Home

C0OrtOwXgAAMVlq

Autor: Borroka garaia da!

Continuación de El socialismo revolucionario abertzale: Kas y Ekin (I)

En el anterior post se comentaba que es necesario hacer un análisis político de la trayectoria del socialismo revolucionario abertzale para dar respuesta a la pregunta de porqué el socialismo revolucionario abertzale está desaparecido actualmente en todas sus formas y que ésto es clave para entender la coyuntura política actual y para el futuro del propio socialismo revolucionario abertzale. Pero antes de responder a esa pregunta, y sacar las conclusiones requeridas se hace necesario dar cuenta del recorrido político que yo lo voy a dividir en tres partes 1975-1992 (surgimiento de KAS, ciclo tormentoso, división, bloque), 1993-2000 (ciclo de la hormiga), 2001 -2011 (la hormiga sin hormiguero, la muerte de la hormiga roja, división, disolución de Ekin).

Hoy se tratará la primera parte (1975-1992) y se hará al estar alejado en el tiempo y a diferencia del resto de los futuros análisis desde una perspectiva más historicista. En cualquier caso, en esta primera fase temporal se encuentran gran parte de problemas cíclicos en la izquierda revolucionaria de cualquier lugar y también elementos que de una forma u otra nacen en ese contexto pero perviven en sus variantes actuales a día de hoy tras el resultado de un desarrollo concreto.

Las organizaciones que habían ido surgiendo y empatizaban con las tesis políticas del nacionalismo y socialismo revolucionario que habían desplazado a las tesis del nacionalismo socialdemócrata culturalista, y al estatalismo sin reconocimiento del marco autónomo para la lucha de clases fueron llamadas a la coordinación en 1975 por un grupo local autónomo de Orereta llamado ELI (Eusko Langile Indarra), en un principio para dar respuesta a la represión y el juicio que acabaría condenando a muerte a Txiki y Otaegi (junto a varios miembros del FRAP) pero posteriormente consolidando esa coordinación de una forma política y organizativa que llegaría a llamarse KAS (Koordinadora Abertzale Sozialista). Este fue el primer punto de encuentro del socialismo revolucionario abertzale.

En el verano de 1975 se formaliza la estructura inicial con la participación de EAS-HAS (EHAS), LAIA y ETApm. ETAm, LAB y LAK tendrían carácter consultivo o apoyo externo. A lo largo de los siguientes años entrarían EIA, ASK o HASI (EHAS + ES) y nacerían organizaciones nuevas como Jarrai (1979) o Egizan (1987).

En los primeros años la palabra caos es lo que mejor definiría la función de KAS debido a que este marco compartido entre partidos, sindicatos y organizaciones revolucionarias de todo tipo no estaban de acuerdo ni siquiera en la propia función y definición de KAS ni en aspectos tácticos o estratégicos. Valgan tres citas de diferentes dirigentes y organizaciones al respecto:

“Los encuentros consistían en eternas y estériles discusiones (…), no precisamente sobre la política a seguir, pues se derivaba así como casi siempre a culpas pasadas que unos y otros se imputaban y echaban a la cara”

“Constituye un mosaico de tendencias, que son tan diferentes que resulta imposible aglutinarlas tras unos objetivos comunes”

“El trauma de las escisiones y las diferencias personales brotaban muchas veces en las reuniones, hasta el punto de que las discusiones terminaban en un monumental escándalo de gritos”

Lo cierto es que más allá del caos existían varios puntos de fricción latentes que serían los que finalmente junto a posicionamientos políticos diferentes en 1976 y 1977 resquebrajarían aquel primer KAS.

Por una parte existían varias concepciones a la hora de la expansión de KAS y su estrategia; La que buscaba ampliar la coordinadora a toda la izquierda revolucionaria de Euskal Herria independientemente a que aceptaran o no el marco autónomo para la lucha de clases (opción defendida por ETApm y entorno) para que así las reivindicaciones vascas queden unidas a las de ruptura a nivel de estado y las que pedían una concreción táctica y estratégica dentro del marco autónomo para la lucha de clases de Euskal Herria.

En esa concreción táctica también existían divergencias. Las que proponían una alternativa de carácter democrático lanzadas por EHAS y ETApm y las que proponían una de carácter popular venidas de LAIA y sectores de LAK.

Al mismo tiempo ETAm quería que ETApm se convirtiera en un partido obrero no armado, cosa que ésta rechazaba. Paralelamente para los diferentes sectores de KAS no alineados con ETApm, ésta resultaba excesivamente pactista y reformista.

Finalmente para 1976 EHAS, ETApm y LAIA firman un manifiesto por el cual definen el objetivo estratégico de KAS como el estado independiente socialista, reunificado y euskaldun. También EHAS, ETApm, LAB y LAK acuerdan la primera alternativa KAS.

Aquí se produce la primera salida de la familia del socialismo revolucionario abertzale. LAIA se divide y una de sus partes junto a sectores de LAK y descontentos de otras facciones de KAS dan inicio a lo que sería el movimiento autónomo vasco al no aceptar la alternativa KAS al considerarla asimilable en el marco burgués.

Al año siguiente vendría la segunda salida. Para ETApm y EIA habían condiciones para participar en la “nueva democracia española” por lo que optaron por impulsar Euskadiko Ezkerra y una línea institucionalista determinada. Para el resto de KAS en 1977 pusieron la aceptación de la alternativa KAS como condición previa para presentarse. En este punto ETApm y EIA dejan KAS y el resto de su historia acabaría en 1993 tras una deriva institucionalista y reformista confluyendo en el PSE-EE. En 1978 surgiría una linea institucionalista diferente entorno a Herri Batasuna en la que confluyen los sectores del socialismo revolucionario y de la socialdemócracia abertzale (la cual acabaría siendo ilegalizada, al igual que KAS y Ekin). De esta manera la izquierda abertzale empezaba a ser un movimiento que contaría con una acumulación abierta de fuerzas populares a través de la unidad popular y objetivos unitarios de mínimos (HB) y de acumulación de fuerzas revolucionarias estratégicas de cara a la revolución socialista a través de KAS.

Una vez el entorno polimili fuera de KAS se abrió el debate sobre funciones y estructuración. Muchas personas participaron de este debate pero destacó la aportación teórica de Argala al que se debe en gran parte el concepto MLNV, o una izquierda abertzale con forma de movimiento de liberación nacional, donde conviven organizaciones de masas, de cuadros, revolucionarias, institucionales, que cuenta con unidad popular y diferentes métodos de unidad de fuerzas donde la lucha institucional era subsidiaria del resto de luchas. Lo que en cierta manera era el modelo opuesto al de EIA que como partido dirigente y centralizado se arrogaba dando paso con ello a la prominencia del institucionalismo y las consecuencias derivadas.

Al mismo tiempo, en cuanto a KAS como coordinadora, tomaría una estructura que sobrepasaría “la coordinadora” para ser ya una organización revolucionaria determinada y concreta. Para explicar este proceso lo haré a través de una entrevista realizada al dirigente de KAS, Santi Brouard en 1983:

-¿Por qué habéis elegido como lema para el II Congreso, el de «Independentzia eta Sozialismoaren bidean; construir el partido, fortalecer el bloque, avanzar con la unidad popular»?

-En este lema, como tú muy bien dices, está la originalidad y especificidad de HASI, por circunstancias de la coyuntura organizado como partido político, pero actuando en una unidad estratégica más amplia que es el bloque KAS, y realizando una política hacia la unidad popular a través de Herri Batasuna, con la idea de ir aglutinando cada vez más fuerzas, más sectores, más grupos de Euskadi. Todo esto es necesario y complementario. El lema en este sentido, lo considero un acierto político porque resume, de alguna manera, las tareas que hoy afrontamos.

-A nivel de calle, una de las ponencias más esperada era la referente a KAS. ¿Nos la podrías resumir?

-Trataré de hacerlo, pero es difícil. Es una ponencia muy densa, muy trabajada, que es necesario comprenderla en su totalidad, por eso recomiendo su lectura y estudio. Para nosotros ha significado un paso cualitativo muy, muy importante. En ella se señala que el resultado histórico de toda la trayectoria de la izquierda abertzale revolucionaria, ha conllevado lo que hoy es KAS, por decirlo más claramente, como una herramienta, como un instrumento primeramente coyuntural y meramente coordinador a ser el bloque dirigente de la revolución vasca.

Es responder a la necesidad que tiene el movimiento de liberación nacional vasco de dotarse de un instrumento de dirección política, que sea fuerte, que sea coherente, que nos sirva para abordar las tareas políticas, hoy y aquí, en la situación en que vivimos en Euskadi, en nuestras condiciones de lucha, o sea, una elaboración teórica acorde con el proceso y relacionada con la práctica.

-¿Por qué esa denominación de bloque dirigente? ¿Cuáles son las razones para adoptar tal definición?

-Hacer dirección política no es más que marcar, en un proceso revolucionario, la iniciativa política, elaborar líneas de actuación, dar orientaciones, desarrollar la conciencia revolucionaria, hacer frente a los planes del enemigo, analizar las situaciones concretas, dinamizar las luchas, etc, etc., conformando a diario, en contacto con las masas del Pueblo vasco, sin sustituismos, con la única idea de que el proceso revolucionario vasco vaya adelante, y para ello necesitamos de un motor que es KAS, que funcione, que esté engrasado, que no se pare, que todos sus elementos estén conjuntados.

En esta ponencia se recogen las características que debe tener KAS, por ejemplo, que sea un organismo estable, que cuente con una identidad de objetivos tácticos y estratégicos, que tenga una coherencia política, que sea capaz de sintetizar las diferentes formas de lucha, donde predomina la confianza revolucionaria. Todas las organizaciones de KAS estamos plenamente convencidas de que podemos conseguir todo lo que te estoy exponiendo en estas contestaciones. (…)

KAS como bloque y el resto de la izquierda abertzale llegarían a un punto de inflexión con las negociaciones de Argel de 1989 que no dieron resultado. La caída del muro de Berlín y sus consecuencias en la izquierda revolucionaria, la disolución de HASI, la represión con el punto determinante de la operación en Bidart y otros factores marcarían el final de una etapa que llevaría a la remodelación de KAS y el inicio de la estrategia ofensiva de construcción nacional que se tratará en el siguiente post de esta serie.

Como nota final destacar que este período empieza y acaba de forma tumultuosa. La separación entre el “sector obrerista” que daría paso al movimiento autónomo y KAS tuvo y ha tenido consecuencias muy negativas para el socialismo revolucionario abertzale. Y es probable que pudieran haber sido evitadas si no hubiera existido exceso de celo por ambas partes y si haberlo hecho para con los puntos de acuerdo programáticos firmes de cara a la organización de la revolución vasca pese a las diferencias. Este es un error histórico del socialismo revolucionario abertzale que con perspectiva lo pagaría muy caro porque reforzaría el posibilismo y restaría fuerzas al movimiento revolucionario, por no hablar de otros hechos más que lamentables.

Por otro lado, la salida de EIA y ETApm difícilmente era evitable. En la década de los setenta (sobre todo a partir de la segunda mitad), se empleó la distinción entre IA e IAR, es decir, Izquierda Abertzale e Izquierda Abertzale Revolucionaria.

Lo que distinguía, a la IA de la IAR, era que tras el anuncio del “espíritu del 12 de febrero” (de 1974), por el “carnicero de Málaga” (Arias Navarro, el que salió en la tele anunciando el año siguiente con voz temblorosa y llorona diciendo: “Españoles, Franco ha muerto”), se procedía a la autorización de las asociaciones políticas por parte del régimen. Para ese momento ya se están montando la “Plataforma Democrática” y la “Junta Democrática”, es decir, el pastel ya se está fabricando, personajes del régimen como Fraga Iribarne , ya había enviado algunos avisos, los “socialistas” ya los habían preparado (Suresnes, 1974), el PCE otro tanto de lo mismo. Es decir, se estaba fraguando el paso siguiente a la muerte del dictador (particularmente tras la eliminación del Almirante “Ogro”, en 1973). Pues muy bien, en la “IA” de aquel momento también templaban trompetas, así que algunos vislumbraban con entusiasmo la posibilidad de acceder a un régimen “democrático”, y ante escenarios “autonomistas” que recondujeran el problema de las “nacionalidades”. Es decir, los que serían IA en el tiempo (segunda mitad de los 70) en el que comenzaron las “elecciones democráticas” eran los pm, EIA. Y los IAR abstencionistas por el otro (EHAS/HASI, LAIA-bai, LAIAK, KAS, los milis, CAA, etc). Y a la derecha de ellos se encontraba ESB (proveniente de los culturalistas Txillardegi, revista/grupo Branka, etc.) y demás sectores de la socialdemocracia.

El no mantenimiento unitario al completo de la IAR y la crisis del “92” que acumulaba y hacía visibles deficiencias de todos los años anteriores engendró por una parte la remodelación de KAS pero también un peligro evidente que posteriormente se haría visible como ya veremos.

Tercera parte:  El socialismo revolucionario abertzale: Kas y Ekin (III)

KAS – Koordinadora Abertzale Sozialista, organización revolucionaria
Ekin – Organización revolucionaria
ELI – Eusko Langile Indarra, Grupo autónomo local de Orereta
FRAP – Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (estado español)
EHAS – Euskal Herriko Alderdi Sozialista, partido
LAIA – Langile Abertzale Iraultzaileen Alderdia. partido
ETApm – Euskadi Ta Askatasuna (politiko militarra), organización revolucionaria
LAB – Langile Abertzaleen Batzordeak, movimiento de masas asambleario después reconvertido en sindicato
LAK – Langile Abertzale Komiteak. movimiento de masas asambleario
EIA – Euskal Iraultzarako Alderdia, partido
ASK – Abertzale Sozialista Komiteak, movimiento popular asambleario
HASI- Herri Alderdi Sozialista Iraultzailea, partido
Jarrai – Organización juvenil revolucionaria
Egizan – Organizacion feminista revolucionaria
ETAm – Euskadi Ta Askatasuna (militarra), organización revolucionaria
PSE-EE – Partido Socialista de Euskadi – Euskadiko Ezkerra, partido (estado español)
CAA – Comandos Autónomos Anticapitalistas, organización revolucionaria
Euskadiko Ezkerra – Partido
Herri Batasuna – Partido
MLNV – Movimiento de Liberación Nacional Vasco.
IA – Izquierda abertzale
IAR – Izquierda abertzale revolucionaria

4 thoughts on “El socialismo revolucionario abertzale: Kas y Ekin (II)

    • Vaya, vaya. La remodelación de KAS con la consiguiente desaparición de HASI va en el siguiente artículo.Que por otra parte lo de Hasi es algo que ya se ha hablado más de una vez aquí.

  1. Pingback-a: El socialismo revolucionario abertzale: Kas y Ekin (III) | Borroka Garaia da!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s