Home

“Los mochileros mendicantes”

The observers – Traducción de Pedro Pérez Galdós para Borroka garaia da!

Sarra Grira (escritora)
Maisarah Abu Samah (observadora)
Louise K (observadora)

La población autóctona se ha sorprendido al ver turistas blancos mendigando en las calles de Malasia, Hong Kong, Tailandia y Singapur para recaudar dinero para sus viajes. Mientras que algunos sólo lo ven como extraño, otros están indignados por ello, y lo llaman “fantasía orientalista”.

“Beg Packers” (mochileros mendicantes) es la palabra que a veces se utiliza para describir a los jóvenes turistas occidentales, que tocan música o venden chismes en las calles del sudeste asiático, para pagar sus viajes o para comprar su billete de regreso a casa.

Fotos de dos parejas haciendo esto han sido ampliamente distribuidas en la red. La primera pareja está sentada en el suelo detrás de un letrero de cartón que dice: “Apoye nuestro viaje alrededor del mundo”, mientras venden tarjetas postales. Otras fotos muestran a otro joven tocando las canciones de Pink Floyd y Guns ‘N’ Roses en la guitarra y la armónica, junto a un cartel de cartón con el mismo mensaje.

cartes_postales
Esta pareja está vendiendo postales para financiar su viaje alrededor del mundo.

buskers
A pocos metros, otra pareja canta con el mismo objetivo.

“Nos resulta extremadamente extraño que pidan dinero a otras personas para costearles su viaje”.

Estos jóvenes no parecen estar en extrema necesidad (pues poseen equipos caros, como un amplificador). Maisarah Abu Samah, una joven singapurense, se sorprendió por la extraña escena y se detuvo a tomar estas fotos, que publicó en su cuenta de Twitter.

“Era la primera vez que veía algo así, y me detuve. En primer lugar, usted no ve a mucha gente vendiendo chismes o tocando música en la calle en Singapur, porque hay reglas estrictas que regulan estas actividades”.

“Y si sucede que usted ve a vendedores o artistas callejeros, por lo general están en el centro de la ciudad, y no cerca de una parada de autobús en un vecindario relativamente de clase media como este. Tampoco he visto nunca a gente blanca haciendo eso”.

“Nos parece extremadamente extraño pedir dinero a otras personas para costearles el viaje. Aquí, vender cosas en la calle o mendigar no se considera respetable. Las personas que lo hacen están realmente necesitadas: piden para poder comprar alimentos, pagar las cuotas escolares de sus hijos o pagar deudas. ¡Pero no para hacer algo que se considera un lujo!”.

Otros viajeros farsantes, hacen a través de la red su propia versión del “mochilero mendicante”, comenzando proyectos crowdfunding con la esperanza de recaudar dinero para grandes viajes. Esta cultura parece ir de la mano con la explosión de los llamados “viajes porno”, donde en cuentas de redes sociales y blogs de viajes publican imágenes interminables de destinos lejanos, con el objetivo de inspirar la curiosidad de los lectores.

hk_beg
Esta foto fue tomada en Hong Kong y publicada por Rama Kulkarni en la web “gal-dem”.

Los mochileros son vistos a menudo como la antítesis de los viajes organizados y el turismo de masas. Pero la imagen romántica de los aventureros en la búsqueda de nuevos horizontes se ha transformado en los últimos años. Ahora, muchos ven a los mochileros, como los occidentales que quieren viajar barato, hasta el punto de explotar a los lugareños.

“Asia se ha convertido en ese lugar exótico donde este tipo de comportamiento es aceptable”.

Louisa es una mujer de Malasia que estudió economía política y estudios de género. Ella opina que este comportamiento, muestra el desequilibrio todavía existente entre el mundo occidental y las antiguas colonias de Asia.

“Creo que este tipo de comportamiento muestra cuántas personas, todavía miran el mundo con una visión orientalista. Una forma de ver, que imagina, exagera y distorsiona las diferencias entre las culturas “orientales” y “occidentales”. Ven Asia como un lugar exótico de descubrimiento espiritual”.

“Esto convierte nuestro continente en una caricatura, una tierra mística llena de aventuras o, en otras palabras, un parque infantil para los blancos. La gente viene aquí en un viaje de autodescubrimiento, ansioso por experiencias exóticas. A veces, quiero preguntarles: ¿qué te hace pensar que este tipo de comportamiento es normal en Asia? ¿Por qué no haces lo mismo en casa?”.

“Desafortunadamente, todavía hay discriminación y racismo contra las personas que no son blancas, mientras que los blancos son adorados. Es un legado colonial. Estos turistas mendigantes serían tratados de manera totalmente diferente si no se tratara de blancos. La prueba reside en cómo tratamos a los inmigrantes no blancos aquí”.

“Si pensamos en términos de equidad, y particularmente ahora cuando todo el mundo está hablando de políticas de inmigración, creo que es una locura que los gobiernos del norte global sean tan estrictos con los extranjeros, y exijan que los migrantes contribuyan a la economía local, mientras que constantemente, sus propios ciudadanos viajan donde quieren sin tener ningún requisito económico”.

“Este fenómeno sólo pone de relieve que la industria turística en el sur global es altamente problemática y contribuye al mito del “buen salvaje”, el estereotipo de la persona de color, que es amable y bien intencionada pero pobre e ignorante, y cuyo único objetivo es servir al hombre blanco y darle la bienvenida a su país”.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s