Home

ponentziak

Artículo de colaboración para Borroka garaia da! Autor: Sugarra

Entre los días 25 y 26 del próximo mes de mayo, se va a celebrar en Gasteiz el 9 Congreso Nacional del sindicato LAB. En él se presentan dos ponencias a debate y para su aprobación. Una es la político sindical y la otra, la de organización. Por su importancia, de cara a la orientación general de la actividad del sindicato, nos vamos a centrar en la primera de ellas.

1.- La “neutralidad” del Estado

En su caracterización del capitalismo actual, lo define como “hegemónico” y apunta una tesis muy original. Nos dice que “Todo esto (la hegemonía del capitalismo actual) no sería posible sin la alianza estratégica entre el capital y los poderes actuales de los estados. No se han aliado únicamente en las políticas en torno a la crisis, les une la perpetuación del sistema. Han puesto a los estados y todas las políticas públicas al servicio del capital para que el sistema se perpetúe” [Aptdo. 1.1.4. Párrafo.- 18].

Más adelante [Ap. 1.1.4. P.- 19], se afirma que “Los estados se nos muestran como atados de manos cada vez que realizan las políticas que les ordena el poder económico… Son los estados los que han despojado de soberanía al pueblo y la han dejado en manos del capital…”

Muy sutilmente y de forma implícita, se nos trata de decir que el Estado tendría un carácter de clase neutro pero lo que ocurre es que los capitalistas, muy hábilmente, han logrado atraérselo y que se ponga a su servicio. Lo cual, además de ocultar la naturaleza social del Estado, su carácter de clase, contribuye a reforzar la ideología burguesa y las posiciones reformistas, pues de todo esto se desprende lógicamente que no sería necesario destruir (transformar) el Estado, sino que tan sólo haría falta un “cambio de gobierno”, sustituyendo a un gobierno “dócil al capital”, por otro que permitiera desarrollar unas políticas más “sociales”.

2.- ¿Qué socialismo?

Sobre esta cuestión, la ponencia no presenta una definición concreta del socialismo que, según afirma, constituye su objetivo, sino que da varias. ¿Con cuál de ellas nos quedaríamos?

En la ponencia se plantea que el objetivo de LAB es llegar al “socialismo vasco” y reivindica “… un socialismo identitario que garantice los derechos y servicios públicos básicos a todas las personas que viven y trabajan en Euskal Herria” [Ap. 3. P.- 67]. Pero, ¿no es esto el Estado del Bienestar? ¿Están tratando de identificar el socialismo con el neokeynesianismo?

Más adelante [Ap. 3. P.- 69], profundizan en este concepto, diciendo que El socialismo vasco constituye la alternativa integral al actual modelo neoliberal… El socialismo vasco implica… la renovación de la redistribución de la riqueza…”. Está claro que lo que realmente se pretende no es acabar con la explotación capitalista, sino únicamente sustituir al capitalismo salvaje (neoliberal) por otro capitalismo más “civilizado”, con “rostro humano”. En definitiva, sustituir el neoliberalismo por el Estado del Bienestar (neokeynesiano).

Cuando hablan de “redistribución de la riqueza”, siempre se están refiriendo a un aspecto muy concreto y limitado, a la esfera de la distribución, olvidándose de la esfera de la producción que es donde se sitúa el verdadero origen de la desigualdad.

Pero es que si se centrasen en la producción, tendrían que abordar la cuestión de la propiedad privada de los medios de producción y el hecho (desigual) de que unos sean propietarios de ellos (la burguesía) y otros no (la clase obrera). Y precisamente, es en esta desigualdad en la propiedad de los medios de producción dónde radica el origen de cualquier desigualdad en la esfera de la distribución. Y eso no están dispuestos a hacerlo porque en ningún momento se plantean poner en cuestión la propiedad privada de los medios de producción.

3.- La vía hacia el socialismo

La ponencia plantea que “Para avanzar hacia el socialismo vasco, desde la situación actual, son necesarios instrumentos y estrategias orientados a nuestro objetivo de transformación del sistema y de la sociedad. Situamos el instrumento en el Estado Vasco y nuestra estrategia en un proceso soberanista que tenga como objetivo cambiar el sistema. La clave es la fuerza que necesitamos para realizar este camino paso a paso; LAB sitúa la llave para la consecución de este objetivo en la creación de nuevas mayorías para cambiar las relaciones de fuerza” [Ap. 3. P.- 70] Aquí, la ponencia defiende un avance gradual, “paso a paso”, hacia el socialismo. Esta postura no es nueva, pues ya la defendieron los reformistas fabianos [1] a finales del siglo XIX.

Pero esto no es todo. En su afán por distanciarse del socialismo revolucionario, del marxismo, la ponencia no duda en retrotraerse a la época del socialismo utópico (pre-científico). Así, podemos leer que es preciso “Extender y reforzar prácticas socialistas entre las trabajadoras y trabajadores en el proceso de construcción del socialismo vasco. Ahí situamos el paso a dar en la lucha por el cambio de modelo de sociedad, en la medida en que el socialismo vasco debe construirse de abajo hacia arriba [Ap. Conclusiones-Resoluciones. P.- 147].

Lo cual enlaza directamente con lo que se afirma un poco más atrás, cuando se dice que “Ha habido un recorrido durante estos últimos años que está resultando fructífero y tenemos múltiples ejemplos: cooperativas para gestionar la electricidad, el eusko o moneda alternativa, banca ética, grupos de consumo que promueven la soberanía alimentaria, etc. Nos parecen decisiones importantes para impulsar el proceso de transformación y un camino que hay que fomentar. Debemos ir recorriendo día a día el camino hacia otro modelo económico y social por medio de las decisiones que tomamos colectiva e individualmente” [Ap. 4. P.- 106].

La ponencia no tiene en cuenta que por muy loables que puedan ser estas iniciativas populares siempre estarán limitadas por la actuación ciega de las leyes del mercado y que, a lo sumo, no supondrán más que pequeñas acciones bienintencionadas que no llegarán a poner en peligro la estabilidad del sistema económico y político capitalista.

3.1.- El Estado Vasco como instrumento

Como ya hemos visto más arriba, en la ponencia se considera que el Estado Vasco es el instrumento para avanzar hacia el socialismo. Pero, a la hora de definir qué tipo de Estado se necesitaría para ello, en el propio título del apartado 3.2, lo califican de República Vasca. Lo cual significa que se confunde (¿deliberadamente?) la forma del Estado, con su esencia, naturaleza o carácter de clase.

Más abajo, en consonancia con lo anterior y también con lo expuesto en el punto 1 de éste artículo, refiriéndose a ese Estado, la ponencia dice: “Que sea soberano, que cambie por completo el modelo económico y social y sea diseñado con el objetivo de construir un nuevo modelo y que garantice que las trabajadoras y los trabajadores tomen parte en las decisiones [Ap. 3.2. P.- 75].

Todo indica que no se están refiriendo a un Estado socialista, sino a un Estado burgués. Así, se comprende que la “participación” de las y los trabajadores en la toma de decisiones sería limitada y únicamente formal, la que se les permitiera en el marco jurídico-político en que se sustentase dicho Estado pero, en cualquier caso, la clase obrera tendría un papel secundario (por tanto subordinado) y no sería clase dirigente del proceso político. Entonces, ¿quién y cómo se garantizaría el avance hacia el socialismo?

3.2.- El proceso soberanista como estrategia

Sobre esta cuestión, la ponencia dice que: LAB sitúa el camino para revolucionar la situación política, económica y social de Euskal Herria en el proceso soberanista que debemos realizar por nuestra cuenta y a iniciativa nuestra. Un camino para pasar de la dependencia a la independencia. Para lograr las mayorías, los instrumentos y las facultades para construir un nuevo modelo económico y social…” [Ap. 4. P.- 84]. Pero, ¿cómo se lograría esa soberanía necesaria para avanzar hacia el socialismo? ¿Supondría una ruptura con la UE?

Todo parece indicar que no. A ese respecto, la ponencia mantiene una postura de ambigüedad calculada. Así, dice que: “Daremos prioridad a la lucha por otra Europa distinta…” [Ap. Conclusiones-Resoluciones. P.- 141]. Y más adelante sostiene que: “Para LAB será una prioridad actualizar la línea a favor de la Europa Social que constituimos los Pueblos y fortalecer las relaciones que tenemos en Europa” [Idem. P.- 142].

¿Qué significa esto? En nuestra opinión, simplemente que son partidarios de que el Estado Vasco que propugnan se mantenga dentro de la UE, aunque no lo reconozcan explícitamente. Pero esto supondría atarse de pies y manos.

Hemos de tener en cuenta que cuando hablamos de soberanía (al menos por nuestra parte), nos referimos a que el Estado vasco tenga una capacidad real y efectiva para dotarse de los instrumentos políticos, sociales y económicos necesarios para desarrollar las políticas públicas que mejor correspondan, en cada momento, a las necesidades sociales, especialmente las de las clases y capas populares. Y esto sólo será posible con una soberanía plena.

Sin embargo, la pertenecía a la UE (que la ponencia no cuestiona) supondría sólo una independencia meramente formal, pues de hecho, aquella constituye un auténtico “corsé de hierro” para cualquier Estado miembro que pretenda no ya emprender un proceso de transformación socialista, sino tan siquiera abordar con decisión los problemas económicos y sociales más acuciantes (paro y exclusión social; acceso a la sanidad, vivienda y educación, para los sectores populares; lucha contra la corrupción política, el fraude fiscal y la especulación financiera; etc.). Esto es así porque los Estados miembros de la UE carecen de la soberanía necesaria para disponer de los instrumentos económico-financieros imprescindibles para desarrollar las políticas económicas oportunas que sean necesarias en cada momento.

Los Estados miembros de la UE pertenecientes a la eurozona, como poseen una moneda común, no pueden llevar a cabo una política económica propia en el terreno monetario (que incluiría desde la emisión de moneda y la determinación de la masa monetaria y de la cantidad de moneda en circulación, al establecimiento de las garantías de depósito bancario, la fijación del tipo de cambio, etc.) ya que esta la establece el BCE. Pero es que, independientemente de esto, el conjunto de los Estados miembros de la UE tampoco pueden desarrollar una política de fijación de precios en los productos estratégicos, ni utilizar mecanismos de regulación de la producción, ya que ello supondría una práctica contraria al “libre mercado”.

Además, desde la UE se imponen a los Estados miembros de la “eurozona” una serie de restricciones (control de la inflación, límite del déficit presupuestario al 3% del PIB, y de la deuda pública al 60% del PIB; prohibición de las “ayudas de Estado”, etc.) que impiden que cualquier Estado miembro pueda desarrollar una política económica autónoma. Es lo que se conoce como Pacto de Estabilidad [2].

En definitiva, un Estado vasco que estuviese integrado en la UE no dispondría de todos los instrumentos económico-financieros necesarios para desarrollar una política económica propia y, en la práctica, solo le quedaría uno muy limitado que es el de la fiscalidad. Lo cual nos lleva a pensar que un Estado de ese tipo solo serviría a los intereses de la burguesía vasca pero, en ningún caso a los del pueblo trabajador.

Pero, además hay otro factor a considerar que la ponencia no parece tener en cuenta y es el de la estrecha vinculación que existe entre la UE y la OTAN, la alianza militar dirigida por el imperialismo norteamericano y de la que forman parte 21 de los 27 miembros actuales de la UE, y de la que también sigue formando parte el Reino Unido, a pesar del bréxit.

Hemos de decir que el pueblo trabajador y, especialmente, la clase obrera vasca, necesita que el futuro Estado vasco, además de tener plena capacidad para realizar las funciones indicadas más arriba, también sea un instrumento para la construcción nacional y la transformación social. Y para eso, no servirá cualquier tipo de Estado. Es preciso que su esencia, su carácter de clase, sea cualitativamente diferente. Un Estado de esa naturaleza, un Estado Socialista Vasco, no tendría cabida en la UE actual, en la Europa del capital financiero y las multinacionales, en la Europa imperialista. Y con mayor motivo aún, no podría formar parte de la OTAN.

4.- La estrategia socioeconómica

En la ponencia, se define el proceso soberanista como “un proceso constituyente y transformador” [Ap. 4.2.2.] y se desarrollan algunos aspectos de lo que denominan su “estrategia socioeconómica”. Según se afirma en la ponencia: “… necesitamos un nuevo modelo económico y social y soberanía social y política para la transformación social” [Ap. 4.2.2. P.- 102]. Más adelante, sostienen que: La Carta Social es el instrumento estratégico que tenemos para ello. Para LAB la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria es un medio importante que pone el punto de partida para ese proceso” [Ap. 4.2.2. P.- 103].

Y cuando desgrana algunas de las medidas socioeconómicas concretas que propone la ponencia, nos encontramos con algunas muy curiosas como por ejemplo: “… limitar el poder de las trasnacionales.” [Ap. Conclusiones. P.- 143]; y en el apartado “Apuesta por el sector público” [Ap. 6.2], viene a identificarlo, en la práctica, con los servicios públicos [Ap. 6.2. P.- 243, 244 y 245]. Al mismo tiempo, entre otras cosas, defiende la “lucha contra la privatización” [Idem. P.- 250], la “lucha a favor de la reversión de los servicios que han sido privatizados” [Idem. P.- 251], etc.

En cualquier caso, no se plantea en ningún momento el desarrollo de un sector público industrial, en base a la nacionalización de las grandes empresas capitalistas.

Es indudable que esta ponencia, si llega a aprobarse, va a constituir un respaldo al giro reformista-posibilista e institucionalista llevado a cabo por la izquierda abertzale oficial, en concreto por Sortu, ya que de hecho viene a ser una consecuencia del mismo, representando un serio intento de desarme ideológico de la clase obrera.

NOTAS

1.- Se llamaba así a los miembros de la Sociedad Fabiana, una asociación socialista británica que fue creada en Londres a finales de 1883. Defendían una evolución lenta, gradual y pacífica hacia el socialismo. Algunos de sus miembros más importantes fueron Sidney y Beatrice Webb, Annie Besant y George Bernard Shaw.

Tomaron su nombre del general romano Quinto Fabio Máximo, conocido como “Cunctator”, que en su lucha contra los cartagineses optó por evitar un enfrentamiento directo con las tropas de Anibal, adoptando una táctica de desgaste. Los fabianos se asociaron con las Trade Unions (1900) y contribuyeron a la creación del Partido Laborista (1906).

2.- Este control y fiscalización por parte de la UE se ha puesto de manifiesto con la mayor nitidez en el caso de los “rescates bancarios” y de la “crisis de la deuda soberana” en Irlanda, Portugal, Grecia y también en el Estado español. La UE o mejor dicho la gran burguesía financiera (con el apoyo del BCE, la Comisión Europea y el FMI), imponen unos “planes de ajuste” salvajes a todos estos países.

Unos planes que, generalmente, incluyen el recorte de las prestaciones por desempleo, la congelación de pensiones y el retraso en la edad de jubilación, la reducción de los fondos de ayudas sociales, la rebaja de los sueldos de los funcionarios públicos, el abaratamiento de los despidos, la subida de los impuestos, etc., etc. Este intervencionismo llegó a adquirir un carácter más sangrante con ocasión de la crisis financiera de Chipre (2012–2013).

25 thoughts on “[Congreso de LAB] Si se aprueba la ponencia será un serio intento de desarme ideológico de la clase obrera

  1. ¿Sera interesante saber por cuanto va a ser aprobada tal ponencia, un 80%, un 85% o un 93% o por ahi?…. DIgo interesante, porque segun el resultado se podria especular cual es ·”el tramo” al que estan dispuestos aceptar los ‘oficiales’ con respecto a los ‘otros’ (=indefinidos). Cuanto mas alto sea el porcentaje de aprobacion, puede que sea una medida con alguna significacion, mayor sera el temor (y las ganas de control del cotarro), en contrario significaria una mayor relajacion.

    ——————————-

  2. Menudo analisis más sesudo, se resume en: la ponencia dice una cosa, pero esta claro que quiere decir la contraria

  3. Estimados y estimadas camaradas del colectivo Sugarra:

    Gracias por este análisis tan esclarecedor de la deriva irreversiblemente reformista, oportunista y nacionalista burguesa (por lo tanto, profundamente reaccionaria) del sindicato LAB. Os escribo porque el tema me afecta personalmente, ya que hace ya CINCO años presenté una enmienda a la totalidad o ponencia alternativa al VIII Congreso de LAB, la cual fue CENSURADA por la dirección de este sindicato.

    https://borrokagaraia.wordpress.com/2012/06/18/eraiki-dezagun-euskal-errepublika-sozialista/

    Entonces era un afiliado de LAB-Irakaskuntza, y dejé de pertenecer a esa organización el mismo día en que el responsable de Nafarroa Garaia me comunicó, en la puerta de la sede del sindicato en Iruñea, que la ponencia presentada siguiendo todos los cauces normativos legales para el Congreso no iba a ser ni discutida, ni distribuida a la militancia, ni siquiera rechazada en el propio Congreso. Ni siquiera se iba a mencionar su existencia en aquel acto en Barañain. Simplemente, no existía. Por obra y gracia del Comité Nacional.

    Previamente en una reunión en mi puesto de trabajo, en la escuela de Zugarramurdi, como en una colectiva delante de un testigo, militante también del sindicato, intentó una y otra vez que retirara la ponencia, ya que ésta “no iba en la línea decidida por la Izquierda Abertzale.”

    Y la degeneración reformista y oportunista de LAB avanza, ante la pasividad de la militancia y la afiliación de este sindicato.

    Por lo que creo que hay que hablar claro y decir que si LAB ha degenerado de tal forma, cosa que viene de muy atrás, de la época de Rafa Díez (nada es casualidad en la lucha de clases, por supuesto…) no es sólo porque la dirección reformista, oportunista y nacionalista vasca pequeño burguesa de la Izquierda Abertzale Oficial lo ha impulsado y dirigido, desde las estructuras del partido político dirigente SORTU, sino porque todo un sector mayoritario de la aristocracia obrera vasca está totalmente de acuerdo con este planteamiento. Y el que calla, otorga.

    Vuestro análisis lo deja claro: el Estado Vasco que LAB propone es un estado burgués e imperialista, integrado en la UE y la OTAN, donde “ingenuamente” LAB (y ELA, evidentemente…) van a querer darle un giro “keynesiano” y de “estado del bienestar”, “enfrentándose” (es un decir…) al malvado “neoliberalismo”. Y quizás también al “neofascismo”.

    Cosa que es imposible actualmente, dada la profundidad de la crisis del sistema capitalista. No hat margen ara políticas keynesianas hoy en día, la baja de la tasa de ganancia lo impide.

    Y si fuera posible, no sería más que una actitud profundamente reccionaria, racista e imperialista. Que es lo que la Izquierda Abertzale Reformista está planteando: un hipotético Luxemburgo con boina, una Padania Vasca, un Kosovo eusko-yanki, arcadia feliz donde la aristocracia obrera vasca vivirá “bien” a costa de la sobreexplotación de los sectores más machacados de la Clase Obrera de Euskal Herria, (en especial los emigrantes sin papeles, sobre todo las mujeres…) y por supuesto, de la Clase Obrera de la periferia del sistema capitalista mundial. Es decir, lo que hace ya 100 años hizo la maldita y traidora II Internacional y el renegado Kautsky

    Estoy totalmente de acuerdo con vuestro análisis:

    “Es indudable que esta ponencia, si llega a aprobarse, va a constituir un respaldo al giro reformista-posibilista e institucionalista llevado a cabo por la izquierda abertzale oficial, en concreto por Sortu, ya que de hecho viene a ser una consecuencia del mismo, representando un serio intento de desarme ideológico de la clase obrera.”

    Yo hablaría más bien de desarme teórico e intoxicación ideológica, pero es un tema de terminología secundario en este momento.

    El problema, como bien habéis señalado,es el DESARME de la Clase Obrera, promovido por prácticamente TODOS los sindicatos, DESARME que es paralelo, causa y a la vez consecuencia del que se hizo por parte de los dirigentes, liberados permamentes/eternos y políticos profesionales de la Izquierda Abertzale Reformista el 14 de noviembre de 2009 en Altsasu, cuando en rueda de prensa aceptaron públicamente los principios del senador yanki George Mitchell, que ya era miembro de la inteligencia militar del ejército de los USA (primer teniente) en los años 1954-1956. Angelito…

    https://en.wikipedia.org/wiki/George_J._Mitchell

    https://es.wikipedia.org/wiki/George_J._Mitchell

    Después de este DESARME TEÓRICO, POLÍTICO Y ESTRATÉGICO, realizado bajo supervisión de los servicios de inteligencia de la OTAN desde 2009 (por lo menos, pero la cosa viene de mucho atrás, como con el PCE (España) y el PCI (Italia), todo lo demás no es más que un gigantesco “efecto dominó”.

    El cual fue denunciado ya a partir de 2007. Hace más de diez años.

    http://euskaliraultzasozialista.blogspot.com.es/2014/01/2007-borroka-da-bidea-atxik-eta-jo.html

    He dicho más de una vez que la historia de las luchas de clases tiene una estructura fractal en espiral. En este sentido, los paralelismos estructurales profundos con la traición y la degeneración de la II Internacional de Kautsky, Bernstein, Plekhanov y los mencheviques y toda aquella basura reformista y revisionista es muy significativa. Y lo que anuncia no es nada bueno para los y las comunistas revolucionarias de Euskal Herria (y del resto de países del planeta).

    Necesitamos urgentemente un MARX y un LENIN colectivos para rearmarnos teóricamente, antes de que sea demasiado tarde y el fascismo (que no es más que el capitalismo imperialista en crisis aguda) del siglo XXI nos barra del mapa.

    Camaradas de Sugarra: la unidad de acción y la convergencia entre comunistas revolucionarios en Euskal Herria es una urgencia vital. No podemos perder más el tiempo. Creo que esto es una evidencia para todas y todos. Hay que buscar los cauces y los canales para ello. Algunos ya están en marcha, otros tendrán que inventarse. Pero hay que contraatacar ante la ofensiva del Capital y de los reformistas. Antes de que sea demasiado tarde. Me acuerdo aquí de Roa Luxemburg y Karl Liebknetch.

    Un abrazo rojo.

  4. La verdad es que la redacción del texto es lo bastante sutil para que de lugar a diversas posibles interpretaciones pero sin duda la que hace Sugarra es posible. Y además se enmarca en el casi sistemático vaciado de contenido en el conjunto de la IA, así que entiendo su postura, aunque también entiendo que sea debatible.

  5. Aupa, Maju!

    Estoy de acuerdo contigo en que la redacción de la ponencia oficial del 9 Congreso de LAB es sutil, pero yo daría un paso más allá: es calculadamente ambigua. Está escrita para dar una impresión y una imagen de “radicalidad revolucionaria”, para satisfacer a los militantes sindicales de la base obrera de LAB, que sin una formación comunista revolucionaria científica no tienen instrumentos cognitivos suficientes para percatarse de la manipulación de forma rápida, global y profunda. Aunque sí tienen su conciencia de clase, su intuición e instinto de clase obrera, sus intereses inmediatos como trabajadores. Esa conciencia de clase puede fortalecerse, profundizarse y afilarse con un debate abierto como el que se está planteando aquí. Y eso es lo que necesitamos, que las bases obreras de LAB empiecen a tomar conciencia real de la situación real. Para dar una forma consciente a su malestar e insatisfacción difusos. Para empezar a plantar cara a su dirección reformista.

    Evidentemente, esto vale para las bases obreras de todos los sindicatos, aunque contra más reformistas sean, más difícil es romper con la alienación sistemáticamente alimentada por los aparatos sindicales profesionales durante años. Y sobre todo, lo crucial y determinante es la conciencia de la clase obrera que no está sindicada, que es la inmensa mayoría de la peña.

    Así que estoy de acuerdo con que el texto puede tener varias interpretaciones, pero creo que la que hacen los compañeros y compañeras de Sugarra es la determinante. Es decir, desenmascaran la verdadera función del Congreso y de las ponencias de LAB: dar una nueva vuelta de tuerca en el camino reformista de SORTU y la Izquierda Abertzale Oficial, y seguir avanzando en el desarme teórico, político, organizativo y estratégico de la Clase Obrera Vasca.

    Como esta deriva reformista y oportunista se está realizando (ironías de la historia de las luchas de clases…) en medio de una crisis global de la acumulación capitalista más profunda aún que la de 1929, se ven obligados a utilizar una fraseología “anticapitalista” para mejor disimular y hacer aceptar sus planteamientos profundamente reformistas y socialdemócratas, económicamente keynesianos. Esa es la clave, en mi opinión, pero como tú bien dices, el debate está abierto.

    Maju, lo que tú denominas “el casi sistemático vaciado de contenido en el conjunto de la IA” no es más que el reflejo en el ámbito ideológico del proceso objetivo de integración en el sistema de la Izquierda Abertzale Reformista, cuyo punto de inflexión decisivo (aunque la cosa venía de muchísimo antes…) fue la rueda de prensa del 14 de noviembre de 2009 en Altsasu, donde se aceptaron los principios contrainsurgentes del senador Mitchell. Lo demás es un gigantesco efecto dominó. Este efecto dominó ha llevado a SORTU/LAB/ERNAI a su integración total en el ala “izquierda” del sistema, en su sector “nacionalismo vasco” de la mano de la coalición con EA/ARALAR/ALTERNATIBA en EHBildu(r). Para cubrir el sector “nacionalismo español” del ala “izquierda” del sistema ya están UNIDOS PODEMOS y del “centro izquierda” se ocupa el PSOE. El PP/UPN y el PNV se encargan del ala “centro derecha” (es un decir…) de los nacionalismos español y vasco…

    Luego escribiré algo sobre ese estilo ambiguo tan calculado. Ya sabes, Maju, “devil is in the details..”

    • Aupa Mikel. No sabes lo sectario-elitista-arrogante-paternalista que suena esto que dices: “sin una formación comunista revolucionaria científica no tienen instrumentos cognitivos suficientes para percatarse de la manipulación de forma rápida, global y profunda.” (En negrita lo que peor suena de tod).

      Porque no es lo primero que leo de ti ni mucho menos y te respeto pero si alguien que me presentan me suelta eso, me produciría una extrema desconfianza, o me río en su cara si estoy de buen humor o me cabreo mucho (cualquier otro día, tiendo a ser gruñón, sí). De hecho me suena a cómo los curillas manejan su ganado, “el rebaño” le llaman, y a cómo se creen superiores por haber estudiado una cosa que no se sabe ni lo qué es (teología, creo: el estudio de los sere imaginarios o algo de un tipo llamado Teo), así como técnicas de oratoria y manipulación de masas que bien le sirvieron a Arzallus, entre otros.

      Así no. No sólo porque ofendes, sino porque la asunción elitista intelecualoide que manejas viene a implicar la revolución popular es imposible, porque siempre serán manipulados, lo mismo da que sean los campesinos comunistas que se dejaron engañar por el rey inglés allá por el siglo XIV o la clase obrera avanzada con amplia formación de hoy día. Es un argumento auto-derrotante en todos los sentidos: si tienes razón, entonces toda lucha es inútil. O sea que espero que no.

      • Quizá haya otra solución, estimado Maju: tomar en serio a la gente y su capacidad de aprender cosas nuevas y superar la alienación, y sobre todo tomar en serio y con mucho respeto a la Clase Obrera, para la cual escribió Karl Marx “Das Kapital”, animarla, animarnos a estudiar, facilitar nuestra formación colectiva y el desarrollo de nuestra conciencia revolucionaria de clase, darnos confianza mutua en nuestras propias capacidades intelectuales para leer y comprender las diferentes teoría revolucionarias, sacar conclusiones de nuestras experiencias y avanzar juntos, socializar al máximo los conocimientos de todas y todos de forma asamblearia, para que precisamente nadie nos manipule; dejar de adularla a la gente para mejor engañarla y fomentar la ignorancia y la superficialidad, la facilidad y la pereza intelectual de los mediocres; presentar las cosas en su crudeza: sin estudio, sin reflexión, sin discusión colectiva, sin crítica y autocrítica, sin años de esfuerzos por comprender el funcionamiento real del sistema capitalista y hacer trabajar las meninges para construir otro sin clases sociales y sin explotación y opresión, no puede haber revolución.

        Lamento mucho que te haya parecido sectario-elitista-arrogante-paternalista. No es mi intención, sino todo lo contrario. Pero quizás yo sea lo que tú dices, sectario-elitista-arrogante-paternalista, y si es así, tu crítica y la crítica de los demás compañeros y compañeras me lo hará ver y, por supuesto, intentaré cambiar y corregir esos errores. Ni me ofendo, ni creo que haya ofendido a nadie. Mi intención era recalcar la importancia de la formación para no dejarse engañar por un texto sutilmente escrito para manipular las esperanzas de los militantes de base de LAB. Algo típico de los reformistas desde siempre.

        Simplemente constato que lo primero que se cargan los reformistas y los oportunistas de todo pelo es la formación teórica revolucionaria. Así desarman a los oprimidos, quitándoles los instrumentos cognitivos y las herramientas analíticas para comprender el funcionamiento real del mundo. Y la teoría revolucionaria comunista y científica (fundamentalmente Marx, pero también Lenin, y cientos más: Bakunin, Kropotkin, Luxemburg, Stalin, Trotski, Malatesta, Mao, CHE, Berneri, todo el mundo es necesario en esta elaboración colectiva en el que el único criterio de verdad es la PRAXIS revolucionaria…) es algo muy serio que debe ser estudiado por todas y todos los oprimidos.

        Maju, como nos conocemos y hay mutua confianza, acepto gustoso tu crítica, pero creo que o me he expresado muy mal o no has entendido lo que quería decir. También cabe la posibilidad que realmente sea un sectario-elitista-arrogante-paternalista. Pero entonces, si eso es verdad, ¡vaya desgracia la mía!

        De lo que se trata es de tomar conciencia que la misma fución que cumplía el analfabetismo masivo de las oprimidas y oprimidos en la Antigüedad, la Edad Media y hasta en la Edad Moderna en los países de la periferia del capitalismo, esa misma función la cumple ahora el “analfabetismo” económico, el desconocimiento de las bases de la teoría comunista revolucionaria. Y que de la misma forma que se hicieron campañas masivas de alfabetización de la gente en los procesos revolucionarios del siglo XX, ahora debemos promover lo mismo para que la gente pueda resistir al diluvio y al bombardeo de ideología burguesa alienante a la que nos someten segundo a segundo, para que podamos desarrollar colectivamente un pensamiento liberador, emancipador y revolucionario.

        De todas formas, si alguien se ha sentido ofendido u ofendida, por supesto que le presento todas mis excusas. No era esa mi intención, para nada.

        • Vale, pues lo dejamos ahí porque no sé qué más decir. O sí? A mi entender a la gente no hay que decirle “lee a Marx”, que muchos dirán “vaya rollo!” (y con toda la razón: Marx mismo era consciente de que su trabajo no era tal cual para las masas, sino para una élite intelectual), sino simplemente evidenciar las dinámicas de la explotación en lo concreto y desmitificar las pretensiones (“conjuros”?) de los que se vale, como el “derecho” a la propiedad privada (sin límite y sin responsabilidad siquiera) o la “realidad” del dinero (que no es más que una cartilla de racionamiento irracional) o el absurdo de la jornada de 8 horas cuando hay tanto paro y se malgasta tanto trabajo en cosas inútiles. Hay que desmitificar en lo concreto la mera posibilidad de reforma, que seduce no sólo a las masas sino, por lo que se ve, a las mismas élites intelectuales y políticas, a muchísimos cuadros.

          Para eso rara vez los clásicos sirven de gran cosa, a no ser que sea Lafarge, del que todo el mundo se olvida porque no es “trabajista-productivista” (pero incluso éste escribe en un lenguaje que nos queda algo “antiguo”). No digo que no esté bien leer y entender a los clásicos pero al final esto es como el Punk: no necesitas siete años de solfeo, sino ganas y mala leche. Que sabes interpretar a Mozart?, estupendo, que no?, igual mejor a veces porque tus esquemas están más abiertos. Recordemos que “formar” es “dar forma” y a menudo es mejor ser “informal” y flexible que “formal” y rígido.

          Para mí uno de los problemas de todas estas doctrinas de base antigua (y en parte al menos anticuada) es que no se han punkizado lo bastante (o nada en absoluto). Al final tiene más efecto propagandístico y agitador (y lo sabemos bien) los “panfletos sonoros informales” de La Polla (entre otros muchos grandes grupos contemporáneos) que diez mil cursos de marxismo teórico. Por supuesto no es que una cosa quite la otra necesariamente, pero hay que pisar tierra y punkizar la revolución (algo que sin duda ha enfrentado muchas resistencias entre la gente más “política”, por desgracia, ensimismados en sus respectivas pequeñas torres de marfil ideológicas y organizativas).

          Ya que mencionas a Mao, igual resulta que tenemos que hacer una revolución cultural en la propia “cultura revolucionaria” y enfrentarnos a “los cuatro viejos”: viejas costumbres, vieja cultura, viejos hábitos y viejas ideas. Incluyendo al maoísmo mismo, por supuesto, que ya empieza a estar viejillo, excepto quizá en India. Quizá sería excesivo plantearse ignorar o combatir a cualquiera que cite o apele a alguien anterior a 1968 (por poner una fecha emblemática que además es el año de mi nacimiento y, según Negri, el punto central de inflexión entre fordismo y toyotismo, entre subsunción formal y subsunción real) pero sí que habría que hacer un esfuerzo muy serio por actualizar la teoría y conectarla con la práxis de aquí y ahora, no la de hace 100 años o más, a riesgo de quedarnos en museo de ideologías. Lo digo muy en serio.

          • Has dado en el clavo. Tanto hablar de la clase obrera… Qué es el trabajo? Hay mucha gente que se siente fuera de esa clase obrera. Hay que darle una vuelta, creo yo.

            Tomar los medios de producción… Para producir qué? Igual hay que acabar con la industria. Yo creo que en gran medida sí.

            Animo!!!

            • Acabar con la industria… pues nada volvemos a la edad media…Para producir qué?, hambre?

          • Lo siento, Maju, pero no lo puedo dejar ahí, porque en tu respuesta has hecho una afirmación que no es cierta, o por decirlo en términos más combativos y polémicos, es una frase manifiestamente falsa. Esta es:

            “Marx mismo era consciente de que su trabajo no era tal cual para las masas, sino para una élite intelectual”.

            Y esto es falso, no por que lo diga yo, sino porque Karl Marx mismo lo dejó escrito muchas veces, además del testimonio de su vida.

            Aparte de ejemplos como “Trabajo asalariado y Capital”, escrito en 1849, el cual se basa en las charlas-debates con trabajadores (y quizá también con trabajadoras) conferencias dadas por Marx, en 1847, en la Asociación Obrera Alemana de Bruselas; o “Salario, precio y ganacia” basado en un discurso de Carlos Marx en inglés en las sesiones del Consejo General de la Primera Internacional celebradas el 20 y el 27 de junio de 1865, lo que es decisivo, en mi opininón, para conocer la opinión real de Karl Marx, es lo que dejó escrito en los diferentes prólogos de Das Kapital.

            En 1872, en el prólogo a la traducción francesa de Das Kapital, Karl Marx escribe a Maurice la Châtre:

            “Querido ciudadano:

            Saludo su idea de publicar la traducción de El Capital en entregas periódicas. De esta forma la obra SERÁ MÁS ACCESIBLE A LA CLASE OBRERA, y esta consideración es para mí MÁS IMPORTANTE QUE TODAS LAS DEMÁS.”

            Este es el anverso de su medalla, pero he aquí también el reverso: el MÉTODO DE INVESTIGACIÓN que he empleado y que todavía no se ha aplicado alos problemas económicos, hace bastante difícil la lectura del primer capítulo, y es de temer que el público francés, SIEMPRE IMPACIENTE POR EL RESULTADO, y ávido de conocer el nexo entre los principios generales y las cuestiones que le afectan directamente, se asuste de que no pueda avanzar directamente.

            Es éste un inconveniente contra el que nada puedo hacer, sino adverírselo desde un principio AL LECTOR QUE PERSIGUE LA VERDAD. NO HAY NINGUNA CARRETERA PRINCIPAL (autopista, diríamos hoy en día) PARA LA CIENCIA, Y ÚNICAMENTE TIENEN PROBABILIDAD DE ALCANZAR SUS CIMAS LUMINOSAS QUIENES NO REGATEEN ESFUERZOS POR ESCALAR SUS ESCARPADOS SENDEROS.

            Londres, 18 de marzo (aniversario de la Commune de Paris, aunque Marx no lo señala por obvio en aquella época) de 1872. Karl Marx.

            El mito de un Marx cuyo “trabajo no era tal cual para las masas, sino para una élite intelectual” ha sido siempre un engaño para que la clase obrera, las trabajadoras y trabajadores, no estudien colectivamente Das Kapital y puedan comprender por ellas y ellos mismos el funcionamiento real del capitalismo.

            Por eso se han hecho introducciones, que a su vez son introducidas por otros autores, los cuales son estudiados por otro, en un mecanismo talmúdico y escolástico que es la copia fractal de lo que sucedió con el mensaje revolucionarios del primer judaísmo y del cristianismo primitivo. O lo que le ha pasado también al anarquismo.

            Evidentemente, Marx era muy consciente de que una teoría revolcionaria científica es difícil, y requiere esfuerzos, pero tenía una confianza inmensa en las capacidades intelectuales, humanas y culturales de la Clase Obrera. Por ejemplo:

            “En cualquier CIENCIA es comienzo es siempre arduo. De ahí que los más difícil resulte la comprensión del primer capítulo, es decir, la sección que contiene el análisis de la mercancía. Ahora bien, NO HE REGATEADO ESFUERZOS EN EXPONER DE UN MODO MÁS CLARO Y ACCESIBLE A LAS MASAS POPULARES lo que concierne más de cerca al análisis de la mercancía y de la magnitud del valor.”

            Prólogo a la primera edición alemana de Das Kapital, Londres, 25 dejulio de 1867.

            Nada es casualidad en las luchas de clases, estimado amigo Maju.

            Es por eso que en mi anterior comentario insistía en la importacia de la formación teórica.

            Ya me dirás que piensas de todo esto. ¡Un saludo amistoso!

            • Citas la referencia exacta que yo mismo tenía en mente:

              … “el MÉTODO DE INVESTIGACIÓN que he empleado y que todavía no se ha aplicado alos problemas económicos, hace bastante difícil la lectura del primer capítulo, y es de temer que el público francés, SIEMPRE IMPACIENTE POR EL RESULTADO, y ávido de conocer el nexo entre los principios generales y las cuestiones que le afectan directamente, se asuste de que no pueda avanzar directamente.

              “Es éste un inconveniente contra el que nada puedo hacer”…

              Y yo añadiría: eso es lo que “mata” un libro. Porque si el lector no se siente atraído, sino que encuentra áridas las primeras páginas, es demasiado fácil que deje de leerlo.

              No querría culpar a Marx: él no era un escritor artístico o creativo, sino primariamente un intelectual (filósofo o economista) pero no deja de ser cierto que si además de filósofo quería ser político (como sabemos que sí quería), entonces es necesario ser más “artístico”, más “seductor”. Y si él no supo, no estaría de más que nosotr*s al menos lo intentáramos.

              Eso es lo que quería decir. Ya le echaré un vistazo cuando pueda a “Trabajo asalariado y Capital”, que no me suena haberlo leído.

          • “hay que pisar tierra y punkizar la revolución”. Me ha gustado la frase Maju. Me la apuntaré en la agenda de frases ingeniosas para bodas y comuniones. Como bien insinúas, todo se viene abajo si no existe cierta actitud y un poco de sangre en las venas. Llamémosle mala ostia, o como se quiera llamar, pero ni la mejor de las teorías puede hacer nada cuando no tiene ese sustento. Es algo que me preocupa porque a falta de posibles generadores la teoría puede perder su alma y si no sopla el viento las banderas se quedan en trapos.. saludetes.

            • Es que si vas diciendo a la gente una y otra vez que hay que estudiar a Marx, a Lenin, a Mao, a Bakunin, a mil intelectuales cada uno con docenas de libros (algunos muy densos y extensos, a menudo con referencias conocidas hace 100 ó 150 años pero que hoy no significan nada o casi nada) pues la conclusión, no sé si lógica o ilógica, pero muy natural en cualquier caso que adoptarán es que esos pensadores nos valen de bien poco, que ya tengo bastante con el día a día y que para estudiar una carrera mejor hago ingeniería o informática, que tienen mejor salida laboral, no?

              Hay que poner el debate en términos concretos, no en referencias eruditas.

              Mala hostia también, por supuesto, pero no me refería sobre todo a eso sino a teorizar con un nivel fácilmente asimilable para la calle, donde la inmensa mayoría no se entusiasma con facilidad por la lectura de tochos, por muy vehementemente que los vendas. Por ejemplo creo que es fácil hacer entender cómo el dinero y otros códigos (títulos de propiedad, p.e.) sirven para derivar la riqueza en pocas manos y desposeernos del fruto de nuestro trabajo, pero si metes palabrejas como “plusvalía” o “valor” por enmedio pues ya la has liado y la conversación volverá a ser sobre fútbol o el conquis. Me explico, no?

              • Claro que sí, y estoy bastante de acuerdo en lo que dices. Habría que distinguir aquí varios planos. Creo que una gran parte de los textos teóricos históricos empezando por El capital son directamente infumables y unas murallas de texto y tochazos insufribles. Hace falta mucha labor de traducción y mediación ante ello. Por otro lado, y aunque Lenin no te caiga bien, decía exactamente lo mismo en relación a ello. Lo cierto es que las revoluciones no se han hecho solo a golpe de libro, sino más bien a ritmo de punk. Ese ritmo también crea su propia historia y teoría. Todo lo que pueda facilitar la teoría bienvenido será, por eso hacen falta muchos la polla records.

                • No me interpretes mal con Lenin: el Lenin teórico es bastante o incluso muy interesante. Mi crítica a Lenin es sobre su praxis blanquista o autoritaria, que a estas alturas es parte de la historia pero que, por eso mismo, requiere de aún más crítica y no simple aceptación cegata.

  6. Estando bastante de acuerdo,con lo referido a las implicaciones politico-ideologicas,del documento de lab.NO puede uno menos,que notar que falta.Una descripcion paralela,de la deriva en la actuacion de calle,en la practica socio-politico/practica.Del hasta ahora,sindicato abertzale por antonomasia//Comunicado”equidistante”ante el choque entre estudiantes y policias en bilbao,negligencia o pasividad grave en movilizar las estructuras sindicales-en pro de la amnistia total,escaso o pobre trabajo.En el impulso de la autoorganizacion de parados y precarios.Cuando se da la valiente iniciativa,de los compañeros andaluces del sat,de realizar expropiaciones en supermercados,incapacidad de mostrar una solidaridad efectiva,promoviendo decenas de esos asaltos,en territorios vascos.Falta de audacia,en plantearle a ela,la creacion de una intersindical y acompañar ,ese llamamiento de una interpelacion publica,bien sonora…que subraye que el fin de la lucha armada de respuesta,pone fin a todas sus escusas.O desde la vision de un sindicato con vocacion revolucionaria,impulsar languille-tabernas,en complemento a las herriko-tabernas,etc. etc.Salud,internacionalismo y republica vasca¡¡

  7. Seguimos en el siglo XX. Con las primeras 5 líneas basta para darse cuenta. No se puede discutir con alguien que tiene el dogma de que ser un estado burgués significa que necesariamente y en todos los casos la solución pasa por una especie de guerra civil contra la policía y los funcionarios y la sustitución de unas instituciones por “soviets” que surgirán mágicamente con el apoyo de todo el pueblo. Incluso en los estados socialista la burguesía comprendió que el Estado es, en sí mismo, también, una correlación de fuerzas, y no una simple fortaleza asaltable a cañonazos. Pero veo que cierta izquierda sigue tomando El Estado y la Revolución de Lenin como una Bíblia sagrada que hay que leer cuál parroquiano de una iglesia evangelista. Y así os va.

    • Tal y como lo narras, Loleu, suena a que quieres mantener las estructuras del estado burgués (con toda la merma de democracia que ha habido en los últimos siglos en nuestro caso) y ni siquiera ir a un estado semi-burgués de alta calidad democrática como Suiza sino que seguramente nos vale incluso el modelo autoritario centralista francés o algo así, no?

      No, el modelo de estado, el cómo se articula el poder popular (sin el que no hay comunismo posible) debe ser parte central del debate y del proceso revolucionario mismo.

      Lo que dices del estado leninista por cierto, más que un argumento es señalar una grave carencia de aquel modelo en el fondo burgués sin burguesía.

  8. Aupa, Maju!

    Sigo insistiendo. A la gente hay que decirle que si realmente quiere cambiar esta mierda, y lograr la libertad a todos los niveles, deje de comprar el MARCA, apague la tele, el móvil, la nintendo y la play station, y se ponga a debatir y estudiar colectivamente.

    Y a luchar, evidentemente. Pero las luchas de clases, por muy heroicas que sean (y lo son siempre) sin una estrategia realmente revolucionaria (y para eso hace falta la teoría…) y una práctica coherente con ella (y para eso hace falta una voluntad y una disciplina de acero…) es dar vueltas a la rotonda durante siglos (como nos ha pasado en el siglo XX, aunque de esas experiencias podemos sacar muchas y valiosas lecciones, tanto en Euskal Herria como en el resto del mundo…).

    Hay que decirle a la peña que la revolución comunista es un acto de CONCIENCIA y de VOLUNTAD (basado en las condiciones objetivas, por supuesto, no estamos hablando de voluntarismo ciego, autoritario y suicida, pero como tú bien dices, la bases materiales y las crisis totales ya están aquí desde hace tiempo…).

    Es un proceso de transformación social radical y global que necesita de esfuerzos, y hay que decirle a la gente que no le crea NUNCA al que se lo pone todo fácil, al que le adula y le dice cosas agradables que suenan muy bien, pero que suelen ser falsas o medias verdades interesadas, al que le proclama que no hay que romperse la cabeza para construir un mundo nuevo, ni estudiar, ni leer, ni nada de nada, y que no le haga caso a los “rollistas”, “listillos” y “teoricistas” aburridos y pedantes, (…”sectario-elitista-arrogante-paternalista”…), que todo es sencillo y evidente y bla, bla, bla…

    Y sobre todo, no hay que creerle NUNCA al que te dice que votándole las cosas van a ir mejor, que le delegues el poder (TU PODER) a él (o a ella). Esto ya lo dijo Argala mejor que yo.

    Como muy bien dices, la peña suele decir que “para estudiar una carrera mejor hago ingeniería o informática, que tienen mejor salida laboral, ¿no?”

    Y ese es el problema, Maju, porque la gente está dispuesta a meterse años de estudio entre pecho y espalda para buscarse una SALIDA INDIVIDUAL en el mercado laboral del Capital, o romperse las meninges estudiando para oposiciones o cualquier otra cosa, meterse horas y horas empollando lo que sea, pero cuando se habla de hacer esfuerzos en la formación revolucionaria, de leer, discutir y estudiar COLECTIVAMENTE las teorías que nos pueden guiar en la lucha por la construcción del Comunismo, entonces, como tú bien dices, Maju, “ya la has liado y la conversación volverá a ser sobre fútbol o el conquis.”

    Todo el mundo sabe que para poder colonizar Marte harían falta años de esfuerzos y de estudio. Pero quizá no somos conscientes de que construir en el planeta Tierra un modo de producción igualitario, libertario, colectivo, alegre, liberador y emancipador, sin Estado, Capital ni Patriarcado, sin clases sociales, de seres humanos trabajadores y productores libremente asociados para el bien común (a eso le llamamos Comunismo…) es bastante más difícil que colonizar otros planetas. Y más urgente.

    Y cada vez somos más conscientes de que por ahora, sólo tenemos un planeta cuyo ecosistema global nos garantiza la supervivencia y la posibilidad de un futuro en libertad e igualdad para todas y todos (…nuestras hijas y nietas, hijos y nietos, sobrinas y sobrinos, para todas y todos los que van a venir a la Tierra en los próximos siglos…).

    Y ese frágil equilibrio ecológico se está rompiendo fatalmente, porque no somos capaces de destruir (des-construir) la máquina de guerra capitalista, patriarcal, ecocida, etnocida e imperialista que nos va a llevar a nuestra desaparición como especie en un hundimiento caótico e infernal de proporciones inimaginables.

    http://ctxt.es/es/20170329/Firmas/11705/Wolfgang-Streeck-fin-capitalismo-inestabilidad-ingobernabilidad.htm

    Y que conste que no estoy para nada de acuerdo con el método de análisis y conclusiones claramente reformistas de este sociólogo alemán. Pero los datos empíricos que aporta son reales. Y muy preocupantes de lo que se nos viene encima en las próximas décadas.

    Y por supuesto, Maju, estamos de acuerdo en una cosa (bueno, colega, ¡en muchas-muchísimas!) : se trata de aprender colectiva y asambleariamente el MÉTODO DE INVESTIGACIÓN para realizar esta gigantesca tarea, no estudiarse y aprenderse de memoria todo lo que dijeron los revolucionarios de los siglos XIX y XX. Hablamos de teoría revolucionaria (crítica, dialéctica y científica) y no de escolástica medieval ni de erudición talmúdica. Hay que extraer lo esencial y determinante de las experiencias revolucionarias de toda la Historia de la Humanidad, pero más especialmente de los siglos XIX y XX. ¿Quién se anima?

    Y termino con una cita de Karl Marx (que por cierto, no era marxista, ni quería serlo, era un militante y teórico comunista revolucionario extraordinario del siglo XIX):

    “La forma del valor, cuya figura acabada es la forma de dinero, es algo muy INSUSTANCIAL y SENCILLO. Sin embargo, el espíritu humano lleva ya MÁS DE DOS MIL AÑOS intentando averiguarla, mientras que, por otro lado, se aproximó bastante a otras formas mucho más sustanciales y complejas. ¿Por qué? PORQUE EL CUERPO DESARROLLADO ES MÁS FACIL DE ESTUDIAR QUE LA CÉLULA DEL MISMO. Además, para el análisis de las formas económicas no sirven ni el microscopio ni los reactivos químicos. ES LA FUERZA DE LA ABSTRACCIÓN la que tiene que substituir a ambos. Pero, para la sociedad burguesa, LA FORMA ECONÓMICA CELULAR LA CONSTITUYE LA FORMA DE MERCANCÍA DEL PRODUCTO DEL TRABAJO O LA FORMA DE VALOR DE LA MERCANCÍA. Para la persona inculta, su análisis parece perderse en sutilezas. EN REALIDAD, SE TRATA SE SUTILEZAS, pero tan sólo como las que se dan en la anatomía microscópica.

    Por tanto, salvo la sección dedicada a la forma de valor, NADIE PODRÁ ACUSAR A ESTE LIBRO DE SER DIFÍCIL DE ENTENDER. Me imagino, naturalmente, a lectores que quieren APRENDER ALGO NUEVO, esto es, que también desean PENSAR POR SÍ MISMOS.”

    Karl Marx.

    Prólogo a la primera edición alemana de Das Kapital.
    Londres, 25 de julio de 1867.

    ¡Luego hablamos de Lenin, Maju!

    ¡Un muy fuerte abrazo!

    :-)

    • Vamos a ver: ni la gente nacemos con el chip revolucionario (quizá con las bases evolutivas del cazador-recolector comunista primitivo pero no con la idea de la revolución socialista ya programada), ni generalmente nos educan para que lo adquiramos, ni somos ideales hombres y mujeres de acero, que no necesitamos recreación ni descanso, ni tenemos una disciplina férrea en general. Hay mucha diversidad pero en general no cabe esperar esto ni siquiera de los líderes más dedicados. Es quizá cierto que mucha gente podría (en teoría, pero convénceles) dedicar algo más de tiempo a activismo (a expensas del ocio o intereses privados) pero también veo gente que dedica tanto tiempo al activismo que se quema. Ni lo uno ni lo otro quizá, pero no vamos a llegar más lejos a base de quemarnos: si esto es una maratón de fondo, seguramente es importante ahorrar las fuerzas y centrarlas en lo fundamental.

      Una de las divisiones importantes puede ser entre quienes son más extrovertidos y generalmente disfrutan de las actividades de grupo, cuanto mayor mejor, sean fiestas o manifas o partidos de fútbol, y quienes somos más introvertidos y no disfrutamos demasiado con eso, necesitando largos períodos de “retiro” para recargar y prefiriendo trabajar en grupos pequeños de pocas personas si acaso y dedicar bastante tiempo a la reflexión intelectual. A veces generalizamos como si todo el mundo fuera igual (teoría de la pizarra en blanco) pero la realidad es que hay muchísimas variaciones individuales, en gran medida innatas o de muy temprana adquisición, p.e. yo si no duermo unas 9-10 horas estoy baldado (sobre todo si es día tras día), pero la mayoría lo lleva bien con unas 7-8 horas e incluso unos pocos pueden dormir bastante menos (con un coste, claro). Asumimos que todo el mundo es bueno pero en realidad hay una minoría que tienen niveles altos de psicopatía narcisismo, maquiavelismo y sadismo, que son los que causan la inmensa mayoría de los problemas y cuya psicología en gran medida se ve favorecida en el régimen capitalista (o cualquier otro sistema jerárquico-autoritario, que pueden explotar con maestría y sin los problemas “de conciencia” que nos acosarían a los demás de hacer lo mismo).

      Pero bueno, no es cuestión de perderse en los ejemplos: el caso es que no se puede esperar de la gente que sea como uno quiere/imagina/desea, sino como realmente son (somos), que nunca es tan ideal. Que no se puede hacer tabla rasa y pedir o exigir incluso a todo el mundo lo mismo, lo máximo, sino que en realidad hay que aplicar la máxima comunista de “cada cual según su capacidad…”

      Por que, en palabras de Brecht: “hay quien lucha un día y ese es bueno”. Quizá no sea imprescindible pero tampoco podemos permitirnos el lujo de despreciar esas aportaciones. Y, si estamos a la altura, si somos comprensivos y realistas en nuestras expectativas, es probable que quien lucha un día, luche dos, tres, una semana, un mes, etc. Y así vamos sumando.

      La realidad es que nacemos y nos criamos para servir de mano de obra al capital, aspirando quizá a ser cuadros o incluso llegar a la élite, cuya puerta siempre está entreabierta en un sistema de clases (que no de castas). Ese es el paradigma (por muy tramposo y canalla que sea) en el que vivimos: el punto de partida subjetivo y colectivo que queremos subvertir pero sobre el que tenemos que trabajar sí o sí.

      Tú hablas de “voluntad” y yo no niego que es sin duda parte de la ecuación pero sólo parte. Y Marx mismo parece hablar de procesos dialécticos en gran medida espontáneos y por lo tanto no únicamente sujetos a la voluntad individual o de pequeños grupos (en plan Blanqui o Lenin o incluso Bakunin), sino a la acción “natural” de las fuerzas sociales, de la lucha de clases que nadie puede detener porque es intrínseca al sistema capitalista (y los que le precedieron desde la apropiación primigenia). Cuando analizamos las revoluciones históricas vemos que éstas son en gran medida espontáneas, casi impredecibles (o sólo como se puede “predecir” un terremoto, con extrema incertidumbre), no sería correcto negar el papel de los actores organizados por supuesto pero tampoco exagerarlo.

      Hablas de no votar y, bueno, es discutible, pero después de haber sido abstencionista (por anarquismo) durante mi primera década de mayoría de edad, veo que hay mucho de maximalismo purista improcedente en esa actitud y que renunciar a participar en la lucha electoral es renunciar a un aspecto importante de la lucha de clases. El mismo Marx no hablo nunca contra los procesos electorales y celebró la llegada del sufragio universal, aunque era consciente de sus limitaciones, también lo era de que era una manifestación de la dialéctica de clases y un posible amplificador de la misma.

      El problema que veo yo es el caer en la trampa de lo institucional-burgués: en convertirse en gestor (o gestor-aspirante) no lo bastante radical y en creer demasiado en la importancia de ganar o no en esas batallas de papel. Muchísimo más importante es sin duda el tener y transmitir un discurso de carácter revolucionario, que puede que no te de la victoria mientras el sistema esté lo bastante estable (convenciendo a los y las indecisas de que “todo va bien”) pero que debería de servir como plataforma para impulsar un debate en términos revolucionarios (asequibles pero innegociables) y para atraer a los y las descontentas, que serán una cifra creciente a partir del estallido de la crisis (llevamos ya una década en ella y no hemos hecho nada de eso). La CUP creo que está ahí, a veces Podemos (no en la CAV) se aproxima algo pero otras veces no, mientras que EH Bildu parece que no quiere ya “jugar” a ser revolucionario sino que prefiere un rol reformista, consolidarse como oposición normalizada en un tiempo para nada apto para ello (lo de bailar con el paso cambiado, que he dicho más de una vez — aunque soy consciente de que hay mucha gente dentro que no quiere eso).

      “… quizá no somos conscientes de que construir en el planeta Tierra un modo de producción igualitario, libertario, colectivo, alegre, liberador y emancipador, sin Estado, Capital ni Patriarcado, sin clases sociales, de seres humanos trabajadores y productores libremente asociados para el bien común (a eso le llamamos Comunismo…) es bastante más difícil que colonizar otros planetas.”

      Creo que subestimas mucho las dificultades que supondría un intento de colonizar Marte: más árido que el Sahara, más frío que la Antártida, sometido a radiación solar apenas mitigada por una delgadísima atmósfera, extremadamente lejano, con muy baja gravedad (cuya ausencia destruye nuestros huesos), sin agua dulce, etc.

      En cualquier caso te reconozco la importancia del estudio del proyecto a realizar pero creo que en gran medida no pasa directamente por el estudio de Marx, sino por el de la permacultura, las energías renovables, la sostenibilidad en general, la democracia directa (o lo más directa posible), la gestión económica orientada a la satisfacción vital de los y las productoras y no al productivismo, etc. Estaría muy bien que se hicieran seminarios o incluso proyectos a largo plazo de diseño de una posible Euskal Herria eco-socialista o eco-comunista, en los que me encantaría participar y que sin duda serían muy productivos de cara a “la hora de la verdad”, cuando finalmente llegue, así como para tener más claros los detalles del proyecto político, social y económico que estamos tratando de “vender” a las masas, aunque sólo sea inevitablemente un boceto.

      Porque en realidad Marx nunca se dedicó a proyectar la sociedad comunista, sino casi exclusivamente a analizar las contradicciones de la sociedad capitalista de las que aquella debiera surgir eventualmente. Nosotr*s aquí y ahora seguramente tenemos algo menos necesidad de entender esas contradicciones (mal que bien algo de la influencia del análisis marxiano y complementarios nos ha empapado culturalmente) y mucha más necesidad y urgencia por diseñar, esbozar al menos, ese proyecto alternativo, revolucionario, radicalmente diferente y mucho más satisfactorio y sostenible, que vamos a tener que poner en práctica con bastante seguridad en las próximas décadas — porque esto es ya como un castillo de naipes derrumbándose, sólo que lo vemos a cámara hiper-lenta.

      Y sigo después porque lo del Wolfang ese me exige más tiempo del que puedo dedicar ahora mismo.

    • Pensaba que lo del Wolfang Scheek ese iba a ser más interesante, pero, aunque hace observaciones muy válidas, algunas incluso graciosas (como lo del coping, hoping, doping y shopping), no es nada que no supiera antes y desde luego sus conclusiones neo-keynesianas son una basurilla infumable: no hay ya salida en esos parámetros, la “manta” no se sólo demasiado corta, sino que se acorta cada día más, de hecho ya no es capaz de tapar ni las vergüenzas. Sólo es posible una salida revolucionaria (o un desastre quizá).

      Y vamos a dejar un poco de lado si Marx, en particular Das Kapital, es fácil de entender o no. Marx reconoce que puede hacerse árido y además añadiría yo que era “algo nuevo” hace siglo y medio, que gran parte de esos conceptos ya están asimilados y también que podemos ponerlos en términos mucho más cotidianos y menos eruditos, así como que hacen falta elementos de juicio que Marx no aborda, como todo lo que respecta a la tremenda contradicción ecológica, de nivel superior a cualquier contradicción interna de la Humanidad, como la lucha de clases.

  9. “La emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera.”

    OMNIA SUNT COMMUNIA!

  10. “De diversas partes se nos ha reprochado el que no hayamos expuesto las relaciones económicas que forman la base material de la LUCHA DE CLASES y de las LUCHAS NACIONALES de nuestros días. Sólo hemos examinado intencionadamente estas relaciones allí donde se imponían directamente en las colisiones políticas.

    Tratábase, principalmente, de seguir la lucha de clases en la historia cotidiana, y demostrar empíricamente, con los materiales históricos existentes y con los que iban apareciendo todos los días, que con el sojuzgamiento de la CLASE OBRERA , protagonista de febrero y marzo, fueron vencidos, al propio tiempo, sus adversarios: en Francia, los republicanos burgueses, y en todo el continente europeo, las clases burguesas y campesinas en lucha contra el absolutismo feudal; que el triunfo de la «república honesta» en Francia fue, al mismo tiempo, la derrota de las NACIONES que habían respondido a la revolución de febrero con HEROICAS GUERRAS de INDEPENDENCIA; y, finalmente, que con la derrota de los OBREROS REVOLUCONARIOS, Europa ha vuelto a caer bajo su antigua doble esclavitud: la esclavitud anglo-rusa.

    La batalla de junio en París, la caída de Viena, la tragicomedia del noviembre berlinés de 1848, los esfuerzos desesperados de Polonia, Italia y Hungría, EL SOMETIMIENTO DE IRLANDA POR EL HAMBRE : tales fueron los acontecimientos principales en que se resumió la lucha europea de clases entre la burguesía y la clase obrera, y a través de los cuales hemos demostrado que TODO LEVANTAMIENTO REVOLUCIONARIO, por muy alejada que parezca estar su meta de la LUCHA DE CLASES, tiene necesariamente que fracasar mientras no triunfe la CLASE OBRERA REVOLUCIONARIA, que toda reforma social no será más que una utopía mientras la revolución proletaria y la contrarrevolución feudal no midan sus armas en una guerra mundial.

    (…)

    Nos esforzaremos por conseguir que nuestra exposición sea lo más sencilla y popular posible, sin dar por supuestas ni las nociones más elementales de la Economía Política. Queremos que los obreros nos entiendan.”

    Karl Marx : Trabajo asalariado y capital (1849)

  11. “De antemano advierto, pues, al lector que este folleto no es el que Marx redactó en 1849, sino, sobre poco más o menos, el que habría escrito en 1891. Además, el texto original circula por ahí en tan numerosos ejemplares, que por ahora basta con esto, hasta que yo pueda reproducirlo sin alteración en una edición de las obras completas.

    Mis modificaciones giran todas en torno a un punto. Según el texto original, el obrero vende al capitalista, a cambio del salario, su trabajo; según el texto actual, vende su fuerza de trabajo. Y acerca de esta modificación, tengo que dar las necesarias explicaciones. Tengo que darlas a los OBREROS, para que vean que no se trata de ninguna sutileza de palabras, ni mucho menos, sino de uno de los puntos más importantes de toda la Economía Política. Y a los burgueses, para que se convenzan de cuán por encima están los incultos obreros, A QUIENES SE PUEDEN EXPLICAR CON FACILIDAD LAS CUESTIONES ECONÓMICAS MÁS DIFÍCILES, de nuestros petulantes hombres «cultos», que jamás, mientras vivan, llegarán a comprender estos intrincados problemas.”

    Friedrich Engels, Introducción a la edición de 1891 de “Trabajo asalariado y capital”, de K. Marx

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s