheidemann, los David, los Legien, los Sembat, los Ranaudel, los Henderson, los Vandervelde, los Stauning, los Branting, los Bissolati y cía, haya simpatizado cada día más con el anarcosindicalismo, pese a que éste es hermano carnal del oportunismo.
    Pero la dialéctica revolucionaria jamás fue para Marx esa huera frase de moda, esa bagatela en la que la han convertido Plejanov, Kautsky y otros. Marx sabía romper implacablemente con el anarquismo por la incapacidad de este último para aprovechar incluso el “establo” del parlamentarismo burgués, sobre todo cuando es evidente que no existe una situación revolcionaria; mas, al mismo tiempo, sabía también hacer una crítica auténticamente revolucionaria del parlamentarismo.”
    LENIN. “El Estado y la Revolución” agosto de 1917.
    Mutatis mutandis, creo que la larga hegemonía del nacionalismo vasco pequeño burgués ha ejercido en el seno del MLNV, os ha llevado a acentuar unilateralmente su crítica, cometiendo excesos que quizá os lleven a errores estratégicos graves. Y que os llevan a pensar en un “cambio de paradigma”, que creo que es más bien una readecuación estratégica profunda.
    Me explico: hace ya más de cinco años que se puso en marcha la estategia de reconstrucción del MLNV sobre bases autocríticas de a experiencia de los últimos 50 años, en la misma línea que hizo Lenin con la II Internacional para fundar la III.
    Podéis leer estas reflexiones en Lengua Navarra en el documento de los camaradas de “Iraultza Garaia da”: “Euskalduntasun iraultzailea”.
    http://iraultza-garaia.blogspot.com.es/2016/06/euskalduntasun-iraultzailea-iraultza_7.html
    Lo que se plantea es reconstruir el MLNV sobre bases socialistas revolucionarias, es decir, construir a principios del siglo XXI, el MOVIMIENTO SOCIALISTA REVOLUCIONARIO DE LIBERACIÓN NACIONAL VASCO, MSRLNV.
    O lo que es lo mismo, garantizar la dirección proletaria de la Clase Obrera Vasca en el proceso revolucionario vasco de Liberación Nacional, Social y de Género, es decir, Independentista, Socialista-Comunista y Feminista, o lo que es lo mismo, Desconquista, Anticapitalismo, Antipatriarcado.
    Lo que nos lleva al final de esta parte de mi reflexión, y al inicio de la siguiente:
    ¿Cómo garantizar la dirección proletaria de la Clase Obrera Vasca en el proceso revolucionario vasco de Liberación Nacional, Social y de Género?
    Evidente: construyendo en la lucha y por medio de la lucha el Partido Conmunista Revolucionario Vasco de Liberación Nacional.
    Lo que la VI Asamblea de ETA, en agosto de 1973, tras su documento “Porque estamos por un Estado Socialistas Vasco” dejó sin hacer, y que terminó con la explosión de la organización: LAIA, IK, Miliak, Polimiliak, etc…
    http://garkolektiboa.blogspot.com.es/2013/05/por-que-estamos-por-un-estado.html
    Para los que hemos conocido con detalle el pensamiento político y la visión estratégica de Argala, está claro que su idea iba por ahí, por eso apoyó el desdoblamiento de los PM. Pero no tuvo tiempo para realizarla, lo asesinaron antes. “Ánimo, a organizarse y pelear!”

  12. A ver Mikel, te leo lo siguiente: “Para los que hemos conocido con detalle el pensamiento político y la visión estratégica de Argala, está claro que su idea iba por ahí, por eso apoyó el desdoblamiento de los PM. Pero no tuvo tiempo para realizarla, lo asesinaron antes.”

    No se a que te refieres con que has conocido el pensamiento y la vision de Argala.. en todo caso, habran sido algunos de sus textos. Deduzco que tendrias unos trece años cuando lo mataron, asi que habran sido algunos de los Zutik que escribio (del 65 al 68.. en todo caso, y no eran todos suyos), y poco mas. Junto con Txomin, estuvo en el congreso del desdoblamiento de los pm, en calidad de invitados. Pero hasta ahi. En aquella epoca, comenzo un proceso de comunicacion y entendimiento con Bereziak (resulto muy clarificador el documento de separacion de estos de los pm, que se distribuyo por todas las organizaciones revolucionarias de EH), lo que distancio a los milis de la direccion de los pm. De hecho, la integracion se denomino fusion, entre milis y bereziak (y estuvo sujeta aprobacion por parte de la militancia de ambas organizaciones). Para entonces ya quedaron claras muchas cosas… los aldabonazos de pm y EIA con respecto a KAS (estoy no estoy, mientras juego a tres bandas), …. Todo aquello sirvio para la elaboracion de una vision por parte de Argala, del concepto aquel de “KAS-Bloque dirigente” (potenciacion del movimiento popular mediante ASK…precisamente era la consecuancia logica del analisis del zutik 65), fortalecimiento de HASI y LAIA… Como ya lo he escrito en otras ocasiones, la posicion de Argala, se dirigia hacia lo que se denomino EHBH (EuskalHerriko Biltzarre Nazionala), es decir la creacion de un organismo que tuviera un caracter social constituyente (la idea similar era la de los palestinos, con su ANP, Asamblea Nacional Palestina)… pero en 1978 cuando lo matan ya estaba en curso el proceso hacia la Mesa de Alsasua, y posterior HB. Y en cuanto al EHBN, aunque se realizo una gran asamblea (feria de muestras de Bilbao, 1979), quedo reducido a la nada.

  13. Aupa Mikel y compañía:

    La génesis de cualquier (re)nacimiento de un nuevo paradigma para la revolución vasca estará marcada inevitablemente en su esencia, por la comprensión de que el potencial de ruptura que había existido previamente (materializado en la V) para la transformación revolucionaria de Euskal Herria se ha invertido. Por lo tanto, la lucha por la liberación nacional y social de casi cinco décadas de resistencia en contra las poderosas maquinarias de guerra española y francesa ha sido, en efecto, derrotada.

    En consecuencia, se ha abierto una etapa de incertidumbre política y de debate general sobre el futuro de nuestra emancipación y sobre qué camino tomar, una vez que se ha derrumbado el MLNV con sus pilares estratégicos, la independencia y el socialismo. Sin embargo, no es menos cierto que en algún determinado momento se tuvo la oportunidad real de alterar radicalmente el curso de nuestra historia vasco-navarra.

    En mi opinión Mikel, necesitamos asumir que el MLNV ha sido cancelado. Su formulación respondía al marco ideológico adecuado a las condiciones prácticas en esos momentos tanto nacionales como internacionales. En otro sentido, el binomio, independentzia ta sozialismoa, era la expresión de la lucha ideológica en el seno de la propia Erakunde.

    Sinceramente pienso que la denominada “disidencia” aún no ha digerido la tremenda realidad que se nos ha venido encima, esto es, que la mentalidad y la acción resistencial que denuncia la opresión y la explotación explican que haya revolucionarios, pero no que haya revolución. La explotación y la opresión pueden servir, y servirán, de base de apoyo a la revolución, pero no la justifican por sí mismas, no son razón suficiente de la revolución.

    Hemos vivido en rebelión, pero la rebelión como reacción ante la opresión y la explotación es algo que comparte la clase trabajadora como clase dominada con el resto de las clases oprimidas de todas las formaciones sociales. No confiere, por tanto, especificidad alguna. La revolución es lo que le da la originalidad a la acción de los trabajadores como clase específica y esto es lo que la diferencia del resto de las clases subordinadas de la historia. Y quizás por ello, somos, sin quererlo, los mejores representantes de la tragedia que supone para la clase obrera, diluir sus intereses y su independencia como clase en un movimiento que al final por contenido, en él no va a encontrar la solución a nada.

    • Oso ondo Komu,… sin prisa pero sin pausa. Rememorando a los “mao”, lo nuevo frente a lo viejo. pues eso, deslindar campos.

      Somos efimeros, debates van y vienen, algunos demuestran nuestro alto grado de ignorancia, nuestra completa alucinacion frente (y dentro) de/a la realidad. Algo cambia cuando no tenemos ni las palabras adecuadas en nuestra boca, para expresar realmente lo que sucede o lo que queremos decir. La semantica tiene sentido, en cuando incorpora significados, y resulta imprescindible cuando el “cuento que nos contaron” ya no funciona. En la oscuridad de la cueva, como habremos de salir a la luz, solo hay una forma buscando los elementos basicos, donde esta el arriba y donde el abajo, (comprobacion de la gravedad); donde existe oxigeno y donde puede haber gas… Bajarse a los pies (la historia del canario minero), la diferencia de temperaturas, corre el aire…Un hilo de luz, puede que sea algo, por lo menos lo es.

      De todas maneras, despacio, y con tiento. Ni una golondrina hace un verano, ni las golondrinas son la definicion del verano. Somos escalones, limas que van deshaciendo eslabones.

      Una clase social existe, no por su condicion sino en la medida en que sus miembros van estableciendo lazos, referencias, reformulaciones, planteamientos, y hasta se preguntan por sus intereses. Es decir, se autorevela asi misma; es decir, nosotros los invisibles, aparte de fantasmas con ectoplasma, somos funcionales para el sostenimiento de esta sociedad, pues bien, puede que ahora se van a enterar de lo que vale un peine (incluyendo a los calvos) La subalternidad no solo refiere una posicion condicionada o decida por otros, sino a una condicion metamorfoseada tambien decidida por otros, para que el invento tire para adelante, y ademas no exiga muchos tramites de gestion y control. De alguna manera, es una revelacion, en su tragedia (y farsa posterior)…. es como descubrir un dia que “bingo, hoy perteneces a los herederos del conde de Mondemor o al majestuoso club de los diabeticos o de los caledonios o de cualquier otra pertenencia”. [Hay por alguna parte, alguna referencia de Marx, al sujeto, al “obrero-colectivo”, mas alla de sus individualidades particulares].

      Una clase realmente se convierte en existente, en cuanto se transforma en clase politica, es decir, en cuanto se siente legitimada para imponer su propio interes al resto de la sociedad. Esto es lo que llamo Marx como “partido historico” de la clase obrera y que suelo recordar como quinto elemento de la categoria especifica proletaria. En cuanto clase universal, incorpora un elemento legitimo de liberacion para el conjunto total de la humanidad, y no pide permiso para llevar adelante su propio interes, su propio programa… a esto se le llama revolucion, no queremos el poder, sino un mundo nuevo.

      venga andar bien…

  14. Estimados camaradas:

    Sigo con mis reflexiones, intentado contestar a vuestras preguntas y cuestiones de la forma más concreta posible.

    Prefiero comenzar por el artículo “Comuna, interclasismo…” para ir luego hacia atrás en el tiempo. Ya me diréis qué os parece este método.

    Kolitza, tú mismo precisas el debate de forma excelente:

    “Creo que la expresión a la que haces referencia, ”cambio de paradigma”, la he utilizado yo, de modo que quisiera dejar claro a qué me estoy refiriendo con ella. Con esta expresión me refiero única y exclusivamente a un (posible) cambio de PARADIGMA ESTRATÉGICO. La posibilidad está encima de la mesa. Pero para que sea real, debe demostrarse su viabilidad en la práctica.”

    Centrar el debate en estos términos me parece totalmente correcto. Yo hablaría de readecuación estratégica profunda, pero esto puede parecer un debate bizantino sino concretamos exactamente los puntos de discusión y polémica, para no perdernos en luchas terminológicas.

    Yo no estoy en principio en contra de un “cambio de paradigma”, si este se muestra más eficaz en la teoría y sobre todo en la práctica, aunque para mí EL paradigma es la Filosofía de la Praxis, el materialismo histórico y dialéctico, la teoría comunista revolucionaria científica (especialmente la de Marx, y más especialmente la que aparece en DAS KAPITAL) y sobte todo y ante todo, la visión y concepción de la LUCHA DE CLASES como motor de la Historia.

    Y en eso, Kolitza, estamos de acuerdo prácticamente en todo, si exceptuamos la denominación “marxismo”, que yo no acepto por razones epistemológicas que ya he expuesto varias veces. Y que realmente son secundarias en este debate.

    Así que lo que toca es concretar exactamente los cambios que se proponen en la estrategia revolucionaria vasca. Luego ya veremos si esos cambios llegan a transformar radicalmente el paradigma, la estrategia o la táctica… o nada de nada.

    Totalmente de acuerdo contigo, Kolitza, “para que sea real, debe demostrarse su viabilidad en la práctica.” Pero antes o durante ese proceso un sector cualitativamente importante de los y la revolucionarias vascas deben estar convencidas de su necesidad, por medio del debate y la práctica (de la PRAXIS, teoría practicada y práctica teorizada…). Cosa que estáis intentando hacer, lo cual ha enriquecido extraordinariamente el debate en estos últimos meses. Ese es vuestro inmenso mérito, que yo admito gustoso, porque es verdad, y nadie lo puede negar. Os lo agradezco sinceramente.

    El debate estratégico sobre la Revolución Socialista Vasca está adquiriendo el mismo nivel que tuvo en los años 60-70, lo que indica que estamos en una nueva etapa, con nuevos debates para construir una(s) nueva(s) estrategia(s). Y en ese debate vuestras aportaciones nos han obligado a “los viejos” a revisar TODOS nuestros principios, que pensábamos “inamovibles”. Así el la dialéctica de la lucha de clases… “Panta rei”… Πάντα ῥεῖ; “Τodo fluye” en griego clásico. Parece que lo dijo el filósofo griego Heráclito.

    Al grano, que me enrollo más que las persianas…

    Me voy a centrar en este párrafo:

    “No es lo mismo definir Euzkadi desde un punto de vista burgués, que definir Euskal Herria desde un punto de vista interclasista (concepto negociado entre diferentes clases subalternas a la oligarquía), que definir un nuevo concepto de Euskal Herria desde un punto de vista de la autonomía de clase, o desde la clase obrera. Esas tres serían, en concreto, las tres grandes etapas que habría recorrido la historia contemporánea de Euskal Herria, si este tercer paradigma estratégico se consolidara. Tres grandes paradigmas estratégicos, entonces, en lo que respecta a la cuestión nacional, a través de los cuales se iría haciendo cada vez más evidente la verdad oculta, paulatinamente descubierta: que es la clase obrera, y no la burguesía, la única capaz de dar a Euskal Herria una forma política nacional.”

    Totalmente de acuerdo, con UNA SOLA salvedad: la del carácter popular, “interclasista” (ya me entiendes, Kolitza, una nación No es exclusivamente la Clase Obrera, ni siquiera la Case Trabajadora, o el conjunto de los asalariados…) de la Nación en esos tres paradigmas.

    Me explico.

    Cuando la burguesía autonomista vasco-española en torno al PNV define la Nación Vasca, y su denominación político-jurídico-estatal, Euzkadi, lo define desde los intereses de su clase social burguesa, para dominar y subordinar a su proyecto capitalista al resto de las calses sociales que componen la nación, cosa que llevan haciendo décadas. Cuando la pequeña burguesía independentista vasca define Euskadi o últimamente Euskal Herria, hace lo mismo manipulando según sus intereses de clase el concepto central de Pueblo Trabajador Vasco, y diseña una Nación Vasca según sus objetivos de clase, e impide por todos los medios el surgimiento de un Partido (u Organización) Comunista de Liberación Nacional que sea expresión de la independencia política y organizativa de la Clase Obrera vasca, que es lo que llevan haciendo durante los últimos 50 años. Y especialmente desde agosto de 1973. Evidente. Pero, y estoy de acuerdo contigo, Kolitza, cuando la Clase Obrera Vasca, la única capaz de dar a Euskal Herria una forma política nacional (y (semi)estatal, diría yo, de Estado-Comuna, Estado-Batzarre, Estado-Soviet, cuyo nombre proponemos en la Herritar Batasuna: NAFARROA, en lugar de Euzkadi/Euskadi al mismo tiempo Y AL MISMO NIVEL que el término EUSKAL HERRIA, en la línea de otras naciones Deutschland/Germania/Alemania, Holanda/Nederlands, Finlandia/Suomi, Portugal/Lusitania, etc……) hace lo mismo, reconstruye la Nación Vasca sobre la base de sus interese de clase, redefiniendo el concepto de Pueblo Trabajador Vasco no en los términos de la pequeña burguesía nacionalista vasca, sino en los de su concepción proletaria, es decir, comunista revolucionaria. Es decir, una Nación articulada y estructurada en torno a la Clase Obrera, que agrupa en torno a sí misma y bajo su dirección proletaria y revolucionaria al resto de clases y fracciones subordinadas y subalternas. Y que se encamina a construir el Modo de Producción Comunista por medio de la Transición Socialista, la Dictadura Revolucionaria del Proletariado, el Estado Socialista Vasco, República de las Asambleas Obreras, semi-Estado-Batzarre o Comuna Socialista Vasca, si prefieres. Lo que supone una profunda confederación con el resto de Repúblicas Socialistas que vayan surgiendo en el planeta, y sobre todo, con las de Europa, para construir la unión de Repúblicas Socialistas Europeas, Euroasiátcas o de donde se pueda… Lo que nos obliga a redefinir la Independencia como Interdependencia socialista revolucionaria e internacionalista, sin renunciar ni por un segundo a la soberanía nacional vasca bajo dirección proletaria.

    Lo que aportas, Kolitza, si te he entendido bien, es de una gran importancia y es un hecho de una profunda significación y de un enorme calado. Es hacernos ver que la feroz lucha de clases en el seno del MLNV, que se ha desarrollado durante 50 años y ha terminado con la derrota (momentánea) de la Clase Obrera Vasca y la victoria (provisional y por poco tiempo, viendo cómo van evolucionando las cosas en los dos últimos años..) de la pequeña burguesía nacionalista vasca debe ser un elemento central en la reformulación de la nueva estrategia revolucionaria vasca, logrando al fin definir claramente la autonomía e independencia de la Clase Obrera Vasca a todos los niveles (teórico, organizativo, político, cultural, etc…) sino queremos que la pequeña burguesía nacionalista vasca nos fagocite otra vez.

    Esto ya había sido señalado por Askatasunaren Bidean en mayo del año pasado, pero no llevado a sus últimas consecuencias:

    “El Pueblo Trabajador Vasco está formado por todos los grupos y sectores oprimidos, DE FORMA ESPECIAL Y PRINCIALMENTE POR LA CLASE OBRERA. Por eso, la lucha del Pueblo Trabajador Vasco tiene un carácter SOCIALISTA REVOLUCIONARIO, en toda la extensión y PROFUNDIDAD que tiene este término. El motor subjetivo de la Revolución Vasca es la CONCIENCIA NACIONAL de CLASE.”

    “La LUCHA DE CLASES en el seno del MLNV siempre ha existido, entre los numerosos elementos reformistas y oportunistas de la PEQUEÑA BURGUESÍA VASCA y los/las militantes abertzales y socialistas revolucionarias de la CLASE OBRERAVASCA , para lograr la DIRECCIÓN y la HEGEMONÍA en el movimiento. Ha habido una cruda lucha ideológica y organizativa entre estas dos CLASES SOCIALES.”

    “Queremos hacer un llamamiento a todos y todas las militantes abertzales y socialistas revolucionarias que se identifican con los objetivos históricos del Movimiento de Liberación Nacional Vasco, para que se autoorganicen pueblo a pueblo y barrio a barrio, en asambleas o de la manera que mejor les parezca, para llevar adelante la lucha por la liberación nacional y social del Pueblo Trabajador Vasco, en el camino del ESTADO SOCIALISTA VASCO.”

    Y también está apuntado en la Herritar Batasuna:

    “Herritar Batasuna tendrá CARÁCTER DE CLASE, impulsando el protagonismo de lxs trabajadorxs. Debemos realizar en la práctica diaria la DIRECCIÓN POLÍTICA de lxs trabajadorxs en todos los ámbitos, fortaleciendo constantemente la conciencia nacional de CLASE. La Unidad Popular es así la Unidad del Pueblo Trabajador Vasco y, en especial, de la CLASE OBRERA VASCA.”

    ¿Cómo garantiza la Clase Obrera Vasca la dirección y la hegemonía en el seno del Pueblo Trabajador Vasco y del proceso revolucionario de liberación nacional, social y de género? ¿Cómo evitar que la pequeña burguesía naconalista vasca y euskaldun se apodere otra vez del movimiento y lo manipule según sus intereses de clase, para lo que cuenta con su poder social, económico, organizativo y cultural, bastante mayor que el de la clase obrera actual?

    Evidente, pero difícil.

    Construyendo en la lucha y por medio de la lucha el Partido Comunista de Liberación Nacional. O el Partido Comunista “tout court” si prefieres…

    Besarkada gorri bat, bihotz-bihotzez!

    Mikel Erro (Fermintxo)

  15. Pingback-a: Comuna, interclasismo, binomio, trinomio… (Segunda parte) | Borroka Garaia da!

  16. Aprovechando el viaje, Mikel , dices: “¿Cómo garantiza la Clase Obrera Vasca la dirección y la hegemonía en el seno del Pueblo Trabajador Vasco y del proceso revolucionario de liberación nacional, social y de género? ¿Cómo evitar que la pequeña burguesía naconalista vasca y euskaldun se apodere otra vez del movimiento y lo manipule según sus intereses de clase, para lo que cuenta con su poder social, económico, organizativo y cultural, bastante mayor que el de la clase obrera actual?”

    Respuesta: La “direccion”, ¡oh que gran problema!, la clase obrera organizandose como clase, de modo separado, independiente de cualquier otra clase, con su propia gente, con su propio interes, y con su propio programa …. no sirviendo de “actor secundario” para nadie, que no se el mismo.

    ¿Como evitar que la pequebu mangonee?. ¿Fortaleza de la pequebu? Pues muy facil que se le puede dar el crack, la pequebu es una clase dependiente, reflejada por su maxima expresion filosofica, es decir, es el catehorico aspamiento de la gata Flora (“que cuando se la meten grita y cuando se la sacan llora”), se le corta su dependencia al aspamiento. ¿Como?, Muy bien, la pequebu es una clase con “aspiraciones” (de ser media o gran burguesa, de ahi su sino lacayo con el gran capital y su gran precaucion por la caspa en las hombreras); su dependencia en realidad no es con los de arriba, sino con los de abajo, es decir, en la medida en que es “util” perifrasticamente organizado al “rebaño” (a nosotros). Solucion, hacerlos inservibles (para el gran capital), para que no pastoreen rebaño alguno, y ademas, como suele depender esa pequebu del consumo proletario (produccion, distribucion de alimentos, servicios, funciionariado, etc,), muy sencillo (con unas buenas cooperativas obreras), se les somete al ahogamiento de su inservibilidad historica, ¡a cascarla a Lourdes!, como decia aquel: “Felatio non petita, acusatio manifesta”.

    ——————————————.

  17. Gorago Argala aipatu da eta eztabaida honetan behin baino gehiagotan gertatu da hori. Kantauri ponentzian ere izendatzen zuten, bere planteamenduen antipodetan kokatu arren.
    Eraila izan baino hilabete batzuk lehenago,1978ko ekainean, bera estratega nagusi zuen erakundeak elkarrizketa batean errandakoa Argalak errandakotzat har daiteke. Pasarte batzuk aski argigarriak dira:

    “ETA se define como organizacion socialista revolucionaria de liberacion nacional. Ello significa que buscamos la transformacion de la actual sociedad capitalista en otra libre de toda explotacion de clase, en el marco de la independencia nacional de una Euskadi reunificada y euskaldun.”

    ” las contradicciones de clase en Euskadi, caso de no existir la cuestion nacional por medio, no creemos hubiera dado lugar a un movimiento armado de la fuerza de ETA. Comparese sino con la debilidad del GRAPO en España”.

    “Nuestra problematica y tambien nuestra organizacion por lo tanto, si a alguna otra del presente puede asemejarse es al IRA irlandes”.

    “Es muy vieja la frase de que la fuerza esta en la boca del fusil,pero no por eso deja de ser real; y si en vez de la punta del fusil es la bomba de neutrones pues mas fuerza aunque solo sea con fines disuasorios.”

    ” Nosotros tenemos dos objetivos politicos: uno a largo plazo, la gestion directa por el PTV de sus problemas;otro mas proximo creemos, la destruccion de los estados burgueses español y frances en Euskadi. Todo lo que sea uitil a estos objetivos es positivo y todo lo que perjudique es negativo.”

    ” Sin economia vasca, sin obligatoriedad del euskara en territorio vasco, sin derecho a las transformaciones sociales autonomas, Euskal Herria tendera a difuminarse como tal pueblo, a desaparecer. Solo una lucha popular firme. como la desarrollada en tiempos del franquismo, puede salvarnos de ello”.

    Horra.

    • Uzten duzun lotura hortakoa Argalaren planteamenduen parte nimiñoena besterik ez da. Hitzaurre famatua, inolaz ere autobiografia ez dena, bere herriko gestorentzat egindako grabaketa eta gutxi gehiago. Hori da den-dena? Ez, Fermintxo, hori da izeberraren puntatxo bat. Argalaren planteamenduen muina Txikia taldearen agirietan eta batik bat bera erail arteko ETA Militarraren idatzietan dago, Erakunde gisa egindako gutunetan eta argitaraturiko agiri, aldizkari eta elkarrizketetan. Eta horietan ageri den planteamendua dena da, ezarri ditudan pasarte horiek printza argigarri batzuk izanez.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s