Home

Autor: Borroka garaia da!

Hoy es el día de San Ignacio. Celebrado en amplias partes de Euskal Herria. San Ignacio de Loiola fue un militar y religioso nacido en Azpeitia que engrosó las filas del ejército de ocupación castellano. Cayó herido cuando asediaba Iruñea, una década después de que fuera conquistada por las armas. Participaba en las tropas unionistas que rechazaron a las fuerzas rebeldes que querían una vuelta al Reino de Navarra intentando expulsar de tierras vascas al ya por entonces naciente imperio español del que Ignacio era mercenario. Ignacio, que en realidad se llamaba Iñigo y al parecer no le gustaba su nombre original, tras caer herido dicen que se cansó de su vida de soldado y decidió dedicarse en cuerpo y alma a su carrera religiosa fundando la orden de los jesuitas. Una orden que llegó a ser conocida como el brazo armado del Papa.

En la mitología política vasca se dice que debido al gusto de Sabino Arana por Ignacio, fue el día de San Ignacio el escogido para fundar el PNV en 1895, aunque realmente el Euskeldun Batzokija de Bilbo se constituyó el 14 de julio de 1894 y el día de San Ignacio de 1895 el Bizkai Buru Batzar, embrión y antecedente del PNV. Pasaría un tiempo, dos años, hasta que el PNV se fundara como tal. Y fue en octubre.

También algunos dicen que ETA se fundó el día de San Ignacio de 1959, basándose para ello en que en esa fecha el lehendakari Aguirre recibió una carta de ETA explicando su escisión al no dar fruto los intentos unitarios entre Ekin y EGI. Pero ETA ya estaba fundada antes de esa fecha, ya tenía su nombre y ya existían documentaciones previas a la carta como en el boletín interno llamado Kemen.

Para el 12 de septiembre de 1895 se ilegaliza a la sociedad Euskeldun Batzokija por «no cumplir los fines para los que fue creada», «ser su Círculo un foco perenne de rebelión y un peligro para la nación». El Bizkai Buru Batzar se fundaría como organización clandestina en 1895. ETA en 1959 también. La primera entrada en la cárcel de Sabino Arana sería ese mismo año por «cantar, tocar el tamboril y patear en el suelo». Las siguientes entradas a la cárcel serían por «excitación a la rebelión» y «conspiración a la rebelión». Luego vendrían algunas más. A la militancia de ETA desde el principio se le aplicó cárcel, tortura y muerte.

Desde 1894 el nacionalismo vasco ha sido perseguido con cárcel y represión . La diferencia es que el PNV con el tiempo se quedó con el San Ignacio mercenario y abandonó el nacionalismo vasco, abrazó de manos de Ramón de la Sota la ideología burguesa y hoy es también carcelero. El nacionalismo vasco derivó en movimiento de liberación socialista por lo que la persecución nunca se hizo pasado, y en el día de San Ignacio del 2017 se conocía que otro patriota más moría en las cárceles españolas de la dispersión.

8 thoughts on “San Ignacio

  1. Erreflexio oso zuzena, guztiz ados kepa agur eta ohore hasta la victoria final euskal gudaria

  2. Cada cual tiene sus héroes y el del PNV es Ignacio, un mercenario, arrepentido y antivasco. Lo que me produce estupor es que Francisco de Jaso se uniera a semejante indivividuo

  3. Federiko Krutwigek horrela azaltzen zuen duela 50 urte: ‘Hori bikotea, maingu ustela eta nafar leloa!’

  4. Una duda: entiendo que Eneko Loiola (o Íñigo de Loyola si se prefiere, en cualquier caso aún no se hacía llamar Ignacio) fue herido no “asediando Iruñea” sino siendo asediado por Iruñea (sus habitantes que se habían rebelado) en un fortín de las afueras — al parecer era comandante de la guarnición ocupante. Fue a raíz de ello que se construyeron las murallas modernas que rodean la ciudad a cierta distancia, como si fuera una prisión, ya que las antiguas, adosadas a las casas, como era normal, eran muy fáciles de tomar por los nativos. Así las nuevas murallas de Iruñea cumplían no sólo la función defensiva frente posibles invasiones desde el norte sino, sobre todo la función defensiva frente a la muy posible rebelión de sus habitantes.

    Eneko se cambió de nombre porque el suyo no le parecía lo bastante cristiano, ya que no existe ningún “San Eneko” o “San Íñigo”, adoptando en su lugar el de un obispo-mártir de Antioquía.

    El tema del flirteo constante con “San Ignacio” es porque al PNV, y en general a la burguesía vasca, le encantan los jesuitas: son uña y carne. Al parecer los jesuitas son el ejemplo perfecto de cómo reconvertir a un pueblo rebelde en una horda “evangelizadora” al servicio del Imperialismo Europeo.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s